¿Educación o civilidad? (II)


harrisAquellos de ustedes que leyeron el post anterior ya conocen a estas horas una de las razones que me animaron a escribir esta serie de post donde intento relacionar los axiomas de la civilidad con las enfermedades, trastornos o disfunciones sociales.

Terminaba aquel post con esta frase:

“No es la educación sino la civilidad, pues no se puede educar en valores en los que la civilización no cree”.

Este post precisamente va a abordar esta cuestión a propósito de un libro de Judith Harris titulado “El mito de la educación” y que es uno de esos libros heréticos que cuestionan gran parte de nuestras convicciones domésticas a la luz de las neurociencias y que de alguna manera denuncia el divorcio entre el poder politico, educativo y social en confrontación con los hechos, las evidencias científicas que van en la dirección contraria a lo que forma parte de las creencias compartidas por amplios grupos de población

Comenzaré por nombrar las tres leyes biológicas -genéticas- que gobiernan los rasgos conductuales y que fue expuesta por Turkheimer en el año 2000 en un articulo de culto y muy provocador titulado “Tres leyes de la genética de la conducta y su significado“. Sin duda uno de los hallazgos fundamentales de la psicologia cientifica a la que por cierto siguen sin asumir gran parte de los psicólogos y no digamos ya los politicos, los jueces y el publico en general. Son estas:

1.- Todos los rasgos conductuales humanos son hereditarios.

2.-El efecto de criarse en una misma familia es menor que el de los genes.

3.- Una porción sustancial de la variación de los rasgos conductuales humanos no se explica ni por los efectos de los genes ni por las familias.

Los valores de heredabilidad de un rasgo conductual se situa aproximadamente en torno al 0.25-0,75, siendo la media el 0,5, lo que a efectos prácticos significa que la mitad de la variación de la inteligencia y de los rasgos de personalidad son hereditarios.

Si la mitad de la variación es genética es evidente que la otra mitad será atribuible al medio ambiente.

Lo lógico es que cuando hablamos de medio ambiente pensemos enseguida en la familia y en los entornos de crianza, pero “medio ambiente” es algo que va mucho más allá de eso, un niño puede haber tenido una enfermedad, un accidente o cualquier otra calamidad en su infancia que tambien debe ser contabilizada como “medio ambiente”, por no hablar del entorno fetal que también lo es, es por eso que los genetistas hablan de medio ambiente compartido (aquel que comparten todos los hermanos o miembros de una familia) y el medio ambiente exclusivo que difiere para cada caso particular (un hermano tuvo la meningitis y el otro no).

El asunto sorprendente es que el medio ambiente compartido solo representa el 10% o menos de toda la varianza, lo que significa que en términos estadísticos es irrelevante, y señala en la dirección de que el medio ambiente exclusivo es más importante que el medio compartido, es decir que las experiencias con amigos o iguales tiene más importancia e influyen más en nuestra personalidad que la crianza que compartimos con nuestros hermanos.

El ambiente civiilizatorio compartido.-

De manera que falta algo pues lo heredable o lo genético, lo innato y lo adquirido todo junto no pueden explicar toda la variabilidad humana. Hemos de buscar en otro lado.

Pues la verdad es que el papel de los padres- a la luz de los datos presentados por Harris es más que dudosa si apelamos solo a eso que hemos llamado al “entorno compartido”. Aunque hay que recordar que esos estudios se hicieron con población normal y que no son superponibles a lo que sucede con la patología psiquiátrica, aunque no son de esperar grandes diferencias en cuanto a ella.

Dicho de otra manera: la influencia de la crianza en los accidentes psiquiátricos de los individuos son poco importantes, aunque pueden serlo en los extremos.

Si bien:

No puede dudarse de que las poblaciones psiquiátricas -en cualquier caso se hallarian en un extremo de la varianza y que los malos tratos en la infancia, las negligencias parentales, los abandonos o las perdidas tienen alguna relevancia entre la patologia psiquiátrica que presentan los pacientes reales, pero es cierto que esta varianza no puede explicar las diferencias entre hermanos criados en un mismo entorno compartido.

