Bipartidismo cerebral (II)


Para entender mejor como salir de una situación bipartidista (o bipolar) examinaremos primero las formas en que podemos salir de una dictadura, es seguro que de esta comprensión emergerán algunas estrategias válidas para resolver el tema de la bicameralidad cerebral.

¿Como se sale de una dictadura?.-

Usualmente a través de una guerra, una revolución o una guerra civil. Sin embargo estas formas no suelen ser demasiado eficaces pues los regímenes que se instalan “a posteriori” se encuentran tan impregnados por la manu militari que suelen repetir la lacra de una nueva dictadura aunque de signo diferente. Hay tres modelos conocidos y eficientes de cómo salir de una dictadura por medios pacíficos, por ejemplo el modelo argentino, el modelo chileno y el modelo español.

Voy a referirme al modelo más conocido por mí que es efectivamente la “transición española”, modélica en tanto que consiguió desmontar un sistema autárquico y dictatorial y convertirlo en un modelo democrático en pocos años y con muy pocas victimas a pesar de que la extrema derecha y ETA se aplicaron bien eficazmente para hacerla fracasar.

La transición española está -a mi modo de ver- aun por explicar, cómo fue posible que el ancien régime se hiciera el harakiri a sí mismo en aquella sesión histórica de las Cortes donde los diputados franquistas votaron en mayoria por la reforma politica es dificil de entender.

Para recordar estas cortas imágenes de Adolfo Suarez, vale la pena ver la cara de alivio con se quedó después de aquella sesión.

¿Conocen ustedes algun politico que se suicide a sí mismo de esa manera? Es seguro que el Rey, Torcuato Fermandez Miranda y Adolfo Suárez fueron los ingenieros pensantes de esa transición, pero es imposible de explicar si no contamos con los intereses económicos ocultos que habia detrás de ese cambio de régimen. Mi hipótesis es que fueron esos poderes económicos los que impulsaron a España hacia la democracia y no el pueblo o la oposición, demasiado acogotados en aquella época o las buenas intenciones de sus cerebros: el Rey o de Adolfo Suarez.

Se cambió de régimen porque una dictadura no era buena para los mercados.

El problema que tienen las revoluciones es que en lo práctico suelen implantar una dictadura de signo distinto pero no resuelven el problema de la tirania en sí misma, simplemente la cambian de lugar, pero para mí el error epistémico fundamental de todas las revoluciones está en la letra “r” que deja sin función a la letra “e” de la evolución personal: todas pretenden cambiar las cosas de fuera a dentro, pretenden cambiar el sistema, las reglas del juego que no son otras sino las reglas del Capital, del beneficio privado, del lucro, y sus secuelas: la insolidaridad, la competencia y la rivalidad. Detectan esas secuelas y pretenden cambiarlas sin caer en la cuenta de que sin un cambio de mentalidad individual cualquier cambio ambiental está destinado al fracaso.

¿Se puede vivir de espaldas al Capital? Claro, ahi tenemos el ejemplo de Cuba, uno puede escindirse del sistema y vivir aislado, empobreciendo y anulando la oposición al régimen que lo ejecuta pero las consecuencias son demasiado graves para que esa opción tenga muchos defensores o partidarios. No cabe ninguna duda de que cualquier cambio tiene que contar con el medio ambiente, con lo que hay, que no es otra cosa sino una sociedad basada en el beneficio individual. Pero el sistema tiene grietas como quedó demostrado en el caso español: al sistema puede dejar de convenirle una dictadura y llegará un dia en que el sistema se cansará de los politicos que tiene el regimen bipartidista.

Sin embargo el Sistema, es decir las reglas de juego que protagonizan el sistema: las del capital, no son malas por sí mismas, sino por el uso que de ellas hacen las personas privadas, los individuos. Por ejemplo hay que recordar que el empleo lo generan esas empresas que tratan de ganar cuanto más mejor. Es precisamente porque hay ganancias que hay empleo, de forma que es una contradicción reclamar pleno empleo al mismo tiempo que se reniega del capital y de los beneficios. Cualquier empleo existe precisamente porque lleva adherido una plusvalía que procede de esas reglas sistémicas del medio ambiente, del Capital para entendernos. Lo que usted gana es algo que genera ganancia a otros y empobrecimiento en otro lugar.

Atacar al sistema frontalmente es pues una mala estrategia que sólo puede destruir en lugar de crear empleo y recursos, lo mejor es apoyarse en él para cambiar lo más próximo: primero las mentes individuales y después la Conciencia del sistema, es decir el Estado tal y como podemos ver en el siguiente grafico:

El centro de estos circulos concéntricos es el individuo, como el lector podrá observar la persona individual está rodeada de una serie de círculos que he reducido a tres para simplificar el esquema de los poderes con los que el individuo ha de trajinar para medrar en sociedad y alcanzar el lugar más alto en la pirámide social que sus recursos le permitan. Vemos que un individuo no puede alcanzar determinado nivel de poder si no milita en algun partido politico o sindicato o institución estatal. El individuo aislado en nuestro mundo es un paria, carece de oportunidades para modificar su entorno al que sólo puede acceder a través de su profesión, influencia social, reputación o dinero propio. La política está vedada para el individuo concreto pues la Constitución define que son los partidos políticos los que se constituyen en las voces legales de las ideologías de los ciudadanos.

