Vómitos inducidos por cannabis


El cañamo es una planta originaria de Asia con dos variedades: indica y sativa que rápidamente se adaptó al clima mediterráneo, de la que es endémica, siendo de las riberas valencianas un cultivo tradicional y materia prima de la artesanía del cáñamo, hasta su desaparición bien entrado el siglo pasado.


El tetrahidrocanabinol (THC) es la sustancia activa del cannabis que puede ser ingerido (como hacia Baudelaire) o fumado, siendo este última variedad la usual entre sus consumidores. Tradicionalmente ha sido utilizado como sedante, anestésico, antiemético y como tratamiento de diversas enfermedades. El THC no es un alcaloide y a diferencia del alcohol opera en el cerebro humano a través de un sistema específico: el cannabinoide, cuyo neurotransmisor conocido es la anandamida, un lipido. El THC ha demostrado empiricamente ser un buen antiemético, antianoréxico y antiglaucomatoso.
El THC es la substancia prohibida más usada  entre los consumidores de sustancias ilegales y se la considera erróneamente una droga inocua, consumiendo enfebrecidos debates entre los partidarios de su uso lúdico y los detractores. Ambos, ofrecen testimonios cada vez más beligerantes entre las propiedades benéficas que se le atribuyen y los efectos secundarios a su uso.

Entre las propiedades que se atribuyen al cannabis destaca la ausencia de adicción, tolerancia y sindrome de abstinencia, cosa que parece ser cierta aunque no está demostrada, en parte por las dificultades de realizar ensayos controlados con una substancia ilegal.

Sin embargo por parte de sus defensores se pasa por alto que el THC es panicogénico (puede hacer aparecer un trastorno de pánico en personas predispuestas), empeora los sintomas de la esquizofrenia (en población diagnosticada) y puede hacer aparecer brotes psicóticos, probablemente también en población predispuesta. Sin embargo, se admite por parte de sus detractores que entre las substancias del cannabis existen componentes que podrian ser útiles en el tratamiento del glaucoma, los vómitos (inducidos o no por medicamentos) y también que puede ser un buen medicamento para tratar la falta de apetito.

Del mismo modo se ha descrito un sindrome amotivacional vinculado a su abuso crónico presidido por la apatía y el apragmatismo.

Aunque el cannabis entero es psicodisléptico, es decir provoca o puede provocar, según la dosis y la sensibilidad individual, percepciones distorsionadas relacionadas con el tiempo, el tamaño de los objetos y  cenestésicas, también potencia la cognición asociativa. El THC en sí mismo carece de esta potencialidad y de hecho ya está comercializado para tratar los vómitos de los pacientes oncológicos habiéndosele despojado de todo efecto cerebral.

El debate sigue pues abierto en tanto quizá exista en la planta entera una sinergia entre substancias que supere a las propiedades del THC sólo. Sin embargo, es también probable que en esta sinergia se encuentre la clave de sus efectos psicotomiméticos y que este sea el precio que pagaron las sociedades primitivas por las virtudes terapeúticas del cannabis.
Lo ideal pues, sería aprovechar este coctail bioquímico natural identificando las sustancias que pudieran tener efecto medicinal, algo así como Hoffman hiciera con los alcaloides del cornezuelo de centeno, algo dificil de realizar en un entorno prohibicionista. Hay que recordar que además de la LSD, Hoffman descubrió otros alcaloides que se siguen usando en medicina, sin embargo el prohibicionismo del LSD y su paso a droga de abuso abortó las posibilidades de investigar si el LSD tenía alguna virtud como droga terapéutica (hay que recordar que el LSD se ensayó experimentalmente para tratar los TOC, hasta que Sandoz dejó de suministrarla).

El cannabis es un potenciador cognitivo importante, induce a la reflexión y al insight, también a la hilaridad. De ningun modo induce a la agresión como el alcohol, pero algunos de sus efectos secundarios pueden conducir al usuario frente a la psicosis o el pánico. Personalmente no conozco ningún caso de dependencia al cannabis, pero si conozco casos de pánico, psicosis inducida por el THC y también hemos observado que al menos el 40% de la población esquizofrénica los consume emperorando sus sintomas. Existen autores que han correlacionado el consumo de cannabis con la alta prevalencia de esquizofrenia en ciertos barrios de Londres. Este estudio se ha replicado en varias ciudades europeas donde su consumo es altamente generalizado en determinados barrios marginales de otras ciudades.
Hoy se sabe que el cannabis es una de las causas conocidas de inducción de esquizofrenias indistingibles de la esquizofrenia espontánea.

