El juicio de Paris: role playing para chicas


paris

Se trata de un juego de rol-playing en el que participan pacientes afectas de un trastorno alimentario y el personal tratante. Consiste en un grupo en el que se da a las pacientes la oportunidad de elegir (identificarse) con una heroína o diosa griega, a través de la cual pueden explorarse actitudes y habilidades aplicadas a la resolución de dilemas personales. Se llama “Juicio de Paris” porque fue Paris el arbitro elegido para mediar en el conflicto que en el Olimpo sostenían las diosas y que terminó con la elección por parte de Paris de la más bella, titulo que recayó en Afrodita que premió a Paris con el amor de Helena y con la conocida guerra de Troya que tuvo precisamente a Afrodita y Artemisa a favor de los troyanos y a Atenea y Hera en contra.

Las razones de este alineamiento son diversas, Hera protegía el matrimonio legal entre Helena y Menelao, Atenea se pone siempre a favor de los hombres y del patriarcado, sin embargo Artemisa se pone a favor de la igualdad de las mujeres y Afrodita a favor del amor.
El juego comienza leyéndoles a las participantes las características psicológicas abreviadas de cada una de estas diosas o posibilidades de elección, según los siguientes términos.
AFRODITA-VENUS.-
Diosa del amor y de la belleza. Busca sobre todo la pasión
HERA-JUNO.-
Diosa del matrimonio y de los pactos. Busca sobre todo la estabilidad de la pareja
DEMETER-CERES.-
Diosa de la maternidad, de la agricultura y la fertilidad. Busca sobre todo ayudar a los demás
ARTEMISA-DIANA.-
Diosa de la caza y de la luna. Busca la independencia.
HESTIA-VESTA.-
Diosa del fuego y del hogar. Busca la soledad
PERSEFONE-PROSERPINA.-
Hija de Demeter y esposa de Hades el dios del mundo subterráneo. Busca complacer o agradar a los demás.
ATENEA-MINERVA.-
Diosa de la sabiduría y la artesanía. Busca el por qué de las cosas.
Cada uno de estos arquetipos presenta dificultades y sufrimientos específicos que el personal tratante debe conocer a la hora de confrontar las dificultades de cada elección de los individuos del grupo. Por ejemplo el personal tratante debe saber:
DIOSAS VULNERABLES
Demeter, Hera y Persefone son las diosas vulnerables y frecuentemente victimizadas, su identificación con los roles tradicionales de la mujer las hace muy vulnerables al abandono, rechazo, pérdidas y desengaños. Demeter sufrirá por los demás movida por sus sentimientos maternales, cooperación y solidaridad universales. Hera aspira a casarse y sus sufrimientos procederán de los celos y de las probables humillaciones que proceden de un esposo infiel, Persefone es la hija sumisa que quiere agradar y que acepta ser lo que los demás quieren que sea, su sufrimiento procede de la confusión de no saber realmente quien es, siempre esperando que algo suceda sin tomar parte activa en su propia vida. Por el contrario estos roles están legitimados por la sociedad y son más fáciles para las mujeres que como las diosas de la antigüedad viven en una sociedad patriarcal.
Hera es sobre todo una buena esposa, Demeter una buena madre y Hestia una magnifica ama de casa. Persefone es la hija ideal.
DIOSAS VÍRGENES
Virgen no hace referencia a un estado sexual sino a un aspecto inaccesible de la mujer. Algo que no es accesible a los hombres y que se considera un “fin en si mismo”. Las diosas vírgenes no son fácilmente humilladas ni victimizadas, porque tienen un plan en la vida, un plan al que siguen activamente a partir del deseo de ser independientes. Artemisa, hermana gemela de Apolo tiene el sentimiento de la igualdad inscrito en su naturaleza, está orientada hacia las mujeres, es feminista, activa, se interesa por el deporte y la naturaleza, los animales , el arco y el caballo son sus símbolos. Atenea es también activa, hija de Zeus, nació de su cabeza sin el concurso de mujer, en este sentido es la hija del padre, orientada hacia los valores masculinos es la aliada del patriarcado, compite con los hombres en su propio terreno y es una eficaz administradora y profesional, es una estratega que encuentra mentores y protectores masculinos. Hestia es también una diosa virgen orientada hacia dentro, su templo es el hogar, donde alimenta el fuego eterno que hace de una casa un perfecto hogar. Puede ser religiosa o ama de casa y en ella hay algo espiritual, incluso en las tareas más cotidianas y repetitivas. Las diosas vírgenes se reconocen por su independencia de los hombres, el sexo, o la pareja ocupa un lugar secundario, se trata de arquetipos que deben abrirse paso contra las dificultades de la educación dado que los padres deben de apoyar aspectos que probablemente consideran poco femeninos en sus hijas. Las diosas vírgenes pueden estar sin embargo casadas, aunque con ciertos matices interesantes. Artemisa buscará una pareja que es sobre todo un compañero, un igual. Atenea buscará un hombre con poder o dinero. Hestia un hombre espiritual, Afrofita pasional y Atenea un mentor o protector.
DIOSAS ALQUIMICAS
Afrodita es quizá el arquetipo femenino que podemos encontrar activo en las adolescentes, es la diosa del placer, el sexo, pero también de la belleza y las artes. Afrodita nunca fue victimizada por los hombres porque en sus proyectos no entran las relaciones a largo plazo. Busca sensaciones y las relaciones en si mismas que terminará en el momento en que quiera. Afrodita estuvo casada con Hefesto (Vulcano) un dios minusválido al que engañaba con múltiples amantes.
EL JUEGO
El juego trata en un primer momento, reconocer el arquetipo principal que se encuentra activo en cada muchacha y que se familiaricen con los seis restantes, hay que subrayar que los arquetipos activados en una mujer son siempre dos o tres. En realidad no existen arquetipos buenos o malos, siendo lo ideal la perfecta rotación entre ellos. Sucede sin embargo que en ocasiones la muchacha ha sido hecha prisionera por uno de ellos, de una manera forzada, es entonces cuando se plantea la patología. Otra circunstancia es que la adolescente no conozca las múltiples “potencialidades de ser femenina” que se encuentran a su disposición, algo que el grupo podrá explicitar. Lo ideal es un perfecto engranaje de los arquetipos de manera que aprendan a resolver problemas “invocando” una diosa concreta. Por ejemplo, en un problema de rivalidad habrá que operar como Artemisa, en un problema de “saber como funciona algo” como Atenea, para llegar a compromisos serios con un hombre hay que aprender de Hera. Si una muchacha es prisionera del arquetipo de Persefone habrá que invocar otras diosas para hacerle emerger sus verdaderas potencialidades que pueden haber sido aplastadas o forzadas por las expectativas de otros.
