Dualidad y polaridad en la mente


La mania es una defensa contra la depresión

Karl Abraham

El dia en que Lucy decidió ponerle nombre a aquella sensación que la embargaba desde la muerte de su hijo, sin saberlo, transformó el mundo.

Hasta aquel momento las emociones protohumanas carecian de nombre y Lucy habia sido además muy cauta en este sentido debido al desprecio con que Gorj y los repudiadores vigilaban aquella manía de Lucy de ponerle nombres a las cosas.

Para ellos todo era “Goy”, una especie de jolgorio compartido por el clan cuando cazaban alguna buena pieza, la carne era Goy y la fiesta que se desarrollaba a su causa era Goy, el baile era Goy y la saciedad tambien lo era, el hambre y el dolor carecian de nombre, no eran nada.

Pero Lucy pasó muy mala época después de que su hijo recién nacido muriera partiendo hacia algún lugar que con toda seguridad albergaba a los espiritus de los difuntos, un lugar que como el humo debia seguir la dirección del cielo. Lucy perdió el apetito y se encontraba en un estado que no era Goy y que determinó que era su opuesto , fue asi que decidió bautizar aquello como Das y lo pensó como el contario de Goy, como el dia y la oscuridad, como ella misma y Gorj.

Desde entonces Das y Goy son emociones opuestas.

Y los opuestos conformaron una partición del mundo que llamamos dualidad.

Una vez establecida e incorporada al acervo cognitivo de los humanos la dualidad mostró sus aristas. El mundo podia ser dividido entre la noche y el dia, el calor y el frío, el hombre y la mujer, lo comestible de lo venenoso proporcionando a los humanos un nuevo tampón de seguridad cognitivo para orientarse en un mundo en el que sus sentidos no parecian estar bien diseñados para la supervivencia; la vista, la fuerza, la velocidad, el olfato o el oido de los humanos no parecian poder competir con las habilidades de las fieras que compartian su entorno. A cambio los humanos tenian las palabras.

Gorj y los repudiadores no las tenian todas consigo porque suponian que la nueva palabra no traeria nada bueno, suponian con razón que el dia y la noche eran tambien opuestos y se sucedian el uno al otro, discurrian que al sucederse uno al otro, el dia engendraba la noche y viceversa, eran pues la misma cosa, ¿para qué nombrarlos con gorjeos dieferentes?

Los defensores de las palabras creian tambien con razón que nuestra mente con palabras enriquecería el mundo junto con prestaciones extraordinarias procedentes del lenguaje: la capacidad digital de nombrar y conceptualizar  las cosas instituyó fundacionalmente lo humano tal y como lo conocemos hoy aunque a cambio nos impuso uno de los lastres más importantes con los que tendria que lidiar nuestra especie: la división del mundo en dos partes, la emergencia de la dualidad amplificada por signos consensuados y arbitrarios.

Para casi todos los investigadores y genetistas que conozco las enfermedades mentales humanas proceden de esa división del mundo que transcurrió paralela a la adquisición del lenguaje  y a la hominización, para algunos es el lenguaje a donde hay que ir a buscar el gen responsable de la esquizofrenia o de la psicosis en general, quizá lo que nos convirtió en parlantes es lo mismo que nos hizo tan vulnerables a la fragmentación mental que encontramos en las psicosis.

Pero son pocos aun los investigadores que proponen no al lenguaje sino a la dualidad conceptual (algo preverbal que existía antes del lenguaje hablado) como responsable de tal vulnerabilidad. Tal  y como Francisco Rubia propone en este post existen puntos de encuentro entre el pensamiento esquizofrénico y las ideologias que son precisamente los sistemas de creencias que se nutren de la división del mundo entre puntos de vista equivocados y puntos de vista acertados. Propone Rubia que los opuestos son en realidad un subproducto de la mania categorial del lenguaje aunque yo discrepo de este punto de vista: creo que los opuestos son en gran parte preverbales aunque es cierto que el lenguaje amplifica las diferencias dando a entender que los opuestos son contrarios, ¿no existiria el dia y la noche aunque no pudiéramos nombrarlos y seguiriamos durmiendo de noche? ¿no existirian machos y hembras sin que pudieramos apresar sus diferencias o nombrarlas y seguiriamos copulando?:

Otra cosa son los adjetivos o conceptos que conllevan opiniones de valor, gordo-flaco, grande-pequeño, etc, todo parece indicar que algunos de estos adjetivos se encuentran cargados de connotaciones de valor destinadas a establecer comparaciones y categorias indeseables, en cierto sentido alto y bajo son opuestos definidos por la realidad solo que el  lenguaje se infiltró en este concepto para privilegiar lo alto sobre lo bajo (aunque en realidad los latinos solo tenian una palabra para designar la altura), lo mismo sucede con la palabra griega “daimon” que puede traducirse como duende o inspiración aunque tambien puede disociarse en dos mitades, angel o demonio.

