Lo diabólico en la sexualidad


Ya no sabemos nombrar el mal

J. Baudrillard

lilith

Aquellos que leyeron este post que titulé Pan y y el pánico ya sabrán que el dios griego Pan es el antecesor común de todos los diablos, monstruos, daimones y dragones relacionados con la sexualidad.

No cabe duda de que la sexualidad humana contiene algo siniestro y diabólico por mucho blanqueamiento que haya sufrido desde la modernidad para acá. Subsiste en ella el peso de lo prohibido, el peso de lo ilegal y de lo ignominioso siempre unido al eterno femenino. Y es quizá por eso por lo que mantiene un aspecto de fechoría, una atracción universal hacia la que todo ser humano se encuentra impulsado.

Existe pues un impulso hacia la mujer que encarna todo aquello prohibido.

No cabe tampoco ninguna duda de que los individuos concretos se sienten atraidos hacia los aspectos más diabólicos de la sexualidad verbigracia el incesto,la pederastia, el sado-masoquismo, la violencia de género, los crimenes sexuales o la prostitución por nombrar sólo algunos de los envoltorios donde se enreda con mayor frecuencia la destructividad humana y que convocan periódicamente a la opinión publica en debates profundamente estériles que no hacen otra cosa sino propiciar a través de la publicidad nuevas explosiones de ignominia que se asemeja de forma siniestra al caso anterior: aquel que se olvidó rápidamente para dar paso a una reactualización del mismo drama.

Lo cierto es que nadie sabe qué hacer para resolver los problemas -usualmente relacionados con la destructividad- que suelen aparecer de forma episódica en nuestras sociedades. Por ejemplo nadie sabe como atajar la prostitución y aunque recientemente ha salido a la luz pública el hecho de que en determinadas ciudades las prostitutas campan a sus anchas en calles comerciales con la consiguiente disfunción para la vida cívica, los politicos y expertos consultados contestan que desplazar a las prostitutas a otro lugar no resolvería el problema sino que simplemente lo cambiaria de sitio.

Lo cierto es que nadie sabe qué hacer pero sólo porque lo que se podría hacer es democráticamente intolerable. La impresión que yo tengo no sólo es que existe una profunda desorientación con respecto a las medidas a aplicar sino que -más allá de eso- cualquier cosa que se hace agrava el problema. Los discursos sociales insisten en el blanqueamiento del mal lo que paradójicamente no hace sino aumentar el grosor del problema.

Por ejemplo y siguiendo el ejemplo de la prostitución, siempre hay una feminista que sale en la pantalla y dice que el problema de la prostitución viene derivado por la explotación de los hombres hacia las mujeres: es como si la explotación sexual forzada fuera la única causa de la prostitución. Es como decir que hay un culpable, el canalla, un hombre y una victima la mujer.

Sin proxenetas no habría prostitución, eso sostienen alguno/as pero lo cierto es que la prostitución es un fenómeno mucho más complejo que invoca pulsiones femeninas masoquistas y sádicas masculinas que son además intercambiables y destinadas a encontrarse y eso no lo quieren ver alguno/as.

Hay uno que es tremendamente malo: el proxeneta o el cliente en general mientras que la otra es absolutamente buena y se la trata de insertar con bienintencionadas ONGs y a veces con fondos municipales.

Algo asi sucede también en relación con la violencia de género. Semánticamente hablando ha habido un desplazamiento del problema, ahora ya no se habla de violencia de género sino de “violencia machista” y otra vez nos encontramos de bruces con lo politicamente correcto: si hay violencia machista es por culpa de los hombres, las mujeres son absolutamente inocentes.

Este tipo de buenismo redentor es lo que se llama el blanqueamiento del mal, descrito por Jean Baudrillard en 1990, el mal no se acepta tal y como es, sino que se niega, se oculta, se disocia del Bien y se publicita y convierte en espectáculo, usualmente se desplaza hacia un chivo expiatorio universal que suele ser en este caso el varón.  El blanqueamiento del mal sin embargo no parece resolver ningún problema y reaparece tozuda y periódicamente como si se tratara de una maldición.

Cuanto más hacemos por remediar algo tanto más se agrava la situación.

Algo no estamos haciendo bien.

