¿Por qué la psiquiatría está como está? (y II)


La Psiquiatria es gente (Nicolas Sartorius)

Lo cierto es que la enfermedad mental no puede reducirse a una enfermedad del cerebro pero al mismo tiempo es posible afirmar que no podría darse en un cerebro sin la complejidad del cerebro del Sapiens.

Dicho de otra manera, necesitamos contar con otras disciplinas, otros conocimientos para dar cuenta de lo psíquico. Necesitamos a la religión, a la mitografía, a la antropología, a la sociología, a la filosofía, a la literatura y al arte para poder comprender lo psíquico y  por tanto tambien las averías del mismo. Necesitamos poder comprender el sufrimiento mental y las fronteras que traza lo patológico con las adversidades de la vida y como estas intearctuando con ciertas vulnerabilidades genéticas llevan al hombre hacia la enfermedad.

La psiquiatría es biología, es una enfermedad natural sin duda, pero tambien es psicológica y es social, es histórica, etnica y es mítica y por fin la locura tiene implicaciones metafísicas.. Psicogénesis y sociogénesis son dos asignaturas pendientes cuyo concurso en la comprensión de lo psíquico nos darán mas de una pista.

Las razones para el desasosiego:

Factores que proceden de la imagen que de la psiquiatría tienen médicos y psiquiatras.-

La mayor parte de los estudiantes de medicina consideran que la psiquiatría es una disciplina poco científica. Tal y como dice Nicolas Sartorius:

Los estudiantes de medicina también perciben la psiquiatría como carente de una base sólida y científica autorizada . Esta actitud se basa en parte en la incertidumbre relativa a la nosología y el diagnóstico de las enfermedades mentales, que se menciona entre los motivos de los estudiantes de medicina no entrar en psiquiatría . La clasificación de los trastornos mentales en las categorías del DSM y CIE ha sido objeto de críticas debido a que la mayoría de estas categorías diagnósticas no son validados por los criterios biológico reforzando así la imagen de la psiquiatría como no ser “verdadera medicina” .

La imagen de la psiquiatría desde la perspectiva de los psiquiatras no ha sido ampliamente estudiada. Un estudio que evaluó cómo una muestra de los psiquiatras y pediatras sentía acerca de su especialidad encontró que la satisfacción fue calificado como alta entre los psiquiatras , sin diferencias en la satisfacción en comparación con los pediatras. Lambert et al  evaluaron las razones por las cuales los médicos abandonaron la especialidad que habían elegido inicialmente y reportan que las principales razones mencionadas por los psiquiatras incluyen la pobre imagen pública de la especialidad, la percepción de falta de respeto entre los otros médicos, y la percepción de la insuficiencia de recursos. Sólo el 71% de los psiquiatras en un estudio británico informó de una disposición general a tomar antipsicóticos para sí mismos en el caso de un trastorno esquizofrénico .

Factores que afectan a la percepción de la población.-

En cuanto a formas específicas de tratamiento psiquiátrico, los pacientes y sus familiares albergan los mismos estereotipos acerca de los medicamentos psicotrópicos como se encuentran en el público en general. Por lo tanto, estos medicamentos a menudo son rechazados debido a que se cree que son adictivos, no atacan las causas reales de la enfermedad  para inducir cambios de personalidad y que pueden suprimir sentimientos normales . Algunos estudios muestran una clara preferencia por la psicoterapia sobre el tratamiento farmacológico. El tratamiento psiquiátrico fue visto a menudo como lento en hacer efecto o totalmente ineficaz.

Sin embargo, en comparación con la población general, pacientes psiquiátricos y sus familiares se han encontrado para tener actitudes ligeramente más positivas hacia los medicamentos psicotrópicos  , y algunos estudios reportan que la satisfacción con esta forma de tratamiento es alta . Anteriormente los pacientes hospitalizados mostraron actitudes más positivas hacia el tratamiento psiquiátrico.

La estigmatización de la psiquiatría.-

La descripción general de la psiquiatría en los medios de comunicación y de entretenimiento es predominantemente negativa. En un comentario sobre medios de comunicación, la psiquiatría fue descrita como “una disciplina sin una verdadera erudición, métodos científicos, o sin técnicas de tratamiento eficaces” . Los periódicos y las películas a menudo han transmitido una imagen negativa de los hospitales psiquiátricos. Estas imágenes fueron rápidamente generalizadas y contribuyeron a la imagen negativa de la psiquiatría en general. Los modernos centros de salud mental de la comunidad rara vez se representan en los medios de comunicación..

La representación de tratamiento psiquiátrico también es a menudo negativa, con imágenes de electroshocks ineficaces y punitivas medidas de confinamiento forzado, o el tratamiento psicoanalítico prevalecientes. La “mitología de Hollywood de la psiquiatría” transmite la idea de que el éxito del tratamiento no se basa en la medicación y el progreso gradual, sino en una sola sesión catártica. Informes periódicos sobre las drogas psicotrópicas han sido sustancialmente más importante que informes sobre medicamentos cardíacos, más a menudo enfatizan los efectos secundarios negativos, mientras que se omite la información sobre los efectos beneficiosos . Informes de TEC han sido con frecuencia negativa y sesgada  . Varios periódicos criticaron repetidamente la relación entre la psiquiatría y la industria.

