Teoria biocognitiva y psicoterapia


Todo suceso y todo conocimiento acaecen en un universo limitado por bordes, bordes movibles pero bordes al fin: cualquier evento percibido y conocido es un evento que sucede entre esos bordes que llamaremos horizontes.

Existe un horizonte externo que bordea el mundo “percibido” por fuera y un horizonte interno que limita nuestra conciencia con el mundo de la infraconsciencia. Lo incognoscible se sitúa por arriba y por abajo. El resto es razón.

Existen en la mente además tres módulos que tienen distintas funciones:

  • El modulo portero que se encarga de detectar amenazas para nuestra seguridad.
  • El modulo ejecutor que se encarga de llevar a cabo estrategias destinadas a eludir las consecuencias de los estados aversivos que no son propiamente amenazas pero que están muy cerca de ellas. El modulo ejecutor funciona según las leyes del principio del placer, nos acerca a la recompensa y se encarga de mantenernos alejados de las amenazas cuando estas amenazas son demasiado sutiles para haber sido detectadas por el modulo portero. Toda estrategia consciente es obra del modulo ejecutor salvo las respuestas de lucha/huida o congelación.
  • El modulo pionero se encarga de ampliar o expandir ambos horizontes. El modulo pionero es el que trata con la nueva información, con el aprendizaje y las tareas de crecimiento y maduración.

Todo suceso además contiene dos variables en cuanto a su procesamiento:

  • linealidad versus no-linealidad, es decir qué relación tiene la causa (el suceso) con sus efectos, existen efectos lineales-predecibles y efectos no lineales (caóticos) y por tanto no predecibles.
  • localidad versus no localidad, se refiere a la administración que sigue al evento, cómo será tratado por nuestra memoria. Así hablamos de eventos que se archivan con localidad: en el módulo de la memoria a largo plazo por ejemplo y otros eventos que se archivan sin localidad, es decir que se archivan en todo el campo cognitivo, o lo que es lo mismo se archivan como trazos mnésicos en todas y cada una de las células del organismo que quedan así impregnadas del suceso.

Todo campo biocognitivo además busca sobre todo la concordancia es decir la “máxima relevancia conceptual”, significa que cualquier suceso tiende a ser procesado para encajar con la totalidad histórica individual, cultural y sobre todo en consonancia mentecorporal para un individuo dado. La totalidad biocognitiva se dirige hacia una búsqueda de sentido individual de cualquier suceso. Para ello el modulo pionero amplifica, delimita y permeabiliza sus bordes constantemente -como una membrana celular- de manera que se prioriza sobre todo la relevancia contextual que siempre está por encima del principio de la realidad.

Los bordes pues, están sometidos a un bombardeo sísmico casi continuamente porque debemos encajar cualquier suceso -sobre todo los nuevos- con la totalidad del sistema. Esta caotización de los bordes (horizontes) es característica de todo proceso de aprendizaje, de crecimiento y de crisis, mientras que la estabilidad (orden) es el resultado de rechazar, ignorar o negar lo nuevo con un intento de llevar linealidad máxima al sistema.

Los estados psicológicos relacionados con la primera posibilidad (caotización) son los estados de desvalimiento , mientras que el hipercontrol es el resultado psicológico de la segunda posibilidad como sucede en los trastornos de personalidad.

Así un trastorno de personalidad y con independencia de su apellido sería cualitativamente hablando un sistema rigidificado donde el individuo habría priorizado las estrategias de control sobre las de desvalimiento, o dicho de otra manera en el trastorno de personalidad existe una incapacidad de aprender sobre lo nuevo, una especie de instancia que impide el conocer, una instancia antiepistemofílica que tendría como objetivo el mantener el sistema dentro de las variables de lo conocido, de lo ya vivido.

