La regresión, el padre y la psicosis


El termino “regresión” forma parte de la jerga psicológica habitual y es un término que alude a dos fenómenos bien diferentes:

  • A veces alude a un fenomeno hipnótico a través del cual el hipnotizador puede inducir en el hipnotizado ciertos estado de conciencia que son experiencias vividas con anterioridad por el sujeto.
  • En otras ocasiones se alude a la supuesta capacidad de los humanos de recordar “vidas pasadas” a las que se puede acceder -teóricamente- a través de la hipnosis.
  • Sin embargo el concepto psicológico duro de la regresión es el propuesto por Freud en 1900 en su obra “La interpretación de los sueños”. Desde aquella primera formulación el término regresión no ha experimentado ningun avance. Me propongo en este post una reformulación del concepto.

Para Freud “regresión” es un retroceso de la energia psíquica a un nivel anterior de organización de la libido. Como todo el mundo sabe Freud conceptualizó que la libido -la energia que entendia que era sexual- ascendía en una escala ontológica que iba desde una fase primitiva llamada oral donde el niño erotiza sobre todo la boca, hasta una fase anal -donde es el ano el elemento erotizado- y hasta la fase fálica donde lo que importa es la presencia/ausencia de pene. Posteriormente la libido asciende hasta el nivel genital donde la heterosexualidad y la sexualidad genital ganan la partida definitiva a los impulsos parciales que gobiernan la libido de abajo arriba, desde lo más primitivo hasta lo más diferenciado.

Freud seguramente imaginaba estos estadíos como escalones de logros y entendía que cualquier detención en alguna de estas fases suponia un punto de fijación o fricción para la regresión posterior de la libido. Para él las neurosis serian distintos modos de regresión hasta esos puntos de fijación.

Hoy tendemos a pensar que esos escalones son en realidad formas de entender el mundo que implican cogniciones, conductas, percepciones, sensaciones, creencias y valores. Y que no son escalones sino estructuras anidadas en otras mayores que las contienen tal y como ya conté en algún otro post. Desde que conocemos el funcionamiento de la teoria sistémica tendemos a pensar que esas estructuras son holones, es decir partes que contienen el todo y creemos que la conciencia humana en cierta forma reproduce en los seres individuales la deriva de la especie humana.

En este sentido en la conciencia humana se cumpliria la ley de Haëckel que dice:

La ontogenia reproduce y replica a la filogenia.

En el post anterior reproduje lo que hoy entendemos como atractores y dispuse una serie de etapas evolutivas que se desarrollan en los humanos de una forma gradual, cada una de ellas se mantendría activa inscrita en la superior y la conciencia humana se manifestaria segun el nivel de aprehensión de cada realidad que es bien distinta para cada nivel.

Y lo hace porque los atractores en realidad operan como matrices de resultados, de fitness biológicos y en este sentido las operaciones psíquicas son atraídas hacia los resultados con independencia del libre albedrio individual. En este sentido los humanos gravitariamos constantemente hacia determinados atractores especificos de cada estadío. Estos atractores son los siguientes:

Atractores implicados de abajo arriba y rasgos relacionados.-

Como puede observarse el uroboros es una serpiente que se muerde la cola: desde el punto de vista psicológico significa al humano que aun no ha separado su cuerpo, su mente del mundo y la vivencia de indiferenciación entre el afuera y el adentro.

1.-Supervivencia-Instinto.- En este nivel vamos a encontrarnos estrategias destinadas sobre todo a la lucha o la huida, pero tambien a la congelación, el quietismo o la inmovilidad, el mutismo, la agitación, la desorganización conductual, el ataque convulsivo, las vivencias de fragmentación del mundo o apocalípticas y la impulsividad instintiva son rasgos, conductas o cogniciones que son “atraidos” por ese atractor que se encuentra anidado en el siguiente y que pertenece anatómicamente a nuestro cerebro reptiliano y a las estructuras mas antiguas desde el punto de vista filogenético. Precursores de las deidades que apareceran en el estadio siguiente, el mundo urobórico está poblado de fuerzas primordiales sin organizar, el transcurso del tiempo aun no se ha establecido, el devenir es superfluo.

El hombre tifónico es mitad humano y mitad serpiente, desde el punto de vista psicológico significa el hombre que ha logrado separar la mente del mundo pero aun no ha conseguido separar la mente del cuerpo. Es sobre todo todo corporalidad ya diferenciada del entorno.

2.-Amenazas-seguridad. La desconfianza, el rencor, el gusto por estar solo, la indiferencia frente a los intercambios sociales, la frialdad, el aplanamiento afectivo, la anhedonia, pero tambien las fobias, los miedos comunes, la hipocondria, el pánico, la ansiedad, el insomnio, la activación alta, la hiperactividad, serian las consecuencias de pensar el mundo en clave de amenaza constante. En el campo de las creencias hay que señalar que aqui se encuentran las deidades protectoras, los espiritus de los antepasados, el culto a los muertos -la aparición del sentimiento de perdida-  la superstición y los delirios.

Marte o Ares el arquetipo de la guerra, el dominio y la conquista.

