Lagartijas lesbianas


Para aquellos de ustedes que no hayan visto nunca copular a dos lagartijas les dejo este video donde observarán que el sexo es algo más que un intercambio de caricias o ternura y que en la naturaleza existen ejemplos de todo lo contrario como violaciones, sado-masoquismo animal pero tambien sexo con fines de ocio y no necesariamente vinculado a la reproducción, tambien conductas homosexuales y otros muchos ejemplos que parecen darles la razón a aquellos que piensan que se nos parecen demasiado.

En este video puede el lector visionar las dificultades por las que atraviesa el macho de la lagartija para atrapar a la hembra y conseguir que se esté quieta durante el coito, parece que hay algo en las hembras que las dispone hacia la huida en cuanto un macho patrulla por sus alrededores y parece tambien que hay algo en el macho que le hace perseguir a quien huye.

Se trata del conocido teatro de la depredación, algo que se encuentra tan vinculado al sexo como la meiosis, es decir la partición de las células gonadales en dos mitades para volver a encontrarse más tarde en el zigoto o huevo que vuelve a ser dioico para volver a dividirse más tarde – al alcanzar la madurez sexual- en dos nuevas mitades haploides.

Lo siniestro del sexo (de la reproducción sexual) es que hay algo que se pierde en esa división: me refiero a parte del genotipo del emisor, es como si la sexualidad representara en sí misma una pérdida. Y debe ser verdad pues todos los poetas han aludido a esta identificación entre sexualidad y muerte.

Pero no hace falta remitirse a la poesía porque los biólogos saben que en realidad las células asexuales (como las células cancerosas) son eternas mientras que las células y los organismos sexuales están destinados a la desaparición.

No es este el momento para hablar de las ventajas y las desventajas de la reproducción sexual (que es la regla y no la excepción) al menos entre los organismos y especies mas longevas (aves y mamíferos) pero no quiero pasar por alto la ocasión de decir que lo importante en la reproducción sexual no es el sexo en sí mismo sino la meiosis y la posterior recombinación que parece que protege y repara el ADN del receptor, evidentemente llevar dos juegos de genes es más ventajoso que portar solamente uno.

La mayor parte de ustedes al nombrar la palabra “sexo” tendrán en la mente una imagen de una pareja haciendo el amor e intercambiando fluidos y células gonadales, pero lo cierto es que existen muchas formas de reproducción sexual, una de ellas y quizá la mas conocida es la llamada partenogénesis.

La partenogénesis es una forma de reproducción sexual donde no es necesaria la participación del macho y se parece mucho a la autofecundación pero a cambio las hembras sólo pueden alumbrar hembras. Naturalmente existen variantes a esta estrategia, por ejemplo las abejas obreras son diploides y estériles y son ademas superhermanas (todas comparten un mismo genotipo dioico) mientras que los zánganos que proceden de huevos no fecundados son por ello haploides (poseen un simple juego de genes).

El caso es que la reproducción sexual sea partenogenética o no está muy ampliamente distribuida entre la naturaleza de igual modo que la estrategia contraria, la asexual. Lo interesante de estas dos formas de reproducirse es que algunas especies que antes fueron asexuales se pasan a la sexualidad o viceversa en una especie de transfugismo reproductivo y más aun: que algunas especies optan por alternar ambas estrategias a lo largo de distintas generaciones.

¿Por qué sucede esto?

Pues porque las dos estrategias dan premio evolutivo y las dos tienen ventajas y desventajas segun especies.

La mayor ventaja que confiere la reproducción sexual es sin duda los dos juegos de genes que heredamos de cada uno de nuestros progenitores lo que nos da la propiedad de establecer polimorfismos y con ellos una mayor resistencia a las infecciones y a los parásitos, algo a lo que Darwin llamó “vigor híbrido“. La mayor desventaja de la sexualidad es que deben existir individuos portadores de estos juegos de genes, encontrarse, agradarse y acoplarse, algo que es un juego que gasta muchísima energia como todos mis lectores ya saben.

