El poder del ahora


Waking
Stream of consciousness
On a sleeping
Street of dreams

Thoughts
Like scattered leaves
Slowed in midfall
Into the streams

Of fast running rivers
Of choice and chance
And time stops here on the delta
While they dance, while they dance

I love the child
Who steers this riverboat
Lately he’s crazy
For the deep

And the river seems dreamlike
In the daytime
And someone keeps thinking
In my sleep

About fast running rivers
Of choice and chance
And time stops here on the delta
While they dance, while they dance
While they dance Aaahh …

While they dance da, da, da …
While they dance da, da, da …
While they dance da, da, da …
While they dance, dance river dance
While they dance da, da, da …

(David Crosby, Delta)

Tal y como podemos oir en “Delta” , los pensamientos y el tiempo pueden detenerse, se trata de una experiencia contemplativa muy común, nos sucede volando en un ala delta tal y como describe David Crosby, pero tambien buceando, contemplando una obra de arte, oyendo música, haciendo el amor, meditando o a través de ciertas drogas como el cannabis.

¿Qué significa detener el tiempo?

Los que leyeron el post anterior recordarán ahora que hablé alli de ciertas experiencias, en aquel caso de la experiencia de felicidad y recordarán tambien que lo que caracterizaba esta experiencia, eran estas tres condiciones:

  • Es acausal
  • Es atemporal
  • No ocupa lugar en el espacio y no existe por si misma, alguien la construyó o inventó: una conciencia humana que a su vez se encuentra enjaulada en su propia percepción de lo felicitario.

Más abajo volveré sobre este asunto de la detención del tiempo pero les adelantaré ahora algo: no es que a través de ciertas técnicas podamos detener el tiempo -es la enfermedad mental como por ejemplo la depresión la que mejor lo hace– sino que ciertas experiencias se ubican en un lugar donde el tiempo no cuenta pues son atemporales.

Es una de las posibilidades de contemplar el mundo con lo que ha venido en llamarse conciencia pura, esto es atención-percepción sin pensamiento. Y que en otro lugar llamé Presencia.

Eckart Tolle es un místico de origen alemán que a raíz de una depresión profunda desarrolló una teoria -más que una teoria una práctica- acerca de la conciencia cuyos principales hallazgos son de interés para la neurociencia, más concretamente para el desarrollo de una fenomenología de la conciencia.

Considero a esta persona uno de esos maestros espirituales, medio místicos, medio agentes de publicidad de sí mismos que han desarrollado -quizá motivados por su propia psicopatología previa- ciertas habilidades para manejar algunos conceptos que desde luego no son originales de ellos mismos. Personalmente me aburren los predicadores con intención mística y me aburren tambien sus homilias y sus libros o mejor: me aburre el formato de sus prédicas contando con que algunas de sus ideas pueden ser rescatables para la neurociencia. En algun lugar he dicho ya que la conquista de la felicidad se ha convertido en una industria de autoayuda con un gran éxito de ventas y de negocio pues existe un publico diverso interesado en “aprender a ser feliz”.

Sin embargo la neurociencia no deberá dejarse intimidar por ciertos contenidos espiritualistas que surgen en este tipo de personas y de sus entornos. Algunas cosas de las que dicen son verdad y pertenecen a las tradiciones espirituales perennes, del más rancio sentido; básicamente pertenecen a la tradición yóguico-zen, al cristianismo primitivo, al gnosticismo y al sufismo. Y algunas de esas ideas ya fueron exploradas y recomendadadas a la fenomenología por el propio Francisco Varela uno de esos investigadores del borde las cosas, en su libro “De cuerpo presente”.

En realidad Tolle nos habla en su libro de un concepto (sin nombrarlo) que tiene ya cierta presencia en las terapias de tercera generación. Me refiero al mindfullness, del que hablé aqui. y aqui. de modo que no voy a volver sobre la definición de este concepto salvo para decir que “El poder del ahora” del que habla Tolle es el mismo concepto de mindfullness. Aqui hablé precisamente de ello.

Y que es equivalente al de meditación.

Lo cierto es que transmitir estos conceptos no es nada fácil, por una razón fundamental: la mayor parte de la gente cree que sus pensamientos equivalen a su identidad y nadie está dispuesto a perder su identidad a través de ciertas prácticas mentales. Además, llevarlas a la práctica es aun más dificil y mucho más en aquellas personas que podrian beneficiarse de ellas: los enfermos mentales occidentales. Aunque la práctica de la meditación ya ha demostrado sus beneficios en meditadores profesionales, lo cierto es que aun no sabemos nombrar en qué consiste ese beneficio en relación con la salud mental.

Lo que si sabemos es que los que practican estas tecnologías parecen ser bastante más felices que la población general.

Video tomado de la web trozosdenada y del post “qué es meditar” de Ana di Zacco.

Meditar no es reflexionar. Reflexionamos con el pensamiento pero meditamos con la conciencia vacía. Para aclarar estos conceptos quecomo he dicho antes no son nada fáciles de apresar me dispongo ahora a apuntar algunas ideas-fuerza de las que habla Tolle en su libro junto con mi propia interpretación de las mismas.

El Ser no es el Ego.-

La mayor parte de la gente se identifica con sus pensamientos, es decir con sus ideas, sus recuerdos, sus preferencias y sus vivencias. Y lo hace de tal forma que las hace equivaler a sí mismo, como si de una especie de identidad invisible se tratara. No es de extrañar puesto que el Ego (el Yo), es sobre todo un constructo histórico.

Histórico significa que es el garante de que hoy seamos el mismo que ayer a pesar de reconocer que hemos cambiado. De alguna manera el Yo es el hilo que anuda nuestras experiencias actuales y pasadas y les confiere un rango de historicidad.

Otra de las caracteristicas del Yo es que puede pensar, visualizar. divagar o reflexionar. Los pensamientos son la principal producción de nuestra mente junto con la imagineria visual. Casi todo el tiempo los pensamientos acuden a escena tanto si los buscamos como si no lo hacemos. Nos pasamos la vida pensando, cavilando, recordando canciones, escenas, diálogos o monologando con nosotros mismos. No existe ninguna otra actividad que consuma tanto espacio y tiempo como ocurre con nuestros pensamientos.

El problema es que los pensamientos están de alguna forma condicionados y determinados, son por asi decir automáticos, no precisan de ninguna intención (aunque tambien podemos dirigirlos conscientemente), se presentan en nuestra mente sin pedir permiso y se asocian con otros llenando siempre la escena con nuevas o viejas secuencias de hechos o palabras.

Los pensamientos son incansables.

El Ser no es el Ego. El Ser es lo que es y el Ego es lo que creemos ser, el problema del Ego es que aunque nos provee de identidad y continuidad carece de fundamento.

Trate usted de definir su Yo y verá lo que encuentra. Se encontrará una secuencia de hechos, una biografía, una narrativa, pero oberve con atención que alli no hay ningún Yo sino un ser en marcha, un Dasein, un ser en el mundo.

¿Y como podemos sentir el Ser?

