La consciencia según Timothy Leary (y II)


Seguiré usando las descripciones de esta web para  ilustrar los otros cuatro canales que Leary ha llamado “superiores” y que localiza en el hemisferio derecho.

Neurosomático
Hedonismo – Ingeniería Sensorial
Nivel de Realidad Espacio Sensorial
Droga Activadora Marihuana, Ingravidez, Sexo, Alucinógenos en dosis moderadas
Función Ingeniería Sensorial: Tantra, Yoga, etc…
Número 24 = 3·23
Centro de Gurdjieff Magnético
Forma de Vida Migración Cósmica
Dimensión Lineal – Cíclica
Descripción “Caída Libre” – Apertura
Placeres Éxtasis, Ritual, Carisma
Medio Los Sentidos

Este circuito se desarrolló sobre todo hace unos 4.000 años, cuando surgieron las primeras ‘culturas del placer’ como se puede apreciar en el arte de la India, Roma, China y otros lugares.

Se produce el salto del espacio-tiempo a las potencialmente infinitas dimensiones sensoriales; pasamos del ESPACIO VISUAL LINEAL al ESPACIO SENSORIAL MULTIDIMENSIONAL. El salto de un hemisferio a otro en el cerebro durante la activación del circuito fue demostrado recientemente por Ornstein y su grupo mediante encefalogramas a personas entrenadas.

Puede sorprender que aparezca la ingravidez como droga activadora, pero la realidad es que el 85% de los astronautas en órbita ha experimentado una experiencia mística que coincide exactamente con la vivencia del 5º circuito: “Ninguna foto de la Tierra puede mostrar lo bella que es“, como declaró el astronauta Ed Mitchell tras su experiencia. Timothy asegura que esta activación por ingravidez tiene su papel dentro de la evolución de la humanidad: la migración cósmica, de planeta en planeta, requeriría la activación de este circuito. Los cuatro inferiores, por tanto, tienen su impronta ligada a la existencia de gravedad.

Es casi seguro que, a nivel terrenal, la droga activadora por excelencia es la marihuana. Descubierta (se supone) hace 20.000 años a orillas del mar Caspio por los shamanes, rápidamente se extendió a todo el planeta. La descripción de los consumidores de las sensaciones producidas por esta sustancia  trae consigo palabras como “flotar” y “estar subido”. Preocupación de estos mismos shamanes era conseguir una impronta que activara este circuito.

El aislamiento social, la privación sensorial, el stress fisiológico y shocks varios (recuérdense las tácticas terroríficas de gamberros como Don Juan Matus y Aleister Crowley) suelen conducir a la activación de este circuito. Por razones obvias, esta iniciación siempre ha sido reservada, en todas las culturas, para aquellas personas de alta posición o de casta especial, puesto que no tenían que preocuparse de la vivencia de los circuitos inferiores; obtención de recursos, etc… Aquí cabría mencionar los Misterios de Eleusis en la antigua Grecia, sólo revelados a unos pocos privilegiados. Es necesario tener en cuenta que accediendo a este estado mediante drogas uno acaba volviendo a la cruda realidad al cabo de cierto tiempo. No se puede estar permanentemente colocado. Aunque la droga desarrolle una tolerancia muy baja que permita mantener un efecto continuado, el primer circuito acaba reclamando atención, porque hay que comer, dormir, etc… Siendo este circuito el de retroalimentación neurosomática (el cuerpo y el sistema nervioso se comunican bidireccionalmente) el quinto circuito puede actuar sobre el primero; he aquí la base de la sanación, pero sólo cuando esta consciencia es finalmente dirigida a los demás. Antero Alli, autor de Angel Tech, cree que en este circuito reside también el carisma.

El dominio de este circuito conduce al control de los sentidos y los estados de ánimo. Se aprende a estar de buen o mal humor de la misma manera que se sube o baja un brazo. Respecto a la relación que pueda tener este circuito con el primero, podemos aventurar que en ambos casos estemos trabajando con el “darse cuenta”del entorno. En el primer circuito, el resultado es elemental, binario. En el quinto adquiere toda la complejidad y sutileza posible.

