Los tres cuerpos de Dorian Gray


En Juan hay tres Juanes: el Juan que él cree ser, el Juan que los demás dicen que es y el Juan que realmente es.

Oliver Wendell Holmes

Tres mundos (Escher), uno aéreo representado por los árboles, otro acuático en superficie (hojas flotando) otro acuático en profundidad (representado por el pez).

Los que leyeron este post ya saben a estas horas que cuerpo y corporalidad son cosas bien distintas. Al cuerpo le sucede como a ese Juan de la cita que encabeza este post. Al menos hay tres tipos de cuerpo, uno material y el resto reflejos imaginados.

Uno es el cuerpo que tenemos y nos viene de serie (el cuerpo natural), otro el cuerpo que imaginamos tener (esquema corporal) y otro el cuerpo de deseríamos tener (cuerpo ideal).

El cuerpo natural es una entidad fisica, material. El cuerpo imaginario es el resultado de una proyección de algun otro y es virtual y sin localidad, mientras que el cuerpo ideal es la introyección de valores colectivos asimilados como ideales o deseables y es virtual al igual que el anterior.

Podriamos imaginarnos cautivos entre esos tres mundos o círculos siendo la posición ideal aquella central donde cada imagen se sostiene y sustenta en las otras dos como un nudo borromeo.

El retrato de Dorian Grey es una novela escrita por Oscar Wilde que aborda el dilema faústico del envejecimiento y del deseo de algunas personas de conservarse siempre jóvenes, atractivos y bellos. Se trata de un verdadero tratado sobre el narcisismo que ningun psicólogo deberia dejar de leer. El asunto es que Basile un cinico pintor -alter ego de Oscar Wilde en la ficción- se siente atraido hacia el joven Dorian y hace un retrato de él. Pero la fascinación creativa de Basile acaba contagiándose al propio Dorian quien queda atrapado por la belleza del cuadro. Lo interesante de este juego de espejos es que el propio Dorian no habia reparado nunca en su propia belleza, y es sólo a  través de la mirada del otro que adquiere tal conocimiento. Dorian llega a obsesionarse de tal modo con su imagen que explicita el deseo de cambiarse por ella y es asi como en una especie de sortilegio faústico Dorian se convierte en el cuadro y el cuadro en Dorian.

Dorian representaría al segundo Juan: “aquel que los demás dicen que es”. Dorian no posee mirada propia y aquel que cree ser es en realidad un borrador que puede sobreescribirse a partir de cualquier mirada, es sólo a través de los ojos de Basile que llega a tomar conciencia de su belleza. ¿Cual? No se trata de la belleza propia conocida sino más bien revelada a Dorian:  la belleza proyectada por Basile, de manera que de esta forma tan sencilla Oscar Wilde nos alecciona sobre uno de los dilemas de la mirada. ¿Qué ojos miran, con qué ojos vemos?

Los ojos del ideal son los ojos del mundo, la deseabilidad social por asi decir y como su nombre indica son ideas y no entidades, un eidolon (imagen), una presencia espectral, los ojos del mundo son ojos virtuales que marcan a través de las costumbres, las creencias compartidas y ciertas expectativas del espiritu de nuestro tiempo. Y como sabemos vivimos en una Zeitgeist donde la belleza, la juventud y la delgadez son ideales. Como toda idea tal ideal no puede alcanzarse nunca pues no es una dimensión ni entidad fisica o material sino una abstracción construida por la psique colectiva. Pero es posible afirmar que los ojos del mundo interfieren gravemente en el desarrollo de “una mirada para sí”, contemplarse con los propios ojos supone un ejercicio de maduración gradual y progresiva que no todo el mundo puede llegar a alcanzar puesto que los ojos del mundo llegan a cerrar los ojos naturales de cada cual.

La mirada del mundo interfiere y colapsa la mirada individual y puede penetrar lo material incluso enfermándole o enloqueciéndole. No hay mas remedio que abrir los ojos y despertar.

