¿Qué cambia en los cambios?


Fotograma de Amarcord de Fellini

Procedo de una familia de pequeños propietarios rurales y como es natural mi infancia transcurrió en un autobús que transitaba el camino entre mi pueblo y la ciudad donde cursé mis estudios de Bachiler. Recuerdo que en mi pueblo, en aquella época las puertas de las casas estaban siempre abiertas. La casa de mi abuela era un desfile de personas que venian a pagar o a “pedir el agua” puesto que mi familia tenia un pozo de regadío y se dedicaba a abastecer de agua a los campos colindantes.

Recuerdo dos puertas, una de verano con cristales y otra, de hermética mobila de invierno, pero siempre estaban abiertas y los visitantes podian interrumpir una comida o una cena, lo natural entonces era que la gente se te metiera hasta en la sopa como diriamos hoy.

– “Ave maria purisima”, solian declamar en el umbral de la puerta.

– “Sin pecado concebida” solia contestar mi abuela trajinando siempre de pie como la señora de Amarcord que no se sentaba ni para comer.

Y cuento todo esto para comparar aquella situación con la actual y poder explicar como cambiamos y por qué.

Hoy, aquella costumbre se nos antoja anticuada y sobre todo intrusiva, piense usted en que nadie con sentido común hoy visita a nadie sin anunciarse, el telefono hace de filtro previo a cualquier encuentro y ya no es de buena educación presentarse en casa de alguien de improviso. Hasta el punto de que esta costumbre ha cambiado nuestras vidas y nuestros modos, es inadmisible que alguien llame el timbre de nuestra puerta mientras hacemos la siesta, lo mismo sucede con el teléfono.

Lo que ha cambiado es nuestro concepto de la intimidad a partir de la modernidad del meme naranja y su individualismo feroz. La vida de mi infancia se encontraba presidida por un cierto régimen colectivo, entonces nadie se planteaba qué era la intimidad más allá de la alcoba o el retrete, hoy entendemos la intimidad como la ganancia de un espacio privado del que somos soberanos, un espacio interno y con extensiones externas que construye un dique o barrera de seguridad frente a los estimulos externos que en cierto modo consideramos como intrusiones intolerables.

Mi infancia trasncurrió en lo que Wilber llamó el meme azul que se caracteriza en su aspecto positivo por resultar un buen atractor para el orden y la jerarquía, mientras que sus aspectos negativos están relacionados con el autoritarismo y el régimen patriarcal con mujeres siempre cabreadas. Lo curioso de este régimen es que en él las personas no teniamos un Yo tan hipertrófico como más tarde nos legó la modernidad y la postmodernidad al diseminar otro memes bien disintos como el mérito o el esfuerzo personal.

Es verdad pues en realidad el Yoismo fue un invento de los memes de la modernidad (naranja) y por tanto no es de extrañar que nuestro concepto de la intimidad variara desde una conceptualización gregaria hacia una más individual, concreta y aislada del entorno como sucede hoy donde cada cual “va a lo suyo” metido en su hogar que a menudo es una cáscara vacía.

Otro ejemplo de cómo ha cambiado el mundo es la manera en que percibimos la publicidad. Los que nacimos con el invento de la televisión nos acostumbramos a pagar el peaje publicitario un poco por la idea de que era inherente a la televisión misma. No le prestábamos mucha atención pero la publicidad se infiltró en nuestras vidas más de lo que estariamos dispuestos a admitir. Lo cierto es que hoy la publicidad está casi tan mal mirada como las visitas intempestivas y aunque todavia hay empresas que se empeñan en el marketing telefónico o en el estéril buzoneo, es cada vez mas patente que la gente ha dejado de considerar a la publicidad como algo que hay que tragarse porque sí. Ha sido Internet quien nos ha cambiado en ese sentido, y el advenimiento del concepto del spam, es decir la publicidad no deseada ha arrastrado a otros medios con él. La televisiones serias ya no difunden publicidad porque la publicidad hoy para el ciudadano informado es inadmisible.

Sucede porque el ciudadano ha pasado de ser una especie de cliente potencial pasivo de cualquier cosa en un elector de qué mensaje quiere recibir, sin Internet y la informacion a la carta que nos brinda aun andariamos tragando la basura publicitaria que nos endosaban todos los medios hasta hace relativamente poco. La publicidad está sufriendo un proceso de transformación que tiene que ver con la sensibilidad del nuevo consumidor que no está dispuesto ni a ser bombardeado u ofendido por determinadas imágenes y mucho menos invadido en su privacidad.

El nuevo consumidor de información es sobre todo un consumidor crítico y diferenciado que no traga cualquier cosa sobre todo desde que puede elegir, se trata de optar por una información sostenible.

La sostenibilidad es un valor del meme amarillo que pocos aun han alcanzado en el desarrollo de su propia conciencia pero que cada dia más cuenta con una mayor difusión. A los fabricantes de coches les importa muy poco la sostenibilidad del medio ambiente o la contaminación del aire por causa de la gasolina pero como cada dia más personas abrazan la simpática idea de que los recursos medioambientales están amenazados, los fabricantes listos ya han optado por fabricar de momento coches hibridos como Toyota y dentro de unos 10 años todos los coches serán eléctricos y no contaminantes. Significa que falta muy poco para que los propietarios de los todoterrenos y 4 por 4 sean tan mal vistos como los fumadores.