Lo realmente curioso de esta droga -de la que en parte desconocemos su mecanismo de acción- es su escasa capacidad de producir adicción, tolerancia y abstinencia lo que pone patas arriba el paradigma neurobiológico de droga de abuso.

Es posible que sus efectos se hagan sentir en múltiples sistemas de neurotransmisión. Al tratarse de un lípido se disuelve en la grasa y se libera poco a poco por la orina. No es de extrañar que un mes despues de su consumo aun existan trazas del tóxico en orina. Dicho de otra manera, el cannabis puede inducir toxicidad dias después de haber sido fumado o ingerido a partir de su liberación paulatina, sin embargo mi impresión es que su potencial tóxico procede del “subidón” del cannabis inhalado y la tormenta cerebral que induce en el sistema cannabinoide y dopaminérgico, una mezcla placentera y distorsionadora que resulta una experiencia demasiado estremecedora para personas con un Yo débil o con un sistema de recompensa demasiado vulnerable.
Un síntoma a largo plazo que suele aparecer en los grandes consumidores es el “sindrome amotivacional” del que se conoce poco respecto a su etiologia y fisiopatologia, aunque es posible que siga el modelo de tolerancia inversa de la cocaina, es decir una sensibilización de receptores (up regulation) cannabinérgicos que quedan huérfanos de neurotransmisor una vez se han adaptado a las grandes explosiones en las sinapsis, provocando cuadros de apatia y desinterés parecidos a la depresión.

Existen tres fármacos derivados del cannabis uno de ellos se encuentra comercializado en algunos países pero no en España, se trata de la nabilona, un derivado sintético del cannabis útil en el tratamiento de los vómitos secundarios a tratamientos oncológicos pero que puede ser prometedor para la anorexia mental. El THC (tetrahidrocannabinol) se está ensayando en tratamientos frente a la esclerosis múltiple y el dexabinol en el daño cerebral secundario a traumatismo craneal, cirugía cardiaca y como neuroprotector y antioxidante, pero este fármaco aun se encuentra en fase II y desconocemos incluso si se llegará a comercializar.

Recientemente hemos publicado un articulo en “Journal of addictive disorders and his treatment” donde describimos un caso de hiperemesis relacionada con el abuso crónico del cannabis y proponemos un mecanismo etiopatogénico para explicar los vómitos persistentes (vómitos ciclicos) que se presentan en consumidores crónicos de la droga.

Se trata de una paradoja farmacológica porque el cannabis es antiemético lo que no deja de sorprender que cause a largo plazo el sintoma contrario: una hiperemesis intratable e incoercible.

Antes de nosotros otros autores españoles como Ochoa Mangado et al replicaron el hallazgo de Allen y cols, describiendo este mismo cuadro de hiperemesis y el curioso sintoma de la necesidad compulsiva de baños calientes que aun no tenemos manera de explicarlo en relación con el abuso crónico de cannabis. Segun Ochoa Mangado podria tratarse de un síntoma patognomónico relacionado con la abstinencia.

Poco a poco van acumulándose evidencias en el sentido de apoyar a sus descriptores que son hasta la fecha el grupo de investigadores que han acumulado mayor muestra de abusadores crónicos de cannabis. Allen y cols en Australia fueron los primeros que sometieron a prueba la hipótesis de que existía una relación entre el abuso crónico y la presentación del cuadro de hiperemesis cíclica que se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Episodios de vómitos incoercibles que pueden durar desde una semana a un mes.
  • No existencia de trastorno alimentario asociado, ni pulsión hacia la delgadez a pesar de la intensa caquexia con la que cursa el cuadro.
  • No evidencia de organicidad que pueda justificar los vómitos.
  • No existe patologia psiquiátrica asociada al sindrome, ni depresión, fobia social o cualquier otra salvo la del propio abuso de cannabis.
  • El sindrome es intratable y resistente a los antieméticos conocidos y precisa de ingreso hospitalario en los cuadros severos para rehidratación parenteral.
  • Es predictivo el abandono del tóxico con la desaparición del cuadro ciclico.
  • Todos los pacientes descritos hasta la fecha mejoraban de sus síntomas a través de un baño caliente que en algunos casos adquiria una morfología compulsiva (múltiples baños al dia).

