¿Por qué la selección natural construyó cerebros homosexuales?


Las teorias evolucionistas que se han barajado para explicar la homosexualidad se han encontrado con una paradoja: la paradoja de la baja fertilidad de los homosexuales. Esta baja fertilidad (similar a la conocida como paradoja de la esquizofrenia), no es explicada suficientemente con la teoria de la kin selection (selección de parentesco que viene a decir que:

1.- La baja fertilidad de los homosexuales seria compensada por una mayor fertilidad por parte de sus parientes (hermanos).

2.- La baja fertilidad seria una estrategia “familiar” para asegurarse el cuidado o el brindar recursos a los sobrinos. Entendiendo que dos sobrinos equivalen genéticamente a un hijo, segun la regla de Hamilton.

Lo cierto es que ninguna de estas teorías explica satisfactoriamente la tozuda pervivencia de la homosexualidad en la especie humana, en primer lugar porque se ha comprobado que los parientes de los gays no tienen más hijos que la población general y en segundo lugar la teoria de la kin selection es bastante débil por la evidencia de que los sujetos gays no están especialmente vinculados con sus sobrinos ni explica del todo la razón por la que estas personas renunciaran a reproducirse por sí mismos puesto que tendrian que hacer un esfuerzo suplementario (el doble que siendo padres) para asegurar recursos para sus parientes.

No parece pues que la hipótesis de la kin selection se sostenga.

La pregunta que habria que hacerse entonces es si la homosexualidad es en realidad una adaptación o cualquier otra cosa.

La seleccion natural opera modificaciones biológicas sobre los individuos de tres maneras: la adaptación, el subproducto y el ruido.

Por ejemplo, el cordón umbilical es una adaptación, pero el ombligo no es sino un subproducto de la existencia previa de un cordón umbilical. Por último la forma del ombligo es ruido, pues ni favorece ni desfavorece la pervivencia del individuo, algo asi como tener seis dedos, la mano sigue siendo funcional.

Resulta dificil imaginar que la homosexualidad representara alguna ventaja en tiempo ancestral. ¿Qué ventajas tendria en el paleolitico ser homosexual?

Si no hay ninguna ventaja entonces no podemos hablar de adaptación y aunque sea imposible (por falta de registros fiables) saber a ciencia cierta si la homosexualidad existió o no en tiempos ancestrales como aseguran algunos autores, mi opinión es que es muy poco probable que existiera.

Ahora bien, es muy probable que la selección natural operara selectivamente no para construir cerebros homosexuales sino bisexuales.

¿Tienen alguna ventaja adaptativa los bisexuales?

Lo que parece cierto es que la bisexualidad es una condición heredable, incluso más que la propia homosexualidad masculina. Por otra parte existen ciertas evidencias de que la bisexualidad está aumentando y que los contactos sexuales bisexuales son bastante frecuentes. Tambien hay ciertas evidencias de que la bisexualidad es más frecuente en las personas que son muy activas sexualmente o con un alto impulso sexual, algo que no se ha comprobado con las lesbianas pero si con los homosexuales masculinos.

Algo que puede explicarse a través de la hipotesis de que la bisexualidad está ampliamente representada entre la población, sobre todo en la femenina a través del concepto acuñado por Baumeister (2000) de “plasticidad erótica femenina“. Y que explica -en tiempo actuall- que la permisividad social haya provocado que ciertos genotipos se manifiesten de forma más libre en sus preferencias bisexuales.

Aqui en este post (en inglés) hay un buen articulo con las referencias y que apunta en la dirección de que:

“Existe una fuerte correlación positiva entre el deseo sexual de una mujer y sus posibilidades de ser bisexual. Las mujeres bisexuales (pero no las lesbianas) tienen considerablemente más altos impulsos sexuales, en promedio, que las mujeres heterosexuales”.

Lo cierto es que la bisexualidad puede ser incluso prescrita socialmente como sabemos por las costumbres de la Grecia clásica, del mismo modo los informes antropológicos (Heritier, 1996) que nos han llegado en las ultimas décadas y de diversas observaciones antropologicas sugieren que la bisexualidad prescrita puede ser una forma de impedir la homosexualidad absoluta que desde el punto de vista social puede resultar intolerable debido a la necesidad de que los hombres compartan las cargas de las mujeres y sus hijos.

Todo sugiere que la bisexualidad no es una forma de homosexualidad encubierta y no lo es por ciertas razones unas de de tipo evolucionista y otras proximales:

  • No interfiere en el fitness, esto es los bisexuales se reproducen del mismo modo que los heterosexuales.
  • La bisexualidad no está relacionada con la indeterminación o la indiferenciación erótica sino más bien con la promiscuidad y un excesivo impulso sexual.
  • La bisexualidad es más frecuente en la juventud y su frecuencia decrece con la edad.
  • Los bisexuales suelen formar parejas heterosexuales en el largo plazo.
  • Los bisexuales carecen de aversión por el sexo opuesto.
  • Los hombres bisexuales son portadores de rasgos de personalidad muy queridos por las mujeres.

Y es precisamente esta ultima consideración la que me lleva a plantear la hipótesis del “modelo del punto de inflexión” propuesto por Miller (2000) y que me recuerda mucho a la seleccion sexual que llevan a cabo las pavas con respecto a sus preferencias por las colas largas de sus congéneres.

