Musica y meditación


Claudio Naranjo en su libro “Entre meditación y psicoterapia” nos habla de la cualidad meditadora de la música y lo hace recordándonos algo muy importante: la música no sólo es un buen acompañamiento para meditar sino que además de eso es un objeto para meditar acerca de la misma.

Meditar en sobre todo un estado atencional distinto al que gobierna nuestra actividad vigil. Meditar es sobre todo focalizar nuestra atención en nuestro interior, bien a través de la búsqueda de un vacio o quietud de la que se ocupa esa variedad de técnicas yóguicas que llamamos muthama o bien llevando nuestra atención a nuestros automatismos cotidianos, que en la tradición se llama vipasama. Probablemente para nosotros los occidentales es más accesible esta segunda variación pues no estamos entrenados en obervar la mente en reposo y los pensamientos y las imágenes tienden a inmiscuirse continuamente mientras pretendemos voluntariamente mantenerla en silencio.

Está sin embargo al alcance de cualquiera observar-se mientras bebemos, andamos o hacemos la cama. De lo que se trata en el vipasama es aniquilar el automatismo en el que reposa casi toda nuestra actividad vigil, hacer consciente la respiración por ejemplo es la técnica más común de todas las que en definitiva practicamos los occidentales que practicamos yoga o alguna forma de meditación que no es exclusiva del yoga sino de casi todas las formas de espiritualidad conocida.

Pero de lo que se trata en estas técnicas no es de relajarse como piensa la mayor parte de la gente o de soportar estoicamente posturas difíciles (asanas o mudras) para dominar el cuerpo como piensan otros, la meditación persigue sobre todo un fin noético, es decir un hallazgo de conocimiento. Pero no de cualquier tipo de conocimiento, no se trata de aprender algo nuevo que acumular a nuestro bagaje, sino de aprender algo del conocimiento en si mismo, acerca de nuestra conciencia, un conocimiento del Absoluto, del Eso en lo que casi nunca reparamos mientras estamos bajo el dominio del Yo, es decir bajo el dominio de la razón o de los apremios de la vida cotidiana.

Meditar es sobre todo desprenderse del Yo, los sufies hablan de aniquilación, ese impostor que habita en nuestro cerebro y que nos hace creer que es el Ser. En realidad el Ser y el Yo no tienen mucho que ver, son sólo vecinos, pero el Ser sólo se manifiesta cuando apagamos el Yo, algo asi sucede cuando contemplamos las estrellas: es imposible hacerlo bajo la contaminación lumínica de la gran ciudad, para verlas hay que estar en el campo o en alta mar, alli donde el vacío (la oscuridad) permite contemplar el brillo de las estrellas en toda su amplitud y belleza.

La meditación es pues una técnica al alcance de cualquiera, democrática y barata que consiste en apagar la luz de la conciencia cuyas pilas de litio están adosadas al Yo y contemplar entonces el vacío, al propio Yo mientras duerme o reflexionar sobre la propia meditación. La meditación puede tomarse a si misma como objeto de observación igual que puede dedicarse a observar cualquier otra cosa siempre que esa cosa no sea ese torbellino de cavilaciones, proyectos o repeticiones compulsivas que nos abruman durante nuestra vida corriente.

La conciencia puede observarse a si misma sin tomarse como objeto. Esta es la esencia de la meditación, una especie de disociación voluntaria entre observador/observado, entre sujeto y objeto.

Y por esta razón decimos que la meditación representa la actividad intrínseca propia del cerebro, algo asi sucede cuando soñamos, sólo que durante el sueño nos dedicamos a observar nuestra producción onírica sin demasiado control por parte de la autoconciencia de sus contenidos, de hecho sólo algunas personas son capaces de construir sueños lúcidos, es decir de constituirse en testigos de su propio sueño e influir en él. Meditar es un soñar lúcido, en plena conciencia , que a veces -a voluntad- transcurre en el vacío.

Por actividad intrínseca del cerebro entiendo aquella actividad autónoma del cerebro con respecto a la realidad externa. En este sentido la combinación musica-meditación es en algunos casos controvertida en tanto que la música es algo extrínseco al cerebro y puede interferir en una meditación profunda o incluso en la reflexión mas banal.

Sin embargo es más que evidente que la música por su poder evocador de estados mentales internos es capaz por si misma de inducir este tipo de vivencias intrínsecas. Sucede por una razón: la musica no sólo es capaz de evocar recuerdos personales o emociones casi en cualquier tipo de persona sino que nos conecta con lo sagrado.