Hace pocos meses fui a comer con una de las autoridades científicas más importantes en nuestro pais sobre el tema de la violencia de género. Durante esa comida traté de aprovechar que estaba frente a un experto en el tema para conversar con él respecto al asunto, tuvimos una heterodoxa conversación que reproduzco aqui abajo sin orden ni concierto.

Le hice estas dos preguntas durante el primer plato:

1.-¿Hay ahora más violencia de género que antes?

2.-¿A qué se debe la violencia de género, se trata de psicopatología individual?

Y trataré de recordar nuestro diálogo a vuela pluma:

– (….) la violencia de género ha existido siempre, sólo que antes (y aun sin tener estadisticas) es poco probable que esta violencia traspasara los umbrales de lo privado. Lo que es nuevo en la violencia de género es la publicidad que parece operar como un atractor para la comisión de nuevos delitos de estas características y la extrema violencia que se emplea contra las víctimas casi siempre mujeres o niños (….)

-Dicho de otra manera: el maltrato ha existido siempre pero los crimenes domésticos son un fenómeno nuevo que no es ajeno a la publicidad que se hace de los mismos en los medios de comunicación.

– (….) Lo cierto es que no sabemos nada acerca de las causas de este fenómeno. Existe quien defiende que la causa es el “machismo”, entendido como un aprendizaje de diferencias que se realiza en sociedades no igualitarias, pero lo cierto es que en aquellas sociedades más avanzadas donde se ha alcanzado un igualitarismo casi perfecto, caso de las sociedades escandinavas el problema es mucho más frecuente que en España. Finlandia por ejemplo es una sociedad paradisíaca desde el punto de vista educativo, un referente, pues en Finlandia se dan los índices mas  altos de violencia de género (…).

-O sea, que la violencia del hombre hacia la mujer no tiene que ver con la forma en que los niños y niñas son educados (suponiendo que en la escuela algún niño resulte educado) ni en las diferencias en cuanto a poder, estatus o cualquier otra consideración, más bien parece que el igualitarismo entre hombres y mujeres como ideal social a alcanzar choca con algo ancestral que no sabemos qué es pero que tiende a dejar las cosas como estaban.

– (…) la violencia de género no tiene nada que ver con la psicopatología individual, las agresiones no las realizan mayoritariamente personas perturbadas, aunque se han identificado tres grandes motivaciones para llevar a cabo las agresiones: los celos, el alcohol y el horror que tienen los hombres a ser abandonados por sus parejas, hay algo en el hombre que le coloca en una situación ancestral de amenaza cuando su mujer le dice “hasta aqui hemos llegado”. Todo parece señalar en la dirección de que la motivación más importante es una especie de desesperación rencorosa por la herida narcisista que supone para un hombre de estas caracteristicas ser abandonado por su esposa o pareja (…)

– (…) la mayor parte (una parte significativa) de las agresiones de género se dan en parejas no casadas. En parejas de hecho, personas que son segundas parejas y en hogares donde conviven hijos de distintas parejas sucesivas. Parece indicar que el matrimonio protegiera de las agresiones de la pareja actual pero no de las anteriores o al menos que la estabilidad de la pareja opera como un modulador de la agresión, por el contrario el divorcio genera rencor en los hombres y perdidas económicas y de empoderamiento social (…)

– (…)Todas las políticas que se han puesto en marcha para frenar esta especie de epidemia de agresiones han fracasado, la verdad es que los políticos están muy preocupados con este tema pero nadie sabe qué hacer, pero lo peor es que tenemos además la impresión de que en el discurso social y en esas politicas que emprendemos hay algo que está agravando el problema en lugar de minimizarlo(…)

– (…) por lo general el tratamiento informativo que se hace de este tipo de violencia es muy nocivo. Prácticamente a diario tenemos un caso de asesinato publicitado a todo color por la televisión y mostrando los aspectos más morbosos de la cuestión. Los intereses de la prensa y los intereses de la colectividad parecen ir en direcciones opuestas ¿qué sucedería si los medios se dedicaran a publicitar los suicidios que suceden en cada ciudad? Tendriamos, naturalmente, una epidemia de suicidios como sabemos desde el caso del Wherter de Goethe, y eso que entonces no habia televisión, el programa ideal para los medios seria un Gran Hermano con asesinato incluido (…)

– Los seres humanos somos muy miméticos con lo que observamos ahi afuera, somos monos imitadores. Alguién tendria que decir la verdad sobre el asunto, me refiero ahora a los medios de comunicación: la publicidad de algo, aun de algo horroroso convoca imitadores.

