Freud, Westermarck y los replicantes egoístas


Levi

Estoy a favor y en contra de la evolución, a favor porque es verdad y en contra porque es implacable (R. Dawkins)

En un post anterior ya hablé sobre el llamado ” efecto Westermarck” y sobre la polémica acerca de si los niños se sienten o no atraídos por sus madre/padres o hermanos/as. Las conclusiones a las que llegó Westermarck son diametralmente opuestas a las de Freud y viene a rechazar la idea freudiana de que los niños se sienten atraidos por sus progenitores del sexo opuesto y que de ahi nace precisamente el tabú del incesto: una forma de cautela que nuestro inconsciente construye para eliminar los malos pensamientos incestuosos según Freud.

Dicho de otra manera, para Freud es precisamente la existencia del tabú la que señala en la dirección de que mantener relaciones sexuales con miembros de nuestra familia sería atractivo. Pero Westermarck por el contraro, arguye que los niños no se sienten en absoluto atraídos por los adultos de su familia  y llama al postulado de Freud “el gran error del psicoanálisis”. El complejo de Edipo seria pues un mito.

Pero las cosas distan mucho de haber sido resueltas y aqui en este post de la “revolución naturalista” que dirige Eduardo Zugasti nos aportan algunas pruebas que vienen a indicar que Freud tenia razón.

¿Pero la tenia?

Es muy posible que ambos tuvieran parte de razón, nombraré algunos hechos indiscutibles para que el lector navege por los datos contradictorios de que disponemos:

  • El incesto evita combinaciones letales entre alelos recesivos peligrosos para la descendencia.
  • Tendemos a emparejarnos con personas que nos recuerdan vagamente a nuestro amado o temido progenitor o bien tendemos a buscarnos parejas que para nada nos lo recuerden (si la relación fue mala).
  • Es indudable que existe una impronta precoz de caras, gestos, actitudes, prosodias, caracteres y costumbres familiares que tendemos a reproducir. Si esta impronta existiera -la busqueda y reencuentro con lo familiar” deberiamos admitir que aquello que se grabó lleva consigo patrones de deseo sexual.
  • El incesto consumado tiene consecuencias psicológicas devastadoras para aquellos que lo han sufrido.
  • Un gen A puede “soñar” con encontrar otro similar a fin de optimizar la configuración de la descendencia (por ejemplo los genes que regulan el CI o la inteligencia tienden a emparejarse) y preparar cerebros que a su vez busquen “su media naranja” y elijan como parejas preferibles a aquellas con las que comparten genes o determinados alelos.
  • El conocimiento de que nuestra pareja está fuertemente emparentada con nosotros desata una tormenta de repugnancia de tal modo que incluso parejas estables pueden romperse al tener el conocimiento de que son hermanos.
  • La estimulación precoz o sexualización de los niños pequeños genera consecuencias psicológicas impredecibles no tan graves como el incesto consumado pero significativas.

Se trata de datos contradictorios, unos apuntan al hecho de que hay algo “impreso” que nos lleva a la homogamia y algo cultural “el tabú del incesto” que nos impulsa hacia el rechazo. La psicología social ha documentado que algunos de los predictores más importantes de atracción sexual coinciden justamente con aquellos rasgos que las perspectivas neo-Westmarckianas consideraban que inhibían el deseo: familiaridad, proximidad y una historia de experiencias comunes.

Dicho de otro modo: que la atracción y el rechazo se encuentran en los mismos gustos.

Dos psicólogos sociales, Chris Fraley y Michael J. Marks (2010) (comentado también en Research Digest Blog) han puesto a prueba la hipótesis neo-Westmarckiana con dos fascinantes experimentos que son difícilmente compatibles con la sugerencia de un “mecanismo” natural diseñado para evitar el incesto.

Lo que nos lleva de nuevo a echar mano de la psicologia evolucionista y a indagar entre las diferencias que se encuentran plegadas y codificadas en los genes y en la cultura. Efectivamente no existe un mecanismo natural para rechazar los escarceos de la parentela (y el incesto), antes al contrario: los niños aceptan el placer proceda de donde proceda (decía Freud que el niño es un perverso polimorfo) siempre y cuando no haya además de eso maltrato o violencia. ¿Para qué tendría que tomarse la evolución el trabajo de construir un rechazo en los individuos con sus progenitores o sus parientes?

Si yo fuera un neo-westermarckiano diría que para evitar descendientes enfermos o con poca perspectiva vital, ¿pero cómo sabían esto en entornos ancestrales nuestros precursores? Evidentemente no sabian nada de genética, ni de alelos incompatibles, ellos no podian saber que la sexualidad entre parientes podia ser letal para los niños nacidos de tales emparejamientos. Es tambien muy dudoso que acumularan la suficiente información para poder transmitir ese peligro a sus vecinos. Pero es obvio que fueron los grupos humanos los que inventaron el tabú del incesto, algo pues cultural, es decir impuesto por el grupo al individuo concreto.

Ahora bien, si el tabú del incesto no se impuso para optimizar la inversión parental en forma de una descendencia viable, ¿qué objeto tenia la prohibición?

Pues asegurar un reparto justo de las mujeres, claro está. Todas las prohibiciones sexuales tienden a regular la posesión y acaparamiento de varias mujeres por un sólo hombre, lo cual resultaria en un conflicto grupal tarde o temprano. Asegurar que los grupos fueran cohesionados, laboriosos y cooperativos requirió recortar y regular el acceso a las hembras y asegurar una sanción, un castigo a los disidentes. Restricción y castigo van pues de la mano.