Estetas, epicúreos y libertinos varios descubren las posibilidades de los circuitos superiores, pero frecuentemente acaban confundiendo la función de los placeres del 5º circuito, considerándolos fines en sí mismos, y no medios para acceder a los circuitos superiores.

6 Neuroeléctrico
Metaprogramación, Psicotrónica – Inteligencia Psíquica
Nivel de Realidad Psiónica
Droga Activadora Peyote, Psilocibina
Función Neurológica: Precognición, ESP (Percepción ExtraSensorial)
Número 12 = 3·22
Centro de Gurdjieff Auténtico Emocional
Forma de Vida Yo Depurado
Dimensión Aquí – Allí
Descripción Metaprogramación; Consciencia de lo Abstracto
Perspectiva Clarividencia, Elección de Realidad, Precognición
Medio SNC [Sistema Nervioso Central]

La gran red de información en la que vivimos se convierte en una realidad abrumadora al alcanzar este estado. El sexto cerebro se da cuenta de sí mismo como algo separado de los mapas de realidad inferiores (circuitos I-IV), e incluso aparte de todo lo que atañe al circuito que acabamos de ver.

Los términos “consciencia de lo abstracto” y “metaprogramación” son de Count Korzybski (semántico), y el Dr. John Lilly respectivamente. Viene a significar la capacidad de programar la propia programación. La consteligencia (consciencia+inteligencia) se aparta de todos los modelos conocidos -espacios de tres dimensiones, Aristóteles- y los ve simplemente como una posibilidad más entre trillones de programas de existencia. Desde aquí, la política, la guerra, las disputas… todas las luchas entre dos partes se ven como una estática obra de teatro imbécil. Desde aquí, se elige conscientemente si uno mismo se sitúa o no en el plano de realidad del otro. Dicho de otro modo, uno se apercibe de las distintas realidades de las personas y de su confluencia en una realidad consensuada.

Las características de este cerebro son: alta velocidad, posibilidad de libre elección, relatividad, capacidad para fusionar haces de percepción y dirigirlos -canalizarlos- hacia la construcción de una realidad a medida del usuario. Esto se corresponde bastante bien con el sentido de las visiones descritas en los libros de Castaneda.

El primer conocimiento de este circuito fue revelado por primera vez hacia el 500 a.de.C. entre grupos ocultistas conectados por la ruta de la seda. Esta realidad está ya tan distante de la cotidiana que apenas es transmitible para los sujetos inmersos en I-IV (o sea, nosotros) y es dificilmente entendida por los ingenieros del quinto circuito. Técnicas de desarrollo de este circuito se describen en rajah yoga (yoga del control mental), en manuales de alquimistas medievales-renacentistas y en las enseñanzas de los Illuminati.

No parece existir un desencadenante químico propio exclusivamente de este estado, puesto que las drogas mencionadas en la tabla superior son una especie de mezcla entre V y VI; por eso se habla de trips, ya que cuando estamos simplemente en V la experiencia es lineal, una huida hacia adelante. La prohibición de drogas como el LSD en investigación ha supuesto un paso atrás en el estudio científico de estos estados de consciencia, y probablemente haya sido una de las causas de la vuelta al ocultismo cutre, a las filosofías baratas, a las milongas New Age… y a los placeres del 5º circuito. Existe investigación a puerta cerrada, como no, pero los resultados no son publicables. Con razón asegura Robert Anton Wilson: “Voltaire anunció la Edad de la Razón demasiado pronto… aún vivimos en la Edad Oscura“.

¿Cuál sería el sentido evolucionario de este circuito? La comunicación directa entre emisor y receptor, superando de esta manera los gruñidos de homínido (habla) como forma de comunicación. El sexto circuito es el traductor universal de los libros de ciencia ficción.