El juego se juega en grupo, presidido por un Presidente de Comité (El Ego) una labor en que en cada sesión se turnan las participantes, esta técnica se utiliza para explorar en cada una de ellas la fortaleza del Yo que debe mediar – internamente- en los conflictos de las diosas entre si, y ahora en los conflictos externos que presenten las diosas.
El presidente del comité es analizado por el equipo tratante, al igual que el resto de participantes aunque según otros criterios determinantes. En el presidente del Comité, se valora:
–         Su capacidad para mediar en los conflictos entre las diosas presentes.
–         Su identificación con alguna diosa concreta, que se manifestará por signos concretos de simpatía y por la frecuencia en darle turnos de palabra.
–         Su antipatía por otro tipo de diosas a las que tenderá a acallar, interrumpir o descalificar.
El equipo tratante, – revisa sus propias diosas activadas- e identifica la diosa que está activada en cada momento en el grupo y lo confronta con las dificultades que son previsibles encontrar en cada uno de ellos. Por ejemplo si una muchacha elige a Artemisa como diosa y su vida diaria está presidida por Persefone, el equipo confrontará esta contradicción. Si una muchacha elige a Afrodita el equipo tratará de hacer emerger a Hera, en tanto que Afrodita sola sin la capacidad de establecer pactos deja a la muchacha desprotegida frente a sus impulsos. Una muchacha Demeter deberá ser auxiliada por Artemisa o Atenea, ayudándola a lograr mayor independencia y mayor impulso para luchar por obtener logros propios. Todas estas circunstancias dan lugar a una discusión, que se prolonga durante unas dos horas de grupo. El grupo puede repetirse “ad infinitum” teniendo en cuenta que las participantes van a cambiar (se trata de un grupo abierto) y que entran y salen del grupo tantas participantes como se desee.
En cada grupo-sesión el Presidente del Comité cambia, de manera que pueden explorarse tanto los arquetipos individuales como las habilidades yoicas de cada participante a la hora de poner de acuerdo a la diosas activadas. En cada grupo además debería de haber un participante masculino, en el sentido de ofrecer una personificación del “animus”, es decir de la parte masculina de cada mujer que opera en auxilio de las muchachas en los momentos en que deben ponerse en juego habilidades, asertividad, competitividad o impulso.
Hay que tener en cuenta que más allá de conocer a cada diosa activada en cada muchacha interesa el juego interaccional que se establece entre las distintas diosas en el grupo y conocer sobre todo aquellas diosas inactivadas en cada persona que por estar ocultas o negadas no pueden acudir en auxilio de las pacientes en momentos determinados. En este sentido el propio juego relacional permite a las pacientes observar en otras muchachas roles e identificaciones que en si mismas pudieran estar siendo saboteadas por otras diosas interiores. Por ejemplo, una paciente Hera, interesada sobre todo en el matrimonio o en encontrar pareja debe ser auxiliada por Afrodita, sin cuyo concurso ningún vinculo será posible, por el contrario si lo que se persigue es un vinculo a largo plazo es Hera, la diosa de los pactos la que deberá auxiliar a Afrodita que espontáneamente es sensual pero incapaz de negociar vínculos y limites.
El equipo tratante debe ofrecer constantemente las descripciones pertinentes acerca de los arquetipos y referirse en todo momento “nombrando a la diosa” que está hablando, para darle verosimilitud y profundidad al grupo debe tener bien establecido el carácter dramático, rol- playing o psicodrama de la sesión. Las pacientes deben tomar conciencia de que esas diosas no son sólo metáforas sino roles tradicionales que se encuentran personificados en ellas mismas a través de las diosas de la mitología. Las pacientes deben tomar conciencia de que sus problemas personales son problemas universales y que ya se han descrito en la mitología y en la narrativa, habiéndose descrito incluso la manera de sortearlos minimizarlos y resolverlos.
OBJETIVOS DEL JUEGO
El juego es su versión terapéutica no coincide con el mítico juicio de Paris que otorga a la más bella su favor sino, explicitar las identificaciones que se encuentran activadas en cada muchacha y ofrecer modelos de resolución de problemas concretos. Por ejemplo ¿qué diosa habría que invocar para resolver un problema de aislamiento? En este caso concreto hay que valorar porque Hestia se encuentra activada, si es por la propia naturaleza de la niña o por la falta de coordinación de las otras diosas. Una muchacha puede ser introvertida y espiritual como Hestia y sentir que no encaja en un mundo demasiado competitivo, extravertido o superficial. Hestia no planteará problemas a no ser que esta elección haya sido forzada, es posible que la niña se sienta poco atractiva comparándose con sus compañeras, con poco éxito entre los chicos quizá debido a un exceso de peso. Afrodita debe acudir en ayuda de Hestia en cualquier ocasión, pero quizá la niña ha asumido el rol de Hestia porque sus padres la han educado de un modo “castrante” respecto a sus potencialidades Artemisa a la que consideran poco femenina o inadecuada según su modelo educativo. Ningún rol es de por si negativo de no ser que:
Exista un conflicto o guerra entre diosas
–         La elección haya sido forzada por razones educativas
–         La paciente no haya contemplado a otras diosas interiores
–         El Ego no sea lo bastante competente para mediar entre conflictos
–         El “animus” no acuda en ayuda del Ego
Todas estas condiciones van a ser explicitadas durante el juego, de manera que la paciente al terminar las sesiones deberá tener presente estas potencialidades que deberán ser expuestas en el grupo y resueltas en clave de diosas interiores.
Una vez conocidas los resortes de cada diosa el grupo versará sobre resolución de problemas concretos de las muchachas que podrán así entender la aplicación concreta y practica de la mitología a sus conflictos diarios.
TERMINACIÓN DEL JUEGO
El juego termina – para cada participante- cuando se han explorado los 7 arquetipos femeninos involucrados, así como su capacidad yoica de establecer una buena mediación entre ellos. Se establece un premio equivalente a “la manzana de oro” que puede ser sustituido por una caña de bambú, de las que crecen en agua como símbolo de una vida productiva y en continuo crecimiento, símbolo de la alternancia de la vida y la maduración. Ese premio se hará coincidir –si es posible- con el alta en el Hospital de día o con la ganancia de algún tipo de prebenda.