Naturalmente desprendiéndonos del Ego, silenciándolo, mandándolo al fondo de la conciencia. El Ego hace demasiado ruido para escuchar al Ser y obtura su voz interior, una voz que está ahi en todos nosotros y que necesitamos acallar ese murmullo de fondo para poderle oir. Eso es lo que sucede en la meditación.

Meditar no es -sin embargo- aprender una técnica complicada que requiera grandes recursos, es una actitud mental que algunos de nosotros llevamos a cabo muchas veces al dia de forma casi rutinaria. No precisa de ninguna parafernalia especial, ni velas, almohadas u Oms, tampoco precisa hacer cursos o comprarse libros de autoayuda, simplemente hay que entender su fundamento y ponerlo a prueba. Sólo precisa la intención de llevarla a cabo mientras realizamos tareas cotidianas automatizadas. Por ejemplo beberse un vaso de agua o por ejemplo escribir este post.

Me sucede con frecuencia que adopto este estado cuando escribo más que en cualquier otra actividad, más tarde volveré sobre esta idea de que escribir no es recordar sino poner el recuerdo al servicio de la anticipación. ¿Cómo? A través de la atención focalizada en la pantalla  y la intención de explicarme.

Pasado, presente y futuro.-

La mayor parte de nosotros tenemos recuerdos y creemos además que la memoria sirve para recordar, pero en realidad la memoria no evolucionó para recordar sino para anticipar el futuro.¿Para qué le serviria a una cebra recordar el rostro de su abuela?

Para una cebra es útil recordar el olor de sus depredadores, los caminos que conducen al agua, prevenir los peligros de andar sola. Todo lo que sirva para detectar amenazas para su supervivencia o para distinguir las rayas de su madre de entre el magma de rayas de su rebaño.

Lo curioso del Ego es que vive siempre en el pasado recordando o en el futuro anticipando, la depresión y la ansiedad son sus consecuencias. No podria haber depresión sin un tiempo muerto, enquistado o detenido, tal y como conté en este post, del mismo modo no podria haber ansiedad sin anticipación inciertax. Y lo curioso del pasado y del futuro es que simplemente no existen, pues cuando vivimos aquella experiencia tiempo atrás, no estábamos situados en el pasado sino en el ahora. Siempre es ahora, aun es ahora. Ahora es la Eternidad.

Y aun más: estamos persuadidos de que el pasado determina el futuro, pero lo cierto es que es el ahora quien determina el pasado y el futuro, a través de la memoriay la anticipación selectivas. El pasado no es sino una sucesión de ahoras que coexisten en el ahora.

Como podemos ver en este esquema el ahora es el lugar donde se cierra el pasado y se abre un horizonte de futuros propiciado por la capacidad de recordar aunque poniendo los recuerdos no como entidades a rememorar sino como objetos que se proyectan eventualmente hacia adelante. El futuro tampoco existe, es por eso que puede estar determinado por el ahora. Aqui hay una entrada muy sugerente sobre este tema de “viajar al futuro”.

Lo importante es saber que el Ser solo puede manifestarse en el ahora, puesto que el Ser es atemporal (eterno) y no un constructo histórico como el Yo.

Fondo, forma y contenido.-

La conciencia humana tiene dos modos de funcionar, uno con forma y otro sin forma, uno transcurre en la superficie y se alimenta de contenidos mentales, usualmente pensamientos, otra ocupa el fondo de la misma como esas cajas negras que configuran y limitan un escenario en los teatros. El drama discurre en la escena. ¿Pero qué sucede si no hay ninguna acción en escena?

De repente el fondo aparece como forma en la percepción del espectador.

Tal y como conté en este post que titulé “El bello delirio” lo que caracteriza la experiencia normal es la capacidad de “salirnos del Yo”, de desplazarle al fondo de la imagen a fin de poder movernos por las coordenadas del otro. El Yo perturbado no sólo es central e hipertrófico en primer plano sino que además ciega la visión completa del campo, como un escotoma y no puede escapar de esa jaula en que se convierte la mente cuando se bordea la apofanía. Es por eso que usamos la palabra “anástrofe” para describir esta operación pues la anástrofe es desde el punto de vista de las figuras literarias, una inversión, un giro.

Lo normal es abandonar las coordenadas de nuestra conciencia a voluntad a fin de orientarnos en el mundo, en el lugar del otro. Y aunque este movimiento es perfectamente normal y comprensible para casi cualquier persona ¿Quién no se enternece ante el llanto de un niño? Es menos comun que seamos capaces de tomarnos a nosotros mismos como objeto de nuestra contemplación, no me estoy refiriendo al “nosce te ipsum” que es en definitiva una tarea cognitiva, poco usual pero fruto del pensamiento, sino a la simple observación del vacío, de ese centro que está allá al fondo y donde el tiempo ha sido desguazado por la eternidad.

Esta es desde luego una experiencia cumbre en el sentido de Maslow, una experiencia inusual que es lo que se consigue a través de la meditación, que no debe entenderse como un fin en si mismo sino una técnica que nos lleva de cabeza a contactar con Eso. La Conciencia pura, el ser, más allá del tiempo.

Tal y como dicen algunos maestros zen, “imaginate que eres un ladrón y que entras en una casa donde no hay nada que robar, nada que comer, nada que aprovechar y donde además nadie te persigue, nadie te denuncia y nadie te amenaza. (Gracias JJ Bustabad)

Ese okupa es tu Yo cuando adquiere conciencia del Ser.

Anuncios

49 pensamientos en “El poder del ahora

  1. Ciertamente que no hacen falta velas, ni omms (ay, ese término tan banalizado por algunos!), lo seguro es que debe ser ud el primero que alcanza estados meditativos escribiendo posts 🙂
    Merece una segunda lectura y más pensamientos. Felicidades por el tema 🙂
    PS: y un acierto elegir a V. Simón para explicarlo 🙂

  2. Hola Paco!
    Excelente lo tuyo! Un poder de síntesis magistral…Al comenzar el libro de Tolle, describe la “iluminación” en ese momento onírico, como quien toca fondo y vuelve a surgir.
    La meditación y lo que tu haces al escribir, es no pensar, no evocar y no proyectarse a través del pensamiento automático, manteniéndolo en stand-by con la meditación, herramienta fundamental para alejar principalmente los malos pensamientos y hacer el bien, como pregonaba Buda…
    No recuerdo ahora, ya que estoy meditando al escribir, quien dijo: “Yo solo sé que no sé nada”, es la síntesis de que hay que vaciar-nos de contenidos, porque el poder del ahora, es que no hay nada, no somos nada, ya todo pasó, pasa y pasará…
    Abrazo!