¿Cuál sería la conexión con el 2º circuito? Paul Clark lo cuenta a su manera:

«Fui consciente de la conexión durante una serie de sueños en los que ciertos acontecimientos traumáticos de mi infancia pasaban por delante de mí como si se tratara de una película. Pero de tal manera que era obvio que lo que estaba viendo en mis sueños eran cosas que en realidad me estaban sucediendo ahora mismo y no tenían nada que ver con sucesos de mi niñez. Sucesos que había estado intentando desenterrar de modo consciente y que en el fondo no eran tan importantes como pensaba. Me di cuenta de que mi situación actual generaba una ansiedad que, como una inundación repentina, bajaba por el lecho de un río ya seco. Las emociones corren por canales en la mente, metafóricamente hablando, de la misma manera que los psíquicos hablan de canalizar las energías. Es todo lo que sé, y desde mi posición no puedo contar más.»

Las personas que llegan a este punto pueden llegar a ser conscientes de estar inmersos en su propia realidad-túnel, pero sin ver la vía de escape. Conociendo que la realidad es un juego de abalorios, es posible perderse en el brillo de las facetas.

7 Neurogenético
Evolucionario – Inteligencia Mítica
Nivel de Realidad Inmortalidad
Droga Activadora LSD
Función Consciencia Molecular [DNA], Simbiosis Ecológica
Número 6 = 3·21
Centro de Gurdjieff Auténtico Intelectual
Forma de Vida Ecosistema
Dimensión Vida – Muerte
Descripción Inconsciente Colectivo, Memoria de las Especies
Consciencia Sincronicidad, Alquimia, ¿Astrología?
Medio DNA, Gaia (el planeta como ser vivo)

En este nivel se supone que la mente se hace consciente del diálogo del propio DNA dentro de lo vivo. El proceso de modelado del archivo biológico fundamental se hace visible. Todas las especies forman parte del único organismo, la Vida. Es indudable que nuestro programa genético es más sabio y poderoso que cualquier sistema nervioso individual.

doble helice

Quizás sea en este estado donde espacio y tiempo se combinan para formar un universo-bloque tetradimensional. Desde este punto de vista, cada uno de nosotros, al provenir de una célula de nuestros padres, estamos conectados en el espacio y en el tiempo formando un único ser que se ramifica en una dimensión temporal. Nosotros nos sentimos separados unos de otros porque no somos conscientes de ser secciones tridimensionales de un organismo cuatridimensional. Corta un donut por la mitad: verás dos círculos separados en el plano bidimensional del corte, pero lo que hay en la realidad tridimensional es una mitad de donut. Véase el genial libro La Cuarta Dimensión de Rudy Rucker para profundizar en el tema.

Son los que llegan a este nivel los que hablan de inmortalidad, reencarnación, memoria de vidas pasadas, profecías del futuro. En toda cultura ha existido profetas y en ocasiones se ha demostrado la calidad de las predicciones de estos; no estamos hablando de charlatanes, sino de personas muy evolucionadas. Tampoco debemos ignorar los casos de OBE (Out of Body Experience), viajes fuera del cuerpo y NDE (Near Death Experience), muerte clínica.

En todos los ejemplos hay una trascendencia de lo temporal. Lo sincrónico se sitúa por encima de lo causal. He aquí una posible justificación del I Ching y resto de oráculos basados en el “azar”.

Los “archivos akáshicos” de los teósofos, el “inconsciente colectivo” de Jung, o el “inconsciente filogenético” de Grof y Ring no son más que metáforas para describir este circuito. Los dioses y diosas, los espíritus animales y todos los arquetipos residen aquí, donde se establece contacto con lo que podríamos llamar Inteligencia Mítica.

La droga activadora sin duda alguna es el LSD, vieja conocida del Dr. Leary. Peyote y psilocibina podrían tener cierto componente de VII. Son frecuentes las descripciones de viajes que tienen duraciones subjetivas de miles de años, en los que un instante se alarga hasta el infinito, etc…

En las enseñanzas yóguicas no aparecen ejercicios concretos para acceder a este estado; se llegaría a él espontáneamente después de mucha experiencia dentro del VI circuito.

El sentido evolucionario de este circuito sería el de dar un salto cualitativo dentro de la consciencia del Ser.

