El trastorno bipolar: ¿Una bifurcación entre adaptación y patología? (y II)


doble bifurcacion

No cabe duda de que la prevalencia del trastorno bipolar en nuestra especie (alrededor del 1% de la población general) es una prueba de que el citado trastorno responde o es un subproducto de “otra cosa”, es decir de algo que en un tiempo ancestral supuso ventajas para nuestra especie. Significa que aunque la enfermedad sea desventajosa en nuestro entorno y muy inadaptativa, los genes que la mantienen y su persistencia pudieron ser en otro tiempo y lugar ventajosos para nuestra especie en su conjunto.

De todas las teorías evolucionistas que se han enunciado para explicar en qué consistiría esa “ventaja” la que cuenta con un mayor número de evidencias es la teoría de Julia Sherman (Sherman 2012) y los hallazgos constitucionales de Krechtsmer, ya clásicos que podeís encontrar en este post. La idea fundamental de Sherman es que la bipolaridad seria una adaptación climática.

Una adaptación que habría quedado obsoleta con la desaparición de las estaciones y la suavización del clima.

En este sentido cobra importancia la idea de que el humor vendría regulado por una serie de acontecimientos ambientales que tendrían que ver con la alimentación, la supervivencia y la sexualidad, algo que vendría matizado por una emergencia emocional: la euforia, una emoción necesaria para el mantenimiento de la vida, de la procreación y de la celebración de un tiempo opulento en recursos (la primavera).

Lo interesante de la hipótesis de Jose Manuel Castellano de la que hablé en el post anterior es que la consciencia actual del hombre moderno estaría vinculada a esas consciencias inconscientes que él ha venido en llamar “mente corporal”. Ambas estarían enlazadas si bien habría un sello de seguridad o filtro que impediría la emergencia de la mente corporal en la mente racional o cerebral.

Es más que evidente que esa mente corporal de la que habla Castellano existe, nuestro sistema inmunitario por ejemplo toma decisiones tanto a corto como a largo plazo a fin de defenderse de los microorganismos y de los ataques de agentes externos sin que intervenga nuestro raciocinio. Nuestro sistema inmunitario piensa y memoriza, si bien se trata de un pensamiento de baja definición al que no hay que pedir resoluciones matemáticas importantes o decisiones trascendentales sobre nuestra vida, la vida del organismo entero. Lo mismo sucede con nuestro sistema endocrino, con la barrera intestinal y con casi todos los sistemas orgánicos, las células piensan como un todo, si bien ese todo incluye sobre todo a sus colectivos más próximos y no a todo el organismo que depende sobre todo del pensamiento racional o cerebral.

Existe una válvula de seguridad entre ambos tipos de pensamiento de tal modo que nos aseguramos de que nuestras tripas no tomen decisiones que no le corresponden por complejidad o dificultad, si bien las tripas suelen avisarnos de peligros a través del “detector de humos” del que hablé aqui,  pero es el cerebro quien tomará la decisión final sobre la mejor opción. Esta válvula de seguridad es la que se rompe en el el trastorno bipolar y la que permite que el pensamiento corporal (usualmente con contenidos sensoriales desordenados) se infiltre en el cerebro y tome el mando. Castellano no aclara porque sucede esta ruptura si bien cree que es una potencialidad que tenemos todos los humanos.

Pues se trata de una válvula de seguridad que todos y cada uno de nosotros hemos franqueado alguna vez en nuestra vida. ¿No es la embriaguez alcohólica, una forma de viaje de ida y vuelta de la alegria (euforia) a la depresión post-embriaguez e incluso al coma alcohólico junto con la molesta resaca? ¿No es la impulsividad una forma de decir que a veces nos ponemos maníacos y tomamos decisiones estúpidas para nuestro interés? ¿No es la intuición la forma que tenemos de nombrar a esa omnipotencia fundacional que nos rige y a la que atribuimos tanta veracidad como a los hechos mismos de la vida? ¿No es la bulimia o al atracón una forma de ser (comer) maníaca en relación con nuestra necesidad de alimentarnos?

Se trata de situaciones comunes de la vida o de la clínica que responden a un modo de pensar maníaco si bien estas maniobras se distinguen del trastorno bipolar en algo: existe la posibilidad de marcha atrás, sin embargo después de un episodio maníaco nuestro cerebro cambia, decimos entonces que ha habido una bifurcación, existe un antes y un después , nunca volveremos a ser lo que fuimos porque ahora tenemos la experiencia maníaca. Una experiencia que dejará rastros, pues no hay que olvidar que los sistemas guardan memoria sobre sí mismos. Algo que se traduce en una predicción: la fase maníaca o depresiva se repetirá. No se trata pues de un episodio puntual sino de una enfermedad crónica que nos llevará hacia el deterioro cognitivo en relación con el número y la frecuencia de episodios siguientes.

