Sexo, drogas y cacas


prohibido cacas perros

Terminé el post anterior con una pregunta, ¿estamos de acuerdo o no en que el Estado se ocupe de los imprudentes y/o los vulnerables?

Casi todo el mundo contestará positivamente a esta pregunta, sobre todo aquellos que estamos acostumbrados a vivir en entornos de bienestar. ¿No es precisamente eso lo que reivindicamos con todo este asunto de los recortes?

¿Qué otra cosa son los recortes económicos sino una forma de restringir las oportunidades de los más desfavorecidos en recursos, sean sociales, sanitarios o educativos?

Si, todo el mundo contestaria afirmativamente a esta pregunta pero paradójicamente pocos aceptarian de buen grado que el Estado tome cartas en el asunto de limitar nuestros placeres, ignorando el solapamiento que existe entre el placer individual y el disgusto colectivo. Un punto de vista ciertamente hipócrita que viene a decir algo asi, “yo no necesito coerciones, pero mi vecino si”.

El principal enemigo de la coerción es la vanidad y el segundo una cierta concepción de la libertad. Ese tipo de libertad que no tiene en cuenta las ajenas.

En este sentido me gustaria hablar del placer de poseer una mascota.

Cierto ayuntamiento ha puesto en marcha una campaña para devolver a los dueños de ciertos perros sus cacas. Y lo hacen a través de paquetes que envian a domicilio y que el contribuyente no sabe qué es hasta que no se encuentra con el desagradable regalo abierto después de haber firmado un “recibí”.

La idea es desde luego innovadora, ingeniosa, sostenible y respetuosa con el medio ambiente. ¿Quién no estará de acuerdo con la idea de que si tu perro ensucia, has de limpiarlo?

La disposición municipal, sin embargo toca una tecla que es a efectos de este post conveniente explicitar, mis placeres me provocan tanto placer que soy indiferente al malestar de pueden causar. Los perros causan muchas molestias a los ciudadanos que hemos de soportarlos, ruidos, ladridos, cacas, cuando no esa mania por husmear y perseguir a las señoras con la regla.

Naturalmente estas molestias no son percibidas por los dueños de tales deliciosas criaturas y que han forjado con ellas un vinculo quasi humano, es decir un vinculo de placer. La gente tiene mascotas porque vivir con ellas, les proporciona placer. El placer de ellos es el disgusto de los otros.

Y es por eso que el Ayuntamiento ha de legislar para disponer sanciones para aquellos que abandonan, maltratan, descuidan o permiten que sus mascotas ensucien las calles o los jardines.

Esa es la función del control municipal sobre las mascotas ¿o no?

De manera que el Estado, es decir el gobierno de lo colectivo tiene que entrometerse en muchas cuestiones que aparentemente operan contra nuestra libertad: prohibe estacionamientos, retira coches en segunda fila, no nos deja fumar en lugares públicos, limita la velocidad, prohibe botellones y beber alcohol a los menores, etc.

No cabe ninguna duda de que el Estado cada vez más mete sus narices en nuestra “intimidad” y son muchos los ciudadanos que se sientes acosados por regulaciones, prohibiciones y tasas que siempre vemos (y algunas lo son) desproporcionadas cuando no expoliadoras.

Sexo.-

Una de las intrusiones mas comentadas y universales que el Estado ha ejercido sobre los individuos ha sido la relativa al sexo. ¿Por qué el sexo es tan peligroso para el Estado?

Tendriamos que recurrir a ciertas conceptualizaciones de matiz evolucionista para llegar a entender por qué el sexo ha necesitado de tantas regulaciones y restricciones, tanto politicas como religiosas. El matrimonio (la monogamia) y su prescripción, los tabúes implicados en el incesto, la coerción constante sobre el placer de la mujer, la prescripción de ciertas ocultaciones (como sucede en el Islam), lo abominable de ciertas prácticas como la infibulación que aun se practica en ciertas etnias, y el horror frente al adulterio (sobre todo cuando es causado por una mujer, o el rechazo a los matrimonios electivos, la tolerancia a la violación que se lleva a cabo en ciertas culturas, hablan en favor de la idea de que el peligro del sexo procede sobre todo de la ruptura del vínculo matrimonial y más concretamente del albedrío de la mujer.