  3. En realidad yo situaría el tema del “Aquí y Ahora” como un estado que pertenece a nuestra mente original que por su naturaleza esta en flujo, solo que no piensa ni imagina. Digamos que tenemos dos mentes, donde cualquier artilugio llámese meditación, escritura o subir una montaña puede producir el apagón de la mente parasitaria, esa que divide y conceptúa, la que se basa en el pasado y futuro pero que es incapaz de vivir en la realidad del presente. La mente original nos es familiar porque mientras somos muy niños es la que vive actualizada instante a instante, conforme crecemos la segunda mente la parasitaria se hace con el poder, y eso se siente como una perdida, una insuficiencia inconsciente. De vez en cuando la mente original hace su aparición y toma el control incluso produciendo creativamente a través del instrumento llamado cerebro, pues lo ilumina.

    Dos mentes, la original y el parasito. Todas las técnicas orientales su razón de ser es la de tumbar y eliminar al Parasito. Gente como Tolle simplemente la eliminado, pero no darán más de si de lo que sea capaz su instrumento, pero su estado de “Ser” está perfectamente establecido en la Realidad Original de nuestra verdadera identidad original.

    Mas diría, que el retorno al paraíso perdido, no es más que eso……., el Poder de la mente original, mas conocido, como el Poder del aqui y el ahora.

    Juan Manuel

      • Algo he leído,… y retomare con más tiempo tus intensos e interesantes ensayos sobre el tema, aunque de entrada esa relacion de la lógica del procesamiento del organismo bajo el código maquina, me da la sensación que no está relacionado con la mente parasito. Me baso en el hecho de que hasta el instante que la mente parasito toma el total control del individuo en la niñez, el infante ha estado orgánicamente presente con sus necesidades pero bajo la mente original, y han convivido armónicamente con el medio y su lenguaje de bajo nivel pero, puede que conlleve un estado primitivo de comportamiento más cerca del reptil o del mamífero que del intelecto racional, pero la mente parasito desde mi punto de vista es otra cosa, porque bajo el código maquina no se tienen depresiones y ansiedad, ni un dialogo interno insustancial y repetitivo, falta del sentido profundo del sentido de la vida, que no se puede racionalizar, si no que llena desde un sentir una conexión al desaparecer lo que lo obstruye, mas,… cualquier organismo primitivo bajo el sistema de procesamiento orgánico, estoy seguro que tiene una relación con la vida, una conexión vital, algo inexplicable desde el intelecto. Digamos pues que la mente parasito es la que le ha robado al Ser Humano sea racionalmente evolucionado o primitivamente primate, su conexión con la vida, dando como síntoma una insuficiencia abstracta, incluso que pasa desapercibida en modo inconsciente, pero presente.

        Posiblemente también se la pueda reconocer a la mente parasito por que su comportamiento es Irracional, entendido irracional como una imposibilidad no patológica de relación con la vida, sus miembros y vicisitudes, habiendo diversos grados, lo que ocurre que si la mayoría esta parasitada, lo que debía ser la normalidad no se reconoce, excepto por una regresión que nos recuerde la primera infancia y su plenitud, ligereza, energía, o esos estados de flujo que en algún momento nos alcanzan y que dan un vislumbre de que el parasito de ha retirado vencido.

        Pero vuelve, siempre vuelve……, necesita alimentarse como todo buen parasito. Además creo sinceramente que el único propósito digno de esta vida es derrotarlo y retornar al estado original, cualquier cosa que se desvié de este propósito es una vida totalmente desperdiciada. Mejor la muerte un parasito menos.

  4. Segunda lectura: la meditación es un tema en el que -20ypico años tras contactar con ella- sigo viendo mucha confusión por ahí (alguien decía hoy en otro lado eso del “kit de meditación” de Decathlon… esas cosas no ayudan precisamente a esclarecer la confusión sino que aún distorsionan más y más).
    Nunca comprendí porqué, habiendo tantísimas palabras por inventar aún, se le llamó a esa técnica “meditación”, que solemos asociar más bien con la reflexión intelectual.
    Tiene usted (y Tolle) toda la razón: se trata básicamente de “acallar el parloteo” que distrae del Ser. La otra confusión generalizada es que ese acallamiento es una especie de actividad u objetivo-en-sí (“voy a hacer meditación” como quien dice “me voy al cine”). Es obvio que se trata de un método, no de un fin en sí mismo, ni mucho menos de un deporte para el que no hacen falta ni velas, ni omms, ni kits de Decathlon. Todo está tan distorsionado hoy día!..
    Por último, hay por lo menos dos vías de llegar a Roma: la vía Babia (ese distraimiento involuntario, como un “reset” cerebral) y la vía de la disciplina (la meditación sería una de estas vías). Si bien ambas llevan a Roma, como decía Agus sagazmente la diferencia es que en la segunda (la meditativa) estamos cons-cien-tes de ello. Krishnamurti y otros opinan que a ese fin no es imprescindible llegar por la vía de la disciplina, o del tiempo, sino que se trata más bien de un “clic” (que tampoco llega porque sí). No puedo estar en desacuerdo con K/murti, usted tb lo llama “clics” en algún sitio, creo.
    PS: Por cierto, me encantó la referencia a la detención del tiempo, y sus variados modos de deternerlo..

  5. Por si es de interés de alguien, uno de los que aún no han borrado, sobre la autoestima sana http://www.youtube.com/watch?v=i22vb2GDW7M&feature=BFa&list=FLgkb3SXq72OaMFbmz0_xDrw
    y una conferencia muy larga que creo que es recomendable oirse entera, con tranquilidad, atendiendo a lo que dice más que a cómo lo diga: http://www.youtube.com/watch?v=cGPYWGR9yGg&list=FLgkb3SXq72OaMFbmz0_xDrw&index=9&feature=plpp_video (en inglés pero muy comprensible), especialmente mn. 34 a 43 aprox.

  6. A mi Tolle me gusta mucho, el tipo se hizo famoso cuando Oprah Winfrey, la presentadora estrella yanqui se hizo devota de él y comenzó a publicitar sus libros.
    Para mi, el meollo del asunto es saber cómo hacer para sostener el estado de presencia o alertidad. Obviamente cuando tratas de atraparlo lo perdés, se recupera soltando, pero sostenerlo es tan pero tan díficil que sólo podemos gozar vestigios de ese potencial latente que es el Ser en el ahora. Ciertamente, el uso de algunas sustancias facilita la cuestión. Recuerdo una vez que tome San Pedro y sentí por algo de tiempo esa tremenda intensidad, al punto que algo en mi, una voz interna, me decía volvé, volvé que sino, no volvés… Igualmente, sentía con profunda fuerza que ese es el estado natural en el que deberíamos estar casi todo el tiempo y que la baja a la diferenciación o identificación debería ser sólo funcional a la supervivencia, tal vez así están los grandes yoguis…

    Bueno, felicitaciones por la excelente capacidad de describir cosas que son tan difíciles de enunciar. Un abrazo grande
    Andres

  7. Zazen, es mal llamado meditacion, zazen es simplemente la actitud de estar en el momento presente. Cuando te sientas simplemente tienes la ayuda de un ambiente tranquilo fresco e iluninado, la postura que te ayuda a ello, y puedes hacerlo con más personas o solo. En la vida diaria, en tu trabajo en tucasa, lavando los platos, te limitas a estar en una actitud de estado de presencia, te guste o no lo que haces. Es solo que no estas en otro sitio que donde estas, con todo tu cuerpo y con toda la intencion de tu mente.

