El largo y sinuoso camino hacia “Lo Femenino” (I)


Estaba oyendo por enésima vez este tema de Paul Mc Cartney mientras leía el ultimo post y se me ocurrió la idea de que el acceso a “Lo Femenino” era realmente un camino largo y sinuoso.

&nbsp

Paul Mc Cartney y la metafisica de lo femenino

¿De qué está hablando Paul Mc Cartney en esta canción?

Nos habla de un camino largo y difícil que forzosamente nos lleva a su puerta aunque no sabemos de qué puerta nos está hablando ni a quien pertenece, sólo podemos adivinar que esa puerta es un limite. Se trata de un camino conocido, Paul ya ha estado allí y mantiene un anhelo por volver y ruega que no le deje de pie y esperando, pide -a quien sea que se dirija- que le muestre ese camino, al tiempo que nos muestra su vulnerabilidad.

Lo femenino.-

bellezaatroz

Lo femenino no son las mujeres, tampoco es el feminismo, sino que es un lugar. Este lugar se puede nombrar a partir de tres elementos fundamentales: el vacío, lo ilimitado y la ausencia de referente. El vacío no es la falta que bordea lo simbólico, es por definición ilimitado y aquello que no tiene límite, como los conjuntos abiertos matemáticos, no tiene referente preciso. Por el contrario, los conjuntos cerrados sí están cercados por un límite que hace al lugar de la excepción: “Existe”
Lo femenino es un campo al que las mujeres se ven especialmente convocadas desde nuestra anatomía. Si acordamos con Freud, podemos decir que “hay consecuencias psíquicas de la diferencia sexual anatómica”: a las mujeres nos habita un vacío. El problema es la dificultad que se suscita para saber manejarse en un territorio sin medida. Es más fácil moverse en un sitio acotado, medido, y simbolizado que “soltarse en los conjuntos abiertos de los cielos ilimitados” (Carolina Rovere).

¿Entonces qué es lo Femenino?

Lo femenino es un Absoluto, una idea platónica, una abstracción, como todo lo que lleva ese articulo indeterminado “Lo”, algo que es común a toda criatura femenina, aunque “Lo femenino” no le viene de serie a ninguna mujer, se trata de una conquista de algo que hay que currarse a través de un largo y sinuoso camino. Lo que viene de serie a una mujer cuando nace es “la hembridad”. Una niña es primero que nada una hembra de la especie humana y más adelante otras cosas de las que voy a hablar a continuación.

Lo femenino es la hembra ancestral, la hembra primigenia, no es una mujer sino todas las mujeres, todas las posibilidades de ser como sucede con la Durga.

goddess-durga-51a

Durga es según la tradición hindú el arquetipo femenino, esa diosa que tiene tantas piernas y brazos cuando aun no se ha escindido en las múltiples formas que la femineidad contiene. Fundamentalmente tres: la semilla, Perséfone o la doncella, la espiga o Demeter (la madre) y el grano, Hecuba, Selene o la anciana sabia. Antes de tomar forma la femineidad sagrada, Durga o en las tradiciones mediterráneas la Gran madre, es la matriz que contiene completas todas las formas que posteriormente se constelarán en una mujer cualquiera, es un equivalente -en el Tarot- de la Fuerza, el arcano más poderoso y que compite en poder con otros arcanos de la virilidad como el Emperador o el Mago. Y la Fuerza de lo femenino procede del hecho de que no tiene más remedio que volver, en forma de semilla, espiga o grano siempre vuelve. De esa matriz proceden todas las mujeres que usted conoce y cada una según su edad o sus vicisitudes personales encarna un arquetipo u otro, pero todos están potencialmente entre sus recursos. En este sentido para el hinduismo Shakti es la energía o fuerza de Shiva y está encarnado en su esposa.

