Cumpleaños del blog y 1.000.000 de visitas


Como regalo a mis lectores subo aqui la segunda parte de mis posts publicados en este blog gracias a una herramienta interesante que se llama feedfabrik, una web donde puedes on-line convertir un blog en un libro en pdf que luego se puede compartir, como hago yo ahora, agradeciéndoos a todos vuestras visitas, comentarios y dedicación.

neurociencia (2ª época)

Anuncios

37 pensamientos en “Cumpleaños del blog y 1.000.000 de visitas

  1. Páginas virtuales que son continentes de realidad.
    Un blog puede ser importante para el autor pero la trascendencia se encuentra en la capacidad de recepción y en este caso no sólo ha habido capacidad sino calidad en forma de retroalimentación.

    Por todo ello Mis Felicitaciones porque detrás del trabajo bien hecho sólo puede haber entrega.

    María José Blanco

  2. Felicidades Sr Traver! No me canso de leer y releer algunos de sus posts; en especial aquellos relacionados con la conciencia o filosofía de la mente. Se le agradece el esfuerzo de compartir este conocimiento que es sin fines de lucro y al que muy pocos se han orientado aún. Enhorabuena!

  3. Excelente!!
    Mis sinceras felcitaciones, desde que empece a leer el blog me he acercado a temas muy interesantes y analisis muy oportunos. Sigue por favor con tan excelente labor!!

  4. Le mando un regalo, maestro.

    I

    Solaris.
    Solaris es un planeta que nació en 1962 de las palabras de Stanislav Lew. Solaris es un planeta-océano en el que la Humanidad lleva investigando un siglo sin saber muy bien como catalogarlo.
    Solaris tiene dos soles. Uno azul. Otro rojo. Las noches duran 4 horas. Pero lo que más nos llama la atención es que parece que viva. No al nivel de las tormentas o de las lluvias que por aquí conocemos, sino a un nivel psíquico, personal, vaya. Ahí arranca esta novela maravillosa que me he triturado en tres noches a la luz del pasillo de los hospitales.

    El agua de Solaris, por decirlo de algún modo, no es propiamente líquida. Se parece más bien a un potaje celular, biológico. Analizada, tiene lo mismo que nuestra agua. Es decir moléculas, átomos, electrones. Esas cosejas pequeñas. Pero no hace lo mismo. Es más: siempre está haciendo algo.

    Y qué hace, me dirán. Pues hace representaciones de las cosas. Con esa masa celular configura volúmenes de revolución, túneles, acantilados. Y, más, naves, utensilios, volantes… artefactos

    Eso nos lleva distrayendo, ya les digo, un siglo. Ha habido gente desesperada y aburrida que se ha lanzado desde la nave al mar para que de una vez por todas se lo tragara y así ver de qué manera era esta cosa. Solaris.

    En las investigaciones llevadas a cabo en los últimos 25 años, se ha llegado a la conclusión que Solaris es un planeta inteligente. Hay discusiones. Gente que opina que sí. Otros que no. Debates. Todos esos debates ocupan los cientos de volúmenes de la biblioteca inmensa de la Estación Espacial que orbita alrededor de Solaris y que lleva dentro a los tres únicos personajes del libro.

    Por momentos, yo también he estado con ellos mirando las ondulaciones del mar de cobre y aluminio por el ojo de buey de la ventana.

    La penúltima estrategia para hacer que esa cosa nos entienda ha sido radiar el encefalograma de uno de nosotros sobre sus aguas. Es decir, grabar con los electrodos el pulso de nuestro cerebro en reposo durante una jornada y luego transcribirlo a un puntero de rayos X, y soltarlo sobre las aguas. Ahí dejamos a estos tres personajes averiguando qué o no pasará.

    Lo que más nos cuesta es acostumbrarnos a la luz. Todas las ventanas tienen visillos, regularmente acondicionados a las oscilaciones del calendario. Y los soles no dan tregua. Hay una teoría que dice que es el propio planeta el que mueve, según su convenio, a los soles. Lo cual, contradice nuestra forma de ver el Universo. Es decir, los planetas orbitan sobre soles. Y no los soles sobre los planetas. Ahí estamos. Espachurrándonos el cerebro.

    Solaris sigue siendo un enigma. Incluso para nuestras mentes del siglo XXI.

    Luego seguiré desgranando este misterio.

    II

    Antes comenté que son tres los personajes, realmente. Quedémonos con esa palabreja: realmente. El segundo día después de haber llegado a la Estación Espacial, el protagonista tiene una visita inesperada. Dentro de su camarote atiborrado de instrumentos y abalorios de precisión aparece sentada la figura de una mujer. ¿Fantasmas?