Efectivamente el matrimonio en exclusiva -la monogamia- parece ser una de las formas más convenientes de regular la interaccion sexual y reducir la competencia intrasexual. El emparejamiento de uno con una es el reparto más justo pues asegura que ningun hombre (ni mujer) quedarán fuera de las oportunidades sexuales y de la reproducción. Cabe recordar que para la doctrina católica el matrimonio es sobre todo un remedio contra la concupiscencia lo que es lo mismo que hablar de un remedio contra la deprivación.

En un post anterior adelantaba cuales habian sido las circunstancias sobre las que la prohibición sexual había evolucionado. Decia alli que:

Los que hayan leido a Engels ya sabrán a estas horas que el matrimonio comenzó con la acumulación de excedentes y la propiedad privada. Las comunidades primitivas tuvieron que legislar para filiar los linajes, de quién eran los hijos. Dicho de otra manera es posible afirmar que la propiedad privada, la moral matrimonial, la prohibicion del adulterio, la vigilancia sobre la sexualidad de la mujer y las coerciones sobre la sexualidad están vinculadas con la propiedad y la trasmisión de esta propiedad a la descendencia.

Pero lo cierto es que estas coerciones nacieron en un momento donde no había pildoras antibaby, ni antibióticos para tratar las infecciones venéreas, ni análisis de ADN para verificar la paternidad, ni embarazos in vitro con esperma de un hombre anónimo , ni la posibilidad de renunciar al matrimonio descontando aquellas personas que optaban por el celibato por un motivo u otro. Dicho de otra forma: la moral surgida alrededor de este estado de cosas era necesariamente coercitiva pues no habia tecnologías que pudieran controlar los embarazos, ni conocer la filiación de los hijos. El sexo era un riesgo.

Todo pareciera indicar que la mujer es y ha sido culturalmente hablando no solo la guardiana de la filiación de la estirpe familiar sino tambien del honor del marido y de su propia familia, un hecho que hoy aun se mantiene en ciertos entornos culturales. No es de extrañar puesto que “los cuernos” son un temor ancestral para los hombres tanto como el desamparo lo es para la mujer.

Pero los cambios relativos a la anticoncepción han cambiado el mundo y han cambiado el contrato sexual. De hecho los Estados modernos ya no se entrometen demasiado en los dormitorios de las personas concretas, el adulterio ha dejado de ser un delito como tambien la homosexualidad. El consenso al que se ha llegado sobre este tema es que las personas responsables eligen libremente sobre las modalidades de sus relaciones sexuales y todas las prácticas son tolerables si se llevan a cabo de manera consentida o electiva. Pero quedan aun ciertas sombras por iluminar, la principal de las cuales es la prostitución.

Con respecto a la prostitución existen tres tipos de actitudes: las abolicionistas, las prohibicionistas y las regulacionistas.

El pensamiento abolicionista es aquel que hace equivaler la prostitución como una especie de violencia del hombre sobre la mujer, algo que forma parte del discurso feminista. Para ellas, la prostitución es siempre una forma de explotación del cuerpo femenino por parte de los hombres, algo que no debe ser entendido como el prohibicionismo que practican algunas sociedades pulcras. Naturalmente el discurso feminista está equivocado y no contempla el caso de la prostitución masculina (entre homosexuales), da por sentado que toda prostitución es ejercida bajo intimidación o la explotación de ciertas mafias y da por sentado que la victima de una relación mercantil es la que cobra y no el que paga. Algo que deja entrever el caracter moralista que subyace en dicha concepción.