8 Neuroatómico
Metafisiológico – Inteligencia Espiritual
Nivel de Realidad Cósmico
Droga Activadora Ketamina
Función Ingeniería Cósmica
Número 3 ¿Trinidad?
Centro de Gurdjieff La Esencia
Forma de Vida Unidad Cósmica
Dimensión Microcosmos – Macrocosmos
Descripción Inconsciente Universal, Mente Cósmica
Ser Paradoja, Sueño, “Factor X”
Medio Misterio Subatómico (Realidad Cuántica)

Es muy plausible que la Consciencia preceda a la Vida. ¿Qué nos encontramos entonces? Timothy Leary cree que este circuito es un modélo cuántico de la consciencia y/o un modelo consciente de la realidad cuántica, como afirman algunos físicos heterodoxos (Prof. John Archibald Wheeler, Saul-Paul Sirag, Dr. Jack Sarfatti, Dr. Fritjof Capra…). Esta consciencia atómica fue sugerida por Leary por primera vez en su libro The Seven Tongues of God (1962).

Cuando el sistema nervioso se vuelca en el nivel cuántico, el espaciotiempo es superado. La barrera de la velocidad de la luz es derribada; escapamos, en palabras de Sarfatti, del “chauvinismo electromagnético”. La consteligencia proyectada en la potencialidad submicroscópica ES el Universo entero, el cerebro cósmico, así como el DNA es el cerebro local que guía la evolución planetaria. Según Lao-Tsé, “Lo grande está dentro de lo pequeño“. Según la Tabla Esmeralda de Hermes Trimegisto “Lo que es arriba es como lo que es Abajo“. En el 8º circuito se superan todas las limitaciones físicas y mentales. Las realidades y universos se construyen desde aquí. La finalidad de esta consciencia sería la unión con el Creador. Este circuito es el divino, el del Tao, el de Bodhisattva.

La tabla esmeralda de Hermes Trimegistro:

El octavo circuito es activado por la ketamina. Rumores ampliamente extendidos (pero sin confirmar) dentro de la cultura de las drogas aseguran que esta sustancia es dada a los astronautas para prepararlos antes de ir al espacio.

La conexión con el 4º circuito se explicaría en términos de la relación YO inferior con YO superior.

La conexión microcosmos con macrocosmos, reflejada en la Tabla Esmeralda, fundamentaría, entre otros fenómenos y ramas del saber.

Mis conclusiones sobre el modelo de Leary.

prometeo-ascendiendo-6428

Una de las ideas que más me gustaron de Robert Anton Wilson descritas en su libro “Prometeo ascendiendo” -donde aborda precisamente las ideas de Leary- era la sencilla idea de que nuestro cerebro tiene como dos partes una que piensa y otra que demuestra que lo pensado es correcto. Esta idea tambien la podemos rastrear en neurocientificos actuales como Daniel Kahneman que habla de un cerebro rápido y un cerebro lento. Lo que podemos decir en este sentido es que cualquier cosa que pueda ser pensada (imaginada) es posible que pueda ser demostrada por esa parte del cerebro que se ocupa en dotar de verosimilitud a cualquier pensamiento que se nos ocurra, es por eso que existen las creencias y tambien los delirios y es por eso que se viven con tanta  certeza. El viejo mantra que dice que “la realidad no existe y que nuestras percepciones son en realidad ilusiones” deberia sustituir la palabra “percepciones” por la palabra “pensamientos”.

Lo interesante de estas formulaciones es que describen fenómenos inusuales para el individuo corriente y que sin embargo son estados de conciencia muy conocidos por aquellos que se han adentrado en el mundo del consumo de drogas a modo de exploración sobre su propio psiquismo o bien por aquellos que se encuentran particularmente dotados para las experiencias de autotrascedencia. Evidentemente las drogas nunca debieron salir de templo para convertirse en simples pasatiempos o para hacer más divertido el ocio de cada cual. es aqui precisamente donde las drogas manifiestan su poder maligno, pues ¿como integrar una experiencia como las descritas en estos estadiós de la cosciencia sin la preparación necesaria?. Hay quien piensa que el poder adictivo y nefasto de las drogas no procede de su química sino precisamente de esos disparos que nos impulsan hacia abismos a los que no sabemos nombrar y de los que -probablemente- no sabemos salir.