Los ojos del otro representan la salida del narcisismo primario, la aceptación de que el otro existe, está ahi y tiene una mirada diferente a la nuestra: un otro que proyecta hacia nosotros aquello que rechaza. Si muchos de nosotros hemos llegado a constituir una identidad desgajada del comun es porque hemos llegado a integrar aspectos de las tres miradas, somos entidades, y somos además identidades construidas a través de un periplo a través de los tres circulos del agua que reflejan y refractan nuestra idea de nosotros mismos, del otro y del mundo. Muchos de nosotros vivimos en entornos donde la mirada del otro (usualmente los progenitores) entraba en colisión con nuestra propia mirada y fuimos capaces de encontrar nuestros propios ojos y nuestra propia mirada a veces rebelándonos contra las cárceles tejidas por los otros. En la actualidad parece que además de estas proyecciones que interfieren en la construccion de nuestra identidad hemos de vigilar y contar además con la omnipotente y omnipresente mirada del mundo -una mirada a veces industrial y llena de marketing y de engaños- que a través de las construcciones sociales nos infiltran de lo que deberiamos desear, del Juan que quisiéramos ser.

Lo importante es recordar ahora que los tres cuerpos compiten por un mismo espacio psiquico y que cada uno de ellos ocupa el espacio que le robó al verdadero cuerpo que es el equivalente a nuestra esencia , a nuestro Ser.

Visto de esta manera la única forma de curarse las heridas psíquicas y defenderse de la intrusión onerosa de los ideales en nuestro cuerpo es la solución madurativa de la individuación, el tener ojos para mirarse a sí mismo y renunciar tanto a lo que los demás pretenden como a lo que la mayoria considera como atractivo y deseable.

Los trastornos alimentarios son verdaderos nichos de observación de la colisión de estos tres mundos y es por eso que en el próximo post volveré sobre ello a propósito de un caso clinico.

Bibliografia.-

Maria Abac Klemm: “La personalidad velada: la sensualidad reprimida y la creación” Fata Morgana. México 2008..

19 pensamientos en “Los tres cuerpos de Dorian Gray

  1. Independientemente del matiz fáustico, recuerdo haber visto la película en la primera adolescencia, dejándome memoria imborrable la escena final de la desintegración (en este aspecto, los vasallos de Xayide –La Historia Interminable-, cáscaras huecas por dentro, me recordaron ese vacío de contenido de Dorian). Los hay que incluso mantienen su imagen durante años hasta que, al final, se autodesnudan voluntariamente y pasa lo que pasa.
    Hay un test psicológico basado en los tres animales de preferencia que, curiosamente, corresponden con tres “yoes” (el que creemos ser, el que los demás ven, el que somos ¿en realidad?).
    Pero creo que la verdadera profundidad de este post (de tan profunda acaso, incluso, invisible al ojo humano) yace en esa mirada-del-otro bajo la cual, en cierto modo perverso a veces, podemos renacer o brotar. Sí, estoy muy de acuerdo en lo que expone y le felicito por explicarlo tan magistralmente, como no podía ser de otro modo en uno de los muchos temas que –así diría- mejor domina usted 😀

  2. Estoi de acuerdo con su conclusión, básicamente a eso ayudar el acto de meditar: Poder ver más claramente de una u otra forma, como se ha de responder en cada momento, unificarse en un solo cuerpo, aqui y ahora. Estúdie la postura de zazen y verá cuan sencillo es darse cuenta de esa unidad. Sólo hay uno.

