La red neuronal por defecto

red

¿Qué hace nuestro cerebro cuando no hace nada que requiera atención?

Nuestros maestros decían que andábamos mirando a las musarañas, pero por lo que hoy sabemos parece que esta distraibilidad es la otra cara de una actividad continua e inconsciente del cerebro.

En realidad nuestro cerebro no para de procesar información o de anticipar qué información precisaremos para completar nuestras percepciones.

Sigue leyendo

El trastorno bipolar: ¿Una bifurcación entre adaptación y patología? (y II)

doble bifurcacion

No cabe duda de que la prevalencia del trastorno bipolar en nuestra especie (alrededor del 1% de la población general) es una prueba de que el citado trastorno responde o es un subproducto de “otra cosa”, es decir de algo que en un tiempo ancestral supuso ventajas para nuestra especie. Significa que aunque la enfermedad sea desventajosa en nuestro entorno y muy inadaptativa, los genes que la mantienen y su persistencia pudieron ser en otro tiempo y lugar ventajosos para nuestra especie en su conjunto.

Sigue leyendo

¿Una doble conciencia? (XI)

Nuestra tarea no es otra sino socavar el poder de la Gran Madre

Erich Neumann

Hasta ahora hemos hablado de una consciencia prepersonal y una consciencia personal. A la primera nos hemos referido con distintos nombres pero lo importante es quedarse con la idea de que eso que venimos en llamar “inconsciente” pertenece a esta categoría de consciencias arcaicas que se conservan en nuestro rastro filogenético como vestigios de otro tiempo. Es importante también señalar que nuestro inconsciente -en palabras de Whitehead- no deja de crecer pues ha de dejar sitio a nuestra mente consciente a fin de seguir aprendiendo. No cabe duda de que una de las características de nuestra época es la celeridad -el aumento de la complejidad- de los cambios y la enorme cantidad de información con la que hemos de traficar. Ganamos inconsciente a fin de mantener el consciente preparado para recibir nuevas informaciones. Algo que se sustantiviza a través de los sueños, la forma que tiene nuestra memoria de “dejar sitio libre”.

Sigue leyendo

¿Una doble conciencia? (VII)

Usualmente la gente nos cuenta sus sueños, todos tenemos esta experiencia: la de ser testigos de los sueños de alguien y casi siempre nos quedamos desconcertados por la absurdidad de los mismos, sobre todo de los propios. Pero lo que más llama la atención de los sueños no se relaciona con sus contenidos sino con lo que podriamos llamar “derechos de autor”.

Casi siempre sentimos aquello que soñamos como algo “que alguien puso ahi”, como si nosotros no fuéramos autores de los mismos; entre lo soñado y el soñante hay un abismo de alienación. Sólo algunas personas “saben” que sus sueños responden a un guión establecido por uno mismo, otros los más sagaces o con una buena cultura de introspección son capaces de modificarlos desde dentro, hablamos entonces de sueños lúcidos.

Sigue leyendo