El poder de la mujer procede pues de su capacidad camaleónica que es lo mismo que Baumeister ha llamado la plasticidad erótica de la mujer, en cada mujer hay una Afrodita (diosa del placer), una madre (Demeter diosa de la maternidad), una Perséfone o doncella ingenua y una Hécate o anciana sabia pero también malévola o diabólica. La plasticidad de la mujer es algo que recientemente ha sido explorado por algunos psicólogos aunque era algo ya conocido por la filosofía perenne. Significa que una mujer aun sin instrucción alguna puede ser iniciada si es joven y aun su sexualidad no ha coagulado en una forma sexual cualesquiera. Aun así, señala Baumeister que esa plasticidad erótica para adaptarse a los gustos eróticos de sus parejas se mantendrá activa durante toda su vida, siempre y cuando los otros arquetipos no ejerzan demasiado influjo sobre los anteriores. Todo el mundo sabe que el principal enemigo de Afrodita es Demeter: la maternidad suele imponerse a la sexualidad, algo que todos los hombres que tenemos hijos sabemos por experiencia. Una transfiguración sucede en la mujer cuando tiene hijos y es por eso que en algunas doctrinas esotéricas no admiten mujeres con hijos, del mismo modo sucede en las religiones monoteístas: el voto de castidad de los religiosos no es sólo por evitar emparejamientos contra la comunidad religiosa, sino sobre todo para que no haya hijos ni tampoco ese nepotismo que llamamos herencias si atendemos al plano material.

La hembra ancestral o arquetípica es pues dócil, sumisa, complaciente, cuida de los suyos, les enseña y protege. Es sexo y es goce, es leche, madre y contenedora, es masoquista, sufre y muchas veces es sacrificio y dolor. Pero también puede ser todo lo contrario, es cruel, sabia y vengativa, es infanticida, paraliza a los hombres con su mirada, es maga y asesina, celosa y posesiva.

Las dos cosas al mismo tiempo, pues en el inconsciente donde habita no hay contradicción.

Toda mujer ha de contactar con su hembra ancestral alguna vez en su vida, ha de verse cara a cara con ella y reconocerla, aceptarla en su dignidad y a partir de ahi construir su identidad femenina. Una identidad que en cualquier caso (y a diferencia del varón) es una identidad que ha de coserse con los hilos del vacío, de la ilimitación y de la falta de referentes. La mujer es un océano, mientras que el hombre es un rio y está blindado por puertas (como esas de las que habla Mc Cartney)

¿Pero qué significa esto de los limites del varón y la ilimitación de la mujer?

Me estoy refiriendo al goce sexual naturalmente. El hombre tiene un goce sexual hidráulico, directo, vinculado a la eyaculación que es la que pone la puerta, el limite a su goce, la mujer en cambio no tiene diques que se opongan a su goce, incluso la anorgasmia es un goce en sí mismo, pues representa a la mujer fálica, la mujer que se niega a dar, una manifestación más de la Durga.

De la histeria a la mujer.-

El camino largo y tortuoso de una niña se inicia en la histeria y termina en la mujer en lo Femenino si todo anda bien. Tomo la palabra “histeria” en su concepción psicoanalítica dura, es decir aquella persona cuyo goce no ha traspasado el umbral de lo fálico. Toda niña comienza su andadura de goce a través del descubrimiento de su clítoris ,no de su vagina. La vagina no existe, se trata de un orificio virtual que solo se descubre como el cáliz sagrado, con su llenado de sangre (Santo Grial= Sangre real).

El goce femenino es difuso y se materializa en todo el cuerpo sobre todo en los recodos de los miembros, los tobillos, las muñecas, el cuello y los pechos, pero cualquier lugar del cuerpo puede ser anatómicamente susceptible de erotización, entre otros la voz y los ojos, los intangibles y como no, las relaciones, los vínculos.

La bella es una mujer histérica que ha tomado el semblante fálico del deseo masculino para ofrecerse a él. Hay muchas formas de histeria, pero me estoy refiriendo ahora a la mujer que seduce, que ofrece su cuerpo, que se exhibe para hacer emerger el deseo en ese ser limitado y vulnerable que es el hombre ( de cuyo recorrido largo y sinuoso hablaré en el próximo post). Existen pues mascaradas histéricas que no son exactamente “Lo Femenino” sino otra de las estrategias de la Durga.

