La homosexualidad en la naturaleza


Lorenz

Los seguidores de este blog y que hayan leido las ultimas entradas ya se habrán percatado de que el tema del origen de la homosexualidad lleva colgando intensos disensos sobre el tema. No se trata pues de un conocimiento neutral, existen lobbyes, intereses, identidades fugitivas, ideologías y dogmas religiosos que pugnan por llevarse el “gato al agua”.

Personalmente si yo fuera homosexual me interesaria saber cual es el origen de mis preferencias con independencia de si encajan o no con mis prejuicios pero esta no parece ser la norma entre la mayor parte de los que defienden posiciones más o menos convencionales sobre el tema y que pueden dividirse en dos grupos:

  • Aquellos que piensan que la homosexualidad es ambiental, una especie de error emocional, una patología, una “mala influencia” o algo inmoral.
  • Y aquellos que creen que la homosexualidad es una “libre eleccion”, algo que se elige a la carta como cuando uno va a comer a un restaurante.

Lo cierto es que ambos niegan la mayor: la condición biológica subyacente a toda conducta humana sea la homosexual o cualquier otra.

De todos los comentarios que he recopilado hasta el momento me gustaria hacer una síntesis provisional, es esta:

1.- Que la homosexualidad es una condición heredable, si bien la heredabilidad de la misma es baja. La concordancia entre gemelos monozigóticos es del 57%.
2.- Que probablemente esta baja heredabilidad esté relacionada con la epigenética, es decir en las primeras experiencias fetales de exposición/deprivación de la testosterona.
3.- Que no se trata de una enfermedad sino de una estrategia de diseminación de variabilidad entre los humanos. A menos que consideremos que la zurdera es tambien un trastorno mental. En mi opinión la zurdera y la homosexualidad tienen muchos puntos en común en su heredabilidad y tambien en su aparente “inutilidad”. En los homosexuales se han descrito, sin embargo, ciertos “signos menores” que señalan en la dirección de algo biológico: la mayor incidencia del “ceceo” (una forma de dislalia), una forma extraña de deambulación (sin bracear) y una mayor incidencia de “neurosis” relacionadas con problemas de pareja y estilos de vida. Sin embargo, se sabe que no existe entre los homosexuales una mayor incidencia de enfermedades mentales y que sus rendimientos intelectuales están por encima de la media o son francamente superiores en tareas artisticas y su desempeño es similar al de los heterosexuales en todas las áreas.
4.- Que el conflicto nature-culture está resuelto en favor de la nature: la homosexualidad se da en múltiples especies animales lo que señala en la dirección de un menor peso de la carga ambiental de lo que supusimos durante la larga influencia del psicoanalisis en la psicologia.
5.- Que la homosexualidad humana se enrosca en la identidad sexual, cosa que no sucede entre los animales que carecen de identidad y que presta a su variante humana de sesgos perceptivos ideológicos, politicos y religiosos que tienden a oscurecer o a poner arena en los engranajes -no ya de los avances de la ciencia- sino la simple elaboración de hipótesis alternativas.
6.- No parece que la homosexualidad, al menos la masculina sea o represente una adaptación sino un subproducto de algo que es beneficioso en otro lugar.

Me gustaria referirme en este post a la homosexualidad entre los animales, no para nombrar las casi 500 especies que practican alguna forma de cortejo, monta, penetración o emparejamiento entre individuos del mismo sexo, sino para decir que efectivamente la homosexualidad de los animales no es ni parecida a lo que sucede entre humanos. En primer lugar porque en los animales no disminuye el fitness, es decir las conductas homosexuales no implican aversión alguna frente al otro sexo y los individuos pueden emparejarse simultáneamente a sus escarceos amorosos con miembros de su propio sexo. La segunda cuestión es que entre los humanos la homosexualidad no es solo una conducta observable sino una subjetividad. Algo que implica gustos, preferencias, modos de estar en el mundo, sensibilidad especial, ternura, amabilidad, gusto artistico, presentes a veces desde la más temprana infancia donde se revela quizá su aspecto mas innato.

