Lo inefable, la hiperia y el kindling


Es un requiebro tan suave el que pasa entre el alma y Dios que pido a su Bondad lo de a probar a quien pensare que miento (Teresa de Jesus)

” Es imposible comunicar una experiencia a alguien que no ha tenido la experiencia. Tratar de comunicar la experiencia de esquí de montaña abajo es imposible para alguien que nunca ha estado en esquís. Tratar de comunicar la experiencia de ser en el amor cuando le pasa a la gente que nunca han conocido de esta experiencia es inútil. No se puede hacer. Puedes hablar sólo por analogía. Para un sistema de símbolos mitológico el trabajo debe estar operando en el campo de una comunidad de personas que han tenido esencialmente análogas experiencias; de lo contrario, nada está pasando allí.” (Joseph Campbell)

Kindling

Esta semana santa ha habido una novedad en la programación de RTVE. Por fin han renunciado a Ben-Hur y es por eso que algunos nos hemos sentido abandonados al tiempo que liberados de tan gozosa experiencia. Pero han pasado dos cosas interesantes. La primera de ellas es que se ha hablado mucho del caso Lubitz que ha despertado muchísimo interés entre el personal, tanto es así que mi post anterior ha tenido un record de visitas (casi 10.000 en toda la semana santa) así como un montón de comentarios de esos que vale la pena leer y donde uno vuelve a reconciliarse con el talento colectivo.

Pero a cambio de la ausencia de Ben-Hur hemos podido volver a ver una serie sobre la vida de Santa Teresa de Jesus, protagonizada por la gran Concha Velasco, una de las dos grandes Conchas de España, la otra es la Piquer.

Se trata de una serie que si bien es algo lenta y abusa de las escenas de caballerías y viajes es sin embargo una serie muy bien hecha donde los españoles podemos reconocer el talento de la mística de Avila, una mujer de una pieza que nos enseñó a todos, aquello de que el talento literario, las proezas de la acción y la vida contemplativa pueden resumirse en una vida, una vida de santa claro está.

Pero para mi el hallazgo de esta semana santa procede de un tercer hallazgo acabalgado entre ambos: el descubrimiento de un colega. Más concretamente de un colega de León llamado Javier Alvarez. Un experto en temas de misticismo y también de fenómenos llamémosles por ahora, inusuales de conciencia, también conocidos como ENOCs de los que hablé aquí.

Legué a conocer a Alvarez a través de una colega madrileña que a raíz de algún comentario en mi post anterior me puso en la pista de sus ideas más importantes.

Se trata de la idea de hiperia.

La misma palabra nos echa un poco para atrás porque a pesar de lo que pueda resonar como significado, la hiperia (término que propone Alvarez) no es una anomalía, ni una patología sino una función psíquica. ¿Pero porque no nombrarla con el nombre de kindling (encendido) siendo como es precisamente un fenómeno bioeléctrico que consiste en el disparo hipersincrono de múltiples unidades neuronales?

El kindling del que hablé aqui es efectivamente un concepto difícil de pillar. Se trata del efecto acumulativo que llevan a cabo ciertos grupos de neuronas a través de disparos subumbrales, algo así como las gotas que van colmando el vaso hasta que se produce el efecto de hiperia, esto es el derramamiento de excitabilidad.

QUÉ ES EL KINDLING

Kindling puede ser traducido como encendido o más bien como sensibilización o sea lo contrario de la habituación. Se trata de una hallazgo de Goddard que buscaba un modelo animal de epilepsia para el laboratorio, trabajando con ratas y varias especies animales descubrió que las repetidas señales electricas subconvulsivas podian operar a medio y largo plazo de forma acumulativa y disparar una convulsión. Una vez establecida este nuevo umbral ya no era necesario seguir estimulando al animal que quedaba asi convertido en epiléptico, es decir tenia convulsiones en ausencia de los estimulos.

El kindling puede establecerse mediantes descargas subconvulsivas electricas pero tambien con sustancias quimicas (picrotoxina, lidocaina, etc) y tambien – y de ahi su interés en la patologia humana- mediante experiencias ansiógenas o eventos estresantes. Un evento estresante cualquiera (en una personalidad vulnerable) puede encender el mecanismo que después irá incrementándose en la evolución del individuo y más tarde independizándose del sistema haciendose automático (caótico en cuanto a desordenado pero previsible). El kindling se estableció como un modelo explicativo de muchas enfermedades mentales sobre todo para el trastorno de pánico, la dependencia al alcohol, y la cocaina, asi como un modelo perfecto para estudiar las oscilaciones del humor del trastorno bipolar y tambien los trastornos de personalidad interictales de la epilepsia o la adicción al alcohol.