Y sabemos además que los estados místicos o psiquedélicos son más facilmente inducidos a través del oido que de la vista. La audición de determinados sonidos tienen como efecto más conocido el de inducir trances o fenómenos de modificación de la conciencia por sí mismos. Al parecer estos estados de conciencia modificada tienen que ver no tanto con el sonido o su frecuencia sino con la vibración del sonido. No hace falta pues una música muy elaborada para meditar sino una sencilla sucesión de sonidos vibrantes con cierta ritmicidad o previsibilidad, de ahi la catarsis de determinados mantras, de los que el más conocido es el celebérrimo “Om” equivalente de nuestra cristiana salmodia repetitiva “Ora pro nobis“.

Lo sagrado sin embargo no es un equivalente del sentido religioso, lo sagrado no invoca a Dios necesraimente sino que se refiere a lo inmutable, a lo que es en sí mismo, a lo que no necesita discutirse, también a lo inefable, lo incognoscible y que se manifiesta como una presencia oceánica sutil. Sagrado es sacrificio y es carne en forma de ofrenda, sagrado es un rastro numénico heredero de nuestras primeros escarceos cósmicos de comunión con el todo, lo sagrado alude a lo divino pero no es lo divino, lo sagrado en este sentido se opone a lo profano y la música, la audición de la misma tiene el mismo propósito que la meditación: se trata de una experiencia espiritual, una experiencia que nos acerca y apela a lo sagrado.

A veces lo hace de una forma directa: La pasión segun S. Mateo de Bach, el Requiem de Mozart, el Gloria de Vivaldi o cualquier otro ejemplo de música sacra apelan directamente a ese vinculo del oyente con lo sagrado más patente en la musica del Barroco. Pero en mi opinión en toda la música podemos encontrar ese rastro, eliminando desde luego a esas cancioncillas construidas con intención de ser productos consumibles de usar y tirar, con esta excepción es posible rastrear aspectos espirituales en la música moderna y podré a continuación algunos ejemplos.

La musica hindú corre seguramente con el peso de la liturgía de la meditación y lo es por una razón fundamental. Su escala es como la nuestra de siete notas (aunque sus intervalos son distintos), e identifica a la escala eólica mayor dominante pero su capacidad meditativo-poyética además se debe a la vibración de las cuerdas de sus instrumentos (usualmente el sitar), un instrumento de cuerda cuya pulsación induce un burbujeo contante de armónicos que induce una sensación de flotación, como si el oyente estuviera oyendo el tintineo de sus propios resortes instintivos y lo hiciera desde un lugar elevado, una torre de observación, el oyente percibe una turbulencia instintiva de la que en ningun caso pierde el control. Una sensación que se provoca técnicamente -en relación con la misma estructura de la musica hindú- mediante una fluctuación sobre un bajo fijo cuya melodía discurre en torno a la tónica, es decir sobre una misma escala sin modulaciones.

En este video podemos oir a Ravi Shankar interpretando una raga. Y hay tantas ragas como horas tiene el dia, es decir una musica para cada estado interior, para sus variaciones circadianas. En este sentido las ragas son una conexión entre lo cósmico y el oyente a través del músico que interpreta, ese que ya conoce los misterios de su corazón y nos los transmite de la unica forma posible: a través del sonido.

Pero es posible encontrar tambien rastros de lo sagrado en otros tipos de música aparentemente profana, en este caso quiero citar a la psicodelia, un movimiento que surgió allá por los años 60 y que incumbió tanto a las arte plásticas como a la música. Ayudarse por medio de drogas para obtener modificaciones del estado de conciencia fue un recurso muy utilizado por los grandes creadores del momento hasta que su uso se vulgarizó dando paso a una terrible lacra social. Las drogas que pertenecen a lo sagrado jamás debieron abandonar el templo. Al alcance de cualquiera y usadas como método para el ocio y la diversión, su consumo masivo e ilegal terminó con uno de los más potentes aliados del hombre y su autoconciencia.

En este video podemos ver a Paul Mc Cartney interpretando un clásico que está incluido en la obra mayor de la psicodelia, el album “Sgt Peppers lonely hearts club band”. El tema “I´m fixing a hole” es un prodigio creativo que habla precisamente del agujero, del vacio, de la detención del pensamiento y de la quietud.