Mi opinión es que los padres tienen “alguna relevancia” en el futuro de sus hijos: la principal de ellas es la protección que hacen de sus vástagos en tanto son los que pueden decidir en qué grupo social van a desarrollarse o socializarse estos. Debe ser por esta razón por la que los defensores de la educación pública llevan a sus hijos a la educacion privada igual como hacen los conservadores o ricachones. Lo cierto es que es de sentido común la idea de que las compañías o el vecindario o barrio en el que se socialicen nuestros hijos -sobre todo si pasan mucho tiempo solos o en la calle- van a determinar su futuro mucho más de si estamos divorciados, las madres trabajan y no tienen demasiado tiempo para atenderlos o si la pareja parental es homosexual. Cosa que no agrada nada a la derecha.

Más importantes me parecen las creencias compartidas por la población, lo que llamo “ambiente civilizatorio compartido”. Algo muy parecido al concepto de zeitgeist, el espíritu de nuestro tiempo. Dicho de otra forma: el imaginario colectivo.

El espíritu de nuestro tiempo es un intangible que contiene claúsulas que se comportan como virus o mejor como memes: parasitan las mentes individuales y se contaminan de indviduo en individuo creando una masa critica de creyentes que operan como disuasores de cualquier desviación. Como los seres humanos estamos diseñados para ser gregarios o sociales y sabemos que lo mejor que podemos hacer para ser aceptados por el grupo es hacer y pensar como ellos, estos memes acaban reclutando un sin fin de “creyentes” en cualquier cuestión que afecte al espíritu del cuerpo social. Los herejes son sencillamente sometidos al marasmo y exiliados del grupo.

Sintomas psiquiátricos atribuibles al zeitgeist.-

Me gustaría en este momento que el lector diera un vistazo a los criterios operativos para el diagnóstico de TLP (trastorno border-line de la personalidad) que puede consultar en este enlace:

El lector sagaz ya habrá descubierto después de este vistazo que los síntomas de este síndrome derivan de tres condiciones paralelas:

  • Impredictibilidad para proyectos a largo plazo e inestabilidad.
  • Alteración de la Identidad y de la autoimagen.
  • Disregulacion del humor e incapacidad de suprimir emociones sobre todo las negativas.

Dicho de otra forma: algunas patologías psiquiátricas no dependen de la educación recibida, ni de la genética, ni de la crianza, sino del zeitgeist, esto es de las creencias compartidas por el cuerpo social y que se contaminan de cerebro en cerebro y son, por tanto, insensibles a la educación. Intente usted prohibir a sus hijos que chateen por Internet y verá lo que sucede,

La educación no puede educar en valores distintos al espíritu de nuestro tiempo, solo podemos moralizar sobre ello.

Una creencia de nuestro zeigeist es ésta de aquí:

“No sólo nos creemos con derecho a poder elegir cualquier cosa sino que cualquier cosa es elegible”.

Se trata de una creencia que no puede subsistir sin un cierto grado de repudio y por tanto de construcción de irrealidades, se trata de una creencia fácil de comprender y de seguir pues no implica esfuerzo en ningún caso. Se trata de una creencia que infiltra todos los dominios de la mente, la identidad y la inhibición de las conductas negativas, la erosión de la autoridad y la ganancia de conocimiento. Se trata de una creencia central en la vida moderna y es por eso que es generadora de enormes bolsas de sufrimiento cuando se confronta con la realidad.

Estamos en manos de un espíritu, el de nuestro tiempo.

Entrevista a Judith Harris

14 pensamientos en “¿Educación o civilidad? (II)

  1. Tengo entendido que hablamos de que existe “medio ambiente compartido” entre “A” y su hermano “B” si a su vez existe la presencia de ciertos “elementos” tanto en el medio que habitó “A” como en el que habitó “B”… Sin embargo, un “A” respecto a su hermano “B” no representa lo mismo, NO EJERCE UN IDÉNTICO ROL COMO SIGNIFICANTE tal como B respecto a su hermano “A”… De la misma forma, los padres no tratarán de idéntica forma a “A” y “B”… peor aún si “A” es un primogénito varón y “B” una mujer con un temperamento saturado por la presencia de un rasgo que existe escasamente en “A”….

