El sentido común


Hace algunos posts escribí uno sobre la hipótesis de Penrose acerca de la imposibilidad por parte de los ingenieros cibernéticos de computar determinadas prestaciones que son -segun Penrose- exclusivas de la conciencia humana.

En uno de esos post me referí al “ojo clinico“, otra de estas prestaciones de la conciencia humana es lo que entendemos como sentido común, el menos común de los sentidos segun la voz popular. Aqui está la definición que propone la wikipedia sobre este concepto, pero yo voy a darles mi propia definición  de este asunto.

Y lo que quiero decirles es que no voy a definir qué es el sentido común.

Y no voy a hacerlo porque en una definición siempre queda algo por afuera de ella y que pone en cuestión a la propia definición , de manera que voy a apelar a su sentido común, es decir a su capacidad intuitiva para que me siga en los argumentos que pienso vertir en este post sobre “el sentido común”.

Todos ustedes comprenden lo que significa esta palabra, de modo que ¿para qué serviria definirla? Sólo serviría para añadir confusión sobre algo que hacemos espontáneamente y que nos sirve para orientarnos en este mundo tan difícil en el que tenemos que lidiar con dilemas complejos y complicados de resolver por otros medios como nuestra inteligencia de serie.

El sentido común es precisamente eso que usted hace para sobrevivir en su trabajo, en su familia o en esta sociedad: la aplicación de un código de reglas no escrito en parte alguna pero que es de fiar porque representa un consenso, probablemente un consenso inexplicable desde el punto de vista racional pero un consenso práctico,un mapa de la realidad al fin.

Al sentido común le pasa lo mismo que al sentido del humor, no consiste sólo en reirse de cualquier chiste o broma, el sentido del humor trata de las sutilezas de lo risible. Se trata de algo que está mas allá de las reglas que gobiernan una inteligencia racional y que pone en un verdadero aprieto a los ingenieros que tratan de emular la mente humana a través de la implementación de reglas en una máquina. El sentido común (y también del humor) es una de las patatas calientes con que se enfrenta la robótica a la hora de insertar esta prestación en esas máquinas que tratan de parecer -más que ser- inteligentes del todo.

Esta dificultad procede de un hecho que voy a explicarles enseguida.

A la hora de programar un robot o un sistema inteligente podemos hacerlo de dos formas, una es de arriba-abajo de lo más universal a lo particular y otra de abajo-arriba de lo particular a lo universal. De arriba-abajo significa que programamos la máquina sabiendo de antemano el resultado final de nuestra opción, el ejemplo más común es el ajedrez, esos programas que juegan al ajedrez con nosotros y que casi siempre nos ganan, a los que no somos maestros ajedrecistas.

El ajedrez es un juego que conoce de antemano su propósito: dar mate al rey, a partir de ese objetivo construye toda su inteligencia.

A partir de ese propósito se encaja todo el sistema de desarrollo de la programación. No se trata naturalmente de decirle al programa todas y cada una de las jugadas posibles sino más bien de que conozca las reglas, los trucos y alguna secuencia de aperturas asi como los movimientos de cada pieza pero lo más importante es que tenga en su memoria una correcta ubicación de las piezas en el tablero y que pueda elegir la mejor opción de entre las posibles. Los programadares de juegos de ajedrez pasan mucho tiempo tratando de implementar en sus programas una correcta ubicación de las piezas en el tablero mas que analizar movimiento a movimiento cual es el mejor.

La computación de arriba-abajo consiste en trabajar sin una sistemática jugada a jugada sino más bien en una visión global de conjunto.

La computación de abajo-arriba sin embargo funciona al revés y sirve para construir sistemas inteligentes que no tiene de antemano un modelo concreto al que referirse, por ejemplo los sistemas de reconocimiento de rostros. Lo que hacen estos sistemas es descomponer el rostro obervado -que por definición no sabe el sistema si conoce o no conoce- en elementos analizables, color, forma, sombra, contornos, etc. De los datos que extrae construye una hipótesis que puede coincidir o no con lo que anda buscando, pero el sistema trabaja a ciegas, en el sentido de que sólo puede computar los trozos que va obteniendo de su análisis para llegar a una conclusión final.

