La consciencia según Timothy Leary (I)


Timothy Leary fue un psicólogo, escirtor e investigador enteogénico de la época gloriosa del hippysmo y que proponía el uso de drogas en la investigación de la consciencia. Fue un autor de culto, tanto que sus libros han sido pasto de aquellos que armaron la contracultura de los años 60 y 70 en USA. Hasta una canción le dedicaron Moody blues.con motivo de su fallecimiento en 1996.

Pero si traigo aqui a Leary es para hablar de sus contribuciones al estudio de la consciencia y más concretamente sobre su modelo de 8 canales o niveles de la misma.

Leary afirma que la consciencia humana está compuesta por ocho niveles de funcionamiento, que corresponden a ‘circuitos’ o ‘cerebros’ con distinta antigüedad filogenética. Los cuatro primeros estarían asignados al hemisferio izquierdo del cerebro (el lógico-racional) y los cuatro últimos al hemisferio derecho (analógico – intuitivo).

Su modelo es como el de Ken Wilber teleológico y ahi radica principalmente su debilidad. Leary imagina que cada uno de estos niveles de consciencia son como peldaños evolutivos (algunos de ellos lo son sobre todo los 4 primeros), y ontogenéticos, de tal forma que parece que estén ahi para elevarse necesariamente, asi una vez superado uno de estos escalones “el propósito” evolutivo será ascender de nivel. Algo que entronca con el optimismo racional de Matt Ridley: la suposición de que el progreso, el perfeccionamiento del hombre es algo inexorable . Sin embargo, no está claro que cada uno de estos peldaños superiores lleve a parte alguna. Es como si se supusiera que en la azotea de la consciencia hubiera un ente esperando al improvisado escalador que después de todo no alcanzará la “iluminación” sino saliendo de esa oscuridad que representa la escalera.

Lo cierto es que más allá de los mitos clásicos como la escalera de Jacob, no hay nada en esa azotea, nada salvo la muerte, y a partir de ahi todo es metafisica, libro de los muertos incluido..

En realidad los cuatro primeros escalones (canales o circuitos) son bien conocidos por la psicologia convencional:

“Los circuitos 1 a 4 serían materia de la Psicología convencional y los 5 a 8 incumbirían todo lo psíquico, paranormal, mistico, etc… Los circuitos se irían activando sucesivamente a medida que el individuo se desarrolla. Los primeros cuatro circuitos se corresponden con el desarrollo de un ser humano desde la lactancia hasta la edad adulta y han sido descritos por Freud, como fase oral, anal, fálica y genital”.

En realidad esta idea de circuitos o canales son en realidad estructuras nerviosas y están, presentes en la neurociencia convencional en una u otra forma:, la teoria modular de Fodor, los zombies de Eagleman o incluso la teoria bicameral de Jaynes son distintas teorizaciones que tratan de una manera u otra de identificar las distintas especializaciones con las que cada módulo, canal o hemisferio se ocupa de distintas tareas en un contexto de cooperación y ya han sido abordados en este blog en múltiples ocasiones.

Los ocho peldaños de Leary.-

Recojo de esta web, la descripción de estos primeros estadíos -llamados inferiores y de los que ha dado buena cuenta la Psicología clásica, con algunas novedades. El lector recordará tambien la jerarquía piramidal de necesidades de Maslow en ellos.

Piramide_de_Maslow

1 Biosupervivencia – Seguridad
Autonomía – Inteligencia Física
Nivel de Realidad Invertebrados
Droga Activadora Opiáceos, sedantes, comida
Función Conexión Madre-Hijo / Nutrición
Número

384 = 3·27 En la tabla original cada circuito tiene asignado un número. No sé lo que representa, pero parece haber una relación matemática elemental que he indicado entre paréntesis. Quizás tenga que ver con el número de variables que implica cada circuito o con los distintos Mundos de Gurdjieff. Estos mundos tienen una clasificación numérica que describe los grados de libertad que los definen. De todos modos, si el amable lector puede aportar información, se lo agradecería mucho [¡ah!].
Centro de Gurdjieff

