¿Por qué las encuestas no son de fiar?


Solamente me fío de las encuestas que puedo manipular por mi mismo (Churchill)

A veces la verdad miente @pacotraver

Recientemente publiqué una encuesta sobre prostitución y los usos que le damos los hombres, al menos, los lectores de este blog. El lector interesado puede visualizar los resultados en en este post, aunque más abajo pondré -si me aclaro- el gráfico de barras que le acompaña.

Lo que más me ha llamado la atención de esta encuesta es que había la posibilidad (others) de añadir algunas preguntas y la que más se ha repetido sin ninguna duda es ésta:

“Soy mujer y nunca he pagado por los servicios de un hombre”

Me ha hecho mucha gracia y así se lo he manifestado a algunas de mis lectoras que me han reprochado que entre las posibles respuestas no hubiera una especifica para esta posibilidad. Pero si no incluí esta opción fue precisamente por su evidencia tautológica. las mujeres no pagan por los servicios de los hombres, por dos razones:

1.- No tienen las misma necesidades sexuales que los hombres

2.- Y cuando tienen necesidades las obtienen gratis.

Son los hombres los que han de pagar por el sexo, bien a las mujeres o a otros hombres, de modo que la pregunta sobraba. Es lo que se llama un axioma, una verdad evidente que no precisa demostración (aunque podría admitir interpretación). Sabemos que es asi y punto.

Ahora bien, lo que no está claro es el uso cuantitativo que los hombres damos a la prostitución. De los datos que obtuve en la encuesta puede desprenderse una idea interesante: la mitad de los hombres han tenido contactos puntuales con prostitutas, mientras la otra mitad declaran que nunca han hecho uso de esos servicios. Ganan pues los “que nunca han pagado los servicios de una prostituta”.

Personalmente no me creo los resultados que desmienten otras encuestas esta vez supuestamente mejor hechas y que dicen que cerca del 36 % de los españoles usan con regularidad los servicios de prostitutas. No es mucho pero si es bastante distinto a lo que refleja mi encuesta.

Lo que nos lleva al problema de fondo, una encuesta para tener validez precisa de una N (numero de respuestas elevado) que destaca con la pobre acogida que tuvo la mía con una discreta N de 125 (descontando las que se descartaron). Cuanto más elevada sea la N más cerca de la verdad nos hallaremos. de manera que ya sabemos un truco para manipular encuestas: una N baja o insuficiente.

El segundo truco es el medio de recogida de los datos: toda encuesta se dirige a la población general y una encuesta on-line contiene un sesgo: va dirigida a los usuarios de Internet, que encima leen este blog y encima quieren contestar abiertamente. Dicho de otro modo, la población que rellena una encuesta on-line no es población general ni siquiera es población representativa. Es una asignación que no respeta el azar y por tanto no podemos deducir de ella ninguna verdad.

Es algo que suelo decir a mis alumnos de psiquiatría en la Facultad, estudiantes de medicina. Si la prevalencia de esquizofrenia es del 1% en la población general y aquí son ustedes 100 alumnos es seguro que entre ustedes hay al menos un esquizofrénico.

Tranquilos, ustedes no son población general, contienen el sesgo de ser estudiantes de cuarto de medicina, distintos a los de una universidad pública y es por eso que las encuestas que se usan utilizando como población a universitarios contienen el mismo sesgo que las on-line. No sirven para nada.

Para que una encuesta tenga valor hay que elegir una N significativa, elección al azar o al menos elección de una población significativa que es aquella donde sus resultados replican a los obtenidos por el método generalista.

De manera que cuando usted lea encuestas sobre intención de voto, ese que asegura que Podemos ganará las elecciones del próximo año pregúntese, ¿Donde está la cocina de esta encuesta? ¿Qué es lo que pretenden demostrar?

¿Recordamos qué es una predicción paradójica?

Resultados de la encuesta:

 

Soy hombre y nunca he usado los servicios de una prostituta 66 46%  
Soy hombre y he usado los servicios de prostitutas alguna o pocas veces en mi vida 47 32%  
Other: 25 17%  
Soy hombre y uso los servicios de prostitutas con regularidad 3 2%  
Soy homosexual y nunca he usado los servicios de un chapero 2 1%  
Soy homosexual y he usado los servicios de un chapero alguna vez en mi vida 1 1%  
Soy mujer y he pagado alguna vez por los servicios de un hombre 1 1%  
Soy homosexual y uso los servicios de otro hombre con regularidad 0 0%
Anuncios

4 pensamientos en “¿Por qué las encuestas no son de fiar?

  1. Las encuestas -aparte las lúdicas o las que se hacen para verificar la pobreza de los resultados- sólo sirven para ‘enganchar’ a la población general sobre lo que desea o piensa una tautológica “mayoría”. O sea, el chiste cínico que desde hace mucho se repite en Estados Unidos y conoce todo el mundo: “Must be good… 10000 flies can’t be wrong!”. Y se prodigan porque para ciertos intereses sí funcionan.

  2. Discrepo. Las mujeres que no pagan a un hombre son aquellas que todavia son “deseables”. Pero que ocurre con una mujer “discapacitada” o anciana o de rasgos que no despiertan la libido del hombre?. Si tienen recursos económicos es evidente que van a pagar por aquel hombre ideal físicamente para que le brinde el “servicio” que de otro modo no obtendrían y artilugios mecánicos (consoladores) son demasiado frios e impersonales para sus aspiraciones. Y hay mujeres entre 70 y 80 años que se mantienen muy fogosas e imaginativas y se les enciende la mirada cuando VEN el “ejemplar masculino” de sus sueños. Abrazo Paco

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s