La robótica ha progresado mucho en aquellos sistemas que trabajan de arriba-abajo y un poco menos en aquellos sistemas de operan de abajo-arriba, lo que viene a señalar que la inteligencia tiene que ver con el hecho de captar de un vistazo una totalidad y luego compararla con los datos del procesamiento de abajo-arriba. Seguramente eso que lo que hacemos nosotros los humanos: primero adelantamos una hipótesis sobre lo que estamos viendo y luego la comparamos con los datos que procesamos de abajo-arriba y que confirman o desconfirman la citada hipótesis.

Es por eso que el sentido común, del mismo modo que la intuición son dificilmente computables -porque no sabemos de antemano que es lo que hay que captar- y sin saber qué es lo que hay que captar es dificil darle a la máquina las instrucciones sobre cómo hacerlo.

El sentido común por otra parte es una prestación de la mente humana de alto valor epistemológico y adaptativo porque nos permite librarnos de conflictos que con la computación simple de reglas no tendrian solución.

Voy a poner un ejemplo a propósito de un debate mediático que ha aparecido este fin de semana sobre si la desnudez en público, en las ciudades es o no tolerable.

desnudos calle

Hay quien piensa que cada persona tiene el derecho de aparecer en público como quiera, desnudo de torso o totalmente, mostrar sus axilas sudorosas o peludas al personal cuando no los pechos o culaquier otro órgano de su cuerpo.

Y hay quien piensa que por civismo, decoro, moral o estética estos desnudos no son tolerables porque reinvindican el derecho de no contemplación de desnudos ajenos.

Los jueces no saben que hacer puesto que en España no hay ninguna ley que impida a los nudistas aparecer en bolas por cualquier lado. En España sólo está prohibido el exhibicionismo sobre el que volveré más abajo.

Los politicos piensan que hay que regular el asunto antes que se desmadre del todo, como hicieron, con mal resultado con el botellón.

Pero hay quien tambien piensa que el Estado con su mania de regularlo todo acabará por sacarse de la manga una ley que necesariamente será una injerencia -una más- en la libertad individualcomo ya sucedió con el tabaco.

¿Qué hacer entonces, como compaginar las verdades que unos defienden con las verdades también legítimas que otros proclaman?

Se trata de un ejemplo de cómo las conductas humanas no pueden ser reguladas mediante reglas, en este caso juridicas. En realidad no hay nada a lo que acogerse, ningun fundamento al que apelar en un estado laico y moderno: ¿moral, decoro, estética, salubridad, pecado?

Solamente ese concepto vago del civismo puede permanecer en pie como ultimo fundamento para evitar los desnudos en público, un concepto que por otra parte no es capaz de disuadir a aquellos militantes de la causa nudista que reivindican espacios para el desnudo o incluso aquella vieja máxima de que “cada uno que haga lo que quiera”, sin contar con lo que de transgresión conlleva el desnudo en si mismo y que atrae a mucho personal.

Si yo fuera un programador de robots lo tendría dificil para implementarle reglas para que supiera como vestirse en depende qué lugares. Porque un robot no tendría por definición sentido comun y habría que explicitarle de manera muy concreta y sistemática que la forma de vestirse tiene que ver con el entorno en que se encuentre. Lo que significa que el vestido comunica algo sobre la intencionalidad del individuo y que la forma de vestirse depende en todo momento del contexto.

No es lo mismo estar en top-less en una playa que en una piscina, no es lo mismo andar desnudo en un camping nudista que en la Gran Via madrileña, no es lo mismo andar con el torso desnudo en una terraza de cualquier playa que en un autobús o ir en bañador en el paseo maritimo que en la consulta del médico.

