Alucinaciones psicóticas


Los que leyeron este post seguramente quedarian sorprendidos al conocer la investigación de Van Os donde ponia de relieve que las alucinaciones son mucho más frecuentes de lo que pensábamos. Pero en realidad lo trascendente de este trabajo no es tanto el llegar a este hallazgo -por asombroso que parezca- sino la hipótesis que plantea: que en realidad las psicosis y los fenomenos psicóticos no son entidades discontinuas sino que configuran una especie de continuum entre lo que consideramos normal y la patologia severa fundamentalmente psicótica.

En realidad el trabajo de campo realizado por Van Os estudia las alucinaciones en general en un totum revolutum donde se dan cita las alucinaciones visuales (que frecuentemente no son psicóticas) tal y como explicó Oliver Sacks en este otro post. Frecuentemente identificamos alucinación con psicosis sin caer en la cuenta de que existen ciertos desórdenes neurológicos que tienen esta característica alucinatoria, seguramente la patología más comun es la demencia por cuerpos de Lewy y las ya nombradas en el post anterior; alucinaciones musicales, sindrome de Charles Bonnet (síndromes ciertamente exóticos) pero también las alucinaciones que podemos observar en los estados de intoxicación o abstinencia por drogas.

En realidad lo que caracteriza las alucinaciones psicóticas es el canal sensorial que usan: el canal de la audición y dentro de él la presencia de voces y diálogos entre ellas y el sujeto. La mayor parte de las alucinaciones esquizofrénicas son auditivas, aunque pueden tambien observarse de forma recortada en otras psicosis, el trastorno bipolar o la paranoia. Por otra parte la psiquiatria francesa identificó una forma alucinatoria crónica donde habia un preservación total de la personalidad de tal modo que el sujeto no podia etiquetarse como esquizofrénico -a falta de otros síntomas-, los franceses les llamaron “psicosis alucinatoras crónicas” y pensaban que era una entidad autónoma de la esquizofrenia. Tambien se han descrito en el TEPT y en ciertos trastornos disociativos, dicho de otra manera alucinación no es sinónimo de psicosis ni mucho menos de esquizofrenia.

Más allá de eso, los niños son capaces de alucinar auditivamente en ciertos contextos de edad o situacionales como cuando construyen “el amigo fantasma” con el que mantienen conversaciones. Todo parece indicar que el pronóstico de este tipo de alucinaciones es benigno y que desaparecen con el tiempo sin dejar rastros. Ciertas personas excepcionales hablaban con su dopplegänger (o doble) o mantenian animadas conversaciones en clave mística o filosófica como Sócrates. San Ignacio de Loyola les llamaba “loquelae” y formaban parte de su experiencia ascética y teológica igual que Juana de Arco o Gandhi; a Santa Teresa de Avila se le presentaba Jesucristo crucificado continuamente uniendo estas visiones a alucinaciones cenestopáticas que las más de las veces daban con la santa por el suelo en un trasiego constante de forcejeos y tirones, la santa solia pedirle a Dios que dejara de privilegiarla con aquellos dones, con lo que podemos tener una evidencia de los tormentosas que dichas visiones podian llegar a ser “implicando al cuerpo aun harto” (sic).

Y aqui se encuentra de algun modo la dferencia entre lo patológico y lo fisiológico o normal: decimos que una alucinación es patológica cuando deja de ser una contemplación de algo que sucede como en una pelicula y se transforma en un tormento por su intensidad, frecuencia y sobre todo por el carácter mandatorio o impositivo de las voces o alucinaciones. Las alucinaciones de los esquizofrénicos son fundamentalmente acústicas, contienen órdenes, imprecaciones, gritos, insultos, comentarios humillantes o embarazosos, divulgan secretos del sujeto o arremeten contra él de forma continua y casi sádica.

El sujeto suele mantener conversaciones o musitaciones con ellas a las que siente realmente como voces procedentes del entorno exterior del mismo modo que oimos los sonidos de nuestro ambiente o los discursos de una radio. En ningún momento se atribuye la autoria de tales voces y las situa siempre fuera de él, aunque en ocasiones puede sentir que se forman en “su cabeza” y las oye como ecos de su pensamiento. En cualquier caso son siempre ajenas a él y en nada se parecen a esos diálogos o soliloquios que mantenemos con nosotros mismos cuando estamos preocupados por alguna cosa. Es muy posible que los esquizofrénicos hayan sustituido esa posibilidad (la de mantener diálogos internos) por la alucinación. Existen evidencias de que la alucinación sustituye de alguna forma a la imaginación normal pero se diferencia de ella en que la imaginación tiene una intención y puede ser dirigida a voluntad por parte del sujeto mientras que en la alucinación es paciente es absolutamente pasivo y es victima de esas voces que de forma implacable le perturban.

No cabe ninguna duda de que las alucinaciones auditivas que acabo de describir desde el punto de vista fenomenológico son patológicas y responden a ciertas disfunciones de las areas de emisión e interpretación del lenguaje-pensamiento, me refiero al area de Broca y Wernicke.