  8. Tampoco se ahuyentan los pensamientos buenos o malos, agradables o desagradables, el dolor del cuerpo (piernas o espalda), todo es como es, lo dejas pasar, se dejan a un lado todas las actividades del pensamiento consciente, no se arreglan los problemas que uno tiene en el banco, con la mujer o el hijo o con hacienda, todo se deja sin atender, para solo atender estar en la psotura y alerta, vivo, presente de todo corazon.

    • Estado de presencia en cada momentode tu vida y cuando te despiestes vuelves a él, pero no es algo para saber y guardar, es algo para usar para practicar, si lo quieres, cada dia de tu vida, pero hay que perseverar toda tu vida, Asi se instalará cada vez más como quien conduce un coche.

      • Tú lo has dicho, JJ, como quien conduce un coche. Creo que eso se llaman PAFs, el maestro Traver escribió un post sobre ellos (lo interiorizado que pasa a otro nivel, lo que podríamos llamar “automático” si me permites llamarlo así). De eso se trata, de vivir cualquier momento del día (incluído la cola en el banco, o en el super) desde ese otro nivel. No en estado de enajenación como posiblemente lo ven algunos (los que no tienen mucha más idea sobre ello que lo que se lee por ahí… y “por ahí” no es demasiado buen sitio, de ahí acaso tanta desinformación y tanta confusión al respecto, creo yo).

  9. Chusny: eso de “sostener” ese estado, para mí que es muy similar a incorporarlo, igual que de niños nos enseñan a ir con la espalda recta (si no nos insisten en estar alertas, se cae :D). Luego, al quedar incorporado, probablemente se convierta gradualmente en un estado de eutimia, digamos, automática. Algo así.

      • Desde luego que requiere de esfuerzo. Aunque en el Decathlon vendan “kits” de meditación como dijo alguien en el otro lado, o cojines hindús para meditación, el esfuerzo muscular no es nada comparado con el tremendo esfuerzo de vencer el enorme hábito del pensamiento. Por poner otra analogía, podríamos compararlo con una especie de abdominales mentales. Ahí es nada 😉 (aich, me encantó eso del “kit de meditación”, jaja).

  10. Pues todo lo que requiere un esfuerzo, dícese disciplina, conlleva en cierto modo una fractura, por supuesto cuando no es fruto simplemente de un automatismo u condicionamiento. Mas,… la disciplina y el esfuerzo fortalecen al Ego que busca adueñarse de la mente original. Es una fractura porque implica una parte de la persona la que gusta de instalarse en el aquí y el ahora, mientras otra parte tiene que resolver, especular, prolongarse en el tiempo, controlar, reinventar, re imaginar, y decidir en un rio bravo llamado sociedad. Porque a la postre siempre acaba siendo vencida esa parte que desea reencontrarse en un estado de fluidez, sea porque al disciplinarse cae en el temido estado insulso en blanco de vaciado de la mente, o porque la inercia y el día a día le acaba dejando en donde estaba.

    Interiorizar…, SIP, pero no una idea, no una disciplina, no un esfuerzo. Interiorizar un cambio de vida, donde no hay que trepar laboralmente, un cambio de no rebotarse contra las situaciones, un cambio de soltar en vez de acaparar, cambiar hacia una vida muy y más sencilla, reducir, eliminar, no vivir bajo el paraguas del reloj, pasar de la política, de la competitividad, del consumismo, soltar. Soltar y mas soltar……

    Al fin y al cabo la mente se alimenta de sus propios deseos y necesidades, que crean sus miedos y acciones de control y especulación, en cierta forma es un cambio vital que conlleva la muerte de la vieja mente persona, es una de_socialización, un salirse de la Matrix….

    Cobra sentido aquella frase que ya postulaba Jesús….

    El que muera vivirá y el que viva morirá. Y no es un dogma a seguir, es simplemente que lo que está en juego, no se soluciona sin una entrega total.

    Es una opinión

    • Si, todo eso que has escrito, lo comparto, expresarse conlleva a dualidades. Ahora requiere de un compromiso el querer acercarse a algo, los comienzos pueden ser duros o muy claros en la comprension de una persona. La actitud correcta, que se encuentra ya en nosotros es un regalo del silencio mental, de una urgencia sincera interior que surge en un momento sincero en nuestra existencia.

  11. Después de echar un vistazo a tu excelente trabajo, solo puedo decir que es admirable tu capacidad de síntesis, o podríamos también decir que tu “Paco” como una construcción virtual de información tienes capacidad de procesar información_conocimiento de un modo feten, y sobre lo del código maquina Paco mi opinión es la siguiente.

    Lo que somos es una especie biológica indiferenciada e impersonal.

    Entonces hay algo que se instala, llamémosle “Conocimiento_Información”, es el llamado “Yo” o entidad psicológica que se auto crea al nombrarse, siendo inseparable el pensamiento y su creación, si no hay pensamiento no hay entidad.

    El conocimiento acumulativo a través del pensamiento dice “Yo” o “Soy Paco”…por poner un ejemplo. Ante una situación puede actuar la biología indiferencia e impersonal con su programa natural y lenguaje maquina o puede actuar el conocimiento.

    La gracia del asunto es que no hay nadie. La iluminación es la comprensión por parte del mismo conocimiento que hasta entonces construía ser alguien, de que no hay nadie, solo información, parasitando una biología indiferenciada e impersonal, liberando esa comprensión a la biología a su estado original, se auto destruye la entidad parasitaria construida por la información_conocimiento en cenizas cada vez que aparece, desaparece su continuidad.

    Un saludo

  12. Impresionante Paco como Neurocientificamente has llegado a la conclusión de la construcción del “Yo” como el resultado de un bucle el cual va modificándose conforme se introducen nuevas porciones de experiencia. Desde este punto y teniendo encuentra mis propias limitaciones neuro_cientificas, lo único que me planteo en relación a lo que has escrito, es…, si ese “Yo” adquiere o tiene “Conciencia de Ser” ?, cosa que es una imposibilidad, lo que ocurre que el organismo si tiene Conciencia de Ser identificada con el Bucle “Yo”, otorgándole realidad siendo en sí mismo una ilusión.

    Por otro lado indicar la nula fiabilidad de ese “Yo” cuando insiste en “meditar” o alcanzar una experiencia cumbre, o se esfuerza en estar en el aquí y ahora. Es nulamente fiable porque su pseudo_volicion, voluntad inexistente es producto de una motivación externa que lo encara automaticamente hacia la consecución de un objetivo, el que sea un bucle no descarta que siga un principio de supervivencia natural, su metabolismo es auto perpetuarse, que a la postre lo único que provoca es un engrandecimiento o fortalecimiento de ese mismos bucle, del “Yo”, es decir la única experiencia valida es aquella que provoca una desmotivación en el bucle para abandonar su engrandecimiento, una muerte del “Yo” por abandono que lo deja en su desaparición de una casa donde no hay nada que robar, nadie que lo delate, nadie que lo amenace, dando su muerte con la apercepción de lo que nunca nos abandono y que siempre estuvo la conciencia de ser, de la eseidad orgánica que por fin se auto reconoce fuera de la identificación con el bucle.