La seleccion sexual y la homosexualidad.-

¿Si usted es mujer qué preferriria un hombre rudo, poco hablador, serio, distante, agresivo o un hombre tierno, simpático, empático, suave, comunicativo y con gustos parecidos a los suyos?

De esto habla precisamente este post, algo que ha venido en llamarse el “efecto Johnny Depp”. Y que viene a decir que es el gusto de las mujeres el que ha presionado para que los hombres sean más femeninos y con rasgos de personalidad más decantados hacia la empatía y la mentalización. El post afirma sencillamente que para las mujeres el atractivo de los hombres radica en su femineidad.

Lo que afirman McKnight (1997) y Miller en un articulo del 2000 es que los genes asociados con la homosexualidad proporcionan beneficios adaptativos a sus portadores heterosexuales. Si hereda sólo unos pocos de estos alelos, el éxito reproductivo de un macho puede incrementarse, a través de la expresión de rasgos fenotípicos atractivos, aunque “femeninos”, como la amabilidad, la sensibilidad, la empatía y la ternura. De manera que la seleccion natural no habria presionado para construir cerebros homosexuales sino cerebros bisexuales atractivos para las mujeres.

Algo muy parecido a lo que se conoce con el nombre de “teoria pleiotropica” y que viene a decir que aunque la homosexualidad absoluta puede ser desventajosa en terminos adaptativos, es muy posible que el gen o genes homosexuales sea beneficioso en otro lugar si el individuo es heterozigótico para ese rasgo.

Algo que sucede por ejemplo entre la anemia falciforme y el paludismo. Es sabido que los portadores del gen de la anemia falciforme quedan “vacunados” para sufrir las formas graves de paludismo, lo que señala en la dirección de que determinadas condiciones pueden proteger de otras o resultar beneficiosas en otro lugar. Otro ejemplo es el de la testosterona, muy util cuando uno es jóven y está compitiendo y reproduciéndose pero perversa cuando uno es mayor por aumentar el riesgo de cáncer de próstata. Algo parecido podria suceder con el gen o genes de la esquizofrenia, los portadores heterozigóticos podrian beneficiarse de la creatividad del espectro esquizofrénico sin enfermar.

Sin embargo este modelo no toma en consideración la idea de que esta preferencia (de las mujeres por hombres femeninos) ha de ser bastante reciente y cuesta mucho imaginársela en clave ancestral. Es poco probable que la mujer del Pleistoceno prefiriera hombres femeninos y suaves, lo más probable es que su seguridad y su alimentación, asi como la de su prole estuvieran mejor salvaguardadas con un “macho viril”.

Pero es tambien probable que de haber existido ese tipo de hombres en el paleolitico, hubieran sido considerados por su rareza, muy atractivos para las hembras que no solo valoran en los machos el rango o la capacidad de proveer sino otras destrezas como las que comenté en este post relativo a ciertas aves “decoradoras”. Es tambien posible que estas mujeres tuvieran machos proveedores y escarceos amorosos con estos artistas, de manera que podemos especular con que la estrategia de diversificación de machos viriles y femeninos ha sido -por sus efectos demógraficos- bien obvia en nuestro tiempo: a más población mas diversidad.

En este sentido la homosexualidad absoluta seria una adversidad estadística y no representaria una adaptación sino un subproducto del rasgo “bisexualidad”. Por el contrario el rasgo “bisexualidad” contendría ventajas reproductivas y ninguna de sus desventajas, por lo que es posible especular que la selección natural presionara positivamente sobre este rasgo, sobre todo en los hombres.

Pero aun nos queda hablar de otra cuestión: ¿Qué ventajas tiene ser bisexual? y ¿tiene las mismas ventajas en los hombres que en las mujeres?

Para ello construiremos una simulación.

Pero será en el próximo post.

Bibliografía.-

Kayla Causey and Aaron Goetz: The “Johnny Depp Effect” – An evolutionary explanation for homosexuality. How is homosexuality maintained via natural selection?

McKnight, J. (1997). Straight science? Homosexuality, evolution and adaptation. New York: Routledge.
Miller, E. M. (2000). Homosexuality, birth order, and evolution: Toward an equilibrium reproductive economics of homosexuality. Archives of Sexual Behavior, 29, 1-34.

Anuncios

44 pensamientos en “¿Por qué la selección natural construyó cerebros homosexuales?

  1. Un tema sumamente interesante y paradigmático de la época que nos toca. Paco, lo relaciono completamente con tus posts sobre el cerebro femenino y el masculino. Es como si avanzáramos hacia un equilibrio entre ambos “cerebros”, o dicho de otra manera, hacia la integración de ambas funciones en una especie de “pareja interna” armónica y complementaria. En ese sentido, la bisexualidad innata de los seres humanos no se inhibiría excesivamente, como posiblemente ocurrió en otros momentos evolutivos en que la definición comportamental extrema era más adecuada a la supervivencia de la especie. Por el contrario, en esta etapa del desarrollo de la humanidad parecemos avanzar hacia una integración de estas funciones, incluso en lo físico (caracteres sexuales secundarios, como en el ejemplo de Johny Deep). Y desde ya, en lo afectivo. Vuelve a recordarme el tan bien logrado símbolo del yin-yang: lo femenino/materno y lo masculino/paterno mutuamente influyentes, dinámicamente integrados. Siempre lo visualizamos en su corte transversal, como un círculo con la imagen tan conocida por todos. Pero debe recordarse que es una esfera dinámica, en cuyo interior los dos principios fluyen, enlazándose sin mezclarse, algo parecido al símbolo del “infinito”, que es también dinámico y tridimensional.

