¿Un Alien en nuestro cuerpo?


alien

El siguiente post es un ejercicio de medicina-ficción. Algo asi, como ¿qué pasaria si?, hubiera un Alien en nuestro cuerpo.

En realidad no se trata de nada nuevo, algunos investigadores como Robert Sapolsky ya nos contaron como cierto bichito llamado toxoplasma gondii podría cambiar nuestra preferencias, anidar en nuestro cerebro y hacernos más impulsivos o cambiar nuestra conducta e incluso nuestra personalidad. En este articulo que Sapolsky tituló “Bichos en el cerebro”, podemos ver que esto es posible al menos en los gatos y sus ratones.

Aquí hay un buen articulo sobre esa atracción felina y el toxoplasma y aqui, otro para hacer boca con esa nueva disciplina que nos viene: la Neuroparasitología, una disciplina fascinante porque une la parasitología con la evolución de nuestra especie.

Una vez dicho esto me gustaría contaros una especie de relato un cuento con intención noética. Imaginad que existe en vuestro interior una especie de Alien (puede ser un microorganismo, un parásito, un robot) no importa qué. Lo que importa es su comportamiento. En condiciones ideales es absolutamente banal, no causa ningún daño y se limita a vivir en condiciones saprófitas en nuestro intestino, se dedica a procesos de fermentación por ejemplo.

Comparte su hábitat con otros cientos o miles de cepas, unas controlan a las vecinas con unos antibióticos endógenos de tal modo que ninguna de ellas progrese más que la otras, digamos que viven en armonía y en paz y se encargan de ocupar nichos espaciales concretos impidiendo que otras cepas, -esta vez patógenas- les quiten el sillón, como políticos mal avenidos.

La salud consiste en eso precisamente: en una especie de disuasión que unos hacen a otros con objeto de espantarles. Hay un equilibrio perfecto, hasta que un ida sucede algo:

El individuo es sometido a un tratamiento antibiótico, o pasa por una temporada de estrés prolongado o es sometido a una exploración quirúrgica (gastroscopia, colonoscopia, cateterismo, etc) y entonces hay un desequilibrio, bien porque ha entrado un intruso que busca medrar o bien porque hemos matado a la mitad de la flora bacteriana que vivía en paz con nuestro Alien.

Entonces lo que sucede es que Alien comienza a crecer y a invadir terrenos inhóspitos, pasa al ano, a la vagina o a la boca (donde de vez en cuando aparece), o lo peor: comienza a profundizar sus raíces en las vellosidades intestinales y hace allí un agujero por donde se filtran moléculas putrefactas o proteínas anómalas que pasan al torrente sanguíneo. Se ha perturbado la barrera intestinal, nuestra primera barrera de defensa.

Nuestro Alien además puede vivir en dos formas, una benéfica y otra maléfica , una con reproducción asexual y otra sexual, pero lo peor es que se recubre de una pelicula hidrófoba que repele los ataques que le pudieran llegar desde el exterior. Además se comporta como una colonia, como un panel de abejas y más allá de la distancia entre individuos estos logran comunicarse con una serie de señales químicas y no químicas. Digamos que entre ellas hay una perfecta sincronización, como sucede con los guasaps. Todos responde cuando un individuo grita ¡peligro!.

Supongamos que una vez ha logrado atravesar la barrera intestinal nuestro Alien comienza a colonizar otros órganos: pulmón, riñones, hígado y cerebro.

Como nuestro Alien se alimenta de glucosa (en realidad es un 80% glucosa) donde disfruta es en el organismo de un diabético pero también se distrae de varias maneras: la más importante es sustituir la vaina de mielina por su película hidrófoba. Es un comedor de mielina por así decir.

Además de esto sus señales de comunicación entre los miembros de su colonia utilizan determinadas proteínas tóxicas y sobre todo el acido tartárico que compite con el ácido fumárico e interfiere en el ciclo de Krebs (en realidad interfiere con la fumarasa), lo ralentiza y disminuye por así decir el metabolismo: como resultado el huésped engorda y se siente cansado.

Además la proliferación de esta colonia de Aliens genera enormes cantidades de productos tóxicos uno de los cuales podría ser el formaldehido y el individuo no solo se siente cansado sin motivo sino además de eso dolorido y con una hiperestesia sensorial exagerada (fotofobia, hiperosmia, etc). Desde el punto de vista mental tiene algo parecido a una depresión aunque psicopatológicamente hablando su estado es disfórico, una mezcla de depresión, ansiedad e irritabilidad, tiene problemas con el sueño, se queja de dolor de cabeza, y síntomas difíciles de filiar como por ejemplo disfunciones de memoria y una especie de neblina en su visión. A veces tiene aftas en la boca.

Las preguntas correctas.-

Imagine que es usted un científico y está en una cárcel, en esa cárcel hay dos puertas, una que lleva hacia la libertad y otra que lleva al pabellón de los psicópatas. Cada puerta está guardada por un centinela, uno siempre dice la verdad y otro siempre miente. Usted puede preguntar a cualquiera de ellos cualquier pregunta a fin de adivinar qué puerta le llevará a la libertad.

¿Qué preguntaría?

La solución al acertijo puedes verla aqui.

Esta historia de la pregunta correcta sirve para ilustrar la importancia que tiene de acertar con la pregunta y no tanto dar respuestas a preguntas que no se hicieron y nos recuerda un poco al mito de Parsifal.

El lector habrá caído en la cuenta de que la pregunta correcta en este caso seria ésta: ¿Existe algún microorganismo conocido que pudiera comportarse como ese Alien del que hemos hablado?

Y si es así, ¿cual es?