El Estado que es el segundo de esos círculos concéntricos es en realidad el fruto de una arquitectura politica que nos viene heredada, usualmente el Estado es un ordenamiento jurídico acotado por un territorio y que en nuestro pais, España es relativamente joven pues data de la constitución de 1979. Gran parte del éxito de aquella transición procedió del consenso: todos los partidos estaban persuadidos de que había que ponerse de acuerdo en elaborar una matriz juridica de convivencia donde cupieran todos. Y aunque hubieron en aquella época algunas voces discrepantes con el hecho mismo del consenso lo cierto es que, inducido o no por los poderes económicos, el consensó fructificó en una reconciliacion nacional pues no hay que olvidar que el regimen franquista habia emergido de una guerra civil: los Estados tienen pues no solo forma y estructura sino tambien historia como todos los sistemas vivos.

Y aunque la Constitución fue una norma consensuada lo cierto es que hoy ya se ha quedado obsoleta por al menos dos razones: la primera es que instituye a los partidos como unicos cauces de participación politica y la segunda porque intentó favorecer los intereses de las comunidades históricas como Cataluña y Euskadi privilegiando el aspecto territorial sobre el poblacional. El resultado de este error fue que ni se han resuelto los problemas identitarios de las comunidades históricas ni se ha resuelto el tema de la representatividad. Hoy un ciudadano de Soria tiene menos representación politica que un ciudadano barcelonés. El señor D´Hont jugó a favor de ciertos intereses que no son los de los ciudadanos concretos pero hay que recordar ahora que el Capital no diseñó el Estado sino que fueron los partidos politicos, una forma de democracia que no es la única ni tiene nada de sagrado sino una entre las posibles.

Pero los males de España no hicieron sino repetirse a lo largo de los siguientes años y episodios históricos que vivimos desde entonces. Las consecuencias fueron las siguientes:

  • la división hemisférica de los ciudadanos continuó en gran parte propiciada por los vaivenes de los partidos politicos que a través de ciertos neolenguajes venian a hostigar el clima guerracivilista, la escisión izquierda-derecha y la demonización de los adversarios.
  • la identificación cada vez mayor de los partidos con el Estado: la ruptura o mejor la intervención del tercer poder -el judicial- terminó con la independencia del poder de juzgar libremente allá por los años 80. La tentación de un politico bipartidista es tomar el Estado, eso fue lo que hizo el PSOE en la época de Felipe Gonzalez, sentando asi las bases de un partido institucional, una especie de PRI mexicano o de la democracia cristiana en Italia, un partido de aluvión y sin ideología cuyas fronteras borrosas con el Estado eran tales que usualmente les permitia subsistir a los tiempos dificiles y asegurarse un sueldo y una pensión de por vida a la vez que donar prebendas entre sus partidarios.
  • abusos en la guerra sucia contra ETA, abusos y expolios económicos, abusos policiales, abusos contra los adversarios políticos no se hicieron esperar como secuela de tales desmanes donde la democracia parecia haberse corrompido dejando el lugar abierto para toda clase de abusos.

El Estado lejos de haberse fortalecido con la llegada de la democracia se debilitó hasta llegar exangüe a la situación actual donde nada -o muy poco- parece funcionar. Paradójicamente la conciencia de España está hoy mucho más débil que en la época de la dictadura.

Y un Estado débil deja a los ciudadanos a expensas del medio ambiente, sin ese tampón de seguridad del derecho que nos protege de la codicia de los mercados, esa es la razón por la que en España tenemos una crisis mucho más virulenta que en el resto de paises europeos, nosotros tenemos un Estado muy débil y es por eso que nuestros ciudadanos a pesar de tener otro nivel de tejido industrial y de servicios sufrimos tanto o más que los griegos, los irlandeses o los portugueses con un paro que ya llega al 25% de la población activa.

Los partidos son fuertes, el Estado es débil, la democracia está desprestigiada y el Capital sigue haciendo ricos a los mismos que siempre a los que no parece haber llegado la crisis. El pueblo está empobrecido y descontento y se manifiesta pacificamente dejando a la policia sin medio de vida.

¿Y ahora qué?

8 pensamientos en “Bipartidismo cerebral (II)

  1. Excelente lectura de la situación. El penúltimo párrafo de su texto es, como dirían los pilotos de F-1, agresivo, rápido, fino y preciso.

    Un saludo.

  2. Creo que en lo de Soria y Barcelona te equivocas, aunque las autonomías “históricas” tienen sus privilegios, éste no es precisamente uno de ellos, ya que en las ciudades más pobladas el número de habitantes por escaño es mayor.

  3. MI APUNTE AL TEMA DE LA BIPOLARIZACIÓN:

    Se trata efectivamente de una respuesta general de todos los sistemas, incluido el político, desde luego. La bipolarización es una “solución” reduccionista que se adopta en un sistema cuando aparece un trauma, un gran trauma. A nivel individual y/o social, da lo mismo.

