Libet y la libertad


mind time

Benjamin LIbet fue un neurólogo americano que es considerado hoy como un pionero en la exploración de la conciencia. Se trata de una de las personas más citadas por los investigadores interesados en la cuestión del libre albedrío y de la relación tiempo-conciencia. Su celebre experimento (más abajo recordado) venía a demostrar que cuando tomamos una decisión consciente en realidad ya se hallaba en proceso la decisión predeterminada inconsciente de llevarla a cabo.

El experimento de Libet constituyó para su autor un verdadero quebradero de cabeza puesto que Libet era al parecer una persona muy religiosa y lo que su experimento venia a demostrar es que el libre albedrio no existe. Que no somos libres sino que estamos determinados, por nuestros pensamientos, creencias, memoria, y experiencias previas.

Pero que no cunda el pánico.

El experimento de Libet.-

Consistió en pedirle a los sujetos que doblasen varias veces un dedo, o la muñeca de la mano derecha, pero a intervalos irregulares, de manera espontánea. Al mismo tiempo deberían fijarse en una pantalla en la que aparecía un reloj digital, para recordar el instante en que se les pasaba el impulso por la cabeza. Durante el proceso se tomaba la gráfica de las corrientes cerebrales y el resultado fue que la chispa consciente se producía, en promedio, entre 0,3 y 0,4 segundos DESPUÉS de la aparición del potencial de alerta. Cuando los sujetos empezaban a acariciar la idea de doblar el dedo, la acción ya estaba decidida en realidad.

En realidad Libet no hizo sino repetir con medidas extraídas de electrodos implantados en la corteza somatosensorial el mismo experimento de Kornhuber llevó a cabo en los años 70 a través de medidas realizadas con EEG. Trataron de cronometrar los tiempos de una actividad cerebral motora comparándola con la medida voluntaria derivada de mover el dedo índice de una mano al azar.

Lo que encontraron fue que existía un retardo significativo entre el potencial eléctrico registrado en el EEG -en la corteza cerebral- y el movimiento real del dedo y que era de, aproximadamente, un segundo o segundo y medio.

¿Significa esto que la voluntad consciente necesita de ese segundo o segundo y medio para actuar?

Lo que concluyeron sus autores es que la decisión de mover el dedo era una pura ilusión porque -en cierto sentido- estaba ya programada de antemano en la actividad inconsciente del cerebro.

El debate sobre la libertad.-

Desde entonces el debate entre deterministas y libertarianos no ha hecho más que acentuarse, aunque es cierto que este debate acerca de la libertad del hombre para elegir es tan antiguo como la filosofia. En la actualidad puede decirse que la mayor parte de filósofos de la mente y neurocientíficos se encuentran divididos entre los compatibilistas (los que creen que el determinismo es compatible con el albedrío), los incompatibilistas que creen que no somos en absoluto libres para decidir puesto que es nuestro cerebro inconsciente quien lo hace por nosotros y por ultimo aquellos que piensan que nuestro cerebro no es una máquina determinista en absoluto como Roger Penrose. Las ideas de Penrose sobre esta cuestión fueron ya expuestas por mí en este post.

Entre los que creen en el libre albedrio cabe citar a a John Searle y entre los descreídos a Marvin Minsky.

Minsky ha llegado a manifestar la idea de que el cerebro está determinado, que el experimento de Libet demuestra que no existe libertad en nuestra toma de decisiones y que eso nos lleva hacia la idea de que nuestros actos están determinados y no somos por tanto responsables de ellos. Añade, sin embargo, que todo nuestro tejido social está organizado de tal manera que no podemos prescindir de esta idea de responsabilidad individual sin atentar contra los cimientos mismos de nuestra organización social, de modo que -propone cínicamente- es mejor mantener la idea del libre albedrio a pesar de que es falsa.

Lo cierto es que Daniel Dennet no está en absoluto de acuerdo con esta idea y sigue manteniendo la idea -compatibilista- de que la determinación no es incompatible con el libre albedrío. Una idea que puede perseguirse hasta llegar a David Hume.