Esta es la letra en español:

ESTOY CAVANDO UN AGUJERO POR DONDE ENTRA LA LLUVIA
Y PARA MI MENTE DE VAGABUNDEAR
A DÓNDE IRÁ?
ESTOY RELLENANDO LAS GRIETAS QUE SURCAN LA PUERTA
y PARA MI MENTE DE VAGABUNDEAR
A DONDE IRÁ?Y EN REALIDAD NO ME IMPORTA
SI ESTOY EQUIVOCADO ME SIENTO BIEN
ALLÍ DONDE ME ENCUENTRO ME SIENTO BIEN
ALLÍ DONDE ME ENCUENTROMIRO LA GENTE PARADA
QUE DISCREPA Y NUNCA SE IMPONE
PREGUNTÁNDOSE POR QUÉ NO PUEDEN CRUZAR MI PUERTA
ESTOY PINTANDO LA HABITACIÓN DE MUCHOS COLORES
Letras4U.com » letras traducidas al español
Y CUANDO MI MENTE VIAJE
ALLÍ IRÉ

Y EN REALIDAD NO ME IMPORTA
SI ESTOY EQUIVOCADO ME SIENTO BIEN
ALLÍ DONDE ME ENCUENTRO ME SIENTO BIEN

ALLÍ DONDE ME ENCUENTRO

GENTE ESTÚPIDA CORRIENDO DE UN LADO A OTRO
ME FASTIDIAN Y NUNCA ME PREGUNTAN
POR QUÉ NO PUEDEN CRUZAR MI PUERTA

ME TOMO MI TIEMPO EN UNAS CUANTAS COSAS
QUE AYER NO ERAN IMPORTANTES
Y SIGO ANDANDO

ESTOY CAVANDO UN AGUJERO POR DONDE ENTRA LA LLUVIA
Y PARA MI MENTE DE VAGABUNDEAR
A DONDE IRÁ?

Este es un video para meditar sobre el sentido del vacío segun Mc Cartney:

El blues es un invento de los negros durante su esclavitud en los campos de trabajo del sur de Estados unidos, un canto de profundo dolor vinculado a los sentidos, en este caso “Love like a man” entronca el sexo erótico y su demanda dirigida desde una mujer hacia un hombre. Doce compases divididos en tónica, dominante y subdominante, una división clásica en el blues, el rock y el jazz y todo lo que vendria después. La espiritualidad procede del dolor y del sexo en un contexto sacrificial pues sagrado es el sexo entre un hombre y una mujer más allá de la repetición, de la fornicación o del simple placer compulsivo.

Bonny Rait una pelirroja canta un himno de negros, un himno de esclavitud y dolor, tambien de demanda sexual.

Sagrada es una mujer, sagrada es la vida humana y sagrados son los niños. Es por eso que el amor de un padre por su hija tambien apela a lo sagrado pues es en esta relación donde lo sagrado y lo profano hallan seguramente su expresión más espiritual. ¿Por qué tiene un hombre que renunciar a disfrutar sexualmente de sus hijas si son sus hijas aquellas a quien más quiere?

La respuesta es ésta: la mezcla de sexualidad profana con el amor sagrado da como resultado una aberración que conocemos con el nombre de profanación.

Concha Buyka hace una fusión de la copla con la musica negra. Espiritualidad y sensualidad a partes iguales:

Dime lo que tienes , dime la verdad

Cuentale a tu padre lo que te ha pasao

dime si algun hombre te han engañao.

Mientras que viva tu padre no estás en el mundo sola.

Esta es la gran verdad, lo inmutable que hay detrás del amor de un padre por su hija.

Lo sagrado al alcance de cualquiera.

13 pensamientos en “Musica y meditación

  1. Epa, Doctor Traver, ¿a dònde vamos a llegar, si cuando pensamos que habìamos alcanzado el màximo de calidad en sus posts, usted escribe otro como èste?
    No entiendo algo: ¿no es contradictorio decir que la disociaciòn observador/observado, permite que la meditaciòn se observe a sì misma sin tomarse como objeto?
    Esto se pone cada dìa màs interesante.