En realidad la prostitución es el subproducto del mal reparto de oportunidades sexuales y reproductivas donde los hombres medios (los llamados honmbres beta) son los perdedores eternos de esta confrontación tal y como podemos ver en este gráfico acerca de las consecuencias de la libertad sexual.

libertadsexual

Otra solución que se aporta es la de la legalización es decir la regulación de este oficio ancestral. ¿Pero la prostitución es un trabajo o una ocupación (work or job)? El lector puede visitar este post sobre el asunto y los comentarios para conocer como se reparten las opiniones del personal.

El argumento de los regulacionistas es que la prostitución es un trabajo como otro cualquiera y que deberia tener las mismas ventajas y deberes fiscales que los trabajos convencionales pero:

Se trata de un discurso postmoderno, aquel que lo relativiza todo diciendo: “la prostitución es un oficio como otro cualquiera, solo hay que regularlo”, pero yo no creo que la prostitución sea un trabajo como otro cualquiera sino una lacra social que está señalando algo: una mala distribución del placer sexual y es verdad que ejerce un papel de tampón social en el resentimiento masculino, pero sigue sin ser un oficio como el mio o el de usted. Cobrar comisiones tampoco es un oficio y a nadie se le ocurre regularizarlo lo que hay que hacer es cambiar la sociedad y acabar con comisionistas y sobre precios.
Si prostituirse fuera un oficio regular lo que sucederia seria que todas las putas estarian de baja cobrando el paro al mismo tiempo que seguirian trabajando para unas mafias mejor establecidas, mejor miradas y más legitimadas, como sucede por cierto con las comisiones y la clase politica ¿Dónde está la linea que separa la honestidad de la deshonestidad o del crimen?

¿Estaria usted de acuerdo en un prejubilación para las prostitutas cuando ya no estén de buen ver?

De manera que el tema de la prostitución no se resuelve ni de una manera ni de otra, se trata de uno de esos problemas endemoniados que se agravan con cualquier solución que trata de resolverlos, algo asi se plantea tambien en el tema de las drogas.

Drogas.-

Tomar drogas es una forma de inducirse estados mentales inusuales, una forma de placer al alcance de muy pocos en condiciones espontáneas, de manera que con las drogas sucede un poco lo mismo que con el sexo. Se trata de algo que está apuntando hacia un beneficio., un placer restringido a unos pocos.

Con las drogas existen los mismos discursos que con la prostitución, unos empeñados en su legalización y control del Estado y otros empeñados en su demonización y persecución. Ambos discursos están equivocados, las drogas no pueden combatirse de ninguna manera, tenemos la batalla perdida con respecto a ellas. Los individuos siempre buscarán esos estados mentales fáciles que pueden conseguirse a través de ellas,

La legalización de las drogas es una ideología ingenua que viene a decir: “puesto que la prohibición promociona las mafias, ¿no seria mejor que el Estado promocionara la distribución y comercialización de las drogas y terminar con las mafias del narcotráfico?

Dicha opinión tiene sin embargo dos a prioris: da por sentado que la legalización de la comercializacion de las drogas acabaria con el narcotráfico, algo que no es cierto. El Estado pondria precio a las drogas que supuestamente se venderian en establecimientos regulados, pero no podría impedir que las mafias rebajaran el precio de su oferta a través de sucedáneos como ya sucedió con el crack, mucho más letal que la propia cocaina. Por otra parte qué drogas legalizaríamos, ¿el cannabis, la cocaina, la heroina? ¿Y que sucedería con el resto ya conocido o por venir?

Lo que sucederia es que el mercado se inundaría de drogas sintéticas aun mas peligrosas y baratas, de tal modo que harían estragos en la población mas vulnerable, los jóvenes.

Y hablando de vulnerabilidad ¿Qué sucederia con las enfermedades mentales secundarias al consumo de estas drogas legalizadas? ¿Correria el Estado con el gasto de las demandas judiciales que los individuos concretos intenpondrian al enfermar de esquizofrenia o cualquier otra patología mental debido al consumo de drogas?