De modo que esa válvula de seguridad no está del todo sellada, la cruzamos con mucha frecuencia a través de drogas, experiencias cumbre, emociones intensas, cuando tenemos hambre o nos hemos convertido en bulímicos, cuando estamos enfrascados en alguna tarea creativa, a través de nuestras intuiciones cotidianas (que tomamos como verdades) o a través de las conductas impulsivas o irreflexivas. Lo que caracteriza a esta conductas es la expansividad, la prisa, la omnipotencia y un exceso de confianza en nuestras propias fuerzas. Y el tono anímico elevado (euforia-disforia)

Es muy probable pues que la citada válvula opere en dos direcciones: por una parte protege a nuestra mente cerebral de la intrusión de información desordenada y banal y por otra proteja a la mente racional de su excesiva racionalidad dotándola de la posibilidad de algo de “diversión” cuando las cosas se ponen feas. En este sentido es bueno recordar que la alegría es la cura de la depresión tal y como decía Abraham.

Lo que propone Castellano a través de su concepto de mente maniaca dual es la domesticación de esa mente corporal para ponerla al servicio de la mente cerebral, algo que podeís rastrear en este articulo suyo.

Con todo me parece que las ideas de Castellano tienen dos agujeros importantes: y son 1) el significado de la depresión en este contexto y 2) por qué se rompe la válvula de seguridad en unas personas mientras que otras parecen controlar esta doble dirección durante toda su vida. ¿Es un evento traumático? ¿Una manera de pensar la realidad? ¿Un exceso de confianza? ¿una contrariedad intolerable?

Me refiero al primer episodio, puesto que ya sabemos que en el trastorno bipolar, los primeros episodios dependen bastante del estrés, mientras que los sucesivos episodios son autónomos, es decir ya no dependen de los acontecimientos de la vida. Y más, si el primer episodio es depresivo puede adoptar un aire adaptativo (similar a cualquier depresión reactiva), mientras que si el primer episodio es maniaco la posibilidad de encontrar un estresor es tan improbable como en la esquizofrenia.

Lo que Castellano plantea es que el ciclo depresivo seria la consecuencia ¿psicógena? de los excesos de la fase maníaca, algo así como la emergencia de emociones negativas como la culpa o la vergüenza derivadas de aquella actividad sin integrar en la personalidad total y de la que los pacientes no suelen querer saber o hablar.

En mi opinión esta es la parte de su teoría menos trabajada, de modo que esperaremos a sucesivos informes para aclarar algo más estas cuestiones.

18 pensamientos en “El trastorno bipolar: ¿Una bifurcación entre adaptación y patología? (y II)

  1. Un comentario muy sintético:

    para mi la bipolaridad es una consecuencia implicita de lo que denominamos trauma (que es mi sesgo interpretativo, como es de sobra conocido). En otro plano diagnóstico, el disociativo, es la correlación isomorfica (por así decir) de un trastorno de identidad disociativo (Dr. J. y Mr. H.).

    Lo sería de la siguiente manera:

    a traves de un “ictus emocional” (o “shock emocional”), es decir de una experiencia emocional dolorosisima intramitable por el dispositivo cerebral / psíquico heredado y/o adquirido, se rompe el mecanismo oscilador / regulador interhemisférico de alternancia derecha izquierda de procesamiento y la información, intensisima en frecuencia e intensidad, se bloquea en un lado o en el otro del cerebro, total o parcialmente. Otra opción “más baja” , anatómicamente hablando, es que se bloquee ya a nivel talámico y más concretamente en las vías aferenciales hacia el lobulo parietal derecho. Los núcleos talámicos son uno de las estaciones distribuidoras más importantes del cerebro. Por ahí pasa todo, excepto lo olfativo tal vez.

    Cuando se bloquea / daña el hemisferio derecho hay euforia, cuando lo hace en el izquierdo hay depresión (con todos los matices fenomenológicos sobre tipos, subtipos etc., etc.).