¿Pero qué sucederia si no hiciera falta dos individuos y bastara con sólo uno?

Esta es la solución del hermafrotidismo de los caracoles por ejemplo, un ejemplo de autofecundación. El caracol tiene los dos sexos y es capaz de autofecundarse a sí mismo lo cual no impide que existan caracoles que ahora hacen de machos y caracoles que ahora hacen de hembras segun las caracteristicas del entorno, al parecer los caracoles  copulan con parejas cuando las cosas se ponen feas -ecológicamente hablando- para producir descendencias mas diversificadas y vuelven a la autofecundación en entornos predecibles o no hostiles.

Pero existen especies de vertebrados que no son hermafroditas sino que practican la partenogénesis, prescinden de los machos y solo existen hembras que dan a luz hijas autosuficientes: me refiero a la lagartija cuyo nombre impronunciable es la Cnemidophorus uniparens (lagartija cola de látigo) que es lesbiana y virgen puesto que en su especie no hay machos y se reproduce por partenogénesis.

Si usted visionó el video que colgué un poco más arriba y contempló el ritual de apareamiento en una especie de lagartijas donde existen machos y hembras y pudiera ahora contemplar un ritual de cortejo en la Cnemidophorus uniparens no encontraria diferencia alguna.

Dicho de otro modo las lagartijas lesbianas prescinden del sexo pero no del ritual de apareamiento. Hay una lagartija que hace de macho y opera como si un macho se tratara mordiendo a la hembra del igual manera que si se tratara de una especie sexuada a fin de que se mantenga quieta. El pseudocoito no termina ni en penetración ni en eyaculación pero al parecer tiene un efecto estimulante sobre la concepción de una de las hembras.

La pregunta del millón de dólares es esta:

Si las lagartijas son partenogenéticas y no existen dos sexos ¿para qué existe el cortejo de apareamiento? ¿qué sentido evolutivo tiene?

Esto fue lo que estudió un biólogo llamado Crew, uno de los investigadores que más saben sobre este asunto, barajó dos hipótesis:

  • El cortejo estimula la producción de oocitos y por tanto estimula la reproducción.
  • Se trata de una conducta heradada de sus antecesoras evolutivas puesto que se sabe que la uniparens es el producto de la hibridación de la C. iornatus y la C. burti, especies sexuadas ambas.  El ritual de apareamiento no tendria sentido evolutivo alguno y sería una especie de reminiscencia filogenética.

Pero a mi se me ocurre una tercera opción: la posibilidad de que el cortejo sea en realidad una especie de lucha para ver cual de los dos individuos hace de hembra y queda con la carga energética de la reproducción: a fin de cuentas es la hembra la que lleva la carga de los huevos y lo que se ha llamado en etología “la cruel atadura“, es decir el costo de la reproducción para las hembras.

Del coste de los machos hablaré otro dia pero llegaré a una conclusión ahora y aqui: del sexo lo que importa desde el punto de vista evolutivo no es la existencia de dos o más sexos o de individuos portadores de mitades acoplables sino la existencia de ese paso que llamamos meiosis y que al parecer es el soporte del vigor híbrido del que hablaba Darwin.

Bibliografia.-

Crews, D. y K. T. Fitzgerald (1994): “Sexual behavior in parthenogentic lizards”.Proceedings of the National Academy of Sciences of the USA 77 (pag 499-502)

Citado por:

Ambrosio Gracia Leal. “El sexo de las lagartijas” Metatemas. Tusquets. barcelona 2008.

11 pensamientos en “Lagartijas lesbianas

  1. Bueno, lo que yo pretendia señalar es que el ritual es tan poderoso o más que el acto reproductivo en si, tanto es asi que incluso en esa especie de lagartijas el ritual pervive a pesar de no servir para nada relacionado con la reproducción en si misma.