En realidad y tal como cuenta J. Haidt cualquier cosa que nos una tiene un aire de sacralidad y lo que se usa como cemento de unión tiene que ver con una dimension de la personalidad que conocemos como autotrascendencia:

La autotrascendencia es un rasgo de personalidad psicológicamente medible (test de Cloninger) y que puede definirse como el deseo o la sensación de pertenecer a algo más grande que uno mismo, a un Todo del que nosotros somos parte. El pensamiento común (profano) no suele dar lugar a este tipo de vivencias de pertenencia o filiación, pero a veces en determinadas situaciones tenemos acceso a ello, en aquel lado de más allá del espejo..

Usualmente este acceso es descrito con una sensación de júbilo o de éxtasis, de un sentimiento oceánico como decia Freud y que supone la dilución del Yo en un nosotros. Esta dimensión de nuestra personalidad es conocida con el nombre de espiritualidad y eso que se encuentra al otro lado de lo profano es conocido como “lo sagrado”.

Lo interesante de la formulación de Haidt es que considera que la autotrascendencia, a la que se puede llegar a través de drogas, la religión, experiencias grupales de tipo deportivo o aun en la guerra, sucede porque nuestro cerebro está diseñado para ponerse en modo “nosotros” (grupo) del mismo modo como puede trabajar en mode “Yo” que es como trabaja la mayor parte del tiempo. Naturalmente el mode “nosotros” apaga o amortigua el mode “yo” que es al parecer lo que se encuentra en la base de estas experiencias místicas, espirituales o sagradas que evolucionaron en nuestro cerebro precisamente porque en algun lugar de la selección natural aparecieron como ventajosas para aquellos individuos que las adoptaron.

Pero es mejor que veaís el video de TED donde Haidt nos lo cuenta basándose en la teoria de la selección basada en el grupo de Wilson, de la que hablé aqui.

Dicho de una manera más clara los circuitos superiores que describe Leary y más allá de si son tres, cuatro o solo uno hablan de algo común en nuestro lenguaje corriente:

El abandono de la autoreferencia y el modo “Yo”, que es el modo en que solemos funcionar a diario y por supuesto un alineamiento de los circuitos inferiores que trabajan en coordinación con ese supuesto eslabón superior que podemos definir como el mode abstracto verdadero.

No se trataria simplemente de un modo de abstracción semántica como sucede en el estadío IV descrito por Leary sino de un salto que trata de recuperar el hemisfericidio derecho consumado por la victoria de la razón sobre la intuición, de la ciencia sobre la fe. Sino de un “salirse de sí mismo” que es en esencia la caracteristica de todo conocimiento.

En mi opinión cuando se alcanza ese nivel  todos los demás quedan subordinados al mismo y es entonces cuando podemos sentir “Eso”,

Anuncios

6 pensamientos en “La consciencia según Timothy Leary (y II)

  1. Buenas tardes, maestro. Cuánto trabajo para ir y venir. Cuánta paciencia. Cuánta buenaventura. Regalar el saber. Traer tantas cosas a esta cosa sin alma que son las páginas de Internet. Las palabras se pierden. Hacer tesis con el espíritu. Pensaba el otro día que, de entre tantos escritos como tengo, pudieran haber algunos que se asimilen a estos estados tan imaginarios. No sé si daré con la tecla. Un poema por nivel. Vamos a intentarlo. Comencemos, pues:

    Nivel 2. Inteligencia emocional. Mamíferos.

    Este poema lo escribí después de un tiempo largo sin ver a mis amigos. Cuando regresé. Era la amistad. Aquella.

    ” Cayó una tromba de agua, el aire se apretujaba entre las faldas morenas, y ululaba, y se esparcía por las mesas de las terrazas contra los cristales de los coches y de las ventanas….

    La frescura de la lluvia, la oscuridad del cielo…
    el viajero que regresa a su sueño de antorcha.

    Es el regreso al lenguaje orilla,
    a las voces simplificadas
    de cuatro palabras y el aliento cobrizo
    del alcohol y la salamandra.

    El verano denuda su anillo, las manecillas de la sangre
    palmean como un abanico de espuma.