En los animales la conducta homosexual tiene una interpretación más simple que lo que vemos en humanos, las conductas homosexuales puede ser:

  • Gestos para señalar la jerarquía.
  • Rituales de dominación/sumisión. es decir una forma de resolver conflictos agonísticos y desactivar la agresión en los dominantes.
  • Juego y socialización.
  • Deprivación o dificultades de acceso a las hembras.
  • Errores de reconocimiento sexual.
  • Alianza entre dos individuos para una determinada tarea.

Konrad Lorenz describió entre sus gansos, una conducta especial donde dos machos se aliaban para obtener mayores beneficios en el reparto de recursos en las orillas de un rio. Es evidente que una pareja de machos tendrá siempre más potencia  de intimidación frente a sus rivales que una pareja convencional. Los gansos que son animales muy territoriales y muy agresivos suelen echar mano de este tipo de alianzas homosexuales que son más guerreras que sexuales, de hecho no es infrecuente que nuestra pareja de gansos echen mano de alguna hembra solitaria a la que comparten como buenos amigos.

Sin embargo todas estas condiciones no pueden trasplantarse sin mas a los humanos, aunque tampoco son de desdeñar estos antecedentes que señalan en la dirección de que la homosexualidad en la naturaleza está ampliamente representada lo que señala en dos direcciones: que ha de de haber algun mecanismo genético o epigenético implicado en ella y que muy probablemente este mecanismo se encuentre relacionado con la producción de diversidad.

La homosexualidad de los pingüinos:

La homosexualidad en los bonobos:

Una de las criticas más frecuentes que se hacen con la visualización de estas imagenes es la idea de que llamar homosexualidad a estas conductas es exagerado, es por ello que algunos autores (Denniston 1980) hablan de ambisexualidad o bisexualidad en estas conductas animales y sobre todo: que la conducta animal no es superponible a la del hombre. Es verdad, pero tambien es verdad que al menos estas conductas señalan en dos ideas: 1) que la homosexualidad es natural (se encuentra en la naturaleza) y 2) y que por tanto ha de haber algun mecanismo genético o epigenético regulador.

Lo que confiere a la homosexualidad humana su caracter específico son dos cuestiones 1) la aversión hacia las parejas del otro sexo, 2) la identidad enroscada en las preferencias sexuales y 3) la baja natalidad de los homosexuales en relacion con los heterosexuales y que llevan implicita una paradoja evolutiva. ¿Cómo se perpetua la homosexualidad?

Pero será en el próximo post.

Bibliografia.-

Denniston, R. H. (1980). Ambisexuality in animals. En J. Marmor (ed.), Homosexual behavior: a modern reappraisal: a modern reappraisal (pp. 25-40). New York: Basic Books, Inc.

Anuncios

22 pensamientos en “La homosexualidad en la naturaleza

  1. La expresión de la homosexualidad abarca diversos campos de acción que no son exclusivamente de índole sexual, también de género “Femenino”. Esto nos habla de que la causa no puede ser solo genética y heredada, pues el efecto de género “ Comprensión, delicadeza, estética, ética, suavidad en las formas, afectos, cuidados al prójimo…”, con todas sus implicaciones , trascienden el valor asignado a la genética o epigenetica, que suele mostrar diferencias entre individuos….

    Pero los muestra en grupos como son los homosexuales?

      • No será Paco que mas que heredabilidad de rasgos de carácter, lo que se materializa en ciertos seres humanos etiquetados como homosexuales, es una forma masculina junto a una psiquis de mujer o a la inversa, y que lo que se hereda es la psiquis, donde la diseminación se produce desde lo Inconsciente colectivo, debido a que los patrones psíquicos son generales ¿.

        Piensa que la incidencia de la homosexualidad no está en la procreación, si no en el mundo de las relaciones, de lo social, de lo cultural, por tanto actúa mas como un símbolo de variabilidad diseminada en esos aspectos, que es sobre lo que puede incidir.

  2. Ya sabes Pere que no soy un neoplatonico por tanto eso de heredar la psiquis que se supone algo asi como un almacen “akasico” de patrones universales yo no lo creo, al menos no lo creo de la misma forma que tu.