No es lo mismo vestirse para una fiesta que para un entierro y que el escote tolerable en una mujer depende del lugar donde se exhiba. Tampoco es lo mismo cuando uno sólo se representa a si mismo que cuando se está representando a otros, cuando uno va a su trabajo o cuando uno está de vacaciones, etc.

Como puede observarse la dificultad procede de arriba-abajo: del contexto a lo particular. La dificultad para enseñarle a un robot no procedería tanto del listado de reglas sino de la anticpación de los distintos contextos en los que puede encontrarse.

En los humanos hay además otra dificultad sobreañadida y es la discriminación entre desnudez y exhibicionismo. El exhibicionismo se considera un delito pero no la desnudez, ¿cómo saber cuando la desnudez contiene una intencionalidad exhibicionista?

El exhibicionismo puede definirse como una conducta de exhibicion -usualmente de genitales- con el fin de conseguir en el espectador el asombro, la sorpresa o la perplejidad con fines sexuales. En la práctica el exhibicionismo es un delito que sólo se aplica a varones, no considerándose asi el evidente exhibicionismo de tetas , bragas insinuadas y escotes que las mujeres de hoy realizan incluso en entornos laborales. De hecho no conozco ningun caso de procesamiento judicial a ninguna mujer y si algunos casos a hombres que exhiben sus penes aunque con intencionalidad sexual oscura.

Significa que la frontera entre exhibicionismo y desnudez es una delgada linea donde es necesario encontrar una intencionalidad de invitación o de acoso sexual para que sea considerada una acción juridicamente reprobable.

Pero sabemos que el cerebro humano se encuentra siempre presidido por la intencionalidad, lo que viene a significar que en la desnudez siempre hay una intencionalidad.

Les dejo a ustedes que elijan segun su propio sentido común cual es la intencionalidad más frecuente en aquellos que se muestran desnudos.

CICLONUDISTAS

Naturalmente no es siempre la sexual, en la fotografia de arriba pueden ustedes ver que estos ciclistas no pretenden encender los ánimos de sus espectadores sino promocionar el cicloturismo.

Hasta un robot medio tonto podría comprender que a veces para hacer publicidad de algo hay que llamar la atención y una buena forma de llamar la atención es mostrarse desnudo por la calle aun yendo en bici.

Cosa que no podria suceder en un camping nudista: alli los que llaman la atención son los que van vestidos.

Y que demuestra que el desnudo comunica algo en función del contexto en el que se produce y que apela a una función de esa parte del cerebro que percibe totalidades y que llamamos sentido común.

El sentido común es la única forma de resolver este tipo de conflictos entre partidarios y detractores de una determinada conducta y que engloba también otro tipo de conductas muy en la picota de la atención pública :el ruido nocturno producido por locales de ocio es otro de estos ejemplos que no pueden resolverse con las reglas y que apelan al sentido común.

¿Pero entonces qué es lo que sucede, es que la gente ha perdido el sentido común?

Los humanos todos tenemos sentido común, lo que sucede es que se encuentra oscurecido por las creencias, por ejemplo los nudistas creen que la exhibición del cuerpo humano en su plenitud adánica es no sólo conveniente sino muy saludable, los que tienen calor se desnudan porque creen que los demás no tienen derecho a increparles, los que huelen mal creen que tienen derecho a no ducharse y que los que están obligados a convivir con ellos se quejan por vicio y  asi. Cuando sacamos el sentido común de nuestras vidas estamos condenados a la confrontación porque las creencias individuales se encuentran en el mismo plano de computación: mi creencia es tan buena como la de mi vecino.

Las creencias lo relativizan todo y son por definición impositivas: se encuentran en permanente pugna con sus vecinas pero el sentido común – y los valores- – lo jerarquizan de nuevo: con la idea de que no todas las opiniones tienen el mismo valor aunque tengan el mismo derecho.

Es por eso que los robots del futuro podrán simular que tienen sentido común: despojándoles de creencias acerca de sí mismos y de sus derechos a hacer lo que les venga en gana.