Y la enfermedad o enfermedades, ¿de qué le suenan?

Use los comentarios.

15 pensamientos en “¿Un Alien en nuestro cuerpo?

  1. Muy interesante, Paco.

    No estoy en condiciones de responder que microrganismos podrían ser los que causaran esto.

    En cuanto a enfermedades o trastornos, suena que podrían ser la fibromialgia, el transtorno bipolar, el transtorno disfórico menstrual (en el caso de las mujeres), o cualquier desorden disfórico.

  2. Paco, en los enlaces hay, me parece, un error de traducción: cuando pone “huésped”, se refiere a “anfitrión”, es decir al portador del parásito que es quien viene a ser el “huésped”.
    (Huésped= Guest), (Anfitrión=Host). Y puede causar confusión.

  3. El alien que describe parece ser de la noble estirpe de la candida albicans, no?

    Le encantan las levaduras principalmente, y es de gustos fijos y caprichosos, con ella la industria harinera se pone las botas, suele demandar principalmente bollería industrial, pan, hidratos de carbono de disolución rápida como la pizza y la pasta, la cerveza por el lúpulo también le gusta bastante y los azúcares presentes en la fermentación del vino también. Incluso la fructosa presente en frutas como la piña le provoca alegrías …

    Retirarle lo que demanda provoca toda una abstinencia no como la de la nicotina, pero casi.

    Ella crece y crece, establece colonias aquí y allá, parasita al individuo y tiende a provocar una inflamación general del organismo. El sujeto se encuentra inflado, hinchado, pesado, torpe mental y fisicamente. …

    Tengo entendido que es muy difícil echarla fuera, como a los okupas, que ni les puedes cortar la luz siendo propietario, pero con los alien no vale el régimen carcelario de “a pan y agua”. Hay que dejarla de alimentar precisamente de harinas refinadas. El pan negro de nuestros abuelos, el centeno de toda la vida, como el pan de maíz, que era el que se comía mayormente, contiene menos gluten que el trigo, o directamente no lo tiene como el maíz, sólo que éste se hace con mezcla de trigo porque la harina de maíz sola no hace masa para panificar e ir al horno…. Lo que venden por ahí como pan de maíz o de centeno está hecho con colorantes. Apenas se siembra centeno y el maíz va para alimentar al ganado.

    • Lo que dicen es que es por culpa del gluten, pero mi impresión observacional es que cada persona tiene como una serie de alimentos que tolera y otros que no tolera. Creo que no debemos demonizar a todos los alimentos (los cereales) pues corremos el riesgo de que esas dietas sean imposibles de seguir. Recientemente he habaldo con una persona que sigue una rigurosa dieta en ese sentido y es peor el reemdio que la enfermedad. Hacer una dieta sin gluten (como si fueras celiaco) es bastante complicado incluso para los celiacos, imaginate si además de eso tuvieramos que renunciar a todo lo demás.

      • Si, sólo la dosis hace el veneno. Si uno mira la composición del pan sin gluten que venden en los supermercados se puede encontrar desde la remolacha hasta la patata. De todas formas, hay algo que colea en el cereal en su relación con los tres campos del Cinabrio, ya que la abstinencia de este elemento está en todo régimen alimentario taoísta, pues se dice que a “La Doncella Blanca” le encantan los cereales … 🙂

        Esta Doncella cuyo campo es el Palacio Escarlata es uno de los tres Gusanos o Cadáveres que señala el Taoísmo, y esta doncella tiene su reino en el ámbito intermedio y su recorrido es ascendente:

        “Los tres campos de cinabrio tienen sus respectivos dioses, que residen en ellos, y los defienden contra los espíritus y hálitos negativos. Ahora bien, estos entes maléficos están muy cerca de sus dioses guardianes. Tres de los más perniciosos, los Tres Gusanos ( o Tres Cadáveres), fueron instalados en el interior del cuerpo antes del nacimiento. Cada uno de ellos habita uno de los tres campos de cinabrio; el Viejo Azul mora en el Palacio del Ni-huan en la cabeza; la Doncella Blanca en el Palacio Escarlata en el pecho; el Cadáver Sangriento en el Campo del Cinabrio inferior. No sólo causan directamente la decrepitud y la muerte atacando los campos de cinabrio, sino que tratan también de acortar el tiempo de vida asignado al hombre que los aloja, subiendo al cielo para referir sus pecados. A los tres gusanos se les da el nombre de Fantasmas porque después de la muerte, en contraste con las almas que van a los Infiernos o se quedan en la tumba, según su especie, los Tres Gusanos salen a vagabundear. Así cuanto antes muera el hospedero, antes obtendrán su libertad. El adepto al taoísmo debe deshacerse de ellos lo más rápidamente posible, y para ello ha de renunciar a los cereales, pues de la esencia de los cereales nacen y se nutren los Tres Gusanos. […]

        Esto, para mi, tiene muchas lecturas, no sólo alimentarias, y remite entre otras muchas cosas a leer con un ángulo de lectura nuevo la mitología sobre los dioses que trajeron la agricultura y el cereal, pues late en el fondo, la vieja mitología dialéctica pastoreo/agricultura …

  4. Pensando mejor el comentario que hice, y siendo más específica, debo incluir todos los transtornos, o enfermedades que tengan que ver con la disforia, que ud. describió en el post, y que estarían no con total seguridad causadas, pero si influenciadas (y potenciadas), por ese microorganismo.
    Y serían: Depresión, Transtorno Bipolar, Sídrome Disfórico pre-mnestrual,Esquizofrenia, Asperger, TLP (Transtorno Límite de P), Transtorno de Ansiedad Generalizada, Transtornos de la Alimentación (TDC).

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s