Centro del Movimiento. George Gurdjieff fue un original librepensador de la primera mitad de este siglo consagrado a la enseñanza de técnicas de superación personal. Sistematizó numéricamente diversos aspectos de la realidad, como su famosa Ley del 7, Parece haber una clara correspondencia entre los centros psíquicos descritos por Gurdjieff y los circuitos de Leary.
Forma de Vida Unicelular
Dimensión Avance-Retroceso
Descripción Mente Primitiva: Lucha / Huye
Instintos Pasividad, Seguridad, Nutrición
Medio Organismos

Este circuito es el primero en activarse en el momento del nacimiento de cualquier ser humano. El mundo se divide en cosas buenas y malas; unas son buscadas, las otras se evitan. Un bebé sabe distinguir entre pezón y no-pezón: este circuito tendría su correspondencia con la fase oral de Freud.

Una impronta negativa dará como resultado una actitud de “las cosas no siempre son seguras” y puede conducir a comportamientos de compensación relacionados con la nutrición, como la alimentación compulsiva. En otro plano, esa misma impronta definirá nuestra actitud general de aproximación a las cosas, pudiendo oscilar entre la confianza y la sospecha.

2 Emocional – Territorial
Inteligencia Emocional
Nivel de Realidad Mamíferos
Droga Activadora Alcohol y deshinibidores en general
Función Lucha, Política, Gregarismo
Número 192 = 3·26
Centro de Gurdjieff Falso Emocional
Forma de Vida Vertebrados
Dimensión Arriba – Abajo
Descripción Mente Moldeable: Manda u Obedece
Inclinaciones Autoexpresión, Status, Poder
Medio Sistemas de Creencias, Memes

Un meme es una idea o información que se copia a sí misma como si fuera un organismo. Un buen chiste es un meme; una vez lanzado puede permanecer vivo durante siglos, propagándose de mente en mente. En el libro El Gen Egoísta (típico libro que vende la otra cara de la moneda como la gran verdad) se realiza un estudio exhaustivo de los memes.

Repasando la historia natural, vemos que este circuito comenzó a desarrollarse hace unos 500 millones de años, cuando los vertebrados comenzaron a competir por el territorio disponible. Dentro del individuo, la activación de este circuito se produce cuando pasa de gatear a caminar. Como todo padre sabe, el niño comienza a andar y deja de ser un individuo pasivo (primer circuito) para convertirse en un ser lleno de exigencias.

El niño comienza a distinguir en el entorno las dimensiones arriba-abajo en su sentido más literal. Posteriormente, en el colegio o entre sus hermanos, comprueba como los chicos grandes mandan sobre los pequeños. La impronta en este caso tendrá gran influencia en el papel del individuo en el escenario de la vida: como ejecutor/dominante o víctima/pasivo.

Algunas personas subdesarrolladas no superan este circuito, que se transforma en la Realidad Última; es el caso de la mayoría de políticos y militares.

En la tabla original se asigna este circuito sobre todo a los mamíferos, pero por la descripción que realiza de él parece más lógico asignarlo a los reptiles, primeros organismos donde aparecen las emociones. Los mamíferos aún conservamos esa parte reptiliana de la consciencia.

3 Laringeomanual
Inteligencia Conceptual
Nivel de Realidad Paleolítico
Droga Activadora Cocaína, Cafeína, “drogas inteligentes”, dieta hiperprotéica
Función Aprendizaje, Habilidad, Creatividad
Número 96 = 3·25
Centro de Gurdjieff Falso Intelectual
Forma de Vida Homínidos
Dimensión Izquierda – Derecha
Descripción “Ego-Status”, Fabricación de herramientas, Solución de problemas
Visión del Mundo Enfoque de la atención, Asignación de nombres, Articulación
Medio Esquemas Conceptuales (paradigmas, metamemes)

Aparecido hace 4 o 5 millones de años en los primeros homínidos, el circuito III se corresponde a la habilidad para construir modelos mentales de nuestro entorno. De esta manera podemos trabajar con un “mapa del mundo” dentro de nuestra cabeza y aplicar ese trabajo a la realidad externa a través de nuestras manos. La impronta en este caso tendría que ver con el sentimiento de la persona acerca de su nivel intelectual. El que una persona se sienta estúpida o no, no tiene que ver con que lo sea (y viceversa).

