Un dilema de filosofía moral de interés en salud mental


alicia

Recientemente he tenido ocasión de leer este post de mi colega Pablo Malo, donde aborda las diferencias entre “maldad” y “enfermedad”. El articulo me ha interesado por varias razones. La primera es el ejemplo que pone Pablo acerca de la intencionalidad y de los efectos colaterales de cualquier acto.

El efecto Knobe.-

Se trata de un sesgo cognitivo  que nos lleva a percibir las acciones que causan daño a los demás como más intencionales y culpables que idénticas acciones que no resultan en daño para terceros. Un ejemplo de este tipo de sesgos es el efecto Knobe (“o del efecto colateral”), que tenéis muy bien explicado aquí. El efecto Knobe se comprobó originalmente en las dos historias siguientes que puedes leer en el post de Pablo Malo..

De manera que el daño es la variable critica que es al parecer lo que más nos llega a la hora de valorar moralmente una conducta determinada.

Un ejemplo es el del conductor borracho que atropella a un peatón versus el conductor borracho que llega a su casa sano y salvo. La conducta del primero siempre nos parecerá más punible que la del segundo y aunque el delito cometido sea el mismo: “Conducir bebido” estamos dispuestos a ser más comprensivos con el segundo que con el primero. Depende de las consecuencias diriamos a la hora de juzgar.

Dicho de otra manera, la borrachera del primer conductor nos parece más culpable que la del segundo, ¿pero qué sucede si los dos conductores son alcohólicos (adictos al alcohol)?

Y aqui es donde aparece la distinción entre “enfermedad” y “maldad”. Y que puede liquidarse de la siguiente manera: “Si una conducta cualquiera está provocada por una enfermedad entonces el individuo no es culpable” y viceversa “Si una conducta no responde a una patologÍa determinada entonces el individuo es responsable”.

Estas ideas en las que se fundamenta por cierto la valoración juridica y las sanciones hacia ciertos actos delictivos se basa en el siguiente apriorismo: “Nadie elige estar enfermo”. Pero los actos morales pueden y deben sancionarse.

Una idea que por cierto figuraba en forma de cartel en el dormitorio de los médicos de guardia de St Anne donde Jacques Lacan prestaba sus servicios:

                      “NO ESTÁ LOCO QUIEN QUIERE SINO QUIEN PUEDE”

Casi al mismo tiempo cayó en mis manos por distinta via este articulo (que tambien cita Pablo Malo en su post) acerca de las confesiones y tribulaciones de un perderasta adolescente. En síntesis el artículo describe las dificultades y la confusión, vergüenza y ocultación del que descubre que se siente atraido por niños pequeños. Los problemas para hablar de tales tendencias, la hostilidad de los profesionales, la imposibilidad de encontrar teléfonos de ayuda, recursos asistenciales o simples interlocutores que acompañen al pederasta en su proceso.

Personalmente me parece un buen paradigma para plantearse el siguiente dilema moral. ¿Es pederasta el pederasta porqué quiere? ¿Es una enfermedad o un defecto moral? ¿Puede el pederasta dejar de serlo a través de la voluntad o el castigo?

Las mismas preguntas podriamos hacer a los homosexuales y a los transexuales, a los sádicos o a los masoquistas. ¿Son los parafílicos viciosos o enfermos?.

El sesgo procede precisamente del efecto Knobe que predice que habrá una asimetria en la condena según el daño que sufra una victima determinada. En la homosexualidad (entre adultos) no hay victima identificada, en los juegos sado-masoquistas consensuados tampoco y los transexuales en cualquier caso dañan su integridad corporal, pero no hay daño a terceros. Dicho de otra manera: tendemos a pensar que la pederastia es condenable moralmente debido al efecto Knobe, y por tanto no la pensamos como una patología. En cualquier caso la pensamos como una patología punible.

Para avanzar más en este tema me gustaria hablarles de un caso de paidofilia que conozco por razones no-clínicas. La paidofilia no es lo mismo que la pederastia (en este post conocerá el lector algunas diferencias). Se trata del caso de una mujer que como todos los paidofílicos presenta una extremo interés por los niños, por jugar con ellos, compartir toda clase de entretenimientos, etc. Es una de esas personas cuyo principal interés es estar con niños y jugar con ellos. Podriamos hablar de un síndrome de Peter Pan de sexo femenino.  Esta persona que también podriamos definir como una personalidad infantil es una adulta que no está nada interesada en lo que nos interesa al resto de adultos,no lee, ni ve informativos, ni películas , ni sabe nada ni se preocupa de las dificultades de hijos o familiares, podriamos decir que vive en un constante parque temático Dysney donde su tiempo y sus intereses discurren siempre entre juegos. Ella misma es una niña que ha conseguido delegar sus responsabilidades en otros.