La imagen pública de los psiquiatras es en gran parte negativa y basado en el conocimiento insuficiente sobre su formación, experiencia y propósito. Por ejemplo, no se sabe ampliamente que los psiquiatras son médicos, y la duración de su formación se subestima . Ellos se atribuyen una baja condición social entre los médicos académicos . Muchos estudios reportan una diferenciación insuficiente entre las distintas profesiones de la salud mental, en particular entre los psiquiatras y psicólogos . Sólo dos estudios informaron que los encuestados fueron capaces de diferenciar entre las profesiones. Los psiquiatras son acusados ​​de confiar demasiado en medicamentos. En presencia de un problema de salud mental, la ayuda de un confidente  o un médico de la familia a menudo se recomienda en lugar del tratamiento por un psiquiatra. Sin embargo, sólo una pequeña minoría de la población en general aprueba el estereotipo de que “los psiquiatras son inútiles”

Hay estereotipos que compiten en relación con los roles profesionales de psiquiatras  . Por un lado, a menudo se perciben como “agentes de la represión”, cuya finalidad es garantizar el comportamiento conformista y que puede “ver en las mentes de las personas”. A veces se sugiere que los psiquiatras no quieren realmente entender a sus pacientes y son hostiles hacia ellos . Por otra parte, los psiquiatras son a veces percibidos como oráculos, adivinos o salvadores amorosos, con expectativas exageradas sobre el éxito del tratamiento y la curación.

Poco dinero en investigación.-

Si comparamos las cifras de 350 millones de deprimidos en el mundo con la escasa dotación que tiene la investigación podremos empezar a comprender por qué la psiquiatría es la hermana pobre de la medicina..

La comparación entre la depresión y el cáncer es muy común. El cáncer,, es una terrible plaga que afecta a más de 32 millones de personas y mata a unos 8 millones de personas al año, muchos más que la depresión. Pero al menos en los países desarrollados, la gran mayoría de las personas con cánceres reconocidos reciben tratamiento.

En la investigación, también, la depresión no ha podido seguir el ritmo de cáncer. La investigación del cáncer hoy es un campo floreciente, desenterrando vastos catálogos de mutaciones asociadas a la enfermedad, que permiten ensayar terapias genéticamente específicos y el desarrollo de modelos animales sofisticados. La investigación sobre la depresión, por su parte, parece haber fracasado: terapias esperanzadoras han fracasado en los ensayos clínicos y los estudios genéticos han venido con las manos vacías. El campo del conocimiento psiquiátrico todavía está luchando para definir incluso la enfermedad  y superar el estigma asociado a ella.

¿Por qué la depresión no ha cosechado los mismos recursos científicos y la atención como el cáncer? Y si lo hubiera hecho, ¿dónde estaría la comprensión de este trastorno ?  Nature  puso estas preguntas a los investigadores.  Sin embargo, algunos científicos esperan que una reciente explosión de interés por los estudios cerebrales puedan por fin impulsar la investigación de la salud mental en una forma diferente. “El cáncer es una gran inspiración: que han tenido una gran cantidad de inversión y que han hecho grandes avances”, dice Foley. “No hay razón por la que no podemos ver las mismas cosas en la depresión.”.

Poca inversión en dispositivos y profesionales.-

La psicoterapia puede ser tan o más efectiva que la medicación si bien precisa de más medios y personal bien entrenado, su ventaja es que soslaya los efectos secundarios de los medicamentos convencionales al menos en las patologías leves y ambulatorias, sin embargo y volviendo a Sartorius:

Norman Sartorius que fue presidente de la WPA solía repetir un mantra que considero muy importante: “Psychiatry is people” (La psiquiatría es gente). Se trata de algo que nuestros políticos y gerentes no han aprendido: después de la desinstitucionalización de los enfermos mentales en la época de Reagan, el estado se desentendió de ellos y traicionaron el compromiso que se habia adquirido en tanto a la creación de dispositivos comunitarios.

La asistencia psiquiatríca no necesita grandes inversiones en aparataje, material, tecnología o cosas así, lo que necesita a nivel asistencial es gente, es decir personas que atiendan los malestares comunes de la población en entornos cercanos a su propio hábitat, no en impersonales hospitales rodeados de toda clase de parafernalia medica. Necesita dispositivos asistenciales si, pero también sociosanitarios y comunitarios. Sin un despliegue constante de estos recursos y programas específicos bien distribuidos por todo el territorio, sin una red protectora que incluya tanto el ocio, como el trabajo tutelado o la asistencia pura y dura, el albergue o los clubes de enfermos, los hospitales de dia, etc la psiquiatría se medicaliza, es decir es tratada y tomada como una especialidad medica ad hoc, con sus recuentos y exigencias cuantitativas. ¿Cuantos enfermos puede ver al día un psiquiatra ambulatorio? Pues no más de 12-14 personas, y un psicólogo no más de 6 o 7. Es claramente insuficiente para mantener el contacto terapéutico más allá de algo puntual y estereotipado.
No es sólo un cambio de mentalidad de los profesionales lo que necesitamos sino también un cambio en las expectativas racionales de la población y sobre todo abordar de una vez una reforma psiquiatrica a nivel de Estado que iguale de una vez la investigación con la del cáncer (en el mundo hay 350 millones de depresivos por ejemplo) un número que por si mismo haria temblar a cualquiera. Y además, la creación de una red unificada de recursos sanitarios y sociales que trabajen en red con los mismos parametros. Se necesitan muchas cosas, pero sobre todo gente, gente.

Dicho de una forma más clara: el modelo biomédico no solo decepciona a los médicos, psiquiatras, pacientes , familiares y publico en general sino que se ha demostrado claramente insuficiente a la hora de atender las necesidades reales de la población. Un ejemplo de ello en la psiquiatria infantil es la siguiente idea: ¿Por qué no existen programas para la psicoeducación de padres claramente disfuncionales? ¿Por qué tratamos a los niños y no empeñamos nuestros recursos en enseñar a los padres conductas y modos educativos funcionales?

Es obvio que para mejorar nuestra asistencia psiquiátrica tendremos que empezar por remover algunos tabúes, el de los estragos parentales por ejemplo.

Bibliografía.-

El articulo citado de Nature.

El articulo citado de Norman Sartorius.