    • Pero no deja de llamar la atención Paco la nula incidencia en la procreación de la homosexualidad, por tanto es perder el tiempo en geneticidades y epigenismos, más bien nos lleva a pensar que es donde su potencialidades se abren, a saber,… al aspecto social y el lugar porminente que ocupa, ahora por cierto más que nunca, donde la estructuras por ejemplo del ocio tiene claro dónde está el dinero y el negocio, donde el ser Gay es un síntoma de status y poder.

      Esta es una imagen sin duda con una lectura muy simbólica. Al fin y al cabo quien crio a ese futuro adulto homosexual, si no la Madre.

      Y no es posible la proyección inconsciente de la liberación de lo femenino reprimida sobre el hijo?, que asumirá ese papel de adulto, donde ciertas Madres con ciertas caracteristicas serán el conducto necesario.

      Y un 10% estable de homosexualidad solo puede indicar un patrón que solo puede ir marcado desde lo Colectivo a lo individual.

      Y eso es un patrón universal……, independientemente de la forma de la creencia Akasica Neoplatonica al uso.

  3. ¡También los animales lo hacen!
    Un error en el que se puede caer consiste en creer poder confrontar la conducta
    humana con la puramente animal, como si se tratasen de realidades homogéneas.
    Los comportamientos “homosexuales” que pueden verificarse entre los animales
    todavía son de difícil interpretación y los estudios de la materia están solamente en los
    inicios. En las especies con escaso dimorfismo sexual puede existir una dificultad para
    reconocer el sexo de la pareja y eso puede inducir a los machos a “montar” a otros
    individuos del mismo sexo con la intención aparente copuladora.
    En caso de cautividad, en ausencia de la representación adecuada de los dos sexos,
    puede verificarse una actividad parecida al apareamiento entre individuos del mismo sexo.

    En ese caso, los elementos dominantes (no siempre señalados principalmente en sentido hormonal masculino) someten al rol femenino a los sumisos. No es necesario olvidar que, para los animales, la esencia de la feminidad consiste en ser sometido; es decir, “ponerse debajo”, en sentido propiamente físico. Ese comportamiento animal no puede ser trasladado al campo de la antropología o de la sociología humana. La dimensión de la sexualidad animal responde, de hecho, a las exigencias de la propagación de la especie (acoplamiento) con modalidades instintivas y codificadas, no modificables voluntariamente.

    La dimensión de la sexualidad humana, en vez de esa, de tipo instintivo, es orientable libremente. Los mamíferos, en particular, tienen un órgano llamado “vómer nasal”
    (una especie de nariz primordial) con la que el macho puede captar las llamadas
    “feromonas” ligadas a la fertilidad de la hembra que desencadenan los mecanismos
    instintivos del acoplamiento. Cuando algunos científicos han intentado “afeminar” a
    individuos machos con la aposición de feromonas femeninas, esos individuos machos se perciben como “hembras” y luego “cubiertos”.

    También entre las palomas puede suceder que la paloma dominante encarne la parte
    masculina y la pequeña la parte femenina. Entre los gansos, donde los sexos no presentan grandes diferencias externas, algunas veces se puede advertir un comportamiento curioso entre dos machos: cada primavera intentan copular pero ambos rechazan ser montados.

    También entre los lobos, las actitudes que aparentemente pueden parecer “homosexuales”, se deben a actos de sumisión por parte de los machos “no
    dominantes”con respecto al macho dominante.

    El etólogo Irenaus Eibl-Eibesfeldt explica que el acto de montar a un individuo del mismo sexo puede tener también el significado de amenaza de agresión o indicar una afirmación de superioridad de rango. Entre los macacos, esa acción podría tener el significado de aceptación de un orden dentro del grupo, que sirve para reforzar los vínculos.

    El macaco superior de rango es en general el primero en montar pero a menudo también los individuos de rango inferior lo montan a su vez: C. Koford compara estas manifestaciones con una especie de “saludo militar”.
    La zoóloga Isabella Lattes Coifmann explica que los babuinos machos con frecuencia
    se encuentran y se “saludan” volviendo a la parte de atrás del compañero, en una especie de ofrecimiento sexual de tipo “femenino” (incluso con la declaración de sometimiento) con la función de saciar al otro, de congraciarse y de asegurarse su protección en caso de necesidad.