    Te copia una de tanta experiencias de iluminación, donde se observa el proceso, sin que el sujeto tenga ninguna información previa neurocientifica ni humana de lo que está ocurriendo, como ejemplo claro.

    Fue muy sencillo y, en realidad, empezó antes de producirse. La noche anterior, justo antes de disponerme a dormir, me senté al borde de la cama y pensé lo siguiente. No fue un gran pensamiento ni una gran visión, sino algo muy sencillo, totalmente fuera de contexto respecto a lo que me estaba pasando en ese momento. Pero tuve un pensamiento que decía: “Estoy preparado”. Lo sentí literalmente, en cinco segundos lo sentí. Y me dispuse a dormir, aunque la sensación de “Estoy listo” era muy plena y simple. No se trataba ni de la mente ni del ego diciendo: “Estoy preparado, listo para atravesar las puertas”. Fue un instante sencillo, inocente, como un regalo. Un hecho. Solo un pensamiento: “Estoy listo”. Y no le di mas vueltas. No captó mucho mi atención, aunque si fui consciente de él. Así que me dispuse a dormir.

    Al día siguiente me desperté temprano. Iba a ver a mi maestra, y en esas ocasiones solía levantarme pronto para meditar un poco antes de ir a verla. No estaba pensando nada en concreto, simplemente me senté y a los treinta segundos oí un pájaro. Un simple gorjeo. Y surgió una pregunta, más de las tripas que de la mente, que no había oído nunca, queno había usado nunca. La pregunta que surgió espontáneamente decía: “¿Quién esta oyendo este sonido?”. Y cuando surgió la pregunta, todo se volvió del revés, o se quedo patas arriba. En ese momento el pájaro, el sonido y el oído se hicieron uno solo. Tuve, literalmente, la experiencia de que todo era lo mismo…….el oído no era más yo, más que el sonido o que el pájaro o que cualquier otra cosa. En un instante, de forma muy repentina, todo se hizo uno.

    A continuación percibí el pensamiento. Estaba tan lejos que ni siquiera sabía de que trataba. Pero había pensamiento y podía darme cuenta, de que yo no era eso. Eso es pensamiento. Y lo que se despertó, lo que estaba despierto, no tenía nada que ver con ese pensamiento que simplemente acontecía. Eran dos cosas totalmente distintas. En el pensamiento no había ninguna identidad. Así que al cabo de unos minutos me levanté. Y, literalmente, a mi mente le venían ideas como de un niño de cinco años. Muy curioso. “Me pregunto si estoy en el horno”, pensé. Así que fui corriendo a la pequeña zona de cuarto de estar y cocina y, sin lugar a dudas, el horno era esto. Me dirigí corriendo al baño y mire el inodoro, pues estaba intentando encontrar algo que no fuese nada espiritual, y pensé: “Demonios, el inodoro es esto”. Abrí la puerta del dormitorio, miré en su interior y vi a Annie, mi esposa, que estaba durmiendo, y me dije: es ella. Ella es esto, y es igual. Seguí andando por nuestra casita de 137 metros cuadrados, en la que habíamos vivido durante seis años y medio, miré la casa por todas partes y todo era esto, todo era lo mismo.
    Así que ahí me encontraba yo, curiosamente carente de emoción alguna. No experimente ningún ¡Bravo! Ni ¡Oh, Dios mió!. Nada de eso. Lo veía todo perfectamente claro y no lo confundía con ningún estado de la experiencia, pues no se trataba de ningún estado. Entonces di unos pasos por el cuarto de estar, pues podías recorrer su largo en tan solo unos pasos, y la conciencia se despertó por completo en esos pasos. No lo puedo describir fácilmente, pero estaba totalmente separada del cuerpo, totalmente separada. En ese momento vi una serie de imágenes y lo supe, lo que estaba despierto supo de inmediato que me había quedado atrapado en esas imágenes, a las que podríamos llamar encarnaciones. Yo me creía eso. Estaba dormido en esas imágenes, podía ver con claridad que yo no era eso. Ya no seguía atrapado en ellas. No estaba confinado por ninguna de esas formas, ni siquiera por la actual. Y veía que la forma actual no era mas importante o real que la de hace cincuenta vidas. Y ahí estaba esta conciencia, sin más, solo ella. Ninguna forma, ningún perfil, ningún color, nada. En ningún sitio pero en todas partes.
    Y en ese momento supe que aunque esta conciencia lo era todo, también estaba por encima de todo. Que aunque esto despareciese del todo, aunque desapareciesen todas las formas y todo lo que veía, esto no quedaría reducido, ni siquiera un poco.
    Así es, básicamente, como se produjo mi despertar.

  13. Si, naturalmente que el Yo tiene conciencia de ser. Pues el Yo es un artefacto autoreferente y autorecursivo tal y como puedes observar en el cuadro de Escher. Lo que sucede es que no es el Ser aunque el crea que es. El Yo y el Ser son conceptos completamente distintos y uno oscurece al otro. Jung llamó camino de individuación a ese tránsito destinado a que ambos se encuentren. Yo lo que te diria es que de lo que se trata es de tocar la citara pero vigilar la olla. Ni todo es Yo ni todo es Ser: sus encuentros han de ser fortuitos, periódicos, intensos y recortados, como el que tiene una amante secreta.

  14. Extraordinario Paco, necesito otras ocho lecturas del post, de los comentarios y de los trabajos anteriores que aquí se mencionan para intentar iniciar mi camino al lado de ustedes.
    Debo mencionar que llevo muchos años tratando de comprender (y hasta “componer”) la conducta humana y acepto que este trayecto también ha estado lleno de frustraciones y algunos aciertos. Soy psicoanalista, pero llegó el momento en que la necesidad de escaparme de la ortodoxia de la profesión, me llevaron a otras búsquedas. Así llegue a este lugar. Ahora, la lectura de este blog, las colaboraciones de gente culta y sensible, y en especial la forma tan especial y profunda que tienes Paco para entender la vida, me están conduciendo por otros senderos mucho más intensos, inteligentes, a veces considerados inexplorables, pero a la vez humildes, respetuosos y extraordinariamente solidarios con el dolor ajeno.
    Gracias a todos, y en especial a Ana, una amiga que me gustaría conocer físicamente algún día.

    Ety

  15. Bueno, en fin no tengo herramientas para demostrar que el “Yo” posea o no posea “Conciencia de Ser”, como mucho sintonizo con la idea que la niega.