3.-Poder-conquista. La falta de empatía por los débiles, el deseo de dominio, el perfeccionismo, la dureza afectiva, la falta de sensibilidad por el otro, la desobediencia o el cuestionamiento de las figuras de autoridad, los desafíos y los retos, las peleas y el victimismo, el deseo de venganza, el conformismo y la tolerancia a los abusos de otros y la intolerancia por sus puntos de vista asi como la manipulación, el deseo de control y la rivalidad con sus correlatos de celos, envidia y posesividad son las conductas-cogniciones atraídas por este atractor. El constructo psicoanalitico del narcisismo estaria relacionado con él como tambien las psicopatias y la megalomania.

Hay algo en la arquitectura eclesial que resuena con el siguiente estadío, un orden de estabilidad y de perdurabilidad.

4.-Orden-estabilidad-permanencia. La dependencia, la excesiva responsabilidad, la obediencia servil, el masoquismo, la devoción por el orden y la reglas, las compulsiones y las obsesiones, el placer por la rutinificación de la vida, la repetición, la devoción al lider, la aceptación de las reglas sociales sin cuestionar nunca la jerarquía y la excesiva devoción al trabajo son las organizaciones consecuentes a esta manera de entender el mundo junto con una demonización del placer. Es el atractor lógico racional de la preeminencia del masculinismo, de la jerarquia eclesiástica, de la verticalidad, de la aparición de la agricultura y de los excedentes y por tanto tambien del robo, la rapiña y la acumulación. la mayor parte de trastrnos de personalidad tendrian anclajes en este estadío.

La muñeca Barbie a través de su evolución y de sus atuendos son un buen paradigma de cómo determinados atractores ejercen su influencia en la vida de las personas comunes, en este caso en el imaginario de los niños: aqui Barbie viste un atuendo motero y sobre todo autosuficiente y asertivo.

5.-Logros-éxito-emancipación-autosuficiencia. Se trata de un atractor aparecido muy recientemente y que muchos autores identifican con la revolución industrial y que tiene como eje vertebrador la aparición de la individualidad, del Yo y de la interiorización de los conflictos, sobre todo de la culpa que se hizo -a través de esta evolución-, algo individual con la que el ser humano tuvo que vérselas en solitario. Es la aparición del hombre autosuficiente con valores que tienden hacia la autodirección, arreglárselas solo es desde entonces uno de los ideales con más prestigio en nuestras comunidades. Las familias comenzaron a desintegrarse a partir del momento en que amplias masas de población se desplazaban hacia otros lugares inaugurando la era de la alienación con todas sus secuelas de marginación, pobreza, frustración, aculturación, perdida de referentes, etc. Estados Unidos de America es el lugar que aglutinó todas estas esperanzas del hombre abandonado a su suerte con todo el peso que la exigencia de logros tiene en los sujetos individuales con depresión, apatia, analfabetismo, alcoholismo, toxicomanias, todas ellas procedentes de la alienación heredada por los sueños de la razón.

Aqui un icono afiliativo de enorme trascendencia en nuestro mundo de hoy y que nos impulsa a afiliarnos y al mismo tiempo a diferenciarnos.

6.-Afiliación-cooperación-empatia. El excesivo apego a lo conocido, a la familia, al grupo social es muy tranquilizador para los humanos pero tiene un problema: la confrontación con los que piensan de forma distinta. Los conflictos derivados de este excesivo apego al partido politico, las creencias religiosas o al equipo de fútbol dan lugar a verdaderos desordenes sociales que paradójicamente no pueden resolverse desde dentro de este mismo nivel y exigen un ascenso al posterior o una regresión. Asi la cooperación con el amigo se convierte en odio hacia el enemigo y desconsideración frente a sus seguidores, la pertenencia solidaria a una comunidad se convierte en enemistad hacia otra, el diferente, el de raza distinta, el inmigrante, o el que abraza credos religiosos distintos se convierte en un intruso y entonces algunos individuos retroceden al nivel 2 donde se encuentran todos los dragones del miedo y de la amenaza en forma de xenofobia.

Ninguno de estos niveles es ajeno a adelantamientos y regresiones puntuales a estadios anteriores de organización. Vale la pena recordar que la superación de un estadio evolutivo no equivale  a su inactivación biológica, todos podemos echar a correr ante una amenaza para nuestra vida y todos podemos volver a un nivel de organizacion tribal si no ascendemos hasta el proximo nivel.

Gandhi a través de esta caricatura es el mejor icono de lo más elevado en los logros de la coniciencia humana.

7.- Integración y aceptación de la incertidumbre y del caos. Este ultimo atractor se identifica con el concepto wilberiano del Centauro y está relacionado con la mente sabia. Es dificil encontrar estrategias conocidas por todos y relacionadas con este ultimo atractor quizá porque todavia son demasiadas pocas personas las que lo han alcanzado. Significa comprender que la vida no puede entenderse sin la muerte, la razón sin el caos, la bondad sin la maldad. Se trata de la verdadera superación de la Sombra jungiana, el individuo ha logrado integrar el mal en su vida y minimizar sus consecuencias. Tolerar al adversario y aun atenderle en sus demandas, perdonar al que nos ofendió y minimizar el impacto de nuestra propia destructividad en las vidas ajenas.

