La sanidad cubana y Science


Por su interés cuelgo aqui en castellano el articulo de Paul Drain y Michele Barry publicado en Science el 4 de Mayo del 2010 bajo el titulo de “Logros y lecciones de Cuba tras 50 años de bloqueo usa-americano”

El bloqueo comercial usa-mericano contra Cuba, promulgado después de que la Revolución de Fidel Castro derrocase al régimen de Batista, alcanza sus 50 años en 2010. Su objetivo explícito ha consistido en ayudar al pueblo cubano a alcanzar la democracia , pero un informe de 2009 del Senado de USA concluyó que “el bloqueo unilateral contra Cuba ha fracasado” . El bloqueo no goza de grandes apoyos, ni en USA ni en el ámbito internacional.  Muchos líderes políticos y del mundo de los negocios insinúan que la política usa-mericana hacia Cuba debe cambiar y el presidente Obama ha relajado las restricciones que pesaban sobre los ciudadanos de origen cubano para viajar y enviar dinero a la isla. A la vista de estos cambios en la opinión y la política, así como de la inminente revisión del sistema sanitario de USA, hemos analizado las consecuencias sanitarias y las lecciones de “uno de los bloqueos más complejos y prolongados de la historia moderna” .

En las décadas anteriores a 1960, el apoyo económico de USA contribuyó a que Cuba alcanzase esperanzas medias de vida que, incluso si iban a la zaga de sus vecinos de Norteamérica, superaban a las de otras regiones latinoamericanas . Como respuesta a la confiscación de propiedades de ciudadanos usamericanos, USA limitó la importación de azúcar cubano en 1960 y, en 1963, prohibió los intercambios comerciales de alimentos, medicinas y material sanitario. El bloqueo cambió relativamente poco y tuvo escaso efecto económico en Cuba durante la guerra fría, debido al sólido apoyo financiero que recibía de la Unión Soviética y Europa. En 1983, Cuba producía más del 80% de sus fármacos con materias primas químicas adquiridas en la Unión Soviética y los informes de escasez de medicamentos eran exiguos. Durante los primeros 30 años del bloqueo, la esperanza media de vida de los cubanos aumentó 12,12 años, una cifra comparable a la de las regiones del Caribe y Sudamérica .

Después del colapso de la Unión Soviética:


Cuando la Unión Soviética se derrumbó en 1989, la ayuda exterior empezó a decaer, lo cual afectó la economía y la sanidad de Cuba. La ingesta calórica de los adultos disminuyó un 40%, el porcentaje de recién nacidos de bajo peso (menos de 2500 g) aumentó un 23%, la anemia era frecuente entre las mujeres embarazadas y el número de intervenciones quirúrgicas disminuyó un 30% [8,12]. Tras una década de declives constantes, la tasa de mortalidad total de Cuba aumentó un 13% .

La “ley Torricelli”, que entró en vigor en 1992, reforzó el bloqueo; el número de filiales extranjeras de compañías usa-mericanas que tenían permiso para vender medicinas a Cuba disminuyó de forma espectacular. La “Ley Helms-Burton”, que entró en vigor en 1996, penalizó aún más a los países extranjeros que comerciasen con Cuba. En las postrimerías del siglo XX, pocas compañías farmacéuticas internacionales suministraban medicinas esenciales o materias primas químicas a Cuba.

Antes de la Ley Torricelli, Cuba importaba por valor de 719 millones de dólares anuales en bienes de consumo de USA, el 90% de los cuales consistían en alimentos y medicinas provenientes de compañías filiales usamericanas. Entre 1992 y 1995, estas filiales sólo pudieron vender bienes de consumo a la isla por valor de 0,3 millones de dólares. Hacia 1996, el vademécum nacional cubano de productos farmacéuticos se redujo desde 1300 a menos de 900. La escasez de medicinas se asoció con un aumento del 48% en las muertes por tuberculosis entre 1992 y 1993; el número de casos de tuberculosis en 1995 fue tres veces más alto que el de 1990. Un incremento de enfermedades diarreicas en 1993 y 1994 y un brote de síndrome de Guillain-Barré en 1994, atribuido a la ingestión de agua contaminada por Campylobacter, siguió a la escasez de productos químicos para la desinfección con cloro. Una epidemia nacional de neuropatía óptica y periférica, que se inició en 1991, se asoció con desnutrición y escasez alimentaria . Incluso si USA eliminó las restricciones a la venta de alimentos a Cuba en el año 2000, las de fármacos o productos médicos no fueron revocadas. Las importaciones cubanas de productos médicos provenientes de USA no han aumentado de forma sustancial desde 2001. A pesar de que es difícil establecer la causalidad, las sanciones comerciales usa-mericanas alteraron la provisión de medicamentos y, probablemente, tuvieron graves e importantes consecuencias sobre la salud de los cubanos.