    Traigo en este contexto el concepto de Goldstein y Gelb de “depresión catastrófica” (Goldstein, K., & Gelb, A. (1918). Psychologische Analysen hirnpathologischer Falle auf Grund von Untersuchungen Hirnverletzer. Zeitschrift fur die gesamte Neurologie und Psychiatrie, 41, 1–142.). También los cuadros de “elación” propios de la denegación anosognósica de enfermedad (belle indifference, euforia denegatoria, Babinski, J. 1914, Revue Neurologique, 27,845-848).

    • ¿Pero si es debido a un evento traumático, por qué no somos capaces de identificarlo, ni el propio enfermo ni el medico? Digo esto porque usualmente en las depresiones siempre encontramos algo traumático, sin embargo esto no es así ni en la manía ni en la esquizofrenia. ¿Si el trauma no es algo identificable, entonces qué es?

      • El problema de la identificación de una experiencia traumática es el siguiente:

        Por ejemplo, algunas de las experiencias más traumáticas (como por ejemplo la experiencia de abuso sexual infantil de tipo incestual), son regularmente ocultadas cuando no se encuentran “amnesificadas” o “reprimidas” en lo más profundo de la consciencia.

        Con esto quiero señalar que muchas veces es imposible dar o constatar una experiencia traumática porque o bien la persona no la refiere o quiere referir (por ejemplo por vergüenza de contarla), o no la “sabe” conscientemente y por tanto no la tiene “significada” como tal. Otras veces, el / la psiquiatra que explora, simplemente no profundiza con la delicadeza exijible y, naturalmente, no obtiene nada relevante.

        Ejemplo: En mi experiencia profesional en el ámbito de la llamada violencia de genero, me encontré muchas veces con el hecho de que las mujeres que exploraba no me contaban experiencias biográficas significativas por el hecho de ser yo hombre.

        Finalmente, existe literatura ( ver: http://www.sciencedaily.com/releases/2013/07/130710103815.htm y http://www.psy-journal.com/article/S0165-1781%2813%2900311-9/abstract) que demuestra que en personas con psicosis SI que ha habido experiencias de relevancia traumática en el pasado. Otra cosa es que se busque una relación causa – efecto unidireccional a toro pasado cuando la biografía se ha complejizado hasta un grado que lo dificulta en grado sumo o lo impide.

        Yo diria: si hay una clínica bipolar o bipolaroide, episodios psicóticos recortados con restitución practicamente completa o, incluso, episodios aislados maniacos en ausencia de tratamientos antidepresivos que los impulsen o deprivación de sueño prolongada por insomnios pertinaces, hay que explorar con detenimiento la biografia del paciente en busca de acontecimientos traumáticos. Una y otra vez, eso si, sin retraumatizar… que aquí está el problema.

        Las escalas CAPS ayudan a explorar esto sistemáticamente ( ver: Orengo García F. “Las Escalas C.A.P.S.: Instrumentos de evaluación de estrés postraumático de diferentes etiologías y tipos clínicos”. Psiquis, 2003; 24(2):80-116.)

      • El argumento me parece tautológico, lo traumático existe pero no lo podemos ver u objetivar bien porque esta reprimido, esta oculto o el individuo no lo ha contabilizado como tal. Y si no hubiera evento traumático en absoluto? Por otra parte sabemos que lo traumático provoca un síndrome clínico bien conocido el TEPT, por que son bipolares y no estresados pos traumáticos?

    • Parece que haces equivalente el concepto de ictus tanto si e svascular como traumático, pues Goldstein describió su “depresión catastrofica” después de un accidente cerebro-vascular.

  2. Hola.

    Espero que mi presencia aquí no suponga un inconveniente para seguir con el tema, ya que me gustaría decir algo.

    Lo primero decir que creo que es cierto que he trabajado poco en algunos aspectos del tercer artículo, pero es un reflejo de por donde iba mi estudio en ese momento, hace ya algunos meses. Sigo trabajando en varios temas que espero publicar también en un tiempo.

    Lo de la experiencia traumática, pues no se que decirle porque a mi al menos no me ha pasado, quizás una vez me dejó una novia y lo pasé mal, pero poco más. Lo de los lados del cerebro no lo he entendido, aunque estoy seguro de que es cierto, y por lo tanto no puedo opinar. Sin embargo la mente corporal se deja experimentar y sentir llegado un momento de mejora en la enfermedad. La forma en la que yo compruebo esto es muy íntimo y personal, pero es indudablemente cierta la activación de esta parte de la mente. También esto implica una adaptación a nuestra nuevo modo de funcionamiento mental que requiere de un tiempo que puede ser largo y en mi caso lo ha sido. Ahora mi mente está “ordenada” y mis pensamientos “optimizados”, y puedo responder a cualquier duda o pregunta al respecto de esta mejoría. Pero sólo advierto que mi estudio está aún en marcha y me quedan muchas cuestiones en las que avanzar.