Naturalmente en este caso, del mismo modo que en los casos bien conocidos de Barry, Carroll o tantas y tantas personas de nuestro entorno, estas no traspasan esa linea que separa el juego de la seducción. Hay más paidófilos que pederastas.

Podriamos decir que el paidófilo es aquel que ha logrado mantener el interés pos los  niños que  es en definitiva un interés por la infancia carencial que tuvo que vivir, sin cruzar la linea roja que llevaría a convertirse en pederasta. El paidofilo repara en otros lo que hubiera deseado para sí mismo. El paidófilo no es un enfermo y su conducta es moral aunque exótica o extravagante para los observadores y  en cierta forma: puede llegar a ser irresponsable con los suyos.

Significa que la mayor parte de las personas que sienten esta inclinación se mantienen dentro del limite de la normalidad, mantienen una conducta adaptativa.

Maneras de ser con el otro.-

Los adultos asumen un lugar de protección, cuidado y enseñanza con respecto a los niños. Se trata del tercer vínculo : el paternal. Un adulto es siempre una madre o un padre para un niño. Se trata de un lugar, un topos, desde el cual se producen y se esperan unas conductas y no otras. Un padre puede alimentar, cuidar, enseñar y proteger a sus hijos (o a los hijos de otro), pero usualmente no mantiene relaciones sexuales con ellos, del mismo modo tampoco es un buen candidato para ser su “amigo”. Los niños prefieren como dije en el enlace correspondiente, amigos de su edad y no tanto figuras protectoras para ese fin de identificarse con lo similar que es. en definitiva lo que les gusta.

Cuando se funden los zombies (o programas) de parentalidad y sexualidad dan lugar a una conducta socialmente considerada aberrante que hemos denominado pederastia. La noticia que vinculé mas arriba hablaba de que en realidad – y debido a la improbable extinción de esta conducta que resiste todos los castigos- habría de considerarse una orientación sexual en cualquier caso punible. Naturalmente esta idea viene a chocar con algunas concepciones que tenemos sobre otras conductas -como la homosexualidad- que ha pasado muchos trámites sociales para ser aceptada como una opción de elección respecto a la orientación sexual y que es de hecho legal.

Lo cierto es que el rechazo homofóbico que aun hoy podemos observar en ciertas sociedades procede del hecho de que se identifica homosexualidad con pederastia. Y lo cierto es que no tienen nada que ver. La homosexualidad es la atracción sexual de un individuo por alguien de su mismo sexo, mientras que la pederastia es la atracción de un adulto por un niño independientemente de su sexo. Es la niñez por sí misma el objeto del deseo del pederasta y no tanto el sexo del niño.

En mi opinión la pederastia es una patología pues es aqui donde se “pervierte” el verdadero objetivo de las relaciones entre adultos y niños. Pero entre “enfermedad” e “inmoralidad” hay un tertium inter pares: aquel lugar donde un determinado gusto se mantiene merced a su capacidad de reparación. O si queremos decirlo en otras palabras: la sublimación.

Hay estados intermedios entre lo que consideramos inmoral y lo que consideramos patológico. Pero para considerar estos estados debemos retomar algunas ideas del psicoanálisis a fin de comprender estos mecanismos de reparación, verdaderos guardianes de la vida.

Referencia.-

Un post-video para conocer mejor a Peter Pan y a John Barry su autor.

Anuncios

38 pensamientos en “Un dilema de filosofía moral de interés en salud mental

  1. Pingback: Un dilema de filosofía moral de interés en salud mental | STEPHANY GONZALEZ

  2. Maldad como enfermedad combinan mal con justicia. La primera ley es sobrevivir y no poner en peligro lo que cada Loba conciba como integridad y la de sus cachorrillos, sea un pederasta o un portador del sida (Ellos también sufren la maldad ajena que los relega a la invisibilidad) y sin embargo es una enfermedad. Una vez cubierta la primera ley, lo de la intencionalidad, justicia, patología o maldad queda para los profesionales de la conducta, aunque pienso que es una falsa dualidad, simplemente porque la maldad no existe, pues la moral es un invento como lo puede ser el tiempo de un relog. Lo importante es que el pederasta este encerrado y si no se ha encontrado un nombre mejor como excusa para encerrarlo, pues Maldad como animal de compañía ya me vale.

