Anorexia santa (y patoplástica)


giacometti3

Catalina Bonancasa mas conocida como Santa Catalina de Siena, nació en aquella ciudad italiana en el año 1347 de un parto gemelar en el que logró sobrevivir a su malograda hermana.

Segun Rudolph Bell, el investigador que escarbó en la vida de la santa, su  libro “Holy anorexia” (La santa anorexia) vino a iluminar no pocos de los recovecos mentales de Catalina, gracias a él conocemos hoy muchos detalles biográficos y clínicos de interés para considerar si la anorexia mental es una enfermedad reciente o si por el contrario era una enfermedad conocida desde la antigüedad y más allá de eso si ha cambiado o permanece intacta plásticamente.

Catalina a pesar de haber nacido en una familia noble es evidente que tuvo una infancia bastante triste , una vida presidida por las calamidades de salud, alguna que otra peste recidivante y la muerte de su hermana mayor Bonaventura que fue la que en definitiva le hizo de madre y la que la preparaba para el matrimonio: la única “salida profesional” junto con la religión para una mujer de su extracción social.

A los nueve años Catalina que era una niña muy piadosa ya tuvo su primer contacto con la divinidad a través de una alucinación religiosa, a los 12 años ya habia emprendido una severa dieta a base de pan, agua y verduras, a los 14 años ya habia manifestado su intención de renunciar al matrimonio y un poco más tarde ante la insistencia de su madre por casarla decidió entrar en religión, concretamente en las dominicas.

Su personalidad era fuerte y decidida con un ligero tinte entrometido y mesiánico, por ejemplo sentía que tenia en la vida una misión: nada menos que superar los conflictos de los estados pontificios divididos por el Cisma de Occidente,para ello  se entrevistó con reyes, prelados y papas siempre con la intención de resolver el conflicto. Naturalmente fracasó en su tarea.

Su vida oscilaba entre sacrificios corporales (se flagelaba con una cadena), un ascetismo alimentario que fue progresando en intensidad y restricción y una actividad fisica incesante. Más tarde comenzó a vomitar lo poco que ingería metiéndose en el esófago una rama de hinojo. Como le sucedería años más tarde a nuestra Santa Teresa de Jesus Catalina acaparó adhesiones y enemistades, hubo quien la acusó de brujeria (una acusación muy seria en aquella época) pero poco a poco fue forjándose una imagen de santidad.

Murió a los 33 años a causa de las secuelas de su inanición y un poco más tarde se proclamó oficialmente su santidad, hoy se la considera una doctora de la Iglesia.

Pero en realidad Catalina de Siena no era más que una enferma mental, una obstinada anoréxica segun la definición de Gull en 1874 y que ha llegado hasta nuestros dias acompañada de la que hiciera Lasègue un año más tarde.

Gull y Lasègue -los descriptores modernos de la anorexia- señalaron la idea de que se trataba clínicamente hablando de un forma de dispepsia histérica (o sea una enfermedad digestiva de origen histérico), ellos  la definieron según hoy la entendemos e incluso propusieron un tratamiento que a grandes rasgos es calcado de lo que hacemos, -con alguna que otra sofisticación añadida- los médicos actuales.

Lo que propusieron Gull y Lasègue como tratamiento fue de sentido común:  la alimentación forzada y la prohibición de realizar ejercicio alguno, dos de los mandamientos mayores en el tratamiento de una anoréxica actual.

Pero Gull y Lasègue encontraron algo más que un tratamiento idóneo para este tipo de pacientes, encontraron la esencia de la enfermedad: la negativa a comer y la amenorrea: se trata de los síntomas nucleares de la anorexia, ninguno de ellos dos evidenció que sus anoréxicas quisieran estar delgadas por miedo a la obesidad o por un horror a adquirir un peso o una silueta informe, tampoco tenian trastornos del esquema corporal o disconformidad con su cuerpo. Las anoréxicas del XIX no estaban enfermas por seguir una moda: el culto a la delgadez que hoy se situa entre las principales razones para adelgazar.

