Dinámica de grupos e Internet


Una alianza es un pacto entre individuos, Estados u organizaciones que se hace para destruir la hegemonia de otro, una coalición es algo que se hace para relevar y crear algo nuevo de lo viejo.

(Dicho sistémico)

Joseph Pratt fue un internista que se dedicaba a la atención de personas de bajos recursos económicos y que observó que sus pacientes -mientras se encontraban en la sala de espera de su consulta- hablaban, interactuaban, intentaban ayudarse o simplemente intercambiaban información sobre sus patologia o su vida. Esta observación le llevó a plantearse si no convendria realizar estas interacciones de una forma programada y reglada.

Tal intervención tenia muchas ventajas: la principal de ellas fue abaratar los tratamientos que prestados individualmente consumian demasiados recursos de tiempo pero tambien utilizar los recursos cognitivos y emocionales de algunos para apoyar a otros y sobre todo intercambiar información sobre problemas usualmente psicosomáticos o con gran intervención de las emociones que pudieran beneficiarse de la narrativa individual.

Asi nació la terapia de grupo.

Que no debe confundirse con la dinámica de grupos. La terapia de grupo utiliza la dinámica de grupos para intentar mejorar la vida de los pacientes que acuden a ella, mientras que en un grupo cualquiera no existe esta finalidad. Sin embargo en todo grupo emerge una dinámica con independencia de su filiación o finalidad.

Y lo curioso es que en todos los grupos suele repetirse una dinámica similar. Una dinámica de flias y fobias.

En la institución psiquiátrica en que me formé en aquella época (años 70) se llevaba mucho la socioterapia, una reminiscencia del tratamiento moral de Pinel y Esquirol: se trataba de que la gente se relacionara en grupo con un lider y un co-terapeuta (usualmente de sexo contrario) que trataban de poner orden y concierto en unas intervenciones usualmente a gritos, reivindicaciones sobre la comida, los pases de salida o el reparto del tabaco. Unos se mostraban demasiado pasivos ante cualquier intervención y casi nunca intervenían mientras otros acaparaban con sus conductas histriónicas la atención de los coterapeutas . Lo cierto es que aquellas reuniones se convertian con frecuencia en una tortura para los residentes que como yo no entendiamos la finalidad de aquellas interacciones usualmente estériles.

Más tarde nos aplicamos en aprender teoria de grupos leyendo a Kurt Lewin y comenzamos a trabajar con pacientes externos y con patologías menos severas -neuróticos comunes- que nos enseñaron muchas cosas sobre el poder y la dominación en los grupos terapéuticos. Lo que suele pasar en estos entornos es que:

  • Todo el mundo se siente desatendido individualmente por el lider del grupo con el que quisieran tener una relación mucho más personal e íntima que la que se obtiene en un grupo.
  • Esta situación de contrariedad es frecuentemente compensada con alianzas extragrupales y movimientos emocionales de celos y de rabia.
  • Hay quien es elegido como chivo expiatorio del grupo y al que se dirigen todas las agresiones, usualmente el co-terapeuta (de sexo contrario) al del lider o a las personas mas débiles y con menos recursos de autodefensa.

Al principio aprendimos que los subgrupos que solían formarse fuera del espacio terapeutico de manera aparentemente informal debian de ser prohibidos a fin de evitar ciertas distorsiones hasta que aprendimos que era imposible de controlar. Las personas que se sienten damnificadas suelen organizarse en subgrupos a fin de obtener control y poder sobre sus relaciones en el grupo.

Asi fue como aprendimos que los grupos con independencia de su filiación y composición terminaban siempre configurando una división de roles que era poco más o menos ésta:

