El rectángulo de Aristóteles y las estructuras psíquicas


El botón, resuelve en la flor su vaguedad, pero es el fruto el que alcanza a resolver a la vez la vaguedad del botón y la inconsistencia de la flor. Y es la semilla el corolario de todo fruto que contiene en sí mismo el ocaso de su repetición (Hegel reinterpretado en verso por mi).

La dialéctica puede definirse como el conjunto de leyes que gobiernan el juicio, las razones de la razón, es tan antigua como la humanidad y sus inicios ya pueden rastrearse desde los presocráticos, Parménides y Heráclito que lidiaron con los pares polares: permanencia y cambio. Fue Platón el que acuñó la conversación dialogada -la mayéutica- como la mejor manera de acercarse a la verdad y de paso resolvió el dilema anterior proponiendo que habría en toda entidad algo permanente que llamó Absolutos y que no podia remitir a otra cosa sino a la Unidad, mientras que aceptaba tambien la idea heraclitiana de que habria tambien una tendencia al cambio o al movimiento que sería la que provocaria la diversidad. De la tensión entre lo permanente (esencia) y lo que cambia (apariencia) surgiria algo nuevo: la diversidad dentro de lo mismo. Pero seguramente fue Aristóteles quien llevó la dialéctica hasta su esplendor a través de lo que conocemos como rectángulo de Aristoteles, un constructo muy útil para nosotros los psiquiatras como explicaré a continuación.

Se trata de una forma operativa de encuadrar los juicios para conocer y atisbar las contradicciones entre ellos, uno puede hacerse la siguiente pregunta ¿Son opuestos todos los contrarios? ¿Qué diferencias existen entre juicios opuestos, contrarios, complementarios o contradictorios? ¿Como nos las arreglamos para superar esos antagonismos?

Lo hacemos a través de la dialéctica, que nos permite construir nuevas categorias abarcativas en la conocida clave de tesis-antitesis-síntesis hegeliana, que además de resolver problemas (dilemas lógicos) nos permite expandir nuestra conciencia a través de nuevas codificaciones simbólicas, abarcativas y resolutivas de los dilemas planteados.

La pregunta no es baladí puesto que para nosotros los psiquiatras es vital discriminar por ejemplo si una depresión es siempre parte de un trastorno bipolar y el por qué las estructuras psiquicas se repiten de una forma predictiva: determinados sintomas aparecen casi siempre agrupados mientras otros pueden aparecer o no en esa sopa que llamamos mente, algo que nos permite especular que más allá del azar existe una tendencia a las agregaciones de síntomas, por último nos permite especular acerca de qué dialécticas se encuentran en la base de ciertas operaciones mentales que terminan en el marasmo mental, es decir en el crunch o colapso de la mente.

Sabemos que no toda depresión forma parte del trastorno bipolar pero aun hoy no sabemos adivinar en un primer episodio cuales depresiones tienen esa cualidad y cuales no la poseen, pero ¿como lo sabía Hipócrates? Pues simplemente aplicando el rectángulo de Aristóteles a la clínica y al pronóstico de las enfermedades. Hay que recordar de pasada ahora que los cuatro temperamentos de Hipócrates son en realidad estructuras psíquicas, cada una de las cuales ocuparia un vértice de este rectángulo, vale la pena recordar estos cuatro temperamentos:

  • O El colérico
  • E El melancólico
  • I El sanguíneo
  • A El flemático.

Rectángulo lógico de Aristoteles

Lo importante es observar como la medicina hipocrática conceptualizó en terminos dialécticos las relaciones entre estos cuatro temperamentos a partir de los juicios lógicos aristotélicos, asi hay temperamentos que se oponen entre sí, son contradictorios unos son la negación del otro, mientras que los demás mantienen relaciones ambigüas entre si: unos son contrarios y otros subcontrarios, segun este modelo:

A y E son contrarios porque difieren en cualidad siendo universales.

I y O son subcontrarios, porque siendo particulares difieren en la cualidad.

A con respecto a O, e I con respecto a E son contradictorios, porque difieren en cantidad y cualidad.

A con respecto a I, y E con respecto a O son subalternos porque difieren en la cantidad.

Dos definiciones breves.-

Contrario= Que se muestra completamente diferente a otro; en el otro extremo.