– Lo cierto es que los humanos estamos fascinados por los aspectos diabólicos de la sexualidad, es más: sólo podemos considerar sexualidad a algo que además es un fechoría, el resto de cosas no son sexualidad sino comercio sexual orientado casi siempre hacia la reproducción. Hay un aspecto oculto en cada uno de nosotros, nuestra Sombra que tiene que ver con aspectos sado-masoquistas o destructivos que emergen con mayor o menor intensidad en cada uno de nosotros.

– Es por eso que existe la prostitución, los hombres buscan relaciones anónimas con las mujeres y relaciones que no impliquen obligaciones o costos personales. Las prostitutas equilibran el mal reparto de mujeres que es una de las razones y de las causas por las que este fenómeno va en continuo aumento y parece resistir todas las politicas sociales.

– Si no hubiera prostitutas habría aun mas desorden social, de eso no cabe duda, la mayor parte de los hombres no podrian contener su resentimiento. Pero para mí hay un fenómeno aún más curioso y es éste ¿por qué pagar a una prostituta en un mundo donde la sexualidad está tan faciltada? ¿Es que el numero de prostitutas crece cuando el sexo es más libre? ¿No es una contradicción, por qué pagar si hoy el sexo es tan fácil de obtener?

– Lo cierto es que la sexualidad está prohibida y regulada fuertemente, no por la instancia estatal o jurídica sino por una instancia numénica, sagrada, algo ancestral. Hay una prohibición, un tabú que podemos blanquear y decir “que cada cual haga con su cuerpo lo que quiera”, pero es mentira, la prueba está en que todavia hoy a pesar de la apariencia no existe el sexo libre y que la sexualidad está teñida bien con los mimbres de lo siniestro o con los aburridos tintes del sexo convencional y administrativo.

– Hay algo destructivo que va adosado a la sexualidad quizá como consecuencia de esa prohibición ancestral y es por eso que existen sexualidades periféricas y herejias diversas en torno al tema de la sexualidad, hay disidencias que conocemos con el nombre de parafilias o perversiones pero que en realidad son modos de trajinar con la propia Sombra, diálogos con el incosnciente peor o mejor socializados, a veces emerge el monstruo y el crimen y lo sexual se funden.

-La destructividad y la autodestructividad van juntas y son además un fenómeno profundamente humano, en lugar de ocultar esas tendencias y tratar de blanquearlas sería un buen comienzo a la hora de diseñar políticas de prevención el asumir cómo somos en realidad, cual es nuestra naturaleza y abandonar ese buenismo ideal que parece formar parte de los deseos de los políticos . Sin un correcto diagnóstico es imposible hacer un correcto tratamiento. Mi opinión es que el verdadero diagnóstico se escamotea constantemente en beneficio de lo politicamente correcto que es casi siempre lo socialmente nefasto o inútil.

– Hay una herencia judeo-cristiana en eso, una herencia dual. El que inventó el Supremo Bien inventó el Supremo Mal, es evidente tal y como sostenia Jung que la dualidad cristiana contiene algunas diferencias con otro tipo de dualidades, Jung pensaba que el cristianismo habia cometido el error de separar demasiado el Bien del Mal, al alejarlos tanto y someter la Bondad de Dios y su perfección hasta el infinito el Mal se desborda tambien por el lado opuesto en forma ignominiosa. Yo creo que este fenómeno es tangible en las tres religiones monoteistas pero el fenómeno de un Dios infinitamente bueno es más evidente en los cristianos.

– No es de extrañar de que la maldad más mala proceda tambien de estas culturas (…)

– Y que sea tambien en esa culturas de donde surgen los discursos politicos más blanqueadores. Paradójicamente estimular ideales de buenismo social ni resuelve el desorden ni lo evita sino que parece enfurecer aun más a los demonios del inconsciente colectivo. El desorden forma parte de los planes de la vida y además está tan unido a las fuerzas homeostáticas que no pueden disociarse, es por eso por lo que se inventó la ordalía, la orgía, la fiesta y la celebración, válvulas de escape para que el caos emerja de una forma ordenada, como ejemplo pueden ustedes contamplar esta fotografía de cómo los humanos precisamos echarnos y mancharnos de tomates.