    La misma zoóloga dice que los bonobos, también llamados chimpancés enanos, practican apareamientos normales, incestuosos y “homosexuales” en todas las circunstancias de la vida. Estas manifestaciones representan una estrategia para bloquear las agresiones de los demás, para relajar las tensiones que se producen en el grupo y para mantener la cohesión: De hecho, los machos llegan a eyacular sólo si tienen como pareja una hembra madura sexualmente.

    Por tanto, las explicaciones son variadas y no atribuibles a la homosexualidad humana: Pueden tener el significado de imposición del dominio, ser consecuencia de la cautividad o de condiciones experimentales innaturales, indicar una afirmación de superioridad de rango, o expresar todavía un gesto de apaciguamiento, de saludo, de
    aceptación de un orden en el interior del grupo.

    Un dato fundamental,
    El hombre, en todo caso, es sustancialmente diferente a los animales, la maduracion de la sexualidad humana y concretamente de su identidad sexual y orientacion, tiene que ver con la maduracion general de la persona y en ella concurren varios factores, biologicos,educativos,culturales.

    Gracias.

  4. ¡Y tanto que hay un condicionante! En el caso de los bonobos, que eliminan los estados de tensión a través del ejercicio de sexo frecuente, es de lo más comprensible que sus sociedades sean matriarcales.

    “BONOBO SEX AND SOCIETY” , By: Frans B. M. de Waal, Scientific American, 00368733, Mar95, Vol. 272, Issue 3

    Un cuadro que ilustra el comportamiento sexual de los primates, incluida nuestra especie:

    http://www.nature.com/scientificamerican/journal/v16/n2/box/scientificamerican0606-14sp_BX1.html

    El artículo de De Waal es ya un clásico, y se lo puede encontrar con facilidad en internet.

  5. Un tema picante pero analizado desde un punto de vista científico. Crispaste a muchos. Aún asi la sexualidad humana sigue en misterio debido a su complejidad, lo bueno es que el conocimiento nos abre los ojos.

  6. Enfermedad no será, pero de ahí a compararlo con la “zurdera” va un trecho: la “zurdera” no te impide propagar los genes.

      • Pero ¿la zurdera es heredable? ¿Ha sido localizado el gen de la zurdera o los genes supuestamente implicados en ella?

      • Si claro hasta tiene nombre ese gen. No recuerdo ahora su nombre pero es el mismo gen que se ocupa de poner el corazon a la izquierda o mejor una modificación del mismo

      • Pues si el argumento es que no es “enfermedad” porque es heredable, tampoco es apropiado. El Tay-Sachs es heredable, y a nadie se le ocurre decir que es una “bendición”, o parte de la libertad humana, ni nada parecido… a pesar de que hay, aparentemente, una ventaja heterocigótica.

      • Que sea heredable no significa que sea una enfermedad y vuelvo a poner el caso de la zurdera o de la calvicie. El Tay Sachs si es una enfermedad y además mortal con graves secuelas neurologicas.