Contradictorio=Cada una de las dos proposiciones, de las cuales una afirma lo que la otra niega, y no pueden ser a un mismo tiempo verdaderas ni a un mismo tiempo falsas.

Pero nosotros ya no utilizamos la nomeclatura hipocrática basada en la teoria de los humores y es por eso que pondremos al dia la nomenclatura:

  • A La esquizoide
  • I La histérica
  • O La obsesiva
  • E la depresiva

Y ahora ya podemos establecer las siguientes relaciones:

  • La estructura esquizoide es contraria a la depresiva, subalterna con la histérica y contradictoria con la obsesiva.
  • La estructura depresiva es contraria con la esquizoide, subalterna con la obsesiva y contradictoria con la histerica.
  • La estructura obsesiva es sub-contraria con la histerica, subalterna con la depresiva y contradictoria con la esquizoide.
  • La estructura histérica es sub-contraria con la la obsesiva, subalterna con la esquizoide y contradictoria con la depresiva.

Pero para no apelar directamente a la psicopatologia cambiaremos un poco la nomenclatura anterior y la permutaremos por actitudes comportamentales observables emparejadas a través de polaridades, emparentadas eso si con la caracterología pero sin prejuzgar si existe o no psicopatología, asi:

  • A representaria la lejanía, la búsqueda de separación del esquizoide.
  • E representaria la proximidad o el apego, la busqueda simbiótica de fusión del depresivo.
  • I , la novedad sería la búsqueda de sensaciones del histérico, la apertura a la experiencia.
  • O, representaria la inflexibilidad del obsesivo y su tendencia a anclarse en la rutinificación de la experiencia.

Lo interesante de esta posición de ciertos clusters temperamentales en comprender las relaciones entre ellos, sus relaciones dialécticas. Asi observaremos inmediatamente de que la tensión dialéctica que se establece no es la misma según que pares de polaridades, asi la polaridad AE (lejania-proximidad) y la polaridad IO (novedad-rutina) es mayor que los otros emparejamientos. Es por eso que les llamaremos dialécticas fuertes. Y dentro de ellas la dialéctica del lado superior del rectángulo AE puede dar lugar a mayor radicalidad que la dialéctica IO, lo que nos permite predecir que la mayor parte de la patología y las formas más graves (las psicosis) se darán cita en ese eje AE, donde el individuo tiene que vérselas con dos opciones antagónicas que se anulan la una a la otra.

Dialécticas fuertes.-

Son las relaciones entre contrarios (ejes AE y IO), asi por ejemplo ciertas emociones como la alegria y la pena son contrarias puesto que la presencia de la una inhibe o descarta a la otra, no se puede estar alegre y triste al mismo tiempo, ¿pero se pueden buscar sensaciones nuevas y al mismo tiempo buscar la rutina, a pesar de ser tambien contrarios?.

En el eje AE sucede que uno de los polos es la negación del otro. El alejamiento como estrategia de defensa en aquellas personas que suelen sentirse invadidas, dominados o excesivamente estimulados por otros es incompatible con la estrategia del melancólico que busca relaciones de apego y de proximidad. O se está en un lugar o se está en el otro de tal forma que podemos asegurar que:

Si A es verdadero entonces E es falso y

Si E es verdadero entonces A es falso.

Se trata de una inferencia positiva que podemos hacer cuando sabemos que A o E son verdaderos. Si usted disfruta de la soledad es seguro que no encontrará placer en la excesiva proximidad y si usted busca la proximidad es seguro que no encontrará placer en la lejania.

¿Pero qué sucede cuando A o E son falsos? Entonces estamos ante una inferencia negativa de tal modo que sucede que:

Si A es falso entonces E está indeterminado y

Si E es falso entonces A está indeterminado.

O dicho de otro modo: a partir de la falsedad de A o E no podemos inferir la certeza de la veracidad o falsedad de E o A.

Si usted no busca activamente la lejania no podemos inferir que usted busque la proximidad sino que es incierta tal busqueda, puede darse o no.

Si usted no es un melancólico y no busca la proximidad de ahi no podemos inferir que usted vaya a buscar la lejania, puede ser o no, es incierto.