Lo cierto es que el Estado ha de velar -como ya habíamos pactado al principio del post- con los imprudentes y los vulnerables y es por esta razón que aumentar la lista de las drogas legales a las ya existentes (alcohol, tabaco, chocolate y hamburguesas) seria un problema de salud pública de proporciones inimaginables. Es por eso que hablamos de problemas endemoniados, pues ninguna solución parece resolver el problema y hay muchas razones para pensar en su agravación con cualquier solución convencional.

Anuncios

22 pensamientos en “Sexo, drogas y cacas

  1. Es interesante caer en la cuenta de los innumerables problemas que tienen los Urbanitas en las Exo_ciudades, y si son betas ni te cuento, por no tener no tienen ni un pajar. Existen lugares donde el perro y sus cacas son manjares para la tierra además de compartir el cuidado de la finca donde su ladrido es un bien muy preciado, eso sin contar con el placer de caminar junto a su dicharachera alegría y totalmente suelto. Luego tenemos la ebriedad natural del grandisoso y floreciente Farmacoteon con olor a caca de vaca.

    La moraleja es que el estado hace la función a veces de psicólogo con sus brillantes terapias con las cajitas a domicilio,…. o de psiquiatra, en donde las patologías de relación son mas disfuncionales, por tanto adiestrado en la provisión de un servicio clínico directo con liderazgo y responsabilidad en la evaluación, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación del personal urban cow boy de ciudad.

    En la ruralidad la policía está para cuidarnos de los urbanitas que han soltado el fin de semana.

    Existen otros mundos de sexo, drogas y cacas….

      • Las fuerzas emergentes Paco de lo femenino que es el anhelo por la naturaleza surgen desde lo inconsciente colectivo como monstruos deformes creando problemas de relación ente los habitantes en las ciudades, proporcionales a su represión, ciudades que son creaciones de la masculinacion que con trocitos de la naturaleza y tornillos mecanizados tecnológicos han creado al monstruo de Frankestein. Su precio está claro, para seguir reprimiendo esa emergencia femenina se ha de realizar dios mediante leyes y normas, falta de libertad o incursión del estado en la vida del sapiens, una idiotez por que lo inconsciente femenino emergerá cada vez mas monstruoso hasta la destrucción del sistema mecánico masculino liberalizador. Se empieza por castrar con el derecho de follar de los Betas, se sigue con la destrucción a través de las drogas sintéticas, y se acaba con la destrucción del ecosistema por la incursión de especies tropicales como animales de compañía que sueltan diseminándolos.

        El problema es la masculinacion que crea ciudades, los perros y sus cacas, ladridos y molestias son la punta de lanza de lo femenino de una guerra encubierta desde el anima mundi.

  2. “¿Correría el Estado con los gastos por las demandas judiciales que los individuos concretos interpondrían al enfermar de esquizofrenia …?” Pregunta Traver. Todo un problema… en los Estados Unidos. En donde no rige el sistema anglosajón no ha lugar a que alguien reclame contra una conducta que no está penada por las leyes. Dicho de otro modo: desde el momento en que fabricar y vender cigarrillos -dentro del marco legalmente establecido- no está penado por las leyes, si el consumo de cigarrillos de la marca “Fortuna”, le ha causado a usted cáncer de pulmón, quejas al maestro armero. El sistema de derecho llamado “Continental”, que rige en nuestro país -y en la mayor parte de Europa y del mundo- establece jerarquía entre las fuentes de derecho, en modo que una ley emanada del parlamento no vale lo mismo que un precedente judicial o una norma de derecho consuetudinario (costumbre); en los países que se rigen por el sistema anglosajón no vale esto, en modo que el mero hecho de no haber violado ninguna ley -si yo entiendo bien las cosas-, no lo constituye a uno en inocente, de manera automática. De manera particular es válido lo anterior (por las características específicas que toma en ellos el “Common Law”) para los Estados unidos, que es de donde suelen originarse las noticias sobre procesos del tipo de los que usted menciona.