  3. Cuando comencé a interesarme por el zen y después de ir a algunas sesiones me di cuenta de que yo ya sabia todo sobre eso, lo aprendi durante 5 años en el diván de un psicoanalista llamado Estrella. COmprendi entonces que los caminos son multiples y que yo habia acertado en el mio. Naturalmente el zen me aburrió muchisimo y me di cuenta además de que tal y como dijo Jung sin un previo conocimiento de uno mismo en presencia de testigos (psicoanalista) y a través del Logos (palabra) cualquier camino parecia un juego de niños.
    Cada persona desde luego tiene un sendero pero creeme JJ que para mi, mi camino fue el verbal, el conocimiento racional-emotivo, creo que en esto como en todo hay indicaciones..

    • Siento no haber leido esto antes, pues no me avisó el sistema, de todas formas lo he leido ahora y me agrada su respuesta y que se haya tomado un tiempo para ello. Desde luego quiero mantenerme siempre abierto a la realidad de la vida y de las personas, creo que es muy saludable y liberador de exigencias hacia los demás.
      Lo más que me sorprende es aue haya descubierto su camino y que lo mqntenga a pesar de los altos y bajos. Felicidades. Yo despues que salgo del zazen tengo una energia creativa muy interesante y agradable, me gusta y ese es mi motor, ese es un yo mas alla del yo confuso, aburrido o sin asertividad y me convierto enun ser libre, con energia y eso es lo que me gusta de mi, del mi que sale despues del zazen.

  4. Ana, yo creo que realmente hay un Juan que realmente es. Se llama genetica, temperamento o como queramos, nosotros como los perros todos tenemos (traemos de serie) un caracter, lo importante es encajarlo en el maremagnum del agua que nos rocia desde arriba y desde abajo.

  5. ¿Sería correcto pensar que si cuerpo y corporalidad no son la misma cosa entonces cuerpo y mente tampoco lo son ? Si así fuera el cuerpo y la mente formarían parte del organismo, formando a la persona, en intercomuninación constante pero la mente estaría formada tanto por la información del cuerpo como de la del entorno captada por supuesto a través del cuerpo pero conformando la mente a través de imágenes diferentes: imágenes visuales, olfativas, auditivas y táctiles que al mismo tiempo conforman mapas interactivos y serían los responsables de los diferentes lenguajes que utiliza el ser humano para comunicarse y sacar información del ambiente.

    La intercomunicación de los diferentes códigos de las distintos lenguajes darían imágenes sinestésicas que lo que indican es la interactividad que entre los mismos se produce, imágenes, por lo demás, de uso corriente dentro del código literario.

    Dorian Grey congela su cuerpo (altera uno de los sistemas de comunicación visual del individuo), consigue mantenerlo inalterable ( algo parecido sucedería ahora gracias a los cirujanos plásticos al servicio del mercado de la estética) pero no puede congelar su mente representada en el cuadro, porque la imagen del cuadro refleja la depravación moral del personaje.

  6. Hola: En mi práctica clínica a veces utilizo técnicas gestálticas para conocer y trabajar con los Juanes de mis pacientes tal como he trabajado a veces en mis analísis con mis propias Juanas. Se arriba a comprensiones, acuerdos y transformaciones interesantes en el camino hacia la individuación. Esta misma tarde me decidí a explorar los Juanes de un paciente que está en consulta desde hace algunas semanas, muy deprimido (con déficit narcisista), y volví a sorprenderme al verificar la cantidad de recursos y necesidades amordazadas que salieron a la superficie al darles discriminadamente la palabra a sus Juanes (lo trabajo por pares, según polaridades) Animarnos a discriminar los personajes y ponerlos a hablar y ayudarlos a dialogar, ha sido como un primer paso exorcístico. Vamos a ver cómo continúa la cosa, pero tuve la impresión que el paciente hacía por primera vez pié en algo a partir de lo cuál podíamos empezar a trabajar. La mención de los tres cuerpos en el post me resuena a
    las tres instancias de la 2da tópica. Mientras trabajaba gestálticamente con los Juanes mantenía flotante los saberes de la bruja metapsicología y fluía creativa e intuitivamente
    mientras la bruja me “soplaba” al oído. En gestalt se trabaja con amplificación de la conciencia corporal. Los Juanes hablan en contacto con su cuerpo, lo cual favorece la emergencia de una palabra “encarnada” al estar ligada a emociones. Vamos a ver como sigue la historia! Muy bueno el post. GRACIAS.