Ahora bien, cualquier suceso y con independencia de los movimientos del código ejecutor se procesará de dos maneras: una manera lineal y con localidad y otra manera no-lineal y sin localidad. Dicho de otra forma, no depende de las maniobras del código ejecutor el que un acontecimiento tenga una parte que se archive en todas las células del organismo (sin localidad) o que se haga no-lineal (fractal). Por esta razón el procesamiento biocognitivo de un suceso tiene una parte que es incontrolable por la conciencia y por los módulos portero y ejecutor, una vez el suceso ha pasado de lineal a no lineal sus efectos se tornan impredecibles. Dicho en terminología médica la enfermedad se cronifica y se hace impredecible.

La cronificación de una enfermedad sucede por el mismo tipo de lógica que aprendemos, crecemos o modificamos nuestro punto de vista sobre las cosas, sucede porque al aprender cambiamos, es decir se forman nuevas estructuras que se montan y emergen de las anteriores. Una de las características de estas estructuras -llamadas por Prigogine- disipativas es que son definitivas: una vez alcanzadas ya no hay marcha atrás salvo al mismo punto en que emergió tal estructura.

Las estructuras disipativas -que son fractales- son absolutamente dependientes de sus condiciones iniciales de las que se formaron, pero una estructura disipativa una vez formada ya no puede operar hacia atrás, solo puede volver a esa condición inicial. Por ejemplo si un enfermo esquizofrénico tiene una neumonia puede curarse la neumonia si recibe antibióticos y recuperar su estado inicial y su estado inicial es seguir siendo esquizofrénico. Es imposible pretender volver al momento en que aun no era esquizofrénico porque esa posibilidad se perdió con las sucesivas estructuras disipativas que ha ido creando hasta llegar a ese estado.

Una de las características que tienen las estructuras disipativas (fractales) es que en sus tiempos de formación aparece un momento critico que se conoce con el nombre de bifurcación. La bifurcación que equivale psicológicamente a un momento de crisis existencial, es un momento delicado porque existen dos alternativas predecibles: o bien se retorna al punto inicial con un itinerario predecible hasta la proxima crisis o bifurcación o bien se crea otra estructura disipativa que contenga la anterior pero por decirlo asi la trascienda, vaya mas allá de ella, siendo además impredecible. Una vez creada esta nueva estructura disipativa ya es intocable y coexistirá con todos los sucesos lineales y con localidad que vayan archivándose en el campo cognitivo, hasta la próxima bifurcación que inexorablemente sucederá si el sujeto sigue aprendiendo, es decir si su código pionero sigue expandiendo sus bordes.

Como podrá observarse el proceso del conocer, el proceso de crecer o madurar y el de enfermar tienen el mismo origen termodinámico, la tendencia de las estructuras disipativas en bifurcarse e ir creando nuevas estructuras distintas que emergen (aunque no son causa) de la anterior.

Las estructuras disipativas se crean cuando un sistema se encuentra alejado de su equilibrio, dicho en términos psicológicos, cuando se está en crisis. El recién nacido, el adolescente o el anciano son los más vulnerables puesto que estas etapas coinciden con grandes cambios en la vinculación, la autoestima, la identidad, la dependencia, el rango, etc. Dicho de otra manera en estas etapas evolutivas (pero no solo en ellas) los individuos sufren continuos embates en sus horizontes que les obligan a emplearse con frecuencia en la definición, ampliación o contracción de sus bordes.

Cuando una estructura disipativa está en despliegue, ambos bordes se expanden necesariamente y llega un momento critico en que se llega a una bifurcación

En esta web tienes un aplet Java donde puedes ver una bifurcación fractal

La causa por la que se llega a esta bifurcación es un evento cualquiera, un suceso anodino y azaroso que pone en marcha el famoso “efecto mariposa” que gobierna la fractalidad. Ese pequeño suceso banal casi siempre termina por provocar una catástrofe que el sujeto tiende a manejar volviendo al punto de equilibrio, es decir negándose a crecer si estamos en el campo de la psicologia.

Una vez llegado a ese punto el sistema se estabiliza otra vez y el sujeto vuelve a ser insensible a cualquier argumento “que le obligue a ir mas allá de si mismo”, algo fundamental si estamos haciendo psicoterapia con un enfermo, la tendencia al “impasse” a ese punto -condición inicial- que representa la estabilidad pero también con la caracteristica de ser un bucle repetitivo: el lugar desde el que de nuevo habrá que comenzar, a este proceso se le llama resistencia en psicoterapia y es un fenómeno tan común que cualquier persona sabe a que me refiero, el ser humano , es en esencia “un animal que se resiste”.