Muchos han advertido el conflicto aparente entre el libre albedrío y el determinismo. Si las acciones que se realizan estaban predeterminadas desde hace miles de millones de años, entonces ¿cómo es que podemos decidir? Pero Hume advirtió otro conflicto, al ver el problema desde la perspectiva contraria: el libre albedrío es incompatible con el indeterminismo. Si las acciones realizadas no están determinadas por acontecimientos anteriores entonces las acciones son completamente aleatorias. Además, y de más importancia para la filosofía humana, no están determinadas por el carácter o la personalidad –los deseos, las preferencias, los valores, etc.–; pero, ¿cómo podría ser alguien responsable de una acción que no es consecuencia de su carácter, sino que ocurre de forma aleatoria? El libre albedrío parece necesitar del determinismo, porque de lo contrario el agente y la acción no estarían conectados. Así que, mientras que el libre albedrío parece contradecir al determinismo, al mismo tiempo necesita del determinismo. La concepción de Hume de la conducta humana tiene causas, y por lo tanto al hacer a las personas responsables por sus acciones se debería intentar recompensarlas o castigarlas de tal forma que intentaran hacer lo que es moralmente deseable e intentaran evitar hacer lo que es moralmente indeseable (tomado de la wiki)

¿Cómo podríamos pues -de una forma comprensible- compatibilizar el libre albedrío con el determinismo cerebral?

En primer lugar tenemos que modificar nuestra idea de libertad que lleva aparejada una contraportada, la responsabilidad. Lo curioso es que mientras que la libertad es sólo una idea, una abstracción, la responsabilidad es algo muy concreto y que atañe al individuo. Libertad no es “hacer cada cual lo que le venga en gana” sino la capacidad de construir sentido tal y como propone Baumeister. A pesar de la determinación no existe predecibilidad, es por eso que somos libres. Pues libertad es en cualquier caso impredictibilidad, cualquier cosa es posible hacer con el sentido, dentro, claro está de cierto grado de libertad, pues nuestro cerebro no trabaja en condiciones de extrema incertidumbre ni de total determinación, es por eso que solemos decir que la causalidad lineal no sirve demasiado para explicar los sucesos cerebrales.

Somos libres, porque somos impredecibles porque estamos determinados.

El resto es necesidad, no libertad, por ejemplo hemos de dormir, comer o beber necesariamente de lo contrario moriremos pero Baumeister confunde la libertad con la necesidad. Esas cuestiones de supervivencia no tienen nada que ver con la libertad, puedo ejercer sobre ellas un cierto autocontrol pero al final hemos de dormir, comer o beber. En ese sentido diriamos que estamos determinados, pero una vez hemos cumplido con esa cuota de determinación podemos volver a ser libres y a elegir (dentro de un cierto rango de incertidumbre), no es posible aspirar a una libertad más abstracta sin condiciones, no existe una libertad descontextualizada o a secas puesto que el libre albedrio evolucionó para seleccionar conductas eficientes cuando entraban en conflicto con otras circunstancias.

Es por eso que a veces -paradójicamente- renunciar a la libertad nos hace libres como dice Jose Luis Sampedro.

De manera que no debemos fiarlo todo a la libertad y mucho menos al albedrío. Son palabras que funden mal cuando viajan juntas precisamente porque nuestro concepto de libertad ha sido modificado y ya no podemos negar tampoco que ciertos gustos y actitudes tienen preferencia de paso en nuestra paleta de posibilidades.

Bibliografía.-

1999 – Benjamin Libet, Anthony Freeman, and J. K. B. Sutherland, Editors, The volitional brain: Towards a neuroscience of free will. Imprint Academic

2004 – Benjamin Libet, Mind time: the temporal factor in consciousness, Harvard University Press, 2004.

Anuncios

17 pensamientos en “Libet y la libertad

  1. El libre albedrio y el determinismo lo que parecen necesitar al igual que la responsabilidad es de un “Yo” psicológico, que es una especie de saco lleno de interferencias, a saber : Creencias – Cultura – Experiencias – Necesidades.

    Este “Yo” junto al libre albedrio y determinismo están completamente enfrentados por su propia naturaleza a la libertad que es como bien dices, la capacidad de crear sentido. También mediante la manipulación del producto que ha creado la libertad.

    Esto lo podemos comprobar en cualquier actividad, llamase, Música, Ciencia, Arte, Deportes…

    O acaso no aparece el arte cuando desaparece el artista ¿

    Por eso existe un Fundamento Espiritual sobre la nada, el vacio, basado en un yoga del silencio.

  2. Tambien me ha gustado mucho este post, Dr. Pienso que somos libres, creo en el libre albedrio, pero cada decision, cada ejercicio de libertad, esta condicionado por una serie de circunstancias que influyen sobre el hombre lo quiera o no. Influyen, pero no lo determinan implacablemente. Desde su sexo, hasta la cultura en la que nació y luego los acontecimientos que han llegado a su vida y las vivencias que ha tenido de los mismos, todo se alia para condicionarnos, pero siempre queda cierto espacio de la voluntad, para seguir un camino nuevo, nunca transitado, en fin la naturaleza humana es impredecible (estoy de acuerdo) pero porque es escandalosamente libre.
    Gracias.

