Job, la depresión y la muerte


Juro por Dios, que me ha hecho daño/y llena mi copa por la desesperación,/que mientras haya vida en este cuerpo/ y siempre que pueda respirar,/ Nunca dejaré que me condene;/ Nunca renunciaré a mi reclamo./ Voy a aferrarme a mi inocencia;/ mi mente nunca se someterá. (Job 27:6)

Job es un personaje bíblico que ha sido puesto como ejemplo por varios investigadores (Price 2008) al considerarle un depresivo grave mientras que para la Iglesia católica es reconocido como un santo, concretamente un dechado de virtudes como la paciencia , la bondad y su confianza en Dios.

Como es sabido Dios y Satanás porfían por socavar la confianza de Job en Dios y es asi que con permiso de éste, Satanás le pone a prueba a través de encadenadas desgracias que se ceban en sus propiedades, su familia y su salud fisica a fin de arrancar de él una queja, una protesta o su eventual discrepancia con Dios.

Para Price, Job y en su caso la depresión severa pueden ser conceptualizados como la muerte o incapacidad física ritualizada, para lo que recomiendo al lector que repase lo que se entiende como un ritual en este post.

Job representaría la subjetivación, el mito, de un mecanismo conocido desde la antigüedad, un automatismo cerebral destinado a lidiar con las dificultades y las adversidades, que Price ha llamado IDS (estrategia de distensión).

Cito a Price directamente:.

“Es muy comprensible que las personas que han sufrido una severa depresión verían ese estado puramente como un error o patología en el sistema. Es difícil ver que tal condición dolorosa e incapacitante puede estar sirviendo a un propósito útil. Sin embargo, debemos tener en cuenta que otros estados existen en la naturaleza de los que se podría decir lo mismo. No sabemos a ciencia cierta la función del sueño, sin embargo, la persona que duerme està totalmente indefenso y no funciona a pleno rendimiento. La hibernación es otra condición en la cual la función se ve seriamente afectada. La hbernación  evolucionó para permitir que los animales sobrevivieran a condiciones climáticas adversas. Quizá no es impensable que la depresión severa haya evolucionado para permitir que sobrevivamos a condiciones sociales adversas.

Como bien señala Wolpert, grados leves de depresión pueden estar asociados con el conocimiento de la causa, y ser sensibles a las alteraciones en la situación causante, y puede ayudar a la persona a salir de cualquier situación que condujo a la depresión en primer lugar.

Pero aquí estamos preocupados por la depresión severa, incluso la depresión psicótica, y la depresión asociada al trastorno bipolar, que sabemos que tienen una incidencia mayor que se espera de mutaciones al azar.

Escribiendo en apoyo de la hipótesis de la competencia social de la depresión  me gustaría sugerir que la depresión grave experimentada y tan vívidamente descrita por el Profesor Wolpert es un equivalente al ritual de la muerte. Una de las principales conclusiones de la etología comparada es la ritualización casi universal de la lucha agonística en el comportamiento en el suborden de los vertebrados, y si la lucha se ritualiza, tiene sentido que la pérdida en esa confrontación se conforme también como un ritual. En lugar de estar incapacitado o muerto por una espada o excluido de un club, el que pierde en una confrontación agonistica es expulsado por su depresión severa, lo que hace que él o ella quede totalmente incapacitado y fuera de acción, tan efectivamente como si estuviera en realidad muerto. Este estado es indescriptiblemente desagradable, un verdadero infierno en la tierra. En general se acepta que la depresión severa es la enfermedad más desagradable de la medicina, con la posible excepción de la rabia. Un paciente que se recuperó de la depresión severa y luego murió de cáncer secundario me dijo en su cama de hospital que el cáncer era un “juego de niños” (una cosa fácil de tratar) en comparación con su depresión.

Yo diría que la cuestión de si esta incapacidad psicológica grave es adaptativa o no lo es, una cuestión que sigue estando abierta. Es cierto que algunos depresivos se suicidan y otros permanecen crónicamente incapacitados. Pero algunos se recuperan completamente. He visto una recuperación espontánea después de 20 años, pero la recuperacióntotal se produce generalmente después de seis meses mas o menos.

Imagine un escenario en tiempos antiguos en los que un grupo humano contiene dos primos ambiciosos, ambos con diferentes políticas y decididos a medrar. Ambos han de “ganar a toda costa” pues ambos son obstinados y ambiciosos, y sostienen la opinión de que “esta ciudad no es lo suficientemente grande para los dos ” Si llegan a las manos, uno podría fácilmente matar al otro, en cuyo caso el grupo se veria privado de un miembro valioso, y los parientes cercanos del hombre muerto es probable que se llena de ideas de venganza – lo cual es un desastre para el grupo Si, por otro lado, la batalla tiene lugar en el piso de la sala del consejo, y las armas que se utilizan son verbales como las humillaciones publicas, el perdedor puede desarrollar una depresión severa y detener la presentación de su punto de vista dejando de asistir a la Salón del Consejo del todo. Después de seis meses, cuando se recupere la situación puede ser muy diferente, la causa del conflicto, ya no existe, o su rival puede estar tan bien establecido que la perspectiva de desafiarle de nuevo, no se plantea. Sus parientes cercanos se ahorrarán la obligación de vengarse.