Buena salud a pesar de una débil economía:

Sin embargo, los efectos de las sanciones contra los sistemas financieros de Cuba, los suministros médicos y el conjunto de la sanidad parecen atenuados por los éxitos del país en otros aspectos de los cuidados asistenciales. A pesar del bloqueo, Cuba ha obtenido mejores logros sanitarios que la mayor parte de los países latinoamericanos, comparables a los de la mayoría de los países desarrollados. Cuba tiene la esperanza media de vida más alta (78,6 años) y la mayor densidad de médicos per cápita (59 médicos por 10.000 habitantes), así como las tasas más bajas de mortalidad en menores de un año (5,0/1000 niños nacidos vivos) y de mortalidad infantil (7,0/1000 niños nacidos vivos) entre los 33 países latinoamericanos y del Caribe.

En 2006, el gobierno cubano destinó unos 355 dólares per cápita a la salud, es decir, el 7,1% del producto nacional bruto [11,26]. El costo sanitario anual destinado a un ciudadano de USA fue ese mismo año de 6714 dólares, es decir, el 15,3% de su producto nacional bruto. Cuba también destinó menos fondos a la salud que la mayoría de los países europeos. Pero los bajos costos en cuidados sanitarios no explican los éxitos de Cuba, que podrían atribuirse al mayor hincapié en la prevención de la enfermedad y en los cuidados sanitarios primarios que la isla ha estado cultivando durante el bloqueo comercial usa-americano.

Cuba posee uno de los sistemas de cuidados sanitarios primarios preventivos más avanzados del mundo. Mediante la educación de su población en la prevención de la enfermedad y la promoción de la salud, los cubanos dependen menos de los productos médicos para mantener sana su población. Lo contrario sucede en USA, que depende enormemente de provisiones médicas y tecnologías para mantener sana su población, pero a un costo económico muy elevado.

La educación médica y el sistema de formación han valorado la asistencia primaria desde 1960, cuando Cuba creó el Servicio Social Rural para que los médicos jóvenes fuesen a ejercer en zonas rurales . En 1974, todos los médicos recién licenciados debían practicar un máximo de tres años en medicina comunitaria rural. En la actualidad, una vez terminada la carrera, los licenciados inician una residencia de tres años en medicina familiar, denominada “medicina general integrada” . Después de la residencia en medicina familiar, alrededor del 65% de los médicos inician su práctica en cuidados primarios y el resto hacen una especialidad.

Cuba ha creado asimismo una infraestructura de cuidados sanitarios en apoyo de la medicina primaria. En 1965, se creó un sistema de policlínicas comunitarias, cada una de las cuales ofrece cuidados primarios, servicios especializados y pruebas diagnósticas y de laboratorio a una zona de captación de entre 25.000 y 30.000 habitantes. Cada una de las 498 policlínicas del país adapta sus servicios médicos y educativos al perfil epidemiológico de su población local. Cuba añadió otro nivel de cuidados primarios en 1984 al establecer clínicas barriales de medicina familiar, los denominados consultorios. Una policlínica funciona como centro organizativo de entre 20 y 40 consultorios. Cada cubano visita, o recibe la visita, de un médico del consultorio al menos una vez al año.

Cuba tiene las tasas más altas del mundo de vacunación y de partos atendidos por expertos trabajadores sanitarios. Los cuidados asistenciales dispensados en los consultorios, las policlínicas y los mayores hospitales regionales y nacionales son gratuitos para los pacientes, excepto en el caso de algunas medicaciones subvencionadas. Puede que sea este énfasis en la medicina primaria, en la cultura sanitaria comunitaria, en la cobertura universal y en la accesibilidad a los servicios sanitarios lo que hace que Cuba alcance resultados dignos del primer mundo con un presupuesto del mundo en vías desarrollo.

Lecciones políticas: viajes, comercio, cuidados sanitarios:


La mayoría de los usa-americanos, tanto demócratas como republicanos, están a favor de que se mejoren las relaciones con Cuba o se suavicen las sanciones. El Congreso está considerando un proyecto de ley que elimine las restricciones en los viajes  así como otros proyectos de ley que eliminen el bloqueo comercial y faciliten las importaciones médicas y los viajes a Cuba.  El gobierno de Obama parece deseoso de convertir tales proyectos en ley. Nosotros, desde aquí, alentamos una legislación que, al menos, permita viajes ilimitados a Cuba y elimine las medicinas y los productos médicos del bloqueo. Una política todavía mejor eliminaría el bloqueo comercial.

