Las leyes no lineales del atractivo (II)


Si una sociedad organiza mal el reparto de mujeres se siguen verdaderos desórdenes.

(George Bataille)

Para George Bataille son las mujeres el bien social a proteger y es el reparto de las mismas y las leyes que regulan estos intercambios los que diferencian la civilización de la barbarie.

El problema es que estas leyes de acceso no están escritas en parte alguna y no vienen de serie entre nuestros conocimientos innatos sino que hay que aprenderlas “ex novo” para cada individuo, cada cultura y cada sociedad.

Los desórdenes a los que se refiere Bataille no son solamente la rivalidad de los machos por conseguir al menos una de ellas, sino que existen otros desórdenes cuyas causas parecen no guardar relación con este régimen velado de leyes de acceso, al menos se me ocurren los siguientes:

  • La violencia sexual
  • Los crimenes llamados machistas (uxoricidios o crimenes domésticos)
  • El abandono de la crianza de los hijos en manos ajenas,estatales o mercantiles.
  • El maltrato infantil
  • El abandono del cuidado de los ancianos
  • El abandono del cuidado conyugal.
  • Mujeres y hombres viviendo solos con o sin cargas familiares.
  • La deprivacion sexual de una mayoria de hombres.

Lo cierto es que de ser cierta la cifra que apunta Baumeister (2000) acerca de la posibilidad reproductiva entre hombres y mujeres, es obvio que las mujeres salen ganando en cuanto a puntaje de posibilidades. Un 80 % de mujeres logrará reproducirse mientras que en los hombres esta cifra solo alcanza un 40%.

De todas las personas que alguna vez alcanzó la edad adulta, tal vez el 80 % eran mujeres pero sólo el 40% de los hombres se reprodujo. O quizás los números eran del 60 % contra el 30 %. Pero de una u otra forma, las probabilidades de que una mujer tuviera una línea de descendientes hasta el presente era doble frente a los hombres… La mayoría de las mujeres que vivieron hasta la edad adulta probablemente tuvieron al menos un bebé y de hecho, un descendiente vivo hoy. La mayor parte de los hombres no lo hicieron. La mayor parte de hombres que alguna vez vivió… no dejó ningún rastro genético tras ellos.(Baumeister)

Lo que sugiere que existe una clara diferencia en cuanto a  oportunidades sexuales y reproductivas que nos permite predecir un importante grado de deprivación sexual en los hombres. En este artículo de Baumeister (sistemático, amplio y profundo) podemos averiguar más datos sobre lo que el llama la plasticidad erótica de la mujer, y la rigidez erótica de los hombres cuya sexualidad no es casi nunca contextual sino -por decirlo en palabras médicas- endógena.

La independencia económica y la valencia de cuidado

Los que leyeron el post anterior ya habrán adivinado que la variable critica que asomaba el hocico era sin duda la independencia económica de la mujer.

Sin duda este es el factor más novedoso y de más peso de todos los que nombré en mi anterior post sobre cómo funcionan las leyes del atractivo. La independencia económica de la mujer no es -sin embargo- una variable homogénea que sirva para todas las mujeres pues el trabajo no significa lo mismo según quién. Aunque es cierto que hoy la mayor parte de las mujeres trabajan fuera de casa, las que aportan alguna novedad no son las mujeres trabajadoras sin más, sino aquellas inteligentes, preparadas y competentes que desarrollan una carrera profesional.

Pues el desarrollo de una carrera profesional no es un trabajo cualquiera de 8 a 3 sino que precisa de muchos recursos disponibles para viajar, formarse continuamente y sobre todo competir en un mundo -de hombres- donde todos aspiramos a ascender en nuestras competencias a fin de ponernos a prueba con nuevas habilidades, desafíos para los que la mujer no se encuentra bien dotada. Dicho de otra forma, una carrera profesional es un trabajo con mayor desgaste que el trabajo convencional por cuenta ajena.

La mujer siempre ha trabajado, bien en el campo, o en las fábricas, talleres, limipeza y en otros ámbitos, no voy a referirme pues a ellas sino a aquellas mujeres que han logrado éxitos, logros en el mundo de la empresa, la medicina, la ciencia, o en cualquier otro ámbito hasta hace poco tiempo destinado sólo a los hombres.