    No tengo ninguna duda de esto y si me hace falta demostrarlo diré que es difícil ya que nadie se puede meter en mi mente. Yo simplemente lo explico a mi forma y desde mi punto de vista, y si hace falta algún tipo de explicación o descripción que sea útil y que no se me haya ocurrido no tengo ningún problema en responder o demostrar, dentro de lo posible, lo que digo. Al menos me esforzaré en ello.

    Un saludo. José Manuel.

    • Tu presencia no es ningún inconveniente sino una buena razón para seguir aprendiendo. No, no te pide nadie demostraciones sino tan solo que sigamos debatiendo en esa clave de encontrar una buena teorización que pueda dar lugar a un técnica psicoeducativa que pueda beneficiar a los pacientes. Gracias por tu esfuerzo.

      • Quiero ahora contestar a esto que preguntas, Paco:

        ¿Por otra parte sabemos que lo traumático provoca un síndrome clínico bien conocido el TEPT, por que son bipolares y no estresados pos traumáticos?

        Pues lo que diría es que la patologia bipolar surge de una traumatización infantil precoz y, además, con antecedentes de haber habido otra u otras en la familia del paciente bipolar. Cuando hay traumatizaciones severas repetidas en una familia a lo largo de un número suficiente (digamos) de generaciones, el patrón de respuesta bipolar pasa al genoma y se estabiliza genéticamente. Por ejemplo, el gen que regula la 22 – Hidroxilasa, una enzima que controla la producción de cortisol y otras hormonas esenciales, está mutado sobre todo en familias ashkenazi judias. Esta mutación de la que existen numerosos subtipos en el cromosoma 6, es la más frecuente de la humanidad. las formas más graves llevan a un sindrome adreno- genital En otros casos, como uno que he tenido recientemente, llevan a adenomas hipofisarios por hiperestimulación hipofisaria continua, crónica, a un sistema que no responde a nivel suprarrenal.

        Por otro lado, la patología TEPT sería propia de personas traumatizadas fundamentalmente en su generación o, como mucho, en un par de generaciones anteriores, es decir algo más reciente. Naturalmente, esto es a grooso modo, habría que bajar al detalle, caso por caso.

        Ah!, y last but not least, la presencia de cuadros de TEPT comorbidos con patologia bipolar y psicótica no es rara…, lo que pasa es que no se explora si se encuentra un “diagnóstico de mayor calibre” clínico y, además, no se sabe como tratar el TEPT…

  3. Trauma precoz sería una situación en la que el niñ@ ha de enfrentarse a una situación experiencial, generalmente en relación con una persona de gran importancia vincular, que la desborda. La desborda en el plano del manejo del miedo fundamentalmente, es decir, no hay manera de luchar, escapar o crear otro vinculo que no sea el disociado. Se crearian así esos dos estados polares, uno de sumisión (depresivo) y otro de escapada / lucha (maniaco).

    Si, además, la propia persona que amenaza la supervivencia y da lugar a un miedo terrible es a su vez otra persona con la misma problemática, el modelo va sumando y sumando.

  4. Hola,
    Yo tengo el diagnostico bipolar, desde hace 15 anios. Me gusta decir diagnostico, ya que suele existir una tendencia de quienes tienen este diagnostico de creerse que ellos tienen todas las caracteristicas que estan escritas en los libros. Al final esto termina siendo peor ya que es lo que crea una identificacion con la enfermedad y la auto estigmatizacion.

    Yendo a los temas que se han hablado aqui, les dejo dos reflexiones.
    1.- He visto y escuchado de moribundos que sintiendo la cercania de la muerte deliran, rememorando momentos en los cuales se sentian poderosos y vitales. Una defensa de la mente ante una situacion sin escapatoria. El trastorno bipolar, en mi experiencia, tiene mucho de eso. La realidad es mas compleja de lo que nuestra mente y nuestro cuerpo pueden procesar. Esto genera delirios de omipotencia y de superacion, que al no estar arraigados a la realidad, se desvanecen y caen, generando una angustia y abatimiento que conduce a la depresion.
    2.- En todo el trayecto de la enfermedad, me he encontrado con un concepto/fenomeno muy cercano a lo que han escrito. Es un fenomeno proviniente del yoga llamado “despertar de la Kundalini”. A traves de determinadas practicas de Yoga, se logra despetar una energia corporal, que se encuentra latente en la base de la columna, que se eleva por el cuerpo generando un despertar de las distintas inteligencias del cuerpo como la sexualidad, las tripas, el corazon, la garganta y otros, hasta llegar a la mente y coronilla, donde finaliza este proceso de integracion entre cuerpo y mente. Se dice que si este proceso se produce con total intensidad puede generar oscilaciones en el animo y alteraciones de la conciencia que puede conducir a la locura, o siendo mas especifico, al diagnostico de trastorno bipolar.