  • El lider es el que intenta mantener la neutralidad del grupo, propone tópicos para su discusión e interpreta la narrativa ajena de forma que pueda resulta útil para todos. Está emparejado con un co-terapeuta que suele ser de sexo opuesto y que es quien le releva en circunstancias dificiles o le apoya en sus “pájaras” o extravíos.
  • El co-terapeuta es casi siempre el destinatario de las iras de los miembros del grupo, si es mujer de las mujeres del grupo y si es hombre de los varones. El lider tiende a ser preservado por los miembros del grupo.
  • El portavoz es de los miembros del grupo aquel que tiene mas recursos verbales , lingüisticos o habilidades para llevar a cabo la reivindicación del grupo que no suele ser otra sino la de liquidar a alguien.
  • El chivo emisario es aquel que a veces sirve de distracción a los miembros del grupo para apaciguar sus iras, suele ser una persona débil y con necesidades de dependencia que es utilizada como mecanismo intermedio de la toma real del poder. Entendemos como la toma del poder o bien que el co-terapeuta desaparezca o bien que el lider se empareje con otra u otro.
  • El saboteador es aquel que se identifica con un rol destructivo de las inclinaciones del grupo por entender los vericuetos del poder y aprender algo realmente útil para sus vidas, suele utilizar la ironía y el sarcasmo para introducir elementos de ruptura de la jerarquía y suele boicotear el grupo desde el principio a veces con ausencias prolongadas cuando no de ácidas criticas dirigidas al lider (si es del mismo sexo) o al co- terapeuta. Es usual que el saboteador y el portavoz tengan un escarceo sexual o bien un amistad quasi revelada que naturalmente termina mal.
  • Los pasivos que son utilizados por distintas coaliciones para “hacer bulto” en las manifestaciones de descontento que periódicamente recorren los grupos. Algunos aunque pasivos suelen mantenerse al margen hasta que no tienen más remedio que manifestarse, en ellos se encuentra el germen de la resistencia del grupo a su propia extinción y suelen ser los que lo prolongan a veces adoptando el rol de portavoces.
  • Los ingenuos son un subgrupo de los anteriores, casi siempre andan despistados de las guerras por el poder y son por eso poco fiables en sus alianzas que suelen ser tórpidas y lunáticas modificando sus puntos de vista de un dia para otro.
  • Los mediadores, son los que intentan constantemente poner paz pero se encuentran secretamente alineados con la oposición puesto que ellos tambien se sienten desatendidos aunque disimulan mejor.

La mayor parte de los grupos son abiertos: significa que entran y salen constantemente nuevos elementos. Los nuevos suelen comportarse como pasivos hasta que aprenden las reglas de funcionamiento del grupo y se alinean o bien con el portavoz o bien con el lider. Sin embargo como el rol de portavoz está cargado de odio lo más frecuente es que distintos elementos del grupo vayan asumiendo ese rol debido a los abandonos periódicos que son de esperar en determinados roles.

Los saboteadores suelen ser los primeros en abandonar el grupo pues saboteo es abandonar el grupo sin dar explicaciones o bien forzando a través de una salida de tono que alguien pida su abandono.

Otra forma sutil de sabotear un grupo es acaparar la atencion de todo el mundo forzando la locuacidad o la narrativa individual. Estas personas suelen obetener simpatias al principio -por los pasivos y los ingenuos- pero resultan cargantes con el tiempo hasta para ellos, el resultado es un ninguneo del grupo que refuerza la idea persecutoria que algunas personas tienen sobre sí mismos: suelen abandonar el grupo por despecho sin que de tiempo a que puedan reconsiderar su actitud o aprender algo sobre sí mismos.

Un grupo debe estar formado por un maximo de 8-10 personas y un máximo de 20 a fin de asegurar la interacción eficiente, tampoco hay plazo de finalización puesto que como he dicho antes los grupos suelen utilizarse por los individuos como de “usar y tirar”, entrando y saliendo del mismo según el rol que hayan elegido en su identificación.

Hay algunas excepciones a este diseño: uno es el entorno laboral, otro el familiar. En ambos uno no puede irse, sabotearlo continuamente o abandonarlo. No hay más remedio que adaptarse, es por eso por lo que cada vez más se echa mano de la terapia familiar o los grupos Balint en el trabajo para airear los trapos sucios. Más recientemente  se han puesto a punto terapias que no están relacionadas con la narrativa como sucede con la meditación en grupo o el mindfullnes, que prescinden de la palabra y consiguen eludir en gran parte esa siniestra repetición que solíamos ver en nuestros grupos de pacientes de “cuandoentonces” cuando aun creiamos que “hablando se entiende la gente”.

En Internet no podemos relacionarnos e interactuar con los demás meditando y cuando se forma un grupo o un foro tendemos a repetir el diseño viejo de los grupos que ya describieran los clásicos, es como si no hubiéramos aprendido nada -no ya de nosotros mismos- sino del entorno. Internet no permite ciertos portazos, berrinches, demandas, exigencias, pataleos o “homicidios virtuales” (borrar o bannear) que son frecuentes en nuestra vida normal, es necesario, si queremos que Internet nos cambie el cerebro que seamos capaces de aprender el decálogo (los 10 mandamientos)  de un comportamiento adecuado y eficiente de la red.

De hecho se han descrito fenómenos tipicos en Red como el flaming que tienen mucho que ver con la dinámica de grupo en un entorno de desaferentización cortical, es decir de un fenómeno de desinhibición causada por el anonimato o bien por carecer de información perceptual sobre nuestro interlocutor.

Pero eso tendrá que esperar a otro post.