La histeria es una mueca de triunfo y de asco.

La histérica quiere llenar su vacío fundacional con cosas con demandas, objetos, caprichos: busca saciarse pero el resultado es siempre el mismo: insatisfacción.

Pues una mujer debería saber que un hombre no va a llenar ese vacío, pues ese vacío es la propia brecha ontológica. Y un hombre debería saber que no puede colmar totalmente a una mujer, porque “la mujer es No –toda”, como dijo Lacan. Esto tiene importantísimas implicaciones y consecuencias.

Una mujer ha de reconocer la castración en el hombre en tanto hacerse consciente de que hacía pesar sobre él una exigencia-expectativa de pura potencia, de omnipotencia, de excepción.

La castración desde luego existe aunque se trata de un concepto freudiano mal entendido y mal explicado. Trataré en mi próximo post de explicárselo a mis lectores.

Bibliografía.

R. Baumeister: gender and erotic plasticity 2004.

Pagina web sobre la obra maestra de Julius Evola: La metafisica del sexo

Capitulo de las practicas sexuales tántricas y su peligro de Julius Evola.

24 pensamientos en “El largo y sinuoso camino hacia “Lo Femenino” (I)

  1. Bueno, bueno, bueno … lo ha bordado!!!

    Es que lo ha recogido todo-todo, todos los matices están ahí!!

    Esa fotografía de la Durga está magnificamente insertada. Los múltiples brazos sólo refieren los múltiples atributos con los que la diosa como principio está dotada, que en el caso de la mujer física y concreta constituyen toda una serie de atributos (cualidades) intangibles a conquistar … siendo el exceso de pecho y de trasero una parodia o contrahechura de femenidad que la postmodernidad ha fabricado. 🙂

    Veo que ha contado con buenos referentes, como Julius Évola. Y sabe por qué lo es, su libro la Metafísica del Sexo? Porque Évola es un katriya, un guerrero, con toda la garra y la fuerza ViRiL que le es propia. Sólo que en él, el sacerdote no fue totalmente coagulado y sí derivado hacia la figura del monje (quedó paralítico) y que no es lo mismo. Pero este es otro desbarre, el monje no implica el sacerdocio.

    Lo traigo a cuento porque ha trazado muy bien la escisión de la Mujer Absoluta que le referí ayer poniéndole las figuras separadas de las parejas de sacerdotes y emperadores que tiene lugar cuando se separa lo espiritual y lo temporal (terrenal) en el hombre. ¿Conoce las representaciones de Juno bicéfalo? … Pues están haciendo referencia a esto, a esta escisión que da lugar a la dualidad. 🙂

    La Sacerdotisa es lunar, pues es Umbral. 🙂 Ella enlaza el substrato telúrico con la profundidad ctónica y la espiritualiza. La cruz es el símbolo del sacerdocio porque recoge lo horizontal, el mundo material, y lo eleva y transciende en lo vertical … 🙂

    Cuando la mujer se cristaliza demasiado en alguno de esos “atributos”, se empobrece. Hay mujeres tan poseídas por el arquetipo de Eva que cuando son madres dejan de ser mujeres y ya sólo son eso: madres. Y la pareja se resiente, of course. Y los hijos cuya madre sólo es madre también se resienten. Aquí no hay mutilación, es una amputación de lo que como potencia está queriendo ser manifestada.

    La mujer que además de madre le gusta ser mujer es aquella que sabe que su hogar está allí donde está su esposo. Esto no limita a la mujer, al contrario, cuando se está en ese punto, que es un estadio de cuerpo y consciencia, el cuerpo de la mujer, así como su consciencia se ensancha a un nivel (sutil) que se siente inabarcable … Eso que popularmente se dice como “andar tan ancha”, tiene mucha tela que cortar … Y ahí está lo indefinido, y lo inabarcable lacaniano desde otro punto de vista … 🙂

    Eva es lo telúrico, el substracto, el lecho marino … Pero la diosa que es un principio también es primero un abismo, pues implica un salto …. y después una caverna … pues lo alto se refleja en lo bajo. Y es entonces lo ctónico. Y como dice la frase, si uno se pasa mirando mucho tiempo al abismo, el abismo pasa a mirar dentro tuyo, y lo “vaporoso” como una niebla espesa y tenebrosa comienza a elevarse ….