Asi y todo carecerán de sentido común auténtico y hasta cualquier choni sabrá -otra cosa es que lo haga- que andar en bolas por la calle no sólo es una provocación sexual sino un acto de incivismo. Peor si encima no está de buen ver.

Otra cuestión que tiene que ver con el sentido común es la tolerancia de los espectadores que asisten con sonrisas benevolentes a estos desfiles. La mayor parte de personas con sentido común no sólo no nos desnudamos en público sino que además hacemos como que no hemos visto, sentimos la vergüenza de ellos en nuestra mirada y asi los redimimos.

25 pensamientos en “El sentido común

  1. Para mi, en éste caso el sentido común está ligado a nuestro bagaje histórico-religioso-cultural. No entiendo porqué el sentido común nos obliga a ir en americana y nos limita el nudismo a sólo unas zonas destinados a su uso. Acaso mostrar el escote (a veces exagerado) es de sentido común? Otras culturas pondrían su sentido común en el cielo… No creéis que es más una razón de respeto y de pudor ajeno?

  2. En realidad Frig tienes razón: no existe niguna razón para ir vestido. Es cierto que el hecho de ir vestidos es por razones historicas-religiosas-culturales como tu dices. ¿te parece poco bagaje?
    Dime otro bagaje que tenga un peso similar para ir desnudos en nuestro entorno bla-bla-bla.
    El sentido común opera sin una computación lógica, en realidad da igual ir con americana o con burka, es por eso por lo que existe lo que se llama comunicación pragmática. Fijate en una cosa muy simple cuando das la mano para saludar ¿cuanto tiempo sostienes la mano de tu interlocutor con la tuya?.
    Ya lo has hecho, ahora preguntate esto:
    ¿Y por qué ese tiempo y no una hora o un dia un segundo?

  3. Hola.
    Buen artículo, es sólo que me da la sensación de que el concepto de “de arriba a abajo” y “de abajo a arriba”, desde el punto de vista de la IA, está un poco confundido.

    No es tanto que se trate de “desde el contexto” o “desde detalles” sino de “con solución pre-concevida” o “con solución desconocida”.

    Cuando decimos que un algoritmo está diseñado “de arriba a abajo” nos referimos a que está construido basandonos en una solución o estado final del que conocemos características suficientes como para llegar a él. Un algoritmo de reconocimiento facial podría ser un algoritmo “de arriba a abajo” en el caso de que funcionase en base a un patrón ya conocido que tenga una serie de puntos (características) y usase unas reglas claramente definidas en las transformaciones y pasos necesarios para comparar la imágen de un rostro con las características del patrón.

    Si el sentido común estuviese guiado por algoritmos “de arriba a abajo” estariamos hablando de un mecanismo estático incapaz de adaptarse a nuevos entornos, ya que las soluciones posibles estarían siempre pre-concevidas, y cuando el entorno no sea compatible con la solución (si la cara está de perfil o lleva una máscara) las reglas en las que se basaría el razonamiento arriba-abajo fallarían… porque el “arriba” (el objetivo final) no sería lo esperado. El hecho de que el ser humano sea capaz de corregir sus pre-concepciones es prueba de que su razonamiento es resultado de pequeñas asociaciones que se adaptan para idear en conjunto soluciones que en principio eran desconocidas (algoritmos “de abajo a arriba”).

    Nuestra mente está totalmente diseñada de abajo a arriba. Todo nuestro comportamiento es aprendido, empiezas conociendo lo básico y luego conoces cosas más complejas, nunca al revés. Un niño pequeño no se plantearía nunca que ropa hay que poners para ir a una boda o al campo si su entorno no lo condicionase para ello, por naturaleza el hombre no tiene vergüenza a los desnudos.

    Un robot que realmente quisiese emular la mente humana nunca debería diseñarse basandonos en lo que haría una persona de ciudad del siglo XXI. Sino en la mente limpia de prejuicios y conocimeintos de un recien nacido. Lo más importante es emular el mecanismo de aprendizaje humano y los instintos básicos de supervivencia, reproducción, etc, que nos mueven.