Aquí no incluiríamos solamente la inteligencia verbal, obviamente. También podríamos incluir la matemática, visual-espacial, etc… Como dice Robert Anton Wilson “…las personas con inteligencia verbal tienen control del lenguaje, por lo que se llaman a sí mismos LOS INTELECTUALES…” que viene a ser la traducción de homo sapiens.

Al llegar al tercer circuito podemos comprobar que estamos trabajando con tres dimensiones (las otras dos corresponden a los circuitos anteriores). Y que tanto el diseño de nuestros ordenadores, de la matemática euclídea o la física newtoniana -por poner unos ejemplos- corresponden a un metaprograma que integra los tres circuitos anteriores: avance-retroceso, arriba-abajo, izquierda-derecha. Ahora mismo el escritor y el amable lector están conectados a través de este circuito.

Este es el nivel de realidad en el que operan la mayor parte de académicos e intelectuales: “La realidad consta de clavos y simplemente debemos encontrar los martillos adecuados“. Es interesante comprobar como este circuito es usado por algunas personas en sustitución del segundo: “Soy más listo que tú, luego estoy encima de ti“. A pesar de lo patético que puede resultar, lo que estamos contemplando es un condicionamiento cultural fuertemente arraigado en nuestra sociedad. Y esto nos lleva al cuarto circuito.

Me parece necesario señalar que la tradición escolar occidental se ha centrado exclusivamente en el desarrollo de este circuito; no solamente por el hecho de que nuestro sistema educativo precisa máquinas humanas más o menos productivas. También debemos considerar el hecho de que somos una civilización que vive “en su cabeza”. En una ocasión leí una anécdota sobre un blanco y un indio americano que discutían: cada vez que el hombre blanco se refería a sí mismo, apuntaba a su cabeza, lo que extrañó al indio. Tras ser preguntado dónde sentía él que “estaba”, señaló su corazón. Es muy probable que Vd, amigo lector, se sitúe a sí mismo detrás de sus ojos.

4 Sociosexual
Doméstico – Inteligencia Social
Nivel de Realidad Civilización
Droga Activadora Hormonas juveniles, MDMA [Éxtasis]
…en general, cualquier droga que fomente la socialización
Función Unidad de la Colmena, Sociedad, Parentesco
Número 48 = 3·24
Centro de Gurdjieff Falsa Personalidad
Forma de Vida Humanidad
Dimensión Pasado – Futuro
Descripción Ego social: Transmisión de la Cultura
Ética Adolescencia / Individuación – Edad Adulta / Maduración – Colectivización / Socialización
Medio Códigos Éticos

El cuarto circuito, relacionado con la transmisión de la cultura a través de las generaciones, introduce la dimensión temporal. El proceso histórico está claramente inscrito en este circuito; ahora mismo, la mayor parte de la Humanidad está inmersa/estancada en este cuarto cerebro, aparecido por primera vez hace unos 8.000 años (siempre que no se demuestre la existencia de civilizaciones anteriores a la nuestra, con lo que tendríamos que replantearnos las cifras).

Aquí la persona es consciente del colectivo y adopta su máscara social, su actitud hacia las personas concretas: desde el rechazo hasta la relación sexual, pasando por todos los matices intermedios. La impronta tendría que ver con la autoimagen y la autoestima; un niño que se sienta rechazado en su primera infancia suele desarrollar unos problemas de personalidad tremendos.

Conclusiones sobre los estadíos inferiores-

Cada uno de estos circuitos seria el resultado de una impronta genética, significa que estamos diseñados para que aparezcan paulatinamente uno detrás de otro, la oralidad/placer/seguridad, la analidad/movimiento/poder y la falicidad/sexo, amor, amistad.

Pero las personas pueden quedar estancadas (fijadas) en uno de estos circuitos. Cuando otro circuito no funciona bien, el principal es subordinado a este. En el ejemplo mencionado antes sobre el intelectual que se sitúa por encima de la gente, podemos ver un circuito III a servicio del II. El IV también se puede poner a servicio del II ¡como en el caso de la distinción entre clases sociales!

Timothy Leary asegura que las drogas activadoras mencionadas no modifican en absoluto las improntas bioquímicas de estos circuitos; aunque activos, no se produce un salto cualitativo. El borracho del circuito II se limita a representar el juego de poder que ha aprendido. La mente del circuito III, por muy estimulada que esté, no llega más allá de las combinaciones y permutaciones de las abstracciones o realidades-túnel asimiladas.