Sintetizando de la teoría del caos (sin linealidad), la teoría biocognitiva propone que los horizontes se desestabilizan cuando confrontan información disonante entre lo nuevo y lo viejo, dado que el campo biocognitivo busca siempre relevancia de contexto o cuando se archiva información en la memoria. Para adquirir nueva información se hace necesario cambiar el contexto y cuando los horizontes se desestabilizan para adquirir o modificar o archivar sus informaciones y se transforman del orden lineal al fractal (caótico).

Dicho de otra forma el campo biocognitivo está constantemente fluctuando desde lo lineal a lo no lineal, de la causalidad a la acausalidad, es una mezcla de determinismo y caos. Es la continua y permanente desestabilización de los horizontes lo que transforma los trazos de información en fractales y por lo tanto en continuas bifurcaciones, la enfermedad y la salud tienen el mismo soporte termodinámico.

Vivir es pues crecer o como dice Wilber trascender, ese parece ser teleológicamente nuestro destino.

6 pensamientos en “Teoria biocognitiva y psicoterapia

  1. Me encantaría presenciar una tertulia entre Martínez, Azancot, Krishnamurti y Naranjo. De moderador, el Loco de la Colina 🙂

  2. De las dos alternativas predecibles ante las bifurcaciones, parecería más sabia y adaptativa la segunda (crear otra estructura disipativa que contenga la anterior pero que la trascienda).
    De las catástrofes tipo efecto mariposa causadas por sucesos banales que el individuo tiende a “manejar volviendo al punto de equilibrio”, M. M. no menciona en su artículo el sentido del humor. Lo veo como una herramienta que (risoterapias aparte) creo que es muy útil para trascender las catástrofes, para paliar el paso de la “información disonante” y alcanzar relevancia de contexto hasta la próxima bifurcación que, se deduce, se producirá necesariamente en otra vuelta de tuerca de la espiral.
    Viva Wilber y su “vivir es trascender”. Y viva Heráclito, de paso.

  3. Estoy en una casa de enfermos oncologicos, como integrantes de ungrupo de enfermos de cancer, la situación de cada uno depende del avance de la enfermedad. Fui lo que llamaríamos un intelectual, un buscador de problemas existenciales, del sentido de la vida, pero siento que me encuentro ante la última verdad la gran única verdad, que es la muerte, es como entrar en otra dimensión, es como si todos aquellos que considerabamos problemas pasan a segundo plano, es enfrentar el descaro con que se enfrenta el fin, sin contemplaciones, con sufrimiento, con dolor. Un capitulo aparte merecen el manejo de las emociones las propias y las ajenas, sobre todo de quienes nos aman, es todo un proceso que va de la bronca, el miedo, hasta la aceptación y el acostumbramiento, cuanto hablado y leido sin ningúin sentido, cuanto tiempo tirado, quizás para escapar a este momento, o para hacer más digerible y transitable la vida. Me voy como cuando llegé, sin preguntas y sin respuestas, solo con algunas convicciones, la vejez a algunos desnuda sus miserias y a otros sus grandezas, y el juego de la mente para esconder las verdades , escabullirlas , ocultarlas y disimularlarlas ante lo evidente, muchos se convierten para sobrellevar estos momentos en gran simuladores. Amigos los despido, con la esperanza de un futuro mejor para todos. René Armando Aguirre.-

  4. RENE ARMANDO AGUIRRE :

    Me llamo “chinito.” Me trasladé a los Estados Unidos en 1987 y vine a través de este Web site por sino. Estoy buscando para Rene Armando Aguirre, viejo amigo de la Argentina. He leído el poste de Rene y la información deseada del contacto, esperando esto es el amigo que he estado buscando.

    email por favor: ceciliaxkim@gmail.com

  5. Pingback: Paradojas, asimetrias y polaridades « neurociencia-neurocultura

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s