La conclusión es que parece demostrado que en algunas personas consumidoras crónicas de cannabis puede desarrollarse un cuadro de hiperemesis atribuible a dicho consumo. No sabemos por qué algunos pacientes desarrollan el cuadro mientras otros no lo hacen, tampoco sabemos el mecanismo de acción aunque en nuestro artículo aventurábamos el efecto-espejo como modelo explicativo, algo muy parecido a lo que sucede en la neurobiología del efecto placebo-nocebo y que podria dar para otro post.

Por fin, este descubrimiento nos obliga a una reconceptualización de lo que hasta ahora se asimilaba a vómitos psicógenos y se pretendia explicar a través de la psicogénesis cuando no de la socorrida histeria. Por último el parentesco de la hiperemesis cíclica y que hasta el momento se emparentaba con la jaqueca y los desórdenes periódicos puede plantear una nueva comprensión para estas enfermedades sin sustrato anatómico conocido o mal explicado

Anuncios

14 pensamientos en “Vómitos inducidos por cannabis

  1. por primera vez encuentro estos sintomas a largo plazo que trae el cannabis y es lo que me pasa a mi al año de fumar marihuana todos los dias me empezo a provocar ganas de vomitar y falta de apetito durante 3 años estuve con estos sintomas siguendo consumiendo la droga y hace 2 meses que deje de fumar me siento un poco mejor pero no del todo bien, sigo comiendo poco y hay dias que como mas y al dia siguiente no como casi nada eso me resulta un poco raro porque se supone que cada dia que pasa me tengo que sentir un poco mejor mi pregunta es la siguiente (ya se que depende la persona) pero en el peor caso ¿cuanto tiempo tarda en recuperarce una persona desde el dia que dejo la droga?

  2. Muy interesante el artículo. Me gustaría precisar que el de la inocuidad del cannabis es uno de los mitos que figuran en la sección correspondiente de la web de NORML, asociación antiprohibicionista estadounidense:

    NORML’s Marijuana Health Mythology – NORML

    Por supuesto que también figuran otros mitos que se han colado en el artículo, como el de la capacidad del cannabis para producir una esquizofrenia ex-novo. Cosa muy distinta son los ataques de pánico (o “chungos”, entre otros muchos nombres) que todo fumador, sea veterano o novato, experimentará en alguna ocasión y que no se suelen negar en absoluto.

    Es cierto que los debates sobre el cannabis, especialmente los relacionados con su legalización, suelen degenerar en una yuxtaposición de posturas irreconciliables sobre los defectos y virtudes de esta droga, pero esto es atribuible a un mal planteamiento de base en el que al estamento médico se le concede generosamente , por alguna razón que se me escapa, un papel que no le corresponde, y que debería ser ocupado por filósofos, jueces, políticos criminólogos o antropólogos, que sí tendrían algo que decir sobre la legalización. Sin olvidar que muchos activistas a favor de la normalización suelen caer en todas las trampas y falacias habidas y por haber, desde la apelación a la tradición hasta la tontería de lo natural, pasando por la (irrelevante) exaltación de las virtudes terapéuticas de su droga favorita. Estamos trabajando para mejorar estos pequeños fallos.

  3. Quiero decir una esquizofrenia en un sujeto no predispuesto. Nada más fácil que comprobar si el cannabis produce esquizofrenia o no. Tomemos un país europeo -por lo de las diferencias culturales- donde el consumo de cannabis sea ínfimo y otro donde sea el más alto y comparemos las respectivas tasas de esquizofrenia. Hasta donde yo sé, esto no se ha llevado a cabo nunca -por la cuenta que les trae a los prohibicionistas-, como tampoco se suele decir que el porcentaje de esquizofrénicos en el mundo se ha venido manteniendo más o menos estable (creo que está en torno al 1 por ciento de la población) desde hace décadas sin que el enorme aumento del uso y abuso de cannabis haya tenido la menor repercusión en la prevalencia de esta enfermedad. Así que, de haberla, la relación entre cannabis y esquizofrenia será insignificante a efectos estadísticos y no justificaría, desde mi punto de vista, el ruido la furia mediáticos en torno a este fastidioso asunto. Pero ya sabemos que investigar sobre los efectos adversos de las drogas prohibidas (llamarlas “de abuso” me parece un abuso… del lenguaje) conlleva facilidades de publicación, presencia en congresos, prestigio y demás gabelas, y que estudiar sus posibles aplicaciones terapéuticas y paliativas es el beso de la muerte para la carrera de cualquier investigador, así que esperemos que un día termine esta intolerable situación y la neutralidad científica regrese a este ámbito.