      • “Por otra parte existen ciertas evidencias de que la bisexualidad está aumentando y que los contactos sexuales bisexuales son bastante frecuentes”…
        No creo, ni por asomo, que esté aumentando la bisexualidad entre los humanos del planeta. En todo caso, ¿respecto a cuándo está en aumento? ¿Respecto a hace veinte años, a cincuenta? En la sociedad romana la práctica bisexual estaba tan extendida como aceptada socialmente: casi podría decirse que la abrumadora mayoría la practicaba (hombres, sobre todo). Otro punto que ha de tenerse muy en cuenta: a veces creemos que las tendencias observables en el presente en el entorno en que vivimos -eso que antes se llamaba “primer mundo”- son extrapolables al resto de las sociedades del planeta, y además en el mismo ahora; y no es así. A eso lo llamo complejo del isleño, consistente en creer que su isla es más grande que el enorme e inabarcable mar océano que la circunda.

  2. Los que nos dedicamos casi exclusivamente a la clínica tenemos poca oportunidad para llegar a conclusiones más precisas, y por ello recurrimos al trabajo de los investigadores y las interconsultas con colegas. Así que no puedo considerar mis observaciones como información precisa. Sin embargo si he visto algo que coincide con lo expuesto en estos últimos posts sobre homosexualidad masculina, femenina y bisexualidad.

    La mayoría de los pacientes homosexuales masculinos llegan a la consulta por causas ajenas a la homosexualidad misma. El motivo de su consulta es muy parecido al de la mayoría de los pacientes heterosexuales. Cuando se trata de niños, son algunos los padres que hablan del temor que les causa ver conductas feminoides en sus hijos y en ciertos casos preguntan si una terapia durante la infancia puede “prevenir la homosexualidad futura”. Rara vez escucho esto de los progenitores de una niña con conductas masculinas.

    Sin embargo en el caso de los adultos homosexuales, cuando les toca hablar de la sexualidad, muchos de ellos, aun a una edad madura no han tenido una relación heterosexual, y los que por una razón tuvieron la oportunidad de coincidir con una mujer, relatan encuentros frustrados, desagradables y en la mayoría de los casos con falta de erección o eyaculación precoz. Una vez, iniciada la vida sexual con otro hombre, ésta, por lo genral, se vuelve satisfactoria y persiste.

    Las mujeres lesbianas, y en los casos con los que me ha tocado trabajar, hablan todas de un inicio sexual con un hombre y muchas veces de vínculos satisfactorios y enamoramientos. . Algunas son casadas y con hijos. La bisexualidad se pudo dar en forma paralela a la iniciación sexual, o bien unos años después. Sólo algunas decidieron establecer relaciones solamente con mujeres, pero en la mayoría de los casos, aunque sea en forma eventual, la bisexualidad sigue presente. Hasta el momento no he conocido lesbianas “vírgenes”.

    • yo casi no conosco lesbianas, las unicas dos que conosco son lesbianas virgenes, claro que nos conocimos desde la adolescencia, quiza cuando conosca a una lesbiana “adulta”.

    • Aquí una lesbiana “virgen” con novia lesbiana “virgen” rozando ambas los 30. Conozco bastante lesbianas “vírgenes” y muchas de ellas tienen sus primeros escarceos (que no relaciones sexuales) con hombres debido a la presión social. Los tiempos están cambiando, pero si buscas gente de 30 o más “vírgenes” es difícil, en los 80-90 no había normalización de la homosexualidad.

  3. Eso me hace acordar a los arquetipos del Anima y Animus. Entonces el éxito reproductivo bisexual en la edad antigua se debía a los escarseos de las mujeres. Interesante artículo sigue escribiendo de la misma calidad.

  4. Todo esto me ha llevado a reflexionar que solo se desea aquello de lo que se carece interiormente, sea Hetero, Homo, o bisexual, algo que acaba proyectándose exteriormente. Desde este punto de vista la búsqueda del equilibrio o desequilibrio interior solo puede mostrarse a través de medir la urgencia del deseo proyectado, la reiterativa idolatría del género humano en buscar una media naranja que siempre fracasa.

    En el fondo subyace la necesidad de retornar al Edén del tiempo eonico, no hay más que ver a cualquier individuo enamorado del mapa que representa el prójimo que habla de su propio territorio, en unión con su supuesto amado.a donde desaparece toda inquietud y rezuma unidad, viviendo en un ensueño mágico.

    Pero si algo muestra el poder que rige el destino de los hombres, es la reiterada y cabezona rutina de acabar casi siempre a las malas con la idolatría de completarse uno como totalidad buscando fuera, con la idea de acabar con el sentimiento de carencia y sentido vital.