EL EQUIPO TRATANTE
Todo el Equipo puede participar en el juego en dos aspectos fundamentales. Uno hacia dentro, revisando sus propias relaciones con sus diosas interiores y uno hacia fuera que sirve de soporte a las muchachas para recordar, refrescar y consolidar la intelectualización de cada diosa y sus recursos propios en la resolución de problemas. Para ello es fundamental que el equipo trabaje individualmente las funciones de cada diosa, su propio Yo y su propio Animus, conociendo al menos las dificultades y las habilidades más conocidas de las diosas míticas.
Habilidades y dificultades de Artemisa.- Artemisa es hermana de Apolo y por tanto tiene un orgullo de casta que procede de su origen divino. Se siente igual que su hermano y sufrirá si siente que tiene una educación distinta con respecto a sus hermanos, no tolerará diferencias, ni prebendas en los hombres porque se siente tan portadora de derechos como Apolo. Sus mayores dificultades proceden pues de compararse con sus hermanos varones, acusará de machistas a todos los hombres y se orientará hacia el deporte, actividades en la naturaleza, o aquellas donde pueda competir en igualdad de condiciones. Su naturaleza es matriarcal, de manera que estará orientada hacia los problemas de la mujer, será enfermera o activista política, siempre relacionada con labores asistenciales. Si tiene compañero será un igual, sus dificultades se encuentran en el lado de su orgullo y de su escasa comunicación con Demeter y con Hera, es muy posible que tenga dificultades a la horas de encontrar pareja o mantenerla. Si tiene un TA puede ser restrictiva, ya que está dotada de una fuerte disciplina y una enorme voluntad. Tiene capacidad para marcarse metas y alcanzarlos, pero debe manejar su cólera, rudeza y frialdad emocional.