En marzo de 2010, el Congreso de USA ha presentado un proyecto de ley para fortalecer sistemas sanitarios y ampliar el envío de trabajadores sanitarios expertos a países en vías de desarrollo. Cuba ha estado haciendo esto mismo con profusión desde 1999, cuando inauguraron la Escuela Latinoamericana de Medicina para formar a más de 10.000 estudiantes de medicina al año de todo el mundo [36]. Cuba también sigue enviando médicos a trabajar en algunos de los países más pobres del planeta, una práctica que se inició en 1961.

En el frente usa-americano interior, dado el reciente impulso en apoyo de una reforma sanitaria, existen oportunidades para aprender de Cuba válidas lecciones sobre cómo desarrollar un sistema sanitario verdaderamente universal, que ponga el énfasis en los cuidados primarios. La adopción de algunas de las políticas sanitarias más exitosas de Cuba podría ser el primer paso hacia una normalización de las relaciones. El Congreso podría encargar al Instituto de Medicina que estudiase los éxitos del sistema sanitario cubano y cómo iniciar una nueva era de cooperación entre los científicos usa-americanos y cubanos.

Lo cierto es que -en mi opinión- el articulo confunde los términos sanidad con salud. Un sistema sanitario puede ser muy eficiente si las patologias que sufre su población son patologias abordables con escasos recursos, en un extremo podriamos hablar del sistema perfecto que seria aquel donde la población fuera tan sana que no tuviera apenas enfermedades.

Lo cierto es que en Cuba y a pesar de los recortes procedentes del bloqueo han logrado armar un sistema sanitario casi perfecto que se vería rapidamente amenazado si Cuba sufriera lo que en occidente conocemos como las enfermedades de la opulencia y que podriamos definir como las enfermedades que sobrevienen en entornos con excedentes.

Es difícil saber las enfermedades más prevalentes en la actualidad en aquel pais por la opacidad informativa pero en una ojeada rapida por Internet cabe interpretar que las enfermedades tropicales que tantas bajas causaron a los soldados españoles en la guerra de Cuba de 1898, se mantienen aunque en niveles muy bajos de prevalencia. Me refiero al dengue, la tuberculosis, la fiebre amarilla o el paludismo. Sin embargo las enfermedades de la “segunda ola” parece que apuntan hoy como las patologias más prevalentes, me refiero a la hipertensión (la minoria negra tiene mucho riesgo de hipertensión), el asma bronquial, las enfermedades venéreas o la hepatitis. Cabe intuir que las patologías de la tercera ola (las propiamente ligadas a la opulencia) aun no han llegado. Si comparamos la situación sanitaria de Cuba con la de India por ejemplo el lector entenderá las diferencias entre enfermedades de la primera ola (aquellas que son trasmitidas por el agua o el aire) de las enfermedades de la segunda ola que tienen ya más relación con los estilos de vida.

¿Existen en Cuba anorexia mental, dolor neuropático, bulimia nerviosa, fibromialgia, alergias o enfermedades autoinmunes?

Lo que ese seguro que no existe es yatrogenia medicamentosa y sobre todo y debido a la escasez de industrias contaminantes poca toxicidad ambiental.

Todo parece indicar que una vez superadas las enfermedades trasmisibles, la población alcanza una esperanza de vida similar a la de cualquier pais occidental con una excepción: las enfermedades crónicas y las no-enfermedades o las enfermedades sin causa médica o inexplicables o la utilización de la enfermedad como disidencia como forma de obtener beneficios o como coacción frente a un determinado orden. Todo parece indicar que estos malestares son patrimonio de los paises opulentos junto con una progresiva desconfianza de la ciudadania hacia sus médicos y hacia las medicaciones que tambien tiene su parte de yatrogenia junto con las exploraciones médicas.

Evidentemente la opulencia por sí misma no causa enfermedades sino a través de las modificaciones que sufre la mente y la subjetividad: una vez traspasado el umbral de las necesidades básicas los individuos comienzan a desplegar todas las virtualidades del deseo que es como todo el mundo sabe insaciable.