    Creo que si definimos esos “elementos” como personas, cosas, sucesos, susceptibles de nombrarse como UNA ENTIDAD SEPARADA (Y EN CIERTA MEDIDA “AUTÓNOMA”) DEL RESTO DE LA REALIDAD; estaremos cayendo en un sin-sentido lógico pues a fin de cuentas, ningún significante existe como tal en la realidad de un sujeto sin la mediación de un lenguaje previamente INSTAURADO EN ÉL… Y ESTE SUJETO ES, DESDE LUEGO, UN SUJETO QUE ADOPTÓ DICHA CAPACIDAD DE HABLAR EN EL “CONTEXTO” DE SER POSEEDOR DE UN SET DE RASGOS TEMPERAMENTALES ESPECÍFICO.

  2. Pienso que, expuesto lo anterior, sólo tendría sentido hablar de “medio ambiente espcífico” y “medio ambiente compartido” si tenemos en cuenta las limitaciones de esta diferenciación.

    No sé si estas limitaciones las tendrá en cuenta quién inventó la supuesta existencia de un medio ambiente compartido y otro exclusivo.

      • Claro. Pero si “oculto” implica la no-susceptibilidad de ser representado dentro del marco al que obedece este constructo… implicaría que esta variable se camufle como el efecto de cualquier otra variable, cosa que a su vez haría poco confiable dicho constructo tal como está planteado: para medir lo que se supone debe medir, es decir, la incidencia de lo que uno entiende intuitivamente al oír “medio ambiente compartido”

  3. Me refiero a que, si lo que expuse es algo representativo de la teoría de la complejidad como decís, no sólo sería una objeción “porque lo digo yo” sino una objeción basada a su vez en constructos que estarían legitimados con independencia de que mi persona u otra exponga la idea que expuse líneas arriba. Lo aclaro porque no quiero parecer alguien con la sola intención de desprestigiar a otro, sino de construir algo que supongo los tres estaríamos de acuerdo en construir, esto es, un intento de dar cuenta de la realidad sin importar que ésto nos duela.

  4. No había leído lo que escribió despues del párrafo “Lo lógico es que cuando hablamos de medio ambiente pensemos”. Mmm Edificaste un concepto en base al concepto de J. Harris.
    Bueno, creo más en lo que edificó Ud. que en el concepto original de Harris, puesto que Harris cree estar midiendo un aspecto de la realidad que ha sintetizado en palabras que ella piensa son las que mejores para medir el efecto de lo que ella piensa está midiendo.
    Ud. ha creado un concepto que es útil para representarnos la realidad más allá de la susceptibilidad de ser medido, mientras que el concepto de Harris está ahí para ser útil a quien tenga como expectativa dar cuenta de la realidad midiéndola.

  5. Creo que existen síntomas psiquiátricos atribuibles al zeitgeist, mientras que probablemente no existan síntomas psiquiátricos atribuibles a lo que Harris denomina “medio ambiente compartido”: El estudio en el que se basa tiene como muestra, sospecho, una pequeña población más homogénea que heterogénea, que tiene en común “la normalidad” es decir, se trata de personas que han aceptado en sus corazones el zeitgeist 🙂 Buen día, profesor.

  6. En la civilización es difícil saber que fue primero si el huevo o la gallina. Lo que nos hacen entender como civilización, fue una domesticación básicamente consistente en instaurar una pirámide con unos pocos poderosos que mandan, y no producen, y otros muchos condicionados, educados, para aceptar el poder y producir sin rechistar, o al menos no molestar, bajo una matrix con penas y recompensas históricamente fluctuantes.

    Quizás el medio ambiente oculto pueda extenderse también al pasado familiar, como opina el psicoterapeuta Bert Hellinger con su trabajo sobre las constelaciones familiares, o incluso a vidas anteriores, según probaron en cientos individuos, los trabajos sobre la reencarnación efectuados por el Dr. Ian Stevenson.