  7. Encontrarse a si mismo, es algo así como integrar los aspectos de las tres miradas y hacerse inmune, a los estigmas de las sociedades, códigos culturales y coagular la realidad interior? ¿ A esa sociedad, códigos culturales y miradas de esos otros. Se le puede considerar realidad exterior? ¿No será más ilusoria nuestra realidad interior que la realidad exterior? Dice sam barondes ,el esposo de brizendine, que el temperamento es muy difícil de desgajarlo de nuestros patrones de conducta y que eso lleva muchos años de una disciplina y voluntad férrea y también que muchas veces somos prisioneros de ese temperamento . aquí esta la entrevista a sam barondes y un buen experimento de unos gemelos.

  8. Me ha gustado ese video de Barondes aunque seguramente él mismo retuvo influencias juveniles de Skinner. Me ha gustado especialmente algo que dice hacia el final, que “somos ciegos a algunos aspectos de nosotros mismos”, lo cual, a su vez, me hace pensar en ese punto ciego de la retina (o, como dice el Tao, el cuchillo no puede cortarse a sí mismo). Discrepo sin embargo con la idea de que modelar la personalidad es algo que precisa disciplina; dice que sí pero que es tremendamente difícil (lo compara con aprender a tocar el piano), y si discrepo es porque, a mi juicio, la dificultad no radica siempre en la disciplina y el tiempo, sino en la humildad. Ese “clic” de que hablaba Krishnamurti (él siempre alertó contra las largas disciplinas) o el “clic” (eureka) de que habla usted en algunos sitios. Por algo los dioses escondieron la verdad dentro del corazón del hombre -donde sabían no la buscaría.
    Creo, en definitiva, que esa parte de ceguera que obtura el autoconocimiento va también por ahí, y sería por eso que tantas personas no consiguen hacer confluir sus tres juanes tras años y años de psicoanálisis, ni siquiera tras años de meditación zen.

  9. ¿A que te refieres con el cuchillo no se puede cortar a si mismo? , el click de los psicoanalistas o la comprensión de la que habla krisnamurti. o. el satori del zen y el mago que llevas dentro de deepak chopra. Mi punto de vista respecto a modelar la personalidad dominada por los genes y el ambiente, también radica que estamos determinados por la sociedad liquida en la que vivimos, las personas están preocupados y ocupados, en pagar la hipoteca, colegiaturas el coche, estudiando máster, doctorado, idiomas, pidiendo a crédito los viajes, viviendo hiperrutinariamente, obesos, silicones, cremas, spa, ropa de marca (dior, prada, channel etc) y muchos se la pasan comiendo arroz con leguminosas. ¿Acaso con esas circunstancias los sapiens, tendrán el “arte de ver” (krishnamurti) para alcanzar ese click en el cual el héroe siempre esta inmerso?

  10. La verdad es que se me hace extraño dialogar con un nick, que es casi un anónimo. No obstante, verdaderamente con todo eso que mencionas es difícil aplacar la mente, sí. Pero no, no creo que eso sea algo idiosincrático del héroe (que diría se caracteriza más por otras cosas) sino de la humanidad en sí. Por cierto, mezclar arroz con lentejas es sanísimo a nivel proteínico 🙂

  11. Me acabas de dar una idea sobre los nicks, desde luego nunca entenderé la mania de las personas en ocultarse detras de un nick, detrás de un velo. Tendré que escribir un post sobre la verguenza

  12. Recuerdo que en los comienzos de mi enfermedad, cuando ya estaba totalmente aturdido y desorientado, decidí por fin acudir al médico. Al poco tiempo, una mañana de otoño, sobre las diez y media, un psicólogo me hizo un test de personalidad.

