Freud y Pauline


Caricatura-de-Sigmund-Freud-3-600x600

Una vez que ya conseguimos cita con el Dr Freud es el momento para recordar el caso de Pauline que la Dra O´Sullivan nos presentó en su libro “Todo está en tu mente”, recordaremos brevemente su sintomatología y recordaré el post donde hablé más en profundidad sobre el caso.

Pauline es una jóven que padece desde los 13 años de toda clase de enfermedades psicosomáticas y de conversión, episodios proteiformes que van y viene y que interfieren gravemente en su vida y su bienestar. Padece según la Dra O´Sullivan de trastornos psicosomáticos, diagnóstico que la misma Pauline y su familia rechazan. recientemente ha estado ingresada en un Hospital donde ha sido monitorizada para observar sus convulsiones durante todo el día. La conclusion de O`Sullivan es definitiva: no se trata de epilepsia, sino de convulsiones disociativas (pseudoconvulsiones).

El primer intento de la Dra es convencerla de que su trastorno no precisa de tratamiento antiepiléptico al tiempo que le recomienda visitar un psiquiatra para hacerle una evaluación, dicho de otra forma: tratar de romper su anclaje con la enfermedad física, algo de cuya dificultad hablé precisamente en el post anterior. Que el paciente renuncie a la causalidad física es muy importante de cara a su evolución, cuanto más tarde Pauline en operar ese cambio mental más difícil será el abordaje por la vía psicológica. Cuanto más tiempo transcurra en la convicción de que su epilepsia es real peor para su recuperación. En el post anterior ya conté algunas peculiaridades de los rechazos a los diagnósticos psicogénicos.

No obstante y antes de derivarla la Dra O´Sullivan intenta proceder de forma hipocrática y averiguar cuando comenzó su enfermedad,¿qué estaba pasando en la vida de Pauline?, “dime todo lo que recuerdes con independencia de que lo consideres trivial”. Pauline tenia 13 años y sus padres se divorciaron por aquella época, esa debió ser la primera hipótesis de O´Sullivan, pero no. Los padres se divorciaron mucho después de comenzar ella con sus infecciones urinarias. Efectivamente, el divorcio de los padres puede resultar muy estresante para los niños de esa edad, pero esa hipótesis no coincidía con el tiempo en que Pauline comenzó con sus extrañas infecciones de orina sin “mecanismo médico explicativo”.  Pero Pauline cuenta:

-Por aquel entonces mi padre se peleó con mi tio, su hermano y le prohibió volver a visitarnos. Fue una mala época en mi casa puesto que mi tío era una buena persona y habitual en nuestra casa.

-Y eso por qué? ¿Qué sucedió?

-Al parecer le acusaron de haber abusado de una chica, pero todo resultó falso según he sabido más tarde.

-¿Y la familia no le apoyó?.

-No y mi padre fue muy radical al no permitirle visitarnos. Aun siguen sin hablarse

Silencio de la Dra O´Sullivan.

-Ya se lo que está pensando, no, a mi nunca me hizo nada.

-Por qué piensas que estaba pensando en eso?

-Lo vi en Internet, estas enfermedades psicosomáticas suelen presentarse en personas que sufrieron abusos sexuales en su infancia. Pero mi tío nunca me tocó, por otra parte esa niña que le denunció era bastante mentirosa según dicen.

-¿La conocías?

-Solo de vista.

Después de esta conversación Pauline comenzó  a mejorar, la Dra O´Sullivan no volvió a verla pero su psiquiatra fue informándola de sus progresos. Las convulsiones desaparecieron pero no del todo, sus paresias mejoraron pero aun a veces necesitaba apoyarse en muletas para caminar. Se fue a vivir con su fisioterapeuta y parecía que todo iba a ir bien pero su mejoría no acababa de ser total y aun mantenía ciertas restricciones de movimientos, fobias (relativas a lo sexual) y algún episodio de dolor inexplicable, etc.

El Dr Freud contesta mientras fuma su eterno cigarro habano:

-Pauline hizo una fuga hacia la salud (flight to the health)

¿Y eso qué es?- exclamamos todos casi al mismo tiempo.

-Qué se ha curado para que no sigaís indagando.