    Siento aquél perfume de tallos húmedos
    y de rosas agridulces
    como si comiera arena.
    Esa gótica nostalgia de los pupitres
    llenos de espejismo,
    el olor a noche despejada
    y a jazmín entre bambalinas.

    Yo comprueba con mis ojillos abiertos
    la paz antigua de aquellos primeros sueños
    retornar a los agostos en que anduvimos
    bajo las lluvias llevaderas y el´rítmico silbar
    de unas suaves mejillas

    Y yo estoy medio solo
    contando las avenidas
    donde nos dejamos la saña marcada
    para que no nos olvidáramos nunca
    de las hierbas que nos crecías
    bajo los pantalones al mirarnos…. ”

    Primer asalto.

    Es curioso que, con 22 o 23 años, uno tuviera esa sensación de que hubieron tiempos mejores. Esa tristeza de lo que se iba, o me lo parecía, que se iba para siempre . Bueno, el tiempo corrige las posiciones.

    Salud, maestro.

  2. Nivel 4. Doméstico. Inteligencia Social.

    Sin comentarios.

    “MI AMOR
    El viajero que revienta las aceras y va puesto hasta los ojos.
    ya no tiene ninguna duda.
    El tahúr, el fantoche, el peliculero.
    El puro, el guapo,
    el más dulce de los condenados,
    ha caído del nido
    y en la cuenta.

    El viajero que revienta las aceras y va puesto hasta los ojos.
    ya no tiene ninguna duda.

    El que muerde, el que engaña,
    el que colecciona los corazones que se desbordan,
    te va a tumbar sobre una alfombra de flores de almendro
    y va a entregarte, sin pensar en la hora del día,
    el ramo fecundo de su sangre blanca,
    ese amargo licor de al estrellas
    que deben regalar, sin descanso,
    los hombres por enamorados.

    El incienso pagano,
    el alma que me chorrea boca abajo,
    el grito de mi cuerpo que te adora,
    la luz de espuma que engendro
    para que sepas
    como es mi vida cuando fluye desde adentro.

    Claro como esta luz que se adormece,
    a la temperatura exacta en que dejo de ser
    conscientemente responsable,
    abro mi patio para sembrarte, entre las flores,
    a la luna nueva.

    Claro como esta luz que me acuna, ya no tengo ninguna duda:
    Voy a vivir un tiempo para adorarte,para complicarme la vida,
    para tender un pañuelo de palabras de seda sobre tu cuerpo maravilloso.

    Limpio de las huellas y de los recuerdos,
    paseo en tu avenida encantada como un perrillo sin cautela.

    En tu falda, en tu blusa, en tus sandalias abiertas
    he encontrado un sitio para resguardarme.

    A tu boca.
    a la flor de tu lengua,
    al silencio de tus ojos incandescentes.

    El cielo existe cuando comparto mi aliento entre tus mechones.
    Y me miras. Y me sonríes.

    Limpio de las huellas y de los recuerdos,
    ya no tengo ninguna duda:
    te deseo.
    te deseo,
    te deseo.”

    Salud. Josemari.

  3. Nivel 5. Hedonismo- Ingeniería sensorial.

    Este nivel y el anterior se entremezclan, como bien se dijo. Describe un acto, una voluntad de liberarse. De pasar de lo de antes aunque los pasos recuerden muchas huellas. Huellas del lenguaje. Ese viejo hechizo.

    “QUISIERA (un poema místico)

    Quisiera irme,
    ahora mismo.
    Sin maleta ni pretextos. Sin empujar siquiera la puerta,
    sin despedirme de las habitaciones y de los abalorios.

    Dejar la piel vieja por las veredas
    para que se recuesten los ratones y se la lleven a su guarida.
    Quisiera estrellarme en las amapolas y en los lirios
    y dejar que me tueste el sol plomizo de verano.
    Ser una semilla que traslada el viento.
    Ser un arrecife para escuchar como se desarman las olas en mi costado
    y me crecen los cangrejos y las medusas por los tobillos y las mejillas.

    Y que vuelvan los cuentos inmaduros
    a troquelar en mi infierno sus raíces,
    “presos como una gaviota del aire”.
    Y hundirme para siempre siempre en la tierra
    para no servir más que de pasto.
    Y ser un torrente bajo la nieve de la montaña,
    que el crepúsculo combate desde la sombra,
    y va hacia el horizonte de un continente de saliva a tragos.