Por otra parte, la persona ritualmente muerta es probable que se perciba por sus partidarios como una enfermedad física. Esto puede ser la razón por la depresión está asociada con tantos síntomas físicos. En nuestro inconsciente colectivo no hay arquetipo de la depresión o de enfermedad mental no psicótica  Tenemos un arquetipo de la locura, la respuesta a la cual es la evasión, y tenemos un arquetipo para la enfermedad física, la respuesta a lo que es la crianza. Pero no hay arquetipo para la depresión o la neurosis. Si los signos de la depresión no se consideran como enfermedades físicas, se les trata como pereza o cobardía, o la persona es vista como siendo deliberadamente inútil. Esta es la razón que muchos pacientes están desesperados por obtener un diagnóstico físico.

Otra ventaja de un diagnóstico de enfermedad física es que puede eludir la evidencia del éxito del rival. Aunque el grupo ha observado las humillaciones verbales, no computarán una relación causal entre ellas y la depresión a la que siguen viendo como una enfermedad física., Así que no hay obligación de venganza. Es mi experiencia que los pacientes con depresión severa desconocen la causa de su enfermedad (incluso si la hay muy clara), ni sus familiares, y a veces es imposible convencerlos de que la terrible enfermedad que amenaza la vida en sus seres queridos se debe a algún conflicto interpersonal. Y a menudo sus médicos pueden hacer un diagnóstico de “depresión endógena”. Esta falta de relación causal evidente entre el combate ritual y la muerte ritual libera a todos de atribución de culpa o venganza.

A pesar de ser uno de los casos más graves de depresión alguna vez los descritos en prosa o en verso, Job se mantuvo en sus trece. Sólo la visión real de Dios le indujo a presentar una sumisión voluntaria y consciente. Es esta mentalidad de “ganar a toda costa” es la que impide que las personas cedan de forma consciente y voluntaria y crea la necesidad de un mecanismo de seguridad a un nivel inferior del cerebro.

Hemos llamado a la incapacidad ritual de la depresión severa el IDS (estrategia de manipulación involuntaria o involuntaria estrategia de distensión) para enfatizar tanto que es involuntario, y que es una alternativa a una estrategia de escalada involuntaria. Este juego de estrategia (de escalada y desescalada-) está mediada por el cerebro anterior reptiliano (alrededor de los ganglios basales) y toma la forma de estado de ánimo elevado o deprimido. El IDS tiene al menos cinco funciones, tres de ellas sociales y dos intrapersonales:

Funciones intrapersonales del involuntaria estrategia de distensión (IDS):

1. Se incapacita a la persona (como la muerte no ritual). Él o ella no se defiende ni toma represalias, falta el equipo psicológico para hacerlo.

2. Se inclina a los niveles superiores del cerebro hacia la distensión, mediante la generación de pensamiento pesimista, bajando la autoonfianza  lo que reduce la eficacia del refuerzo y la reducción de sentido de justicia.

Las funciones sociales de la IDS:

1. Se tranquiliza al ganador respecto a que el perdedor no es probable que devuelva los golpes, hasta el punto de que puede dar la espalda al perdedor sin ansiedad. El mensaje no es uno de sumisión sino de la incapacidad, diciendo, en efecto: “Estoy demasiado incapacitado para luchar.

2. Se envía un mensaje a sus seguidores, diciendo: “¡No me empujes a la arena para luchar en su nombre”, de lo contrario las vocalizaciones agresivas de defensores podrían socavar el mensaje de la incapacidad del protagonista deprimido.

3. Facilita la reconciliación con el antiguo rival. Esto parece ser alcanzado por el estado de ánimo de ansiedad que a menudo acompaña a la depresión. La depresión como un afecto no tiene un objeto o meta, pero este no es el caso de la ansiedad que tiene la meta de la seguridad, comodidad y tranquilidad. Esto se realiza generalmente mediante la reconciliación con el antiguo rival, un proceso Franz de Waal ha llamado “la reconciliación condicional” (condicionada a una nueva diferencia de poder entre los dos). Por razones sociales, esta conciliación se observa más en los grupos de chimpancés que en la sociedad humana, en la que los rivales no suelen estar disponibles para la reconciliación. Por otra parte, las jerarquías humanas se basan más en la atracción que en la intimidación. En una resolución exitosa de conflictos, la subordinación trata de basarse en el respeto y no en el miedo.

