¿Cuando moriré?


Seguro que todos nos hemos hecho alguna vez esta pregunta.

Pero si descontamos a los suicidas nadie sabe cuando, cómo y de qué se morirá. Una ignorancia que contrasta con una implacable certeza: todos nos moriremos.

Es realmente inquietante, será por eso que la mayor parte de nosotros vivimos de espaldas a la muerte, como si no existiera, renegamos de la muerte, la tratamos como a los reyes Magos, pero al revés. No creemos en ellos pero les escribimos cartas para que se acuerden de nostros y nos traigan regalos, eso hacen los niños, precisamente aquellos para los que la muerte aun no existe pues todavía no han sido capaces de representársela.

No es raro que adivinar el futuro, adivinar la muerte y sus detalles haya sido en el pasado uno de los oficios de mayor prestigio social y sus profesionales -adivinos, magos o astrólogos- los más consultados del orbe, algo asi como sucede hoy con los médicos.

Aunque ya nadie cree en este tipo de adivinanzas, la necesidad de predecir ese futuro es vital, sobre todo para las compañias de seguros, asi que no es de extrañar que se hayan puesto a punto instrumentos de medida, al menos del riesgo de morirse de algo.

En esta web precisamente te dicen a qué edad morirás. Lo hacen con un sencillo programa de ordenador que utilizan algunas de esas compañias de seguros para no correr demasiados riesgos con sus clientes. Naturalmente es absolutamente desaconsejable para aquellas personas excesivamente emotivas, crédulas o miedosas.

Aunque yo ya conocia ese programa me ha llamado la atención por otra circunstancia. Me refiero a la demostración de que la estadística que ha sido elevada al altar de las ciencias duras es en realidad un burda aproximación a la idea que pretende atrapar. La estadistica es y sigue siendo la hermana pobre de las matematicas y las verdades que logra demostrar son verdades de perogrullo . Además el programa es probablemente americano, lo digo por su beateria: concede más importancia (más riesgo) a fumar o beber que a vivir en un suburbio. No pregunta nada sobre enfermedades padecidas, ni donde vivimos o qué recursos asistenciales tenemos a mano. Se limita a valorar algunas variables que inciden directamente sobre el riesgo a padecer alguna enfermedad sin más.

Si a usted le sale que va a morirse el año que viene no se preocupe demasiado, piense que usted está en el mundo para desmentir a la estadística y demostrar que es usted único, irrepetible y sobre todo impredecible.

Como el dia de su muerte está usted ilimitadamente indeterminado, pero si usted vivie en Africa o es pobre tiene todas las posibilidades de morirse ahora mismo, claro que en ese caso usted no pediría un seguro de vida.

Si usted llega a creerse tal predicción es muy posible que se produzca aquel fenómeno tan curioso conocido con el nombre de profecia autocumplidora que es como funcionaban los antiguos oráculos, a través de la creencia.

En este extracto del libro de Paul Watzlawick, “El arte de amargarse la vida” hay algunas ideas para recordar.

Anuncios

Un pensamiento en “¿Cuando moriré?

  1. Enlazando tus varios blogs el lector siempre acaba en los vericuetos de la dualidad Thánatos, vida y muerte, en seres medio-vivos y fantasmas muertos-vivientes (esos que no saben que ya murieron)… sexo y morbo desenterrados… las tinieblas del Hades en el fondo de casi todo discurso… las lecciones de Freud en el fondo de casi toda palabra-cáscara-vacía… El simulacro sobrevolando la grieta entre lo real y lo hiperreal… Que delicioso aturdimiento, cuánta sialorrea, por Zeus 🙂

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s