Probablemente la mejor forma de contemplar estas relaciones dialécticas sea verlo a través de un ejemplo clinico y de entre ellas la enfermedad donde más clara podemos observar esta dialéctica radical es en el trastorno bipolar. Es en esta enfermedad donde podemos observar el fracaso dialéctico del sujeto a la hora de compatibilizar pares polares contrarias como la euforia y la pena, que son emociones que emergieron como señalizaciones de circunstancias externas que requerian movimientos de adaptación. La función de la pena es socavar la alegria y al contrario. El sujeto que no es capaz de armonizar ambas emociones antitéticas se encuentra condenado a oscilar de un polo a otro en forma circular, asi el paciente bipolar no es capaz de hacer una sintesis resolutiva a estos dos pares emocionales:

Tesis= depresión

Antitesis=euforia

Sintesis=depresión

Es asi como el paciente bipolar se instala en un bucle repetitivo donde cada episodio prepara el camino a uno nuevo de carácter opuesto y es por eso que se ha señalado repetitivamente que la euforia del paciente bipolar es una defensa contra la depresión o la observación empirica de que detrás de la alegria desproporcionada del paciente bipolar existe una tristeza infinita. Pero las formas circulares no sólo afectan a esta enfermedad del ánimo sino a otras tal y como comenté en este post. La circularidad – el curso circular de una enfermedad- aparece cuando el individuo ha sido incapaz de hacer emerger algo nuevo que abarque a los contrarios.

Todo parece indicar que la salud mental consiste en encontrar un nuevo nivel de definición de la conciencia que sea capaz de abarcar y superar los pares antiteticos donde evidentemente los más polarizados son los que encuentran mayores dificultades de integración. La salud mental de un individuo depende de su capacidad dialéctica, es decir de su capacidad para integrar los contrarios, los opuestos y los antagonismos sean comportamentales, cognitivos o emocionales.

Curiosamente los esquizofrénicos -aunque se encuentran situados en el mismo eje AE de polaridad- son más competentes que los bipolares a la hora de encontrar soluciones dialécticas a sus dilemas y es por eso que evolutivamente se distinguen de aquellos por su evolución defectual y no por la circularidad, la razón de este defecto está en sus proposiciones delirantes que incluyen nuevos dilemas incongruentes con la realidad misma, una síntesis en cierta forma fracasada. Tal y como comenté en este post si la bipolaridad del trastorno bipolar es una polaridad radical la esquizofrenia es una dualidad radical pero sus modos evolutivos son bien distintos como sabemos desde la epoca clásica, lo cual no significa que no puedan haber sindromes compartidos entre la esquizofrenia y la depresión puesto que a la hora de encontrar “soluciones” a estos dilemas los pacientes pueden moverse en el eje AE como en un continuo sintomático, asi es posible encontrar cuadros mixtos entre la esquizofenia y la depresión (trastorno esquizoafectivo) pues una de las caracteristicas de los ejes AE o IO son las transiciones.

La siguiente polaridad que me gustaria abordar como ejemplo de polaridad radical es la que pertenece al lado de abajo del rectángulo de Aristoteles, el eje IO que enlaza dos pares antitéticos de menor intensidad, me refiero al par novedad-rutina. Aqui nos volvemos a encontrar con estas proposiciones lógicas, obsérvese la diferencia con la polaridad AE:

Si I es verdadero entonces O está indeterminado.

Si I es falso entonces O es verdadero.

Aqui se han invertido los resultados del eje AE, como puede observarse la veracidad de I no supone la falsedad de O sino su indeterminación, sin embargo la falsedad de I impone la veracidad de O. Sucede porque la inferencia se hace sobre particulares y no sobre universales. es sólo la condición negativa del uno la que d averacidad al opuesto.

I = PARTICULAR AFIRMATIVO. Sujeto tomado en su extensión particular; predicado en su extensión particular; relación afirmativa. Algún S es P.

O = PARTICULAR NEGATIVO. Sujeto tomado en su extensión particular; predicado en su extensión universal; relación negativa. Algún S no es P.

Usted puede tener como rasgo esencial de su carácter la busqueda de sensaciones (I verdadero) pero eso no implica que usted reniegue de la rutina (y que O sea falso), podrá acoplarse bien a ella sin tener demasiado que pelear. Hay un tiempo para cada cosa, incluso ciertas rutinas son necesarias para explorar intelectualmente o sensorialmente nuevos mundos, estoy pensando ahora en la rutinificación del aprendizaje musical o de las repeticiones de los experimentos cientificos.