    Los instintos son, en mi opinión, lo único que no es “razonable”, al ser por definición lo único de nuestra mente que está pre-programado y que no ha sido aprendido, todo lo demás es aprendizaje y todo lo que no es aprendizaje es instinto. Por tanto, los instintos serían las únicas reglas que habría que pre-programar en nuestro robot.

  4. bueno.. decir que la explicación de las dos aproximaciones que has dado está perfecta en mi opinión.
    Es sólo que en la aplicación a la desnudez, creo que no se correspondería mucho con “de arriba a abajo”, y da la sensación como de que no está claro.

  5. No entiendo muy bien cuando se dice que la cuestión del nudismo o del ruido no se puede resolver con reglas. Precisamente se me antojan ejemplos que claramente se pueden resolver fácilmente con reglas sencillas.

    Supongo entonces que se refiere a que esas reglas coincidan con el sentido común. Eso es imposible, al tener cada mortal una idea distinta de lo que es de sentido común en cada caso. Así que la regla corresponderá a un consenso político, social, legal, consuetudinario o como sea. Esta regla nunca será perfecta.

    Al robot, ¿qué le pediríamos? ¿que tuviese opinión, como cada uno de nosotros? (pero entonces deberemos aceptar que no tenga la misma que nosotros) ¿o, por el contrario, que sea capaz de dar con la norma social justa? (algo que acabo de decir es imposible de lograr).

  6. Me parece poco bagaje comparado con los 200.000 años que hace que existe nuestro sentido común cómo especie. Si se llama sentido común, debe ser por esto, porque es común en la especie.
    Distinto es si intentamos aplicarlo a cada sociedad o cultura o momento por separado.
    Mi abuela me diría que es de sentido común no ir haciendo topless por la playa. Si el sentido común puede variar en 50 años, creo que estamos hablando de otra cosa…
    Si vamos a programar un robot, sería un coñazo cambiarle toda la información cada X tiempo, yo preferiría ponerle comportamientos de sentido común cómo no tirarse por un precipicio, no cruzar la calle cuando pasa un camión, no quemar los cables al vecino, … Algo que le va a servir siempre y en todos los ambientes “humanizados”.
    Respondiéndote: Tu lo has dicho, es una cuestión pragmática, si me estoy un dia dándole la mano, dejo de alimentarme, de buscar comida (trabajar, si quieres), no alimento a mis hijos,… Ahora, dar dos besos, o tres, o darte la mano o un golpe en la espalda es cultural.

  7. No Frij, el sentido comun no dice nada del top-less en la playa, eso son costumbres, consensos que van y vienen, el sentido comun consiste en situarse en algun lugar lejano a la confrontación entre los defensores y los detractores del top-less o de cualquier otro motivo de confrontación, puesto que “sabe” que cualquier creencia tiene que sobrevivir tratando de imponerse a las demás. El sentido comun en este caso seria el que hacemos la mayoria de nosotros: ir vestidos dependiendo del contexto.

  8. Jo se Luis:
    Claro que el ruido o el desnudo son susceptibles de ser controlados con reglas, pero esas reglas dividen el mundo entre partidarios y detractores y son de dificil aplicacion y aun mas dificil punición, pienso ahora en el “botellon”, exsite una reglamentación (una ley) que impide vender alcohol a los menores y sin embargo debajo d emi casa hay todos los dias una concentracion de menores bebiendo. Es evidente que las reglas no se cumplen.

  9. Ferk, estoy de acuerdo con lo que has apuntado y es seguro que el sentido comun opera tanto de arriba abajo com ode abajo arriba puesto que cmabia y puede aorender de los diferentes contextos. El tema de la desnudez lo he usado para ilustrar el como cuando se saca el sentido comun de la vida los humanos nos metemos en confrontaciones sin salida.

  10. Además, Paco, en ese tema de la desnudez un cuerpo poco agraciado en cueros por la calle atenta contra el buen gusto, o al menos el buen gusto aprendido según la moda del cuerpo Danone, pero ¿no está también el libre albedrío de no mirarlo? ¿qué opinas de este matiz o de la tendencia a mirarlo cuando en una calle hay tantas otras cosas que mirar? ¿sería masoquismo visual, morbo, paradoja o qué cosa?…..

