La consciencia quíntuple

La consciencia parece comportarse siguiendo las leyes de la fisica cuántica, eligiendo y colapsando una función de onda. En este dibujo podemos ver perfectamente como este cilindro se refleja alli como un circulo y aqui como un rombo. Las dos percepciones son verdaderas pero no pueden darse a la vez porque la decisión por una de ellas colapsa a la otra.

¿Cual es la diferencia entre mente y consciencia? ¿Por qué necesitamos otra palabra para nombrar ese intangible que llamamos mente? ¿Es la consciencia algo que procede del cerebro o es algo que le precede?

Sigue leyendo

Tenemos que hablar de Kevin (y II)

artemisaArtemisa de Efeso,una diosa primitiva y matriz de la femineidad se representaba cargada de ubres y fetos. Mujer y vida son sinónimos. La mujer no tiene sexualidad, es la sexualidad misma. (Extraido de la web de Roberto Ferri)

Cuando se comete un crimen -sea cual sea su naturaleza- todos estamos persuadidos de que hay un vínculo entre su autor y el móvil del mismo. Asi trabaja la policía para descubrir al autor de un asesinato: hay que ir a buscar en aquel lugar donde alguien gane algo. Ese algo puede ser dinero, sexo, venganza, celos, etc.

 

Sigue leyendo

Tenemos que hablar de Kevin (I)

kevin_libro

Este post contiene spoilers, es decir revela contenidos de la novela y película homónima. El lector que quiera leer o visionar la película deberá detenerse aquí.

Suele decirse que las buenas novelas casi nunca son superadas por su versión cinematográfica, pero este no es el caso de “Tenemos que hablar de Kevin” una novela escrita por Lionel Shriver y recientemente llevada al cine por Lynne Ramsay que aguanta bien el versionado cinematográfico a pesar de ciertos datos que quedan oscurecidos en la película y más claros en la novela.

Sigue leyendo

Spitz y los organizadores

niño

René Spitz fue un psiquiatra austriaco de orientación psicoanalítica muy poco conocido a pesar de sus importantes hallazgos relativos a la crianza y al desarrollo psíquico de los niños de corta edad.

Fue discípulo de Sigmund Freud y su actividad asistencial se desarrolló en orfanatos o en Hospitales donde había niños que o bien habían sido abandonados por sus madres o bien eran huérfanos, si bien algunos de ellos se reencontraban con sus objetos de cuidado y amor puntualmente. Fue así como Spitz desarrolló sus trabajos, esta vez observacionales sobre la conducta de estos niños institucionalizados y casi todos ellos deprivados de afecto.

Sigue leyendo