Lo genético y lo adquirido


gemelosGemelos: comparten el 100% de sus genes

Recientemente he tenido ocasion de leer completo el libro de Judith Harris que se titula “El mito de la educación” del que ya he hablado en otras ocasiones y me propongo disertar en este post sobre el fondo de esta cuestión. La cuestión que anima a Judith Harris a plantearse la siguiente pregunta: “¿Influyen los padres sobre sus hijos?”

La hipótesis de Harris es que por lo menos sobrevaloramos nuestra influencia sobre nuestros hijos, no somos la principal influencia. Harris sostiene la idea de que los padres en realidad tienen muy poca influencia sobre sus hijos. Sobre este tema volveré más abajo.

En realidad esta pregunta es muy genérica y esa teórica influencia que les suponemos a los padres con respecto a sus hijos ha de clarificarse un poco más. Tanto como asi:

1.- ¿Los padres influyen en la personalidad de sus hijos?

2.- ¿Los padres influyen en el éxito de sus hijos?

3.- ¿Los padres influyen en la salud mental de sus hijos?

4.- ¿Los padres influyen en la inteligencia de sus hijos?

5.- ¿Los padres influyen en la orientación sexual de sus hijos?

En un post que escribí hace poco traté de recoger las opiniones de mis lectores sobre esta cuestión. Una encuesta que revela las creencias populares, la psicología popular.

Como el lector puede comprobar observando los resultados de la encuesta, los encuestados creen que los padres tienen mucha influencia sobre la salud mental de sus hijos, pero muy poca en la orientación sexual de los mismos, quedando la inteligencia, el éxito y la personalidad en un término medio. Dicho de otra manera, atribuimos a la crianza un valor predictivo respecto a la futura salud mental de nuestros hijos, tambien al desarrollo de su personalidad. La crianza pues, según la creencia popular es muy importante si bien tiene poco valor en otros items como la inteligencia o la orientación sexual según los encuestados.

Las ideas de Harris.-

Comenzaré por nombrar las tres leyes biológicas -genéticas- que gobiernan los rasgos conductuales y que fue expuesta por Turkheimer en el año 2000 en un articulo de culto y muy provocador titulado “Tres leyes de la genética de la conducta y su significado“. Sin duda uno de los hallazgos fundamentales de la psicologia cientifica a la que por cierto siguen sin asumir gran parte de los psicólogos y no digamos ya los politicos, los jueces y el publico en general. Son estas:

1.- Todos los rasgos conductuales humanos son hereditarios.

2.-El efecto de criarse en una misma familia es menor que el de los genes.

3.- Una porción sustancial de la variación de los rasgos conductuales humanos no se explica ni por los efectos de los genes ni por las familias.

Los valores de heredabilidad de un rasgo conductual se situa aproximadamente en torno al 0.25-0,75, siendo la media el 0,5, lo que a efectos prácticos significa que la mitad de la variación de la inteligencia y de los rasgos de personalidad son hereditarios.

Si la mitad de la variación es genética es evidente que la otra mitad será atribuible al medio ambiente.

¿Qué es medio ambiente?.-

Lo lógico es que cuando hablamos de medio ambiente pensemos enseguida en la familia y en los entornos de crianza, pero “medio ambiente” es algo que va mucho más allá de eso, un niño puede haber tenido una enfermedad, un accidente o cualquier otra calamidad en su infancia que tambien debe ser contabilizada como “medio ambiente”, por no hablar del entorno fetal que también lo es, es por eso que los genetistas hablan de medio ambiente compartido (aquel que comparten todos los hermanos o miembros de una familia) y el medio ambiente exclusivo que difiere para cada caso particular (un hermano tuvo la meningitis y el otro no).

El asunto sorprendente es que el medio ambiente compartido solo representa el 10% o menos de toda la varianza, lo que significa que en términos estadísticos es irrelevante, y señala en la dirección de que el medio ambiente exclusivo es más importante que el medio compartido, es decir que las experiencias que nos distinguen con nuestros hermanos, experiencias con nuestro propio grupo social, con amigos o iguales tiene más importancia e influyen más en nuestra personalidad que la crianza que compartimos con nuestros hermanos.

