¿Cómo se construye un síntoma?


“El diablo se esconde en los detalles”

Terminé mi penultimo post que titulé “Causalidad y analogía” con la promesa de retomar el tema de la causalidad no-lineal. Pero en mi anterior post en el que hablé de Peter Pan y sobre todo de su autor James Barrie he encontrado un buen pretexto para ejemplificar lo que quiero decir ahora a propósito de lo que entendemos como causalidad no-lineal en lo que se refiere a lo psíquico.

Cuadro antiguo museo

¿Por qué en lo mental es tan difícil encontrar causas lineales como por ejemplo sucede en las enfermedades físicas?

Pues porque la causalidad que opera en lo psíquico no es lineal. Lo que es lo mismo que decir que las mismas causas pueden provocar en distintos sujetos variables efectos. Lo no.lineal está basado en la incertidumbre. La causa no nos permite predecir el resultado y aun: las causas están ocultas en las relaciones que establecen entre si los distintos elementos del sistema.

Vamos a ver el caso de Barrie el autor de Peter Pan. ¿Era Barrie un pederasta?

Contaba en mi anterior post que Barrie:

A la edad de seis años James perdió a su hermano David de 13 años en un accidente y su madre que prefería abiertamente a David quedó afectada de por vida por esta perdida de la que jamás se repuso. El padre por su parte se distanció de la familia quedando el pequeño James aislado en casa, sin amigos y soportando las confusiones de su deprimida madre que creía que los niños cuando mueren permanecen siempre niños merodeando por el hogar, hasta el punto de que siempre le llamaba David.

En este ambiente de deprivación y enloquecedor creció James si bien cuando digo crecer estoy exagerando porque además de esto James padecía una especie de enanismo, de esa clase de enanismos que conservan la inteligencia y también los rasgos de la cara aunque su talla no alcanzaba mas que metro y medio.

Así y todo Barrie se casó aunque en aquella época los matrimonios solían ser de conveniencia y no llevaban aparejado ni el cariño de los cónyuges ni la necesaria cohabitación, Barrie no tuvo hijos. Ni fue padre ni le hicieron padre pues muchos Peter Panes actuales son padres por delegación genética sin que ellos hayan decidido serlo.

Es muy posible que Barrie no durmiera con su mujer y que el matrimonio no se consumara. Es también posible que Barrie no buscara una mujer sino una madre tal y como Peter Pan se relaciona con Wendy.

No sabemos si Barrie fue un pederasta del mismo modo que tampoco sabemos si lo fue Lewis Carroll, lo que si sabemos es que ambos eran pedófilos, es decir adultos con una especial sensibilidad para los niños. Adultos-niños que disfrutan jugando con niños como si ellos mismos fueran niños sin serlo.

Y realmente lo son puesto que el desarrollo psicosexual puede detenerse, bloquearse o redirigirse a partir de eventos educacionales, contextuales o de la vida psíquica del niño. Es obvio que en el caso de Barrie su deseo de permanecer niño está relacionado con la muerte de su hermano David y con la depresión ulterior de su madre. Pero esta manera de pensar sigue siendo lineal, ¿Cómo se relaciona este evento desgraciado con la pedofilia de Barrie?. Es obvio que no todos los pedófilos tienen antecedentes tan dramáticos en su biografía. (El lector deberá distinguir en este momento lo que es el gusto por tratar con niños del concepto de pederastia que es el concepto de abusar de los niños). Aquí hay un post para volver sobre este asunto junto con una explicación evolucionista.

Y unas cuantas ideas:

Otro error que suele cometerse con frecuencia es confundir pederastia con el crimen: no todos los pederastas son criminales y ni siquiera todos los pederastas pasan al acto sus fantasías que quedan sólo en eso, fantasías. Nadie podria acusar a Lewis Carroll de pederasta a pesar de su fascinación por Alicia, una inclinación que pudo sublimar escribiendo cuentos para niños. Tampoco sería justo decir que Oscar Wilde era un pervertido a pesar de que estuvo en la cárcel por sus amorios con el joven Arturo (menor de edad) aunque en Inglaterra en aquella epoca la homosexualidad estaba penada con la cárcel. ¿O qué decir de la novela más importante de los amoríos entre un adulto y una niña? me refiero a la novela Lolita de Vladimir Nabokov, una obra maestra de la literatura universal llevada al cine nada más y nada menos que por Kubrick. ¿Y qué decir de “Muerte en Venecia”, escrita por Thomas Mann y filmada por Visconti?

Si todos estos grandes hombres fueron pederastas hay que decir que en poco se parecen a esos otros pederastas que raptan niños o niñas o que incluso les asesinan.

¿Qué es lo que diferencia a una pederasta de un pedófilo?

El pederasta es la octava inferior de la pedofilia, la octava más baja y degradada.

Significa que los sintomas son como fractales: se reproducen autosimilares en múltiples planos de definición.

Las estructuras disipativas.-

Ilya Prigogine (1917-2003) fue un químico ruso nacionalizado belga que en 1977 mereció el premio Nobel por sus hallazgos sobre las estructuras disipativas.

Mi intención es dar a conocer sus investigaciones -al menos las más importantes de entre ellas- y hacerlas llegar de forma comprensible al público en general, por las aplicaciones que dicha teoría tiene en diversos ámbitos de las ciencias naturales.