    Yo había estudiado psicología en la Universidad pero mi interés hacia ella era por más por considerarla un género literario que por considerarla disciplina de ciencia. Pero cuando volví al cabo del tiempo a por los resultados, me quedé asombrado, pues en el fondo de aquellos interminables ítems que estuve rellenando durante tres interminables horas, aparecían muchas peculiaridades del sujeto que yo era y que de repente me describía un psicólogo clínico ajeno a mi vida y peripecias, con todo lujo de detalles. Ahí delante tenía algunos, muchos, trazos de la carta de navegación de mi historia. Acojonante.

    La verdad es que mi temor inicial era que, según el estado de aberración mental en el que me encontraba, saldrían facetas no del yo propio, sino del yo enfermo. La personalidad no cambia. Cada uno tiene la suya y no hay una mejor ni peor que la otra. Eso me dijo este hombre admirable con una seguridad pasmosa.

    En aquellos momentos no estaba demasiado seguro, pero ahora sí lo estoy. Y claro que los ítems me retrataron, y no retrataron el yo enfermo, porque como ya he dicho por aquí infinidad de veces, la enfermedad y yo somos la misma cosa.

    PD: No sé por qué no me dieron la copia de los resultados, y por qué mi historial clínico se guarda en carpetas archivadas que no puedo consultar. Una cosa es la privacidad y otra los secretos de Estado. Digo yo.

    Saludos.

  13. Don Josemari: pienso humildemente que ojalá todos los “enfermos” fueran tan lúcidos como usted. Un abrazo!
    (por cierto, su comentario en mi blog tardé un poco en verlo y tuvo que esperar a ser moderado-aprobado, ya está subsanado)

  14. Hace un tiempo pedí mi historial, pero lo que obtuve fueron copias de los análisis y pruebas clínicas realizadas. Un compendio de cifras y datos que ni por asomo llego a entender. Echaba de menos un informe, un resumen, una interpretación, algo más asequible y concreto. Puede que buscara, directamente, certificar lo que conozco o intuyo, pero desde un punto de vista más objetivo y exterior, vamos desde otro lugar de observación. De todas maneras volveré a intentarlo.

    No sé como se sujetan otros enfermos, seguro que también tiene su lucidez. A veces converso con algún antiguo compañero de celda/consulta. Intento ayudarles. Intento que, además de acudir periódicamente al psiquiatra, busquen en ellos alguna vía de recuperación. Que cambien su modo de pensar o de pasear o de jugar a las cartas.

    Que ofrezcan a su mente otras posibilidades desde sus posibilidades. Que no se acostumbren al sopor cómodo de los fármacos, ya que una vez estabilizada la ansiedad o la fobia o lo que sea, el pensamiento debe seguir su camino. Y recuperar el pensamiento es recuperar nuestra vida, nuestra normalidad.

    Para salir del estancamiento de la autorreferencia que consume hasta el agotamiento toda nuestra fuerza psíquica, lo importante es saber que tenemos esa fuerza. Que no estamos acabados ni somos flores de plástico, que siempre queda agua en el acuífero después de tanta sequía. Aunque cueste. Aunque cueste lo que cueste.

    (Lo curioso es que esta fuerza vital aparece camuflada como debilidad, en nuestra mente enferma. Por eso cuesta tanto asimilar, aceptar que bajo lo que te duele o lo que temes, está lo que te va a sanar y a sacar del atolladero)

    Y, hablando de fuerzas, no exactamente newtonianas, me viene a la mente esa famosa sentencia de Lao Tsé: “Quien vence a los demás es fuerte, quien se vence a sí mismo, es la fuerza”.

    Pues, así, poquito a poquito, conversando con unos y otros, se va alcanzando el sosiego y metiéndole mano a este juego de la Oca, y sus laberínticas ramificaciones.

    Salud y gracias por escucharme.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s