La fuga hacia la salud es un mecanismo observado por diversos especialistas (Freud y Tausk entre ellos) que se refiere a una especial forma de resistencia. El paciente primero transformó una idea en un síntoma y cuando es requerida para recordar qué idea se encuentra ahí enquistada y dando problemas el paciente se resiste a abrir ese quiste y lo hace por el miedo al dolor. Pauline sabe que ha tocado el quiste en algún punto, aun no sabe qué contiene ese quiste, lo que es seguro es que está relacionado con su tío y su problema con la policía en cuanto al abuso que se le atribuye sea verdadero o falso. El recuerdo se olvida y la paciente queda libre de recuerdos intrusivos a cambio de permanecer enferma. Pero en algún punto de su psiquismo sabe que hay un quiste y sabe que en ese quiste está el episodio relatado. Y la solución:

Freud, dice:

Es un caso que me recuerda mucho a Elisabeth R., ella tambien enfermó después de morir su hermana, pero no lo hizo a consecuencia del duelo consiguiente sino por albergar un deseo. Un deseo prohibido: el de esposar a su viudo. Una idea que estuvo en el consciente alguna vez y que se desplazó al inconsciente precisamente por la censura moral. Para Elisabeth R. era intoleranle tener este pensamiento y es por eso que lo reprimió, disociándolo de su memoria. El “impulso inaceptable” no es un trauma propiamente dicho pero se comporta como tal. No hay que buscar en este caso un trauma sino un secreto.

-Y cual podria ser ese secreto?, pregunté.

-Algo asi como esta idea:

¿”Y QUE TIENE ESA CHICA QUE NO TENGA YO”?, ¿es que la QUIERE A ELLA MÁS QUE A MI?.

Si una idea puede generar un movimiento, del mismo modo una idea puede generar parálisis. Los sintomas de Pauline pueden ser vistos precisamente como fluctuaciones de sintomas hiper y sintomas hipo relacionados con el movimiento. Se trata de movimientos descascarillados, sin emociones asociadas, sin voluntad pero intencionales. las emociones se detienen precisamente a cambio de transformarlas en síntomas. No son las emocioens las que generan sintomas sino las ideas asociadas, restos cognitivos plegados en el inconsciente que se comportan como focos de pus. De lo que se trata es de abrir ese foco de pus para que sane: de dentro afuera.

Y nos fuimos con cara de tontos de la consulta del Dr Freud.

Nota liminar.-

El caso de Pauline es verdadero y está en el libro de la Dra O´Sullivan mencionado pero el desenlace y la consulta con Freud es una licencia literaria del autor. Se trata de una ficción, del mismo modo que el desenlace teórico de la causa inicial de su enfermedad.

Solo una hipotesis, ¿pero es verosimil?

 

Bibliografia.-

La fuga hacia la salud

13 pensamientos en “Freud y Pauline

  1. Paco, al comienzo del post escribes: ” Que el paciente renuncie a la causalidad física es muy importante de cara a su evolución, cuanto más tarde Pauline en operar ese cambio mental más difícil será el abordaje por la vía psicológica”.

    A mi juicio, es un error y hace dificil el abordaje psicoterapèutico, el hecho de hacer, de “obligar” al paciente a abandonar el carácter físico de su padecimiento. La pretensión es de todo punto absurda cuando, sabemos, que el síntoma físico es la expresión, la forma de comunicar un problema psíquico. Lo que hay que hacer es admitir las dos cosas: el problema físico y el psíquico.

    Naturalmente, los neurologos mandarán a la paciente a los psiquiatras sin haberse percatado en absoluto de la dimensión comunicacional del síntoma. Los neurologos, por lo general, padecen una auténtica “afasia”, un “escotoma cognitivo” importante, en lo que se refiere a la dimensión subjetiva del síntoma físico. Como, además, los psiquiatras poseen, en general, una ignorancia supina de la manifestación neurológica de lo conversivo, el nudo se cierra fatalmente en torno al cuello del paciente, valga la expresión…

    En suma, una importante parte de responsabilidad en el “doctor shopping” de estos pacientes está en la infertil división entre psiquiatría y neurologia.

    • Bueno, no es lo mismo creer que se sufre una epilepsia y seguir un tratamiento anticomicial de por vida que conocer la causa psicologica de una convulsión. En mi opinión uno no puede entender lo psicologico si se refugia en la enfermedad somática aunque tambiene s necesario una cierta finura psicologica para ello. Por otra parte son pocas las personas que pueden llegar a entender que un sintoma asi pueda proceder de algo psicológico, lo que la gente entiende es “me lo hago yo” y naturalmente se cierran en banda.. Que un sintoma tenga una causa inconsciente, involuntaria pero intencional es bastante difícil de explicar y de entender incluso para nosotros los medicos.
      Pero hay más porque un epiléptico puede -a su vez- desarrollar pseudoconvulsiones (histero-epilepsia) cuando su enfermedad orgánica esta bien controlada. Lo que significa que una enfermedad “psicogena” puede solaparse con una orgánica. Mas dificil todavia.