Si bien no se ha podido demostrar que el kindling animal (que siempre es posible objetivar por sus huellas en el EEG) sea el mismo fenómeno que se encuentra implicito en la evolución de un trastorno afectivo, es coherente desde el punto de vista explicativo invocar un modelo kindling-like para explicar las oscilaciones del humor. Sabemos sin embargo que los medicamentos antiepilépticos tienen propiedades como normotímicos pero tambien sabemos que aunque algunos de esta familia los tienen, el efecto anticonvulsivo es distinto al efecto normotimico. Tambien sabemos que algunos medicamentos, como los barbituricos, el diazepan, el clonacepan o las hidantoinas que son anticonvulsivantes carecen de efecto normotímico alguno, mientras que otros como el Valproato se comportan como anticonvulsivantes y normotímicos. Otros por fin son normotimicos pero carecen de toda acción anticonvulsivante como el litio.

Por otra parte el agente inductor del kindling no es siempre el agente químico o eléctrico sino muchas veces la ausencia del mismo. Por ejemplo en el alcoholismo es la abstinencia la que genera el kindling y tambien las convulsiones, mientras que en la dependencia a la cocaina es la cocaina misma la que provoca el efecto kindling pero no por sus efectos psicoestimulantes sino por sus efectos anestésicos. En las oscilaciones del humor lo que tiene importancia es la frecuencia de la ciclación, asi en los cicladores rapidos podemos afirmar que tienen más riesgo de hacer más fases, brotes y hospitalizaciones que aquellos que tienen pocos brotes lo que es coherente con la masa critica que es necesaria para convertir un sistema predecible y causal en otro aperiódico o caótico.

El tratamiento de estas disregulaciones del humor por tanto vendría de la mano de aquellos medicamentos que tratan de llevar al sistema a sus condiciones iniciales, es decir de aquellos que tratan de reducir las oscilaciones del humor y que probablemente también tuvieran acción en la epilepsia verdadera, una enfermedad que desde el orden natural produce nuevos equilibrios en los sistemas desacoplados, como tambien lo hace el ECT (electrochoque). Esto es realmente algo paradójico porque sabemos que la ECT eleva el umbral anticonvulsivo y es además una opción terapeutica nada desdeñable para desacoplar un sistema oscilante. Los fármacos antikindling, que poseen efecto normotimico tienen también propiedades anticonvulsivantes. El primero que se estudió fue la carbamazepina que demostró no solo su efecto antimaníaco sino también su efecto protector en las recurrencias maniacas y disfóricas del trastorno bipolar pero que carece de acción en la prevención de la depresión, sin embargo posee indicaciones en la epilepsia temporal y en los trastornos de personalidad interictales tanto de las personalidades epilépticas como en otras, además es de elección en los sindromes de abstienencia alcohólica porque previene las complicaciones psiquiatricas de la misma. Una acción que volvió a repetirse con el valproato (antimaniaco y preventivo de las recurrencias maniacas sin acción en las recurrencias depresivas). Más tarde el Topiramato otro fármaco antikindling demostró su acción sobre las ingestas compulsivas y el comportamiento del peso (otro parámetro caótico en ciertas enfermedades) al tiempo que demostraba eficacia en el tratamiento de la epilepsia, no fue, sin embargo, capaz de demostrar ninguna eficacia en el tratamiento de las fases maníacas, ni preventivo en las fases depresivas o maniacas. Por último la lamotrigina tiene el efecto inverso a los anteriormente citados, es un buen antidepresivo por si mismo y previene por tanto las fases depresivas de los ciclos afectivos, pero carece de acción antimaníaca y de acción preventiva en las oscilaciones maníacas del trastorno bipolar.

Hiperia es pues algo relacionado con el kindling y también con la excesividad, como si un grupo de neuronas se hubieran vuelto locas y se distrajeran disparando sus mensajes eléctricos todas a un tiempo de forma simultánea y sincrónica. 

Algo que sin duda tiene que ver con el aprendizaje, pues no es así como aprendemos? ¿No es precisamente a través de estas neuronas que se reclutan unas a otras, la forma en que aprendemos algo sobre algo?

