¿Qué es la histeria? (II): la neoconversión


La fibromialgia ha venido a ser la heredera de la neurosis histérica en la medicina postmoderna (Angeles Sanchez)

ordinaria

Terminé el post anterior preguntándome donde habían ido a parar los casos de conversión histérica tan frecuentes en la clínica del siglo XIX y XX. Es el momento ahora de decir que esos casos se han transformado en otra cosa: en somatizaciones o -como se llaman ahora- en trastornos somatomorfos, una palabra feísima que trata de ocultar su parentesco con la vieja histeria y que no ha aportado nada a la comprensión de una de las más frecuentes patologías de nuestro tiempo: la fibromialgia/sindrome de fatiga crónica.

Antes al contrario ha logrado ocultar tras un velo de organicidad  y por tanto de incomprensión el mensaje oculto que tiene el dolor y la fatiga en la vida de muchas personas, más concretamente en mujeres. Pues el dolor de la fibromialgia no sólo es de verdad sino que es la verdad de la paciente, la verdad de su vida.

Aunque cualquier médico estaría dispuesto a aceptar que las enfermedades fisicas pueden causar enfermedades mentales pocos son los que aceptarían el sentido contrario: que las enfermedades mentales pueden causar daños fisicos. Y si lo aceptaran teóricamente nadie en la práctica médica daría demasiada importancia a esa pregunta hipocrática: ¿Desde cuando le pasa? o lo que es lo mismo ¿Qué estaba pasando en su vida inmediatamente antes de que empezara su enfermedad.?

Sin embargo es esto precisamente lo que nos interesa a los psiquiatras.

Puede pensarse que uno los errores de la medicina moderna fue separar la conversión de la somatización o de la enfermedad psicosomática a partir de las investigaciones de un psiquiatra americano de origen húngaro llamado Franz Alexander, sin embargo es necesario decir desde este momento que la conversión histérica y la somatización no son el mismo mecanismo, mas abajo añadiré algo sobre esta cuestión

Sin embargo Freud no disntinguía entre ambos tal y como podemos observar en el caso de Elisabeth R. un caso que hoy no dudaríamos en diagnosticar de fibromialgia.y que él diagnosticó de histeria de conversión. Si encontramos las diferencias entre la neurosis de Elisabeth R. y las fibromialgias actuales quizá podamos saber algo más sobre la somatización.

La conversión, la somatización y la enfermedad psicosomática comparten mecanismos parecidos a los que Freud describió en sus histéricas, sólo que afectan a distintos órganos y sistemas, pero además existe otra diferencia fundamental: los sintomas psicosomáticos son impermeables a la interpretación psicoanalitica.

Y otra diferencia: la conversión no duele y el dolor puede ser una somatización.

No son ni neurosis, ni psicosis, los dos polos en que clásicamente se ha venido clasificando el malestar mental, necesitamos pues una nueva conceptualización.

La neoconversión.-

La neoconversión es una conceptualización que procede de un psicoanalista lacaniano, Jacques Allain Miller que en su libro, “Las psicosis ordinarias” describe un modo de funcionamiento que podriamos denominar como “neurótico enloquecido” donde el cuerpo parece haberse loco mientras la mente se mantiene lúcida. Se trata de una especie de psicosis del cuerpo en una persona “ordinaria” y que ha merecido la atención de muchos autores.

Para hacer más comprensible estos conceptos lacanianos- y que son precisamente por eso herméticos- trataré de explicarme con el fin de hacerme entender por el lector común. Un sujeto viene definido por ser el centro de tres resgistros mentales: el simbólico, el imaginario y lo Real. Estos registros se encuentran anudados (enredados) entre como si fueran los aros olímpicos, a este anudamiento se le llama en la teoría lacaniana “el nudo borromeo”.

ultima version¿Qué sucede cuando alguno de estos aros se desanuda?

Lo que sucede es que lo imaginario infiltra la realidad y la modifica, diriamos que sin el toldo de lo simbólico, lo imaginario gana tamaño y hay dos posibilidades: o bien suplanta a la realidad y entonces hablamos de psicosis o bien mantiene cierta conexión con ella y entonces hablamos de sindromes limite, psicosis histéricas, trastornos fronterizos o narcisistas, etc. Si estamos hablando de una somatización entonces hablaríamos de una neoconversión, es decir una conversión complicada, una conversión que carece de intención como lenguaje. Una conversión que no responde a la transferencia ni a las interpretaciones, una conversión sin sentido.

Y más aun: una conversión que puede ser la solución para que una psicosis no desencadene. Y que nos obliga a reconocer que el termino “locura” y el término “psicosis” merecen andar cada uno por separado. ¿Pues no es cierto que todos podemos cometer locuras sin estar psicóticos? ¿No es cierto que nuestro cuerpo a veces nos sorprende con algún sintoma que no nos es posible relacionar -anudar- con algo concreto? ¿No es cierto también que aunque hayamos descubierto que tal o cual enfermedad surgió como consecuencia de un estrés determinado, no encontramos relación entre la intensidad de esta enfermedad y aquel estrés que puede haber ya finalizado?

Nuestro cuerpo puede enloquecer y sin embargo nuestra mente no está psicótica.

Histérica antigua, histérica moderna.-

Es obvio que las pacientes de Freud difieren y mucho de las pacientes que hoy acuden a nuestros consultorios. Hay algo que ha cambiado y es el concepto de mujer, el concepto de femineidad.

