¿Es la anorexia mental una adaptación ?(y II)


No cabe duda de que el retraso de la pubertad junto con la supresión de la ovulación constituyen dos alternativas biológicamente estables de modos con los que las hembras se aseguran el control de sus nidadas y su inversión parental y que han sido descritas en multitud de especies.

De manera que es posible especular que la anorexia mental sea una estrategia relacionada con la reproducción. El estrés psíquico -o lo que consideramos como tal- podria ser un equivalente de los cambios arcaicos que en entorno ancestral dieron como resultado la posibilidad de modular la ovulación, la regla y el acceso a la reproducción. Más concretamente la ventaja evolutiva de la anorexia mental podria estar relacionada con la subfertilidad (Volland y Volland, 1989)

Es necesario pues hablar de la menarquia de las hembras humanas para recordar que aunque hoy las niñas suelen presentar su primera regla hacia los 12 años, esto no ha sido siempre asi, más concretamente sabemos que en el 1800 la primera regla era mucho mas tardía, observándose una tendencia a la estabilidad en la época actual. En el siguiente cuadro podemos observar las diferencias entre menarquia, numero de abortos e hijos que tiene usted en comparación con su abuela.

menarquiaEs imposible saber (pues no hay registros de ningun tipo) a qué edad tenian su primera regla las niñas en el Pleistoceno pero es posible inferir que la mayor precocidad en la menarquía de las niñas de hoy está relacionada con una mejor alimentación y unas mejores condiciones en la calidad de vida.

Y tampoco cabe ninguna duda de que esta mejoría de las condiciones de la calidad de vida supone un atraso en tener el primer hijo, un menor número total de hijos por mujer y una mayor cantidad de divorcios. Todo lo cual no explica pero correlaciona con la prevalencia de trastornos alimentarios.

En el post anterior señalaba la paradoja de que la conducta alimentaria restrictiva desafiaba la psicopatología en el sentido de que no podia considerarse una fobia, ni una obsesión-compulsión, ni una forma de suicidio, ni una psicosis o una neurosis vulgar y corriente sino una enfermedad en la que lo psíquico y lo físico se anudaban en una extraña combinación que recordaba en cierto modo a nuestra vieja conceptualización de las enfermedades psicosomáticas -por más que la anorexia mental recuerde más bien a una enfermedad puramente mental- debido a la imperturbabilidad y la resistencia del paciente a renunciar a sus prácticas restrictivas por encima de cualquier consideración bienintencionada. O que aun contando con la voluntad decidida del paciente resulte tan dificil recuperar el peso perdido.

Y lo peor, no parece encontrarse ninguna razón para considerarla una adaptación dado que es profundamente perturbadora y aun letal para quien la sufre. ¿Qué ventajas podria aportar la anorexia a quien la sufriera?.

Lo cierto es que no es necesario encontrar hoy (causa próxima) esas ventajas para que un trastorno mental tenga una base evolutiva (causa remota), pues siendo cierto que el que padece la enfermedad se encuentra menoscabado en su rendimiento y en su salud, no hay ninguna prueba de que los genes responsables de su enfermedad -a su vez- no resulten provechosos en otro lugar. Siendo como es la anorexia mental un trastorno heredable (56-76%) es posible sospechar que si bien resulta inadaptada la conducta anorexica , estos genes “anoréxicos” pueden representar alguna ventaja para algunos de sus portadores.

Veamos algunos de los sintomas anoréxicos y de sus condiciones relacionales:

  • la anorexia supone un retraso en la edad reproductiva y una esterilidad factual.
  • La inanición correlaciona con un sensorio despierto y con la hiperactividad.
  • la anorexia se combina con rasgos de hiperresponsabilidad, perfeccionismo, altas autoexigencias y baja autoestima.
  • la anorexia está relacionada con la ansiedad social y el miedo a la exclusión social.
  • las relaciones de la anoréxica con su madre han sido estudiadas hasta la saciedad, constatándose una relación de intensa rivalidad con descalificaciones y victimización, cuando no de negligencia o de abandono emocional.
  • Las familias de las anoréxicas presentan una tendencia hacia la ocultación de sus conflictos evocando una imagen de cohesión familiar que se enreda con relaciones viscosas tendentes a la negación.

Al menos en un grupo determinado de pacientes es posible establecer que la anorexia forma parte de una interacción continua y viciada de rivalidad. No me refiero a una forma de rivalidad sexual, sino de una forma de rivalidad que tiende a ocupar espacios de poder inexistentes. Así se han descrito multitud de familias con padres ausentes, o padres de escaso atractivo e involucración con la familia, sin embargo esta variable no me parece demasiado específica de la anorexia mental. Es común en la anorexia que la madre ostente un mayor rango que el padre lo que puede inducir a la niña a aliarse con el padre supliendo su función o bien a establecer alianzas transgeneracionales, donde el síntoma preserve de una forma u otra la estabilidad familiar (Haley 1963).

