Repulsión, Polansky y la psiquiatría


repulsion.jpgRoman Polansky dirigió en 1965 su obra maestra para el género de terror y tratando de emular el éxito de su maestro Hitchcock en “Psicosis”. En realidad “Repulsión” es una historia que vista 30 años después tiene más interés psiquiatrico que cinematográfico a pesar de los hallazgos de Polansky en este film que transcurre en una atmósfera cerrada y asfixiante con muy pocos diálogos y pocas claves sobre el pasado de Carol (una jovencisima Catherine Deneuve que hace el papel de su vida) que podrian ser esclarecedoras para su interpretación.

catherinedeneuve.jpgLo poco que sabemos de Carol es que es una chica hermosa que trabaja de “esteticienne” y vive con su hermana en un apartamento de Londres. Sabemos que su hermana está liada con un hombre casado que cada vez pasa más tiempo en el hogar fraternal, sabemos que su hermana pasa apuros económicos y que Carol no aprueba esa relación y que detesta “los instrumentos” de afeitar de ese hombre que permanecen junto a sus cosas en la repisa del baño.

De su carácter sabemos tambien algunas cosas: que es una mujer ensimismada que pasa gran parte de su tiempo “alelada” en sus fantasias y que es regañada constantemente en su trabajo por su tendencia a evadirse de la realidad. Su aspecto aparece como congelado, más allá de la timidez, no soporta que la toquen y todo parece indicar que trata de evadirse de las relaciones con los hombres.

Los hombres.- Los hombres de Carol parecen encarnar en su imaginario su fantasma, los obreros la piropean por la calle, su hermana casi vive con un hombre al que Carol detesta “por estar casado”, y hasta hace su aparición un galán que la pretende “John Fraser” en un papel deslucido y victimario. No sabemos si es el amante de su hermana o si es el galán, el que hace de catalizador de la psicosis de Carol pero sabemos que son los hombres el objeto de su deseo, de otro modo no podrían explicarse sus alucinaciones, sus ilusiones catatimicas y su complejo. Carol no es homosexual sino una heterosexual que lucha en silencio contra su fantasma, su igual, un fantasma masculino, un violador probablemente un depredador.

La campana.- Carol y su hermana viven enfrente de un colegio o convento de monjas, los repiques de la campana de este lugar se convierten en señalizaciones al espectador de que algo está ocurriendo en la mente de Carol, este algo es una llamada – y de ahi la metáfora de la campana- una llamada al hombre, al sexo, una llamada del nombre del padre, un significante universal de la sexuación.

El conejo.- El desencadenamiento de la psicosis ocurre cuando la hermana y su amante toman unas cortas vacaciones, es entonces cuando Carol sola en el apartamento comienza su cuadro alucinatorio predominantemente visual. Polansky utiliza inteligentemente el conejo como metáfora de la descomposición que acaece en la mente de Carol, una calcomanía de su fragmentación psicótica.

La grieta.- Carol está fascinada por las rayas en la pared, por las rayas en sl suelo, puede pasar horas mirándolas como hipnotizada. A partir de la eclosión de su psicosis las rayas dejan de ser rayas y se transforman en grietas, las paredes se resquebrajan dando la impresión de que esos desgarros tratan de llamarnos la atención sobre otros desgarros: los desgarros de la frágil identidad de Carol que va desmoronándose tal y como pasan los dias separada de su hermana.

Los fenomenos elementales.- Polansky nos da una pista de cómo y cuando comienza la psicosis de Carol: es en el salón de belleza cuando es victima de un estado pseudocatatónico. No era la primera vez que Carol tenia esos episodios pero esta vez el episodio es más grave, es más dificil volverla a conectar con la realidad y pasa más tiempo como hipnotizada, mutista y negativista.

Una psicosis comienza siempre con un estado de perplejidad que procede de una experiencia inefable, un desgarro de la identidad, una experiencia de dsicontinuidad. El sujeto no sabe qué es lo que le pasa pero sabe que se halla profundamente concernido por esa experiencia que se caracteriza por un “vacio de significación”, es una experiencia que le alude como sujeto y que no puede nombrar, se trata de una experiencia inefable. Todo parece indicar que la experiencia inefable para Carol tiene que ver con los hombres, son los hombres los que rompen su vinculo con la hermana y con su amiga del salón de belleza, son los hombres los que son “llamados” por la campana del convento y son los hombres los que se acuestan con su hermana y la hacen gozar. Hay un significante constantemente evocado en todo el film y ese significante es lo que Lacan llamaba “el nombre del padre” es decir la metáfora paterna.

Es la metáfora paterna lo que no halla inscripción en el simbólico de Carol y es por tanto la ausencia de esta metáfora la que la hace enfermar, desorganizarse en un estado de perplejidad y horror.

Esquizofrenia desorganizada.– Carol no llega a elaborar un delirio -una propuesta creativa o explicativa sobre su experiencia- sino que se fragmenta antes de empezar en lo que llamamos una caso de esquizofrenia desorganizada, los sintomas que se presentan en este caso son más bien sintomas conductuales donde predominan el abandono de la relación con la realidad y el refugio en el autoerotismo: en su exilio del mundo Carol “regresa” a una realidad infantiloide, cose, plancha o ejerce algunas funciones de sus tareas habituales en forma de automatismo psicológico pero sin ningun tipo de pragmatismo: la plancha está desenchufada, la ropa que cose no persigue ningún fin, mientras que el conejo sigue fuera de la nevera o el apartamento es victima de una dejación y abandono paralelo a la descomposición del conejo que sigue encima de la mesa del teléfono.