    Por tanto si algo puede deducirse, es que en vez de evolucionar estamos involucionando, no por nada, simplemente por que aumenta el sentido del individualismo que es el colmo del engrandecimiento de la autoimagen identitaria, o sustitución del Yo pequeñito por encima del Ser, ejemplos como la reafirmación del orgullo Gay o Hetero o Bisex por encima de lo que nos hace iguales a todos.

    Joe…, todo esto con un café y una magdalena…., mal empezamos el dia.

  5. De todo lo revisado en estos interesantes enfoques, considero que ya resulta anacrónico hacer categorizaciones cartesianas de personas hétero, homo, bi..etc, simplemente el ser es una entidad con un diverso, y si se quiere con un caprichoso efluvio de su sexualidad en matices diversos y sugestivos, no caben ya inris ni calificaciones de orden moral, esto es oscurantismo y estupidez.

  6. Pingback: Gossip Gay, semana del 14 al 21 de abril | coladeflecha.com

  7. No creo que la naturaleza creara ningun cerebro homosexual ni tampoco bisexual, eso seria minar, dividir, las posibilidades procreativas y la naturaleza es sabia. Es posible, que la bisexualidad, parta de la confusion de la identidad personal. En la sexualidad, se busca el OTRO el diferente, lo misterioso, lo desconocido. En la actualidad, existe un gran desconocimiento de nuestro YO, quien soy?, que hago aqui? que es lo que de verdad quiero?. Si no se quien soy o tengo carencias en la estructura del YO, pues busco otro donde me pueda ver reflejado, o que me sirva de andamiaje para apoyar mi debil identidad. Pero si existe una identidad fuerte no hay miedo a lo desconocido sino atraccion irrestistible.
    Gracias.

      • Las leyes de evolución son el eje de la Naturaleza mecánica,… de la misma forma que unas ondas de aire provocadas por un mecanismo son el eje de una obra musical.

        Este modelo de pensamiento de raíz lógica y sistemática es lo que caracteriza a lo Masculino, que adopta un literalismo donde los elementos de lo femenino han sido degollados. El modelo Patriarcal y Masculino tiene un mantra Caroll – “Que le corten la cabeza…” a la sensación y al sentimiento

        La liberación de lo femenino clama al cielo, por que a pesar de que la reproducción de ondas de aire son mecánicas, al sentido global de la obra del arte musical o de la vida, se la soplan los mecanismos, que son elementos para satisfacer la curiosidad masculina tan dada a los cochecitos, relojes, maquinaria…..

        La homosexualidad si mide algo, desde mi peculiar forma de ver, es el nivel de frustración de lo Femenino frente a la ideologia del literalismo.

  8. El pensamiento se expresa, entre otras formas, a través del lenguaje escrito. Pero ya sea oral o ya escrito, aflora el dilema del límite de los conceptos. ¿Quién establece los límites? O más bien ¿es el concepto “medible”?

  9. El limite conceptual de una composición oral o escrita estriba en su literalismo, el ejemplo más claro es el Diccionario de la real Academia, que define a lo Masculino. Se traspasan las fronteras del literalismo en el instante que por mediación de las palabras se evocan metáforas simbólicas que señala a información subjetiva procedente de las emociones, sentimientos y sensaciones, algo claramente Femenino.

    El literalismo científico o social es una reducción mecánica mediante conceptos lógicos, una verdad que describe pero no capta ni transmite la totalidad, de la misma forma que una expresión oral y escrita de índole exclusivamente metafórica tampoco lo hace. Como ejemplo en contrapunto tenemos a la Biblia , son escritos de índole metafórico que el extremismo masculino lo traducirá de manera literal.

    Lo curioso es que el literalismo racional no está muy extendido “Masculino”, más bien los individuos se manejan en base irracional dejándose llevar por emociones y sentimientos, enamoramientos, creencias, odios y miedos son convocados desde el lado femenino.

    Está claro que falta una integración…. La homosexualidad es el contrapunto a lo andrógino, por tanto ambos grupos porcentualmente señalan simbólicamente como se está produciendo esa integración a nivel colectivo. Bueno…mas bien, a mi me lo parece.

    • Estoy de acuerdo en que parece que vamos en la dirección de una integracion entre cerebros masculino y femenino, cada dia veo mas mujeres con cerebros sistematizadores y es obvio que cada vez hay mas hombres empaticos y hipermentalistas tal y como comenté en este post:
      https://carmesi.wordpress.com/2012/09/25/el-hipermentalismo/
      Pero que tiene esto que ver con la orientación sexual?
      El androgino es un mito, nunca existió luego no podemos tomarlo como algo literal, es algo que viene a simbolizar esa fusion de cerebros y o mejor de talentos. Quizá la homosexualidad humana está señalando hacia el extremo de esa fusión, una fusión que en realidad no se consigue a nivel simbólico, puesto que el sexo no logrará integrar nunca esos extremos.

      • El mito siempre hace referencia a un proceso psicológico. La mitología es la psicología de la antigüedad, por tanto el andrógino seria el Ser Humano que ha logrado equilibrar las características psicológicas Masculinas y Femeninas visto desde una lógica literalista, pero que también puede ser entendido, explicado y enseñado dios mediante una historia mitológica que completa la totalidad del concepto “Andrógino”, sumándole referencia simbólicas, una especie de psicomagia Jodorowsky que le habla directamente a lo Inconsciente con su lenguaje natural que tanto gusta de evocar cuando deviene Morfeo.