    No sé.
    No sé yo lo que se le pasó a este hombre elemental y racionalista por su cerebro.

    Además no es una alucinación: este tío comprueba mediante diversos métodos, de sentido común principalmente, que le llevan a cerciorarse de que lo que vé delante tiene una presencia física, factual. Y, atención, cuando detrás de su suave melena, al descubrirse para mirarlo, aparece la carita bonita de su mujer.

    La echará de menos.

    Eso pensé yo.

    Lo realmente complejo es que su mujer llevaba diez años muerta.

    Solaris.

    Es importante que sepamos que en todo cuanto acontece está presente esa vaga y misteriosa fuerza del planeta. Así el autor nos lo tiene en cuenta y nos recuerda. Tras cada episodio humano, aparece el océano dibujando cosas o haciendo túneles bajo el atardecer. O, respirando. Buena aproximación.

    Cierta o no es una cuestión que cada uno debe ir concibiendo con su tino y su imaginación, porque el libro plantea el asunto de un modo abierto.

    Si mañana cogiera el libro y leyera algunas de las páginas que tengo señaladas, seguro que añadiría o quitaría algún matiz, alguna propiedad, otra perspectiva novedosa. Uno, que es perro viejo en estas estratagemas de amontonar renglones horizontales en cuartillas blancas, al escribir me refiero, ya se va dando cuenta que el misterio, el enigma de lo que se va a tratar es un buceo hacia nuestro cerebro. Y digo nuestro refiriéndome a cada lector. En este caso, yo mismo.

    Regresemos. Solaris.

    Solaris tiene polos, y hemisferios. Y tiene los movimientos de rotación, de translación y precesión. Tiene estaciones, claro no igual que nuestra Tierra. Debemos recordar que hay dos soles. Y no están exactamente a la misma distancia de la superficie del océano-planeta.

    Ahí les dejo con la intriga.

  5. Happy Blog, lo he copiado en mi disco, un buen trabajoaunque esté en la red nunca se sabe la utilización q le va a dar uno ni cuando.
    Saludos, hasta la leída en la red.

  6. Aprovecho el cumpleaños del blog para felicitar a su autor por tener el mejor blog sobre esta temática en español. Cuando lo descubrí a través de una usuaria del foro de psicología UNED, me gustó tanto que empecé a buscar en internet otros blogs como éste, creyendo, ingenuo de mí, que los encontraría. El caso es que no hay otros blogs como éste. Blogs de psicología hay muchos, pero blogs con artículos tan interesantes, tan extensos, tan trabajados, tan didácticos, tan amenos, tan bien escritos, en definitiva, tan generosos en todos los sentidos, yo sólo he encontrado éste. Y si conocéis otro que se le acerque a este en calidad, por favor, hacédmelo saber, que lo añadiré a los feeds.

  7. Mi más sincera enhorabuena al dr. por su trabajo de contarnos cosas maravillosas, y a los demás, por tener la suerte de leerle.
    Un abrazo

  8. Felicidades por este esfuerzo altruista que usted hace escribiendo acerca de muchos temas que siempre me han interesado al vivir el problema de la salud mental muy de cerca en mi familia y en mi misma.
    . Muchas gracias, al igual que Ivan yo tampoco me he encontrado ningún blog de un nivel tan alto relacionado con la psicología y la psiquiatría, de fuera de otros blogs y sus enlaces que usted también hace públicos en esta página. Gracias y a por los dos millones si usted tiene aún ganas y energía para compartir este espacio con gente tan profanas en estos temas como yo. Reitero mi agradecimiento.

  9. No sé qué opinará él, pero yo creo que el maestro Carmesí tiene la inmensa suerte de que, además de aportarnos mucho, lo hace precisamente sin mucho esfuerzo, como si la escritura brotara de él de un modo tan natural como aquél con que brota el agua de la fuente 🙂 Una inmensa suerte a celebrar por los seguidores, sí… Que las musas y los daimones o lo que fuere le inspiren por muchos años, y le sigan iluminando para canalizar su saber de este modo magistral y heterodoxo por muchos años, maestro. Un brindis 🙂

  10. Estoy totalmente de acuerdo con Ivan, también he buscado en muchas fuentes y me quedo con lo mejor que es este blog y sus participantes

  11. Dicen que Alfeo que era un rio se enamoró de una ninfa llamada Aretusa y que la diosa Artemisa celosa de ese amor les separó, el siguió vertiendo sus aguas en una isla del Peloponeso pero a ella se la llevó a la isla Ortygia en Siracusa, lo que no sabia Artemisa es que Alfeo se las arregló para mezclar sus aguas todas las noches con la ninfa convertida en fuente y asi siguen durante eones de tiempo.