El trabajo tradicional de la mujer era un trabajo de alguna forma “forzado” por las circunstancias, complementario a las tareas masculinas y no incompatible con las labores de crianza.

La característica fundamental del trabajo actual de las mujeres, es sin duda la masculinización inducida, una especie de conversión a los valores masculinos (la función hace el órgano) por ejercer funciones masculinas y desligarse obligatoria o electivamente de las funciones de cuidado que son innatas en la mujer. Es obvio que lo que más se resiente en el tejido social es la retribución de cuidados por parte de estas mujeres que a su vez precisan y exigen de cuidados, como antes hacian los niños o los hombres.

La ganancia de estatus en las mujeres correlaciona con el abandono o el desprecio de sus habilidades de cuidado, quizá a consecuencia de una desvalorización de esta cuestión o simplemente porque no tienen tiempo y delegan esta actividad en mucamas, abuelas o guarderias. Otras, sin embargo logran compatibilizar ambas actividades con una gran inversión de esfuerzo que se cobra su impuesto en la deseabilidad y en el atractivo.

La característica más importante de las mujeres beta es su valencia de cuidado. Las mujeres beta son grandes cuidadoras, probablemente peores amantes y peores profesionales que las mujeres con mayor estatus, ganan menos dinero y son menos deseables que sus contrincantes. A cambio son el refugio de muchos hombres deprivados, tanto de sexo como de cuidados.

Por tanto es de prever que muchos hombres de alto estatus abandonen o sean abandonados por sus “competentes” mujeres y se refugien en brazos de otras , menos atractivas o competentes pero quizá más preparadas para la tarea de cuidar de su pareja.

Al fin y al cabo la mano que mece la cuna es la mano que mece el mundo, entediendo la cuna como símbolo del cuidado.

Consecuencias de la feminización de las profesiones

Voy a centrarme en la profesión médica que es sin duda la profesión que más atrae a las mujeres y donde es posible observar las ventajas de la mujer en el acceso a esa profesión, otra seria el sistema judicial que tiene en mi opinión otras consecuencias y otros efectos secundarios sobre el éxito de ciertas politicas feministas ginecocéntricas.

En mi Hospital el 70% de los psiquiatras son hombres y solo el 30 % son mujeres, algo que se invierte en el caso de los psicólogos y las enfermeras. Lo curioso es que si nos ceñimos a los residentes (médicos o psicólogos en formación) la cifra es insólita: el 100% de las residentes de psiquiatria son mujeres y el 80% de los psicólogos clinicos son del género femenino. Estos datos sugieren que las mujeres han ido escalando posiciones en la jerarquía social y permite predecir que en el futuro nuestra especialidad estará dominada fundamentalmente por mujeres y es probable que el resto de especialidades médicas también (si descontamos la cirugía).

¿Qué consecuencias asistenciales tendrá este fenómeno?

En mi opinión tendrá un bajo impacto asistencial: las mujeres son mejores conversadoras, son más amables, compasivas, empáticas y es seguro que habrá una elevación de la mediocridad.

Y si hablo de la mediocridad es porque la mayor parte de los hombres no somos de hecho lumbreras, somos también mediocres aunque menos amables, empáticos y compasivos que ellas. No es necesario señalar que los hombres estamos más orientados a resolver problemas que a conversar sobre ellos. Sin embargo una vez dicho esto es necesario señalar que todos los genios sean médicos, cientificos o de cualquier profesión, los innovadores o aquellos que crean o descubren algo nuevo son hombres.

¿Cómo compatibilizar ambas verdades?

La dispersión estadística de los hombres en cuanto a valor, inteligencia y saber es muy heterogénea, asi los hombres ocupan toda la campana de Gauss incluyendo sus extremos: hay mas estúpidos y más genios entre los hombres que entre las mujeres. la población femenina es mas homogénea y similar en cuanto a formación, habilidades y conocimientos en cualquier especialidad médica, tambien en expectativas. Es por eso por lo que los popes de la medicina seguirán siendo hombres.

Es lógico, pues el carisma de conocimientos no añade nada al atractivo femenino pero es una buena estrategia de ganancia de atractivo masculino. la mujer sigue siendo deseable por otras razones al carisma masculino.

¿Que sucederá con estas mujeres competentes en el tema del emparejamiento?