        Sin embargo la Psicología actual es el mito de la modernidad, que olvida el aspecto femenino de la metáfora y el símbolo centrándose en la literalidad.

        En la homosexualidad no hay una inversión, pues la fusión simbólica seria entre un Hombre Femenino con una Mujer masculina que exteriormente reflejara la propia fusión de su psicología interna.

        En esto me baso para pensar que la homosexualidad solo se puede entender en una fusión Andrógina de dos hombres femeninos o dos mujeres masculinas, y esta no es la tendencia evolutiva, aunque como en todo igual es la excepción para confirmar una regla, que existen tres tipos de Androgenia.

      • De acuerdo. ¿Y pensar la homosexualidad como una fusión Andrógina de dos hombres femeninos o dos mujeres masculinas, no es caerse por el lado de lo simbólico, es decir de lo femenino?
        Me ha interesado esa idea de lo literal versus lo simbolico, creo que es la misma idea de Badcock y Crespi cuando hablan de “sistematización” e “hipermentalismo” y aunque ellos solo hablan de talentos modulares especificos nada nos impide pensar la homosexualidad como el resultado de caerse en el otro lado, es decir de la literalidad del acto sexual en si mismo.
        En este sentido la homosexualidad estaria provocada por un exceso de simbolizacion tanto en hombres como en mujeres.

      • Se me ocurre, es sólo una ocurrencia pues aun hoy en día es poca la literatura (psicoanalítica) sobre el lesbianismo, que la simbolización podría tener que ver con el retorno a la madre, aunque este proceso también podría entenderse con un exceso de literalidad.

        Literalidad y simbolismo siempre han sido ejes en el mundo psíquico del ser humano, así que sería factible entender la homosexualidad, femenina y masculina, a través de estos conceptos. (Pero sigo muy confundida aunque interesada)

  10. Con respecto, al posible innatismo de la homosexualidad:
    Existe una rama de la Genética que tendría que ver con los aspectos de la personalidad es la Genética del Comportamiento, que se ocupa del análisis del control genético de las acciones de los organismos, entendiendo como acción cualquier reacción a cualquier estímulo. Esto incluye todo tipo de reacciones de conducta, que varían en su manifestación de unos organismos a otros, y que de los más sencillos a los más complejos serían los tropismos, taxias, reflejos, instintos, aprendizaje e inteligencia. Los tropismos y taxias estarían entre las respuestas del más bajo nivel, como consecuencia de estímulos lumínicos, luz, gravedad o químicos, y se dan en plantas y animales. Los reflejos son formas sencillas de comportamiento observables en casi todos los animales dotados de sistema nervioso, en los que un cierto tipo de estímulo provoca casi invariablemente, con un retraso apenas perceptible, un tipo específico de respuesta. Los instintos suponen un conjunto elaborado de reflejos sucesivos que se producen como un todo en respuesta a ciertos estímulos.

    El aprendizaje, y en mayor medida la inteligencia son fenómenos específicamente inherentes a la especie humana, derivados de su capacidad de reflexión y del análisis racional de los estímulos o situaciones que plantea el mundo exterior de cada persona. De este modo diríamos que una respuesta inteligente, como se supone deben ser las que normalmente determinan las conductas humanas, es la producto en cierta medida de la constitución genética propia de cada persona, a la que se añade de forma predominante la formación adquirida a través del ambiente familiar, social y cultural, como determinante del tipo de respuesta a adoptar libremente. En el caso humano las acciones razonadas predominan frente a las instintivas y reflejas. Por ello, es imperativo señalar que en su condición biológica, la evolución ha dotado a la especie humana de una singularidad que la diferencia de cualquier otra especie animal. La inteligencia humana permite el razonamiento abstracto, la categorización y el razonamiento lógico. Somos la única especie que se plantea su origen y su destino, que es capaz de modelar su entorno, crear sistemas lógicos, comunicar sus ideas por medio del lenguaje, decidir sobre sus actos, planificar su propio futuro, modificar el ambiente a su beneficio, explotar a las demás especies biológicas (microbios, plantas o animales), y enterrar a sus muertos.

    También es importante tener en cuenta la ambigüedad de los caracteres del comportamiento a estudiar, la distancia entre el fenotipo (pauta de comportamiento) y el genotipo que lo determina, y la influencia del ambiente en la manifestación del comportamiento. Esto en el caso que nos ocupa es particularmente importante. No podemos ignorar el complejo ambiente fisiológico interno ni la influencia externa durante el desarrollo de la personalidad sí deseamos contestar a las preguntas ¿qué es la homosexualidad?, ¿qué influencia tienen los factores fisiológicos intermedios desde el gen a la manifestación del carácter? , ¿Cómo influye el ambiente?

    Al tratar el comportamiento homosexual se plantea la cuestión de si existe alguna base biológica o genética en el trasfondo de tal conducta. La cuestión es sí la conducta homosexual es innata o aprendida, o dicho de otra manera sí existe un determinismo genético de la homosexualidad, o ésta conducta es consecuencia de una influencia externa durante las etapas críticas del desarrollo de la personalidad.