Frecuentemente la anoréxica hiperesponsable asume voluntariamente la función paterna de la propia madre, otra de las posibilidades en las que es posible observar un conflicto agonístico, la ruptura de la relación asimétrica es desplazada por una relación entre iguales donde la niña frecuentemente asume el rol de conciencia social de la madre. La implicación clínica que tiene la aceptación de la anterior premisa es que las interpretaciones terapéuticas deben ser no agonísticas, implicando si es necesario un lenguaje de madre-niño o en clave paradojal (Selvini-Palazzoli et alt 1986).

De Giacomo ha sugerido como forma terapéutica un mes de vacaciones entre la hija y el padre. Según este autor la intimidad entre la niña y su padre es necesaria para elevar la autoestima de la paciente, la variable critica de una terapia, incluso más allá de la ganancia de peso. Es evidente que en todas las pacientes donde sus programas de yielding (rendición) se han activado es predecible encontrar bajos índices de autoestima tal y como describí en este post sobre “A prueba de fallos”. Sin embargo es necesario señalar que en ocasiones el índice más bajo de autoestima no se encuentra en la paciente identificada sino en algunos de sus padres.

Personalmente creo que para rescatar a estas niñas de la parentización a la que se ven sometidas por la negligencia o insuficiencia paternas, no basta con utilizar el recurso de mantenerla a solas con el padre, ya que este puede ser quizá aun más negligente que la propia madre y obligar a la niña a una doble parentización (*). El lugar desde el que es posible esperar una ventaja terapéutica para la anoréxica es aquel donde ambas -hija y madre- tengan la oportunidad de reencontrar una estrategia donde no haya vencedores ni vencidos, es decir escapar del conflicto agonístico.

Charles Lasègue fue un psiquiatra francés que en 1876 describió por primera vez la anorexia nerviosa. Si traigo aqui su memoria es para recordar una de sus múltiples y más interesantes -para mi gusto -observaciones sobre la anorexia mental. Se trata de una observación que llevó a cabo en una de las multiples asonadas que tuvieron lugar en el Pairs post revolucionario, un periodo de intensa inestabilidad que llevó a la villa a una situación de sitio. Y de carestía y hambrunas especialmente para los Hospitales.

Fue precisamente en uno de esos sitios cuando Lasègue observó que los pabellones de anoréxicas tenian menos bajas que el resto de pabellones. Concluyó que las anoréxicas resistían mejor la inanición que el resto de personas asiladas.

Lo que nos lleva a la siguiente consideración. ¿Qué papel evolutivo han tenido las hambrunas en las adaptaciones de nuestro organismo? ¿Estas hambrunas afectaron del mismo modo a hombres y mujeres?

La comorbilidad entre anorexia humana e hiperactividad ha llevado a algunos investigadores a proponer una teoria evolucionista conocida como “huida de la hambruna” y que se caracterizaría por una combinación entre negación de las necesidades alimentarias, supresión del apetito, actividad incesante, aumento del autoconcepto, emaciación y amenorrea, es decir un sindrome compatible con lo que hoy entendemos como anorexia nerviosa y que Casper (Casper 2003) describió como “activity and restlesness drive” (modo actividad-inquietud).

Dicho módulo se dispararia a partir de una dieta hipocalórica (algo que se ha comprobado en ratas), lo que explicaría que muchas veces la anorexia comience tras una dieta restrictiva severa para adelgazar. En entornos ancestrales la ausencia de alimento debida a condiciones extremas de frio, o escasez seria la señal para ponerse en marcha, suprimir la ovulación y prepararse para buscar nuevos recursos.

De manera que la hipótesis de la subfertilidad y la hipótesis de la hambruna parecen complementarse la una a la otra y explicaría porque la inanición en los hombres no resulta tan ventajosa como en las mujeres a la vez que explicaría el por qué las mujeres resisten mejor la inanición que los hombres tal y como observó Lasègue.

Si añadimos a esto que hoy la delgadez se considera un elemento de estatus podremos entender mejor la razón por la que socialmente esta enfermedad recluta a las mas responsables (overdrive moral) de entre las muchachas al tiempo que pueden eludirse las consecuencias de la exclusión social, uno de los temores fundacionales de este perfil de mujeres.

Nota liminar.-

(*) Parentizar es una palabra que no encontrarás en castellano sino para describir algo que se encuentra entre paréntesis. En teoría de sistemas y más concretamente en terapia de familia, parentizar significa “situar a un miembro de la familia en el lugar que le correspondería a otro,usualmente a un adulto”. La forma más común de parentización es colocar a un hijo como “padre” o “madre”, debido a la ausencia o negligencia del progenitor concreto, pero tambien a un hijo como proveedor mientras el resto son explotadores o descuideros.

Bibliografía.-

Francisco Traver: Conflictos agonisticos madre-hijo (2004).

Volland F, Volland R: Evolutionary biology and psychiatry: The case of anorexia nervosa. Ethology and sociobiology 1989, 10. 223-240.