23 pensamientos en “Dinámica de grupos e Internet

  1. Ya sabe que personalmente suelo comparar el fenómeno redes sociales con el del guateque (p.e. el de Peter Sellers) donde uno vaga por aquí y por allá por la casa, con su vaso en la mano, y se acerca a “corrillos” en los que –en función del interés personal por el tema, desde las mascotas a la patafísica- se queda o se aleja con más o menos disimulo.
    Creo que incluso los maestros de cualquier tipo (desde secundaria a danza del vientre), sabe en efecto que en todo grupo de sapiens se conforma casi por arte de magia ese arquetipo grupal donde siempre está el más listo, la más guapa, el más chistoso… o el lider de todos ellos en torno al cual giran -como tan acertadamente apunta usted- las actitudes ya sea miméticas o admirativas, ya sea de modo transparente o subrepticio, pero en todo caso susceptibles de provocar, en quienes los tengan en germen, actitudes de rencilla, desplazamiento o exclusividad de la atención de ese lider. Como usted dice, es “como si” aplicáramos siempre los mismos patrones. Sus descripciones me han parecido fantásticas, en cuanto saboteadores y portavoces y, sobre todo, de co-terapeutas o chivos expiatorios como destinatarios de iras que provienen seguramente más de negatividades proyectadas que del campo de lo argumental (aunque siempre se racionalicen a gusto del sufridor/a de turno).
    Es divertido y asombroso el modo en que esas actitudes se han ido extrapolando gradualmente también a lo virtual. De hecho, las redes grupales sociales parecerían reflejar, aunque en otro plano, casi fractalmente, exactamente esas mismas primigenias emociones que en lo real. Esas inercias emocionales parecen yacer siempre más o menos zombis ahí en el fondo (envidia, celos, ambición, timidez) apareciendo en cuanto se rasca un poco la convivencia de cualquier tipo.
    Puede uno considerarse afortunado, en cambio, cuando tiene ocasión de vivir en propia carne cómo la clave de la autenticidad nos lleva a conocer a otros seres con los que acaban germinando vínculos únicos en su especie.
    Felicidades en fín por el estupendo post… voy pensando alguno de esos mandamientos del decálogo 🙂

  2. Fantástico. Me he sorprendido mucho con esta entrada. Estuve años trabajando con grupos, en este caso de jugadores, y los descrito por usted se cumple fielmente hasta el infinito. Y creo que la cuestión del poder es crítica. Una de las cosas que aprendí es que poder , lo que se dice poder, no tenía ninguno. Se daban relaciones fuera del contexto grupal frecuentemente, y de todo tipo, y no tuve la ingenuidad (en mi opinión) de tratar de prohibirlas. Supongo que era una manera de no perder el poder. Esa ingenuidad no, aunque tuve otras muchas. Con el tiempo acabé comprendiendo un par de cositas, entre ellas que el grupo tenía que ser muy dinámico, y en ese sentido no debía de llegar el momento en que las personas que acudían a él se sintieran identificadas, adquirieran una identidad de “no jugadores”, puesto que al final venía a ser lo mismo que el tener la de “jugadores”. En definitiva, un tema delicado e interesantísimo. Me gustaría mucho conocer su opinión al respecto de las asociaciones y grupos de jugadores anónimos típicos, al estilo de AA.
    Un saludo y muchas gracias.

  3. Pingback: Dinámica de grupos e Internet | Noticias - d2.com.es

  4. Bueno Jesus en los grupos que nombras (AA por ejemplo) se trata de grupos de autoyuda donde de manera fundacional se prescinde del lider al menos del lider profesional. Ellos están convencidos de que “solo puede ayudarme quien está o ha estado en mi posición. Lo que sucede en estos grupos es que todos se convierten en una especie de perseguidores-salvadores. Son persegudiores en tanto en cuanto vigilan y acechan la recaida y son salvadores en cuanto la recaida ya se ha producido para volver a llevar al caido al redil. En realidad se trata de un juego sin fin puesto que nadie puede salirse de ese rol puesto que incluso la curación es definida como imposible (el alcoholico es para siempre). Lo cierto es que el éxito de este tipo de grupos está relacionado con el hecho de que los adictos en una gran mayoria saben jugar perfectamente este rol y se adaptan a ese arquetipo como nadie.
    Al redimir al otro me redimo yo con lo que siempre es necesario un otro para redimir. Se trata de grupos autofágicos que se alimentan a si mismos de su propia ideología lo cual no significa que no sean eficientes.