      • Ni existe, ni no existe. El dilema moral es un buen ejemplo de “Maya”, que no es más que la consecuencia de vivir dentro de una narración que no se ha cuestionado, donde la dualidad bondad/maldad ha tomado cuerpo.

        Imagine profesor que andando por la calle se topa con un perro agresivo y que tiene todos los síntomas de la rabia. A nadie en su sano juicio se le ocurriría entrar en diatribas morales, ni en condenar al perro de malvado, sin embargo eso no quita que se reaccione defensiva mente y lo encierre, igual trato para el pederasta, sin condena moral, aunque eso en el fondo es secundario. Por eso entiendo aquello de que la vida es sueño, un sueño narrativo que nos imponemos, donde se disfrutan o se padecen sus consecuencias.

        Al fin y al cabo un profesional de la mente, imagino, se introduce en el sueño narrativo de su paciente, la falta de la existencia factual de la historia que se cuenta no es un impedimento, si no la base sobre la que trabajar, por tanto, existe y no existe. Ahora bien si el medico esta atrapado en una narración parecida, padecerá las consecuencias de un dilema moral, ético y filosófico.

        Existe o no existe?

      • Para un psiquiatra no existe la moral en las narraciones de sus paciente, hemos de ser amorales en la percepción del enfermo y asi sucede en el resto de la medicina. ¿Que le importa al cirujano los actos morales o inmorale de aquel a quien va a quitar el apendice. Por lo que llevo visto los médicos siempre trabajan asi, hasta donde pueden claro.

      • El perro no es sujeto moral, por tanto el ejemplo no sirve, solo son sujetos morales aquellos que disponen de libre albedrío y de poder conocer la diferencia entre el bien y el mal. Yo no se si es Maya, pero es cierto que podemos y nos pueden hacer mucho mal y que a la sociedad en su conjunto se le puede llegar a hacer mucho mal, entendiendo como mal a aquello que no queremos que nos suceda como esa mordedura de perro. Por otra parte el dilema que propongo sobre el pederasta y que has resuelto encerrándolo (como al perro) no resuelve el dilema sino que lo empuja al cajón de hechos morales susceptibles de ser castigados.
        Es decir has moralizado el problema aunque la solución no me parece mal, no responde a mi pregunta.

  3. “O sea que si existe la Maldad”

    La Maldad puede existir tanto como las razas inferiores existían en el régimen nazi o el pecado (y crimen) de apostasía existe hoy en el Irán de los ayatollahs. Se trata de un “constructo” social, como se dice.

    No hay ningún problema en considerar al “malvado” como “antisocial”. La diferencia solo estriba en cómo se le considera socialmente. Al malvado se le castiga penalmente para satisfacer el deseo público de venganza (también llamada a veces “justicia”). Al antisocial -también llamado “malvado”- se le aplican medidas de control y corrección, y, sobre todo, de prevención. Una sociedad que no dé valor a la idea de “justicia” (o “venganza”) requerirá un despliegue muy complejo de contramedidas frente a la conducta antisocial, sobre todo preventivas.

    En una sociedad de ese tipo se dará poca “maldad”.

    • La cuestión raíz que conecta a la moral y a la ética, la maldad y el antisocial,l es un supuesto que pocas personas se cuestionan, ambas dan por sentado el libre albedrío, por tanto la de asumir responsabilidades.

      Curiosamente se puede estar de acuerdo en una epistemología naturista y evolucionista que colocan a la mente como un producto de la materia, por tanto regida a las leyes físicas, y a la vez creer en una ética de asunción de responsabilidades y toma de decisiones que obvie una posible causa resultante, colocándose en una posición incómoda, pues la ética que yo sepa no la produce una ley física.
      A no ser claro está que la Ética sea también un constructo social. El caso esta, es, quien me defiende de ser libre en conciencia?, un constructo social llamado ética?. Es cuando me he preguntado.