Los descontentos sociales, las amarguras personales y las situaciones de escaso apoyo social generan más enfermedades en nuestro entorno que en Cuba donde la población todavia no ha integrado entre su catalogo de deseos la máxima que rige en occidente “todo es posible ,basta con desearlo (u obtener un  crédito)”. El traspaso de la necesidad al deseo genera gran parte de las disonancias emocionales en los humanos y es causa de la gran parte de malestares que existen en nuestros paises opulentos, algo que conocemos con el nombre de somatización, una disonancia casi siempre entre expectativa y realidad.

No quiero decir con esto que en Cuba no puedan existir estos malestares o enfermedades, lo que quiero decir en que en entornos opulentos este tipo de situaciones representan una verdadera pandemia y las quejas médicas van haciéndose cada vez más sofisticadas y complejas mientras desaparecen las enfermedades banales y son sutituidas por otras mucho más graves.

Cada vez es más evidente de que la economia de un pais tiene mucho que ver con su estilo a la hora de enfermar y que si bien es cierto que la miseria es el peor de los escenarios sanitarios conocidos, la opulencia correlaciona con estilos de vida que llevan consigo un costoso peaje en forma de malestares difusos que terminan por establecerse en forma de enfermedades.

Es como si el nicho ecológico que abandona una enfermedad fuera sustituido inmediatamente por otra.

Todo parece indicar que el entorno mas sano es aquel donde los individuos sobreviven a sus propias necesidades sin poner en marcha la maquinaria del deseo, algo así como sucede en Cuba.

Que algo falte es la condición para que los humanos no perdamos el Norte.

Entre la playa de vacaciones y el valle de lágrimas, hay que encontrar la justa medida.

En este post hablé precisamente de las relaciones entre las crisis económicas y la salud.

Mi conclusión es que podemos vivir con menos  y sobre todo en un mundo menos medicalizado y que muy probablemente esta renuncia al “tener” correlacione con una mejor salud siempre que se cumplan unos mínimos razonables.


5 pensamientos en “La sanidad cubana y Science

  1. Muchas gracias por informarnos del artículo de Science, y por la acertada reflexión al respecto. Yo también, mientras iba leyendo, pensaba ese escenario intermedio quizás idóneo entre miseria y opulencia en el que se encuentran en ese país, puede ser que único en el mundo. Me ha encantado la analogía del nicho ecológico de las enfermedades, que se da por ejemplo en el caso de la relación antagónica entre parasitosis y enfermedades autoinmunes. Hace un tiempo escribí en mi blog que la disminución de las helmintiasis lleva parejo un aumento de las alergias y enfermedades autoinmunes, y por esto se promovía el tratamiento con helmintos para tratar enfermedades como la esclerosis múltiple o la enfermedad de Crohn. Seguro que no es un caso aislado y, como dice en el post, este arrendamiento de los nichos por nuevas enfermedades debido a la opulencia se da en más casos. Un saludo!

  2. Muy interesante. Muchas gracias por la traducción.

    Cabría hablar mucho sobre todas estas cuestiones.

    Muy probablemente, por necesidad Cuba se haya visto abocada la medicina que ha podido.
    No obstante, como aclara el artículo, tienen una esperanza de vida semejante a muchos paises desarrollados con un costo a todas luces menor.
    Esto me genera ( a parte de la incredulidad de ¿por qué no aquí también?) una infinidad de preguntas -acompañadas de su pequeñas dosis de indignación-). ¿Por qué no se educa a nuestra población al igual que lo ha hecho Cuba? ¿Qué intereses -no he digo farmacéuticos aunque lo piense- se respetan con esta medicina absurda del gasto y del miedo -del paciente y de su médico-?) ¿Qué esperan los políticos para reaccionar en España en preservar una de los aspectos verdaderamente democráticos y solidarios de nuestro país, cual es la senidad pública? y así otras tantas.
    Perdón Sr. Traver por haber utilizado su blog de esta guisa.

    Un saludo.

  3. Hay cosas que están por encima d ela logica de la politica. En españa una sanidad a la cubana (aunque ya se intentó con el espiritu de Alma Ata) es imposible porque aqui nuestros ciudadanos no creerian en ella, la gente en nuestro pais en lo que cree es en aquello que cuesta dinero, es facil de llevar a cabo sin esfuerzo y adicta al pastilleo y a las pruebas diagnósticas. La de broncas que he tenido yo por negar ciertas pruebas diagnosticas a demanda del usuario.

  4. La cuestión es si un estado se puede permitir ese lujo de ir contra toda lógica.
    Lo que estamos viviendo en la actualidad nos recuerda que o nos adaptamos a nuestra realidad o la realidad nos acabará adaptando.

    Un saludo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s