La traumática historia del trauma (XV)


Aquellos lectores que hayan llegado hasta aqui siguiendo esta serie que he titulado “La traumática historia del trauma” quizá ya hayan aprendido que la historia del trauma o de nuestras ideas sobre lo traumático se caracteriza por un vaivén entre reconocimientos y olvidos de todo aquello que para nosotros los humanos puede resultar traumático e incidir de modo negativo en la construcción de la identidad y la personalidad. También habrán llegado a conocer algunos de estos eventos -quizá los más graves de entre ellos- asi como la historia de las ideas sobre lo psicotraumático desde Janet hasta nuestros dias.

Itinerarios del trauma.-

Las victimas de un traumatismo severo siguen dos itinerarios bien diferenciados, el primero es convertirse en un paciente psiquiátrico y otro en una persona antisocial, un delincuente, a veces incluso es posible un cierto solapamiento entre ambas posibilidades, hay que recordar que en nuestro país entre la población penitenciaria actualmente en prisión hay un 25% de patologias psiquiátricas graves (1 de cada 4) y que estás cifras son más contundentes en el caso de los hombres.

El siguiente paso -necesario para salirse del campo de lo psiquiátrico- es la supervivencia, convertir a la victima en un superviviente. El superviviente ya no es un paciente psiquiátrico , ha logrado trascender su sufrimiento en la medida en que ha renunciado a las ventajas de la enfermedad y tambien ha logrado encontrar algun elemento que de sentido de continuidad a su vida. Pero existe un atrapamiento muy frecuente y que puede impedir el desarrollo hacia la supervivencia y es el afán de venganza o de revancha: la querulancia, no me refiero a la querulomania que es una forma de paranoia, sino a ese objetivo tan comprensible de que la victima busque justicia, condena para el perpetrador, publicidad para su causa, comprensión y simpatía sociales, acción y compromiso. Lo cierto es que con independencia de los reproches judiciales que cada perpetrador merezca para su crimen, la mejora psicológica de un “traumatizado” no depende del destino del perpetrador sino más bien de los apoyos y mecanismos puestos en juego para escapar de la victimización.

La victimización es uno de los escalones más débiles en la cadena de salida del trauma, es la posición más cómoda y tambien la más pasiva, la que convoca un mayor cantidad de sentido y simpatías. Pero desde el punto de vista de la salud mental es la peor estrategia que podemos elegir Pues el victimizado no puede dejar de ser victima.

Convertirse en un enfermo mental crónico tambien tiene sus ventajas: nos hace irresponsables, nos adormece, nos anestesia, nos quita de la vorágine social, nos hace pasivos y dependientes y nos permite mantener oculto todo aquello que nos angustia

Tambien hemos aprendido que no todos los traumas tienen idénticas consecuencias y que en la patologia del adulto pueden emerger trastornos que siendo traumáticos no necesariamente están señalando hacia una trauma determinado. Existen condiciones biológicas especiales y en cierta manera desconocidas que hacen que ante un mismo trauma dos personas desarrollen trastornos bien distintos y aun: ningun trastorno en absoluto y también que distintos traumas pueden dar lugar a un mismo desarrollo patológico.

Es por eso que algunos autores como Bessel Van der Kolk han hablado del espectro traumático.

El espectro traumático.-

Convertirse en un enfermo mental es el itinerario más concurrido en aquellos que han sufrido traumas severos ( y a veces no tan severos). Lo interesante es señalar que existe una especie de continuum entre las distintas patologías de etiologia traumática, desde la más comun: la histeria que hoy conocemos cono trastorno histriónico de la personalidad, hasta las formas más complicadas de evolución y que representa el trastorno disociativo múltiple que acaso tiene alguna relación con la llamada y mal conocida psicosis histérica.

espectro

Como podemos observar en el esquema superior, las enfermedades que componen este espectro están presididas por un mismo fenómeno: la disociación, mientras que algunos autores como Judith Herman han propuesto la exigencia de un nuevo diagnóstico: el trastorno de estrés postraumático complejo para dar cabida a distintos sindromes con morfología bien distinta al TEPT o a los síndromes somatoformos clásicos de la histeria. Del mismo modo se considera que el TLP o trastorno border-line de la personalidad pertenece a este cluster o espectro de enfermedades centradas en lo traumático.