    Ciertamente como se decía en “Occupy Wall Street”: “no se puede desalojar una idea (meme) cuyo tiempo ha llegado”. El égregor o espíritu de nuestro tiempo, nuestro zeigeist, es evolutivo y no hay nada intrínsecamente malo en que: “No sólo nos creemos con derecho a poder elegir cualquier cosa sino que cualquier cosa es elegible”. Siempre que respetemos la máxima de “no pensar para los otros, lo que no quisiéramos que los otros pensasen para nosotros”. Nuestra libertad bajo esta premisa debería ser total; y por qué no, conducirnos a cuestionar los poderes que actualmente han perdido su autoridad.

    Como postula el arqueólogo Eudald Carbonell, quizás seamos homínidos aún no humanizados. Quizás estemos iniciando el camino de la humanización, quizás sea por el excesivo condicionamiento de la educación que ha favorecido una reacción, quizás sea debido al aumento de rayos cósmicos, favorecidos por la baja actividad solar, que afectan al electromagnetismo de nuestros cerebros, a saber; pero ojalá lo que sea nos conduzca a un zeigeist que nos permita humanizarnos y lograr una civilidad más equitativa que reduzca el grosor de los manuales DSM.

  7. Excelente, Paco. Esto más o menos viene a ser como el flujo de un río: imposible deternerlo, a lo sumo se puede intentar encauzarlo. Alguien me podría decir que se lo puede contener…que es otra forma de encauzar. Ahora bien, me estaré volviendo reduccionista pero generalmente, por no decir siempre, confluyo al mismo punto parta de donde parta: respondemos al instinto de supervivencia, y no la nuestra, sino la de nuestros genes. Me gustó mucho algo que se opinó en alguno de sus post donde se decía que éramos vectores genéticos. Tenemos que mantenernos vivos y reproducirnos. Ese es el mandato biológico y no puede ser superado por absolutamente nada. Para mí, la Cultura no es más que un refinamiento de los instrumentos para acometer dicho fin. El asumir memes casi automáticamente da cuentas, a mi juicio, de lo vulnerables que nos sentimos y de la necesidad de pertenencia a la que aspiramos…porque sabemos que solos no sobreviviríamos. Así, nos sentimos arropados por un grupo social, por una familia, por una religión, por una ideología política, por la idea de supremacía racial…y vamos sumando “cobijos” donde guarecernos; y la pertenencia al grupo, si bien demanda sacrificios y renuncias, nos asegura la vida y la propagación de nuestros genes. Desde la cueva hasta el chat, el componente de fondo es el mismo, y el problema de la Educación y la definición de su destinatario es el no querer reconocer la animalidad subyacente. Se nos eleva a seres únicos, y quizás nuestra única diferencia con el resto es haber alcanzado un alto desarrollo de la abstracción y, por ende, una gran capacidad de injerencia en la trasformación del medio…pero no en aras a una supuesta evolución que nos lleve al rango de seres divinos, sino solamente para seguir vivos, como todos los demás.

  8. “El asumir memes casi automáticamente da cuentas, a mi juicio, de lo vulnerables que nos sentimos y de la necesidad de pertenencia a la que aspiramos…porque sabemos que solos no sobreviviríamos. Así, nos sentimos arropados por un grupo social, por una familia, por una religión, por una ideología política, por la idea de supremacía racial…y vamos sumando “cobijos” donde guarecernos; y la pertenencia al grupo, si bien demanda sacrificios y renuncias, nos asegura la vida y la propagación de nuestros genes. Desde la cueva hasta el chat, el componente de fondo es el mismo, y el problema de la Educación y la definición de su destinatario es el no querer reconocer la animalidad subyacente. ”

    Lo peculiar del “proceso civilizatorio” es que somos capaces de desarrollar ideologías (consciente o inconscientemente) que pueden modificar nuestro entorno. Podemos elegir los “memes”. Ocurría cuando un rey bárbaro ocupaba un imperio más civilizado y voluntariamente renunciaba a su propia religión y tomaba la de los vencidos, consciente de que ello beneficiaría a su pueblo. Sucede hoy cuando un alcohólico va a la terapia de los “Alcohólicos Anónimos” para que “lo cambien”. Puede seguir sucediendo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s