Tu y tus zombies

Incognito

Aquellos de ustedes que hayan leido este post que titulé “Homúnculos y módulos de adicción” ya saben a qué llama David Eagleman un zombie.

Pero les refrescaré la memoria:

Se trata de una idea que cuando fue publicada tuvo escaso éxito, sin embargo David Eagleman la retomó recientemente en su libro “Incógnito”si bien en lugar de módulos habla de “zombies”. Un libro que subtitula como “Las vidas secretas de la mente”.

Sigue leyendo

Cerebros jibarizados

 

Jibaro2

Como mis lectores ya saben mi profesión es la de psiquiatra, lo que es lo mismo que decir que soy un escuchador profesional. Más de 34 años de ejercicio profesional me han proporcionado un sólido observatorio subjetivo sobre por donde andan las quejas, los sufrimientos y los dilemas humanos, así como las patologías y las enfermedades mentales y sus correlatos corporales.

Sigue leyendo

La consciencia quíntuple

La consciencia parece comportarse siguiendo las leyes de la fisica cuántica, eligiendo y colapsando una función de onda. En este dibujo podemos ver perfectamente como este cilindro se refleja alli como un circulo y aqui como un rombo. Las dos percepciones son verdaderas pero no pueden darse a la vez porque la decisión por una de ellas colapsa a la otra.

¿Cual es la diferencia entre mente y consciencia? ¿Por qué necesitamos otra palabra para nombrar ese intangible que llamamos mente? ¿Es la consciencia algo que procede del cerebro o es algo que le precede?

Sigue leyendo

Narcisismo, narcisismo patológico y narcisismo maligno

manzana

Recientemente hemos hablado mucho del narcisismo durante algunas sesiones clínicas, pero tengo la impresión de que se trata de un concepto mal comprendido. La mayor parte de las personas que conozco -y estoy refiriéndome a los profesionales que no tienen formación analítica- piensan que el narcisismo es un rasgo o conjunto de rasgos de la personalidad, una entidad nosográfica perteneciente al cluster B, tal como el TLP (trastorno limite de la personalidad) el trastorno antisocial o el histriónico. El término ha sufrido tal proceso de vulgarización que las personas suelen hacerlo equivaler a la vanidad, la autoimportancia o la arrogancia.

 

Sigue leyendo