Drogas más potentes (como el LSD) permitirían establecer un “estado de flujo” dentro de estos circuitos que permitiera modificarlos. Sin embargo, aunque hay algo de cierto en ello, la experiencia demuestra que influye más el ambiente cotidiano que el uso de drogas a la hora de transformarse, además del factor Voluntad, el más importante. Un comentarista anónimo de la idea de Leary pone como muestra a todos los hippies de los ’60 que acabaron como yuppies en los ’80. Sin embargo, los pocos supervivientes “puros” de la época no son los que más drogas tomaron, sino aquellos que se esforzaron en ser coherentes con su ideal y trabajaron duramente en ello.

En el próximo post seguiré con la descripción de los otros nievels considerados por Leary como superiores.

Bibliografía.-

Robert Antono Wilson. Prometeo ascendiendo.

Terapia con LSD. Stanislaw Grof

El post de donde extraje estas descripciones

Anuncios

7 pensamientos en “La consciencia según Timothy Leary (I)

  1. Sr. Traver …

    Leí el libro sobre el que se sustenta este post hace ya unos cuantos años, y como dice usted, la idea que plantea ya fue abordada desde otras muchas perspectivas y bajo otras terminologías. El propio RAW dice en el prefacio, reelaborado años después, que en su redacción pecó de cierta ingenuidad al creer en un posible aumento de la inteligencia global y en cierta idea de salto cualitativo para la humanidad. Quitado este punto, el libro de RAW, que formó parte de su tesis doctoral, tiene puntazos interesantes para aquella persona que saltando sobre ciertos prejuicios en torno a la figura de Timothy Leary esté interesada en el intrincado tema de la Conciencia.

    Los runrunes que me ha dejado la lectura del post van más sobre la sede de la consciencia que sobre los 8 circuitos de funcionamiento de la consciencia, concretamente tienen que ver con ese ejemplo extraído del libro sobre el encuentro entre el hombre occidental y el hombre americano acerca de en qué parte vivía cada uno, si en la mente o en el corazón. Y aquí creo necesario volver otra vez a incidir cómo debe entenderse el corazón desde el punto de vista que la Tradición entiende.

    Desde el esoterismo tradicional se dice que la percepción racional tiene su sede en el cerebro, que es un órgano de análisis, discursivo y sobre todo dual, es decir, que operaría siempre por comparación, y que el conocimiento metafísico entendido como “conocimiento análogo a la verdad y al infinito”, no podría compartir una misma localización simbólica, pues su órgano de relación, por decirlo de alguna manera, no puede ser el mismo, ya que si bien no puede ser directamente percibido por los sentidos no deja por eso de tener realidad, incluso se dice que tiene incluso un mayor grado de realidad frente a lo meramente humano, y que por cambiante, aparecería como una ilusión:

    “El conocimiento metafísico no puede tener un receptáculo común con una comprensión puramente humana como es la racional. La percepción directa de la verdad, la también llamada intuición intelectual o intelecto trascendente no tiene su sede en el cerebro sino que su residencia simbólica es el corazón; es en el centro del ser donde está su punto de contacto, es en lo más oscuro de la caverna del corazón donde se da la Luz del Conocimiento. El conocimiento del corazón no tiene que ver con lo sentimental y afectivo sino que es un conocimiento inmediato, central y solar por contraposición al conocimiento ordinario, reflexivo y lunar. La asociación simbólica con ambos astros -sol y luna-, nos habla de que más allá de una aparente oposición entre ambos polos, se da una complementariedad jerarquizada; la luna transmite la luz que recibe del sol, es decir el cerebro por sí mismo no es generador, sino que refleja de una forma mediata lo que procede de un órgano superior, el corazón”.

    Me ha parecido muy pertinente traer ahora a Sri Ramana Maharsi pues he visto del libro que estoy leyendo que usaba frecuentemente la palabra sánskrita “hridayam” para hablar sobre el Sí mismo. Usualmente esta palabra se traduce como «el Corazón», pero una traducción más literal sería «éste es el centro», y retenga esto porque tiene su “cosa” como trataré más adelante de explicar. Decir también que Sri Ramana no estaba implicando que hubiera una localización o centro particular para el Sí mismo, estaba aólo indicando que el Sí mismo es la fuente desde la cual todas las apariencias son manifestadas.