  3. No le veo el tema a lo que comentas de la legalización. Básicamente, por qué de lo que se trata no es de resolver un problema insoluble (y que nos retrata como sociedad) o de inaugurar algún género de utopía antiprohibicionista sino de acercarnos al modelo menos conflictivo y de quitar capas de cebolla al problema (aunque puedan quedar algunas). El argumento de que si legalizas algo sigue habiendo un mercado ilegal no es tal ya que pierde todo sentido por las seguridades y calidades que proporciona el mercado legal (y eso por mucho que adoptes algunas restricciones de orden menor). Y, por eso, no hay un mercado ilegal de alcohol ni tampoco existe en Holanda un mercado de marihuana ilegal digno de mención… Aunque podríamos prohibir e ilegalizar el alcohol –o la marihuana en Holanda- y haríamos justo lo contrario de lo que comento añadiendo una capa de cebolla más al problema… Y así el problema sería mayor cuando de lo que se trata es de quitar parcelas al mercado negro para que las capas de cebolla sean menos… Creo que el análisis que haces parte de que la propuesta de levantar la prohibición y volver a lo que, por cierto, había antes para quedar justificada tendría que ser una gran y maravillosa solución y no es así. Se trata de reducir riesgos y aligerar un problema complejo que en buena medida lo genera la propia prohibición; problema que recuerdo lleva 50 años podrido en manos de unas políticas prohibicionistas. ¿Los efectos de las drogas y sus peligros? … Dependen del contexto y del tipo humano que selecciona el contexto… Algo que no gusta de reconocerse desde las doctrinas psi ya que se intentan objetivar los efectos… Como en el caso del cannabis y de los adolescentes que lo usan compulsivamente para cumplir con un rol deudor hasta el extremo de la cultura de marginalidad generada por la propia prohibición… El tema no es lo que hagan las drogas -o ciertas drogas- sino la problemática que supone la prohibición al troquelar un modo de consumo (el peor imaginable) y agrandar problemas. Además es un sinsentido hablar de las drogas de un modo tan general por que cada droga es un mundo que requiere diversos modos y maneras. Como el problema no es soluble -estamos ante un espejo de nuestra sociedad- de lo que se trata es de quitar capas de cebolla al lodazal de la prohibición y de “reducir riesgos”. Un argumento final y que suele olvidarse. Las políticas prohibicionistas y el problema que vivimos con la droga, tal y como queda definido, es una de las últimos residuos de la guerra fría. Sin guerra fría no hablaríamos de estos temas en los terminos en que suelen hacerse. Finalmente, sin prohibición las drogas no causarían el interés que causan. El problema es desmadejar la madeja

    • Yo no estoy por el probicionismio ya he dicho que estamos hablando de un problema endemoniado.Ahora bien, por lo que llevó visto en relación con una droga blanda como es considerada el Cannabis las psicosis que desencadena (en jóvenes) no es por la cultura de la prohibición sino por el efecto de a droga en cerebros vulnerables. el alcohol no esta inmerso en una cultura prohibicionista y genera mucha violencia y también enfermedades y accidentes, no hay que darle la culpa a la prohibición lo que culpa de la quimica

  4. Rey carmesi: Definitivamente no puedo con las feminazis. Se jactan de ser ambientalistas, veganas,protectoras de animales, monogramas,etc. El asunto se pone polémico porque si no actuamos como ellas empiezan a estimatizarnos de machistas e insensibles. hay madres solteras que aparte tienen cómo 10 gatos y dos perros, y todavía exigen que se les mantenga a sus putas mascotas. A veces es insoportable soportar ronquidos de la pareja y sí le agregan los ladridos de los perros el asunto se vuelve trágico. ¿No es patológico querer más a sus mascotas que a su primo,esposo o hermano? Mira la casualidad: el combo de la hamburguesa incluye papas fritas,refresco y de postre nieve (¡carbohidrato refinado y grasa saturada: químicamente generan adicción), pero hay hamburguesas vegetarianas o de carne de kobe,quizá mucho más saludables. ¿Usted ha probado la carne de kobe?