      Es un dilema filosófico la Ética de interés mental para los evolucionistas?.

      • La moral evolucionó para castigar z los infractores a los tramposos. Evolucionó para defender al grupo del egoísmo individual. Al fin y al cabo es más difícil criar gallinas que robarlas, pero el que roba las gallinas arruina no sólo al propietario sino a toda la comunidad

      • Es muy interesante que haya evolucionado para favorecer al grupo y no al propio sujeto. Ésto probaría que existe una tendencia actualizante (Carl Rogers) vinculada a un ente que en este caso sería el grupo y no un individuo.

      • Buenos días, Dr Traver. ¿Diría Ud que existen genes que están ahí para favorecer al grupo mientras que otros sólo al individuo? Éste tema me interesa muchísimo.

  4. Es cierto profesor que existen certezas de conducta que se explican por si mismas en el caso de la evolución humana, pero siguiendo esa linea, cree profesor que puede subyacer una moral etica natural evolucionista que trata de liberarse de toda ideología, y que al final acabara por consolidarse ?, que tendrá en cuenta subjetividades como la dignidad en los humanos y en los animales?. la protección al débil?, al enfermo físico o mental?, al infractor?.

    • El primer hito moral fue la introyección, es decir la incorporación individual al repertorio de nuestros mecanismos inhibidores de la corteza cerebral. No hay que olvidar que “moral” en realidad significa inhibición y no cabe duda de que el pase del castigo externo al control individual significó un hito, así el ladrón de gallinas tenia un elemento más para no robar: no sólo el miedo al castigo sino la autorepresión. Pero la palabra “evolución” de la moral no me gusta demasiado porque parece que señale hacia un sentido teleológico, como si la moral se dirigiera hacia algún punto culminante de nuestra hominización.
      Y no es así porque no todas las formas de moral resultan adaptativas, algunas son francamente inadaptativas. De manera que más que hablar de evolución yo hablaría de sobre deriva. La deriva es un mecanismo a través del cual un gen se dispersa por una población, por ejemplo el gen productor de la lactasa y responsable de efecto Baldwin. Es obvio que tener este gen es muy adaptativo para aquellos pueblos ganaderos que beben leche pero no sirve de nada en una cultura fluvial donde es el pescado la principal fuente de alimentación. Es por eso que el gen productor de lactasa no está distribuido en todas las poblaciones humanas, así que es poco probable que su deriva alcance el 100%. Deriva significa que hay una fluctuación, ahora es el 30 luego el 50, quizá el 70 pero en la siguiente generación vuelve a caer.
      Eso sucede con las ideas morales (los inhibidores de la desviación), no evolucionan sino que se inventan (derivan) nuevos códigos morales a la vez que se eliminan otros. Por ejemplo hoy para la mayor parte de la sociedad europea, abortar no es inmoral, pero maltratar a una rata d laboratorio si lo es. Significa que el aborto se ha naturalizado mientras que el trato a los animales se ha moralizado. Eso no significa que nuestra moral haya evolucionado sino que hemos cambiado un contrato moral por otro. ¿Cual es más inadaptativo? Pues ese no prevalecerá.

  5. “El primer hito moral fue la introyección, es decir la incorporación individual al repertorio de nuestros mecanismos inhibidores de la corteza cerebral. No hay que olvidar que “moral” en realidad significa inhibición y no cabe duda de que el pase del castigo externo al control individual significó un hito, así el ladrón de gallinas tenia un elemento más para no robar: no sólo el miedo al castigo sino la autorepresión.”

    Ésa es la gran cuestión que la psicología aún no ha abordado, ¿cómo se determina el contenido de esas introyecciones? Nos ahorraríamos muchas molestias si en lugar de organizar complicadísimos -y solo relativamente eficaces- mecanismos de represión de los malvados (justicia, venganza, represalia…) domináramos la técnica de esos inhibidores de la conducta.

    Paco Traver ha puesto el ejemplo del aborto. Hay uno todavía mejor: el infanticidio. Si hoy aparece un bebé en la basura, todos nos horrorizamos, pero en la Roma de Séneca y Cicerón era algo cotidiano y tan aceptable como el aborto lo es hoy. El mismo Freud se asombraba a sí mismo cuando reflexionaba sobre que muchas cosas que en su tiempo eran vistas como cotidianas y aceptables podrían horrorizar a una humanidad futura.