Dicho de otro modo, el tabú del incesto se inventó para regular cosas bien distintas a las que hoy creemos: las niñas, nuestras hermanas, o nuestras madres, tías y el resto de la parentela no son accesibles para mi, pero pueden serlo para otros que a cambio pueden disponer de una esposa para mi hijo y una nuera para mi familia (Levi-Strauss 1981).

En un post anterior ya hablé de esta teoria económico-antropológica que relaciona a las mujeres con el dinero y el incesto.

Ahora bien, ¿entonces en qué quedamos, tenia razón Freud o la tenia Westermarck? ¿Se sienten atraidos los niños por sus madres?

Esos replicantes egoistas que son los genes no atienden más que a sí mismos, de modo que un gen siempre buscará emparejarse con un gen homólogo, al tiempo que el cerebro del individuo (el organismo total que es más inteligente que el gen) impondrá su propia Ley. Y la ley es la ley del grupo, la que prohibe toda la sexualidad y la hece recaer y equivaler a la sustracción de recursos para otros y castigos para los infractores (¿castración?). Esta diferencia de recursos sexuales explica porque las mujeres se reproducen más que los hombres (tenemos mas ascendientes femeninos que masculinos), lo que es lo mismo que decir que el éxito de las mujeres es superior al de los hombres. En esta desigualdad está basada la cultura humana.

¿Hubiera sido mejor evolucionar en un entorno donde todos tuvieramos acceso a todas?

Piense el lector en esa utopía y contéstese a sí mismo.

Bibliografía.-

C. Levy-Strauss: Las estructuras elementales del parentesco

Fraley RC, & Marks MJ (2010). Westermarck, Freud, and the incest taboo: does familial resemblance activate sexual attraction? Personality and social psychology bulletin, 36 (9), 1202-12 PMID: 20647594

Anuncios

3 pensamientos en “Freud, Westermarck y los replicantes egoístas

  1. Un interesantísimo artículo que yo llamaría post-freudiano. Freud sabía que muchas de sus aportaciones estaban inconclusas y quizás también sospechaba que equivocadas, pero dejó la puerta abierta para que las nuevas generaciones siguieran trabajando con sus teorías.

    Seguramente si Freud hubiera leído este post en estos momentos, estaría totalmente de acuerdo con él.

    Felices fiestas

  2. ¿Replicantes egoístas también se puede referir a personas egoístas en todos los aspectos? En mi caso personal soy muy egoísta en el ámbito económico;porque no me sobra el dinero y muchos neg age o los anhelantes de evolución emocional dicen que uno debe ofrecer siempre la mitad de lo que uno tenga aunque nos quedemos apretados o quebrados con tal de ayudar a la pareja,a la familia ,amigos o desconocidos. ¿Mi egoísmo en todas las vertientes puede disminuir si uno en verdad lo anhela y se lo propone? ¿O,tendré que extirparme los genes? ¿Qué engloba la teoría de los replicantes egoístas?

  3. Confieso: hace 2 meses comencé una relación de pareja con una mujer que tiene 2 hijos: un niño de 3 años y otra niña de 9. Ella es divorciada, tiene una familia de padres divorciados,con su madre tiene una relación pésima y con él padre tiene una mejor relación. Ella dice que fue secuestrada unos días. Es escritora de poesía y de cuentos (pero estoy completamente seguro que no le gustaría leerla), tiene carencias económicas, se fuma una cajetilla de cigarros cada día, un litro y medio de coca-cola,6 tasas de café al día,le da asco el agua natural, está diagnosticada de TOC (consume prozac y ansioliticos),tiene muchos perros y uno de ellos vive adentro de la casa y me parece mala higiene y yo le decía: ¡vives suicidamente y ella se enojaba (jajaja)! Estuve viviendo con ella 20 días, las cosas se pusieron complejas porque era hiper-exigente conmigo, quería que yo pagará casi todo y no le satisfacía nada, ella dice merecer lo mejor del mundo, ella dice que es una diva y una princesa, a todas sus ex parejas les has dicho:¡te sobró mujer! A veces me ponía a leer o me quedaba pensativo y sin hablar y se enojaba y me decía: ¡el silencio es violencia! Me pidió dos veces dinero prestado y no le presté. La segunda vez era para regalarle lujosos regalos a sus hijos y no le preste dinero. Se indignó y nos dejamos de hablar 24 horas estando en la misma casa y cama. Estaba dispuesto a luchar y cumplir mis promesas materiales de poner sus puertas en su cuarto y baño,también de llevar a los niños de viaje pero no me gustó para nada su hiper-exigencia y su actitud de diosa del olimpo. Le cuento el contexto ya qué ella toda está semana me ha juzgado de egoísta,de violento (por aquello del silencio), de psicopata (porque no le he dado todas las razones respecto a terminar la relación y porque no no siento culpas), apenas hace 3 días terminamos la relación y ella al salir de la casa me mandó un mensaje al celular diciendo que por favor a su regreso ya no quería encontrarme y pues yo le hice caso y me largué. Me dice que estoy enfermo y que viste al psiquiatra (porque asegura que soy hiper-egoísta económicamente y en todas sus esferas). Pienso que ella salió derrotada de ésta relación, y yo me siento en escalada y cerca de mis mejores tiempos. A lo que quiero llegar es que si reconozco que soy egoísta en el sentido económico y sus subproductos. Lo que no sé es si realmente fuera igual de egoísta económicamente si fuera un millonario o si tuviera un jugoso sueldo. ¿No cree que vivir con falsos anhelos es peligroso para la salud mental? O sea, mi falso anhelo posiblemente es creer que yo puedo dejar de tener esos genes y conductas egoístas. ¿Fui victima de los replicantes egoístas? ¿Qué opina de ésta verdadera historia?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s