El problema con los demonios, con la maldad, con lo perturbador, con la Das de Lucy es que habia que encontrar algun lugar donde esconderla, donde ocultarla o inactivarla dado que se trataba de afectos o experiencias desagradables, infiltradas de dolor o de displacer, ese lugar se llamó inconsciente, otras veces infierno. El cerebro humano orientado hacia la consecución de placer a partir de un sistema dopaminérgico a medio hacer y abierto a las novedades encontró pronto una funcionalidad con respecto a  las aversiones: la dopamina ya no servía sólo para aproximarse al placer sino también para evitar el dolor, del mismo modo otros sistemas como el de la oxitocina -responsable del apego- sirvió para reforzar nuestra tendencia al rechazo. También la serotonina -la hormona de la saciedad- moduladora de la impulsividad se unió pronto al festín de la dualidad sirviendo tanto para un roto como para un descosido.

Pero para el humano placer y dolor seguian siendo opuestos aunque su sistema dopaminérgico los tratara “como si” fueran la misma cosa, en realidad eran la misma cosa cuando andaban de la mano y aprendían juntos en pandilla de neuronas.

A partir de ese momento la mente humana tuvo que inventarse nuevas formas de lidiar con los problemas que planteaba la dualidad, ¿qué hacer con aquello rechazado que emergía de vez en cuando y amenazaba nuestro bienestar?

Fue precisamente Lucy la que inventó un sistema para enfrentar el dolor. Este sistema se llamó disociación y consistía en separar en la mente lo que anteriormente estuvo unido tanto en la realidad como en los circuitos  del cerebro. La pena y la alegría son emociones de muy alto valor adaptativo, habian sido seleccionadas positivamente por la Evolución para garantizar tanto el refuerzo del sistema (alegria) y poder perseguirlo repetidamente como el reconocimiento de algo que se perdió definitivamente (pena) y abandonarlo dejando al sistema libre para perseguir otros estímulos. Ambas emociones son igualmente necesarias para que los humanos desarrollaran un conocimiento estratégico y operativo acerca de su entorno y encontraran la motivación para buscar o eludir determinados estimulos necesarios para la vida tanto propia como de la descendencia o del clan.

Pero una vez inventada la disociación surgieron nuevos problemas puesto que la representación disociada de la realidad es una irrealidad. Nuestro mapa del mundo volvió a tambalearse a través de la manía de separar en opuestos o contrarios lo que es parte de una única totalidad.

La siguiente estrategia derivaba del uso de la disociación y se llama polaridad: si dos emociones opuestas pero complementarias entre sí como la alegría y la pena están muy alejadas la una de la otra no podrán experimentarse nunca a la vez sino secuencialmente, ahora una y después la otra en forma cíclica o rítmica. En realidad esta estrategia puede parecer muy adaptativa pues lo lógico es pensar que no se puede estar alegre y triste al mismo tiempo, hay un tiempo para la alegría y un tiempo para la pena. Lucy comprendió esta posibilidad muy pronto, fue mientras estuvo con su Das que aconteció una gran alegria en el clan debido a la captura de una buena cantidad de carne que les permitiría sobrevivir al duro invierno con creces. Contagiada por la alegria (Goy) de la tribu ella misma salió espontáneamente de su pena al combinar el Goy comunal con su Das particular. Lucy pudo abandonar su duelo (asi se llama la Das cuando se ha perdido algo querido) precisamente al contagiarse de la alegria colectiva que les embargó durante dias, asi recobró Lucy su eutimia.

Lo hizo recombinando o reintegrando su Das con su Goy.

Das y Goy dejaron de ser opuestos y se convirtieron en humor normal, Lucy volvió  a ser la persona que fue antes de su perdida y recobró el apetito.

Polaridad y dualidad son pues dos conceptos bien distintos y que dan lugar a patologías mentales diferentes, en el primer caso el más conocido ejemplo es el trastorno bipolar, en el segundo caso la esquizofrenia.