En resumen, debemos mantener abierta la posibilidad de que la depresión severa sea una adaptación que cumple una función como parte del componente de desescalada de la conducta ritual agonística, que es, en efecto, una forma ritual de muerte o incapacidad. La ventaja del ritual de la muerte real es doble. En primer lugar, hay una posibilidad razonable de que la víctima sobreviva y pueda recuperarse, lo que no sólo es bueno para la víctima, sino que tambien contribuye a la aptitud inclusiva del ganador, esta ventaja es probable que haya estado operando en nuestra especie durante más de 250 millones años , algo quecompartimos con nuestros atepasados los reptiles. En segundo lugar, la falta de relación causal evidente entre las actuaciones del ganador y el estado de la víctima absuelve a los familiares de un deber de la venganza, desde el punto de vista evolutivo, esta es una nueva ventaja, aplicada sólo al linaje humano, y que podría explicar por qué la depresión puede tomar una forma tan severa y física en nuestra especie. Ya sea adaptativa o no, la depresión es una enfermedad grave y debe tratarse como tal. Por último, la vista de la depresión grave como la muerte ritual tiene implicaciones para el tratamiento y sugiere un gran número de modelos animales potenciales para la investigación.

De manera que Job sólo pudo recuperarse de su depresión cuando por fin, se sometió a Dios de modo voluntario y consciente a pesar de su tozudez original: “mi mente nunca se someterá”, dice en su verso citado y ahi se encuentra la clave de la depresión, ese no someterse, o no reconocer que se ha perdido en una confrontación agonística es la causa ancestral de la depresión que no es sino un automatismo programado por la especie para repudiar aquello que debilitaria nuestro autoconcepto, para algunas personas puede ser mejor estar deprimido que reconocer una derrota y al parecer de Price esta conducta ha evolucionado porque contienen numerosas ventajas, tanto para los perdedores como para los ganadores, dicho de otra manera favorece al grupo..

Asi comienza la recuperación de Job cuando admite y se somete a los designios de Dios que éste le devuelve todo lo que perdió con ganancias.

Bibliografía.

Price, J.S. (2008) Severe depression can be conceptualised as ritualized death or physical incapacityPhilosophy, Ethics, and Humanities in Medicine 2008, 3:8  (Comment on “Depression in an evolutionary context” by Lewis Wolpert).

El libro de Job.

Anuncios

5 pensamientos en “Job, la depresión y la muerte

  1. En mi experiencia personal,debo darle toda la razón a Price y a usted. Aunque a pesar que en un periodo de tiempo ( un año) acepté mis derrotas y reconocí que fui el culpable de mis fracasos emocionales y que aparte eso trajo consecuencias materiales,maritales y físicas (obesidad) no lograba salir de la depresión. Un cúmulo de intentos fallidos. Y pareciera que auto-perdonarme, el paso ya no venía recordado por emociones toxicas y ya no reforzaban nada. Y de repente sin ninguna explicación, hace 2 meses volví a intentar salir de la depresión y sus consecuencias y pareciera que ahora sí lo estoy logrando. Lo marital ha sido superado.el termómetro del estado de animo está en muy buenas condiciones, lo marital ha sido superado, lo material se está construyendo y la obesidad se ha largado. Y la verdad nunca sabré en que momento esos intentos fallidos se han vuelto historia. No sé de donde me han surgido fuerzas, no sé de donde ha surgido tanta voluntad, no sé porque ya no me siento triste y mucho menos sufro. El leer su blog ha sido un gran catalizador en esa búsqueda / lucha que he emprendido para lograr salir definitivamente del pantano… Muchas gracias,admirable neuro-poeta.

    • Pues me alegro mucho por usted y por el proceso que ha emprendido, pero creo una cosa: comprender es emprender un camino y personalmente no creo que sea posible sin comprensión. Accion es comprensión. Pero no olvide una cosa: Dios no existe, de manera que aunque venga bien para nuestras derrotas agonisticas que existiera una persona imposible de derrotar, en la practica de nuestra vida si no somos creyentes, nos las tenemos de arreglar sin tener esa referencia de un Dios al que es imposible vencer. Job lo tuvo mas fácil.

  2. El mito de Sisifo fue uno de los mitos en el cual me identifiqué, pareciera qué cuando desafías a los dioses puede ser castigado (pura metáfora,porque dios no existe). Y sí, pareciera que los creyentes utilizan a dios como placebo existencial ,se refugian en él y muchas veces ven al sufrimiento como algo que su dios provocó, en otras palabras se sienten elegidos. ¿Cuáles serán las diferencias entre distemia y depresión verdadera o severa? Recuerdo que en otro post usted decía algo así de bonito: “humaniza tu depresión y serás libre” ¿ A qué se refiere con eso? Y sí,tendré que arreglármelas sin dios. Me gustó mucho su comentario.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s