    Y ya puede el aparato adictólogo seguir aireando el estudio de Andreasson et al, que hasta que no se replique -y ya han pasado más de 30 años desde que se hizo-, a ser posible con sujetos menos específicos que reclutas, no sirve para probar nada.

  4. Bueno, me temo que esos estudios si estan hechos y demuestran que existe un reparto incluso por barrios en Londres. A más trafico y consumo de cannabis mas esquizofrenia. No obstante es verdad que en eso hay un sesgo, para mi el cannabis es muy peligroso segun qué edades, formación, entorno y contexto de consumo. Estoy de acuerdo en lo que dices pero lo cierto es que la esquizofrenia del cannabico y la otra son muy parecidas y no hay manera de saber quien está predispuesto de forma que decir “una esquizofrenia en un sujeto no predispuesto” es tautológico. No obstante personalmente yo no soy un prohibicionista de casi nada y del cannabis menos.

  5. Tengo curiosidad por esos estudios que relacionan cannabis-esquizofrenia.
    ¿Que otros factores estudia?
    Por que si da la casualidad de que esos barrios con alto consumo de canabinoides, son también barrios con familias desestructuradas, con gran consumo de alchool, donde el consumo de canabinoides va acompañado de otras drogas, etc. No me parece que el estudio pueda tomarse como una demostracion de una relñación clara entre canabinoides y esquizoifrenia.
    Respecto a lo que se ha llamado esquizofrenia in novo, es otro factor a considerar si hay o no antecedentes de esquizofrenia en la familia. Eso distinguiria creo a los in novo y a los predispuestos.
    Estoy de acuerdo en que el canabis es un factor de riesgo, pero me gustaría ver los otros factores de riesgo.
    Tengo un amigo a quien en los años 70 se le manifestó esquizofrenia, y efectivamente fumaba hachis… pero el factor de la presión de su escuela del opus dei que le quería dirigir al sacerdocio me parece un factor a tener en cuenta (de hecho su paranoia versa sobre ese hecho – es el opus quien dirige la radio que tiene en el oído).

  6. La relación entre cannabis y esquizofrenia está absolutamente establecida a través de multiples estudios que demuestran que es el cannabis y no los entornos “desestructurados” los que propician la aparición de la enfermedad.
    Con respecto a tu amigo decirte que yo tambien tengo un caso similar y que no hay que confundir la temática del delirio con laenfermedad en sí misma, simplmente estas personas han identificado a su “perseguidor” con independencia de que sea Dios, los rusos (muy frecuente cuando yo era joven), los comunistas, los falangistas, los extraterrerstres o la masoneria. Cada cual identifica a su perseguidor con arreglo a su propia experiencia pero la esquizofrenia no es “causada” por esas instancias.

  7. pienso que hay que consumir un puro por dia para que sea veneficioso para uno otro punto seria como utilizarla o para que… yo la consumo por diferentes razones una me relaja y siento que se me va el extres las preocupaciones del cada dia siento que sirve principalmente para despojar todo lo malo del dia que nuestros cuerpos absorven otro punto y casi el principal es tu mente la cannavis te cambia pero tienes que tener mente positiva si no lo que va hacer es dale mas poder ala mente pero si tu cuerpo esta sucio tu mente lo va a anplificar entonses lo que hay que hacer es limpiar nuestro cuerpo despues de hacer eso cuando entra a tu cuerpo el thc y hace lo que tiene que hacer en tu cuerpo lo vas a utilizar mejor ella es una planta que cura pero muchas personas lo ven malo pero no todo lo que se ve es malo la prueba no los va a matar prueven y despues diga lo que siente haver si es lo que la gente dice aver si te estan mintiendo o dicen la verdad

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s