    En cuanto a la individuación precisamente la entiendo como un principio de integración de aquello que en el comienzo se auto limitaba por identificación dotándole de realidad, cuando simplemente es una expresión objetual del “Self”, una herramienta que le permite auto observarse. Desde la niñez que comienza con soy el cuerpo, pasando a soy mis emociones, soy mis pensamientos, soy el “Yo” o bucle, pero todos esos agregados son vitalizados por la fuente o energía vital, y por si mismos no poseen una conciencia de ser, la integración consiste en permitirles su expresión como herramientas pero sin confundirse con los mismos. La individuación por tanto estaría marcada por el destino prefijado, donde no hay ni volición, ni actitud o auto reflexión de alguien con conciencia de ser que prevea los pasos a seguir, una patada en los huevos al “Yo” bucle, su asimilación como experiencia lo dota de un condicionamiento llamado humildad que lo prepara.

    Luego esta la óptica Oriental Advaita, que lo tienen claro, el “Yo” no posee “Conciencia de Ser”, lo remarca Ramana Maharshi acerca de que el individuo no es el hacedor. El individuo como entidad independiente es considerado como una mera conceptualización, algo ilusorio., Y una ilusión no puede tener Conciencia de Ser. Un objeto carece de conciencia.

    Cada organismo individual, es un objeto, a través del cual, la conciencia impersonal observa, su propia manifestación.

    Ramesh Balsekar

    De todas formas gracias Paco, es todo un placer leerte…

  16. Pues muchas gracias, Ety. A ver si se hace realidad ese encuentro 🙂
    Quería manifestar mi aprecio por la descripción que hace J. Manuel de alto tan inefable. Como dice R. Panikar, cierto tipo de vivencias sólo se pueden contar a quien tiene previamente un registro similar o igual (es mi caso y me duró 4-5 días).

  17. Me sorprende tanta bondad religada a experiencias cumbres. A mí me parece que la bondad nada tiene que ver con una experiencia cumbre y lo puedo asegurar por lo que estoy leyendo. Se confunde la adquisición de un estado de conciencia alterado mediante procesos de meditación que sumergen al individuo en un estado alterado parecido a experiencias con drogas,con la bondad del que la adquiere. Según esto todo aquel que alcance una experiencia parecida podrían llamarse conocedores de ” la verdad ” y en cuyo caso los heroinómanos deben de saber mucho de ello y deben de ser los que mayor bondad poseen sin excepciones. Con esto último sólo quiero hacer ver que no existe una correlación entre expriencia cumbre y verdad ni entre experiencia cumbre y bondad, nada que ver.

    Recuerdo que puse un comentario en Neurobudismo sobre la meditación que luego reproduje en mi blog literalmente: http://mimesisazul.wordpress.com/2011/01/14/meditacion/ y nunca se publicó. Nunca entendí por qué, ya que sólo expresaba una opinión que pretendía ser objetiva. También recuerdo otro comentario sobre el lenguaje que tampoco se publicó y allí hablaba de que me parecía importante no intervenir en determinadas zonas del cerebro relacionadas con el lenguaje a partir del vídeo ” desaprender para aprender “, proceso parecido al que algunos pretenden realizar con la meditación: alejarse de la realidad para intentar comprender lo que algunos llaman la verdadera realidad. Y a mí me parece que eso es un error, porque la interpretación de la experiencia puede ser tan variada como el número de creencias a las que puede pertenecer el sujeto que la experimente.

    • Uno debe seguir indagando, hasta que encuentra…o nó. El Conocimiento Profundo esta en todas partes y en cada instante, pero se traspapela con nuestra vehemencia, la postura de zazen es una ayuda para darnos cuenta, primero de la batidora que tenemos en la cabeza, el proceso que puede desencadenar un pensamiento (reacciones, emociones, más pensamiemntos mas emociones, más recciones ad infinitum), segundo tener la posibilidad de no dejarte llevar por esas circunstancias insustanciales, liberarte de ellas, para tercero tener fe en el Ser Universal que está en nosotros y en todas las cosas.
      Se dice, “El pez está sediento dentro del agua y eso me hace reir”. No es algo macabro sino como es posible que pase eso, bueno, el yo nunca será consciente del Ser, el Ser será por si mismo.

      • Por supuesto, Jose Juan, uno debe seguir indagando y eso es bueno, eso es la búsqueda, la búsqueda con fe, como motor ciego, exactamente tal y como tú indicas. Pero esto es religión, que no es ni buena ni mala pero es lo que es, RELIGIÓN. Querer llarmarlo de otra manera es engañarse a uno mismo y no sé que necesidad hay de engaño en cuanto a la utilización del término correcto.

        La pregunta sería ¿ La fe es buena: sirve, da consuelo y ayuda a la persona a caminar ? La respuesta es Sí. Y la otra pregunta sería ¿ Cómo saber cuál es la fe verdadera ? Aquí la respuesta no es tan sencilla y lo único que por lo menos cabe esperar es que la maquinaria sobre la que se sustenta sea lo más transparente, clara y precisa posible, para evitar engaños.

  18. Existe una relación colateral M. Jose entre el “Despertar” que es de lo que trata este ensayo y las experiencias cumbre, la meditación como técnica, existiendo en ciertos estados alterados de conciencia . Por qué?, por que una experiencia cumbre, un chute de heroína, un ascenso meditativo y una persona bondadosa, tienen en común que posibilitan un debilitamiento del “Ego”, entendido este como una coraza que filtra la realidad, pudiéndose atibar cierta numinosidad en el ambiente que transforma por unos instantes a la persona.

    No sé si utilizar el concepto “Bondad”, digamos que es una sorpresa tan pronunciadamente maravillosa, que posibilita un estallido de felicidad, lo que sería extraño que ante una explosión de felicidad no surgiera lo mejor del Ser Humano, la “Bondad”. La misma Bondad que puede arrebatar la expresión de un bebe, si uno está abierto.

    Esa es la clave, se produce una apertura. Digamos que el “Despertar” seria descubrir la apertura Total por la desaparición de la coraza “Ego”. Sin que ello sea una defensa o excusa para denunciar la mal entendida meditación, los peligros de la heroína, o que una experiencia cumbre termine por desatar un problema al individuo.

    Un saludo

    • Juan Manuel: no me parece casual que hables de “coraza” o “apertura”. Hablé de esto aquí http://neurobudismo.wordpress.com/2009/03/ (ver dibujito) en la misma clave, no de algo que imposibilita sino, precisamente, como de algo que nos separa. Estoy de acuerdo contigo también en este concepto de separación (fragmentación, diría Krishnamurti), ya que esa separación probablemente no sea otra que la separación que hay entre el individuo y el amor del que hablas.
      Quizá en la cita del Upanishad que pongo ahí se refiera a ello como esa “matriz común”. Un saludo.

  19. Juan Manuel, que una experiencia produzca un estado de intensa felicidad no tiene por qué capacitar a la persona hacia el ejercicio del bien, la adquisición de dicho concepto es anterior a la experiencia cumbre, igual que la generosidad. Creo que todavía no se ha encontrado ningún bebe que sea místico. La bondad no existe, sería un abstracto, lo que existen son los diferentes estados en donde se puede percibir una acción que definimos como buena y de todas ellas, de todas las observadas inferimos el concepto abstracto de bondad que es entendido de forma particular según las experiencias concretas que posee cada uno, utilizando un neologismo, según su background.