    • Una receta para tomarse con buen humor a las “feminazis”: ver, de cabo a rabo, ‘La città delle donne’ (1979) del gran Federico Fellini. Note que ya por ese tiempo el genial Federico “vio”, con su peculiar y muy burlón sentido de la existencia, lo que se estaba cociendo en tales hornos… Ahí un aperitivo:

  5. Pingback: Sexo, drogas y cacas « Un Bosque Interior

  6. El absurdo grado de masculinización…., es decir de mecanización tecnológica de una organizada sociedad es lo que conocemos como “Ciudad”. La ciudad es una metáfora de la literalizacion de la naturaleza en la que vanamente aparecen síntomas que son anhelos. Plazas duras imita bosques, macetas y animales de compañía son una especia de añorancia inconsciente de la naturaleza. Esta patología de la desnaturalización masculina está regida por el tiempo de reloj, un tiempo que queda literalizado cuando se transforma en lineal, pues el tiempo siempre ha ido asociado a eventos de la naturaleza, llevando al sapiens a una alienación enfermiza que provoca relaciones disfuncionales en las ciudades.

    Podemos quedarnos en los síntomas o en poner parches a las ciudades, pero los aspectos masculinos mecánicos, dotados de sentido lógico y regido por leyes incontrovertibles, estarán en lucha y enfrentados a los anhelos inconscientes que como fuerzas psíquicas emergerán para dar por culo, ya no son perros y sus cacas el problema principal, son serpientes que se cuelan por los wáteres, visones de compañía, cerditos del tamaño de un can, eso a nivel particular, a nivel social son las especies tropicales que han inundado nuestro ecosistema y que por supuesto lo van a destruir.

    La literalizacion masculina tiene un precio, y lo femenino cada vez mas acosado y reprimido aparece como una sombra deforme y monstruosa, por tanto hijos del hombre el feminismo no es algo a desdeñar o a señalar con el dedo para quejarse, si no un síntoma que nos habla, de una enfermedad….

    La literalizacion pura y dura.

  7. Con respecto a la “legalización” o no de las drogas, creo que el debate debe centrarse más bien en la “regularización” de ciertas drogas, aunque en ese caso ganarían las empresas farmacéuticas, además del Estado. En cualquier caso, la situación actual ya genera bastantes problemas de salud que además se ven afectados por los recortes producidos en cuanto a asistencia y prevención de la drogodependencia. Resulta muy intersante la reflexión que planteas sobre si el Estado pagaría las consecuencias del consumo de drogas si se legalizaran en cuanto a enfermedad mental. El alcohol, droga legal, provoca daños neuropsicológicos y psiquiátricos bastante graves que se tratan por el sistema sanitario público, pero el coste es muy elevado, a lo mejor por eso Babín se plantea multar a los padres de hijos que beben, en vez de invertir más en prevención y rehabilitación…

  8. interesante. recomiendo el gran libro de engels: el origen de la familia la propiedad privada y el estado… explica muy bien el comienzo de la sujeccion de sexo por lo demas… excelente post!

  9. La legalización es imparable -o la progresiva desparición del tinglado infame montado por la ONU, que es completamemte irrelevante desde hace décadas y lo es más cada día que pasa. Ingenuos o desinformados son los que piensan que va a durar otros cien años, o diez. Y que alguien me explique en qué se fundamenta el tinglao, porque lo de la salud y lo de la protección los niños y jóvenes no es que sea ingenuo, sino que denota cierto retraso mental

  10. Pues me baso en el conocimiento de la historia de la prohibición. Para hýbris, la de la cruzada antidroga. Y “retrasado mental” es el único epíteto que se merece quien se trague el camelo de la salud y los niños

  11. Pingback: Sexo, drogas y cacas | Un Bosque Interior

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s