  11. El “buen gusto” es una argumento estético que no sirve para disuadir a segun quien. El que mira observa precisamente por el efecto sorpresa, los ojos se van detras de la novedad, de lo distinto, del contraste. No es necesario apelar a ninguna explicación psicologica para entender que lo fisiologico es mirar aquello que nos choca, aunque naturalmente hay otras formas de mirar, tantas como formas de mostrarse.
    de lo que se trata es de atrapar lo insolito:
    http://carmesi.wordpress.com/2008/09/17/atrapando-lo-insolito/

  12. No veo en qué el sentido común nos dice que andar desnudos es ilícito o que atenta contra nuestra sensibilidad, y que nos produce vergüenza ajena. Creo que ya somos grandecitos como para que el ver a gente desnuda por ahí nos provoque. Mientras no se trate de un ataque sexual, no veo qué problema hay en cualquier otra “intencionalidad”.

  13. No hay acto mental sin intencionalidad, el sentido comun sirve para arbitrar entre los que piensan que andar desnudos es cosa normal y aquellos que se ofenden cuando ven un desnudo que tambien existen. Aplicando el sentido común se resuelve un problema que desde la confrontación no tiene solución.

  14. Pingback: Seres corpóreos e incorpóreos « Neurobudismo

  15. Me gusta el tema, y me gusta que pensemos sobre él, aún no tengo nada que aportar, aparte de lo dicho. A veces me parece que el sentido común al que apelamos está muy influenciado por juicios culturales aprendidos, me gusta mas pensar en lo instintivo, pensar como un niño, mirar como un niño.Auque enesto también hay mucho que discernir. Como ejemplo diria que en los baños publicos de los musulmanes,los niños van a la hora de la mujeres y las madres se encargan del aseo de sus hijos. A la entrada esta la encargada de los baños, y que decide, según la mirada del niño, cuando ya debe pasar al horario de los hombres, independientemente de la edad, es el despertar al sexo, la entrada en la adolescencia….lo que utilizan como regla estas señoras debe ser el sentido común porque no se trata de ” a partir de los x años….”, esto seria una norma, ley, o regla. Gracias siempre por hacernos pensar, Francisco.

  16. Paco, yo he dedicado buena parte de mi vida a la programación de robots. Me gusta su planteamiento aunque debo decir que las metodologías de programación que usted cita (TOP-DOWN y su inversa) pertenecen a lenguajes de programación de tercera generación y ya han sido superados. Actualmente estamos en la edad de piedra de la robótica, pero aun así no veo difícil la implementación del sentido comun en las máquinas. De hecho el ajedrez que usted cita es una actividad que después de todo requiere de un sentido común extraoridinario (aparte de conocimientos). Hasta hace poco nadie apostaba un duro porque una máquina jugara bien una posición fuertemente estratégica (posicional) en la que el movimiento no depende de las combinaciones de jugadas, sino de evaluaciones complejas y subjetivas de una posición que presumiblemente el ordenador no ha visto antes. Hoy juegan a la perfección este tipo de posiciones. De hecho hemos de añadirle errores para que sean más creíbles.

    Algo que no muchos saben es que los programadores, cuando hacemos un programa complejo, solemos sorprendernos bastante con los resultados obtenidos. Pensemos en un programa que no solo tiene un buen número de reglas (las que sean, millones si Vd quiere) sino que además no se ejecuta de manera lineal, sino en función de distintas interacciones del entorno . Cuando uno ve actuar a su propia “creación” a menudo cruza los dedos diciendo: “Hazlo bien , hazlo bien” , es decir “Ten sentido común”. Imagine, pues es factible, que el sistema robótico pudiera escuchar estas palabras u otras y ser influida por las mismas a nivel inmediato (castigo , recompensa) o cultural (almacenamiento en memoria no volátil). El tema da para mucho y no puedo entrar ahora en temas como algoritmos neuronales, lógica difusa etc …

    En definitiva no veo problema en implementar el sentido común, si lo veo en implementar la conciencia. Pero supongo que esto último es cuestión de tiempo, y quizás no demasiado tiempo.