    Conviene indicar que la frecuencia de varones o mujeres homosexuales en las poblaciones humanas ha sido estimada en un 2% a un 5%, lo cual son valores significativos, aun cuando no existen estadísticas realmente rigurosas al respecto. También conviene señalar que los movimientos homosexuales, siguiendo las pautas marcadas por Kinsey, considerado para muchos como el responsable de la revolución sexual en EE.UU., proponen sin fundamento el mito del 10%.

    Muchos de los estudios biológicos de la homosexualidad están basados en la teoría de que casi todas las personas son o exclusivamente heterosexuales o casi exclusivamente homosexuales, que la bisexualidad no es cierta. De acuerdo con estas ideas la sexualidad sería parecida a la habilidad de cada persona para manejarse con la mano derecha o con la zurda, siendo raras las personas ambidextras. Esta teoría está basada en el informe Kinsey que hizo unas encuestas preguntando a la gente el grado de atracción a miembros del mismo o de distinto sexo. Este autor estableció una escala de siete puntos, y encontró que la mayor parte de la gente se agrupaba en el grado “0” (heterosexual) o en “6” (homosexual) y que había una escasa muestra en los grados intermedios de “3” o “4”. Según Kinsey los comportamientos humanos en materia sexual se distribuyen de forma bimodal, en los dos extremos homo- o heterosexual, con escaso margen de ambigüedad. Los estudios genéticos que más adelante comentaremos se han basad en esta escala de clasificación, y casi siempre excluyen los individuos de grado intermedio. Sin embargo, los estudios de Kinsey no han sido repetidos nunca y podrían mostrar una distribución diferente ahora que cuando los datos fueron recogidos en 1940, un período en el que la gente era poco dada a declarar su comportamiento o sus tendencias en materia sexual.

    La influencia externa, educación, cultura, amistades, etc., son sin duda muy determinantes de la personalidad de un individuo, desde su nacimiento, y en este contexto es donde debemos situar la emergencia de una condición homosexual. Sigmund Freud (1905) creyó que la heterosexualidad se hacía (familia, cultura, sociedad) no nacía. Aunque este eminente psiquiatra idealizó la heterosexualidad como la más “madura” de las relaciones humanas, él creía que muchos de nosotros éramos bisexuales latentes a nivel psicológico. Muchos terapeutas todavía creen en esto, aunque se nieguen a tratar de convertir a los bisexuales y homosexuales en heterosexuales.

    De acuerdo con la evolución cultural del hombre, que se sobreañade a la evolución biológica, y de acuerdo con las diferentes normas morales que se han desarrollado, la sociedad mantiene diferentes posturas frente a la homosexualidad, calificándola como “delito”, “pecado”, “enfermedad”, “condición”, “forma alternativa de comportamiento sexual”, etc. Para muchos se trata de una condición irregular de la personalidad, de un trastorno mental, mientras que para otros no es más que una elección adoptada libremente, fruto de la libertad humana. El espíritu vanguardista de la sociedad americana, y las presiones de los grupos sociales interesados, indujo a que en 1980, la American Psychiatric Association decidiese sacar la homosexualidad del catálogo de enfermedades mentales, y del Manual de Diagnóstico y Estadísticas de Enfermedades Mentales, en los EE.UU.

    En todo caso, volvemos a la pregunta inicial ¿de no tratarse de un comportamiento inevitable debido a una tendencia innata genéticamente condicionada, cuál sería la motivación de la orientación homosexual en una persona?. De acuerdo con la psiquiatría, los motivos hay que buscarlos en razones psicobiográficas: inadecuada educación por parte de los padres, soledad, tristeza, falta de autoestima y autoaceptación personal, rechazo de los compañeros de escuela, desconfianza, miedo, maltrato sexual en la infancia y en la adolescencia, narcisismo, fobia social, falta de identificación con el propio sexo, etc. Todos estos elementos causales afloran en los análisis psíquicos de las personas que padecen la homosexualidad. De aquí la gravedad del hecho de la eliminación de la homosexualidad del catálogo de enfermedades psíquicas, condenando al desamparo a las personas que lo padecen.

    Parece obvio resaltar que la tolerancia o la aceptación moral de la conducta homosexual es muy dependiente de sí hay una tendencia congénita, y por tanto determinada genéticamente, o sí por el contrario, es una opción libremente aceptada como un modo de vida en cualquier caso irregular y desordenado.
    Pero debe entenderse que un análisis de la posible base genética debe abstraerse de todo juicio moral, presión social, intereses políticos, etc.
    También debe diferenciarse la “condición” de homosexual, del ejercicio o el “comportamiento” homosexual.
    Gracias.

    • Brisa, Yo lo soy, mi pareja lo es y tengo muchos amigos que lo son y te puedo asegurar que ninguno hemos sufrido “inadecuada educación por parte de los padres, soledad, tristeza, falta de autoestima y autoaceptación personal, rechazo de los compañeros de escuela, desconfianza, miedo, maltrato sexual en la infancia y en la adolescencia, narcisismo, fobia social, falta de identificación con el propio sexo, etc” En cambio, somos personas completas, felices, laboriosas y dispuestos a vivir nuestras vidas como cuaquier otro heterosexual, sin recibir el tratamiento de enfermos mentales o personas con problemas psíquicos o de conducta trastornada, etc.

      Me temo que tus conclusiones, por muy lógicas y fundadas que sean y muy bien expuestas que estén, parten de una construcción racional tiznada de prejuicios y, además, carente de empatía.