    Muchas cosas que hoy nos parecen injustas y graves (la violencia, la corrupción, los abusos…) podrían quedar dentro también de ese ámbito de inhibición moral… si los individuos que componen la sociedad se sometieran a algún tipo de estrategia psicológica al respecto. Lo grotesco es que, que yo sepa, no hay nadie investigando acerca de ese asunto. Simplemente, se asume que hace cuarenta años nos reíamos de los chistes “de maricones” y hoy no. ¿Por qué no? No se sabe. Los tiempos cambian, el Zeitgeist.. Nadie lo sabe ni a nadie parece interesarle… Que yo sepa, no hay ningún libro que toque ese tema…

  6. “Es la deriva moral ya lo he explicado antes”

    “Eso sucede con las ideas morales (los inhibidores de la desviación), no evolucionan sino que se inventan (derivan) nuevos códigos morales a la vez que se eliminan otros. Por ejemplo hoy para la mayor parte de la sociedad europea, abortar no es inmoral, pero maltratar a una rata d laboratorio si lo es. Significa que el aborto se ha naturalizado mientras que el trato a los animales se ha moralizado. Eso no significa que nuestra moral haya evolucionado sino que hemos cambiado un contrato moral por otro. ¿Cual es más inadaptativo? Pues ese no prevalecerá.”

    No lo has explicado porque ponerle un nombre a algo no es explicarlo (aunque ayuda: es el primer paso). ¿Por qué es adaptativo sentir repulsión por el infanticidio hoy y antes no lo era (lo mismo para la rata de laboratorio)?, ¿porque hoy está mal visto?, ¿y por qué está mal visto hoy y antes no lo estaba? ¿Por qué hemos cambiado el “contrato moral”? ¿Cómo se produce semejante portento?

    Norbert Elias, que pensó un poco más en ello, escribió:

    “La agresividad se ve restringida y sujeta, gracias a una serie considerable de reglas y de convicciones que han acabado por convertirse en autocoacciones.”

    “La regulación de las emociones individuales se produce por medio de coerciones internas o externas y con ellas se afecta la estructura de todas las manifestaciones humanas, alcanzándose transformaciones a largo plazo de las estructuras de la personalidad, y en especial de las regulaciones emotivas de los seres humanos ”

    “Son las personas situadas más alto en la jerarquía social las que, de una u otra forma, exigen una regulación más exacta de los impulsos, así como la represión de éstos y la continencia en los afectos. Se lo exigen a sus inferiores y, desde luego, a sus iguales sociales.”

    http://unpocodesabiduria21.blogspot.com.es/2013/03/el-proceso-de-civilizacion-1936-norbert.html

    Esto nos da una pista, pero sigue sin resolver el problema, porque las personas en la jerarquía social también dependen de un “contrato moral”: entre los de su propia clase y en cierto modo con los inferiores, a los que tienen que manejar de la forma más conveniente, no vaya a ser que un competidor saque más partido a sus siervos del que les saca él y le haga perder el poder.

    La explicación de Elias tiene que ver con el marxismo: un cambio de las estructuras económicas y políticas (fin de las grandes invasiones y conquistas en Europa) conllevaría la búsqueda de nuevos métodos de control social en una época determinada:

    “Procedentes de Oriente presionan sobre Francia las tribus eslavas. A fines del siglo VIII se encuentran ya en el Elba. El movimiento de los eslavos también queda detenido algo más tarde como quedó el de los árabes. Los grandes movimientos se estabilizan ”

    Es fácil demostrar que se equivoca (aun suponiendo que ese cambio político explicara el cambio moral) porque los cambios de conducta que señala Elias ya aparecen siglos antes en el ámbito eclesiástico.

    El problema está pendiente de solución. Y es importante.

  7. “Hay más paidófilos que pederastas”.