    Bien, para mi, esa idea de los ocho circuitos que recoge RAW, reflejaría de alguna manera una serie de anillos o cortezas de una esfera más que una escalera, considerando en este circuito de autopistas tanto los anillos que están más cerca del centro a los más periféricos. Y digo que no se trataría de una escalera, aunque a veces tome esa forma, y sí más bien de una gradación que como una suerte de Emanación va desde lo universal a lo particular y a su vez remontaría desde lo particular a lo universal trazando una escala que en un sentido analógico resultaría como una ordenación jerarquica, siendo o resultando el Hombre como un cuerpo cósmico que en su forma microcósmica contiene a su vez una síntesis del macrocosmos, pues no es en vano que todas las tradiciones concuerdan en considerar al Hombre como formado por una síntesis de todos los reinos de la Naturaleza, y entiéndase aquí Naturaleza en un sentido muy vasto, como el mundo de toda la Manifestación.

    Para entender un poco estos circuitos como anillos entiendo que quizás hay que tener en cuenta que la forma esférica o esferoidal (no cerrada) era la forma que los Pitagóricos consideraban para el Hombre Universal, una “forma esférica, luminosa, indefinida y no cerrada, con sus alternativas de concentración y expansión simultáneas en el “eterno presente” …

    Así que esos circuitos de la Conciencia bien podrían figurarse, echándole algo de imaginación, como anillos de esa esfera, no estando separados entre sí y sí muy interpenetrados, y donde el Punto de Anclaje, que diría Castaneda, y que también podemos llamar Conciencia Humana, por estar individualizada al estado humano desde el que ahora estamos hablando, pues se nos presentaría aparentemente suelta, desgajada de su núcelo, o quizás sea mejor decir algo así como amnésica de lo que podríamos llamar Conciencia Prepersonal, la que antecede a la individuación de lo Universal a lo Particular. 🙂

    La ley de la analogía, para ser verdadera debe ser aplicada en dos sentidos inversos y éste es el significado del Sello de Salomón que formado por dos triángulos invertidos uno respecto del otro, su centro o punto es el número siete que sintetiza la expansión del Verbo o vibración primordial hacia las seis direcciones del espacio: derecha – izquierda, adelante – atrás, arriba – abajo, direcciones que indican la inmanencia del Principio en el seno del mundo.
    Esto es importante dado que nos revela cómo se expresa el Verbo en el Tiempo y en el Espacio, como la energía se distribuye o coge estas direcciones en lo que el Hinduísmo refiere las tres cualidades de la Naturaleza y que son la inercia de lo descendente (Tamásico), la expansión de lo Horizontal (Rajásico) y lo fuerza de lo Ascendente-Vertical (Sattvico).

    Así que siguiendo este punto de vista tradicional, vuelvo al círculo, a los circuitos y a la Rueda, símbolo éste que expresa el movimiento y la multiplicidad de sus radios así como la inmovilidad y síntesis de su centro, algo así como, expansión y concentración, bum-bum, bum-bum …

    “Una energía que resulta de una parte centrífuga, que parte del centro a la periferia, y que por otra parte resulta una energía centrípeta, que retorna a su centro, eje o fuente, para volver a extenderse una vez más, siguiendo una ley universal a la que obedecen las mareas de los mares (flujo y reflujo) y la tierra (condensación, dilatación), así como la diástole y la sístole, la aspiración y la expiración del hombre o del universo, es decir, tanto de lo microcósmico como de lo macrocósmico.

    Es este símbolo también la manifestación de lo que siendo apenas virtual (el punto) genera un espacio o plano (que delimita la circunferencia) y que está obviamente ligado, por lo tanto, con el espacio y el tiempo, y asociado o unido a cualquier idea de cosmogonía y creación.

    Las modalidades especiales del símbolo de la rueda surgen por la irradiación, o por la “actualización”, de las “potencialidades” del punto central, que se hace “presente” en el tiempo, creando un campo espacial. Se ha visto que un punto genera un plano, es decir, un espacio. Ese punto central es un eje en la tridimensionalidad.