Siempre es mejor lanzarse tomates que propiciar una guerra pero en realidad son equivalentes: asi engañamos a nuestro cerebro de nuestras intenciones más abyectas, de lo que se trata en cualquier caso es de agredir a los demás, de mancharnos, no cabe duda de que lo prohibido es divertido.

Si el tomate no fuera rojo ¿tendría el mismo efecto catártico sobre nuestro cerebro?

fiesta-de-la-tomatina-en-bunyol1

14 pensamientos en “Lo diabólico en la sexualidad

  1. Pingback: Lo diabólico en la sexualidad

  2. En mi opinión la sexualidad, se mueve dentro de una rueda entre la pulsión de vida y el de la muerte.
    Dentro de esta rueda siempre habrá un pequeño porcentaje de personas que se traban en la pulsión más destructiva.

    Por otra parte,desde las mas antiguas culturas iempre ha habido mujeres que han conocido los secretos mas ocultos de las pulsiones sexuales. Estas mujeres fueron en muchos casos aceptadas y respetadas, llegando ha tener un poder reconocido dentro de su sociedad.
    Sin embargo en nuestras sociedades actuales al lado de las mujeres que libremente ejercen la prostitución , estan todas aquellas que sin quererlo , ni desearlo, tienen que ejercerla por imperativo de un proxeneta que valiendose de su juventud, inocencia e indefensión, las obliga a satisfacer las pulsiones mas primitivas de los machos mas primitivos e insensibles con la dignidad de las personas
    .
    Las mujeres que ejercen libremente dentro de este mundo lleno de diversidad sexual creo que realmente han de ser valoradas y respetadas, pero hay que diferenciarlas muy bien de todas aquellas que estan siendo explotadas por los proxenetas machistas que las han secuestrado y les obligan a hacer una vida que nunca hubieran deseado.

    En mi opinión ésta es la prostitución que hay que prohibir: la de los proxenetas, la de los traficantes de jovenes , la de los maltratadores, la que esclaviza y degrada a las personas, sobre todo las mas indefensas mujeres y niñas-os.
    Que existan lugares donde la gente se reuna libremente y pacten sus intereses y deseos mas oscuros, pero libremente. por los dos lados.

    Cuando todas las profesionales del sexo puedan ser capaces de dignamente declarar su profesión sin avergonzarse es cuando la sociedad habria eliminado la explotación del machismo proxeneta que ha sido largamente tolerada por las autoridades y los clientes mas machistas e indiferentes.

  3. Estoy de acuerdo con todo lo que has dicho, como no Atenea, sólo me ha chocado el último párrafo donde hablas de “las profesionales del sexo”. ¿Qué sentido puede tener eso en una sociedad libre?. Para eso, es decir para ser una profesional del sexo reglada ya está el sexo administrativo y convencional ¿donde iriamos a buscar la ignominia? ¿a que trinchera deberiamos retroceder?

  4. La sociedad libre por ser diversa acusa de especialización. Es la historia del pescador que intercambia con el carnicero, y vicevrsa, pero llevada sin complejos igualmente a los nudos gordianos de los modos y costumbres. Puesto q nuestra personalidad se desarrolla dentro de un teatro cerrado y no todos los roles o actuaciones son probables ni posibles creo q en el ámbito de lo instintivo tb es bueno salir de compras. Hablando de sexo… no es lo mismo,la actitud, el escenario, de “vivir para y por” su ofrecimiento, q ser partícipe de lo contigente de relaciones sexuales personales, extensiones al fin y al cabo de muchas otras necesidades compartidas, particulares y hasta aburridas,q muchas veces acaban siendo agobiantes precisamente por su compromiso cotidiano,terminando por ser, más o menos, renuentes caretas (sociales), consciente o inconscientemente. Claro que hay lugar en la sociedad libre para el sexo profesional! Sin darle mayor importancia(nunca he necesitado tampoco de sexo de pago) entiendo que es un servicio de desahogo eficaz, donde con libertad y con un mínimo de seguridad, ambas partes ganan,nunca pierden. Por otra parte, un post como siempre lleno de intensidad y sugerencias.