    Parece ser que es así, puestos a querer hacer distingos de significantes por medio de distintos significados muy cogidos por los pelos por ganas de enredar. En el fondo el pederasta y el pedófilo son la misma cosa. Sólo los separa -si quisiéramos hacer distingos imposibles- el hecho de que el primero abusa de y el segundo “usa” a los niños. Qué sea “abuso” o “uso” lo distinguirá la Moral y su brazo ejecutor: la Justicia. Es muy posible que semejante distingo entre pederasta y pedófilo -que me recuerda a la graciosa distinción española entre ‘plátano’ (sólo el de Canarias) y ‘banana’ (los plátanos del resto del mundo), que gana cada día más terreno en España -lo que hace reír a los hispanoablantes de América- se deba a las deseos de la Academia Española de distinguir lo que no es dintinguible, salvo por la línea que supuestamente los separa, que no es otra que una apreciación moral propia del momento en que se han redefinido ambos términos. Según el Diccionario académico, ‘pederastia’ es, en primera acepción (la segunda no interesa): “Abuso sexual cometido con niños”; y ‘paidofilia’ -‘pedofilia’ debe de oler y significar algo bastante feo, ya que no figura-: “Atracción erótica o sexual que una persona adulta siente hacia niños o adolescentes”. O sea, que según el distingo de la Academia, el ‘pedófilo’ (=paidófilo) siente “atracción erótica o sexual” por niños; y el ‘pederasta’, además de sentirla, abusa de ellos: al primero le atraen sexualmente los niños, y al segundo también, pero se pasa de la raya y abusa… Uso frente a abuso. ¡De traca y molinete al viento! Pero la verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero, que eran ambos griegos. Παιδεραστία: de παιδεραστ-, de παιδεραστέω, ‘amo a los niños’, y sufijo nominal -ία, que indica la acción, significa ‘amor por los niños’, ‘pederastia’ (Platón). En griego antiguo, el término ‘paidofilia’ ( = Παιδοϕιλία, de παῖς, παιδός, ‘niño’, y ϕιλία, ‘amistad’) no se documenta; y sí, en cambio, Παιδομανία: de παῖς, παιδός, ‘niño’, y μανία, ‘locura’, ‘furor, ‘amor’: ‘locura o pasión por los niños’ (Plutarco). Para evitar distingo tan insensato entre ‘pederasta’ y ‘paidófilo’, la RAE podría borrar ambos del Diccionario y dar entrada a ‘paidómano’, que no a ‘pedómano’, que sería el que siente furor loco por los pedos… De esta forma quedaría claro que tirios y troyanos -que son, al caso, los mismos- sienten locura, furor o amor por los niños, les metan (o no) mano donde está prohibido moral y jurídicamente.

  8. El mío será un comentario muy sencillo que carece de toda la profundidad y conocimientos de los anteriores y por supuesto del post de Paco. Pero quiero compartirlo.
    Me decía mi madre, cuando yo era una joven psicóloga: “tú serás psicólega, pero yo tengo experiencia”. Ahora se que tenía razón en muchas cosas, y hago mía la frase.

    El mal existe, lo he visto y sentido en muchos lugares y en muchas personas. Aun pensando que se trata de un mal banal como lo mencionó Anna Arendt, Una de las características de este mal, es que quien lo comete no tiene conciencia del daño que está ocasionándole, o bien, en el caso de saberlo, no existe la conciencia de que es posible reparar el mal, aun cuando hay condiciones para hacerlo.

    • También Ety habrás podido ver el bien en muchos lugares, un bien banal exquisitamente educado, y supongo que el que comete el bien, no tiene conciencia del bien que está ocasionando, y que desde ese punto de vista si fuera consciente del bien que ocasiona, no es capaz de reparar que existe un bien mayor que podría haber sido empleado.

      El caso esta que ambos el Ángel del Mal y el otro, el del Bien, siguen a día de hoy rondando por la mente de Micky Mouse, por tanto sin más opciones que esperar cual de los dos resulta más seductor para un fin, aunque se ha abierto una deriva moral hacia un lugar llamado nueva era donde lo positivo cobra fuerza frente a lo negativo , y sus representaciones simbólicas se parecen a Juego de tronos, que son las visiones de la nueva política de las coletas, rastas y flequillos rectos.

      La deriva moral es muy simbólica.

      • isa belle, aceptar que existe el mal no quiere decir que niegue la presencia del bien, ya sea banal o no tanto. Tampoco lo veo como un dilema entre obedecer al ángel del bien o del mal. Mi comentario va por otro camino, quizás mucho más sencillo y práctico, sobre la cotidianidad de la vida.

        Pienso que no entendí algunas cosas de tu comentario, ¿a qué te refieres al hablar de la mente de Mickey Mouse? Tampoco me queda claro cuál es la política de las coletas, rastas y flequillos rectos.