    Ese ” Despertar “- como tú lo denominas- hacia una nueva vida, hacia una nueva forma de estar en el mundo lo que lleva es hacia una búsqueda. Una búsqueda que pueda dar sentido y explicación a la experiencia vivida, se trataría, por tanto, de encontrar un fin en la vida, algo hacia lo que orientarla y que como muy bien has dicho es algo que produce una intensa, produnda e inmensa felicidad. Sería la búsqueda de LA FELICIDAD, eso es lo que se quiere adquirir y poseer, ese estado percibido y experimentado como felicidad suprema, felicidad para uno mismo y luego compartirlo con los demás. Pero sobre todo y fundamentalmente, lo que se busca es la felicidad personal por eso la relación con el bien o la bondad – puede ser, no es que sea- muy, pero que muy colateral.

  20. Eduardo Galeano en esta espléndida entrevista: http://www.youtube.com/watch?v=ICsnSAyJABY&feature=related – que aconsejo ver porque se habla de cosas de suma actualidad en un tono de denuncia que es raro ver en otra parte- dice que las utopías están hechas para poder caminar, para poder andar, es decir, serían un motor de búsqueda, exactamente igual que las experiencias cumbres, son motores de búsqueda para el individuo, siempre y cuando la experiencia se entienda correctamente, porque tal y se comentó en este post: https://pacotraver.wordpress.com/2007/04/23/el-hombre-mas-feliz-del-mundo/ en el comentario de fractalcaos, no es cierto que la vivencias de experiencias extraordinarias puedan ser beneficiosas y en muchos casos lo que puede llevar es a una desorientación y pérdida aún mayor, no distinguiendo entre estados reales y estados oníricos, es decir, pueden provocar una enfermedad mental.

    Reivindico como hace Galeano en la entrevista el derecho a soñar, el derecho a imaginar, el derecho a ser feliz con las sueños de cada uno, pero discrepo con él en cuanto a las utopías, me parece que no es correcto guiarse hacia una utopía sin saber que eso es utópico porque entre la utopía y la distopía hay un sólo paso que puede ser mucho más delgado que la coraza que separa el EGO del exterior.

    PD: Hace tiempo que no aparecía con esta imagen del logo, pero es que la maquinita no me ha dejado aparecer hoy con mi foto diseño, y aquí la maquinita es la que manda, así que nada, a ver si aprendo a manejarla.

  21. Veamos M. José, el “Despertar” es el fin de toda búsqueda, es la realización final. Es descubrir comprender que no hay nadie que despierte porque simplemente implica que lo que nuca se fue “El Ser” ocupa el primer plano, simplemente se ha desvelado el “Velo” donde el “Ser” se descubre a si mismo a través de un objeto llamado cuerpo mente.

    Luego están los vislumbre que tienen un carácter temporal, implican un encuentro y una perdida. Estos vislumbres pueden ser deslumbrantes o relajados, dependerá de la energía atorada que el individuo atesore, es decir los fuegos artificiales serán proporcionales a la cantidad de energía obturada, pues el vislumbre libera esa energía, a peor este la persona plena de prejuicios, exceso de racionalidad, materialista, más fuerte es la experiencia. Ello tampoco implica que pueda ser perjudicial dependiendo de la idiosincrasia del individuo, si en caso de desequilibrio mental anterior ha sido el detonante de su promiscuidad divina, pero ni es en muchos casos, ni mucho menos las instituciones mentales y las salas de los psiquiatras están llenas de enfermos mentales por vislumbres de lo inefable desde una personalidad normal y socializada, creo más bien que es la falta de vislumbre y cortedad de miras materialistas lo que ahogan al ser humano en el infierno de la ansiedad y la depresión. Como tan cierto es que la libertad de soñar e imaginar sean utopías o accesibles pueden ser fuente de frustración y depresión, si no se obtienen. La diferencia radica que el vislumbre de lo inefable ni es un sueño, ni una utopía, es una inflexión en el camino de encarar lo real versus los sueños e imaginaciones.

    Y por último es una obviedad que un vislumbre otorgue y capacite a una persona hacia el relativo “Bien”, pero implica una relajación en la forma de mirar el mundo, debilita la coraza y se siente más unido al prójimo y a todo, eso colateralmente produce una espiral positiva, una mayor bondad hacia el mismo y mayor paciencia hacia el prójimo. Deja de caminar a la defensiva, sin ser esto mismo una ley a cumplir a rajatabla. Lo que estate segura que los vislumbre no producen un efecto adverso con licencia para matar, trasformando al individuo en un James Bond.

    * Ana – Excelente ensayo.

    * José Juan – Totalmente de acuerdo.

    • Jose Manuel, no estoy hablando desde un punto de vista de la intuición. si tú crees que ese ” despetar ” es el fin último, el sumum de la búsqueda que ya has alcanzado, perfecto, pero entonces no entiendo la necesidad de buscar qué es el Ser, qué es el Yo y si el Ser tiene conciecia de sí mismo y de los demás en diferentes escritos si ese Velo del Ser ya se te ha desvelado, si ya has alcanzado la verdad.

      Yo procuro dar por verdad absoluta muy pocas cosas y mucho menos las que sé postivamente que son mentira y no me refiero a lo que tú estás manifestando que lo haces desde tus creencias.
      En cuanto a que las salas de los psiquiatras no se llenan por vislumbrar lo inefable desde una personalidad normal y socializada decirte que cuando se extrenó El exorcista que fue la primera película en mostrar de una forma aparentemente real un estado de posesión las consultas se llenaron como consecuencia de la ola de sugestión que se produjo. Cuidado con la sugestión y con lo que vemos o creemos ver.

  22. En ningún momento he hablado en primera persona, jamás lo hago, simplemente he definido conceptualmente el significado de la palabra “Despertar” también conocido como “Iluminación”, por tanto “Yo” no he alcanzado nada, conceptuar no es hablar desde una visión intuitiva, es ponernos de acuerdo en el significado de las palabras para una mejor comunicación.

    También observo por tu parte una ligera confusión entre lo que es una experiencia visionaria, o las múltiples posibilidades que hay que enfrentar en el caso de un movimiento en el encaje de la conciencia a la hora de percibir desde otra perspectiva la realidad, y el llamado vislumbre o estado de unidad. El primero o movimiento del punto de direccionalidad te permite observar bajo unas condiciones tan amplias que pueden dar como resultado una experiencia imposible de integrar, digamos que puede pulular la experiencia entre el cielo y el infierno, depende del momento, la persona y su peculiar historia personal, sugestionabilidad, miedos, esperanzas, deseos..etc.

    Este ensayo de Paco se caracteriza por incidir en el vislumbre o estado de unidad, que mas que un movimiento de perspectiva al modificarse la direccionalidad, es un movimiento en profundidad en la Realidad, nada que ver con el exorcista ni los muertos vivientes, donde si cabe el concepto de “Bondad”, el encanto de ver e intuir mas allá de la materia un sentido profundo vital que nos envuelve y que sin ser una regla estricta mejora la relación del individuo con el medio que le rodea.