Habilidades y dificultades de Atenea
Atenea se preocupa de “como funcionan las cosas” si está casada será mejor administradora que ama de casa, madre o esposa, es activa y orientada hacia metas igual que Artemisa de la que se diferencia en su orientación hacia los hombres. Atenea –la hija del padre- suele simpatizar poco con las mujeres y no suele hacer causa común con ellas lo que dificulta sus relaciones con iguales, suelen tener pocas amistades femeninas, esta es una de las carencias principales en la adolescencia de Atenea, dado que las compañeras suelen confiar poco en ella, mucho menos si además tiene activado el arquetipo Afrodita y es además de una buena estratega, atractiva para los hombres. Atenea es cerebral y pude llegar a ser manipuladora, posee planes para acercarse a los hombres y consigue parejas que le ayuden a conseguir sus fines, bien sea el matrimonio o una ayuda para su carrera. Poco dada a los amoríos románticos o a las aventuras casuales, puede dar la impresión de ser interesada y mala compañera. Atenea puede necesitar ayuda de Artemisa en la adolescencia sobre todo y más tarde de las diosas vulnerables.

Habilidades y dificultades de Hera.-
La niña orientada hacia Hera destaca desde pequeña por su orientación hacia el matrimonio, preferirá jugar a “papás y mamás” antes que a cualquier otra cosa, en contraste a Demeter que prefiere jugar con bebés, cunas y peluches. Hera se siente infeliz si no consigue una pareja y cuando la consigue se entrega de tal modo que quizá no conciba la vida sin ella, su mayor habilidad procede precisamente de la intensidad con que busca esa identidad a través del matrimonio y su astucia para llegar a pactos, limites y acuerdos con sus parejas, es muy poco probable que una mujer Hera quede soltera, cuando lo es hay que sospechar que existen otras diosas en pugna con este arquetipo. Su marido le proporciona estabilidad y una identidad legitimada socialmente, por lo que las mayores dificultades de Hera procederán de los celos. Se trata de unos celos dirigidos hacia las mujeres con las que puede llegar ser muy vengativa y colérica, ignorando que a menudo las amantes de su marido infiel pueden haber sido engañadas o forzadas a ser sus amantes. Por su vulnerabilidad Hera necesita ayuda de las diosas vírgenes: Hestia o Atenea. Hera está poco interesada en las amistades femeninas y suele entrar en conflicto si el marido está cerca de otras mujeres, Hera está del lado del patriarcado igual que Atenea.

Habilidades y dificultades de Demeter.-
Si Hera fue victimizada por Zeus a través de sus infidelidades, las mayores contrariedades de Demeter proceden de la maternidad. Persefone, su hija, fue raptada por Hades y llevada al mundo subterráneo. La tristeza que embargó a Demeter fue tan grande que amenazó con secar toda la tierra dejándola improductiva. Los dioses tuvieron que mediar en este conflicto y convencer a Hades a que devolviera a Persefone al mundo de los vivos, al final se llegó a un acuerdo y Persefone pasó medio año con su madre y otro medio año con Hades, por esa razón, según el mito, durante el invierno la tierra permanece estéril Demeter es la diosa de la fertilidad y por tanto la diosa de la agricultura y concretamente de los cereales, el pan.
Demeter está orientada hacia la maternidad, hacia los hijos y más simbólicamente hacia las relaciones de ayuda. Demeter se activa ante cualquier necesidad de otra persona, el deseo de ayudar innato en la niña Demeter se pondrá en movimiento allí donde sienta que alguien la necesita, está orientada hacia el cuidado de ancianos y niños, hombres débiles y quizá enfermos o proscritos. La mayor dificultad de Demeter procede del agotamiento de su función materna o quizá que se ponga en marcha demasiado precozmente sin la debida protección de otras diosas o del Ego dando lugar a un embarazo indeseado. Demeter se sentirá llamada allí donde sienta que alguien la necesita, de ahí precisamente la frecuencia con que las muchas Demeter son vulneradas, abusadas y dominadas. Su mayor vulnerabilidad procede pues de la dependencia de otros y de la codependencia que pueden inducir. También es de temer su destructividad.