Efectivamente, esta hiperia es precisamente un mecanismo fisiológico que representa la forma en que las neuronas se activan unas a otras para aprender algo y que guardan memoria de ese día en el que salieron juntas de copas.

Hasta tal punto que Baudry (Baudry, 1986) un celebre epileptólogo ha dejado escrito que “la epilepsia sería el efecto secundario o el peaje de nuestra capacidad para aprender”.

Todas estas ideas apuntan hacia el hecho de que la epilepsia seria la forma patológica (la enfermedad) de algo que en otro nivel está operando como un recurso neurofisiológico. Y que este recurso (la hiperia) seria el denominador común de múltiples estados mentales y también de la epilepsia propiamente dicha.

La epilepsia sería pues el puente de unión entre el cerebro y la mente. Una pista para perseguir algunas cuestiones que tienen que ver con la enfermedad mental y no sólo con ella sino también con ciertos estados mentales paroxísticos de los que me propongo hablar en el próximo post centrándome sobre todo en la imageneria y en el desgarro interior de Santa Teresa.

Bibliografia.-

Javier Alvarez: El éxtasis sin fe.

BAUDRY, M.: “Long-Term Potentiation and Kindling: Similar Biochemical Mechanisms?” En: DELGADO-ESCUETA, A. et al. (Eds.): Basic Mechanisms of the Epilepsies, Raven Press, New York, 1986, 401

40 pensamientos en “Lo inefable, la hiperia y el kindling

  1. Interesantísimo! Probablemente sea prematuro realizar el siguiente comentario, cuando no tengo suficientes elementos de juicio aún sobre este asunto, pero vaya como forma entusiasmada y emocional de agradecer este post. Me ha ocurrido con frecuencia cuando pinto o escribo arribar a ese estado cuasi-orgásmico en que la contemplación de la belleza (ya sea en forma pasiva: observando una imagen o leyendo un texto; o en forma activa: pintando o escribiendo yo mismo), me conduce en un crescendo de velocidad a un umbral de masa crítica en que algo en mí se detona y me hace pasar a un estado de consciencia diferente que solo podría definir como un éxtasis, en el cual solo hay una satisfacción que todo lo abarca, una plenitud universal, por asi decirlo, en que estoy colmado en toda la medida en que pudiera estarlo, de gozo y de comprensión. Paradojicamente la comprensión no es una comprensión en si sino mas bien una sensación de comprensión, pues en ese estado dificilmente podría hilvanar algun razonamiento efectivo que bajase a tierra esa sensacion de comprenderlo todo con ejemplos prácticos. Uno desemboca en el centro de una galaxia de luz deslumbradora y se deja mecer suavemente en el giro de esa inercia cosmica como un recien nacido siendo acunado en los brazos de Dios. No es que vea luces, cuando menciono luz deslumbradora es una metafora de un estado mental que ha dejado atrás el mundo cuya principal característica es la formulacion de preguntas y la busqueda de respuestas. Nada de eso es necesario ya, ya todo aquello ha sido trascendido. Y permanezco flotando en una nada que es una totalidad.
    Ese estado no me enajena de percibirme a mi mismo, al entorno y a lo que me esta sucediendo, al contrario, es un estado de completa lucidez en el que me veo experimentando eso y me digo: Oh! Que hermoso! Nuevamente ha acontecido!
    Suelo regresar de ese estado, como una hoja que apaciblemente va descendiendo hamacándose en el aire hasta posarse en tierra, lleno de dicha, que intento volcar en este plano escribiendo un poema, casi siempre diminuto como un haiku, que refleje esa sensación de gratitud, felicidad, sabiduría y lucidez adquirida, con mayor o menor exito, depende. Pero me va quedando un resabio que se demora gratamente en desvanecerse, y que de tantas veces experimentado ya forma parte de una suave melodia que resuena en el fondo de mi ser por debajo de los sonidos de la vida cotidiana y sus ajetreos, y que siempre encuentro allí cada vez que me acuerdo y lo busco en forma deliberada.
    De mis estudios de física esta actividad neuronal me trae el isomorfismo de un conjunto de particulas que habiendo acrecentado su energia a traves de algun mecanismo de estímulo, logran por efecto tunel atravesar el muro de una barrera de potencial y pasar del equilibrio dinamico de un estado a otro diferente en donde son posibles actividades que en el anterior estaban vedadas. Tambíen se me ocurre pensar, dada la definicion de hiperia que se menciona en la wikipedia, que esta actividad hipersincronica neuronal dispara al portador de dicho cerebro como por un tunel cognoscitivo a un universo en que participa en estado consciente de la actividad de los demas cerebros que puerblan el universo mental, a traves de interacciones que no estan dadas por las de los sentidos habituales, léase telepatía.
    En fin, que muchas gracias por este post y espero entusiasmado el proximo! (a propósito de entusiasmo… cuánto habrá de hiperia en el “entusiasmo”?)