    Una siente el inmenso poder de “eso”, pero hace mal si se identifica con ella, pues meterse en tratos con lo terrible nunca arroja buenas ganancias. Esa es la trampa de andar por el valle de la Luna. Es el Ego el que cae en la trampa. Muchas mujeres gustan de sentirse poderosas, fatales, mortíferas, enredadoras, fascinantes … No son ellas, sólo es una forma que tiene Ella de vehicularse … Es una energía guerrera, convierte a la mujer no en una compañera del hombre, sino en su adversario, y teje toda esa estúpida batalla entre principios en su aspecto más inferior. Todo esto, es aplicable al hombre. El Canalla, es el Hombre-Fatal, el fascinador … Entenderá ahora por qué su seducción opera con resortes tan primitivos … 😉

    No voy a decir lo que me parece que es obvio: ese poder, esa imantación, esa “gracia” más tarde o temprano se torna en des-gracia. Piense en Marilyn Monrroe … esa luz que la habitaba. Vea fotografías suyas de las más antiguas. Era bonita, pero como muchas más. Cambiar de color de pelo al platino no es sólo lo que la “iluminó”. Sólo tomó contacto con Ella, y Ella, es mucho Ella, y al final la devoró …

    No digo más: su post ha sido tremendo, Sr. Traver. Buenísimo!. 🙂

    *Esperando la segunda parte.

    • Persefone, ingenua. Demeter, la madre, Hera la esposa celosa, Atenea la guerrera, Artemisa la cazadora, Hestia el fuego del hogar y Venus el sexo y la bellaza, Hecate, la bruja. Fijate si salen.

      • Aristas todas de un diamante …

        Falta en la lista la hetaira sagrada. 😉 Le hablé de ella hace tiempo ya, cuando empecé a comentar en sus blogs, en el post El vínculo epistemofílico. Y fue esto lo que desbarré. Lo copio porque pienso que tiene relación con el tema:

        Por otra parte, y rescatando el tema principal del post, la “coniunctio” que aquí se daría, la de Borges y María, no es nueva, estaría formada por una pareja en la que ambos responderían a los arquetipos, el Mago/Anciano Sabio y la Hetaira sagrada.

        La Hetaira, como todo arquetipo, posee dos polaridades extremas. En su aspecto más diáfano se emparenta casi con la “Pistis Sophia” y constituye la compañera indispensable del hombre, puesto que este transmite y vivencia el mundo a través de ella. Se trata de un estilo femenino que vuelca toda su calidez y sensualidad en la relación con el hombre. La Hetaira carece de interés maternal en la generación de una familia.

        El aspecto inferior de esta constelación, lo representa la mujer “femme fatale”, una versión femenina de Peter Pan que sólo es capaz de mimetizarse con el deseo del otro, con tal de conseguir la aprobación de una figura masculina (estadio de Casandra), en quien reforzar su yo (hipertrofia del sí-mismo)

        En su polaridad más obscura, casi lindante con Lilith, utiliza sus encantos para transformarse en una femme fatale. Son las denominadas vampiresas (en una marcada alusión a las lamias)”.