Habilidades y dificultades de Persefone.-
Persefone era la hija de Demeter que fue violada y forzada por Hades a ser su esposa. Se trata de un arquetipo victimizado por los hombres y que se encuentra bien representada entre las pacientes adolescentes en relación con las dificultades que muchas chicas tienen para hacerse un hueco en la expresión de su verdadera naturaleza. Un muchacha Artemisa puede haber sido “forzada” pos sus padres a doblegar su naturaleza con tal de conseguir acercarla al modelo tradicional de muchacha sumisa y complaciente. Los padres apoyan sobre todo a las niñas que son agradables con los demás o que al menos se esfuerzan en agradar, ninguna niña y ningún arquetipo podrá prosperar sin el apoyo del padre. En este sentido es posible esperar Persefones confusas, en cuanto a la orientación hacia metas profesionales, vitales o con conflictos más profundos en su identidad. Persefone quiere agradar y para ello tiene que sacrificar su verdadera naturaleza y adaptarse a lo que los demás esperan de ella, cuando este juego se realiza durante mucho tiempo y de manera muy intensa pueden aparecer muchachas sin proyecto vital, con dudas sobre su futuro, que simplemente se dedican a esperar que algo suceda, a ser rescatadas o raptadas debido a la enorme confusión que sienten en su interior al no haber podido desarrollar ningún aspecto autónomo de las diosas. Estas muchachas tienen mucho riesgo de consumir drogas o escapar hacia aspectos de irrealidad.
En realidad Persefone y Demeter forman una dualidad, una díada frecuentemente activada en las relaciones madre-hija o hijo, se trata de la conocida simbiosis. En ella la madre no deja escapar al hijo/a de su influjo, instrumentaliza a sus hijos en función de sus necesidades Demeter y obstaculiza la ganancia de autonomía de los mismos. Detrás de una Persefone puede existir una madre Demeter o un patriarcado forzado o violento.

Habilidades y dificultades de Hestia.-
Hestia es insociable e introvertida como diosa virgen orientada hacia dentro y con una dimensión espiritual. Es frecuente en nuestra sociedad que las muchachas Hestia tengan muchas dificultades de expresión porque la espiritualidad es algo tan negado -como lo fue hasta hace recientemente poco- la autonomía femenina. Hestia carece de ambición, no le interesa el dinero, ni el poder, ni la política, ni las causas comunes que suelen abrazar los grupos de mujeres, Hestia representa el fuego eterno del hogar, ese que de no existir no termina de transformar una vivienda en un hogar, en algo vivo, una tarea anónima e incomprendida. La dimensión clásica de Hestia (Vesta) en la mitología clásica estaba vinculada a dos clases de circunstancias: la mujer que se ocupa de la casa y la mujer que se ocupa del templo, existe una Hestia casada y una Hestia consagrada a algún tipo de culto (en Roma las Vestales). Si está casada Hestia será una perfecta ama de casa, mucho mejor que esposa y madre. Si está consagrada a algún tipo de fe será la perfecta hermana de comunidad. Tanto en el caso de que su tarea sea doméstica como claramente religiosa, su desempeño está relacionado con una dimensión espiritual. Se adaptará bien a tareas repetitivas, minuciosas, irrelevantes que acometerá a la perfección y muchas veces sin la necesaria dimensión espiritual que en nuestro entorno suele pasar desapercibido debido al escaso valor social que adjudicamos a las tareas de Hestia. En contraposición, la obsesividad o el perfeccionismo compulsivo pueden ser los demonios interiores de una Hestia en primer plano sin el concurso de otras diosas que ofrezcan color y dimensión práctica a sus tareas, básicamente proyectando objetivos y favoreciendo la sociabilidad. Hestia es sexualmente pasiva y paciente, para ella el sexo no es una experiencia física como en Artemisa, ni sensual como en Afrodita, sino espiritual, una experiencia de fusión más o menos consciente sin embargo hay que recordar que Hestia es una diosa virgen que puede prescindir absolutamente del sexo. Si está casada será leal y fiel, sus dificultades procederán más bien del aislamiento social que de otra cosa.