    Por lo tanto el símbolo de la rueda está estrechamente ligado con todo símbolo axial y vertical. Y asimismo con todas las proyecciones de la vertical, es decir, con la creación de planos o espacios horizontales, articulados a través de un eje al cual reflejan, siendo uno de ellos el perímetro limitado de nuestro mundo, ciclo, o cualquier campo definido en relación con las coordenadas espaciotemporales.”

    ¿Que parece que algunas personas sólo parecen existir en 2 anillos, algunas en 4 anillos, y otras quizás en 6 …? Pues sí, pero es sólo desde esta perspectiva humana, llena de máscaras e ilusión como dice la Tradición, puesto que el ojo humano sólo comtempla lo sensitivo, y es ésta una visión parcial, y por lo tanto, irreal.

    Hace tiempo me daba por pensar echándole mucha fantasía que cada uno de nosotros resultábamos (ojo, no que lo fuéramos) como universos dentro de un multiverso, ya sabe, como las muñecas rusas, y que cuando se rozaba “mi” universo con el “de otro/a” “el mío”, quizás en esta coordenada espacio-temporal en la que funcionamos aquí ahora, digo que quizás este cruce o este avistamiento mi universo resultara como en un estado de pura contracción y disolución mientras el “otro” bien podría estar amaneciendo o estando en estado de pura expansión, y de ahí las perspectivas que resultan de cuando nos avistamos y que dependerían de en qué estado cósmico nos encontramos. Ya ve, puro desbarre, pero al mismo tiempo, fuegos artificiales en maravillosa simultaneidad … 🙂

    Según yo entiendo, la Conciencia no evoluciona ni hace méritos para progresar porque ella no está sujeta al mundo del cambio, al mundo del devenir, ella reside en el centro de la Rueda. Su reflejo en este mundo oceánico de las Formas es esta consciencia humana, sesgada y parcial, y si está orbitando su punto de anclaje en los anillos más periféricos de la Rueda, es como si no pudiera interpentrarse con los otros, resultando aislada y como escindida, pero como dice el Hinduísmo, ninguna perla del collar de Indra cae fuera de su Hilo. 🙂

    Dice Rosa Chacel en el poema Apolo:

    “Beso a mi voz, que expresa tu mandato,
    la suelto y voy hacia ti, como paloma
    obediente en su vuelo,
    libre en la jaula de tu ley.

    El trazo de tu norma, en el basalto
    de mi inocencia oscura,
    el paso de tu flecha ¡para siempre!
    Y hasta el fin tu soberbia.
    Sobre mí, solo eterno
    tu mandato de luz, Verdad y Forma”.

    • Dices:S
      “Según yo entiendo, la Conciencia no evoluciona ni hace méritos para progresar porque ella no está sujeta al mundo del cambio, al mundo del devenir, ella reside en el centro de la Rueda”.
      Eso me recuerda más bien la Esencia, a la gema de la que hablaba Hofdadter, ¿pero no es la Esencia lo opuesto a la Conciencia?
      ¿Y a quien obedece Rosa Chacel en ese poema? ¿No es al Logos?

      • Digamos que la Esencia que es Una, para hacerse múltiple y diversa se subdivide para que surja la Substancia. Esto se refiere por ejemplo con el desmembramiento de Osiris, cuyo reconstrucción habrá que operar. Bien, esa substancia es como el cuerpo de manifestación, como su corteza siendo la Esencia su núcleo.

        La substancia tiene forma de Rueda Urobórica para generar el movimiento y con ello el cambio, desplegar el tiempo y el espacio. Lo hace desplegando sus radios, que son como rayos y/o emanaciones de ese Sol/Núcleo Central.

        Para conocerse a Si-Misma, la Esencia a modo de pájaro, Ordenador y Veedor, permanece inalterable e inmutable en el Centro. Su hermana gemela cual Avatar del primero, desciende como Testigo-Experimentador por todos los radios de la rueda que curiosamente tiene también forma de Laberinto. Al descender deja atrás las Aguas Superiores y desciende a las Aguas inferiores, y al hacerlo es como si cruzara el Río Leteo, el río del Olvido, nada recuerda de su partida, de su Origen. Así es el Juego, cuando se recupera la Memoria, se acaba la partida. De oca a oca, tiro porque me toca, y de puente a puente, tiro porque me lleva la corriente …. 🙂

        El sufismo dice que cuando El Veedor y lo Visto hacen la Comunión, esto es, se hacen Uno, no hay diferencia entre el conocedor, lo conocido y el conocimiento, porque la aparente escisión entre sujeto y objeto desaparece, y la Conciencia retoma su aspecto Integral, ya que el Veedor se posa y re-posa sobre el Testigo en un puro reflejo de Gracia y Resplandor, y es cuando el ser dice: Yo Soy Tú y Tú Eres Yo. Hágase tu Voluntad y no la Mía.