Todo parece indicar que las razones para no comer son más bien diversas segun la época, es evidente que Catalina de Siena tenia razones de tipo ascético (la negación del cuerpo y sus necesidades) y que las anoréxicas románticas y los artistas el hambre descritos por Kafka tenian otras razones para dejar de comer. Algunas, escondidas detrás de aquel diagnóstico de clorosis que era una especie de anemia megaloblástica que muy probablemente equivalia a disturbios alimentarios no diagnosticados como anorexia. Otros probablemente encontraron en el ayuno público su medio de subsistencia: exhibiéndose en jaulas circenses lo mismo que hacían en privado.

anorexia

Y es evidente tambien que las anoréxicas de hoy carecen de motivaciones ascéticas y tambien de motivaciones románticas (una apariencia débil y enfermiza). El factor identificado con más frecuencia es el factor de la moda: la publicidad de una apariencia delgada y el culto a la delgadez son sin duda la causa de la anorexia menta actual. Una enfermedad que tiene una causa cultural y que de alguna forma demoniza sanitariamente y estéticamente la obesidad.

rusell

Gerald Russell es un psiquiatra británico que en 1979 describió un nuevo sindrome psiquiátrico que bautizó con el nombre de bulimia nerviosa (bulimia significa hambre de toro) y que aunque no se parece en nada a la anorexia (en realidad es su opuesto) Russell pasará a la historia de la psiquiatría por haber intuido y demostrado que la anorexia y la bulimia nerviosa eran la misma enfermedad, o al menos los polos opuestos de un mismo problema supuestamente psicológico que en algunas -las más disciplinadas- se manifiesta en restricción alimentaria y en otras -las más ineficaces- se convierte en una oscilación constante de atracones, restricciones y vómitos u otras maniobras purgativas. Curiosamente las bulímicas no son tan delgadas como las anoréxicas sino que por el contrario suelen estar en normo o sobrepeso.

Para Russell los trastornos alimentarios recorrerían una especie de continuo que implicaría distintas estrategias y especializaciones con respecto a la comida y que desde la caquexia extrema hasta la obesidad mórbida agruparía a personas que mantienen con la comida una extraña relación -ambivalente- de rechazo y/o dependencia.

De manera que es posible afirmar algo: que aunque la anorexia mental ha existido siempre parece que la bulimia es una enfermedad nueva que deriva de la anorexia mental y donde los sintomas modernos aparecen en primer plano: la sobrevaloracion de pequeños defectos, el rechazo del cuerpo, el horror a la obesidad, la autodesvalorización o la disconformidad con el propio cuerpo han venido a solaparse con la esencia anoréxica que conocemos desde los tiempos de Catalina de Siena. Entendemos como la esencia al rechazo de la comida, la amenorrea y la negación de enfermedad, el resto de sintomas serian pues un añadido, un solapamiento de síntomas derivados del contagio social y que daria a las anoréxicas actuales una mayor dependencia de la moda, de la publicidad,  de la apariencia fisica y de la opinión de otros.

La mayor parte de expertos en trastornos alimentarios encuentran precisamente en esta dicotomía patoplástica de la enfermedad los argumentos para defender una posible vulnerabilidad biológica en la mujer para sufrir este tipo de desordenes.

Pero Russell pasa por alto un fenómeno al que me quiero referir aqui.

Es cierto que las anoréxicas de hoy inician una dieta restrictiva porque quieren adelgazar o mantener la linea, ser atractivas o simplemente eludir la obesidad a la que se sienten predestinadas. Todos estos hechos señalan en la dirección de que existe un ideal de belleza que opera desde algún lugar de nuestro imaginario y que puede llegar a enfermar a las personas. Efectivamente los ideales enferman a las personas casi tanto como las obligan a mejorar. Y aunque los ideales precisamente por ser ideales ni existen ni representan a la belleza de las personas corrientes es evidente que ejercen una enorme presión cultural a través de los medios de comunicación, y sobre todo a nivel de la publicidad o del cine donde se muestran modelos ideales, idealizados o de “una pieza”, un modelo sin matices que no se corresponde en absoluto con las personas corrientes que somos todos los que no aparecemos en la pantalla.

¿Pero cómo explicar este mismo fenómeno en la Edad media? ¿Cómo es posible que la anorexia capturara individuos en una época donde no habia publicidad ni se perseguían cánones de belleza o de rendimientos deportivos ni cualquier otro?

No se conforma el alma con menos que Dios

Santa teresa de Avila

Me produce un cierto asombro observar que los investigadores soslayan continuamente un meme que como el de la belleza-atractivo de hoy pudo capturar e infectar a no pocas adolescentes de tiempos pasados: me refiero al meme de la santidad, otro de los ideales a los que una cierta parte de la juventud aspiró en tiempos donde el protagonismo social venía de la mano de los ideales religiosos que podrian equivaler hoy a las hazañas deportivas de un Nadal o a los espectáculos de Madonna.