Sin embargo es seguro que si usted no es un buscador de sensaciones (I falso) es seguro que es una persona ordenada, rutinaria, sistemática ,escrupulosa y ordenada (O verdadero). Y al revés:

Si O es verdadero entonces I es indeterminado y

Si O es falso entonces I es verdadero.

Lo que nos permite predecir que ante la ausencia de rasgos obsesivos en su personalidad es seguro que usted desarrollará rasgos de buscador de sensaciones, mientras que si usted tiene esos rasgos obsesivos no podemos saber si tendrá o no rasgos de buscador.

En el proximo post continuaré hablando del resto de polaridades e intentaré relacionarlos tanto con la psicopatología como con la psicología normal, del mismo modo propondré a mis lectores el uso del rectángulo de Aristoteles como autoaplicación para el conocimiento propio. En mi opinión podemos predecir muchas cosas de nuestros rasgos menos conocidos y de nuestras posibilidades tanto internas, como corporales e interpersonales si hacemos un propósito de autoconocimiento y usamos el rectángulo como un sencillo modo de escrutinio.

El primer ejercicio que propondré será este:

¿En cual de los 4 vértices estás de forma más aproximada?

Bibliografia.-

Otto Dorr: “Pensamiento dialéctico y estructuras de personalidad. Psiquiatria dinámica y psicoterapia. Volumen 7, nº 4, 1990.

Aristoteles: “Metafisica”: versión digital

Anuncios

22 pensamientos en “El rectángulo de Aristóteles y las estructuras psíquicas

  1. Hola Paco:

    He leído por “casualidad” este artículo tuyo, y me ha resultado muy interesante. ¡Enhorabuena! En términos parecidos, aunque sin entrar en las posibles psicopatologías, me había referido al juego de opuestos en un artículo, publicado en psiquiatría.com. Te paso el enlace, por si fuese de tu interés. Muy posiblemente, en un futuro libro, me sirva de este trabajo tuyo para amplificar algunas ideas que ya expresé en otras artículos.

    http://www.bibliopsiquis.com/bibliopsiquis/bitstream/10401/2544/1/14conf5250220.pdf

    Un saludo cordial

    José A.

  2. Paco, felicidades, un trabajo interesantísimo y muy complejo que me ha costado mucho leer, y aun no estoy segura de haberlo comprendido en su totalidad, no obstante el tema es fascinante y “casi obligado” para entender el concepto de salud mental, el cuál desde mi punto de vista siempre ha sidomal utilizado e incluso profanado.

  3. Gracias Ety, espero en el proximo post ampliar aun más la explicación para dar a entender la diferencia entre sintoma, fenomeno y estructura. Algo que en mi opinión es fundamental no solo para entender la psicologia normal sino la propia psicopatologia. Uno no enferma de lo que quiere sino de lo que puede.

  4. ¡ Qué bonitas etiquetas las del rectángulo de Aristóteles ¡ Muy postmoderno el post, tendremos que psicoanalizarnos para poder acertar los que somos legos en la materia.

  5. Tendré que leerlo luego con más detenimiento, porque es un artículo con mucha chicha, pero así a bote pronto no me parece acertado este párrafo:

    “Sin embargo es seguro que si usted no es un buscador de sensaciones (I falso) es seguro que es una persona ordenada, rutinaria, sistemática ,escrupulosa y ordenada (O verdadero).”

    Creo que aquí te olvidas del trastorno de la personalidad por evitación, de la agorafobia y la sociofobia, donde el sujeto puede desarrollar una aversión a las nuevas sensaciones y a la vez ser desordenado, poco escrupuloso y con aversión a la rutina.

    Es decir, la aversión a las nuevas sensaciones no tiene que estar necesariamente asociada a la personalidad obsesiva y al perfeccionismo… Puede ser simple evitación para ahorrarse situaciones incómodas o dolorosas que uno se ve incapaz de soportar.