    Por otro lado, la bipolaridad tiene grados. Unas veces es latente y en el sistema apenas se aprecia lo bipolaroide pues presenta muchos polos, otras veces se radicaliza progresivamente y se constituyen dos opciones exclusivas. Por ejemplo, la que queda resumida en la muy postraumática situación: o estás conmigo, o estás contra mí.

    La bipolarización es el estado postraumático por excelencia que va quedando poco a poco obsoleto cuando el recuerdo del último gran trauma va desapareciendo. En España se necesitaron parece ser nada menos que casi 40 años de dictadura para, una vez fallecido el representante mayor de lo Traumático y simbolo final del mismo, darse las condiciones para que la sociedad pudiera asumir un nuevo estado multipolar. Aquí intervienen los mecanismos de modulación del recuerdo de lo traumático y la capacidad de “limpiar el disco duro” de la gran memoria nacional identificada y representada con la noción de “ESPAÑA”.

    Debemos comprender que Suárez, en este contexto y basándome en parte en el libro formidable de J. Cercas “Anatomía de un instante”, necesitó sacrificar a aquel que catalizó el cambio de un estado bipolar a uno multipolar, es decir, a sí mismo. Con la caída de Suárez se depura realmente al símbolo del régimen traumático anterior que él tan bien representaba habiendo sido Secretario General del Movimiento, nada menos. Esta dinámica no solo española, ha sido analizado por Hans Magnus Enzensberger en la figura de M. Gorbachov, por ejemplo.

    Por tanto, la ley general que parece darse es: los movimientos sociales y políticos que van de lo multipolar a lo bipolar y vuelta, son intentos de generar nuevas ordenaciones del “parlamento de funciones” sociales al darse, eso sí, una nueva condición traumática o de gran amenaza traumática como parece la actual. El problema es que no sabemos con precisión lo cerca o lejos que nos encontramos de un nuevo gran trauma. A mi juicio, nuestro deber como terapeutas, como médicos, es contribuir a reducir los mecanismos sociales que contribuyen a la radicalización bipolaroide. En otras palabras, a aumentar la capacidad de análisis de lo complejo.

  4. Magnifico comentario Paco y si, estoy de acuerdo en que Suarez fue la victima propiciatoria de lo traumático en España y curiosamente perdió la memoria con ese mal que se llama Alzheimer, a él que es fué la memoria de España. Una especie de Cristo me parece.

  5. “Se cambió de régimen porque una dictadura no era buena para los mercados”. Totalmente de acuerdo. Y un anhelo inconsciente de pertenecer a Europa, algo que de un modo u otro nos había sido arrebatado durante 35 años.

    También añadiría que la Democracia, como también lo fue la Guerra Civil, en términos ideológicos se “penso” y organizó en las grandes ciudades, ya que la mayoría de la gente estaba, jodida seguro, pero tremendamente despolitizada. Y eso también querría señalarlo: la Democracia nació de una casta que asumió el destino universal del pueblo. Derrumbaron un muro y hubo Derechos y Libertades, que no es poco; pero que transcurridos todos estos años se resquebraja porque la calidad de aquellos “ilustrados” ya no es comparable con lo que hay actualmente. Ha desaparecido. Hoy nuestros políticos o líderes sociales son demasiado mediocres.
    Y quizá, también, la realidad es mucho más compleja que hace 30 años desde un punto de vista social. Los paises libres son 100 veces más variados e inexcrutables que los atados.

    Me gustaría recomendar un libro de Gustavo Bueno llamado “El pensamiento Alicia”, escrito a los dos años más o menos de llegar el señor Zapatero a la Moncloa, en plena expansión económica.

    Mi opinión de los partidos políticos es la siguiente. Los partidos no sirven a la gente, sino que se sirven de ella. A base del halago, y del reconocimiento de derechos (que no materialización de los mismos), han logrado ideologeizar a la gran mayoría. Es casi imposible tener un debate con amigos sin caer que los mismos tópicos repetidos cien veces y difundidos a los 4 vientos por los medios de comunicación. Y aunque la realidad sea demoledora, la gente no puede, o no lo sufiente, cambiar de barrio o de ciudad política. Ni se lo cuestiona.

    Otra vez, enfermos de hiperrealidad, de lo que usted ya habló hace mucho. La sociedad percibe la Política a través de los medios de comunicación que enderezan y transmiten las grandes ideas, muchas de ellas mentiras como catedarales.

    Pero la realidad se impone. Siempre. Y con ella y, con individuos fiados y halagados, y no no demasiado preparados para el análisis de la misma puesto que se les ha dado filtrada, la frustración.

    La crisis, vaya.

    Saludos.

  6. Tengo una duda en donde encajan los muertos de la guerra que aun están no identificados en las cunetas. Quizás sea interesante que veamos por que esos “muertos” estan censurados o enterrados sin identificar.
    Me da la sensación de que hay algo ahí que observar. Y que puede decirnos algo sobre la reconciliación nacional y la situación actual.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s