Algunas encontrarán compañeros igual de competentes que ellas (isosexuales) con los que se emparejarán, con o sin cargas familiares, otras no tendrán más remedio que emparejarse con hombres con una menor formación e instruccion que ellas mismas. Otras optarán por ser madres solteras, pero en cualquier caso no podrán competir con una mujer beta cuidadora: la mano que mece la cuna que cada vez ocupará en la escala social un lugar más bajo, hasta que la rareza las rescate de su aislamiento y vuelvan a ponerse de moda.

Es bien sabido que las relaciones que regulan estos mecanismos se encuentran formalizadas matemáticamente. A menos mujeres cuidadoras más prestigio adquirirán y menos valor tendrán las mujeres “competentes”, de modo que son de esperar grandes cambios sociales con respecto a este tema del atractivo.

Y muchos desórdenes.

Anuncios

14 pensamientos en “Las leyes no lineales del atractivo (II)

  1. El otro día estaba viendo un espectáculo de un travesti en Chueca y me preguntó en qué trabaja (ser la única mujer del local bien merecía media encuesta y bromas varias) cuando le respondí que de redactora web me dijo socarrón, si claro, querrás decir Ama de casa guapa… y risas que nos echamos a parte tiene razón, formo parte de una empresa que me permite trabajar desde casa y escribo para otras cuantas, gano lo justo pero tengo mucho tiempo libre que dedico entre otras cosas a cuidar de mi hogar y de mi pareja… y debo ser beta total porque eso me hace mucho más feliz que las satisfacciones que me hayan podido dar trabajos anteriores con más responsabilidad y a los que tenía que dedicar más tiempo.

    No sé si las mujeres cuidadoras serán más atractivas que el resto, pero mi experiencia es que a mí si me que me hace sentir más atractiva, más “hembra” y por qué no decirlo también más dispuesta y con más ganas de disfrutar del sexo, porque por primera vez en mi vida estoy con una persona que me importa a todos los niveles, mucho más que el resto de las cosas.

    En fin, sé que decir esto no es nada políticamente correcto, es más si a mí hace años me dicen que iba a pensar esto seguramente me cargo a alguien, pero yo me siento tan bien así que no me importa pregonarlo, peti qui peti.

  2. Teresa, quizá ya lo intuías pero no estás nada sola. No sé si cada vez son más, o seguimos siendo el mismo porcentaje, pero unas pocas pensamos lo mismo: que es una pena que se pierda la esencia de los roles de cada cual. La mujer -peti qui peti- fué “diseñada” para la crianza (de los hijos y de él), y él fué diseñado para ir a cazar el sustento ahí fuera, jugándose a veces la vida (actualmente no la vida, pero sí su status). Roles distintos y complementarios que se desdibujan gradualmente como azucarillos, encarnado ese desdibuje en la mujer que pretende ser buena esposa, amante, enfermera, logopeda silvestre, directora de departamento fuera de casa, y directora de compras y provisiones dentro de casa.
    Un brindis por las políticamente incorrectas 🙂

    • jajaja pues un brindis entonces por nosotras. Aunque yo tampoco tengo muy claro de que lo que me funciona a mí sirva para todo el mundo, lo que si veo es que no se puede abarcar todo (como el dibujito que has puesto abajo) si se quiere o se necesita escapar del rol establecido imagino que lo mejor es hacerlo con todas las consecuencias, por ejemplo he conocido mujeres con vocaciones muy definidas, muy buenas en su profesión, con mucho que aportar ¿Por qué no buscar un hombre que cuide de ellas, de la casa, de los hijos?

      El problema es que muchas veces confundimos lo que hacemos con lo que somos y parece que si no te “realizas” eres un cero a la izquierda… si buscáramos cada uno más lo que nos hace sentir bien en lugar de lo que nos hace quedar bien no habría tantos niños cuidados por los abuelos… ¡Pero si luego todo el mundo (hombres y mujeres) están deseando que lleguen las vacaciones!! Si tanto les gusta trabajar, como se explica eso?

      • Siento entrometerme en tan deliciosa conversación pero me parece que ya no hay vuelta atrás y plantear roles estanco no tiene ningún sentido. Creo que era muy necesario que la mujer saliera del ámbito familiar y traspasara la frontera del hogar para ser partícipe activa de todo el ámbito cultural.