    • Se trata del gen LRRTM1, según leo. Poco interesa su nombre, desde luego. Y sí que está relacionado, según parece, con la esquizofrenia. Si preguntáramos qué es un zurdo nos responderían que se trata de una persona que utiliza más la lateralidad izquierda que la derecha. ¿Es la zurdera modificable? Y si lo es, hasta qué punto. Un amigo, un tal JC, al que conozco muy bien, fue zurdo, pero sólo en su infancia; luego evolucionó hacia otra cosa. Voy a contar su historia no porque sea muy especial, sino porque ilustra en parte y con un caso concreto el asunto de la zurdera. Resulta que ni los padres ni los abuelos de mi amigo son zurdos, lo que aporto como simple dato estadístico. Comenzó él a usar la pierna izquierda cuando de niño jugaba al fútbol o daba una patada al que lo incordiaba o agredía; del mismo modo, cuando comenzó a aprender a escribir usaba la mano izquierda. Pero hete aquí que surge en su vida un maestro que lo obliga a escribir con la derecha y que lo colma de bofetadas cuando no obedece. “Aquello, recuerda él, fue terrible. Hube de aprender a escribir con la mano derecha porque en aquellos tiempos escribir con la izquierda estaba muy mal considerado por la sociedad; y era repulsivo para algunos maestros”. Pasaron lo años y los hemisferios cerebrales de JC fueron interconectándose y creando numerosas sinapsis, más o menos como todo el mundo, pero bajo este “trauma”. Una consecuencia tremenda de aquel impuesto aprendizaje fue desconocer, a ciencia cierta, hacia dónde apuntaba la dirección izquierda o derecha. Y así, cuando se le indicaba la derecha iba él hacia la izquierda y viceversa. Recuerda, en este sentido, el pavor que experimentó al realizar las prácticas para obtener el carnet de conducir a sus dieciocho años recién cumplidos. Y era que temía que el “ingeniero”, situado en el asiento trasero del vehículo, le indicara virar a la derecha y él lo hiciese hacia la izquierda. Lo obtuvo a la primera, pues tuvo la precaución de pintarse tres rayas en la mano izquierda que para él significaban “izquierda”. Así, cuando el “ingeniero” indicó que virara a la izquierda, miró las rayas de la mano y no ejecutó mal la orden recibida. Por otra parte, mi amigo, a pesar de lo hasta aquí expuesto, siempre lanza los penalties con su pierna izquierda; si ha de abrir una puerta de una patada, lo hace con la izquierda (¿quién no ha dado una patada a una puerta en su vida?); y aunque ya no es ningún adolescente, sigue comprobando que la izquierda es su pierna y su mano de la fuerza. En cambio, ha desarrollado la derecha para todo lo que tenga que ver con la precisión, con la “no fuerza”: para escribir, para manipularen la mesa el cubierto dominante, para pasar la hoja de un libro, etc. Y a pesar de esta presunta ambidestreza -que quizá no sea sino “lateralidad forzada”- mi amigo sigue sin aclararse sobre el sentido de la izquierda y de la derecha (vale también ahí la metáfora política); en el mejor de los casos se le presentan, en el momento preciso, serias dudas. Qué es no lo sabe, pero no le preocupa. No sabe si es zurdo, derecho, ambidiestro o nada de eso, porque los conceptos se le quedan cortos… o largos, que para el caso igual cuenta.

  7. Sugerente tu comentario. Yo no he conocido a ningún diestro (o zurdo) que confunda la dirección derecha o la izquierda; pero estoy seguro de que los habrá. A mí el caso de JC no me parece el de un “zurdo corregido”, sino el de un zurdo corregido que no ha generado un diestro, sino la especialización de manos y piernas ora para los asuntos de fuerza -la izquierda- ora para todo lo relativo a la precisión o a la “no fuerza” -la derecha. Asegura él que lo mismo le ocurre con la política, pero esto último creo que es broma, que lo dice porque es persona de buen humor. Leeré tu nuevo ‘post’ con placer y seguro que con provecho. Muchas gracias por abundar en el tema.

  8. Reblogueó esto en Psi-neófitay comentado:
    “la homosexualidad en la naturaleza está ampliamente representada lo que señala en dos direcciones: que ha de de haber algun mecanismo genético o epigenético implicado en ella y que muy probablemente este mecanismo se encuentre relacionado con la producción de diversidad.”

  9. Pero debemos preocuparnos por las limitaciones que afectan a los estudios de gemelos que se han criado juntos: si los gemelos monocigóticos son criados de una forma más similar que los gemelos dicigóticos, esto podría contribuir a fomentar una mayor incidencia de la homosexualidad entre los primeros. Un mejor estudio, sin duda, analizaría el caso de gemelos que han sido criados por separado (en el momento de cerrar la edición de este volumen se están llevando a cabo trabajos en este sentido). Vía Gen Ciencia Segunda Parte:¿Entonces, la parte genética de la homosexualidad a qué gen en concreto se debe? El comportamiento humano complejo no puede atribuirse a un único gen sino a muchos genes sino a un factor poligénico: la variación en múltiples genes es la responsable del componente heredable del rasgo. Esto también ocurre con la orientación sexual.

  10. Realmente muy interesante. Disfruto y aprendo mucho leyendo tu blog. Gracias y ojalá que hubiera más blogs como el tuyo!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s