    Manos llenas de luces sin nombre
    que regresan para arrancar de cuajo
    los crisantemos de la frente.

    Y esperar el desentierro, el despertar, para levantarnos
    y crecer hacia fuera
    en los carriles de acebuches o en las cuajadas espirales.
    O en los corrales donde anida la esperanza,
    crecer hacia fuera….”

    Ahí está. Me va cuadrando. Me quedan cinco.

    Salud, Josemari.

  4. Nivel 6 Metaprogramación. Inteligencia Psíquica.

    Cuando llegué a la edad de 15 años, me enamoré hasta el abismo más dulce de mi bellísima profesora de Historia.Ya no los tengo, claro. Hace un tiempo, soñé que soñaba, que diría el poeta, que estaba en el aula, en la pizarra. Desperté, agarré un lápiz y salió todo esto. Estas palabras no se las podría haber dicho nunca entonces. Pero en mi sueño, y en mi consciencia tienen sentido. No tiene nada que ver con la nostalgia. Ni con el amor, que tristemente, o afortunadamente, cambió de lugar y de personas. Es otra cosa. En la definición de esta fase, aparece: “elección de la realidad”. Por ahí va. Es en la parte III de este tremendo poema donde alcanzo yo a divisar la reformulación de la mente, la de hacerse haciéndose, la del adulto que se pronuncia. Reprogramarse. O revolucionarse. Tanto da.

    I
    Ella comenzaba a bailar mecida en su butaca.
    Mecida bajo la luz de la ventana,
    la mañana, conmigo, temblaba.
    De amor. De amor, así pensaba.
    Porque todas las cosas la amaban.
    Pupitres, baldosas, celosías, listones, puertas, tuberías.
    Porque todas las cosas la amaban, y yo lo sabía.
    y las escuchaba.

    ………………………
    II

    El ámbar rojo de su falda de tabla,
    sus medias negras orbitando
    como un amuleto en mi pescuezo,
    su perfume movedizo tatuado en cada gesto.
    Su sonrisa azucarada, su manera de hablar,
    sus deliciosos dedos repasando las páginas del libro de texto,
    su jersey de lana,
    sus peritas circulares,
    su acento,
    su saliva.
    ¡Mare mía!

    III
    A mi diosa entrego mi rumbo y mi cuesta,
    mi tristeza, mi sonrisa.
    Cada vez que te veo bajo el sol,
    mis pupilas se vuelven charquitos de agua dulce y buena.

    Déjame llegar a tu boca y probar tus palabras.
    Déjame tocar tus nubes, tus enredos.
    Deja que me suba por tus rodillas y me para un siglo,
    quieto.
    Deja que huela tu piel abierta.
    Siente como aman los niños puros
    cuando se hacen gorra a media mañana.
    …………………………………………….

    Me masturbo, solito,
    debajo de la ventana donde tiendes la ropa.
    me masturbo, desamparado, esperando
    el tic tac de tus tacones
    sonando por las escaleras.
    Me masturbo hasta sin pensar en ti.
    Y cuando te tiendes frágil bajo mis células ansiosas,
    dejo que me robes el cuerpo y te lo comas a trozos.

    ………
    Saca el cuchillo y llévate mis cuerdas vocales para hacerte una cestilla,
    y deja el color de tus ojos en el pestillo de la puerta para que no me pierda.
    Te voy a romper,
    Te voy a construir.
    te voy a ahogar.
    te voy a resucitar.
    Te voy a fabricar un puente sobre el Ródano con mis huesos desvencijados.
    Te voy afollar hasta que el lunes sea jueves,
    y las doce, las tres menos veinte,
    y sienta tus tacones
    a través del arco iris,
    pasear sobre mis costillas.
    Aunque tu no me quieras, te vas a entregar mil veces para olvidarme.
    ………..”

    Aproximadamente.