Habilidades y dificultades de Afrodita.-
La diosa del placer, del amor y de la belleza tiene una dimensión sensual que impregna a las demás diosas. En el otro extremo sin el auxilio y dirección de las demás puede caer en el fácil hedonismo o en riesgos derivados de la promiscuidad sexual. Afrodita es una diosa singular, nunca fue forzada, violentada o victimizada por los lujuriosos dioses del Olimpo, antes al contrario tuvo numerosos amantes y engañó a todos sus esposos, sobre todo al invalido Hefestos (Vulcano). Afrodita no busca relaciones estables ni se interesa por el largo plazo, antes al contrario es una buscadora de sensaciones placenteras, estéticas, intelectuales o plásticas. Se interesara por muchos tipos de hombres y quizá también de mujeres movida por la curiosidad y una cierta búsqueda estética y de sensaciones a veces a través de drogas psicodélicas.
Afrodita rompe las relaciones cuando ya no puede extraer nada de ellas y detesta a los hombres que dependen de ella, incluso es posible predecir que suele cambiar de pareja cuando intuye que un hombre está demasiado interesado , en este sentido se acopla muy bien a ser la amante de alguien y muy mal a ser su pareja estable. No está interesada en hombres con poder o hombres con dinero como Atenea, no buscará protección, ni un matrimonio convencional como Hera. Puede tener varios hijos con muchos hombres distintos y de ellos buscará sobre todo una dimensión artística, creadora a veces al borde de lo marginal, si es ahí donde encuentra la pasión que desea. Es una persona emocional que frecuentemente se verá metida en una vorágine de relaciones que poco a poco irán minando su autoestima y provocando crisis existenciales. Es frecuente que Afrodita se pregunte por qué no encuentra un hombre idóneo o venga a terapia después de una larga sucesión de fracasos sentimentales, donde no parece ser consciente de que estas repeticiones se deben sobre todo al predominio de ese arquetipo que sin ayuda de Hera o Demeter y quizá también de la sabia Atenea, convierte la existencia de Afrodita en una serie de relaciones sentimentales sin objetivo alguno.
De todo lo anterior puede desprenderse que el grupo tratante debe atender sobre todo a la complementariedad de las diosas interiores. Si predomina una diosa extravertida como Afrodita deberá extraerse a Hera como complemento para acudir en ayuda de la misma y preguntarle al grupo ¿Qué haría ahora Hera? ¿Qué pensaría sobre esto Atenea o Artemisa?. Se trata sobre todo de confrontar arquetipos que puedan neutralizar una determinada visión dicotómica de las cosas. Por ejemplo las chicas suelen plantearse dilemas en clave dual ¿virgen o puta? ¿casada o libre? ¿trabajo o maternidad? , aumentar la paleta de elecciones proporciona una base segura de maduración libremente elegida, entendiendo que para cada ocasión existe una alternativa o estrategia adecuada que simplemente no se contempla por considerar que “cada cual es como es” de una manera monolítica, como si la personalidad obedeciera a resortes en clave dual. Al margen de esta consideración hay que recalcar que existen diosas legitimadas por nuestro entorno paternalista, y otras negadas u obstruidas. Aunque cada vez más existen jóvenes Artemisas o Ateneas, desde la incorporación definitiva de la mujer al mundo del trabajo hay que decir que esta resurrección se ha hecho a expensas de una mayor desvalorización de otros arquetipos: hoy ser Artemisa es más deseable que ser Hera y ser Atenea mucho más deseable que ser Hestia que es posiblemente hoy el arquetipo más indeseable y menos comprendido. Además hay que considerar que esta ganancia se hace a través de muchos sufrimientos individuales y que muchas veces estos sufrimientos están en la base de la enfermedad alimentaria o de cualquier otra. No todas las niñas tienen padres Zeus como Artemisa, poderosos que apoyan cualquier tipo de elección, ni hermanos Apolo, ni por supuesto viven en el Olimpo ni tienen cargos determinados por su origen. Todas deben lidiar con aspectos sentimentales y los deben encajar en sus proyectos, aceptando las derrotas y las odiosas comparaciones que se establecen entre ellas relativas al atractivo y a la capacidad para seducir, un trabajo tan arduo para el que necesitarán de una amplia gama de recursos y diosas a lo largo de su vida.

TÉCNICA DE LOS ELEMENTOS DEL EQUIPO
La función del equipo en el trabajo del grupo estará dedicado, a dar explicaciones sobre las diosas y hacer emerger una primera elección a fin de propiciar la discusión. Una vez haya emergido el primer arquetipo en cada una de las participantes y distribuido el rol de presidente del comité (Ego) el equipo instará al Presidente a propiciar la discusión. La primera vez puede ser mejor que un miembro del equipo haga el papel de Presidente a fin de distribuir los turnos de palabra y moderar la discusión. Una vez se haya ensayado este flujo, el equipo operará como un todo, mediante las siguientes técnicas:

Propiciando la elección de la primera diosa.
Ofreciendo explicaciones suplementarias sobre la psicología de cada arquetipo, hasta que los participantes recuerden a cada diosa.
Confrontando cada elección con la conducta exhibida en el Hospital de día
Enlazando los dilemas cotidianos con la elección de cada diosa. Por ejemplo si una niña habla de que el domingo no quiso salir de casa (se comportó como Hestia) entonces confrontar sobre las razones de esta conducta que pueden ser absolutamente razonables.
Proponer una ayuda por medio de otra diosa. Por ejemplo preguntar a una diosa distinta sobre qué haría para ayudar a Hestia en la anterior ocasión. En el caso de que no se explicitaran todos los roles proponer alguno a rescate de una determinada conducta o actitud. Por lo general la confrontación se hace proponiendo una diosa virgen a una diosa vulnerable y viceversa. Afrodita puede considerarse un comodín.
Al finalizar la sesión viene el juicio de Paris, que es una respuesta individualizada en clave de Oráculo. El grupo entrega a cada paciente una nota, con una prescripción que básicamente incluye un consejo para destacar una determinada conducta. No es necesario que el equipo dé en cada sesión una nota a todas las pacientes sino sólo a aquellas donde el conflicto haya sido lo suficientemente explicito. El equipo firmará como un Todo: EL EQUIPO a fin de despersonalizar la respuesta y acercarla a su contenido mítico, ya que cada persona tiene una diosa protectora: usualmente la primera que elegirán o bien una diosa secundaria que quedará oculta.
El Ego será explorado cada vez que las pacientes ejerzan la Presidencia y el “animus”, probablemente con los sueños a las que se invitará a relatar. El “animus” suele aparecer en los sueños con el sexo de un hombre, de su actitud podemos saber si este “animus” es fuerte, está definido, es colaborador o por el contrario saboteará las decisiones de cada diosa.
En la segunda sesión se analizarán las elecciones de la primera sesión y se observará si ha habido algún cambio en la elección de diosa. Este cambo se considerará muy positivo porque procede del hecho de que la paciente ha entendido que existen alternativas. De no ser así, es posible que la rigidez proceda de la convicción de que la paciente ha sido hecha prisionera de un determinado arquetipo o bien no ha comprendido que puede elegir. Esta circunstancia deberá ser confrontada en el grupo.