        No sé donde leí que al principio a las mujeres histéricas se les llamaba también “las vaporosas”. Me resultó muy curiosa esa denominación …

        “Yo me duermo a la orilla de una mujer: yo me duermo a la orilla de un abismo”. E. Galeano

        *Sigo discurriendo …

  2. Creo que ya una vez le hablé de la serie vikingos. Le recomiendo especialmente la primera temporada de la serie para acercarse un poco al arquetipo de la Mujer Absoluta, que como walkiria guerrera skjaldmo encarna en Lagertha, esposa de Ragnar, un joven guerrero vikingo. La recomiendo porque en ella, la madre, esposa-gobernadora, amante, sacerdotisa y guerrera no están disociadas sino perfectamente integradas. No por nada la encargada de encender el fuego y “crear hogar” corresponde en toda cultura tradicional a la mujer … La mujer tiene mucho de cántaro votivo, de Graal, que no sólo es una copa sino también un libro …

    Le dejo la canción con la que comienza la serie. A mi me gusta mucho, es una música muy evocadora. Parece una encantación o llamada de la diosa. Me gusta tanto que la tengo en el móvil. Como recordatorio … 😉

  3. Aquí se ve mejor. Fíjése en la simbología con la que comienza y acaba el vídeo. El árbol cuyas raíces son áereas y que en el reflejo pasan a ser subterráneas. Si ha visto la serie en todas las temporadas que se han emitido entenderá por qué emerge la otra Walkiria en su versión princesa para engedrar y engendrar. Ese estribillo “dame más ….” es como una serpiente ondulante … además de tener muchos ecos en variadas direcciones y una de ellas apunta a ese telos de “creced y multiplicaos”.

    Ese “si yo tuviera un corazón” está apuntando directamente a la zona del Kaos, que es el contrapunto al Kosmos, orden …

  4. Dr. Traver: su aporte ha sido estupendo. Exquisito.
    Para imprimir y consultar.
    Quedo esperando el próximo Post (“el recorrido largo y sinuoso del hombre”).
    Me gusta como explica ciertos matices de la histeria.

    Tú Isabel, sin palabras.
    “Una siente el inmenso poder de “eso”, pero hace mal si se identifica con ella, pues meterse en tratos con lo terrible nunca arroja buenas ganancias.(…) Es el Ego el que cae en la trampa. Muchas mujeres gustan de sentirse poderosas, fatales, mortíferas, enredadoras, fascinantes” …

    Y me ha gustado especialmente cuando dices:
    ” No son ellas, sólo es una forma que tiene Ella de vehicularse” … y cuando dices:
    “Cuando la mujer se cristaliza demasiado en alguno de esos “atributos”, se empobrece”.
    Estoy muy de acuerdo, me gusta la forma en que lo expresas.
    Porque al final cualquier disfuncionalidad, (la histeria entre ellas) es una fragmentación,y una cristalización, (o fijación) en esa fragmentación.
    Es decir, una falta de integración, o incapacidad para integrar, para ser UNO o múltiples en lo uno, o lo múltifacético integrado.
    Implica aunar o unificar los deseos para que no estén en conflicto. Pero más que “aunarlos”, es VER, que en su origen ya lo están, (justamente así funciona el tantra tradicional ya que es un volver a la “Fuente” de donde surje todo, y luego no fragmentar.
    Por eso Heidegger decía: “Un corazón puro es aquel que desea una sola cosa”

    • Me pareció muy interesante la frase de “Un corazón puro es aquel que desea una sola cosa”, y me ha hecho pensar y meditar. Gracias.
      Googlee un poco mas del tema, y lo que encontré es que esta frase es de Søren Kierkegaard, no de Martín Heidegger.
      Sören Kierkegaard escribió un libro con nombre: “La Pureza del Corazón es querer una sola cosa.”.

      • aah! que bien…!
        Gracias por la corección!
        Lo buscaré.

