Esencia y personalidad (y II)

imitación

Si usted tiene hijos ya sabe a estas horas en qué consiste la esencia. Y si no los tiene es seguro que ha podido hacer esta misma observación en sus mascotas. No hay dos individuos iguales.

Los niños traen en origen un temperamento especial, no son una tabla rasa, cuando venimos al mundo ya damos muestras de por donde anda nuestra esencia, asi hay niños plácidosy dormilones, otros demandantes y llorones, los hay agresivos y los hay que tienen miedo a hacer daño. Hay niños que no paran quietos y niños que prefieren jugar solos e “ir a su bola”. Hay niños que prefieren los juegos violentos, que exploran su entorno, que corren riesgos y que son temerarios y los hay miedosos, cobardes o pusilánimes.

 

Sigue leyendo

Hacia una taxonomía de las emociones (XI)

pieta

Contaba en el anterior post de esta serie, el duelo de Lucy frente a la perdida de Gorj, decía alli, donde me ocupé de los aspectos intrapsíquicos del vínculo y de su pérdida que:

“El dolor y la pena son una defensa del vínculo”

Sigue leyendo

La red neuronal por defecto

red

¿Qué hace nuestro cerebro cuando no hace nada que requiera atención?

Nuestros maestros decían que andábamos mirando a las musarañas, pero por lo que hoy sabemos parece que esta distraibilidad es la otra cara de una actividad continua e inconsciente del cerebro.

En realidad nuestro cerebro no para de procesar información o de anticipar qué información precisaremos para completar nuestras percepciones.

Sigue leyendo

¿Una doble conciencia? (X)

gebser

Lo que Gebser llama conciencia integral es en realidad una conciencia aperspectivistica. Para entender mejor esta idea de a-perspectivismo tenemos que hacer una pequeña incursión filosófica y aprender a distinguir el concepto de “síntesis” del concepto de “integración”.

Sigue leyendo