La primera idea que me gustaría transmitir es que la palabra “estructura disipativa” contiene una contradicción formal: la de algo que permanece, junto a algo que cambia o se transforma. Los científicos mecanicistas ya conocían este fenómeno de convivencia entre estructura y cambio, dado que es algo que todos podemos observar en la vida corriente; por ejemplo, el crecimiento de un humano tiene algo que se modifica y que se solapa junto con algo que permanece. Newton abordó este mismo problema en relación con la viscosidad y la fricción, considerándolo como un obstáculo para sus investigaciones de mecánica clásica. Ludwig von Bertalanffy llamó “sistemas abiertos” a este estado de la materia que más adelante recibiría el nombre de “estructura disipativa” propuesto por Prigogine.

Para comprender mejor la naturaleza de este estado de la materia es conveniente que el lector entienda el concepto de “equilibrio y orden”. El orden absoluto en un sistema vivo es la muerte, lo que significa que todos los seres vivos nos movemos alrededor de un equilibrio compatible con la vida. Sin embargo, existen sistemas que se encuentran muy alejados de ese equilibrio o estabilidad ideal; por ejemplo, el estado de salud de una persona es un equilibrio inestable del que es posible predecir -siguiendo las leyes de la entropía- que está destinado a desordenarse alrededor de lo que llamamos enfermedad, envejecimiento y posterior muerte, mientras que la enfermedad es un estado que se encuentra alejado del equilibrio, aunque en muchas ocasiones es posible hallar en ella aspectos ordenados, como sucede en las enfermedades crónicas. Es decir, los sistemas vivos tienden hacia el desorden (ganancia de entropía) pero pueden instalarse lejos del equilibrio y desde allí construir islas de orden.

Las leyes que rigen en estos puntos alejados del equilibrio son bastante distintas a las que operan en estados cercanos al equilibrio. Se trata de leyes misteriosas que no pueden ser formuladas en términos de matemática lineal. Fué precisamente Prigogine quien desveló el misterio de aquello que sucedía lejos del equilibrio:

Lo que sucede lejos del equilibrio es que el sistema se organiza -estabiliza- produciendo una serie de fenómenos que conocemos gracias a las matemáticas no lineales o, dicho de una forma más gráfica, a través de las leyes del caos.

Cerca del equilibrio encontramos fenómenos repetitivos y leyes universales, pero, a medida que nos alejamos de él, nos desplazamos de lo universal a lo único, hacia la riqueza y la novedad. Esta es, sin duda, una de las características bien conocidas de la vida.

Otro de los fenómenos interesantes de la teoría de Prigogine es la existencia de bifurcaciones, es decir, la “elección” de un camino que no puede ser pronosticado y que, en términos generales, termina en transformación o colapso del sistema.

Las características de las estructuras disipativas son las siguientes:

  • autoorganización: la emergencia espontánea de orden;
  • irreversibilidad: el sistema, una vez tomada una bifurcación, no puede retroceder más que hasta el último punto en que se bifurcó;
  • impredectibilidad: el sistema es incierto y no puede predecirse hacia dónde evolucionará;
  • dependencia de pequeños cambios en los puntos de bifurcación; y
  • dependencia de las condiciones iniciales: el sistema guarda una “memoria” de los movimientos de bifurcaciones anteriores, lo que significa que siendo como es incierto las probabilidades de que se elija una bifurcacion u otra puede ser descrito en terminos de probabilidades: el caos no es azar, sino un pseudoazar.

Como quizá algún lector haya intuido, las características que definen las estructuras disipativas son perfectamente aplicables a lo que entendemos como conciencia: un estado de la materia donde rigen leyes lineales y no-lineales, determinismo e indeterminismo, en una especie de cocktail que mezcla procesos ordenados y predecibles con otros caóticos e impredecibles.

Volviendo al caso de la pedofilia y/o pederastia como síntoma, para definirlo necesitamos comprender que no hay ninguna estructura psicológica que por sí misma defina esa evolución y no otra: estamos en el territorio de la incertidumbre. El síntoma psíquico guarda relaciones causales con lo lineal y lo no-lineal. Por ejemplo, sabemos que un niño abusado tiene muchas probabilidades de convertirse en un abusador. También sabemos -por otra parte- que no hay una constelación familiar ni psicológica que apunte deterministicamente hacia un desarrollo así, puesto que todo depende de que la personalidad se haya enroscado en ese eje de bifurcación que podríamos definir como adulto/niño. Si la personalidad de un individuo se enrosca en una estructura disipativa asi, tiene muchas probabilidades que su vida sexual y afectiva pivote alrededor de ese eje.

En conclusión, lo único que podemos decir del caso de Barrie es lo siguiente:

  • La muerte del hermano por si misma carece de efectos perniciosos.
  • La depresión de la madre por si misma no puede explicar el síntoma.
  • El aislamiento del niño en un entorno enloquecedor es perturbadora pero no es causal específicamente de los síntomas que nos ocupan.
  • La desafección del padre tiene un efecto igualmente inespecífico.

La variable oculta. como siempre sucede entre los sistemas no-lineales es algo que está escondido entre las variables que consideramos causales, el diablo siempre está oculto en los detalles.

La falta de amor es la variable oculta, algo que no se encuentra tabulado en ningún texto de psiquiatría, ni de psicología, ni en ninguna clasificación. ¿Pues cómo medirlo?

La psicología del futuro no deberá tanto ocuparse de las labores cuantitativas sino hurgar en las cualitativas y en los casos únicos.

Un pensamiento en “¿Cómo se construye un síntoma?

  1. Enhorabuena por el post. Acerca del último párrafo que resume la importancia de lo cualitativo y lo particular (el caso único). De acuerdo; y de lo negativo, de lo que falta; por ejemplo, como has escrito, de la falta de amor.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s