  5. Ok. En mi anterior mensaje quise decir que NO cometí la ingenuidad de tratar de prohibir las relaciones fuera del grupo puesto que tenía muy claro que no tenía ningún poder, y que la gente acaba haciendo lo que le da la gana. También quería decir que el tratar de prohibirlas me parece que era un intento de no perder el poder que se cree tener, y por eso supongo que no pudieron, porque a ese nivel no se tiene.
    En cuanto a lo de AA, siempre tuve la impresión de que el coste de esa eficiencia era indeterminado. Quiero decir, que los cambios en las dinámicas familiares eran brutales, precisamamente porque cambiaba el juego de poder. De repente una serie de personajes en la familia estaban legitimados para actuar de formas que hasta ese momento nunca se habían permitido. También me parece que en muchos casos se generaba una dinámica absolutamente perversa. Desde luego había gente que se “recuperaba” pero los costes de aquello…..no lo se, simplente creo que de ser pareja se pasaba, por años y años, a ser hijo, y de ser padre a ser hijo, y asi hasta el infinito…..TAmbién en esta cuestión me gustaría mucho conocer su opinión. Le agradezco su atención.

  6. Si, todos esos movimientos de rol han sido bien descritos por la teroia sistemica, no solo se trata de dejar de beber sino de arreglar las relaciones que dependen precisamente de la bebida.

  7. Me faltan unos cuantos que seguro los tendrá etiquetados como subgrupos; un cuadro sinóptico pienso que permitiría una visión más clara de lo que usted expone magistralmente.
    Este subgrupo que no soporto se les conoce vulgarmente como suelen caer bien a primera vista, confraternizan con todo el mundo… sin establecer diferencias, de ahí el apelativo; cuando pasan a la siguiente fase en la que ya tienen un conocimiento más amplio de la persona y se dan cuenta de que a pesar del esfuerzo desplegado no empatizan- incentivo necesario y lógico-, lejos de desistir y tomar las de Villadiego, lo apuñalan en la sombra con la misma saña que apuñalaron a César – vease la excelente pintura Los Idus de Marzo-.

    Muchas gracias por el post.

  8. desde mi procaz ignorantia de Rpato1 de psiquiatría, pregunto a medio camino entre la fascinación y la sialorrea: ¿alguien se ha molestado en escribir acerca de la existencia de estos patrones en las sociedades en su conjunto y le ha dado una lectura sociologico-politico-loquesea? ¿si es así, quién es y dónde se le lee?

    desde una guardia en los restos del antiguo manicomio de santa Ysabel, reverencia.

  9. Los grupos y la sociedades no son superponibles adrastea. Los grupos son bastante lineales mientras que lo social implica la superposicion de varios planos conetxtuales y por tanto está presidida por la complejidad. ¿Donde está el antigo manicomio Santa Isabel?

  10. Como siempre, interesantisímo. Da mucho que reflexionar acerca de la pertinencia de los recursos psicoterapeuticos actuales, y sobre la imposibilidad de pretender purismos en las formas de enfrentar los problemas humanos.

  11. precisamente porque la sociedad está presidida por la complejidad sería másquegenial que alguien fuera capaz de encontrar tales patrones o quizá de comprobar que no se producen. entiendo entonces que nadie ha escrito al respecto o que su defecto si se ha hecho el resultado ha sido una chusta? de ser lo segundo, algún nombre? (si mis pacientes fuman colillas por qué yo no…)

    bytheway, el antiguo manicomio digievolucionó al instituto psiquiátrico josé germain (llamándoos locos desde 1851), en el sur de madrid, cubriendo el área de leganés y fuenlabrada, donde anda la menda molestando comenzando la residencia.

    en todo caso, reverencia profunda, y antes (¡!) de todo, maria teresa, enhorabuena por tu programa (o equivalente).

    razzias.

  12. veo que me excedo en los retruécanos. “antes de todo, maria teresa, enhorabuena por tu programa” era un cliché-que-ya-llega-a-frase-hecha de las llamadas telefónicas que entraban en los programas para marujas, cuyo universal mascarón de proa siempre fue maria teresa campos. resumiendo, era una forma jovial y campechana de decir “el blog mola” sin entrar en el peloteo sonrojante.

    (molar sí está claro lo que significa, ¿no?)

  13. Apuntada la recomendación. Espero no empaparme demasiado del tema porque si no luego a la mejor me imposibilito en mis relaciones con mis grupos de amigos. Pienso que toda célula social o microtejido (no sé como expresar ello), se comporta en similares términos que el grupo de terapia. Igual hay que dejarse llevar un poco por el grupo, dejar de ser uno mismo, por lo menos en breves momentos, para regresar más satisfecho a sí.

    Saludos y gracias por tomarnos en cuenta.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s