Tal y como puede leerse en este post existe una diferencia entre dualidad y polaridad:

La diferencia entre dualismo y polaridad es que el dualismo ve únicamente opuestos irreconciliables desemboca en evaluaciones cubiertas de prejuicios y decisiones que reducen el mundo a opuestos igualmente irreductibles; la polaridad nace de la unidad e incluye los conceptos de la totalidad: los polos son complementarios entre sí, están indisolublemente involucrados el uno con el otro, como los polos positivo y negativo de un imán, que se implican el uno al otro y no pueden separarse.
Lama Anargarika govinda

Pero para que ambas emociones se puedan integrar o recombinar  es necesario que la una no reniegue de la otra, es necesario que ni Gorj ni los repudiadores ganen esa batalla que se libra en la mente individual. Rebobinando el cuento de Lucy podemos observar que los partidarios de las palabras poseian una ventaja sobre sus oponentes: tenian un mejor y más detallado mapa del mundo, eran sin embargo más vulnerables a los enredos y sobreentendidos de los conceptos. Los repudiadores sin embargo poseian una mayor resistencia a estos enredos precisamente por su negativa a oponer conceptos negativos a otros que en positivo suponian ventajas para la supervivencia del clan. La tristeza era un innombrable para Gorj lo que le hacia muy vulnerable a no desapegarse de aquello que le ofrecia protección o seguridad pero le protegía de la depresión. Es evidente que Gorj aprendía más lentamente que Lucy y  es por eso que el linaje de Lucy tiene más prestaciones que el linaje  de los repudiadores aunque en el Sapiens de hoy existen nuevas conceptualizaciones para escindir y nuevas polaridades que atender. Con todo es seguramente la polaridad pena-alegria la polaridad que se ha quedado a vivir con nosotros en forma de patologia mental, aunque no podemos olvidar otras polaridades que conviven con nosotros: miedo-alegria, pena-hiperactividad u obsesión-compulsión.

Lo que sucede en el trastorno bipolar es que las neuronas que procesan la alegria y las neuronas que procesan la pena no se hablan entre sí. Unas aprendieron la alegria en un momento y otras la pena en otro momento bien distinto, pero no llegaron a aprender que combinando los esfuerzos de unas y otras podian neutralizar los efectos tóxicos de cada una de ellas trabajando individualmente: no aprendieron contingencias.

En realidad lo que aprendieron fue a evitar los efectos desagradables de los afectos negativos, asi aprendieron que a través de la alegria podian neutralizar los efectos de la pena, antes de que la pena pudiera finalizar su trabajo de señalización de una pérdida.

Y lo que hicieron fue alejar cada vez más los dos polos de un imán prodigioso impidiendo la circulacion de flujos entre ellos, como un chiclé o un péndulo con un periodo y amplitud demasiado largo. Lo que sucede entonces es que a cada episodio se sucede inevitablemente otro de caracter opuesto, casi de modo predecible, sabemos hoy que el trastorno bipolar se caracteriza precisamente por esa oscilación de la pena a la alegria sin que podamos determinar cuando y cómo será el proximo episodio.

Para nosotros los occidentales sin embargo, acostumbrados como estamos al pensamiento categorial (sean o no opuestos) nos resulta dificil entender la forma en que se relacionan los opuestos como la alegria y la pena. ¿Como interactuan unas emociones con sus opuestas?

Hay dos formas de imaginarlas y las dos son falsas, la primera es “una después de la otra”, es decir la forma secuencial. La segunda forma de imaginarnoslo es “o una o la otra”, es decir la alegria colapsaria la pena o viceversa.

Lo cierto es que ninguna de estas formas de pensar refleja  de modo convincente lo que sucede en la realidad: la alegria no neutraliza la pena del mismo modo que el frio neutraliza el calor o el azucar lo amargo del café, tampoco colapsa la posibilidad de sentir pena, antes al contrario en la alegría está el germen de la pena, su momento energético esta vez si, colapsado pero con la posibilidad de expansión-contracción.La alegria y la pena (la vida y la muerte, el placer y el dolor) son los dos polos de una misma realidad: los planes de la vida y la alternancia de los arquetipos de la destrucción y la reparación.

Hay en la alegría un rastro de pena, todos ustedes pueden experimentar esta dulce y sosegada emoción alguna vez.

Lo que parece que sucede es más bien una relación de retroalimentación y más allá de eso una realimentación con reentrada por decirlo en terminologia neurocibernetica. El verbo mas utilizado en la MTC (medicina tradicional china) es que una emoción “controla” o “nutre” a la otra. En este caso la alegría controlaria a la pena.

¿Pero que significa controlar?