        Las citas no se me dan muy bien, en general. (Así como la ortofrafía ¡!)
        Me quedé con el concepto, más que con él.
        De hecho Kierkegaard me gusta más…

  5. Decía en el comentario anterior que por eso Heidegger dijo “Un corazón puro es aquel que desea una sola cosa”. Y a lo que está remitieno cuando dice “un solo amor” es a que no hace falta “elegir”. Por ej. entre amar a su esposo, a su hijo, o a alguien más. Pues ESO sería justamente la división, (el conflicto). Estar atado o “cristalizado” en una sola forma de amor en lugar de permanecer abierto a sus infinitas caras y múltples formas, todas fluyendo y deviniendo en el ahora.
    Os dejo esta pequeña poesía:

    ¿Quien mira a través de mis ojos?
    ¿Quíen escuha el canto del pájaro?
    El pájaro, el canto, y el escucha son el mismo.
    Adya

  6. Dr. Traver: he estado meditando y debo decir, que con todo respeto, difiero levemente, (en un pequeño matiz, quizás), de lo que dice Carolina (Rovere), en su libro.
    “Lo femenino no son las mujeres, tampoco es el feminismo, sino que es un lugar”. (Aquí yo diría que más bien un no-lugar). Y continúa:
    “El problema es la dificultad que se suscita para saber manejarse en un territorio sin medida. Es más fácil moverse en un sitio acotado, medido, y simbolizado que “soltarse en los conjuntos abiertos de los cielos ilimitados” ”
    Pero según mi visión, (aquí viene un pequeño matiz que quizá le sea útil como idea en su próximo post sobre los hombres), y que no es sólo mi idea sino la expresión de muchos otros filósofos occidentales y orientales, ese vacío tiene que ver con la estructura de la realidad misma.
    De todo. Del Universo quiero decir, y no simplemente con lo femenino.
    Así que allí estarían incluídos tanto los hombres como las mujeres.
    Aunque es verdad que “lo femenino” o el “principio femenino” está simbolizado por ese vacío, y al revés, (viceversa). No obstante, no es bueno perder la visión del conjunto por quedarse con una parte. Ya que el Vacío tiene que ver con muchas más cosas que con lo femenino. Y tiene que ver también con lo masculino.
    Ya que ese Vacío, desde este planteo filosófico es lo que en esencia somos. (O nuestra verdadera naturaleza). Y es un proceso de-constructivo descubrirlo.
    Por eso el zen es de-constructivo y muchas otras filosofías occidentales han tomado esta idea.
    (¿Derridá es uno de ellos?).
    Sólo es distinta ,ahí si, la manera en que se construye la identidad en torno a ese vacío, según sea que se trate de un hombre o de una mujer, (ya que ademas de lo cultural está lo anatómico como dijo Freud, y las hormonas etc. que condicionan para que ese Vacío Primordial se vestido de una “forma” o de otra).
    En mi opinión Lacán y Freud, toman muchísimo de la filosofía oriental, pero hacen a veces algunos reduccionismos , por no comprender demasiado el concepto original. Así que caen sin querer, en ciertas contradicciones.
    En Argentina, la mayoría de psicoanalístas, no tienen mucha formación fuera de su área (escuela psicoanalítica), de hecho no saben filosofía, aunque no renuncian a filosofar.
    Si por esto se entiende hacerce preguntas… bien,entonces enhorabuena.

    • Los psicoanalistas utilizan la palabra “lugar” en el sentido freudiano, “topos”. Efectivamente no se trata de un lugar como tampoco es un lugar el pleroma jungiano, sino un estado de la materia, o en el caso del psicoanálisis como una “posición” frente al goce y al objeto.
      Con respecto al resto de tu comentario decir que efectivamente el Vacío nos incumbe a todos, hombres y mujeres, no sé si el Cosmos está vacío, pero para mi esa idea de vacío tiene que ver con la castración, algo que puede sobrevenir en el hombre y algo que ya sucedió en la mujer. El hombre teme las amenazas que se ciernen sobre su masculinidad y teme a la vez que desea esa vuelta al origen, esa fusión con lo femenino, pues ya estuvo allí, mientras que la mujer que parte de un vacío no lo teme sino que pretende llenarlo. Para el hombre castración es vulnerabilidad y para la mujer es situación de partida.