    • La naturaleza humana escandalosamente libre?. No sé, pero teniendo en cuenta que el Sapiens es un Homo rutinario, un ser de costumbres que repite el mismo día mil veces en base a una programación cansina que solo se suele romper los domingos, donde solo parece mover el trasero cuando le empujan las circunstancias, cuando esas mismas circunstancias le para la mente y se hace cazador de nuevas acciones más creativas.

      El Ser humano tiene tendencia innata a la obsesión, por tanto se hace muy difícil entender que el humano con toda su carga ideológica y de socialización sea libre, más bien es escandalosamente esclavo, posiblemente por que ha saqueado su contacto con la naturaleza en mayúsculas. El Sapiens es un adicto, no solo a pequeñas dosis toxicas desde el azúcar al humo del tabaco pasando por el café, alcohol, sexo, televisión, información, además el materialismo lo ha vuelto un buscador de felicidad efímera en el consumismo en un libre albedrio mediatizado por la publicidad.

      Sin profundidad de un sentido trascendente de la vida y la muerte, el hombre no actuara con un sentido de dirección de manera clara y fuerte, asumiendo su libertad como una responsabilidad, sin esa profundidad el hombre se transforma en un esclavo de su superficialidad, y sus actos solo pueden tener un trasfondo egocéntrico.

      • Creo que ser libre, es la capacidad de saber y de elegir y de poner en accion, en cada momento, la mejor opcion posible a cada acontecimiento vital. Tu postura y la mia, no son tan incompatibles, creo yo. Es cierto, que si se tiene un sentido trascendente, de la vida, de si mismo, se puede lograr mas facilmente, (tambien es cierto que tenemos capacidad “adictiva” para todo lo que crea esclavitud y merma la libertad, pero tambien podemos salir de cualquier esclavitud, porque tenemos los recursos y una pequeña parcela de nuestra voluntad sigue sana) pero el hombre por ser persona, es transcendente va mas alla de si mismo, sea o no creyente, su dignidad, su libertad, son valores supremos, que tiene aunque no los ejerza con perfeccion.
        Gracias.

  3. ¿Tienen también libre albedrío los demas animales?¿Si no es así, en que momento de la evolución apareció esta capacidad? En homo sapiens, o ya lo tenía erectus, o habilis? ¿ y a que edad aparece en el desarrollo del niño?, ¿tienen libre albedrío todos los humanos, o unos más que otros?. Mucha confusión en este tema cargado de prejuicios dualistas al suponer que el cerebro y la me.nte son cosas distintas. Un saludo

    • Cuando voy a comer a un restaurante suelen decirme ¿Carne o pescado?. Entonces elijo guiado por mi apetito y mis preferencias. ¿Es esto libre albedrio? En cualquier caso mi impresión es que estoy eligiendo, esta es mi experiencia proxima, elijo lo que quiero comer. ¿hasta que punto es eso libertad?

      • La libertad que se le suele suponer a un mecanismo biológico mas allá de su voluntad “El apetito”. Ello sumado a dícese un grata impresión que se imprimió a fuego como “ Mis Preferencias”. En programación bastaría con un puñado de subrutinas, incluido el color del traje y la corbata con que asistirá a degustar el libre albedrio.

      • ¿Entonces estamos de acuerdo que esto no es el libre albedrio al que nos referimos sino un mecanismo tosco e irreflexivo, primitivo y determinista?.

      • ´Paco, me gustaria saber si tienes respuesta para los interrogantes que planteo en mi anterior comentario. Por otra parte, si en el menu del restaurante tienen las opciones de carne o pescado, está claro que tenemos “libertad” de elegir. Pero no es eso,creo, lo que en filosofía se entiende por libre albedrío, sino la existencia de una supuesta alma o entidad inmaterial, esto es, un yo independiente y consciente, que actúa como única causa de sus actos.En este sentido, el libre albedrío es una pura ilusión cerebral. Si alguien quierecontinuar el debate, en mi blog “memoriasdesoledad” tengo varias cosas escritas al respecto en la etiqueta “tercera cultura”. Un saludo.

      • Bueno, he leido tu post sobre el asunto y estoy de acuerdo con lo que alli dices. Yo no utilizo la palabra albedrio como sinonimo de alma o entidad sino en el sentido más neurocientifico posible. es por eso qeu estoy de aceurdo con dennet y en ultima instancia con Hume y su guillotina

  4. Paco, así como nos aclaras la diferencia entre libertad y necesidad que al parecer confunde Baumeister, yo también marcaría la diferencia entre culpa y responsabilidad. Quizás ciertas situaciones de la vida no nos permitan actuar de la mejor manera, sin embargocomo seres humanos pensantes y comprometidos es nuestra responsabilidad confrontar e incluso reparar.