    • La evitación hace que las personas realicen conductas de todo tipo incluso esa de la “fuga a la salud”.Podemos pensar que la persona ha mejorado e incluso pensar que es algo milagroso,pero no existen los milagros.
      Hay veces que rascamos de más y otras que rascamos de menos , el punto adecuado es el que define una terapia efectiva.

  2. «El “impulso inaceptable” no es un trauma propiamente dicho pero se comporta como tal. No hay que buscar en este caso un trauma sino un secreto.

    -Y cual podria ser ese secreto?, pregunté.

    -Algo asi como esta idea:
    ¿Y QUE TIENE ESA CHICA QUE NO TENGA YO”?, ¿Es que la QUIERE A ELLA MÁS QUE A MÍ?» Ja.. Cómo no se me había ocurrido. Bueno, lo de su tío lo contaste hoy (no había manera que se me ocurriera antes) Mientras te leía no se me vino tal idea a la mente. Interesante giro a la historia.

  3. Existen “Ideas Base” a partir de las cuales se estructura muestro mundo, para muchos niños la maldad de un abusador cercano y familiar pueden fracturar esa visión, mas si ha estado protegido y cree que todo el mundo es bueno. Debe ser insoportable y desconcertante, traumático perder ese mundo, y no me extraña que se acabe negando y ocultando. Intuyo que la raíz de los problemas de Pauline son muy simples, consisten en que adoraba a su tío, confiaba en el, lo respetaba, y este traiciono su inocencia, posiblemente era una adolescente muy sensible.

    También están las ideas ideológicas. Las ideas de justicia. Las ideas religiosas, entre otras muchas que cuando son desafiadas por el vivir de cada día crean victimas acomplejadas, seres incapaces de adaptarse a los nuevos tiempos que acaban proyectando su frustración, y todo eso incide en la salud mental individual y colectiva. El machismo caduco es un claro ejemplo.

    Si pudiéramos reabsorber el sufrimiento eliminando la narración ideológica que lo ha producido, daríamos un paso importante, pues la mente conceptual con su dialogo interno se concentra en las causas, amplificando su poder debido a la redundancia provocando un circulo vicioso de emociones alteradas, sin embargo la re-absorción se fija en los efectos, cortando la raíz circular,narrativa permitiendo que fluya la energía. Meditar activamente es corporizar la vida, vivir la vida, no pensar la vida.

    Las terapias deberían acentuar la meditación activa, es mi parecer y es solo una opinión personal.

    • «Si pudiéramos reabsorber el sufrimiento eliminando la narración ideológica que lo ha producido»
      El inconsciente es una matriz de contenidos simbólicos que a los que se ha negado a ser conscientizados. Contenidos creo entender teñidos indudablemente de eso que llamas “ideológico”. Y pues, no hay vuelta atrás. Pero si con “reabsorción” te refieres a evocarlos, lidiar con ellos, traerlos al consciente para luego dejarlos descansar estoy de acuerdo.

  4. La realidad profesor es que somos un sentir, siempre y en todo momento. Nuestro cuerpo es un magma de sensaciones. Mucho del sufrimiento psicológico esta precedido y auspiciado por una narración ideológica que nos enfrenta a la realidad, al que además se le añade un supuesto mágico “De que esto no debería haberme pasado a mí”, esto crea un sufrimiento psicológico que se hace sentir en diferentes partes del cuerpo.

    Reabsorber significa permitir que ese sentir_sufrimiento instalado en el cuerpo circule libre, permitirlo ser y estar, mientras, observamos como poco a poco declina su intensidad, poner nuestros sentidos en los efectos de sensación, eliminando el dialogo interno que se regodea en las causas. El ser humano es un adicto, su adicción es al dialogo interno apoyado por una ideología, y gusta de regodearse en lo que no le cuadra, sobre aquello que gusta controlar. Es el creador del sufrimiento psicológico.

    Del valle sea por evocación o sea por demanda on line de la vida, reabsorber como bien dices es tomas conciencia no de la narración, si no de la energía que provoca en el cuerpo. Meditación activa.

    El verdadero civismo ético, moral o divino debería ser dejar libre al mundo de nuestro sufrimiento.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s