Controlar significa inhibir, poner limites, en este sentido la alegría inhibiría o limitaría la expresión de la pena que a su vez inhibiría o limitaría la expresión de la rabia. Estos circuitos no son simples circuitos de realimentación sino que precisan de conexiones suplementarias o de reentrada procedentes del medio tanto externo como interno.

Estas reentradas son hiperconexiones neuronales transversales que se forman a través de las significaciones y la mentalizacion del sentido que realiza constantemente nuestra mente y que se imprime en el cerebro en forma de nuevas conexiones. Son precisamente estas conexiones las que se encuentran inhábiles o averiadas en el trastorno bipolar.

El tratamiento de este trastorno es pues dedicarse a generar estas reentradas partiendo de la neuroplasticidad, nuestra gran aliada: integrar en lugar de disociar.


Anuncios

10 pensamientos en “Dualidad y polaridad en la mente

  1. Leyendo su post me da por pensar que no es lo mismo un péndulo con vaivén cíclico, monótono, repetitivo, que el péndulo que oscila lenta pero inexorablemente, creando a la larga un dibujo tipo atractor de Lorenz. Hay como un plus entre el simplón círculo y la espiral, forma de formas donde las haya.
    La riqueza de sus cocktails de ideas es siempre embriagadora. Me quedo con la idea esencial de las muñecas rusas, de la integración de opuestos, tantas veces y tan bien expuesto siempre por su genialidad.
    Aplausos hasta quemarme las manos y de paso un brindis por Lucy 🙂

  2. Muy interesante y clara la manera de explicar la diferencia entre disociar y polarizar.

    Al leer este artículo a la luz de los nuevos avances en neurociencias, pienso en la genialidad de Melanie Klein, que, careciendo de los recursos y bibliografías actuales, tan sólo con su magnífica intuición y su sabiduría, nos habló, desde mediados del siglo XX des posiciones esquizo-paranoide y depresiva. La primera divide los afectos y se vuelve persecutoria, la segunda integra, pero quedan los elementos depresivos como una manera de asumir las emociones no fácilmente toleradas.

    Gracias Paco por “integrar” pasado y presente.

  3. Si, las teorizaciones de Melanie Klein vienen al hilo de lo que digo, solo que ella presupone que el bebé pasa realmente por estas fases clinicas induciendo a un error epistemologico, el niño no está esquizo o depremido sino que ha de lidiar con pulsiones destructivas y repararlas al mismo tiempo.

  4. “Pra fazer um samba de beleza é preciso um bocado de tristeza, senao nao se fas o samba, nao” (Vinicius de Morais)

    La integración debe de ser un lugar en el continuum que va de unos opuestos a otros, deseable y soñado, que se crea en el camino que conduce a él. También creer y crear esconden integraciones en las palabras con que se nombran.

    Un afectuoso saludo

  5. Por cierto, que tanto su cita introductoria de Abraham como la referencia al péndulo como controlador de la emoción opuesta, me recuerdan otra famosa cita de Blake: “Risa excesiva, profunda tristeza”. Cuánto sabían los gnósticos también… 🙂

  6. Dije esto:
    Hay en la alegría un rastro de pena, todos ustedes pueden experimentar esta dulce y sosegada emoción alguna vez.
    Blake tenia razón por no recordar aquellas borracheras que acababan siempre en drama de lagrimas.

  7. Hola Paco!.
    Impresionante tu post!. Me he dado cuenta leyéndolo que todo lo que he leído de Krishnamurti, A. De Mello y Filosofía Budista tiene una explicación neurocientífica. Sin palabras!. 🙂

    ¿Qué medidas terapéuticas de neuroplasticidad se utilizan para integrar las neuronas q procesan la alegría y las neuronas q procesan la pena, en los enfermos con Transtorno Bipolar y con esquizofrenia?

    Tu post me ha recordado a la novela “El extraño caso del Dr Jekyll y Mr Hyde” de R.B. Stevenson

    Me ha gustado mucho esta frase: “la representanción disociada de la realidad es una irrealidad”. Y me ha recordado a esta otra: “Sub Ek” . Que quiere decir: Todo es Uno.

    • Bueno, la disociación es un mecanismo que nos viene de serie y que está programado por la evolución para procurarnos analgesia y anestesia en momentos difíciles. No tiene nada que ver con eso que se llama dualidad, que también nos viene de serie porque albergamos dos hemisferios, es decir somos asimétricos y lo que nos hizo más asimétricos fue la adquisición del lenguaje. El lenguaje terminó por escindirnos puesto que es categorial y divide al mundo en dos.

  8. Pingback: Duelo dual | Un Bosque Interior

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s