DUALIDADES ADICIONALES Y EMPAREJAMIENTOS
HERMES-HESTIA

He definido a Hestia como una diosa virgen, introvertida, pasiva, espiritual e independiente. Es bueno recordar que no existe, en la mitología griega representación icónica para esta diosa, que de alguna manera fue sustituida por las sucesivas teogonias por un Dios masculino como Dioniso, sólo recobrada por los romanos a través del culto a las Vestales. Allí, en Roma los templos dedicados a Vesta estaban presididos por una columna fálica que se encontraba en el vestíbulo del templo. La columna representativa del Dios Hermes (Mercurio en la mitología romana) queda siempre afuera de los templos vestales, quizá como recordatorio de la virginidad obligada de las mujeres consagradas al culto de Vesta y quizá también como recordatorio de la dualidad entre Hermes, un dios lisonjero, mentiroso, dios de los caminos y los limites y también de los ladrones y la propia Hestia, una pareja bien avenida si entendemos que muchos hombres actuales de éxito siguen pensando en términos dicotómicos virgen/puta en sus fantasías acerca de las mujeres. El caso es que los matrimonios Hestia-Hermes son muy frecuentes en nuestras culturas y además se trata de un buen pacto, en algo que funciona. Ella, casera, anónima e indiferenciada socialmente y él, hombre de éxito, mundano, comunicador y quizá viajante de comercio como el propio Mercurio, un dios alado y fraudulento. Ella declinará ir a convenciones, fiestas y preferirá quedarse en casa a la espera del marido, aunque sin echarlo demasiado de menos, hay que recordar que Hestia guarda el fuego del hogar para si misma y su cariño es algo frío e impersonal, mientras Hermes prosigue sus correrías con Afrodita algo que no preocupa demasiado a Hestia a no ser que contenga a una Hera celosa y vengativa en la vecindad de sus arquetipos. Hestia y Hermes forman parte pues de una dualidad, es decir de distintas versiones de una misma unidad, en este sentido detrás de una mujer Hestia existe un “animus” Hermes y detrás de un hombre Hermes existe un “anima” Hestia, lo que permite la elección de pareja a partir de la proyección que llamamos enamoramiento.
ARTEMISA-APOLO
La segunda dualidad que quisiera examinar ahora es la compuesta por Artemisa y Apolo, hermanos gemelos mitológicos donde la dualidad está simbólicamente más cercana. Ambos se reparten prácticamente jurisdicciones similares, si Apolo reina sobre el sol, Artemisa sobre la luna, si Apolo sobre los animales domésticos, Artemisa sobre los salvajes. Apolo representa a las deidades racionales junto con Artemisa en contraste con Dioniso-Baco, ambos son los dioses de la razón y representan de alguna manera el Logos o principio –que se supone masculino- de la razón, pero también y debido quizá a la androginia de ambos representan aspectos poco convencionales tanto en el hombre como en la mujer.
Un aspecto poco conocido de Artemisa es su cólera y su soberbia, hay que recordar el episodio con Acteón al que hizo devorar por sus propios perros después de que hubiera sido pillado “in fraganti” visionando a la diosa desnuda. Otro aspecto interesante es el eje madre-plata-luna que emerge de este arquetipo, en contraste con el eje padre-oro-sol de su hermano Apolo. Sin embargo la luna posee un aspecto siniestro que no corresponde en teoría a Artemisa: se trata en este caso de la conocida Hécate, una diosa bruja dedicada a los hechizos y a la magia, es decir al aspecto de bruja mala o arpía vengativa que se atribuye a las mujeres. Pareciera como si a través del tiempo hubiera sido necesario volver a segregar aspectos intolerables en la imagen de Artemisa que en Efeso es representada con un cuerpo lleno de ubres símbolo de la maternidad universal y cercano al arquetipo de la Gran Diosa o Gran Madre, como puede observarse hasta en la mitología puede adivinarse una cierta ambivalencia en el trato dispensado a las diosas
ATENEA-ZEUS
Zeus tuvo dos hijos sin concurso de mujer, uno fue Dioniso y la otra, que emergió de su cabeza fue Atenea, una diosa que usualmente se relaciona con la sabiduría aunque personalmente me inclino más por considerar sus habilidades de manejo de las situaciones sociales. Los griegos no distinguían entre la sabiduría y el entendimiento (como los hebreos) al menos en lo que respecta a las mujeres, esa es quizá la razón por la que duplican las carteras ministeriales en el Olimpo, por una parte se le atribuyen a Apolo las facultades racionales del Logos, o conocimiento y por otro le endosan a una Atenea acorazada y con casco facultades que más bien se entienden en relación con “el conocer más profundamente y más allá” algo que está relacionado con el arquetipo del sabio que es siempre un sujeto varón y anciano como Tiresias al que la propia Atenea dejó ciego. En este sentido no me cabe ninguna duda de que la atribución a Atenea – una diosa por otra parte relacionada con la artesanía y la ropa- de sabiduría, está seguramente relacionada con una versión menor del arquetipo “del sabio”. Atenea es probablemente una buena estratega y una buena maniobrera, pero no una mujer sabia. Sus versiones modernas concuerdan más bien con ese tipo de mujeres que tienen habilidades sociales concretas para conseguir lo que desean aunque siempre apoyándose en sus mentores, padres o amantes. No me cabe ninguna duda de que Zeus, su padre y Atenea forman una dualidad, la hija del Dios del Olimpo, no suele ser sabia, sino interesada y más bien superficial al menos en nuestro mundo actual, siempre se pone de parte de su padre, al que adora (y del que procede) aun sabiendo que es un corrupto y un inmoral. No está comprada como por ejemplo Danae que fue fertilizada con orina de oro del propio Zeus, sino que forma con él una dualidad que es posible entrever en muchas de nuestras coetáneas Atenea, hijas de papá o del padrino de turno que simplemente viven del nombre, de la herencia o de los sobornos de su padre.
PERSEFONE- HERA-DEMETER-HESTIA
En este caso no se trata tanto de dualidades sino de aspectos femeninos “políticamente correctos” que constituyen una secuencia lógica de acontecimientos vitales en la vida de una mujer: De doncella Persefone, de casada Hera, madre Demeter y quizá Hestia más adelante. En realidad se trata de aspectos desgajados de un arquetipo original mucho más antiguo que las propias Teogonias griegas y que se conoce con el nombre de la Gran Madre (La Durga), un arquetipo que conocemos en muchas mitologías con diversos nombres, el más conocido de los cuales es Astarté, una diosa que se veneró desde Cartago hasta Babilonia. Es licito suponer que en un principio, quizá antes de la aparición de la Agricultura las culturas humanas eran matriarcales y pacificas, estas culturas fueron invadidas por pueblos de procedencia indoeuropea belicosos y patriarcales y probablemente estos pueblos impusieron mediante su dominio un modelo que influyó en la vida corriente y también en la mitología. Es interesante ver como la Gran madre fue desposeída del cielo (creación y destrucción) y sustituida por dioses masculinos belicosos, intolerantes , homicidas y violadores como Zeus, cuyas andanzas empezaron declarando la guerra a su propio padre Cronos (Saturno), al parecer un tipo mucho más intolerante que él mismo con antecedentes de haber castrado a u padre Urano y que además se zampaba a sus hijos apenas nacían para no tener rivales. Los dioses olímpicos comienzan precisamente después de que Zeus se impusiera a su padre Cronos y le obligara a vomitar a sus hijos e hijas. Son precisamente estas hijas vomitadas las que aparecen de alguna manera en la mitología como diosas relacionadas con lo femenino, fragmentadas en aspectos que ya hemos conocido, asi Hera es la diosa del matrimonio pero no de la maternidad y Demeter es la diosa de la maternidad pero no del amor capacidades que probablemente en su origen se daban cita en la Gran Madre. En mi opinión esta necesidad de fragmentación de los arquetipos femeninos es una buena prueba de la misoginia que afectaba a las culturas prehelénicas que dieron sostén a la Teogonia tal y como la conocemos a partir de Hesíodo.