    Espero que les sean utiles mis reflexiones,
    Saludos,
    Martin

    • Es muy probable que esas energías de las que hablan las tradiciones espirituales y esotéricas exista, en la misma linea que hemos comentado aqui. Y también es cierto que antes de morirnos nos ponemos maníacos, yo como médico he visto esos casos y es también probable que sea como resultado de un miedo insuperable o intramitable.
      Lo que creo es que esas energías corporales liberadas son groseras y tienen poca calidad razonante y tal y como cuenta Jose Manuel hay que aprender a manejarlas. En mi opinión es incluso posible que esas energías consuman distintos combustibles, pero eso es una elucubración que dejo aqui en el frigorifico.

      • Gracias por la respuesta.
        Respecto a lo grosero de las energias, me gusta pensar que una vez que ha “explotado” la mania, ya estamos montados sobre un caballo salvaje que debemos domesticar con mucha paciencia y teson, y la ayuda de un medico idoneo que debemos encontrar.
        He escuchado una frase que me ha dejado pensando. “The bigger the fish, the bigger the fight”, o” Mas grande el pez, mas inensa la batalla”. Despertar o movilizar ciertas energias mentales y corporales, sea a drede o no, es despertar la energias bestiales que se encuentra latentes. Y es un viaje de ida.
        Saludos

  5. Me llama la atencion q/ la practica de la Kundalini, q/ busca hacar esta energia alojada en el Hueso Sacro (Que por algo los Griegos lo Llamaron Sacro), q/ debiera ascender a traves de todos los Chakras (o Discos / Zonas Energeticas) hasta llegar a la coronilla, provocando la integracion del Ser y Su Armonizacion, pueda provocar un efecto tan nefasto.
    Agrego, que la Practica del Yoga Kundalini o Meditacion Sentada y Guiada, como tantas tradiciones que estan llegando a Occidente, puedo decir que la he practicado un poco, que me explicaron de que se trata, pero obviamente son todos /Datos/ es decir yo personalmente no puedo aseverar que esta practica tenga alguna base cierta o no o si o mas o menos, A mi entender es la Practica de la Meditacion del Yoga o Budismo que toma diferentes nombres y formas, detalles segun venga de Sri Lanka, Japon, India o China. Y pueden tener como raiz comun la practica milenaria del Yoga y el famoso Buddah Siddartttha Sakiamuni q/ vivio hace 2600 anos y alcanzo dicen el nirvana, el despertar o la iluminacion.
    Cuando me refiero a Datos, yo denomino Dato a una informacion q/ uno maneja pero no ha experimentado o vivenciado, corroborado feacientemente. En tanto un conocimiento es un Dato, no se tiene ninguna experiencia directa de El, y no es entonces ningun /Conocimiento/, es informacion que puede servir como marco de referencia, pero es de alguna forma /Inerte/.
    Gran parte de lo q/ manejamos al comunicarnos, o al pensar son Datos. La experiencia Directa, la vivencia es un Conocimiento acabado.

    • De acuerdo en lo que dices, información no es significación. El problema es que mientras el dato precisa de una cierta interpretación, el significado es libre e individual. Lo que e slo mismo que decir no-consensuado. El error navega por la experiencia directa, la duda en los datos.

    • Mauricio, graficamente el simbolo del despertar del kundalini se expresa a traves de dos serpientes que inician un recorrido serpenteante desde el hueso sacro, hasta la coronilla (ida y pingala), asi tambien se ve un canal central, o eje, llamado shushuma. Se puede interpretar que el camino de asencion de la conciencia es de caracter ambivalente (ambvivalente es un termino acunando por el Psiquiatra Bleuler), donde las pulsiones antagonicas funcionan simbioticamente. Es asi que en el proceso del despertar de estas energias se generan procesos aparentemente contradictorios, pero propios de quien juega con las pulsiones mas primitivas de la vida y la muerte.
      Slds.,
      Martin

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s