  2. Bueno, el ritual es divertido, excitante, ejemplifica la capacidad de un individuo por atraer: fomenta la autoestima, en definitiva. ¿Porqué van a carecer las lagartijas, los pajaros etc., etc. de cierta necesidad de creación de autoestima? ¿Acaso es un atributo exclusivamente humano?

  3. En pura esencia darwinista es dificil encajar el ritual del apareamiento en una especie partenogenetica: la evolucion no suele malgastar energias en mantener conductas sin sentido selectivo, de forma que en mi opinión la pesistencia de esta conducta en la slagartijas nos obliga a repensar algunos dogmas evolutivos.

  4. Bien, pero la “evolución” – quién quiera que sea esta señora- no va siempre “progresando hacia a delante”, “dejando atrás” lo-que-no-sirve. Hay veces en que se da un pasito en un sentido, se prueba, se toma una parte del experimento y se sigue con el patrón anterior modificado parcialmente. Por eso, a veces se dan simultaneamente conductas “regresivas” y “probatorias” / de experimentación.

  5. No estoy de acuerdo Paco, la evolucion no puede operar hacia atrás ni puede desdeñar los diseños anteriores, otra cosa es que funcionalmente (como sucede en este caso) exista una conducta que es en realidad una reminiscencia de dos especies anteriores que son sexuales y de donde procede la uniparens. La aparición de la partenogénesis en esta lagartija no puede considerarse una regresión sino que es una potencialidad arquetipica hasta en nosotros los humanos ¿No es el cáncer precisamente una reminiscencia de la mitosis asexual?.
    Al paso que vamos no me extrañaria nada que el futuro de la humanidad fuera partenogenético. Y desde luego tampoco es posible descartar que lo fuimos alguna vez.

  6. Paco: La cuestión de la partenogénesis como “potencialidad arquetipica” no me parece una EVOLUCIÓN en el sentido de una nueva forma (exitósa) de vida. Me parece -por el contrario- el “echar mano” a un antiquisimo método autárquico, pero genéticamente empobrecedor. Sería tal vez un mecanismo adaptativo “a la baja” para tiempos de crisis.

    En este sentido, no estoy seguro que, tanto la reproducción por partenogénesis como las celulas patologicamente reproducidas en el cancer, sigan rutas similares.

    Por cierto, que para explicar la capacidad de reproducción exacta de un organismo, de un miembro o de parte del mismo cuando se pierde por arrancamiento por ejemplo, existe también el concepto de “duplicación”. Esta capacidad se detiene a la altura evolutiva de la salamandra. De esta hacia abajo los seres vivos saben / pueden duplicarse al menos parcialmente, mientras que “hacia arriba” se pierde esta capacidad.

    Es un viejo concepto de Max Micorey (ver traducción del alemán de A. Serrate Torrente. Ed. Alhambra S.A., Madrid, 1957). El texto traducido tiene el sugestivo nombre para la neuropsiquiatría de: ” MIEMBROS FANTASMAS Y DESDOBLAMIENTOS DE LA PERSONALIDAD”.

    Según Micorey habría un “programa” genético que desdobló originalmente el tubo neural en dos que sería capaz de entrar de nuevo en acción ante un trauma súbito, como en el arrancamiento. En las lagartijas, por ejemplo, se reproduce el miembro completamente si resulta amputado súbitamente. No con el mismo grado de compleción si la amputación es parcial o progresiva.

  7. Si creo que lo he dicho mal: la parteogenesis es una forma de reproduccion sexual y la mitosis del cancer es asexual. Gracias por tu aporte acerca de las ideas de Micorey que no conocia.

  8. Pingback: Lagartijas lesbianas

  9. me quedo bien claro pero solo quiero saber solo una cosa mas la relacion entre ellas que o cuantos huevos y cual seria el proceso de gestacion y que cuidados deben tener ellas para poder que sobrevivan sus crias ?

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s