  12. Querido Paco, muchas felicidades y muchísimas gracias por tu blog. Eres todo un referente. Me sumo al brindis… por ti!!

  13. Eso, me sumo a tantas y tantas felicitaciones y, sobre todo, a desearte que no pierdas jamás la inspiración, esa chispa que da vida a éste y otros blogs que construyes para nosotros. Gracias, Paco.
    Sigue, por favor, deleitándonos e instruyéndonos durante muchos años más. Que así sea!

  14. Como homenaje a su maestro: el psicoanálisis y la poesía.

    EL NIVEL DEL TIEMPO/ LA MÁQUINA DEL TIEMPO.

    Si pudiéramos volver atrás una tarde,
    solamente para sentir como sentíamos.
    Si pudiéramos recuperar la ventaja que la vida nos ha cobrado.

    Detrás de unos arbustos, detrás de alguna verja.
    De alguna ventana, de alguna almena.
    Allá a lo lejos, vueltos de este presente,
    premiados por el forcejeo y el impulso.

    Allí.
    Allí caminaría otra vez de nuevo en la media tarde de mi mente.
    Caminaría por ese parque
    y buscaría a las mujeres bellas que curaban mi ayuno en la duermevela.

    Las observaría.
    Las volvería a mirar.

    “La máquina del tiempo” en una tarde. Herbert G.Wells.

    Saltaría una valla,
    me tiraría al río verde y denso
    en la sombra de los chopos.
    Jugaría otra vez,
    infinitamente,
    al fútbol con mis amigos.

    Pondría a parir al Obispo,
    al Alcalde, a los Diputados.
    Visitaría mi casa.
    Les daría un beso a mis viejos.

    Y saldría otra vez corriendo hacia el parque.
    A fumar la media pava en el jardín de los embustes,
    de los principiantes de la vida,
    corriendo y saltando sobre la cuerda floja bien tensa.

    “Juventud, divino tesoro, te vas para no volver”.
    Ahora entiendo el arbitraje.

    “…. Te vas para no volver”.
    Y , sin embargo,
    estar siempre en nuestras promesas, decisiones, deseos,.
    En nuestras madejas, ejemplos o poblaciones.
    En nuestros inventos,
    en nuestros caudales,
    en nuestras sonrisas.

    En nuestra fianza al fin y al cabo.

    Piel abajo, noche arriba.

    Si pudiéramos volver atrás hacia una tarde
    como vivimos solo para sentir como sentimos,

    Y vivir dentro de esta piel, a la a vez,
    vieja y nueva,
    que ya no volveré a ver con estos ojos que hoy divisan.

    Vivir otra vez en el cobijo del suburbio individual
    entre las hormonas paganas y sagradas,

    Vivir desde aquél desarrollo personal
    que realmente fueron ml embustes
    y que ahora son nuestras joyas y calendarios
    “que a nadie pertenecen,”
    y que ni se compran ni se venden.

    Terciar. Modular.

    ¿Quién me aloja sino un verso de Borges o una sentencia de Adriano?

    Por aquellas me he visto en esa tarde,
    por un regalo del remolino del tiempo
    que juega al álgebra misteriosa de los enteros .

    Las del remedio a medias,
    las del corazón roto y entero.
    Y siempre tuve.
    Al menos en eso me bendijeron.

    Órdago a la grande:
    Quizás en los recuerdos se puede acabar una vida.

    Si pudiéramos volver atrás una tarde solamente
    para sentir como sentíamos….

    -Grande, Jose.
    -Nadie será hermoso sin su tarde.

    FIN.

  15. Esta mañana el gran periódico que un día fue El País, en un suelto pequeño perdido en su portada, titulaba: “Año 25 después de Borges”. Qué lindo, como que se me revolvieron las tripas. A la 4 en Radio Nacional de España, en el programa “Documentos”, homenajeaba también su ausencia: “Borges en su laberinto”. Cuando hablan de él yo también me siento halagado. Cuando se meten con él, me retuerzo de mala ostia. Cuando lo resumen en cualquiera de sus citas y lo acortan, pues lo mismo. Después de sus 86 en la Tierra, Borges le gustaría ser recordado, únicamente, por dos libros: Antología poética I y Antología poética II. No ocupan mucho. Así lo recuerdo.

    Gratitud. Esa es la palabra. Gratitud.

    “Cabalgamos a hombros de gigantes”. Eso era.

    Salud.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s