  2. El anterior comentario, adjudicado al usuario tecvial2009, ha sido un error mio al estar conectado sin haberme dado cuenta al blog de un amigo al cual le diseñé una pagina Gran sorpresa se va a llevar si le llega esta actividad mia a su correo 🙂 Pidiendo disculpas por el error cometido reitero mi comentario aqui mismo. Perdón y muchas gracias! Juan Carlos Barrueco (jcba).

    Interesantísimo! Probablemente sea prematuro realizar el siguiente comentario, cuando no tengo suficientes elementos de juicio aún sobre este asunto, pero vaya como forma entusiasmada y emocional de agradecer este post. Me ha ocurrido con frecuencia cuando pinto o escribo arribar a ese estado cuasi-orgásmico en que la contemplación de la belleza (ya sea en forma pasiva: observando una imagen o leyendo un texto; o en forma activa: pintando o escribiendo yo mismo), me conduce en un crescendo de velocidad a un umbral de masa crítica en que algo en mí se detona y me hace pasar a un estado de consciencia diferente que solo podría definir como un éxtasis, en el cual solo hay una satisfacción que todo lo abarca, una plenitud universal, por asi decirlo, en que estoy colmado en toda la medida en que pudiera estarlo, de gozo y de comprensión. Paradojicamente la comprensión no es una comprensión en si sino mas bien una sensación de comprensión, pues en ese estado dificilmente podría hilvanar algun razonamiento efectivo que bajase a tierra esa sensacion de comprenderlo todo con ejemplos prácticos. Uno desemboca en el centro de una galaxia de luz deslumbradora y se deja mecer suavemente en el giro de esa inercia cosmica como un recien nacido siendo acunado en los brazos de Dios. No es que vea luces, cuando menciono luz deslumbradora es una metafora de un estado mental que ha dejado atrás el mundo cuya principal característica es la formulacion de preguntas y la busqueda de respuestas. Nada de eso es necesario ya, ya todo aquello ha sido trascendido. Y permanezco flotando en una nada que es una totalidad.
    Ese estado no me enajena de percibirme a mi mismo, al entorno y a lo que me esta sucediendo, al contrario, es un estado de completa lucidez en el que me veo experimentando eso y me digo: Oh! Que hermoso! Nuevamente ha acontecido!
    Suelo regresar de ese estado, como una hoja que apaciblemente va descendiendo hamacándose en el aire hasta posarse en tierra, lleno de dicha, que intento volcar en este plano escribiendo un poema, casi siempre diminuto como un haiku, que refleje esa sensación de gratitud, felicidad, sabiduría y lucidez adquirida, con mayor o menor exito, depende. Pero me va quedando un resabio que se demora gratamente en desvanecerse, y que de tantas veces experimentado ya forma parte de una suave melodia que resuena en el fondo de mi ser por debajo de los sonidos de la vida cotidiana y sus ajetreos, y que siempre encuentro allí cada vez que me acuerdo y lo busco en forma deliberada.
    De mis estudios de física esta actividad neuronal me trae el isomorfismo de un conjunto de particulas que habiendo acrecentado su energia a traves de algun mecanismo de estímulo, logran por efecto tunel atravesar el muro de una barrera de potencial y pasar del equilibrio dinamico de un estado a otro diferente en donde son posibles actividades que en el anterior estaban vedadas. Tambíen se me ocurre pensar, dada la definicion de hiperia que se menciona en la wikipedia, que esta actividad hipersincronica neuronal dispara al portador de dicho cerebro como por un tunel cognoscitivo a un universo en que participa en estado consciente de la actividad de los demas cerebros que puerblan el universo mental, a traves de interacciones que no estan dadas por las de los sentidos habituales, léase telepatía.
    En fin, que muchas gracias por este post y espero entusiasmado el proximo! (a propósito de entusiasmo… cuánto habrá de hiperia en el “entusiasmo”?)