    Un abrazo María José

    • Yo sólo me he limitado a comentar tus palabras, entre las que se encuentra el término ” despertar ” que sólo será conocido como sinónimo de” iluminación” en un contexto muy determinado como jerga que yo desconozco. Si utilizas la primera persona gramatical de forma incorrecta sin utilizar las comillas siendo un texto ajeno a ti como autor es algo que debes corregir tú y no yo.

      De cualquier forma te agradecería que no tergiversaras mis palabras e hicieras referencia a ellas con la propiedad debida,así si me refiero a la película El exorcista como ejemplo de un hecho de ficción que produjo estados de sugestión en la vida real de las personas – y no es el único caso-, esto nada tiene que ver con los muertos vivientes, pero si quieres podemos hablar de literatura de ficción y de películas de terror esa es una parte de mi asignatura, si lo deseas te puedo aconsejar algún clásico interesante,.
      Por mi parte no hay más comentarios. Un saludo, Don Juan Manuel.

    • Juan Manuel, he reconsiderado mi postura- señalar que la reconsideración es anterior a tu comentario en el siguiente post- Me parece interesante la conceptualización que haces del término ” despertar ” y la relación que estableces con la “iluminación “. También de acuerdo en que es necesario proponer un entendimiento en el significado de las palabras, en qué sentido están utilizadas para que la comunicación se pueda dar.

      Me gustaría que pudieras explicar, si es posible, en qué consiste ese ” despertar” y dentro de qué jerga del lenguaje se puede entender como sinónimo de iluminación.

      Un saludo.

  23. Si queréis aclarar algo de esto, les recomiendo el libro editado en Kairós, abre la mano del pensamiento. Tiene una aproximacion al asunto del Ser, muy clarificadora de alguien que pasó mas de cuarenta años practicando zazen en un monasterio llamado Antaiji. Sobre todose lo recomiendo a Juan Manuel (igual ya lo ha leido usted), ya que parece andar por un sendero que yo conozco, me suena la explicacion del paisaje.

  24. Gracias JJbustabad por tu recomendación, aunque todo vira aldrededor de una misma raiz, cada autor produce un sabor distinto.

    saludos

    • De nada. A mi ha sido el autor que mejor me ha expresado tanto a zazen como a Dôgen. A pàrtir de ahí me siento mas enraizado en práctica, me ayudó a resituar mi actitud, aunque claro eso nunca acaba. Saludos.

  25. Ola M. José…

    Existen ciertos conceptos que son abiertos, donde cada autor_cultura dependiendo del efecto que desea obtener los usa con la licencia de un poeta, entre esos conceptos podemos encontrar – “Despertar” – “Iluminación” – “Claridad”, por tanto lo importante es una definición abierta que capte la idea, pero más importante es la experiencia sea parcial o total que converge con el intelecto, entonces ello produce la sabiduría.

    Iluminación es descubrir que no hay nadie, solo “El Ser”. Metafóricamente seria la “Ola” que al observar que va a morir en la playa, descubre que ella no es un individuo “Ola”, sino que es el “Océano”, el “Ser”, no hay separación, es la llamada “Unidad”, “Ola” y “Océano” son uno, el “Uno”.

    Es como descubrir que en el sueño donde el personaje onírico parece tener libre albedrio y que le ocurren multitud de cosas, es puramente una ilusión, aun a pesar de poder sufrir en el sueño terribles experiencias, “Despertar al sueño de la vigilia es descubrir que el soñado individuo es una ilusión, adquiere sentido las palabras de un tal Calderón de la Barca, la vida es sueño y los sueños..sueños son.

    Solo que el Despierto sigue viviendo en el sueño una vez iluminado, pero tiene la “Claridad” de que ya no pertenece al mundo onírico de la vigilia.

    Saludos Ola M. José

  26. Maria José creo que la fé, es algo intimo, cada uno puede sentier fé. Yo tengo fé en el zazen porque llevo muchos años practicando, y me gustó ño que encontré y a medida que sigo profundizando me parece más elocuente y real. Creo que soy una persona realista, osea vivo con lo que tengo aqui y ahora, justo frente de mi, trato de no cambiarlo por quimeras, y zazen y el camino del Buda me parecen de los más realista. Hoy en dia han acontecido muchos descubrimientos de la ciencia que pueden dar una base de fé moderna, osea, basda en el intelecto, pues lo que descubrió el buday mucho de lo que ha desarrollado la ciencia, /psicologia, neurociencias, medicina), pone al descubierto todos estos aspectos, para el que quiera explicaciones. Mio fé en zazen fué ipso facto, desde el primer mommento que kla experimenté, no tuve ninguna duda, esto era y es para mi. No cabe ninguna duda, ni siquiera del tamño de un cabello.

  27. Reflejado en http://unbosqueinterior.blogspot.com/2012/09/reconstruccion.html

    _________________________

    Sobre el parloteo, se aprende -o se debe aprender- con la edad a acallarlo. La meditación ayuda a ello, tanto porque nos permite reconocer la cháchara interna como sirve de freno. Pero cualquier puede servirnos para meditar o prestar atención. Y nada de cursos, basta caminar o una buena chimenea.

    Sobre la depresión, ¿no es necesaria en algunas circunstancias? No con la intensidad o la duración que la hace devastadora, pero sí como frontera del ser. Puede que más útil de lo que pensamos en ciertos casos.

    ¿No has estado demasiado duro con Tolle?

    He repetido el comentario porque el anterior se ha quedado deambulando por el éter. Espero que no vuelva y éste se convierta en repetición.

  28. Hola,
    Aquí pongo un cuento hindú, donde queda reflejado el inmenso poder del Ahora:

    NI TÚ NI YO SOMOS LOS MISMOS (Anónimo hindú)

    El Buda fue el hombre más despierto de su época. Nadie como él comprendió el sufrimiento humano y desarrolló la benevolencia y la compasión. Entre sus primos, se encontraba el perverso Devadatta, siempre celoso del maestro y empeñado en desacreditarlo e incluso dispuesto a matarlo.
    Cierto día que el Buda estaba paseando tranquilamente, Devadatta, a su paso, le arrojó una pesada roca desde la cima de una colina, con la intención de acabar con su vida. Sin embargo, la roca sólo cayó al lado del Buda y Devadatta no pudo conseguir su objetivo. El Buda se dio cuenta de lo sucedido pero permaneció impasible, sin perder la sonrisa de los labios.

    Días después, el Buda se cruzó con su primo y lo saludó afectuosamente.
    Muy sorprendido, Devadatta preguntó:
    -¿No estás enfadado, señor?
    -No, claro que no.
    Sin salir de su asombro, inquirió:
    -¿Por qué?
    Y el Buda dijo:
    -Porque ni tú eres ya el que arrojó la roca, ni yo soy ya el que estaba allí cuando me fue arrojada.

    FIN

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s