  2. ¿Cuándo me cansaré de opinar que se superas a si mismo?
    Me ha entusiasmado tanto su exposición sobre lo yóguico que cuando dé mi próxima clase creo que le llevaré de ponente  Ahh, el sitar… Efectivamente, parece comprobado el efecto de ciertas longitudes de onda sobre el SN pues, al parecer (ya lo intuía Pitágoras) todo vibra y toda vibración armónica es la música del universo. Últimamente se ha divulgado también los cuencos (tanto metálicos como de cuarzo), y un concierto de cuencos es una vivencia que nadie debería perderse, así como el llamado “masaje de cuencos” en el que el sujeto se tiende entre varios de ellos. Una verdadera experiencia… espiritual 😉
    Respecto a ese celebérrimo –y banalmente utilizado por algunos- OM, aprovecho para aportar aquí mi post sobre él en mi blog, con un video muy bello por cierto.
    Delicioso, RC.

  3. Ahi está la gracia, la meditación no es un trastorno disociativo sino el empleo de la capacidad de disociarse sin caer en la patologia. En realidad la capacidad disociadora de los humanos es infinita, casi el 80% de la población general tiene experiencias disociativas y el café es la droga que mas experiencias de este tipo provoca. Otra cosa es que sean capaces de orientar su disociación sin identificarse con lo observado. Eso es que logra la meditación distanciarse de la observación, verla desde lo alto.
    Gracias por tu visita y tu apoyo.

  4. Pingback: “Mindfullness” y “awareness” « neurociencia-neurocultura

  5. Cordiales saludos: Mi nombre es Carlos González. He sido profesor de matemáticas y física en la enseñanza secundaria durante 24 cursos. Finalmente, al verme limitado en mi deseo de practicar una enseñanza basada en los nuevos paradigmas, decidí dejar el camino de la enseñanza oficial e iniciar uno nuevo, alternativo al sistema imperante.
    Durante años, he podido comprobar como mis alumnos adolescentes enterraban sus sueños hasta hacerlos invisibles. Su entorno les enseñaba que la “seguridad” era lo primero: estábamos creando víctimas. La rabia que sentía ante tal panorama la he trasmutado en creatividad, escribiendo un libro que narra cómo empoderar a los adolescentes:
    “Un maestro decide crear un ambiente mágico en su clase para empoderar a sus alumnos. Les ayuda a descubrir los enormes potenciales que habitan en su interior. Les revela un mundo más allá de la mente programada y de las creencias. Para llevar a cabo su proyecto el profesor emplea curiosos trucos…
           Poco a poco, cada alumno se convierte en su propio maestro, en una fuente de conocimiento para él y sus compañeros. La vida se torna mágica: pueden vivirla desde su corazón “
           El título del libro es: “Veintitrés maestros, de corazón-un salto cuántico en la enseñanza-” Se plantea un modelo de educación que se basa en descubrir la fuerza interior.
           Hoy puede ser ciencia ficción…tal vez una semilla, pero si la nutrimos puede generar una forma totalmente nueva de enseñar, en la que el ser humano deja de sentirse víctima, para sentirse el creador de su propia vida.
    Creo que su trabajo va en la misma línea que el mío. Por eso, me atrevo a enviale mi libro en versión digital*. He decidido regalarlo persona a persona o institución a institución. Necesita volar…hacia lugares en los que pueda ser bien acogido. Si lo lee le agradecería cualquier comentario. Todos los amantes de la lectura sabemos que bastan cinco minutos con un libro para saber si es de nuestro interés, sólo le pido ese tiempo. Siéntase libre de enviarlo a las personas o asociaciones a las que este libro pueda ayudar Le adjunto también un archivo de pinturas que ayuda a comprender el texto. Gracias por su presencia. Le deseo felices creaciones…
                                                                                                        Carlos González
    P.D Mi blog es: http://www.ladanzadelavida12.blogspot.com
    * El libro se puede descargar desde mi blog

  6. La música transporta y conecta con lo sagrado, no sé por qué sucede pero sé que es así. Me parece muy interesante la explicación que das de lo sagrado unido a lo inefable, la numinosidad como presencia oceánica sutil. ¡ Sorprendente !

    ¡ Vaya ! Encontré la canción Fusión. No hay océanos que no se puedan navegar. Ya sabes que me encanta esa versión: jazz, copla, blues.

    Precioso post.

  7. Creo que la base de la meditación está precisamente en ese sentir- que tú dices en el post- Eso se contradice con ese vacío de la mente, porque en la meditación no se trata de vaciar sino de centrar el foco de atención de la mente en un punto concreto del cuerpo que pueden ser las manos, los pies o la espalda, contar los puntos que hay que tejer para hacer una greca o el número de puntadas para poder realizar una labor.