Una de las características del pensamiento normal es que nos sabemos autores del mismo, nuestros pensamientos nos pertenecen, con independencia de que alguna vez no aceptemos del todo que tal pensamiento es nuestro y tendamos a proyectarlo en otro. El pensamiento es una interiorización de nuestra capacidad de emitir sonidos y de simbolizar el mundo en forma de signos. Pensamiento y lenguaje son las dos caras de una misma moneda con una salvedad: los pensamientos pueden ser ocultados pero las palabras emitidas son conducta y sirven para comunicarse, o mostrarse al otro. Sin embargo pensamiento y lenguaje pueden ir disociados, esto es: podemos decir algo que en realidad no hemos pensando o decir todo lo contrario de lo que hemos pensado pero siempre el individuo conserva su certificado de autoria, sabemos lo que pensamos y sabemos lo que decimos con independencia de sus contradicciones o antagonismos.

Piera Aulagnier es una psiquiatra y psicoanalista de origen italiano que dejó escrito ciertas verdades sobre el fenómeno psicótico aportando ciertas claves para su mejor comprensión, lejos de los tópicos que la gente supone sobre ellos, son estos:

A -En el psicótico no hay negación de la realidad tomada como  generalidad o abstracción, hay un reconocimiento pragmático de la realidad. Lo que hace al fenómeno psicótico es la creación de un “terreno separado del modo común” (muchas veces el psicótico da cuenta de su registro de esa separación entre su percepción y la percepción “común”). La psicosis es un disenso perceptual.

B- El terreno psicótico afecta principalmente a cuatro factores: su cuerpo (esquema corporal -representación), sus afectos y deseos (devastados en mayor o menor medida según su historia y contexto social), el funcionamiento del fantaseo (el delirio y la alucinación remplazan la fantasía) y las relaciones con los objetos “delirantes” y sus propiedades.

C- En el psicótico el otro aparece como un registro de “puro mandato” de imprecación, ocurre un borramiento del deseo que es reemplazado por una intención abstracta, burocratizada. El otro es lo implacable.

¿Por qué?. Porqué desde el principio el otro significativo fue construido -por alguna falla en la relación sujeto y el otro-, como un lugar de ausencia de deseo o afecto manifiesto, o donde el deseo es simple expresión de odio. Esta construcción patológica de la dependencia recíproca temprana es devastadora del psiquismo. Se instala entonces un déficit radical para el intercambio afectivo, siendo este es el campo psíquico predisponente para la “creación” psicótica.

D- En el psicótico hay un “cosismo generalizado”, es decir una percepción de los demás (o de los objetos persecutorios) como entidades no animadas por el deseo sino por una intención potencialmente aniquiladora. El objeto es representado como cosa.

Las conclusiones de estas conceptualizaciones no se hacen esperar y son mi juicio las siguientes:

  • Existe una diferencia clara a veces y borrosa otras entre las alucinaciones psicóticas y las no psicóticas.
  • Existe en la psicosis una distancia en la toma de contacto con la mismidad de la que hablé en este post, lo que implica a su vez, una distancia inconmensurable con el otro y la empatia.
  • La hostilidad universal y lo demoníaco, asi como lo implacable pueden ser perturbaciones en el deseo indvidual que se ve condenado a las normas del perseguidor.
  • La alucinación sustituye al registro imaginario de la fantasia y las voces son el resultado de dificultades en el resgitro de la autoconciencia que favorece y propicia el diálogo interior.
  • El psicótico no sabe interpretar ni puede construir metáforas, el lenguaje cae sobre él como una piedra: todo parece indicar que lo vivido ha de insertarse en lo contextual para que tenga sentido, es precisamente este nivel de falta de contexto lo que faltaria en el psicótico.

¿Pero cómo se forma una alucinación, cual es su mecanismo? Es seguro que volveré sobre esta idea pero para eso el lector tendrá que leer la teoria de la descarga corolaria que es según creo- el mejor paradigma para entender los atajos que toman los fenómenos perceptuales (tambien los relacionados con el lenguaje) antes de que emerjan en la conciencia para servir al propósito de comunicar-se con el otro.

Bibliografía.-

Int J Psychophysiol. 2005 Nov-Dec;58(2-3):179-89. Epub 2005 Aug 31.

“Corollary discharge dysfunction in schizophrenia: can it explain auditory hallucinations?”


3 pensamientos en “Alucinaciones psicóticas

  1. Según mi experiencia psicótica las alucinaciones se crear al entrar en una “brecha de la realidad” donde no sabes diferenciar la realidad, lo que puede ser verdad de lo que puede ser mentira. Y entonces empiezas a inducirte las alucinaciones mediante las creencias que tienes en el momento, también empiezan los delirios de referencia que te pueden hacer creer en conspiraciones. Aunque es verdad que mi primera alucinación fue espontanea y sin causas aparentes y fue lo que hizo que luego vinieran todas las demás.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s