En la época de Freud las mujeres tenian solo tres opciones: casarse, quedarse solteras cuidando de sus padres (este era el caso de la mayor parte de las pacientes de Freud) o trabajar en el caso de que no tuvieran quien las “sostuviera” (El caso de Miss Lucy).

Las histéricas de hoy, las histéricas modernas ya no representan conflictos entre las pulsiones y la Moral sino la necesidad de que se hagan realidad nuestras pulsiones junto con la convicción, la idea casi delirante de que todos tenemos derecho a que asi sea. Los síntomas no son más el compromiso entre esta pulsión y la moral sino la exigencia de que la realidad ceda ante las pretensiones de nuestro deseo, si es necesario incluso socavando el principio de realidad, es por esta razón por la que ciertas conductas nos parecen enloquecidas. El lector solo tiene que visionar los informativos para darse cuenta de que no es necesario estar loco para llevar a cabo conductas incomprensibles que parecen psicóticas sin serlo.

Las pacientes de Freud nos parecen hoy inocentes en comparación con la conducta que observamos en nuestras pacientes actuales y sin embargo siguen siendo histéricas, pues la histeria es precisamente el eje por donde giran tanto la idea de la femineidad como la idea de que las entidades mutan (la patoplastia) según el contexto para seguir siendo inconscientes. El dolor de la fibromialgia es consciente pero lo que oculta ese dolor es totalmente inconsciente tanto como el dolor del muslo de Elisabeth R.

En Elisabeth R, su dolor representaba una salida de compromiso frente al agotamiento por cuidar de su padre y la culpabilidad por mantener la idea de casarse con su cuñado, pero en las histéricas actuales seria absurdo plantearse este tipo de dilemas morales, lo más probable es que el dolor cumpla alguna clase de anudamiento, es decir de mantenimiento de la cordura aun con el pago del dolor.

En este caso al sistema inmunológico y a los músculos. El dolor neuropático traduce un diálogo, entre estos dos sistemas y el cerebro.

No cabe duda de que la neoconversión es una conversión más profunda y grave que las conversiones clásicas y que afecta a mujeres bien distintas a aquellas mujeres sometidas a la esclavitud familiar, sexual y doméstica de las pacientes de Freud. ¿Pero como explicar que después de la revolución sexual, la liberación de la mujer y los cambios que se han producido tanto en la sociedad como en la mentalidad de hombres y mujeres no sólo no hayan desaparecido las histéricas sino que parece que el cuadro clinico se ha agravado?

El inconsciente sigue existiendo y es el que es y no cambia ni evoluciona. Pero ni siquiera los médicos lo reconocen, no reconocen por ejemplo que una persona acuda en busca de ayuda médica y que al mismo tiempo no quiera curarse. No comprenden que muchas veces lo que el paciente busca es la legitimidad para sufrir.

La histérica antigua al menos tenía un doble cuerpo, la histérica moderna es sólo cuerpo (un cuerpo de goce) o un cuerpo que es además un vacío. El cuerpo de un zombie.

Algo que necesita una relectura de las diferencias entre cuerpo y corporalidad y que en la histeria representa esta escisión:

La histérica sufre el siguiente dilema: “algo que no se quiere hacer pero que se quisiera llevar a cabo”.

El caso de Elisabeth R (Estudios sobre la histeria, Freud y Breuer)

Anuncios

2 pensamientos en “¿Qué es la histeria? (II): la neoconversión

  1. Premio a la mejor iniciativa contra el estigma

    El Grupo de sensibilización sobre salud mental de Andalucía convoca el II Premio de Iniciativas contra el estigma de la enfermedad mental en Andalucía. Pueden participar personas, grupos, asociaciones o instituciones presentando acciones cuyo objetivo sea evitar o reducir los efectos del estigma de la enfermedad mental y promuevan la inclusión social de las personas con enfermedad mental.

    Se pueden consultar las bases de la convocatoria y realizar la inscripción al premio en la web http://www.contraelestigma.es. La fecha límite de inscripción es el 31 de octubre de 2014.

    La iniciativa, que cuenta con un único premio de 2.000€, pretende visibilizar y potenciar las acciones contra el estigma desarrolladas en Andalucía que promuevan la acción intersectorial y el trabajo en red, que se realicen desde el enfoque de la recuperación, que potencien la participación de personas con enfermedad mental y sus familiares y que fomenten la acción local. El premio será entregado el 3 de diciembre de 2014.

    La convocatoria la realizan la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, el Programa de Salud Mental del Servicio Andaluz de Salud, la Fundación Pública Andaluza para la Integración Social de Personas con Enfermedad Mental (FAISEM), la Escuela Andaluza de Salud Pública, la Federación andaluza de familiares y personas con enfermedad mental (FEAFES-Andalucía) y la Federación Andaluza de Asociaciones de usuarios/as de salud mental (En Primera Persona), con la colaboración de Janssen.

    ¡Esperamos vuestras iniciativas!
    Grupo de sensibilización sobre salud mental de Andalucía

    • “Grupo de Sensibilización sobre la Salud Mental de Andalucía”: ¿A ustedes los sufraga la Junta de Andalucía o son una asociación independiente, que se autofinancia sin fondos públicos, y que está dispuesta a que se haga justicia? Si están subvencionados por la referida Junta no es necesario -ni quiero- que me respondan.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s