  6. La evitación es una estrategia fóbica y como tal se encontraria en mitad camino del eje IO (histero-obsesivo). Lo que caracteriza a estos ejes de contrarios o subcontrarios es que existen periodos de transición o sea que el sujeto puede elegir como en un continuo el lugar donde ubicarse. Es por eso que podemos encontrar mezclas entre ambos vértices. Y efectivamente lo que caracteriza al trastorno evitativo de la personalidad (que pertenece al cluster de lo miedosos-ansiosos o C en el DSM) es la aversión frente a lo nuevo, es decir a aquello que represente una prueba. evaluación o escrutinio de uno mismo, la hipersensibilidad social. Un evitativo puede desear ser histerico pero aparece como obsesivo por sus temores.

  7. ¿y cual es la formula psiquiátrica, psicológica y filosófica de no tener miedo al fracaso, a las carencias económicas, y al desamor? ¿cuales serian las formulas para coagular y ejecutar toda la palabroteria del conocimiento y llevarlo a la sabiduría transpersonal? ¿ como tener una armonía con los apegos? muchas ideas nada que comer…

  8. porque se le tiene miedo y se evita demasiado la travesía del esfuerzo,sacrificio,disciplina,perseverancia para alcanzar los deseos y obtener los logros que uno pretende? o sea trabajar a la semana por un salario de obrero , estudiar,postergar deseos, toda esa travesía tarda una década. y la palabroteria dice: hay que disfrutar esa travesía y no quejarse ni sentirse frustrado e infeliz. conclusión: la sociedad ha ha hecho toda esta vida muy compleja y algunos pensadores con la palabroteria de simplificar la vida y ser feliz con lo que se tiene y luchar por lo que no se tiene. usted que es psiquiatra y que le encanta esa evolución del hombre cósmico ayude a estas personas a solucionar esos problemas y que cuando estén canosos digan cada cana fue un reto. muchas ideas nada que comer…

  9. Yo no tengo soluciones para todo lo que usted plantea, pero le animo a que lo haga usted a través de sus conocimientos psicopómpicos. No venga aqui a traerme esos dilemas de la esfinge. Cada cual a lo suyo.

  10. Paco, hablando de fobias y evitaciones, ¿donde colocarías a las contrafobias?. Yo pensaría que el contrafóbico debe tener muchos rasgos obsesivos además de histéricos, pero me gustaría escuchar tu opinión.

  11. felicidades por su humildad. y no cabe duda que algo de ironía tiene con ese comentario de adjudicarme conocimientos psicopompicos. y claro usted lo ha dicho en su post de hombre cósmico estamos para propiciar el cambio. y ahora me dice que no venga de impertinente a traerle problemas existenciales a este post? ohhh que bellas contradicciones! y al decirme que no tiene soluciones para todo lo que planteo, significa que para algún planteamiento tiene la solución o el catalizador que propiciara esa anamorfosis… entonces porque no comparte esas respuestas si usted bien sabe que puede ayudar a este pseudopsicopompo? o, a cualquier otro lector que este en esas circunstancias?

  12. Guau!! Ciertamente complejo e interesante vislumbrar la aplicación clínica que mencionas. Leeré el resto y meditaré al respecto para tratar aclararme… yo estaría en el vértice O y me movería por ej OI

  13. hola paco!
    ¿me podríaas recomendar un libro o autor donde se explique más extensa y profundamente acerca del rectángulo vinculado con las estructuras psíquicas?

  14. Como ves la referecia a Otto Dorr es un articulo publicado en una revista científica, no es un libro y supongo que será dificil de encontrar. Prueba con el Google academico.

  15. hola paco. tú mencionas en una parte “Pero nosotros ya no utilizamos la nomeclatura hipocrática basada en la teoria de los humores y es por eso que pondremos al dia la nomenclatura”
    a que nomenclatura vigente te refieres? algún autor en particular?
    me interesa saber que autor emplea lo términos “estructuras psiquicas” para de alguna manera referirse a los antiguos temperamentos hipocraticos y en lugar de melnacolico colerico flematico y sanguineo usa estructuras depresiva obsesiva esquizoide e histerica ya que estos terminos son usados indiscriminadamente por diversos autores que les adjudican diversos significados

    agradezco de antemano tu respuesta

  16. La nomenclatura clásica, la que hace esas equivalencias entre la teoria de los humores y de los clusters de personalidad. Creo que lo lei en el articulo de Otto Dorr, pero en realidad el concepto de estructura es muy común entre los psiquiatras de formación analitica.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s