    Un saludo.

  17. Pues es muy interesante lo que dices, si esos modelos expertos ya son antiguos lo se, pero ¿por donde anda hoy la investigacion ene se terreno? Yo crei que eras medico ¿te dedicas a la robotica? Me interesan mucho tus aportes.

  18. Estimado Paco, lamento mi tardanza en contestar.

    Respondiendo a tu pregunta, soy ingeniero informático, con incursiones interesantes en robótica. No soy médico pero me interesa todo lo relativo al comportamiento humano. La informática en su vertiente más fuerte no trata (solo) de ordenadores, sino del procesamiento de la información. El ordenador procesa información, pero también lo hace el cerebro.

    Le sitúo muy brevemente en relación al tema de la robótica en la actualidad:

    Los aparatos que se programan en la actualidad ofrecen muchas posibilidades. Básicamente un robot se compone de “sensores” que pueden detectar luz, humedad, rozamiento, etc… y “actuadores” que realizan acciones (motores que se mueven, resistencias que calientan, cilindros, engranajes…) . Actualmente la programación de robots no es lineal. En particular:
    – El sistema chequea continuamente entradas y salidas de manera que el programador puede escribir acciones que se ejecutan simultáneamente
    – Las acciones a realizar no son habitualmente dependientes del tiempo sino de otros eventos que se estén produciendo en el robot.

    Los avances en programación nos permiten por otro lado, utilizar interesantes herramientas. Es el caso de los algoritmos genéticos. Podemos programar un robot o conjunto de robots para que hagan algo (lo que sea, incluso aleatoriamente). Luego evaluamos el resultado y hacemos que el propio sistema le añada una modificación en él (mutación). Si la mutación hace que el resultado de la evaluación sea mejor que el anterior, el sistema dará preferencia a este tipo de modificación. Y aprovechando que los robots no se cansan… los ponemos a trabajar de esta manera una y otra vez. Tras varias “generaciones” (pruebas) podemos tener un sistema realizando algo que no hubiéramos sabido programar utilizando el sistema “clásico”. Estas generaciones pueden temporalmente sucederse con una rapidez extraordinaria que puede ir desde minutos a nanosegundos.

    Otro tipo de programación es la neuronal en la que básicamente se sustituyen los valores “uno-cero” por una “función de excitación” y en la que se pretende que el sistema “aprenda” de manera similar a como lo hace el cerebro. Imaginemos que el objetivo es identificar a alguien en una foto (visión artificial). Si hacemos cambios en la misma (pej aumentando brillo, contraste etc…) el sistema también lo dará por valido, puesto que no actúa con la rigidez uno-cero. Esto es lógicamente una simplificación excesiva del modelo.

    Y al igual que estas dos técnicas hay muchas otras que se utilizan en ingeniería del software y que tienen un soporte matemático grande.

    Si combinamos estas técnicas con la no linealidad (feedback en tiempo real) de los robots actuales, se puede llegar a resultados interesantes. Lo último que se puede ver en youtube son robots que mienten para “sobrevivir”, si bien no pasan de ser prototipos muy básicos..

    Estamos en la Edad de la Piedra de la robótica. Lo que se verá en los próximos años, será quizás una incursión de Microsoft en este tema. (Microsoft Robotics Developer Studio) y a partir de ahí una popularización creciente de todo esto, con una evolución similar a la que hemos visto en los ordenadores personales.

    Creo en lo multidisciplinar. Dejo en el tintero algunos puntos interesantes, que quizás podríamos tratar. Mi dirección es cyberagu@hotmail.com.

    Un saludo.

  19. Pingback: Sentido común | pameserrano

  20. Pingback: El conocimiento como construcción | pameserrano

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s