    Gracias por el post.

  5. Paco, mi concepción de “Libertad” aparece en el tiempo, en el mismo instante que se suscita una nueva experiencia que me deja sin una respuesta condicionada, en silencio, solo la atención. Fuera de eso yo personalmente no la encuentro por ningún lugar. Lo del libre albedrio me parece una ilusión sobrevalorada.

  6. Tal como yo lo observo Brisa, en el instante mismo que los valores y la trascendencia son elementos que aparecen como recursos de la selección natural, y la libertad algo así como escoger la mejor opción ante un desafío vital, es obvio que se les adjudica un lugar puramente instrumentalizador al servicio de la supervivencia, no solo del individuo, si no de la especie humana. Una sutil pero devastadora forma de desacralizar lo sagrado restándole crédito, sacándolo de la órbita consciente humana, cuando si el hombre estuviera abierto y nada mediatizado podría atibar otras posibilidades sobre las que ya no se detendrá, simplemente por que el Ser Humano observa el mundo para confirmar lo que él cree que es el mundo.

    A lo trascendente sagrado o la raíz de la verdadera libertad le pasa como a la poesía, no prueba nada ni va contra nada, tampoco escoge la mejor opción por tanto puede ser inconsecuente, habla para sí misma y está fuera de la órbita ordinaria, aunque siempre se puede opinar científicamente que puede servir para conquistar una relación sexual…..

    Estamos faltos de poesía Brisa, por tanto de Libertad.

  7. Hola Pere, entonces, ¿No crees en un Diseño Inteligente, que fue capaz, incluso de proveernos de un mecanismo de seleccion natural? (tu dijiste que creias en Dios o fue una broma pesada)No es una maravilla, como la persona no solamente es capaz de sobrevivir, sino de vivir y disfrutar de la vida.
    Es dramatico, pensar que la persona no es libre, ……..me reafirmo, estamos condicionados y a medida que ejercemos nuestra libertad nos vamos determinando y nos construimos a nosotros mismos (si elijo casarme pues ya no soy soltera) pero, el hombre es capaz de elegir, de mantener sus decisiones y de ser consecuente con ellas. Negar esto, es amputar una caracteristica especificamente humana, somos libres por eso somos responsables, sino de que se nos podria imputar…….de nada……..todo seria debido al inconsciente, debido a mis impulsos, debido a la sociedad, debido a mi afectividad, etc, etc,……..
    Gracias

    • Diseño inteligente Brisa?. Mira, solo hay dos verdades totalmente objetivas que compartimos como Seres Humanos. La primera que nos sabemos auto existentes en este mismo instante. La segunda que ningún auto existente puede dar razón del por qué ello es, ni siquiera puede dar razón de por qué es y de dónde ha surgido ser razonable.. Unos se moverán con hipótesis conceptuales evolucionistas, otros sobre un arquitecto, y a otros se las sopla, no saben – no contestan. Por tanto lo puramente objetivo se transforma en un profundo misterio de una gran belleza subjetiva por lo que implica ser auto existente, “Ser”.

      A ti Brisa, algunos te verán como una hermana, hija, otros como una novia, esposa, mujer, vecina, profesional, o simplemente una amiga, eso mismo ocurre con cada cosa en este mundo, la que sea, pero nadie te observara como un “Ser”, un misterio en sí. Esto nos viene a decir que el mundo que observamos está mediatizado por una imagen conceptual, un filtro que reduce y elimina el misterio de todas las cosas, toma el control a un precio muy elevado. Por tanto el mundo actúa como un espejo de la mente que la observa. Dime como es la mente conceptual y te diré que mundo construye a su imagen y semejanza, esto es simplemente pura magia e ilusión, la vida como el sueño de una mente soñadora.

      Por tanto Brisa tu elocuente Libertad se basa en como acomodarnos y sortear mediante el libre albedrio nuestra estancia vital en la prisión conceptual de ilusión y magia, y a mi manera de ver es totalmente correcto. Ahora bien tan correcto como para olvidarnos del Misterio y pulular toda una vida por la prisión conceptual, eso ya me parece excesivo.

      Total si vamos a morir, tarde o temprano se hace evidente que hay que excavar en otra libertad no tan practica ni conceptual. Esta Libertad en mayúsculas pasa por abandonar la prisión y volver al origen “Ser” y al Misterio, como cuando éramos niños con libertad perceptiva sin filtros conceptuales. Retornar al Hogar y ver lo que se revela.

      Es mi visión del asunto sobre la autentica Libertad.

  8. Pingback: La evolución de la libertad, de Daniel C. Dennett

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s