Los datos sugieren que la genética explica las semejanzas entre hermanos, o padres e hijos pero no explica las diferencias. Y tampoco lo explica el medio ambiente compartido.

Es por ello que los investigadores hablan de medio ambiente compartido (el que comparten todos los hermanos) y medio ambiente exclusivo. Pero lo cierto es que es complicado hablar de un medio ambiente compartido, por una razón fundamental: cada niño se desenvuelve en un microambiente que le es propio. No es lo mismo ser el hijo preferido que el que plantea problemas de crianza. No es lo mismo haber sido deseado que haber venido al mundo por accidente. No es lo mismo tener el sexo deseado por los padres que el contrario. Y por último está el tema del orden de la fratria.

El orden de la fratria.-

Leyendo el libro de Harris se tiene la sensación de que la psicóloga no sabe a qué carta quedarse. Hasta puede notarse una cierta sensación de confusión al tratar de explicar las dificultades que ella misma tuvo en la crianza de sus dos hijas, una fácil (su hija biológica) y otra dificil (su hija adoptada). Todo parece indicar que el propósito de Harris es poner en duda la opinión ciertamente compartida por el publico en general de que los padres tienen mucha influencia en el desarrollo, éxito y rendimientos intelectuales de sus hijos. Y para ello pone en juego mucha evidencia tanto de un lado como del otro.

Por ejemplo, en el tema del orden de los hermanos parece que no se han encontrado diferencias según el orden que uno ocupe en la familia, sin embargo tomados los datos de una manera menos lineal llegamos a la conclusion de que hay algo que comparten los hijos mayores y algo que comparten los benjamines. Los primeros suelen ser más responsables y los pequeños acumulan más envidias de los hermanos mayores por haber recibido más atenciones de los padres. Los hermanos mayores tratan de dominar a los más pequeños y los segundones tratan de protegerse del dominio de sus mayores, esta es la realidad empírica. Aunque no hay evidencia cientifica de que esto  tenga  influencia en la personalidad de los hermanos a largo plazo. ¿Alguien puede creer que no la tiene? Nuestros instrumentos de medida son bastante imperfectos y quizá el error consista en tratar de encontrar ese instrumento. Quizá lo más inteligente sea preguntar al propio sujeto como se llevaba con su hermano mayor o con el mimado de la casa.

La verdad puede ser rabiosamente individual.

La falacia genético-ambiental.-

La falacia de todos estos datos se encuentra en pensar que las influencias genéticas o las influencias del medio son separables y matematizables desde una perspectiva mecanicista, es decir lineal, con sumas y restas. Atribuir la influencia genético-ambiental al 50-50 es salirse por la tangente, puesto que lo innato y lo adquirido forman una unidad,una symploké. Un entrelazamiento de las cosas que constituyen una situación (efímera o estable), un sistema, una totalidad o diversas totalidades. La clave está en la palabra “entrelazamiento”. Una symploké es una totalidad enmarañada y con forma (fenotipo) donde no podemos conocer los elementos que la conforman (análisis) sin perder de vista la totalidad (síntesis).  La symploké es una síntesis y una síntesis -una vez estalecida- es opaca a la observación de sus elementos y se comporta como un todo. Un todo que no permite operaciones estadísticas ni artiméticas, pues no estamos tratando de lineas de puntos sino de haces de causalidad (Jose Carlos Aguirre). No es una suma de sus elementos sino la emergencia de algo nuevo. Cada individuo en este sentido es una symploké indivisible.

Conclusiones.-

Después de leer el libro de Harris uno tiene la sensación de que la ciencia tiene límites. No nos es posible adentrarnos con seguridad en ese terreno que llamamos subjetividad. Al hacerlo caemos en el error de utilizar instrumentos de medida lineales. la estadistica con sus operaciones aritméticas no parece sernos de ayuda para entender el impacto que determinadas experiencias tempranas tienen sobre los sujetos pues ¿Cómo medir la influencia temprana que tuvo la segunda hija de Harris mientras estuvo en el orfanato?. Más concretamente no somos capaces de atrapar las sutilezas que un cerebro individual puede construir para sobrevivir a ciertos entornos.