  7. “La plasticidad de la mujer es algo que recientemente ha sido explorado por algunos psicólogos aunque era algo ya conocido por la filosofía perenne. Significa que una mujer aun sin instrucción alguna puede ser iniciada, si es joven y aun su sexualidad no ha coagulado, en una forma sexual cualesquiera” Hmm.. Ahora entiendo a qué se refería Lacan cuando habló del “empuje hacia a la Mujer” según entiendo, presente en aquellos sujetos que habitan una estructura psicótica. Dichos sujetos comparten con la mujer un goce potencialmente ilimitado pero por sucesos distintos. Éstos, al haber forcluido el significante fálico, han rehusado reconocerse en falta, o lo que es lo mismo decir, a reconocerse sujetos de goce capaces de experimentar su ser Real incompleto respecto al Otro. La “depresión” que experimentan antes y durante la trema, su “sentimiento de vacío”, su «anorgasmia»; es también «un goce en sí mismo», « (un goce que) representa a la mujer fálica, la mujer que se niega a dar». La diferencia está en que la histérica cuando experimenta este vacío tiende a provocar deseo en otros mientras que el psicótico “elige” consumirse en su delirio.

    • Creo que es correcto, aunque del “empuje hacia la mujer” hablaré en el próximo post. En mi opinión “la puissance” ha de verse como el resultado de una vuelta al origen pero por el camino largo, el camino del heroe.

  8. e interesante…! Con muchas aplicaciones prácticas…
    Porque, sabe? a mi me gusta vincularlo con lo concreto.
    Es útil, si, porque en los “Satsangs” en los que yo participaba, y donde había por supuesto hombres y mujeres, este tema se trató. (Aunque en otra clave propia de ese encuadre). Asi que cuando ud. explica esto:
    (” El hombre teme las amenazas que se ciernen sobre su masculinidad y teme a la vez que desea esa vuelta al origen, esa fusión con lo femenino, pues ya estuvo allí, mientras que la mujer que parte de un vacío no lo teme sino que pretende llenarlo. Para el hombre castración es vulnerabilidad y para la mujer es situación de partida”). Wooow! Si. Entiendo.
    Creo que estas diferencias constitutivas hacen que un mismo fenómeno, (podríamos provisionalmente llamarle “vacío”?), se aborden de diferentes manera según el género.
    Pero hay más, porque para traducir esto a la vida diaria que es lo que interesa, es necesario, en mi opinión, un abordaje no-conceptual.
    Algo así como “sentirlo”, (es una metáfora,algo más cercano al arte que a lo conceptual. Algo poético). Ya que no llegan las “palabras precisas” allí.
    El querer buscar la palabra precisa, por otra parte, es muy masculino…
    es un esfuerzo válido, interesante y muy útil. Diría que en un punto es necesario. Pero si no se balancea con algo más “femenino”, más no-conceptual… Se pierde el equilibrio del “sistema”.
    De ahí mi interés por la exploración no-conceptual, que no significa que sea una investigación “peleada” con lo conceptual, sino que lo trasciende, es decir va más allá. Es una investigación que va más allá de lo conceptual.

      • Bueno, se puede hacer el intento de explicarlo, sabiendo que no va a ser nunca
        del todo efectivo. (O algo “preciso”), Y para mi se debe renunciar a esa pretensión en parte, para que pueda surgir desde ese espacio “aquello”.
        “Aquello” ,”eso”, surge de la aceptación del vacío o del espacio vacío. De reconocerlo, de darle lugar, más allá del vértigo o de la ansiedad que suscite, o del aburrimiento, (pues esta cultura sólo está acostumbrada a lo ruidoso en cuanto “lleno” de estímulos). Es como permanecer al borde del vacío, sin ser deborado por él, pero esto es sólo una metáfora.
        Sirve trabajar con todo el “sistema” que somos es decir incluir el cuerpo físico, el cuerpo emocional, etc.
        Abandonar un poco, ese ir “chequeando” o “controlando” todo el tiempo con el cerebro lógico ( que solo sabe dividir en pequeños trocitos para analizar y sintetizar, ida y vuelta y otra vez, como de derecha a izquierda, horizontal, sin verticalidad. Pués al final es un trabajo mecánico de reciclado donde no sale lo “nuevo”, lo cretativo)
        Cada vez que ud. “crea2, y por lo que veo , lo hace con frecuencia, es porque luego de procesar la info, y llevarla al límite de su capacidad, suelta, abandona, algo se relaja… , – es decir algo “se deja caer en el vacio- , (es una metáfora), y desde allí, desde esa “Nada”, surge la respuesta. La “creación”, la “originalidad”.
        Por eso todas las tradiciones místicas, o ¿espirituales?, utilizan la metáfora de
        “no he sido yo”, ha sido algo superior a mí. Porque así se vive íntimamente. No porque realmente sea “algo”-“alguien” distinto a Ud.

