La densidad de las palabras


Si dividimos el numero de letras por el número de palabras de este post, el resultado es de 4.85 , esa es la densidad de este texto. Se trata de una variable interesante que denota si estamos frente a un texto especializado (muy denso) o de un texto narrativo (menos denso) tambien mide la improbabilidad y la probabilidad de que lo que aqui se diga sea o no verosímil, naturalmente los textos menos densos son más probables y los muy densos son menos inteligibles lo que les hace -en principio- altamente improbables. Y es que las palabras tienen un peso especifico, según si son muy o poco usadas y la verdad además tiende a la sencillez.

Las palabras de uso común tienen dos silabas y las palabras raras que se usan poco tienen más de tres. Lo curioso es que los pronombres singulares que son de uso continuo en cualquier idioma sólo tienen una silaba, excepto “ella” que tiene dos. Pero además “Yo” es más corta que ”murciélago” y es que las veces que decimos “Yo” en un dia superan a las que nombramos al mamifero volador. Porque de lo que se trata en cualquier caso es de ahorrar y de decir en pocos golpes de voz aquello que se repite inexorablemente a lo largo del día.

Fue Chomsky el primero que intuyó que el lenguaje era algo innato, no es que nazcamos sabiendo hablar sino con una disposición universal a hacerlo, hablar es un aprendizaje facilitado (prepared learning), lo que se transmite genéticamente no es el lenguaje en sí sino una especie de gramática generativa que además es común a todos los idiomas pero que necesita rellenarse con palabras concretas y ahi está precisamente el problema: las cosas en si, los objetos externos necesitan ser nombrados, como tambien los estados internos y las ideas que no están en la realidad-real, lo que hace que haya más palabras que cosas en si, y menos simbolos que palabras, existe pues una diferencia de nivel entre la posibilidad de nombras cosas y la existencia de cosas que en si pueden ser nombradas, está diferencia es el problema que plantea a los humanos su casi infinita capacidad de simbolización.

La simbolización tiene efectos positivos y negativos, por ejemplo simbolizar o categorizar un objeto temido puede llegar a exorcizar ese temor, de este modo el lenguaje se convierte en algo protector, pero el lenguaje por si mismo tambien puede inventar otros temores que no estan en la cosa en si, sino en la imaginación de los sujetos. La capacidad de simbolización es pues la variable critica que se encuentra detrás de casi todas las enfermedades mentales.

Cavalli-Sforza fue un poco más allá que Chomsky y planteó una hipótesis osada: los idiomas siguen el mismo curso evolutivo que los rasgos genéticos, las palabras son como los genes y por eso el lenguaje sufre una especie de selección natural que tiende siempre a preservar aquellos sonidos que han sobrevivido mejor a la deriva natural de los idiomas. Porque la evolución primero resuelve el problema y luego se hace preguntas, la evolución opera de modo opuesto a la selección cultural que siempre hace primero la pregunta y luego trata de resolver el problema. Los idiomas parecen comportarse “como si” fueran elementos vivos sometidos a la selección natural, se inventaron para resolver problemas y para ahorrar gasto, hay algo en el lenguaje de parsimonia, de racaneria.

Aqui hay una entrevista de Punset a Luigi Cavalli-Sforza

Tal y como señala Wagensberg en su libro “El goce intelectual” la palabra “mama” es similar en casi todos los idiomas y tiene al menos una “m” en todos ellos pues la maternidad es una certeza (genética) mientras que la paternidad es sólo una hipótesis. Al parecer el sonido m-m-m-m tiene algo que ver con la madre, el verbo mamar o algo que evoca la succión o la comida, tambien amor lleva m, las excepciones sólo hacen que confirmar la regla porque en inglés efectivamente “love” no lleva ninguna “m” aunque si en francés – amour-. La palabra “padre” ya no tiene tantas coincidencias, puede estar relacionado con la letra “p” o con el sonido “pa” o “da”. Hay algo en la “p” que evoca al padre como siempre sucede con las onomatopeyas, efectivamente “chiss” es una manera de pedir silencio pero tambien avisar o imitar el sonido de un reptil, lo más seguro cuando estamos en la presencia de una serpiente venenosa es mantenernos en silencio y no movernos.

Lo que plantea Cavalli-Sforza es que el lenguaje apareció de una forma brusca, es una especie de Big-Bang de las palabras.

bigbangmar.jpg

Encontró una clara correlación entre la diversidad genética y la diversidad de lenguas, apuntando en sus estudios (Genes, pueblos y lenguas) un origen común para todas lenguas, del mismo modo que nuestros genes procederían de una primitiva madre (Ver Eva mitocondrial), una lengua humana que además sería de aparición reciente. Esta hipótesis es sorprendente porque en principio el lenguaje es cultural, mientras que los genes siguen una selección distinta (selección natural) y apunta a la idea de que cultura y naturaleza podrian estar enlazadas y sufrir procesos selectivos muy parecidos y más si recordamos que las 5000 lenguas que existen hoy en el planeta tienen una complejidad sintáctica similar: no existe una lengua más evolucionada que otra.

Hay algo en lenguaje pues que anda de la mano de la evolución del cerebro , más concretamente de los fenómenos de lateralización del Area de Broca sede del lenguaje.

El lector interesado puede ampliar información en este articulo mio titulado “El extraño caso del Sr Broca”

 

Anuncios

5 pensamientos en “La densidad de las palabras

  1. Efectivamente el número de palabras es finito pero el número de combinaciones es prácticamente infinito por no hablar de los neologismos, las palabras que inventamos para señalar una experiencia inefable, por ejemplo “arrobamiento”. Lo que nos lleva a la conclusión de que el lenguaje (la simbolización) nos hizo fuertes para lidiar con el miedo que acompaña a la existencia humana, el miedo, la insertidumbre, etc. Curiosamente el lenguaje con esa capacidad de despliegue lo que hace es añadir nuevos temores con nuevos nombres a los viejos temores arcaicos, por eso se dice que el sujeto está atravesado por el lenguaje, ya no hay por qué tener miedo a las fieras, pero precisamente por eso el hombre inventó la ansiedad: una amenaza inconcreta que no pudo ser nombrada.

  2. las palabras al final solo representan una reconciliacion con el otro, una abstraccion ideologica romantica, de lo que nunca fuimos en libertad natural, un intento, una cosa difusa, algo para justificar nuestra propia existencia impuesta, y el otro anda tan perdido y sin sentido como tu. a veces el dolor quiere ser compartido lo mismo que el sexo, por ello, los crimenes, como el caso del padre que mato’ y quemo’ a sus hijos, ese asesino de cordoba, solo queria que su hembra compartiera parte de su dolor, la hembra era el otro

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s