  9. Tu texto Ety no era sencillo, era muy profundo por tus palabras,tal vez unilateral por olvidar la contraparte, el Bien.

    Describe una visión del mundo de enormes implicaciones, donde el Mal existe y su responsabilidad asociada. Es una moral viva pues cuando señalas al Mal, invocas por defecto lo que es el Bien, y viceversa, ademas con connotaciones de lucha entre la luz y la oscuridad, pues son términos asociados a toda Teología.

    Juego de tronos es una narración que implícitamente hace un juicio moral al Ser Humano, muy en la linea de tu respetable texto, y especulaba que toda deriva moral tiene su estética. Esa estética esta presente en las nuevas formaciones políticas, como si fueran personajes sacados de Juego de tronos,

    • Isa belle, Ety Kupferman es mi amiga y la adoro, y como la adoro, no me ha gustado leer “muy en la línea de tu respetable texto” porque ese “respetable” me está indicando la altura (y soberbia intelectual) desde la que has elaborado tu respuesta. Y la soberbia la respondo con soberbia.

      Déjame decirte que te vengo leyendo y veo en tus comentarios muchas referencias al término Metafísica, y te diré que precisamente “la mente Mickey Mouse” es emplear repetidamente el concepto Metafísica sin haber ido más allá de Ken Wilber (que son las únicas referencias tuyas, a lo que parece, a este ámbito) así como decir que la lucha entre la luz y la oscuridad son conceptos asociados a toda Teología cuando en verdad son conceptos provenientes únicamente del gnosticismo y su irreductible dualidad, ya que toda Teología si algo la has leído … jamás confiere a la potencia llamada Shaytán la misma categoría ontológica que al Logos.

  10. “Kenneth Earl Wilber Jr. o Ken Wilber es un escritor estadounidense cuyos intereses versan principalmente sobre filosofía, psicología, religiones comparadas, historia, ecología y misticismo”.

    Todos esos intereses de Wilber que dice ahí la wikipedia, incluídos “religiones comparadas” y “misticismo” no es Metafísica.

    • Isa belle, lo que escribes es interesante, pero no veo la relación con mi comentario. No pretendí juzgar ni ubicarme en una posición maniquea.
      Por otro lado, yo no vi Juego de Tronos, y no puedo comentar nada al respecto.
      Y puesto que ya leí la colaboración siempre interesante de mi amiga Isabel, añado que todos los comentarios me parecen respetables, pero no veo necesidad de añadir el adjetivo a los textos de los compañeros.
      Mi formación básica es la de un Psicoterapeuta de corte Psicoanalítico, y como todos los compañeros del blog, tengo mis inquietudes por otros conocimientos, algunos los domino mejor que otros pero en los que seguramente no soy experta y por lo mismo no me gusta emitir opiniones y menos definitivas.

      De metafísica no se mucho y por lo tanto mis apuntes no van sobre esa línea.

    • Isabel, eres una gran amiga y te quiero mucho. Haberte conocido a través de estas páginas ha sido un privilegio. Y lo mismo puedo decir de muchos otros compañeros, y desde luego de Paco Traver

  11. Entiendo los sentimientos que te mueven Isabel, y te confieso mis limitaciones tanto intelectuales como emocionales, donde la soberbia es posible que se cuele de rondón.

    Déjame decirte Isabel que “Luz y tinieblas” es un eslogan que está asociado a lo que gustes, a la compañía de la luz, a un bar de copas en mi barrio, sin ir más lejos la biblia está inundada de referencias, que es algo anterior al Gnosticismo que conocemos en Occidente. Son precisamente las virtudes teologales conferidas por Dios mediante la inteligencia, las que permiten dilucidar el bien del mal, la luz de las tinieblas. El Mal existe desde esta moral viva y es Teológica por que necesita un dador supremo para juzgar moralmente al Hombre, lo contrario seria pura inflación fascista.

    Por otro lado apuntarte que la única categoría ontológica que conozco Isabel, es la que esta mas allá de la Física, consiste en dejar libre de proyecciones al mundo, y guardar silencio.

    “¡Ay de los que llaman al mal bien y al bien mal, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas, que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo! Isaias 5:20.”