Otros autores hablan de un trastorno postraumático ampliado e incluyen en esta categoria a algunos trastornos adaptativos, como el duelo. Efectivamente, algunos duelos como por ejemplo la perdida de un hijo parece que encajan mejor en una visión traumática que en una adaptativa.

Un ejemplo clinico.-

Una mujer de 42 años llega tarde al trabajo, sale de su garaje y se encuentra la salida bloqueada por un automóvil mal aparcado, comienza a encolerizarse porque al parecer no es la primera vez, busca al ocupante de ese vehículo y no le encuentra, llama a la policía ya en un estado de ira notable, al llegar la patrulla comienza a discutir con ellos y termina agrediendo a un agente. La policia la detiene y ante la imposibilidad de calmarla la llevan a urgencias, alli continua su estado de agitación, le administran un sedante y la dejan en observación.

Al pasar las horas la mujer ya calmada se despierta, sus familiares que han sido avisados, se la llevan y el médico le da el alta con el diagnóstico: trastorno de agitación. Una intervención puntual y urgente.

La mujer al cabo de unos dias presenta una denuncia contra el Hospital y la policia por haber sido detenida, ingresada y sedada en urgencias. La atiendo personalmente con la evidencia de que ha desarrollado un TEPT es decir un trastorno de estrés postraumático, un sindrome recortado con hipervigilancia y amnesia del episodio. Naturalmente la paciente no recuerda nada de su agresión a la policia ni las razones por las que fue llevada a urgencias, solo recuerda la humillación sufrida. Pero a este TEPT le falta algo: el criterio A, es decir un evento de la suficiente importancia para poner en riesgo la preservación de la vida. Obviamente la paciente se desorganizó (se disoció) por la ira, pero clínicamente su cuadro fue un sucedáneo del TEPT y asi fue tratada en los proximos meses.

En mi opinión este ejemplo sirve para entender una cuestión fundamental sobre lo traumático: hay algo profundamente subjetivo en la consideración del trauma, hasta tal punto que incluso una intervención en un hospital puede llegar a sentirse como algo forzado, sin sentido y arbitrario.

Pues el poder siempre es arbitrario y por eso sabemos que es poder.

 

2 pensamientos en “La traumática historia del trauma (XV)

  1. Un comentario:

    a veces una persona desarrolla clinica de TEPT pero no encontramos “criterio A” para el incidente. En esos caso hay que explorar si el incidente actual es similar o incluso coincide con las características de otro más antiguo que si tenia criterio A. Se evoca el “primer episodio”, por así decir, en este segundo

    Y, otra cosa, un ejemplo de lo anterior se da con frecuencia en el llamado “Síndrome del latigazo cervical”. Se trata de cuadros clínicos de gran envergadura, desarrollados a partir de accidentes leves o muy leves que afectaron la posición del cuello dando lugar a eso, a un “latigazo cervical”.

    Pues bien, Robert Scaer (ver su libro: “The body bears the burden”, por ejemplo), estudió estos casos y detectó que el problema fundamental en ellos es que el paciente sufrió una perdida de control completa durante un breve tiempo. Como si el coche que uno conduce se quedada sin dirección súbitamente.

    Es esa sensación súbita de perdida de control total la que evoca una situación equivalente, traumática, de abuso en la infancia.

    Esto es lo que se encontró, que los que desarrollaban un síndrome de latigazo cervical severo habian tenido traumas infantiles, con perdida total de control de su persona, en la infancia o adolescencia.

    • Muy interesante eso que cuentas sobre Scaer, he estado explorando la red y me he encontrado con un pdf traducido por ti, de manera que mi proximo capitulo irá sobre ese tema del Cuerpo que soporta la carga. Gracias.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s