      Un saludo y gran Blog

  11. Spitzer, fue uno de los psiquiatras que en 1973 promovieron que la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) retirara la homosexualidad de la lista de trastornos psíquicos (DSM), decisión que tuvo consecuencias en todo el mundo. Durante la asamblea anual de la APA (Nueva Orleans, 10-15 de mayo 2001), Spitzer ha presentado los resultados de un estudio según el cual, de 153 hombres y 47 mujeres entrevistados por él, el 66% de los hombres y el 44% de las mujeres habían cambiado su orientación sexual, pasando de la homosexualidad a la heterosexualidad.

    En todos los casos, se trataba de personas que habían recurido a psicoterapia o ayuda espiritual de carácter religioso con el fin de cambiar su orientación sexual. Según declara Spitzer, el objetivo de su estudio no era saber si todos los homosexuales pueden cambiar, sino averiguar hasta qué punto los que desean cambiar lo consiguen. De todos modos, el mero hecho de plantearlo le ha acarreado duras críticas.

    En otro estudio sobre el mismo tema, los psicólogos neoyorquinos Ariel Shidlo y Michael Schroeder entrevistaron –entre 1995 y 2000– a 202 gays y lesbianas que recibían ayuda médica en materia sexual. De ellos, 178 no cambiaron su orientación, 18 comenzaron a ser asexuales o tuvieron otras reacciones conflictivas, y 6 comenzaron a ser heterosexuales.

    El presidente de la APA, Daniel Borenstein, no ha tardado en reaccionar para distanciarse del estudio de Spitzer. “Hay gente –declaró inmediatamente Borenstein al Washington Post– que piensa que toda conducta homosexual debe, tiene y puede ser cambiada, e intentan imponer sus valores morales. Lo cual es inapropiado”.

    Para Polaino-Lorente, la actitud del presidente de la APA “se basa en una confusión deontológica: el médico no impone el tratamiento, sino que acoge la petición de ayuda de personas que sufren física o psíquicamente. De hecho, en Estados Unidos se está ejerciendo enorme presión sobre los psiquiatras que admiten a pacientes homosexuales que piden terapia de reorientación sexual”.

    Spitzer salía al paso del aluvión de reacciones generadas por su intervención en el congreso de la APA, con un artículo publicado por Wall Street Journal (23-V-2001). Después de recordar los parabienes y las enemistades que se procuró al promover la salida en 1973 de la homosexualidad de la lista de trastornos psiquiátricos, comenta que “ahora, en 2001, me encuentro desafiando una nueva ortodoxia. Este desafío me hace aparecer como enemigo de la comunidad gay y de bastantes psiquiatras e instituciones académicas. Mi desafío es poner en cuestión que todo deseo de cambiar la orientación sexual sea siempre el resultado de la presión social y nunca una meta personal y razonable. La nueva ortodoxia establece que es imposible para un individuo que era predominantemente homosexual desde hacía bastantes años cambiar su orientación sexual y ser feliz como heterosexual”.

    Spitzer explica que lo que ha descubierto en su estudio es que “se producían cambios sustanciales en las fantasías y en la excitación sexual y no meramente en la conducta. Incluso algunos sujetos que lograron un cambio menos decisivo lo estimaron extremadamente beneficioso.

    Concluye el artículo de Spitzer con un llamamiento al progreso de la ciencia y con una cuestión abierta: “A fin de cuentas, la total integración de los gays en la sociedad no requiere, a mi juicio, sostener la falsa noción de que la orientación sexual está INVARIABLEMENTE DETERMINADA EN TODAS LAS PERSONAS”.
    Gracias.

    • Pero Brisa todo eso ya lo sabemos y tambien sabemos lo de la inetarccion genes-ambiente y los sucesivos pasos que hay enmedio y las influencias culturales y otras cosas.pero la homosexualidad es heredable y ya está. Creo que esta discusión ya está cerrada, ahora hemos empezado un nuevo hilo que ha iniciado Pere que me parece mas interesante y que trata de lo literal y lo simbolico.

  12. Se me ocurre que si la homosexualidad de un hombre es debida a un exceso de simbolización, es lógico que busque su contraparte en la imagen literalista de lo masculino que se sigue representando como otro “Hombre”, como el hombre heterosexual lo rechaza por simpatía la imagen masculina que le atrae por un lado y de la cual solo puede tener respuesta, es la de otro hombre físicamente, pero con el mismo exceso de simbolización. Lo menos malo.

    Salvado el primer obstáculo, ahora han de armonizar lo psicológico, por eso encontramos al Hombre homosexual activo y al pasivo. El que menos exceso de simbolización tenga será el que jugara el papel de activo.

    Sin embargo en la mujer lesbiana no lo tengo tan claro lo del exceso de simbolización, mas parece un exceso de literalidad.