      • Me estoy dando un festín con el link que me invitó a leer! No me animaría a pedirle que se tome el trabajo de borrar este post y dejar el siguiente, por mi esta bien asi, si a usted le parece bien 🙂 Mientras tanto lo sigo leyendo, aprendiendo y disfrutando! Un agradecido abrazo!

    • Pues supongo que en el entusiasmo debe haber mucho de Hiperia, pues “entusiasmo” procede de en Theos mos. Algo asi como endiosado y de dioses debe ser esto de la tunelización, no en vano los griegos llamaban a la epilepsia la “enfermedad sagrada”

      • Exacto, precisamente por eso, por la etimología de la palabra, es que me llamó mucho la atención.

  3. Pingback: Lo inefable, la hiperia y el kindling | argesiramare

  4. Hola Sr. Traver …

    Me ha resultado muy interesante este post y ya estoy esperando la segunda parte. Aprovecho para agradecerle el adjuntar el enlace al texto “El Éxtásis sin fe: la hiperia” de Javier Alvárez que he comenzado ya a leer.

  5. No dejo nunca de leerle. 🙂 Comentarle ya está más difícil, pero eso … agradecerle de nuevo el post y el enlace al texto, me está pareciendo todo muy-muy interesante.

  6. Eso de los estados no ordinarios de conciencia y de la hiperia / ‘kindling’ como funciones cerebro-mente, similares a la memoria, es de lo más interesante. La “ciencia” oficial, claro, no presta atención a estas ideas porque, entre otras cosas, no las comprende. Muy justo (y valiente), de tu parte, considerar a Teresa de Ávila como “una mujer de una pieza” que nos enseñó muchas cosas. 🙂 Gracias por este nuevo ‘post’ tan sugerente como contundente.

  7. Me quedo con esta frase de todo lo escrito por el doctor Senra: “La histeria y su congénere antigua la epilepsia no tienen mucho que ver con la vida de nuestra ilustre enferma” (p. 610). Por otra parte, no he dicho que la ‘ciencia oficial’ no se haya interesado por el asunto, sino que no presta atención a las ideas de los” estados no ordinarios de conciencia y de la hiperia / ‘kindling’ como funciones cerebro-mente, similares a la memoria” porque no las comprende. Ahora matizo: o porque no las acepta; o porque ni las comprende ni las acepta.

  8. He disfrutado mucho con la lectura del artículo; y además está muy bien escrito, con mucho “estilo de literatura” y excelente manejo de la retórica. Verbi gratia: “Charcot que era un neurólogo eminente, algo charlatán de feria…” (p. 611) evidencia que la antítesis y la paradoja no tienen por qué molestar al oído de lectores puntuales. Gracias por el enlace.

  9. Paco, como siempre es un gusto leerte, podría teorizar que la hiperia está relacionada al fenómeno llamado ASMR. Hace tiempo te mandé un documento con mi artículo / investigación empírica, ojalá puedas contemplarlo en tu siguiente post.

    Muchas gracias

  10. Hola Paco, hola Isabel (yo también te echaba de menos),

    Veo claramente un vinculo entre este post y el movimiento del despertar de la Kundalini. Aunque, como dice Joseph Campbell, la experiencia es intransmisible para quien no la ha vivido, este despertar de Kundalini lo viví como un poderoso kindling, sobrevenido luego de una estimulación de pensamientos “elevados”.

    Por otro lado, respecto a la lamoctrigina, aparte de ser un buen antidepresivo, tiene otro efecto en mi bastante curioso, siento que me eleva el coeficiente intelectual, o es quizás que la depresión me la disminuye. O quizás un poco de las dos?

    Saludos,
    José

  11. Mi hijita, que ahora tiene 7 años, cuando se excitaba o se ponía muy contenta (lo dejó de hacer este último año), se estremecía toda, y realizaba una mueca muy rara en la cara. Fuimos a un neurólogo para ver que es lo que le sucedía, y nos dijo que era un tic bizarro, algo que no clasificaba dentro de cualquier otro cuadro de tics u otro diagnostico, y nos dijo que no nos preocupáramos, que luego se le iba a ir. De hecho notamos que tenia cierto control sobre este tic, ya que solo lo hacia en privado, o si lo hacia mas en publico en situaciones pero en situaciones muy especiales como su cumpleaños.
    Yo creo que ella encontraba un goce en estos episodios, así como que tenía algún control. Y también creo que responden a algún fenómeno como el que estamos hablando aquí, de kindling. Obviamente, por ser diagnosticado de trastorno bipolar, estoy muy alerta de ver cualquier tipo de anormalidad, o fenómeno vinculado a lo mental/psicológico/neurológico, para poder estudiarlo dar el mejor cuidado posible a ella.

