¿Salir del armario?


Siempre me he preguntado si esa frase que alude a un homosexual vergonzante que un buen dia decide cambiar de vida y apostar por su “homosexualidad natural” es o no verdadera. Después de leer en “Mente y cerebro” un articulo firmado por Robert Epstein y que se titula “El continuum de la sexualidad” me ha quedado muy claro que es verdadera tanto en el sentido de “homosexual vergonzante” como en sentido contrario, es decir un heterosexual que vive como homosexual pero que “realmente no lo es”. El lector sagaz habrá observado que algunas frases que anteceden van entre comillas, es natural que asi vayan puesto que siguiendo la lógica de las ultimas investigaciones sobre el asunto no existen homosexuales o heterosexuales absolutos (sólo los militantes) sino un continuum de actividades sexuales que van desde la homosexualidad absoluta hasta la heterosexualidad abosoluta. Dicho de otra manera la sexualidad no es algo categórico, “o se es” o “no se es” sino una dimensión, una vez más hay que admitir que Freud tenía razón y que la libido tiene una disposición bisexual.

Robert Spitzer es un psiquiatra que pasará a la historia de la psiquiatria por haber sido uno de los ponentes que hace ya más de 20 años y en las primeras ediciones del DSM propuso eliminar el termino “homosexualidad” de los manuales de psiquiatria. Desde entonces no es posible diagnosticar a nadie de homosexual. Lo que significa que la homosexualidad no se conceptualiza desde hace ya mas de 20 años como una enfermedad, ni un trastorno mental. El mismo Spitzer (puedes ver en inglés el video aqui) que ha seguido investigando sobre el asunto se descuelga de nuevo en un articulo publicado en “Archives of sexual behavior” con una propuesta nueva: ¿Pueden las personas cambiar de orientación sexual? Pues parece ser que si, segun Spitzer que ha estudiado para esta revisión a 200 personas supuestamente homosexuales, el cambio -definitivo- de orientación sexual no es una excepción. Spitzer plantea además una hipotesis en la que todos hemos pensado alguna vez pero que nadie se atrevió a divulgar por temor a ser acusado de “intolerante”. Si el ser humano es bisexual y la mayoria de sujetos son heterosexuales es porque existe una presión social que estira a la población hacia la heterosexualidad. Algo similar a lo que sucede con la lateralidad, la mayor parte de nosotros somos diestros. A proposito de la zurdera Spitzer nos recuerda que la penetrabilidad genética para la zurdera es ligeramente superior a la penetrabilidad para la homosexualidad, será por eso que el 10% de los sujetos son zurdos, mientras que solo son homosexuales del 4-7% de la población. Spitzer además plantea otra cuestión realmente inquietante: la homosexualidad no es una enfermedad, ni un trastorno mental, pero es una conducta poco saludable, lo que explicaría el “efecto parsimonia” de la misma, pero sostiene que si eludieramos la presión social sobre este tipo de conductas, las cifras de homosexuales aumentarian aunque seguirian siendo minoría. A la pregunta de si se puede cambiar de orientación sexual y cómo, Spitzer plantea que es tan dificil como cambiar de mano para un zurdo y recomienda “pruebe usted a hacerlo todo con su mano izquierda y sabrá de la dificultad”.

Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s