    El que medita me parece que no puede dejar de sentir su cuerpo porque el vacío de la mente es imposible sin que se produzcan estados de conciencia alterados y en este caso la meditación deja de ser beneficiosa para ser contraproducente. El vacío de la mente dices que sólo se consigue en determinados etapas del sueño REM. Por tanto intentar conseguirlo en un estado consciente no es posible sin pasar a otro estado de consciencia donde se pondrán en funcionamiento resortes oníricos más propio de las alucionaciones. Es por ello que la utilización de los mantras de forma repetitiva y obsesiva durante un tiempo lo suficientemente largo puede provocar una desorientación en el sujeto y un estado más propio de la alucinación que de la concentración. Las sectas utilizan los mantras con medio de control del individuo, según parece, por esa desorientación que producen.
    Los mantras creo que sólo son benediciosos si se repiten de forman consciente, sin perder la ubicación espacial.

    Los rezos también son mantras, pero el rezo debe hacerse de forma consciente y preferiblemente en voz alta para no perder el sentido de la acción. En el caso de las oraciones como parte del rosario se repiten de forma constante y casi automática los rezos pero es el propio rosario el que ubica a la persona. Lo ubica en un espacio determinado del mismo y esto indica cuál es la siguiente oración que se debe pronunciar, es decir, aunque a simple vista este tipo de oraciones pudieran parecerse a los mantras orientales distan mucho de ellos porque no se busca la alteración de conciencia sino la limpieza de mente no dejando al individuo nunca sólo ante la repetición obsesiva de una frase que al dejar de tener significado provoca desorientación y ensoñación, un estado más parecido a lo que hace un enfermo mental que a una curación espiritual. Supongo que los monjes orientales tienen una técnica muy perfeccionada del arte de la meditación,y saben exactamente cuál es el número concreto de repetición de un mantra para que su reproducción produzca los efectos beneficiosos que buscan, pero el ejercicio de estas disciplinas en occidente no están dirigidas por monjes budistas sino en su mayoría por aficionados que se han apuntado a una práctica de moda que exige un dominio de cuerpo y mente en la que no están avezados.

    Sigo opinando que el post es precioso.

  8. Blanco, literariamente interesantísimo pero tienes varios conceptos muy distorsionados en cuanto a qué es empíricamente la meditación, errores habituales por otro lado entre no-meditadores (o poco-meditadores). Por supuesto que puede dejar de sentirse el cuerpo (sensorialmente, no cognitivamente).

  9. Di Zacco, muchas gracias por considerarlo literariamente interesantísimo por eso yo lo había calificado de precioso. En las artes es el quantum de belleza presente en una obra lo que marca la diferencia…¿ hay algo más sublime que el arte y el dominio de una disciplina artística o científica?, creo que no.
    No entiendo eso de dejar de sentir el cuerpo sensorialmente y no cognitivamente y la meditación la he practicado, pero separar lo cognitivo de lo sensorial no lo veo muy claro, por mucho arte, dentro de mis posibilidades, que aplique para entenderlo.

  10. Paco, llegué a este post buscando material sobre Lenguaje Musical… Muy bueno, realmente me encantó!… Muy buenas también las aclaraciones posteriores.
    Un aporte, que creo articula la discusión final sobre la función de la conciencia durante la meditación y el estado disociado de la misma:
    Los últimos estudios sobre sueño muestran que el estado de conciencia profunda que se observa a sí misma y que se asocia con la producción de imágenes oníricas, es un estado permanente del cerebro y subyace al estado de vigilia, en el cual la conciencia se vuelca hacia el exterior, la “realidad conciente”. Esta sería como la luz de la ciudad, que opaca el brillo de las estrellas en el vacío de fondo. Cualquier actividad repetitiva o de observación concentrada produciría una especie de agotamiento de la atención conciente hacia afuera, una especie de apagón de las luces y entonces, reaparece el fondo pero en estado de vigilia. El efecto, sería el mismo que el del sueño rem: un efecto reparador y ordenador sobre el SNC y toda la cascada psico- neuro-inmuno-endócrina, es decir, la unidad mente-cuerpo. Sería un efecto de re-sincronización y de acallamiento del “bombardeo” de los estímulos externos, con la posibilidad de equilibrar los efectos deletéreos del estrés prolongado.
    Gracias por tanto material exquisito!!

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s