  12. Muy interesante. Me queda la duda si todo esto del kindling, la sinestesia y el “sentimiento oceánico” del que hablaba Freud vienen a ser más o menos lo mismo, o si ya se ha logrado diferenciar lo uno de lo otro. Determinadas “drogas recreativas” permiten alcanzar estados parecidos, pero todos no son iguales, naturalmente.

    Sin embargo, se me ocurre que, aparte del interés científico, este tipo de asuntos podrían tener un interés social…

    En el libro “Religion is not about God” http://unpocodesabiduria21.blogspot.com.es/2013/04/la-religion-no-es-acerca-de-dios-2005.html el historiador de las religiones Loyal Rue recoge algunas teorías sobre cómo funciona la religión. Esencialmente, el truco consiste en

    “La tarea consiste en hacer que la memoria de trabajo dé prioridad a las virtudes emocionales, asegurando que prevalezcan en el proceso de confrontación, y los hechos culturales describen el comportamiento en tanto que éste se encuentra organizado por información codificada en símbolos. (…) No se pueden almacenar sentimientos en la memoria, pero se pueden almacenar imágenes que producen sentimientos. Y una vez almacenadas en la memoria pueden ser llamadas a participar en la construcción de nuevos objetos mentales de manera que evoquen algo muy similar a la experiencia original. Operaciones como ésta son, por supuesto, altamente adaptativas. En consecuencia, no es la conciencia la que es adaptativa, sino más bien el poder para crear, almacenar y reencontrar imágenes secundarias. La misma conciencia es meramente un interesante efecto secundario de esta operación. ”

    Lo que Rue no explica en su libro es cómo se almacenan estas imágenes de “sentimientos codificados”, pero básicamente debe tratarse de un proceso especial, capaz de dejar marcadores emocionales en la memoria, cosa que no se consigue fácilmente.

    David Sloan Wilson en “Darwin´s Cathedral” http://unpocodesabiduria21.blogspot.com.es/2015/04/la-catedral-de-darwin-2002-david-sloan.html recoge la definición de Durkheim de religión como el fenómeno de distinguir entre “lo sagrado y lo profano”. Jonathan Haidt identifica “lo sagrado” como una especie de exaptación del asco biológico. Es decir, esas imágenes codificadas quedan almacenadas en la memoria de tal forma que determinadas ideas culturalmente seleccionadas desatan emociones de adhesión o rechazo (reverencia o asco). Así las pautas morales pueden ser seguidas en base al autocontrol del individuo, y no solo por la represión del entorno. Por eso Napoleón podía decir aquello de que “un cura me ahorra diez gendarmes”.

    Ahora bien: lo difícil es “almacenar” estas pautas morales con tan poderoso contenido emocional en el cerebro. Ahí es donde me pregunto si podríamos generalizar este tipo de “experiencias espirituales” (kindling, sinestesia, “sentimiento oceánico”…). Las religiones suelen aprovechar estas experiencias para implantar ahí pautas de comportamiento de contenido emocional. Los psicoterapeutas hacen lo que pueden para reemplazar las creencias y estructuras trastornadas de sus pacientes mediante todo tipo de estrategias… ¿pero no es la estrategia religiosa un método “artesanal” aún más efectivo? Todos sabemos que un maleante puede ser conductualmente reconducido si se convierte en Testigo de Jehová que si se somete al tratamiento habitual del psicólogo de prisiones…

    ¿No merecería explorarse este campo?

    • Pues me parece muy buena idea. Efectivamente la sensación que tienen muchos autores es que desde la laicización del mundo se ha producido un fenomeno muy paradójico: la moralización de conductas antes neutrales. Es como si el ser humano tendiera a buscar nuevas ideas morales esta vez sin Fundamento religioso. Muchas ideologías son eso: creencias basadas en la fe y lo mismo pasa con determinadas ideas morales. Estoy de acuerdo con la idea de que la “religiosidad” es independiente de la idea de Dios y que venimos de serie dotados con unas facultades “hipéricas” que aqui en occidente no nos han enseñado a usar como herramientas espirituales. Vamos hacia un humanismo secular.
      http://www.terceracultura.net/tc/?p=7562

  13. “Vamos hacia un humanismo secular.”