Una vez enumerados estos siete atractores nos encontramos en condiciones de entender mejor qué es una regresión.

Se trataria de un retroceso no sólo de la libido como Freud especuló sino de la concepción del mundo en su entera globalidad. La pregunta que a continuación deberiamos plantearnos es esta:

¿Qué obstáculos encuentra la conciencia a través de cada nivel de progresión?

Ya he dicho que la escalada de la expansión de la conciencia humana es gradual y que las etapas se solapan durante un cierto periodo de tiempo, pero además de esto supone -desde el punto de vista energético- la ganancia de algo y la perdida de algo: crecer o madurar es el abandono de una vieja estructura y la ganancia de otra nueva y es aqui donde se pueden dar ciertos fenómenos que Freud llamó genéricamente repudio. El repudio seria algo asi como renegar o rechazar algo nuevo que nos viene con la consiguiente estructura.

Para hacerlo más comprensible, pensemos en un significante cualquiera, vamos a pensar en este, “padre”.

Podemos observar que la palabra-significante “padre” tiene al menos tres acepciones:

  • El padre real que hemos tenido.
  • El padre como palabra, como simbolo de letras que representa al padre pero no es el padre.
  • El padre como abstracción, como función paterna, es decir aquello que un padre, es o hace con su función simbólica.

Como el lector podra observar cada significante tiene tres patas: una carnal y objetiva, otra abstracta y otra funcional. Ahora supongamos que el padre que  a usted le tocó en suerte no le gustaba nada (por las razones que fueren), cuando usted descubrió a esa figura pudo hacer algo en su mente: pudo negarse a ser como él, pudo negarse a imitarle. Si usted es un hombre tendrá con eso algunas dificultades posteriores puesto que la silla que construirá alrededor de este significante tendrá una pata menos y la silla no podrá mantenerse en pie. Será una silla inservible.

Pero usted puede hacer muchas cosas para reparar la silla: puede usted buscar padres sustitutos si los tiene a mano.Es algo que suele suceder con frecuencia porque existen otras figuras masculinas que pueden hacer esa función a su alrededor y ayudarle a reparar esa pata rota. Pero pongámonos en el peor de los supuestos: usted no tiene a nadie que haga ese papel. ¿Qué hacer?

Como a su silla le falta una pata y por tanto nadie puede servirse de ella, usted puede intentar construirse una prótesis para andar por casa, como un andador ortopédico. Cualquier cosa puede servir de prótesis pero evidentemente serán mas eficientes aquellas prótesis que contengan en sí algo de la palabra “padre”. Cuanto más alejada se encuentre esa prótesis del significante original (por ejemplo el alcohol) menos sentido adaptativo tendrá y cuanto más cercana se encuentre del significado más util se volverá para su función de reemplazo (por ejemplo el amor homosexual).

Y si todo falla usted aun puede hacer otra cosa: hacer una regresión.

El obstáculo mayor que encuentra la conciencia humana para expandirse tal y como está programada genéticamente son las razones ambientales que tienden a resolverse mediante el truco de no querer ver, es decir del repudio de algo. Algo que hacemos con nuestra propia mente.

Se podrá decir que el repudio de algo es obligado en ciertos casos de maltrato o de abusos pero hay que recordar ahora que en estos casos lo que suele suceder precisamente es lo contrario: la identificación con el agresor. Usualmente este es el mecanismo que utilizan los niños aterrorizados por su padre: se hacen como él para no tenerle miedo. Los casos de repudio no parece que estén relacionados con los abusos sino con el desamor y la decepción. Hay algo en el padre que no nos gusta y a una determinada edad: no gustar significa no querer llegar a ser.

Este mecanismo que acabo de explicar es precisamente lo que Jacques Lacan llamó la forclusión del nombre del padre. Y segun Lacan esta es la causa de la psicosis y no sólo de la psicosis sino de todas las estructuras que le son equivalentes.

Hay algo en el significante “padre” que de rechazarse impide al individuo que entre en la cultura: efectivamente, la función paterna es la que nos separa de la naturaleza y nos incluye como seres humanos y autónomos inscritos en un universo simbólico. Repudiar este significante tiene enormes consecuencias para la salud mental. Los que lo hacen regresan a un universo anterior, generalmente el periodo uno, urobórico (oral en Freud) o dos mítico-tifónico (anal en Freud), un universo de amenazas y de llamadas de supervivencia, de creencias mágicas y de convicciones supersticiosas.

¿No son eso precisamente los delirios?

4 pensamientos en “La regresión, el padre y la psicosis

  1. Pingback: Dotados para el lenguaje « neurociencia-neurocultura

  2. La regresión en caso de no ser aceptada puede motivar a un proceso de proyección en el cual el individuo proyecte características de su su yo. Podria darse por eso un impulso paternalista en los narcisistas. Esas preguntas desearia que me las respondas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s