La sintomatologia que predomina en Carol es el apragmatismo, es decir, un tipo de conducta desgajada de la realidad, una conducta inintencional que sólo persigue un objetivo: alejarse de la realidad de donde proceden esas llamadas que Carol sigue oyendo en pesadillas, sueños, alucinaciones y fantasias hipnagógicas. Llamadas terrorificas que la llevan de bruces frente a un escena que entendemos como originaria, una llamada sexual, de alguién, un hombre que la pretende. Ese algo que la acosa desde lo real representa el retorno de lo reprimido, aquello que fue cancelado en el inconsciente vuelve desde lo real (los hombres y sus demandas sexuales)

Los crímenes.- Esta es la parte de la pelicula necesaria para un film de terror pero de poco interés psiquiátrico. Carol asesina a su merodeador y a su casero por pretenderla, por asediarla con intenciones sexuales. En la realidad psiquiátrica este tipo de crimenes son muy poco frecuentes y es dificil interpretarlos pero en el contexto del filme los crimenes indican que Carol actua para defenderse de un fantasma y aún más: que su fantasma es un fantasma de violación. Un fantasma sádico. Carol no mata pues a estos personajes sino a su fantasma en una escalada de decomposición y desperdicios.

La interpretación psiquiátrica.- Hay que tener en cuenta que no estamos analizando un caso real sino una ficción cinematográfica. En este sentido hay que señalar algunas contradicciones de la clinica que encuentro en este film:

  • la esquizofrenia no suele manifiestarse por alucinaciones visuales sino auditivas, hubiera sido más coherente -desde el punto de vista psiquiátrico- que Carol recibiese ordenes alucinatorias de caracter verbal. En ese caso no hubiera sido necesario plantearnos un diagnóstico diferencial, sin embargo la profusión de imagineria visual parece estar más cerca de una histeria – con el odio eterno a los hombres- o una psicosis oniroide desencadenada por drogas o por un estado histérico de caracter traumático que se desencadenó precisamente a través de la audición del coito entre su hermana y su amante.
  • Existe otra psoibilidad y es el “trastorno por estrés postraumatico” que se caracteriza precisamente por el retorno de lo no simbolizado, en forma de flashbacks (escenas de retorno al pasado de corta duración) y de ensueños repetitivos. Pero Carol no sólo tiene ensueños sino alucinaciones senoriales (visuales) muy raras en los casos de estrés postraumático. Por otra parte el paso al acto, es decir la decisión de matar a sus merodeadores asi como la desorganización de su conducta desestiman este diagnóstico, aunque sus antecedentes -la congelación afectiva- los afirman.

En conclusión, las peliculas de psiquiatría pierden el rigor psiquiátrico porque los directores privilegian el espectáculo de terror sobre la realidad clinica pero Polansky al final nos da una clave que aclara al menos la verdad histórica sin cuestionar la clinica psiquiátrica. Hablo de esa escena final donde se ve un zoom sobre una fotografia familiar y en ella a una Carol de unos 10 años mirando al que se supone es su padre.

Yo no he visto nunca un rostro infantil con tanto odio.

Probablemente ese odio procedió de algun tipo de abuso al que el padre sometía a Carol lo que explicaria el odio de Carol hacia los hombres pero dejaría sin explicación los mecanismos que utilizó para mantenerse alejada de ellos tanto tiempo ni tampoco el resultado catastrófico que sobre su personalidad ejerció tal influencia. Cualquier otra Carol hubiera encontrado alguna solución más allá de la necrofilia y la desorganización esquizofrénica.

“Repulsión” es una obra maestra del cine de terror y es desde luego más coherentemente psiquiátrica que “Psicosis” de Hitchcock pero adolece del suficiente rigor clinico para hacer de ella un paradigma de la enfermedad mental tal y como por ejemplo el caso Schreber supuso en la literatura acerca de la paranoia.

5 pensamientos en “Repulsión, Polansky y la psiquiatría

  1. Roman Polansky é um grande diretor que admiro demais as suas obras e gosto muito como ele consegue desassociar-se das regras e rigor psiquiátrico onde conduzir as histórias dos seus personagens no qual o prognostico muitas vezes é impossivel só nos resta perceber a nuances e conceber a vida como ela é.

  2. excelentes coemtarios de Paco Traver que me incitan aredondear el diagnostico diferencia con lo que se conoce (pero no está incluido con este nombre en el ICD o DSM) com “Estrés postraumático ( traumático, a secas) complejo”. es una creación de Judith hermn cuyo libro “Trauma y recuperación” es de obligada lectura para un / una psiquiatra actuales.

    En el caso de Carol podría perfectamente tratarse de una abusada en un incesto paterno que sufre una desestructuración borderline con pasos al acto psicóticos en los que asesina sobre la base de venganza unas experiencia infantiles sexuales precoces que la persiguen y que finalmente la paranoidizan. La actividad sexual de la hermana pone en marcha una “reexposición permanente” a lo traumático en forma de un reencuentro con el padre que no ha podido ser introyectado debido a la perversa ambivalencia extrema que genera el acto incestual en forma de odio/ amor o repulsión/atracción.

    So far.

    También felices Fiestas para ti Paco de Paco O.!

  3. Es evidente que esa es la tesis de Polansky, de no ser por esa ultima escena de la mirada de odio hacia el padre ¿pensariamos lo mismo? Lo que está claro es que carol enloquece cuando siente la llamada sexual (a través de su pretendiente) y sobre todo a través de oir el coito entre la hermana y su amante. Se trata de un mal encuentro con lo sexual pero para mi lo que es definitivo en cuanto a la eclosión de la psicosis es el viaje de la hermana, ese “quedarse sola” es quizá lo que termina de descompensarla.

  4. Pingback: El tabú del incesto « neurociencia-neurocultura

  5. Pingback: Activitat de la setena avaluació « Maldecaps

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s