BIBLIOGRAFÍA
SHINODA J.: “Las diosas de cada mujer: una nueva psicología femenina” Kairos. Barcelona 2004.
ROJO. M: “Exposición metódica de la psicología de los complejos de C. Gustav Jung. Eunibar. Barcelona. 1982
ABED R T. : “The sexual competition hypothesis for eating disorders” British Journal of Medical Psychology” 71:525-547 (1998).
SELVINI PALAZZOLI, M, CIRILLO,S, SELVINI, M SORRENTINO, A.M (1999). “Muchachas anoréxicas y bulímicas” Paidos. Barcelona
GRIMAL, P: “Diccionario de mitología griega y romana”. Paidos. Barcelona 1982.

Anuncios

3 pensamientos en “El juicio de Paris: role playing para chicas

  1. Me llamó la atención esto de los arquetipos, alguna vez tuve la oportunidad de leer algún material de Liz Greene, analista junguiana, sobre Relaciones humanas, de editorial Urano. Es un tema apasionante, en el cual hay mucho para aprender a conocer la naturaleza humana desde ese marco conceptual de los arquetipos. Y también había conocido por referencias de otras lecturas a Jean Shinoda Bolen. Buen material, felicitaciones.
    Sugerencia: cuando se pueda, agregar hipervínculos de las referencias.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s