    Sí, pero el problema es que el “humanismo secular” no utiliza las estrategias psicológicas de un “humanismo sagrado”. El truco que da ventaja a las religiones es su uso de la estrategia de “lo sagrado”. De ahí que supongo que estas estrategias se basan en los “Estados inusuales de conciencia” que la sociedad secular trata de evitar https://pacotraver.wordpress.com/2009/09/07/estados-inusuales-de-conciencia/ . Cómo si el comportamiento convencional fue racional, cómo si no estuviéramos sometidos a la irracionalidad en nuestro día a día.

    Karen Armstrong explicaba en su libro “La gran transformación”, que los primeros “maestros de la sabiduría” buscaban sobre todo desarrollar pautas de conciencia antiagresivas y prosociales (“benevolencia”) haciendo uso del recurso de lo inefable.

    “Todos los sabios predicaban una espiritualidad de la empatía y la compasión; insistían en que la gente debía abandonar su egoísmo y su codicia, su violencia y su crueldad. No sólo estaba mal matar a otros seres humanos, sino que tampoco había que pronunciar palabras hostiles, ni hacer gestos de irritación.

    El primer catalizador del cambio religioso normalmente era un rechazo de principio a la agresividad que los sabios contemplaban en su entorno. Cuando empezaban a buscar las causas de la violencia en la psique, los filósofos axiales penetraban en su mundo interior y empezaban a explorar un reino de experiencia humana desconocido hasta entonces.”
    http://unpocodesabiduria21.blogspot.com.es/2013/07/la-gran-transformacion-2006-karen.html

    Quizá tengamos un “humanismo secular”, pero no tenemos un “humanismo sagrado”, y ése es el paso que falta….

    • “No tenemos un ‘humanismo sagrado’, y ese es el paso que falta”.

      ¿Para qué? ¿Para iniciar (o proponer o “exigir” o instaurar) una neoilustración, un neohumanismo?

      • Pues yo creo que Francisco Martin tiene razón, el humanismo secular es una bonita idea que han propuesto incluso muchos teoricos de la mente, por ejemplo el propio Varela lo propone cuando dice que “necesitamosuna espiritualidad sin Fundamento”. Pero yo creo que ese fundamento laico nos lleva por lugares bien distintos a los que deseariamos, por ejemplo nos lleva a naturalizar cosas “sagradas” como por ejemplo el sexo y a moralizar otras banales o arbitrarias como por ejemplo la carne, la obesidad o el tabaco. Esa deriva -tiene en mi opinión- una explicación: no hay un Fundamento laico que pueda resistir los embates de la publicidad de las sociedades liberales. Dejado evolucionar de este modo es muy posible que acabemos moralizando cuestiones baladíes y naturalicemos otras que son vitales para nuestra supervivencia.
        Hay que recordar ahora que el “No matarás” se acató en su origen como un mandato divino y ha tenido mucho éxito en su difusión, a pesar de que la mayor parte de la gente no sea creyente.
        Sacralizar no tiene nada que ver con Dios ni con la religión sino con lo sagrado es decir con aquello que es un misterio y de lo que no podemos hablar. Algo asi como el concepto lacaniano de lo Real, o el noumeno kantiano, esa especie de pantalla donde se proyectan nuestros deseos y nuestros sueños y que es evidentemente un intangible.

      • Completamente de acuerdo. Las sociedades liberales, con todo lo que significan, y en especial con el arma de su propaganda, poseen todo lo necesario para asfixiar (e incluso volatilizar, si les fuera adverso) un posible “Fundamento laico”. Aunque es cierto que en esas sociedades la mayor parte de la gente no es creyente, no hay nunca que perder de vista (o que despreciar) que la tales habitan en islotes, más o menos grandes, de un orbe que cree en lo trascendente, o sea, en lo que le une a lo metafísico-sacro. ¿Impondrá su laicidad el habitante de estos islotes, que se reproduce lentamente y es minoritario, o, por el contrario, impondrá su ‘religiosidad’ el del orbe circundante, mayoritario y de reproducción dinámica y variada? Por eso preguntaba a Francisco Martín por qué falta un paso que, a todas luces, se ha ya dado varias veces en la historia de la humanidad, con mayor o menor dosis de sacralidad, y siempre con los mismos resultados. Porque el “humanismo sagrado” es quimera, sólo real en el mundo platónico de las ideas. ¿O tal vez está aún por venir ese porvenir? 😐

  14. “No tenemos un ‘humanismo sagrado’, y ese es el paso que falta”.