  5. Bueno Sergio: que el amor y el sexo están disociados no cabe ninguna duda aunque para eso haria falta demostrar que alguna vez anduvieron unidos. Lo que si se sabe es que lo que cada vez esta mas disociado desde el punto de vista evolutivo es el sexo de la reproducción, no cabe duda de que la tecnologia va en la dirección de que los humanos sintamos cada vez mas que la reproducción no es el costo/beneficio del sexo sino una pulsion autónoma, seguramente esto tiene consecuencias evolutivas: el premio de la reproducción ya ha dejado de ser en nuestra especie un beneficio que ha sido suplantado por el placer y quiza por la longevidad.

  6. Creo que en la andadura de nuestra historia como Humanidad, desde que el primate comenzó a caminar erecto, el homo ha ido desarrollando cualidades y destrezas cada vez más exquisitas. Empezó a crear objetos y algunos tan sólo con la única finalidad de decorar y embellecer, comenzó a pintar….
    No sabemos de ningún animal que pinte, exceptuando de algún@ chimpancé herman@ nuestr@ que estimulad@ dentro de los laboratorios por los cientificos incansables que siempre buscan lo mejor de ellos, nos han hecho ya unas cuantas bonitas muestras de su calidad artística.
    Algunas de sus obras se han llegado a subastar por más de 18.000 $
    Cuando yo miré esta página me quedé sorprendida tan solo acertë el 50% Se trata de adivinar quien ha pintado cada cuadro abstracto. Esta es la página por si os apetece provar vuestra agudeza artistica. .http://reverent.org/an_artist_or_an_ape.html.

    Perdonad si me he salido un poco del tema era tan solo por traer a cuento aquello de lo primitivo y la evolución.

    El sexo , el impulso vital, primitivo que es necesario para la generación de vida y perpetuación de la especie.
    y la evolución que va conviertiendo este impulso primitivo , biológico y visceral en otra creación más elaborada, y que poco a poco va separandose de lo más primitivo.

    Paco tu dices que “el amor y el sexo están disociados”…..y a mi me ha sugerido pensar que uno de los momentos mas emocionantes dentro de nuestra evolución es precisamente el momento cuando alguno de nuestros antepasados descubrio que el sexo se convirtió en éxtasis y este en amor. O tal vez alguien descubrió que fué al contrario, que el amor se convirtió en sexo provocando otro éxtasis .
    Y quizás fue a partir de este momento cuando empezaron a surgir las diferencias , las valoraciones y las exigencias.

    Está claro que sexo y amor no van siempre juntos pero cuando se juntan…. el primate se hace un poco mas homo y seguro que mucho más feliz.
    Un saludo.

  7. Bueno Atenea es evidente que el sexo y el amor pueden andar disociados y de hecho lo están, pero coincido contigo en esa frase de Rumi:
    “El amor es extasis”.
    El problema está en la definición de qué es y qué no es amor, cosa que no es fácil porque Eros es un principio primordial con muy poca sofisticación y es evidente que el amor tiene muchos añadidos, el principal de los cuales es el interés o el miedo de estar solo.
    Hay un chiste fácil que dice que el amor es un invento de los catalanes para no pagar, pero es evidente que la pareja estable tiene muchas ventajas sobre la promiscuidad y sobre la soledad, como tambien la poligamia tiene sus ventajas en paises sin seguridad social.
    De modo que yo no idealizaria demasiado el amor porque muchas veces lo que alimenta el amor es algo de muy bajo nivel (nada espiritual por cierto), me refiero a los intereses personales o a la simple adaptación o comodidad..

  8. Hola, Paco, una pregunta, ¿no decías en algún otro lugar que la gran diferencia entre macho y hembra era que en el hombre el sexo puede (puede) devenir en amor y que en la mujer el amor puede devenir en sexo, o algo parecido? No me acuerdo muy bien pero creo que era algo así………….

  9. Pingback: ¿Es la psicosis un ENOC? « neurociencia-neurocultura

  10. Pingback: Lo bello y lo siniestro | Lux Aeterna

  11. Estoy de acuerdo con Atenea que el sexo es una rueda entre la pulsion de vida y la pulsion de muerte, pero trabarse en la pulsion destructiva no tiene porque ser siempre malo y o perjudicial, erotizar aquello que es destructivo o autodestructivo, puede ser una forma muy divertida de contenerlo o neutralizarlo.

    Tanatos tambien tiene su punto.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s