        Otra cosa es que ese opción se haya convertido poco más que obligatoria para poder realizarse personalmente como persona y no ser valorada como una cosa, o una antigualla que no se corresponde con los últimos tiempos. Cierto es, como dice Teresa, que tanto el hombre como la mujer pueden optar por esa labor de cuidadores y al mismo tiempo no perder la batalla de la modernidad. Pero sinceramente, ya era hora de que las muñecas de porcelana dejaran de ser meros elementos decorativos que edulcoraban todas las reuniones sociales, eso en el caso, de las mujeres de clase alta… cual Geishas complacientes.
        Las mujeres de clases más desfavorecidas siempre, ahora y antes, trabajaron dentro y fuera de casa. Para todas nosotras, ya era hora que ese trabajo fuera remunerado.
        Hoy es que me siento reivindicativa…

      • Estas deliciosas conversaciones se producen porque existe una “comprensión” sobre las claves que determinan al texto en sí. Habrás notado que el post trata de las leyes no lineales del atractivo, esto es las reglas que presiden el atractivo entre hombres y mujeres y lo hace además en clave evolucionista no en clave psicológica.
        Clave politica es la que tu usas cuando dices que:
        Creo que era muy necesario que la mujer saliera del ámbito familiar y traspasara la frontera del hogar para ser partícipe activa de todo el ámbito cultural
        Eso es una opinión, algo discutible (que puede ser verdad en unas personas y menos en otras) a juzgar por los malestares que ha provocado no solo en el tejido social sino en las propias mujeres. Pero es una opinión que yo no voy a discutir porque la podria incluso compartir.
        Ahora bien, esa salida del campo familiar de la mujer tiene consecuencias en el ámbito que propongo (no psicológico) sino de evolucionismo que pretendo seguir y es eso de lo que hablo o pretendo hablar en el post. Y lo que digo es que las mujeres cuidadoras son más atractivas que las mujeres profesionales y que la profesionalidad en la mujer no añade nada al atractivo.

      • Es una opinión que podrías incluso compartir porque es la verdad. El cruce de la frontera planteada en el umbral del hogar familiar se hace imprescindible para la evolución de la mujer y si me apuras para la evolución de toda la humanidad. Y como he dicho esto no significa que todas las mujeres deban compatibilizar la carga familiar con la carga profesional sino que es posible la elección.

        La mano que mece la cuna , efectivamente cuanto más cercana y si es posible que sea la de la madre mejor. De eso no cabe duda. Pero la mano que mece la cuna durante 30 o 40 años, son muchos años para mecerla y para adquirir hábitos de comportamiento muy, pero que muy interesados por muy cuidadoras o beta que una mujer se considere. La manipulación, la pérdida de otro horizonte que no sean los hijos y un futuro asociado a la vida de la progenie, sin vida propia, desarrolla un comportamiento y un carácter en la mujer que no diría yo que pueda hacer de ella la persona más encantadora del mundo, sería la otra cara del mece la cuna cuando esa cuna ya no es necesario mecerla.

        La cuestión no es sencilla y todo tiene sus pros y sus contras, pero ya no hay vuelta atrás y lo que se debe hacer es la mejor regulación posible para que cada individuo dentro de una familia encuentre su sitio y su realización de acuerdo con el momento y con las circunstancias que le rodeen.
        Sigo opinando que la conversación es deliciosa…

  3. Teresa, yo creo que se explica que estén deseando las vacaciones si tanto les gusta “realizarse” así: porque no tienen nada claro qué es eso de “realizarse” pero creen tenerlo 🙂 Si a eso le sumas que, efectivamente, hoy hay otra confusión muy extendida entre el ser y el tener, entre el ser y el hacer, etc. pues ya tienes la fórmula servida.

  4. La duda es lo que más me descoloca, a mi me gusta conducir y a la velocidad que me permita el tráfico y las condiciones del coche y cumpliendo con la velocidad establecida. A veces más rápido, a veces por abajo de las posibilidades. Cuando un hace lo que hace con la tension justa y confia en que lo está haciendo bien, disfruta.

  5. Señor Traver, me puede confirmar o referenciar el dato… he entendido algo así como que sólo el 20-30% de los hombres llega a tener un coito. ¿Es esto cierto? Una de dos, o el alfalfa House tiene razón en que todos mienten, o ese dato está mal.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s