En realidad eso es lo que le sucedió a Catalina de Siena y a tantas y tantas adolescentes y monjas del medioevo: aspiraban nada más y nada menos que a la santidad. Algunas de ellas fueron llamadas “alumbradas”, sus síntomas constituian verdaderos paroxismos de piedad combinados con gritos obscenos y pasionales, estigmatizaciones y éxtasis que bien pronto se constituyeron en verdaderas epidemias en España y en toda Europa, lejos de tratarse de una herejía, la epidemia de iluminadas que recorrió los conventos era un trastorno histérico que se contagiaba de persona a persona y que procedia del deseo de las monjas de alcanzar la perfección santa que cada cual se imaginaba de una forma diferente.

Y no podemos olvidar que la santidad se consigue precisamente a través de la renuncia y el sacrificio fisico; nuestra tradición cristiana renegó muy pronto del cuerpo identificándolo con un reservorio del pecado, es por eso que el ideal de un santo es aéreo y tiene aura alejada de la mediocridad, lejano de la carne: la supresión del cuerpo y sus necesidades, mantenerlo a raya y ser todo espiritu, todo alma alcanzando asi la pureza necesaria para alcanzar a Dios, el ideal en el que creyeron aquellas pioneras de la delgadez como hoy otras ejercen el mismo sacrificio aunque despojado de espiritualidad, un sacrificio laico que parece haber perdido sus fundamentos religiosos.

Para mí no existe una anorexia de esencia o una anorexia contaminada, lo que creo es que la anorexia es una enfermedad de causa social, un meme que procede de un ideal que se instala en un cuerpo determinado, en un individuo que se convierte asi en el hospedaje de un virus platónico, de una idea absoluta y universal sea esta la belleza, la santidad o el patriotismo que seguramente ha sido el meme que más individuos ha necesitado sacrificar comparativamente con el resto.

La anorexia mental es una enfermedad que encarna el peso de los ideales en los cuerpos materiales. La metáfora biológica de un absoluto.

Anuncios

8 pensamientos en “Anorexia santa (y patoplástica)

  1. Es sorprendente lo prolífico que está últimamente (lo cual celebramos las fans) 🙂
    ¿Podría ser que ese virus-meme atacara -al igual que los otros virus- cuando las circunstancias -de la humanidad- son más propicias, como p.e. cuando se pone de moda precisamente estar delgado, y se aúne a esas circunstancias?

  2. Son virus-memes diferentes que en cualquier caso comparten una existencia ideal, se trata de absolutos platónicos, éticos, esteticos o espirituales. En el caso de catalina fue el virus-meme d ela santidad y en el caso actual el virus-meme de la belleza.

  3. Creo que en estos casos existe un rechazo de la “aurea mediocritas”, de ser normal, de la zona media. En el caso de la anorexia romántica exípresaba también una reacción ante el racionalismo dominante. La sublimación literaria y operística de la tuberculosis con sus heroínas y heroínos tísicos alimentó culturalmente el canon de dar con un ideal espiritual a través de un cuerpo casi inexistente. Incluso cuajó esa absurda idea de que la creatividad se alimentaba con hambre.

    En la anorexia falta racionalidad (sentido común) y rechazo de mediocridad (normalidad). Para que se dé esta extraña y patológica situación se requiere el concurso de la cultura, facilitando unos modelos de superación de lo mediocre-sensato-vulgar a través de lo espiritual, exitoso o supuestamente bello.

  4. Desde luego Artuto, eso del aureas medicritas es verdad, una de las cosas que caracterizan nuestra epoca es que cualquier apuede llegar a ser famoso, la notoriedad ha psado a convertirse en un ideal social con independencia del mértio del sujeto para serlo. El mértio ha sido desplazado por el escandalo y lo monstruoso ha tomado las calles y el gusto estético d enuestros ciudadanos. Ayer sin ir mas lejos vi un documental sobre el éxito que tienen los tatuajes, hay una verdadera industria alrededor de eso, y asi como el tatuaje sustituye a la identidad, la delgadez es tambien un significante de glamour y de distinción..

  5. Lo que cuentas me ha recordado a los ascetas hindues y al asceta Sakyamuni antes de entrar en el camino medio.
    Pero en esos casos son principalmente hombres… ¿existen diferencias entre las actitudes asceticas de negación del cuerpo en machos y hembras?

    • tanto los de antes como los de ahora padecían enfermedad. los verdaderamente santos eran personas de lucha, ayudar a los miserables construir capillas, iglesias, catedrales u otros ejemplos poco conocidos como el de santa Teresita. la santa de los misioneros ,que desde su humilde cuartito, escribia cartas de aliento y rezaba por los misioneros que estaban en lejanos países de oriente. alesia marsu Hotmail.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s