  13. No creo que vayamos en la direccion “evolutiva” de una homogenizacion cerebral o integracion cerebral masculina o femenina. Al reves, veo a muchos hombres desorientados sobre su identidad masculina y su rol en las relaciones de pareja. Y como piden consejo, sobre lo que quieren las mujeres. Una cosa es lo que dicen que quieren y otra la que quieren, la adecuada, la justa para realizacion femenina. La psicologia masculina es diferente de la femenina, en la diversidad esta la riqueza que encontramos en las relaciones interpersonales. Yo no quiero “una amiga con cuerpo de hombre” yo ya tengo a mis amigas, tampoco un “hijo al que cuidar” sino un hombre al que cuidar. Cuando quiero una pareja, busco la diferencia, el complemento, el misterio……que es un riesgo, claro…que unos somos de Marte y otras de Venus, claro, que es dificil entenderse., si………pero ahí esta la gracia.
    Gracias.

    • La integración es de aspectos en uno mismo. Lo Masculino se centra en separar, penetrar, inseminar y emigrar, es literalista, lógico y algo autista, vamos lo más parecido a un Mecano. Lo Femenino en cerrar, colaborar, consolidar y administrar, es empático e irracional. Por tanto estos aspectos están tanto en Hombres como en Mujeres, que abarca desde lo especifico a lo visionario. Y está claro que lo que atrae del otro, son aquellos aspectos que nos falta hacerlos emerger en nosotros mismos para que la integración tenga sentido, eso o proyectarlos en el prójimo, ya me diras brisa donde esta la gracia de depender de otro para tener misterio en la vida ?.

      • También estoy de acuerdo en que esos rasgos enumerados responden a ‘lo masculino’ (A) y a ‘lo femenino’ (B) respectivamente; y también que en todo humano existe una determinada mezcla, difícimente cuantificable por separado, de elementos A y B. Pero no tratamos aquí sobre ‘lo masculino’ y sobre ‘lo femenino’, cosa ya abordada en numerosos ‘posts’ previos. Aquí se trata de un asunto puntual: por qué han perdudado, evolutivamente, los cerebros homosexuales. Y ‘homosexual’ no es el hombre a quien le atrae tal o cual faceta de un hombre, sino el hombre a quien le atraen SEXUALMENTE los hombres. Resalto en mayúsculas porque nos estamos desviando del tema.

      • Bueno, las teorias que estudian los cerebros masculino y femeninos como la de baron Cohen o las de Badcock y Crespi se han ocupado sobre todo de los aspectos cognitivos, las diferencias entre talentos. Pero lo cierto es que estos talentos se ven acompañados de “gustos”, preferencias y elecciones de vida caracteristicas, inclyendo a la profesión (como la evidencia de que las mujeres eligen ser enfermeras y los hombre singenieros o similares y de lo que hablé en la paradoja noruega). De la orientación sexual no habla nadie quizá porque nadie quiere meterse en ese berenjenal, pero lo cierto es que sabemos empiricamente que existen correlaciones entre la forma de pensar, los talentos, los gustos, las preferencias y la orientacion sexual. He dicho correlaciones no causas.

  14. La ventaja Paco de integrar aspectos opuestos es que dinámicamente se van revelando nuevas perspectivas de la realidad a la vez que se le añaden nuevos valores, ello podría describirse de manera literalista como “ Evolución ”, pero mucho me temo que la literalidad aun siendo verdad solo transmite la mitad de la ecuación, ya que la propia literalidad es enamoramiento de la especificidad de cualquier cosa, necesita completarse con su potencialidad, que es visión y dirección, algo muy femenino por cierto. Si no se corre el riesgo de que la “ Evolución “ como el sexo aunque sea homosexual se transforme en un fin en sí mismo, cuando solo es el medio que busca desesperadamente a su contraparte, donde la unidad matrimonial es el Fin.

    • Hombre, estoy de acuerdo en todo lo que dices salvo en lo de la Unidad matrimonial, ahi veo yo un poco de incienso, no?
      En cualquier caso no hay unidad posible, entre un hombre y una mujer siempre hay un abismo de discontinuidad, tanto literal como simbolica. Pero quizá de eso se trate la heterosexualidad, me refiero a la aceptación de ese abismo y sin embargo seguir en él.

  15. El fallo más obvio en este articulo es el hecho de que la Bisexualidad podria no existir segun un reciente estudio. Se pusieron a hombres y mujeres que se denominaban heterosexuales homosexuales y Bisexuales. Se les analizó su respuesta cerebral a imagenes eroticas y videos pornograficos o escenas estimulantes. Los homosexuales mostraron respuestas a imagenes y videos eroticos de personas de su mismo sexo mientras apenas nada cuando se mostraron videos eroticos de personas del sexo opuesto. Los heterosexuales mostraron la misma respuesta con imagenes y videos de personas del sexo opuesto y rechazo o ninguna señal a imagenes del mismo sexo. Sin embargo lo curioso fue a la hora de analizar a las personas bisexuales, pues solo mostraron señales cuando se les mostraron imagenes del mismo sexo mayoritariamente o bien del sexo opuesto, pero no a imagenes de ambos sexos por igual como deberia ser de acuerdo a su denominacion bisexual.

    La bisexualidad no existe o no ha quedado demostrada en terminos cerebrales. Unicamente solo la preferencia por uno u otro sexo. Tambien es verdad que este estudio no analiza la presion social y otro factores. Y la mayoria de bisexuales suelen decantarse por uno u otro sexo más que por el otro.

    Como bien dice el estudio podian preferir un sexo pero su ansia sexual les induce a sexo por sexi sin importar con quien. Esto ultimo son ideas mias pero quien sabe.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s