    Un abrazo Isabel

    • Isa belle, el Sr. Traver dijo hace poco una frase que con su permiso voy a reproducir:

      “No soy tan joven para creer que lo sé todo”.

      Yo te la voy espetar a ti de la siguiente forma: “No soy tan joven para creer que lo comprendo todo”.

      Y digo esto porque veo que tienes mucho gusto en manejar ideas provenientes de la filosofía de la no-dualidad pero tu rigor en este ámbito es tan laxo, como acabas de demostrarme con tu comentario, que caes lejos, pero tan lejos de su centro, como para que puedas utilizar sus conceptos con propiedad, porque lo primero en este ámbito es manejarse con extremo rigor, rigor que tú no tienes cuando te remites en tu tono a rebajar conceptos como luz y tinieblas a pura metafísica de pub.

      Precisamente la Metafísica no consiste “en dejar libre de proyecciones al mundo”, porque con ello estás colocando precisamente al mundo como una entidad, y como tú bien sabrás, ya que estás instalada en esa categoría (¿?) ontológica situada por encima del Bien y del Mal, concretamente dices “más allá de la Física”, te diré que Conocedor y lo Conocido son uno, y sólo por eso, y precisamente por eso, sigues dividida y no re-unida en la Unidad.

      Darling, que es como el Papá de Wendy llamaba a su mujer, déjame decirte que estás metida de lleno en la mente de Mickey Mouse, sigues en el agujero siguiendo al conejo blanco … sigues en Disneyworld, te queda todavía por atravesar la Sala de los Espejos y muchas estancias más de la madriguera. El mundo de los Bardos es así de hechicero, sigue sacando muñequitas de la Gran Muñeca Rusa, no pienses que la última que has sacado es la Definitiva …

      El mundo está bien como está, es tu mente la que ha de dejar de realizar proyecciones. A ver si aún no hemos comprendido el Afuera y el Adentro …

      Un abrazo también para ti.

  12. Lo importante es no perder de vista la barra del Pub en esta metafísica entre copas. Y sobre lo del mundo que esta bien, es un alivio, por que si llega a estar mal,,,…, me caigo del taburete.

    Otro abrazo

  13. Isa belle, si realmente hubieras “aprehendido” los términos y conceptos de filosofía advaíta (no dualidad) y todo lo que todo ello engloba …tu mente racional, discursiva y dual no habría descendido a lo humano para decir lo que acabas de decir. Eso que has hecho es descender a lo humano, a lo demasiado humano … y si te mueves en categorías no duales, please, que al menos se note. 🙂

    Cuando hayas comprendido y aprehendido de verdad los conceptos que tan gustosamente te gusta meter en tu discurso, hablaremos, pero como veo que de momento sólo los has engullido cual cacahuetes de la barra del pub, me retiraré a mis aposentos.

    “Horno abierto no cuece pan”.

    Otro abrazo.

  14. La angustia existencial y su transformación en un dilema moral es algo recurrente y suele pasar a veces desapercibido, todo va depender de si el Guadiana pasa por el Ciudad Alba de lo Real y cotidiano, un lugar de tinieblas, por tanto infiltrada y sin síntomas, o fluye como en Viveros de Albacete, generosamente a la luz de la existencia. Esto lógicamente tiene que crear una contradicción ética cuando se reflexiona sobre los propios actos moralizantes cercados por el espiritu, no es lo mismo ver la vida desde la oscuridad asintomática, que a la luz de una angustia que necesita ser transferida y donde todo vale.

    La nada y sus consecuencias, un deja vu que enfrenta la necesidad de ser algo, de ser tenida en cuenta, y la teoría entretenida intelectualmente de disertar sobre el vacio, una metafísica de papel couche , pajaritas eso si sofisticadas para el aburrimiento.

    Lo que me lleva a concluir que el dilema moral de los celos consiste en que perpetran un desequilibrio entre las expectativas y la recompensa.

    La Reina.

      • Martin, te agradezco el gesto, pero yo no soy la reina de nada ni tengo club de fans. Isa belle ha puesto “La Reina” al final de su comentario porque la canción es de Queen. 🙂

        Como ya dije antes, me retiro a mis aposentos y continuo en el “estado durmiente” en el blog, no comparto que el debate que había surgido en torno a la confusión entre ámbitos se reconduzca a ese fangal a donde lo ha querido derivar Isa belle.

        Un saludo! 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s