PRICE J.S: (1967) “The dominance hierarchy and the evolution of mental illness”. The Lancet, 1967 II,243-246

Casper R: The drive for activity and restlesness in anorexia nervosa. Pshicol rev 2003. 110:745-761

5 pensamientos en “¿Es la anorexia mental una adaptación ?(y II)

  1. Al leer este post, he recordado un deseo, que tengo, cada vez que trato con alguna señora que no tiene regla debido a la medicacion que toma, y que cree que no puede quedarse embarazada. Informar a la poblacion en general y sobretodo a las mujeres sobre la posibilidad de regulacion de su fertilidad, es nuestra asignatura pendiente. La fertilidad se puede educar. Parece que en la sociedad actual, todo se arregla con preservativos, pildoras anticonceptivas, etc….(es mas rapido verdad y requiere menos esfuerzo). y hay una ignorancia total del cuerpo de la mujer y de los ritmos fisiologicos de la mujer por las propias mujeres (no digamos ya de los hombres). No es lo mismo la menstruacion, que la ovulacion. Si una señora no tiene el periodo, no quiere decir que sea esteril, puede seguir ovulando sin tener hemorragias y puede quedarse embarazada. Aprender los periodos en los cuales se es fertil o infertil, atendiendo a la temperatura/ fluidez moco del cuello del utero, seria lo minimo que una mujer deberia saber. Es cierto, que el sistema endocrino es muy sensible, y tiene fluctuaciones pero aun asi el A B C deberia enseñarse.
    Gracias.

  2. Nuestra tecnológica y moderna sociedad Laica tienen su bases en dos piedras angulares, a saber : El consumismo y la estimulación de la belleza física, ambas fines en sí mismos y que se complementan. Se basa en valores que inciden en la autoestima, la perfección y el éxito social. Como no puede ser de otra manera se crea la necesidad religándola a un sentimiento de libertad, por qué libre es el que puede elegir consumir aquello que despierta sus sentidos y lo colocan como modelo a imitar. Nos transformamos en individuos objeto perfectamente adaptados a lo que se supone es la moderna moral del clan social.

    Somos una Unicidad que se auto experimenta que ha perdido su interpretación filosófica espiritual, quedando en manos de una filosofía evolucionista que se ha colado en todos los campos de la sociedad, sin esta interpretación filosófica espiritual del milagro de la autoconciencia que indica una implicación enorme mas allá de las leyes naturales solo nos queda las leyes evolucionistas que son muy claras, como espejo en donde mirarnos :

    Un Ferrari o buen coche es la mejor expresión de la cola de un Pavo real. Un cuerpo y cara Danone la metáfora del Dorian Gray de nuestro tiempo.

    Solo la verdad libera.

  3. A mi parecer, la anorexia mental es un tema muy estudiado pero, o quizás por lo mismo, un trastorno mental bastante complejos y hasta confuso en cuanto a su origen y tratamiento. (No digo nada nuevo, de muchos trastornos emocionales podría decirse lo mismo).

    Mi experiencia en el tema no es vasta. Como terapéuta se limita a los caos vistos en la consulta que obviamente nunca serán suficientes para establecer conclusiones, y la lectura de la literatura publicada, la mayoría desde el punto de vista psicoanalítico.

    Pero a pesar de mis limitaciones en este asunto, casi todas mis pacientes, (hablo en femenino pues todas han sido mujeres de diferentes edades, no sólo adolescentes o en edad fértil) han hablado de su temor a la comida, en el sentido de introducir al cuerpo substancias dañinas, es decir, absolutamente todos los alimentos pueden ser potencialmente peligrosos y de allí la necesidad de evitarlos.

    En los últimos años se habla de la ortorexia como una forma de trastorno alimenticio, pero en estos casos si existe en el paciente una clara diferenciación entre lo que consideran sano y lo que no, situación que además está respaldada por la influencia de la cultura avocada al cuidado extremo de la salud, sin embargo estas personas no necesariamente se vuelven anoréxicas.

    En los casos que pude observar se manifiesta claramente una fobia a la comida. Psicoanalíticamente se habla de una percepción inconsciente de la madre (nutriente) como de un objeto totalmente malo sin la opción a reparar las partes buenas de la figura materna.

    Pero se trata de una inaterpretación demasiado generalizada que ni cura ni explica. Paco, tu que tienes experiencia en estos trastornos, ¿te ha tocado escuchar este tipo de comentarios?

    • ety: La idea de la madre-toxica es una metafora psicoanalitica que no tiene nada que evr con la realidad. Es verdad que hay conflictos con la madre (usualmente de rivalidad) pero el resto son suposiciones. El miedo a engordar tal y como cuento en el post no es explicable evolutivamente en un solo paso y hay que fraccionarlo en pasos intermedios. La idea es que hay una asociacion entre exclusión social y obesidad (favorecida por la moda social), lo que pondria en marcha mecanismos de restriccion alimentaria a fin de poder competir en el mercado de las parejas y en el de la excelencia (perfeccionismo). En cualquier caso lo que hoy sabemos acerca de la anorexia es que se trata de personas hipersensibles al rechazo (ansiedad social) y que perseguirian un modo de vida acoplado a las normas de aceptacion y exito social.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s