        No hay oposición, por así decirlo, está la Conciencia viajera, peregrina y la Conciencia Estacionaria. Son una e indivisa aunque parezcan estar desconectadas y/o alejadas.

        En ese poema de Rosa Chacel, la Conciencia Peregrina obedece el mandato del Logos, sí, el mandato de la Conciencia Nuclear que para conocerse se manifestó en un gesto de pura epifanía. 🙂

        *Una aclaración: Castaneda refería Punto de Encaje. Mi mente lo ha recordado como Punto de Anclaje, pero puede valer igual. Sorry por ese lapsus. 🙂

      • Entonces tenemos la esencia (el centro), la sustancia que es el despliegue de la Esencia y es una rueda y luego está la consciencia que es la forma en que la sustancia se conoce a si misma.

    • Justamente ayer pensaba que uno, al nacer, encuentra que su corazón, por un motivo misterioso, se encuentra desperdigado por la faz de la tierra.

      Y es a través de un camino de búsqueda, vamos encontrando las partes perdidas del corazón, en personas que conocemos, en lugares que descubrimos, cosas que hacemos, realizando un re encuentro de algo que nunca perdimos.

      Tal como el mercurio del termómetro, o tal como en Terminator 2 😉 nos vamos aglutinando-nos, rearmando ese rompecabezas que es un corazón integro.

      Pero llegado un momento, luego de una larga búsqueda de este movimiento básicamente centrifugo llegamos a una instancia distinta de inflexión.
      Quizás porque hay un umbral de non retorno, un tope que se alcanza …

      Entonces, se puede quitar el tapón del corazón, … y así y se forma un vórtice que deviene en un final centripodo.

      Así, … uno es la última persona (respecto al orden de los factores), que se encuentra en la búsqueda. Uno es el eslabón perdido. 😉

      El SI finalmente Conoce (Biblicamente-Ouroboricamente) al SI, tal como es, tal como dice Isabel.

      Gracias Paco e Isabel por todo el conocimiento que brindan!

  2. Voy a exponerlo de otra manera, en el fondo siempre estoy hablando de lo mismo, y como me repito como una noria pido disculpas de antemano 😦

    La Esencia que es Espíritu para conocerse a si mismo, saca de su costilla a su alma, llamada Señorita Substancia, pero también conocida por ciertos parajes como Eva para poder así “conocerla” de todas las maneras habidas y por haber. 🙂

    Esta subdivisión es así porque toda generación (originación, producción) es a partir de contrarios. La Identidad Suprema es una sicigia andrógina (principium conjunctum) de ser y no ser, espiración y despiración, una única esencia de dos naturalezas.

    Todo ritual que se tenga como tal, su significación principal es la reintegración simbólica del principio dividido, y de ahí que se ponga tanto énfasis siempre en juntar nuevamente las dos puntas del Ouroboros, en reintegrar todos los miembros de Osiris, especialmente su Falo, principio de Autoridad y Generación. 🙂
    Dice el Maestro Eckhart: «Hasta que el alma no conoce todo lo que ha de ser conocido no puede pasar al bien inconocido», es decir, la conciencia surgida del desdoble, surge para Conocer, y para el retorno de ese soplo a su fuente y Origen ha de realizarse un retorno efectuado «intelectualmente», ya que de Conocer estamos hablando …

    Hasta que no conoce todo lo que ha de ser conocido, hasta que no alcance el confín de su periferia, hasta que no se cubra toda la extensión de su rayo, hasta que no roce el Fin del Mundo, no puede retornar …

    Vuelvo a recordar este Texto de las Upanishads:

    «Dos pájaros, compañeros inseparablemente unidos, residen sobre un mismo árbol; uno come el fruto del árbol, el otro mira sin comer» Mundaka Upanishad. El primero de estos dos pájaros es jivâtmâ, que está comprometido en el dominio de la acción y de sus consecuencias; el segundo, es el Âtmân incondicionado, que es puro Conocimiento; y, si están inseparablemente unidos, es porque aquél no se distingue de éste más que en modo ilusorio”.