    Salud. Y, ya sabe, usted es la medida. Si no considera oportuno todas estas cosas pues las borra. Entiendo que la mayoría de las personas cuando ven la geometría de un poema salen corriendo, sin leer ni una palabra. Hay un rechazo. Y yo el primero. Pasa un poco como con las Matemáticas o con el Inglés. También entiendo que la temática no cuadre en este lugar. Usted mismo.
    En fin.
    Josemari.

  5. Nivel 1 Autonomía- Inteligencia Física.

    Nivel 7: Evolucionario- Inteligencia Mítica.

    Después de los 4 niveles descritos anteriormente, es difícil recordar la senda que los conduce adecuadamente. Pienso más que en la sucesión, en la alternancia. Pienso en el sentido unitario de la consciencia, pienso que tanto los errores como los aciertos pueden tener el mismo valor en el jurado plurilingue que valida o anula nuestros procesos mentales allí adentro. Incluso el valor de no ser nada. Asumir. Asumir todo, nuestro todo. Qué difícil. Y, sin embargo, el camino. Pienso, incluso, en el sentido común.

    Por eso, el poema que viene a continuación contiene los rasgos de los dos niveles. Mitificamos a las personas que ya no están, pero que por su poder, por su influencia se acrecientan. Por haberse ido, no podemos hacerles el juicio terrestre de lo cotidiano. Para nosotros, es eso que perdura. El oír a los conocidos cómo los estimaron. Acordarse de sus sentencias y procederes. Hasta sonreír cuando recuerdo los malos ratos que pasaba los domingos cuando no me daban ni un duro, y no me quedaba mas que que la calle para correr. Hablo de unos seres maravillosos. Mis padres.

    Es curioso que pensara muchas veces, durante mi delirante adolescencia y juventud primera, que ellos no valían nada. Tuve tiempo también para reírme con ellos de todas aquellas batallas. Y de distinguir los días y de apreciar su obra. Jose, si nosotros tampoco teníamos nada. Si ya lo sé, madre, ya lo sé. Ya lo sabía.
    Cuando se entienden las cosas, qué bien se queda uno. Cuando comprueba que aquellos enormes problemas son livianas cuerdas de humo que con solo mover la palma de la mano o abrir la ventana, desaparecen. Y comprender, y sentir, lo que te han amado y respetado. Su cariño y su respeto. Eso ya lo lleva uno inscrito para siempre. Regresemos.

    En la mitificación, las penurias se subliman. Y hay como una ruta, un proceso razonable, o biológico, o metafísico porque rebasa la lógica, que termina diciendo: copón, qué razón tenían. ¿Y si es eso lo que se transmite en el ADN? Quien sabe.

    Es un poema dedicado a las mujeres de mi familia: mi abuela, mi madre, mis hijas. Secuencia espiritual, y también física, claro está.

    Ahí va:

  6. “AYER
    Mi abuela Dominga me enseñó a guardar, me enseñó a caminar entre la gente, me esperó cuando llegaba lleno de miedo de ver a tanta gente pasear entre mis pupilas risueñas. Era dulce, pequeña, como una lunita. Siempre cierta, nunca el peso le pesaba. “Abuelita”, ahora, mi niña le dice a mi madre.

    Allá entre tantas tardes de duro trigo, de carga en las mulas, de retranquear puertas y encalar patios, mi abuela enseñó la lengua que yo hablo a mi madre.

    Hicieron ovillos, la luna les lavó las manos. Tantos pesares. Tantos días grises. Tantas auroras. Tanto trabajo. Tanta espera mirando al cielo. La madre daba cobijo. La madre siempre tenía, para sus hijos, la enjundia, la caricia, la palabra.

    Y de entre sus hijos nació mi madre. La primera. La buena. Y en sus manos sin sortijas, me protegió de los enredos y, después, me dio a mi padre y a mi hermano. Y yo, chiquito, nací un domingo a las doce en la cama donde nació mi madre.

    Afrentas, malpensares, palabrotas, insultos; nunca oí de sus labios. Ahora te añoro, madre mía, “lo que tu por mí pasaste”. Ahora me acuerdo de tu fuerza, de tu trajín, de tu voluntad, de tu alegría.

    …………………………..”

    El poema sigue. Creo haber explicado lo que quería.

    Salud.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s