Y hablando de fumadores es evidente que falta muy poco tiempo para que los españoles dejemos de fumar en masa descontando un pequeño segmento de población marginal que lo seguirá haciendo. Lo dejamos, no tanto por las campañas agresivas del gobierno en los paquetes de tabaco o porque nos creamos lo que dicen los médicos sino porque fumar ya empieza a ser de mal gusto y ha perdido el glamour que atesoraba en Bogart y compañia. Dejaremos de fumar no por la presión de los arrepentidos ex-fumadores sino porque una inmensa masa critica de personas que ya no toleran que les echen el humo en la cara y poco a poco seremos más los que por imitación, terminemos por darles la razón.

Son ejemplos que nos llevan a una conclusión: cambiamos nuestra forma de vivir y cambiamos las reglas del juego social cuando se alcanza una determinada masa critica de personas que han interiorizado un cambio. Somos nosotros los individuos los que cambiamos aunque ese cambio no proceda de la reflexión o de la razón sino de la cantidad de consenso que se reclute para una determinada modificación de hábitos o cambio.

Las visitas intempestivas, los coches de gasolina, fumar o la publicidad indeseada van hacia el declive porque estamos a punto de alcanzar un grado de tolerancia cero con estos hábitos bien instalados en nuestras costumbres anteriores. Lo que cambia es la opinión de las personas, cambios que dan lugar a consensos que a su vez se transforman en estructuras mórficas intangibles que dan lugar a rápidos aprendizajes sociales y que acaban por transformar el paisaje de lo deseable.

Y se instalan nuevos memes que operan como atractores de conductas  y cogniciones individuales, citaré entre ellos la privacidad, el derecho a elegir la información que se recibe, el derecho a respirar aire puro y la sosteniblidad son los nuevos memes que han venido a desplazar otros más antiguos que ya han quedado obsoletos.

Y todo ha sucedido sin la intervencion de nuestra voluntad y sin que nos hayamos dado cuenta, debe ser cierto como dice Rupert Sheldrake que existen estructuras mórficas al alcanzar cierta masa critica de individuos que la practican y que aceleran los aprendizajes en una especie determinada y no dependen de la critica o la razón sino de consensos.

Es el consenso el que constituye un meme que luego se replica por su cuenta y da lugar a un nuevo estadío de conciencia.

Decididamente el cambio cambia porque nosotros hemos cambiado y ya somos muchos para que todo siga igual.

PD.- Hoy ha saltado a la primera plana de todos los informativos el ataque de Israel a un barco en misión humanitaria y donde se ha violado uno de los memes más antiguos y ligados a la civilización universal, “No matarás”. Si se viola sistemáticamente este precepto es, siguiendo mi argumentario anterior, porque no existe una tolerancia cero de los paises a la violencia. USA no ha reprobado el ataque, dicho de otra forma no hay consenso en torno al mandato mosaico y no la hay porque el mundo o cierta parte del mundo se ha atascado en el meme azul, el mismo que yo enfrenté en mi adolescencia y cuyo driblaje y trasiego me permitió permutar mi destino agrícola por el laboratorio y la biblioteca sin renegar (repudiar) de que ello fue posible gracias precisamente a las intrusiones de todos aquellos personajes que merodeaban en aquella casa sin puertas.

12 pensamientos en “¿Qué cambia en los cambios?

  1. Apreciado “blogger”

    Me ha gustado este tratamiento que haces de los “memes” y del cambio. A los psicólogos cuando nos preguntan que cambia en el cambio nos apresuramos a buscar mecanismos mentales (emociones, actitudes, etc…) que nos digan cual es la causa “ultima” del cambio. Aquí queda muy claro lo de la “masa crítica” y me parece convincente.
    Donde puedo encontrar algo más sobre los “memes azules” y los “memes naranjas”.
    Saludos

    Antonio

  2. Pingback: Tweets that mention ¿Qué cambia en los cambios? « neurociencia neurocultura -- Topsy.com

  3. Sólo usted podía conjugar de modo embriagador los memes con aquellos tiempos de puertas abiertas y guerras eternas y kármicas. Por un momento he olido a ese olor de corral que algunos aún llevamos en el alma.
    Muchos besos especiales para este post especial, maestro.
    Por las puertas entreabiertas.
    Y por las masas críticas, sobre todo 🙂

  4. Me ha gustado muchisimo. Cierto es que así se producen los cambios, por eso Lenon hablaba de que puede que un dia sean mas los que pensaran como él y entoces ese mundo sin fronteras ni religuiones fuera posible. A mi me aprece que no todos los cambios, por ser cambio, son positivos, claro, el de la intimidad, por ejemplo, creo que en eso hemos perdido humanidad. Hoy oigo eso de “el espacio vital ” y si abrazas o besas o tocas a alguien de manera cariñosa, es considerado una agresión. Eso no me gusta, me asombro cuando me piden permiso para venir a mi casa….Pero ay otros que me parecen positivos. Los cambios se producen de forma lenta en nosotros a menos que hayas sufrido alguna catarsis, porque los habitos estan muy establecidos y cuesta, porque son cosas automaticas. Gracias Francisco, leerte es un placer. Besos

  5. Es un post precioso, Francisco, de una gran sensibilidad y gran claridad de ideas. Y es cierto, los memes no dependen de la Crítica a la razón pura de Kant, si me permites este juego de palabras que aparecen en tu post.
    Especialmente interesante el color de los memes.
    Gracias, como siempre, un saludo.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s