Eso que ha venido en llamarse el entorno exclusivo es la clave. Pero es entorno exclusivo tambien las construcciones mentales indivivduales que llevamos a cabo para adaptarnos a un evento o una serie de eventos. Lo que Freud nos aportó ya hace casi 100 años sobre esta cuestión es que lo verdaderamente importante no es lo que sucedió sino como nos influyó aquel evento y qué hicimos para lidiar con él. Naturalmente la ciencia no puede llegar a saber nada sobre esta cuestión pues contradice el objeto de su estudio. Cada persona es un arquitecto de sus propias soluciones y además discurren fuera del campo de nuestra conciencia.

Lo cierto es que los padres influyen sobre sus hijos al menos al proporcionarles un entorno para que se desarrollen sus potencialidades o se colapsen. Aunque es cierto que algunas de ellas como la inteligencia, o el éxito profesional no dependen tanto de los estilos de crianza sino de otros aspectos. Tambien puede ser cierto que algunas potencialidades como la orientación sexual dependan más de lo que en otro lugar llamé la civilidad compartida que del propio entiorno familiar.

Con todo el libro heterodoxo de Harris merece la pena ser leído si queremos escapar de las verdades compartidas por los medios de comunicación, fuertemente ideologizadas y que parecen haber sido inventadas para una especie bien diferente a la nuestra.

Bibliografia.-

Turkheimer, E. (2000). The three laws of behavioral genetics. Current Directions in Psyhological Sciences

 

 

9 pensamientos en “Lo genético y lo adquirido

  1. Interesante tema, parece que esta claro, que la influencia del ambiente y en ello obviamente incluyo a los padres es limitada. Sin embargo, siguiendo las tesis de Freud, “lo importante no es lo que nos ocurre, si no como nos afecta lo que nos ocurre”, creo que deja el campo abierto si mas no a hacerse preguntas y te voy a poner un ejemplo.

    En tres mujeres distintas, con una educacion distinta, he podido observar una diferente estrategia de seduccion hacia los hombres. Una de ellas se muestra muy segura de su poderio “erotico”, no duda en usar las que podemos considerar tipicas estrategias de mujer, otra de ellas es todo lo contrario, buscan la seduccion a traves de la inteligencia y intentando mas convencer que seducir, y la ultima, adopta una postura intermedia cuando le falla uno, usa el otro. Casualmente la primera es la menor de una familia de tres hermanos, el resto hombre, la segunda es la mayor de una familia de tres hermanas, por lo tanto todas chicas y la ultima es la mediana de una familia de tres tambien, en la que el mayor es chicho y la menor chica.

    Ahi lo dejo.

  2. Pingback: Lo genético y lo adquirido | Medical Library

  3. No es que la madre ciencia tenga límites, más bien parece ir un paso por detrás de la vida, como el horizonte siempre presente pero a la vez inalcanzable. Intuyo que la ilimitada libertad creativa de la vida la hace imprevisible a ser descubierta, sabe guardar sus tesoros para darle sentido a su propósito más evidente, reinar y vencer a la materia inerte.

    Profesor se avecina un futuro interesante con la incorporación de la Metanfetamina tecnológica para aumentar el rendimiento orgánico, un nuevo desafío, un nuevo poder frente a las posibilidades genéticas y naturales, es decir una cuestión que beneficiara a los ricos por que pueden adquirirlo, frente a los pobres y su genética natural. Evolución que es Pasado, como siempre, solo cambian las fachadas, y con el visto bueno de parte de la ciencia.

    ¡Ahhhh, destino incierto para una sociedad que no controla a sus dioses.

  4. Todo se transforma y desaparece, además de que todo está influenciado por todo, y el futuro pasa por la transformación y desaparición de partes del cuerpo humano, para ser remplazados por cuerpos y órganos tecnológicos, una influencia desigual entre una genética popular sin poder económico, frente a un contexto de riqueza que ahondara las diferencias entre lo genético y lo adquirido. Esta transformación parece viene producida debido a que la tecnología es una Metanfetamina psicológica que produce una fuerte estimulación y adicción, con un uso que el único límite que conoce es hasta el momento el cerebro, que a diferencia profesor de las anfetas sintéticas como el aumento de pecho y culo, son más estimulantes y duran más.

    !Saludos Ety…

  5. Pingback: PSICOPATOLOGÍA DE LA FERTILIDAD | juanrojomoreno's Blog

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s