    Así tenemos un Veedor que Ve para Conocer y un Testigo que Testimonia y Experimenta …

    En el budismo, como en el brahmanismo, la «Vía» del Alma Peregrina, considerada siempre la Vía siempre como un viaje, una travesía, el Alma Viajera como fracción que es puede relacionarse de tres maneras diferentes con los Radios de la Rueda y ser una como una barquita que en el fluyente río de la vida y de la muerte y sus meandros …realiza el viaje corriente arriba, hacia la fuente de las aguas; o bien sobre las aguas, hasta una remota e indefinida orilla; o bien corriente abajo, hasta el mar. Otra vez tenemos las tres Gunas, tres direcciones …

    Y así en esta travesía por el Mar de las Pasiones nos topamos con viajeros corriente arriba, corriente abajo, y los que gustan de moverse más por el ámbito de la derecha/izquierda. Y ocurre que en esta travesía nos encontramos, nos rozamos, nos re-conocemos y entablamos con-versación, y así, encantados de habernos cruzado, hacemos esas cosas que hacen los viajeros corteses: saludarnos, conocernos el poco o mucho que nuestras aguas coinciden, y charlar sobre la travesía y decir cosas así como: ” Oh, Sr.Viajero, estoy de camino a la Fuente, en mi universo de experimentación está viniendo ya el ocaso, toca replegar velas… Y otro dice, ah pues señor, para mí está amaneciendo, toca expansión y qué bonito es desplegar velas, qué empuje y qué ganas Señor …, y fíjese oh, fíjese en aquel que viene a toda vela, su Arcoiris está en pleno Mediodía, qué maravilloso resplandor proyecta… Y cosas así, bla bla bla 🙂

    Pero hay que saber que el «paso por el medio y más allá del Sol» (el Sol como Principio) es, según el Maestro Eckhart, «la segunda muerte del alma y es mucho más importante que la primera» pues implica un abandono del «prototipo eterno» del Viajero por la mente divina; y es el último paso por el que uno sube al trono mismo del Brahman y que es esa Junción de Sujeto y Objeto: «conociendo al Brahman como el Brahman mismo» y que es la última muerte del Viajero, quien «deviniendo Muerte, ya no muere más muertes, pues Muerte no muere».

    Esto aunque parece no venir a cuento es importante porque por el Centro se entiende Principio, Principio del Movimiento, y de lo que se trata es de ir más allá del Sol, más allá del Principio ya que la energía de la irradiación llegada a sus propios limites retorna a su fuente por mediación del mismo rayo que la conecta, para ser reabsorbida en el Principio, que nuevamente vuelve a emanarla hacia la periferia. O sea, volver al ciclo nacimiento-muerte-nacimiento, y de lo que se trata es de salir de Ahí …

    El Centro es el Principio, pero en realidad es el Principio de la Generación. Por eso, la Muerte más importante y que ya refirió Pessoa, es aquella que deja atrás la Cabeza de la Serpiente, y va más allá del Principio. Esto se distingue muy bien en los términos que el Zohar designa como En Sof y Principio:

    “Se parte del concepto del “punto primordial” como fuente de la que van brotando las Sefirot o cualidades divinas y a partir de las cuales se va desarrollando la creación.

    En el principio, cuando la voluntad del Rey, En Sof, comenzó a actuar, una chispa cegadora relampagueó en el seno del profundo misterio del Infinito como una niebla que se forma a partir de lo informe […]

    “En el centro más profundo de la chispa brotó una fuente […] Era completamente imposible reconocerla hasta que brilló un punto superior hasta entonces oculto. Más allá de este punto nada se puede conocer ni entender, y por ello se denomina resit, es decir, “Principio”, la palabra creadora que es el punto de comienzo de todo. Con el Principio, el desconocido oculto creó el Palacio”.

    O sea, Palacio, Morada, Templo, Cuerpo, Cueva ….

    Palabras que son runrunes pero que no toca aquí desplegar. 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s