  9. Este Blog también, es una plataforma para balancear con arte, y ciencia, y”fusión de saberes”?
    Yo pienso que sí.

    *Perdón por los errores ortográficos, semánticos, etc, pero cuando le doy al botón de “publicar o comentar” me sale siempre “error”, y tengo que volver a intentarlo varias veces cortando y pegando… y a veces lo re-hago mal.

  10. Lo que quise decir más arriba es que en realidad, la misma pregunta que nos hacemos de “que es lo no-conceptual”, es querer “manipularlo” o controlarlo. Encerrar esa Nada, ese Vacío.
    No estoy diciendo, sin embargo que no sea legítimo hacer esa pregunta: ¿”Que es lo no-conceptual”? , sólo que no se puede contestar con otro concepto.

  11. Así es que por eso, una práctica interesante es la de hacerse preguntas sin que la respuesta acuda rapidamente a obturar, o tapar, o “cerrar en falso”, esa investigación, o esa experimentación.
    La curiosidad y la inocencia verdadera es la que nos lleva a la pregunta.
    Y preguntar sin responder de forma categórica y unívoca, (o sin que sea un conjunto cerrado),
    es en sí mismo, permanecer al borde del abismo, como haciendo equlibrio, al borde del Vacío.

    • Jaja. Interesante… Eres muy buena tanto en ir desmenuzando, podando tus ideas como en haciéndolas florecer. Y reconozco que sería más increíble aun saber que gran parte de su contenido y su recorrido al ir tú dándoles forma, es algo que fundamentalmente has ido ideando mientras estabas frente al teclado.
      “Palabras cosa” mencionan algunos para hacer referencia a esa vivencia que te empuja a pretender dar con una verdad significativa, un «sentido», a través de hablar (aunque sobre todo VER) «desde fuera de uno». A quien se las arregla para agarrarle maña a este ejercicio, sus semejantes suelen preguntarle (a veces alegre y explícitamente, a veces con un amargo silencio): ¿Cómo haces para tener siempre las «palabras precisas»?
      Comparto contigo decir que «La curiosidad y la inocencia verdadera es la que nos lleva a preguntar(nos algo y a la vez no respondernos con una respuesta) categórica y unívoca».
      Como bien dices «(ésto) es en sí mismo permanecer al borde del abismo». Y personalmente, creo, es también una manera “concreta” (entiéndase “concreta” en el sentido que tú propones) que tiene el empuje a la mujer lacaniano de manifestarse en aquel hombre que habita una estructura psicótica.

  12. Si, Sergio.
    Pero más allá de hombres , o mujeres, de estructuras psicóticas o neuróticas o perversas, el indagar y preguntarse, es algo de la naturaleza humana.
    Y algo interesante, a mi entender, a cultivar.
    Porque lo de “al borde del abismo” es más bien una metáfora de no agarrarse a nada que pudiese dejar inconclusa la tarea fundamental de investigación que tiene la conciencia.

  13. Y por cierto, muchas gracias.

    No creo que un hombre se haga preguntas por habitar una estructura psicótica…

    Si esa actitud, Lacán dijese que es “un empuje a la mujer lacaniano de aquel hombre que habita una estructura psicótica”, debo decir que disiento. O bien que Lacán entonces, lo explica todo a través de términos que hacen alguna referencia a algo patológico. Pero de Lacán he leído muy poco, el experto eres tú.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s