    ¿Para qué? ¿Para iniciar (o proponer o “exigir” o instaurar) una neoilustración, un neohumanismo?”

    Bueno, simplemente, la humanidad (la cultura, como proceso evolutivo) constantemente busca recursos para alcanzar su eterna pretensión de “una vida mejor”. ¿Qué es una vida mejor? Aparentemente, una vida diferente a aquella que nos determinan nuestros instintos heredados de la época prehistórica. Ellos vivían en la escasez (o en una abundancia que era resultado de terribles sacrificios, como las guerras constantes o el infanticidio) y nosotros tenemos la abundancia económica, por lo tanto, ya no necesitamos de la agresividad mutua que en la prehistoria quizá fue necesaria.

    Todas las religiones buscan fórmulas para reducir la violencia mutua. Y lo más lógico es que la fórmula ideal consista en el autocontrol de la agresividad de cada individuo. Eso, la mejor forma de conseguirlo es mediante la interiorización de pautas de conducta moralizadoras que fomenten el altruismo. A mi modo de ver, el camino del “civismo” actual (humanismo profano, podríamos llamarlo) ha obtenido grandes resultados mediante leyes más justas, principios políticos mejores (democracia, derechos humanos, libertades…), ilustración (fomento de la empatía) y educación (condicionamiento a partir de la infancia)… pero como aspiramos a más, se me ocurre que la utilización de recursos religiosos (lo que sería “humanismo sagrado”) podría ser aún más eficaz. Todavía queda agresividad, guerras, inexplicables crisis económicas y mucha frustración individual. Si utilizamos recursos “religiosos” (interiorización de pautas morales totalmente altruistas que permitan el autocontrol) podríamos tener el paraíso de la plena confianza mutua y la plena cooperación económica.

    De vez en cuando se da el Premio Nobel de Economía. La Economía trata de la organización de los recursos materiales. Pero se ha descubierto que la Economía ha de partir del estudio del comportamiento humano http://es.wikipedia.org/wiki/Equilibrio_de_Nash y en consecuencia se aplican principios lógicos y psicológicos. En cambio, con la organización social no parece ese tema de importancia. Se deja todo al juego político, basado en absurdas tradiciones,. ¿Por qué no se recurre a los mecanismos de comportamiento social de forma parecida a como ser hace en la economía? Si la política implica la coerción (castigo al antisocial) y la religión implica el autocontrol (elección voluntaria de la conducta prosocial), ¿no está claro que la religión es racionalmente superior? ¿Por qué no hay un “Premio Nobel de Religión”?

    “Sacralizar no tiene nada que ver con Dios ni con la religión sino con lo sagrado es decir con aquello que es un misterio y de lo que no podemos hablar.”

    Más exactamente, “sacralizar” significa “internalizar” el mandato de la conducta prosocial. El autocontrol perfecto. Lo que llamamos un “misterio” se trata precisamente de la autosatisfacción del que recibe una recompensa emocional por su comportamiento altruista. El “santo” tiene una conducta altruista a cambio de una gratificante compensación emocional. Esta compensación puede ser interna o puede proceder de la “comunidad de santos” (afectividad en un entorno de mutua confianza: familia: hermandad). Todo baratísimo. Una panacea. El problema, como pasa con la energía de fusión, es poner el mecanismo en marcha…

    El texto de Rudolf Otto es interesante por lo que se refiere a la percepción de “lo numinoso”. Probablemente tenga algo que ver con todas esas emociones indetectables pero gratificantes relacionadas con placeres “inefables” que con el tiempo podremos más o menos identificar (por ejemplo, el sentimiento “de elevación”, del que escribe Jonathan Haidt http://unpocodesabiduria21.blogspot.com.es/2015/02/la-hipotesis-de-la-felicidad-2006.html

    Pero se trata de algo muy complejo, que por eso mismo merecería más atención…

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s